‘Infierno bajo el agua’: Superdepredadores de serie B


Para muchos, hablar de serie B posiblemente sea hablar de un cine mediocre, de segunda categoría en la que todo tiende a ser más bien pobre, tanto en personajes como en la propia historia y, según el caso, los efectos especiales. Pero nada más lejos de la realidad, y lo nuevo de Alexandre Aja (Horns) es la prueba fehaciente de que la serie B puede ser cine de calidad… dentro de sus propios límites, claro está.

Porque, en efecto, Infierno bajo el agua tiene muchos límites: una historia más bien simple, un desarrollo forzado por las necesidades de guión, unos hechos algo irreales, … Pero nada de eso impide que pueda disfrutarse como un gran blockbuster y, sobre todo, no impide que contenga algunos de los mejores momentos de tensión vividos en este tipo de cine. Aunque la pregunta más interesante sobre el film es, precisamente, ¿qué tipo de cine es? Por supuesto, es una monster movie, pero también contiene toques del cine de catástrofes, cine de supervivencia e, incluso, algo de drama familiar como trasfondo emocional. Todo ello convierte a esta historia en algo más complejo, permitiendo al director dar rienda suelta a su lenguaje narrativo para poder explotar al máximo las posibilidades de un relato bastante lineal.

De hecho, Aja construye momentos de tensión innegables, como esa primera set piece en el sótano (magistral el uso de los tiempos y de la iluminación) para dar paso, posteriormente, a minutos de auténtica acción y, para los amantes del gore, secuencias tan sangrientas y violentas que dejan poco margen a la imaginación de lo que son capaces de hacer los caimanes. Con claro homenajes al Tiburón (1975) de Steven Spielberg, el director galo demuestra que se ha convertido por derecho propio en un realizador de género y, a medida que avanza su carrera, en un nombre referente dentro del terror. Con esta cinta que atrapa al espectador gracias a su ritmo constante (encuentra un equilibrio perfecto entre los momentos más ágiles y los más pausados), Aja firma una obra bastante redonda, consciente de sus propias limitaciones pero capaz de sacar el máximo provecho a sus posibilidades.

Sí, es una historia más bien simplona. Y sí, los personajes que interpretan Kaya Scodelario (El corredor del laberinto: La cura mortal) y Barry Pepper (Cosecha amarga) serían capaces de sobrevivir a un apocalipsis con una mano atada a la espalda y las piernas rotas por varios sitios. Pero incluso con esos elementos poco realistas la cinta funciona gracias a la dinámica entre los protagonistas, al pulso narrativo de Aja y a un guión que maneja magistralmente los tiempos, narrando de forma directa y sin miramientos. De hecho, salvo esa primera secuencia para explicar por qué luego la joven heroína es capaz de hacer lo que hace, el resto del relato se muestra descarnadamente sincero y directo a impactar al espectador. Tanto es así que termina cuando, sencillamente, ya nada tiene que contar sobre esta odisea. Estamos ante una serie B, es cierto, pero una serie B de las mejores. Y eso muchas veces es bastante mejor que cualquier producción con aires de grandeza.

Nota: 7/10

Anuncios

Los ‘Chicos buenos’ viven un ‘Infierno bajo el agua’ con ‘Angry Birds 2’


Hubo una época en la que los meses de julio y agosto acaparaban un gran número de estrenos destinados a llenar las salas de cine y a “reventar” la taquilla. Las tendencias cambian, y ahora esos títulos llegan antes o después de los meses de verano propiamente dichos. Eso no quiere decir que no haya títulos entretenidos o con interés para buena parte del público, como ocurre este viernes 23 de agosto. Terror, acción, algo de drama y, sobre todo, comedia, son los géneros que llegan este fin de semana.

Y precisamente al terror, con dosis de acción y drama, pertenece Infierno bajo el agua, nueva cinta de Alexandre Aja (Alta tensión) cuya premisa es aparentemente sencilla. Una joven desoye las órdenes de evacuación cuando un enorme huracán llega a su pueblo en Florida y decide ir en busca de su padre desaparecido. Le localiza en el entresuelo de su casa gravemente herido, pero antes de que puedan salir la inundación les deja aislados. Cada vez con menos tiempo para poder escapar, padre e hija deberán luchar contra la subida del agua y contra los cocodrilos que llegan con ella. Kaya Scodelario (Piratas del Caribe: La venganza de Salazar) y Barry Pepper (El Llanero Solitario) dan vida a la pareja protagonista de esta producción con capital estadounidense, francés y serbio, completándose el reparto con Ross Anderson (Macbeth), Anson Boon, George Somner (Urban Hymn) y Ami Metcalf (Aliados).

Muy diferente es Angry Birds 2: La película, que como su propio título indica es la secuela de la exitosa cinta de animación que adaptaba, a su vez, el conocido juego de móvil. Esta nueva aventura convierte a los enemigos en aliados, y cerdos y pájaros tendrán que aunar fuerzas ante una nueva villana procedente de una isla helada que quiere un lugar más cómodo para vivir, y está dispuesta a todo para conseguirlo. Thurop Van Orman y John Rice debutan en el largometraje como directores de esta coproducción entre Finlandia y Estados Unidos que cuenta con las voces originales de Jason Sudeikis (Una vida a lo grande), Josh Gad (Asesinato en el Orient Express), Peter Dinklage (serie Juego de tronos), Awkwafina (Malditos vecinos 2), Sterling K. Brown (Predator) y Bill Hader (Popstar), entre otros.

La comedia más gamberra llega de la mano de Chicos buenos, cinta hollywoodiense que arranca cuando a un chico le invitan a su primera “fiesta del morreo”. El problema es que nunca ha besado a nadie, no sabe cómo hacerlo y no quiere hacer el ridículo. Por eso, decide usar el dron de su padre, algo que tienen terminantemente prohibido, para espiar a una pareja en la casa vecina. Todo sale tremendamente mal y el aparato termina destrozado. Para sustituirlo sin que su padre se dé cuenta, los tres amigos inician una aventura con la que se verán envueltos en un asunto de drogas, e incluso serán perseguidos por la policía. Dirigida por Gene Stupnitsky, director de varios episodios de The office, la película está protagonizada por Jacob Tremblay (Wonder), Keith L. Williams (Lemon), Brady Noon (serie Boardwalk Empire), Molly Gordon (Ithaca), Lil Rea Howery (Déjame salir), Will Forte (Un gesto estúpido e inútil) y Midori Francis (Ocean’s 8).

También procede de Hollywood Stuber express, película dirigida por Michael Dowse (Amigos de más) que, en clave de comedia de acción, gira en torno a un tranquilo y educado conductor de Uber cuya vida cambia por completo el día que tiene como pasajero a un duro policía que anda tras la pista de un brutal asesino. Comienza entonces una persecución en la que el conductor deberá luchar no solo por su vida y no perder la cordura, sino por mantener su alta puntuación en el servicio de transporte. La cinta cuenta en su reparto con Dave Bautista (Vengadores: Infinity War), Kumail Nanjiani (serie Silicon valley), Iko Uwais (Milla 22), Karen Gillan (Jumanji: Bienvenidos a la jungla), Mira Sorvino (La hija de Dios), Natalie Morales (La batalla de los sexos) y Betty Gilpin (Una historia real).

Pasamos ahora a los estrenos puramente europeos, entre los que destaca Este niño necesita aire fresco, comedia dramática biográfica de 2018 que aborda la infancia de uno de los comediantes más queridos de Alemania. La cinta sigue la vida de Hape Kerkeling durante su infancia, cuando pone en práctica su capacidad para hacer reír a los demás en la tienda de barrio de su abuela. Su entorno familiar seguro y divertido cambia de la noche a la mañana cuando su madre cae en una depresión tras sufrir una operación. El pequeño deberá recurrir a todo su ingenio para sobrevivir al caos emocional y lograr que aquellos que quiere se rían con él. Adaptación del libro escrito por el propio Kerkeling, el film está dirigido por Caroline Link (En un lugar de África) y protagonizado por Julius Weckauf, Luise Heyer (Fado), Sönke Möhring (Lo imposible), Martina Eitner-Acheampong (Radio Heimat), Diana Amft (Frisch gepresst), Elena Uhling (Unter frauen) y Joachim Król (Persecución al límite).

También de 2018, y producida entre Francia y Bélgica, es Una íntima convicción, drama con toques de suspense dirigido por Antoine Raimbault, quien de este modo debuta en el largometraje. El argumento tiene como protagonista a una mujer que, tras asistir al juicio de un hombre acusado del asesinato de su esposa, está convencida de su inocencia. Por eso decide emprender una batalla judicial contra lo que considera una injusticia, para lo que convence a un abogado para que lo defienda. Pero a medida que la investigación se cierra alrededor del acusado la búsqueda de la mujer se convertirá en una obsesión. Marina Foïs (El taller de escritura), Olivier Gourmet (Dos mujeres), Laurent Lucas (Crudo), Philippe Uchan (Nos vemos allá arriba), Jean Benguigui (Les gorilles) y François Fehner (Les ogres) encabezan el reparto.

Terminamos el repaso con la japonesa El cocinero de los últimos deseos, adaptación de la novela de Keiichi Tanaka en la que un cocinero capaz de hacer maravillosas comidas sin necesidad de pensarlo termina perdiendo su restaurante debido a su perfeccionismo. Incapaz de encontrar otro trabajo, se ve obligado a cocinar por encargo. Es en ese momento cuando recibe una petición tan curiosa como complicada: preparar un mítico banquete celebrado el siglo pasado. El principal escollo será encontrar la receta de un famoso chef que estuvo en la Manchuria ocupada en China en los años 30. Dirigida en 2017 por Yôjirô Takita (Despedidas), esta comedia está protagonizada por Kazunari Ninomiya (Assassination classroom), Gô Ayano (Ikari), Yoshi Oida (Silencio), Hidetoshi Nishijima (Mientras ellas duermen) y Aoi Miyazaki (Petaru dansu).

‘Call me by your name’ para que ‘El pasajero’ termine el laberinto


Enero está siendo, como es habitual, el principal mes de los títulos llamados a competir y ganar en las entregas de premios. Y este viernes, día 26, no es diferente, al menos no demasiado. Porque, en efecto, llega una de estas películas, pero lo hace acompañada de novedades cuyo único objetivo es entretener a cuanto más público mejor.

Comenzamos el repaso a los estrenos con Call me by your name, drama romántico que cuenta con capital norteamericano, italiano, francés y brasileño, y cuya trama adapta la novela de André Aciman. El argumento se desarrolla en el norte de Italia en 1983, teniendo como protagonista a un joven italoamericano de 17 años que ha crecido en un entorno cultural gracias a sus padres. Durante un verano conocerá a un joven norteamericano que se pone a las órdenes del padre del joven como becario, y juntos descubrirán la belleza de un despertar sexual que cambiará sus vidas para siempre. Luca Guadagnino (Cegados por el sol) dirige esta película protagonizada por Timothée Chalamet (Retales de una vida), Armie Hammer (Animales nocturnos), Michael Stuhlbarg (Steve Jobs), Amira Casar (No es mi tipo) y Esther Garrel (La jalousie).

Puramente estadounidense es El corredor del laberinto: La cura mortal, tercera entrega de la saga cinematográfica que combina thriller, ciencia ficción y acción basada en las novelas de James Dashner, y cuya historia arranca cuando el protagonista y el resto de jóvenes que lograron escapar del laberinto deben entrar en Last City, una ciudad que, en realidad, es el laberinto más mortífero de todos. Llegar a superarlo les permitirá obtener las respuestas a las preguntas que se han estado haciendo desde que lograron huir. Wes Ball vuelve a ponerse tras las cámaras después de dirigir las dos primeras entregas, mientras que el reparto está encabezado por Dylan O’Brien (Los becarios), Kaya Scodelario (Ahora y siempre), Thomas Brodie-Sangster (Phantom Halo), Ki Hong Lee (Everything before us), Giancarlo Esposito (serie Érase una vez), Aidan Gillen (Rey Arturo: La leyenda de Excalibur), Barry Pepper (El llanero solitario), Will Poulter (El renacido), Patricia Clarkson (La librería) y Nathalie Emmanuel (serie Juego de tronos), entre otros.

Thriller y acción es lo que propone El pasajero, nuevo trabajo conjunto entre el director español Jaume Collet-Serra y el actor Liam Neeson después de Sin identidad (2011), Non-Stop (Sin escalas) (2014) y Una noche para sobrevivir (2015). La trama se centra en un hombre de negocios que, en el trayecto de tren que habitualmente hace para volver a casa, deberá enfrentarse a una conspiración criminal que no solo amenaza su vida, sino la de su familia. El reparto de esta coproducción entre Estados Unidos y Reino Unido se completa con Vera Farmiga (Expediente Warren: El caso Enfield), Patrick Wilson (El fundador), Jonathan Banks (Mudbound), Sam Neill (Backtrack), Elizabeth McGovern (serie Downton Abbey) y Clara Lago (Al final del túnel).

Francia, Bélgica y Canadá colaboran en la comedia C’est la vie!, nueva película de Eric Toledano y Olivier Nakache, autores del éxito Intocable (2011). El argumento de este film, que también escriben los directores, arranca cuando un organizador de bodas debe afrontar un banquete de lujo en un château francés del siglo XVIII. Y aunque lo tiene todo preparado y medido al milímetro, cada fase de la celebración puede convertirse en el caos ante un equipo de trabajadores que no termina de encajar. Suzanne Clément (The other half), Gilles Lellouche (Conexión Marsella), Jean-Paul Rouve (Los recuerdos), Judith Chemla (Una dulce mentira), Jean-Pierre Bacri (Un cuento francés) y Kévin Azaïs (Un amor de verano) encabezan el reparto.

Varios países participan también en Sin amor, drama dirigido por Andrey Zvyagintsev (Leviatán) que cuenta con capital ruso, francés, alemán y belga, y cuya historia se centra en una pareja que está en pleno proceso de divorcio, algo que afecta de lleno a su hijo. Cada uno ha rehecho su vida con una nueva pareja, pero la separación les lleva a discutir constantemente. Es después de una de estas discusiones cuando su hijo desaparece, por lo que tendrán que unir esfuerzos y dejar a un lado sus diferencias para poder encontrarle. El reparto está encabezado por Aleksey Rozin (Elena), Matvey Novikov, Maryana Spivak (serie Syn ottsa narodov) y Vladimir Vdovichenkov (Taras Bulba).

Aventuras para toda la familia es lo que ofrece Trío. La búsqueda del Santuario Sagrado, producción noruega que arranca cuando un grupo de amigos encuentran una pista sobre un mítico santuario que nunca ha podido ser encontrado. El problema es que para localizarlo deberán evitar a un grupo de cazarrecompensas que va detrás de ellos, y que pondrá en peligro su amistad y sus vidas. Eva Dahr (Mars & Venus) dirige esta cinta protagonizada por Naomi Hasselberg Thorsrud, Bjørnar Lysfoss Hagesveen (Amigas para siempre), Henrik Hines Grape, Franziska Tørnquist y Reidar Sørensen (Rett Vest).

En lo que a animación se refiere, esta semana llega Petzi y la mar salada, adaptación de la tira cómica danesa de 1951 que cuenta las aventuras del osito Petzi, el pingüino Pingo y el pelícano Riki, que juntos encuentran un viejo barco que reparan y con el que deciden echarse al mar para encontrar lugares desconocidos. Michael Bohnenstingl, Johannes Weiland y Paul Cichon son sus directores.

También pertenece a la animación La rebelión de los cuentos, adaptación del libro de Roald Dahl que recupera personajes e historias clásicas para incorporar un giro y darles un punto de vista diferente, como puede ser el hecho de que Caperucita Roja y Blancanieves sean amigas y se enfrenten juntas a depredadores y reinas malvadas. Dirigida a tres bandas por Jan Lachauer, Jakob Schuh y Bin-Han To, la cinta cuenta con voces como las de Bertie Carvel (Los miserables), Rol Brydon (The trip to Spain), Gemma Chan (Grandes familias), Tamsin Greig (serie Episodes), Rose Leslie (El último cazador de brujas) y Dominic West (serie The affair).

Finalmente, este viernes también regresa a la gran pantalla, con motivo de su 40 aniversario, la versión animada de El señor de los anillos realizada en 1978 por Ralph Bakshi (Una rubia entre dos mundos). La cinta trata de condensar en poco más de dos horas el extenso viaje del hobbit Frodo para llevar el anillo de Sauron hasta la tierra de Mordor, donde debe ser destruido. Un viaje en el que contará con la ayuda del mago Gandalf, el humano Aragorn, el elfo Légolas y el enano Gimli, así como de sus amigos hobbits Sam, Merry y Pippin. Entre las voces originales destacan las de Christopher Guard (Golpe maestro), William Squire (39 escalones), John Hurt (El topo) y Anthony Daniels (C-3PO en la saga Star Wars).

‘Piratas del Caribe: La venganza de Salazar’: abandonen el barco


Construir una saga sobre una primera película sencillamente brillante es difícil. Muy difícil. Pocos son los casos en los que una segunda parte supera a la primera. Y lo más normal es que la calidad evolucione inversamente proporcional a la espectacularidad de las historias. La serie ‘Piratas del Caribe’ es uno de los mejores ejemplos modernos, pero su última entrega ofrece, además, una curiosa visión de lo que significa abandonar el barco, nunca mejor dicho.

Y no porque sea una mala película… al menos no la peor de las cinco. Sin embargo, Piratas del Caribe: La venganza de Salazar emana despedida en cada fotograma. Su propia historia viene a terminar con un concepto recurrente en prácticamente todas las cintas, y es la maldición que suele afectar al villano de turno. Historia, por cierto, que cada vez es más repetitiva, utilizando una estructura que no por insistir resulta igualmente efectiva. Existe un cierto hastío en ver cómo Jack Sparrow (un Johnny Depp que está perdiendo la gracia) pierde su barco, lo recupera, logra vencer al malo contra todo pronóstico y se embarca en una nueva aventura, todo ello botella en mano y con un equilibrio un tanto desequilibrado.

Los problemas de esta entrega dirigida por Joachim Rønning y Espen Sandberg (Kon-Tiki), cuya marca tras las cámaras se limita casi a las escenas en tierra firme, no se ciñen exclusivamente a la estructura dramática. Los personajes veteranos parecen estar de paso en un guión con toques cómicos pero que pierde fuerza por momentos, y los nuevos roles, llamados a tomar el testigo, no terminan de encajar en su pálido reflejo de lo que un día fueron Orlando Bloom (Zulu) y Kaira Knightley (Laggies). Y aunque Javier Bardem (El consejero) consigue hacer interesante un personaje pintado con brocha gorda, lo cierto es que su mera presencia no es suficiente para cargar sobre su espalda todo el peso narrativo y dramático.

Al final, Piratas del Caribe: La venganza de Salazar (que alguien me explique el porqué de este nombre cuando el original –Los muertos no cuentan cuentos– es mucho más atractivo y se menciona en la propia película) se convierte en una simple y llana aventura, incapaz de ofrecer nada más que un broche final más o menos digno a muchos de los personajes que durante años han surcado las salas de todo el mundo haciéndose con un botín que todavía sigue aumentando. Espectáculo, por supuesto. Diversión, bastante asegurada. Interés, poco. Originalidad, más bien nada. Y a pesar de todo, parece que la Perla Negra seguirá surcando los mares.

Nota: 6,5/10

La nueva entrega de ‘Piratas del Caribe’ busca venganza


El mes de mayo termina por todo lo alto, al menos en lo que a estrenos blockbuster se refiere. Prueba de ello es que el regreso de una de las sagas cinematográficas más famosas y rentables de los últimos años se produce casi en solitario, pues aunque este viernes, 26 de mayo, son varios los estrenos que aterrizan en la cartelera española, todos ellos huyen de lo que representa la principal novedad de la semana, ofreciendo a los espectadores una variedad que, en cualquier caso, no parece que pueda hacer frente al vendaval de aventuras piratas que llega.

Porque, en efecto, este fin de semana se estrena Piratas del Caribe: La venganza de Salazar, quinta entrega de la famosa saga iniciada allá por 2003 que narra una nueva aventura del capitán Jack Sparrow y que acoge el regreso de grandes e imprescindibles personajes de estas películas. Su trama vuelve a enfrentar a Sparrow ante un letal enemigo, en esta ocasión un viejo enemigo que lidera una tripulación de piratas fantasmas y cuyo único objetivo, después de escapar del Triángulo del Diablo, es acabar con la vida de todos los piratas. Para poder salvar su vida deberá recurrir a viejos amigos y hacerse con el mítico Tridente de Poseidón, que le daría control sobre los mares. Acción, aventura y humor vuelven a ser las claves de este film dirigido a cuatro manos por Joachim Rønning y Espen Sandberg (Kon-Tiki) en cuyo reparto encontramos a Johnny Depp (Mortdecai), Kaya Scodelario (El corredor del laberinto), Orlando Bloom (El hobbit: La batalla de los cinco ejércitos), Golshifteh Farahani (Altamira), Javier Bardem (Caza al asesino), Geoffrey Rush (Dioses de Egipto), Brenton Thwaites (Maléfica), Kevin McNally (Legend), David Wenham (Lion), Stephen Graham (serie Boardwalk Empire), Keira Knightley (Everest) y Paul McCartney.

Otro estreno estadounidense es Wilson, adaptación a la pantalla grande de la novela gráfica de Daniel Clowes, autor a su vez del guión de este film que gira en torno a un solitario, neurótico, divertido y honesto misántropo de mediana edad que, tras muchos años, se reconcilia con la que fuera su esposa y recibe la noticia de que tiene una hija adolescente, con la que intentará conectar después de tantos años. Claro está, a su modo. Craig Johnson (The skeleton twins) dirige esta comedia que tiene como protagonista a Woody Harrelson (Ahora me ves 2) y en cuyo reparto encontramos también a Sandy Oian-Thomas, Shaun Brown (Welcome to Harlem), James Robert Miller, Brett Gelman (Joshy), Mary Lynn Rajskub (All stars) y Judy Greer (Ant-Man).

Antes de abandonar Estados Unidos, una novedad que solo llega a la plataforma Netflix. Se trata de Máquina de guerra, comedia dramática ambientada en Afganistán tras los atentados del 11-S. Adaptación del libro escrito por Michael Hastings, la trama se centra en el caso real de un exitoso general que recibe la orden de mandar a sus tropas a Oriente Medio, lo que pondrá en juego su reputación. Dirigida por David Michôd (Animal Kingdom), entre sus actores encontramos a Brad Pitt (Aliados), Tilda Swinton (Doctor Strange), Topher Grace (La verdad), Will Poulter (El renacido), Anthony Michael Hall (Vivir de noche) y Ben Kingsley (El desafío).

En lo que a cine europeo se refiere destaca la irlandesa Entre los dos, comedia dramática de 2015 escrita y dirigida por Mark Noonan, quien debuta de este modo en el largometraje. El argumento arranca cuando un hombre sale de la cárcel en libertad provisional para poder hacerse cargo de su sobrina, cuya madre ha fallecido y podría terminar en una casa de acogida. Dispuesto a convertirse en figura paterna, los intentos del hombre por ser un modelo a seguir le llevarán a incumplir varias normas de la libertad, lo que puede terminar por destruir las vidas de ambos. Aidan Gillen (serie Juego de tronos), Lauren Kinsella (Albert Nobbs), George Pistereanu (Loverboy) y Erika Sainte (Conexión Marsella) son los principales actores.

Italia y Francia producen Las confesiones, thriller dramático que arranca cuando los economistas más importantes del mundo se reúnen en un hotel de lujo de la costa alemana con motivo del G8. En este contexto, el director del FMI invita a un monje italiano con el que pretende confesarse. A la mañana siguiente aparece muerto, por lo que las sospechas recaen sobre el religioso, quien se niega a romper el secreto de confesión. Dirigida por Roberto Andò (Viva la libertad), la película está protagonizada por Toni Servillo (La gran belleza), Connie Nielsen (serie The following), Pierfrancesco Favino (Rush), Marie-Josée Croze (Todo saldrá bien), Moritz Bleibtreu (La dama de oro), Daniel Auteuil (Fanny) y Lambert Wilson (Barbacoa de amigos).

Puramente dramática es la alemana Paula, biopic de la artista Paula Becker que a principios del siglo XX desafió todas las convenciones establecidas para explorar su propio estilo. Su matrimonio con el también pintor Otto Modersohn la llevó a dedicar varios años a la vida doméstica, apartándose del arte y su profesión, hasta que decidió iniciar una nueva aventura en París donde desarrolló todo su arte. Christian Schwochow (Al otro lado del muro) pone en imágenes esta historia que cuenta con un reparto encabezado por Carla Juri (Jump), Joel Basman (Amnesia), Albrecht Schuch (Westwind), Roxane Duran (Respire) y Stanley Weber (La espada de la venganza).

Entre el resto de estrenos encontramos la argentina Me casé con un boludo, cinta dirigida por Juan Taratuto (Papeles en el viento) que, en clave de comedia romántica, gira en torno a un famoso actor y a una actriz secundaria que se conocen durante el rodaje de una película, se enamoran y se casan. Sin embargo, al volver de la luna de miel ella se da cuenta de que se había enamorado del personaje, no del hombre. Decidido a reconquistarla, el actor pedirá ayuda al guionista para seguir manteniendo lo que le había enamorado de él. Entre los actores destacan Adrián Suar (Dos más dos), Valeria Bertuccelli (Vino para robar), Gerardo Romano (Betibú), Analía Couceyro (La mala verdad) y María Alche (Mi primera boda).

Desde Japón, y con algo de retraso, llega Nagasaki: Recuerdos de mi hijo, drama de 2015 dirigido por Yôji Yamada (La casa del tejado rojo), quien también colabora en el guión. El argumento se centra en una mujer que trabaja como partera y que se ha hecho fuerte tras la muerte de su hijo durante el ataque con la bomba atómica. En el aniversario de su muerte el joven se le aparece, lo que le hará recordar el pasado, la importancia de la familia y lo que la guerra le quitó. Sayuri Yoshinaga (Yume no onna), Kazunari Ninomiya (Cartas desde Iwo Jima), Haru Kuroki (Gin no saji) y Tadanobu Asano (Lupin y el corazón púrpura de Cleopatra) encabezan el reparto.

Terminamos el repaso con dos documentales. Por un lado, la francesa Las películas de mi vida, por Bertrand Tavernier, dirigida por el propio director galo autor de films como Hoy empieza todo (1999) o Alrededor de la medianoche (1986). El film es un repaso a la historia del cine del país europeo a través del análisis de los principales films desde la década de los 30 hasta los años 70.

Por otro, Pizarro aborda una figura icónica en Colombia a través de la búsqueda que hace su hija, exiliada en Barcelona, entre las preguntas sin respuesta y los secretos de la muerte de Carlos Pizarro. El film, con capital colombiano, es la ópera prima de Simón Hernandez.

‘El corredor de laberinto’ se enfrenta a la prueba de coronar ‘Everest’


Estrenos 18septiembre2015El fin de semana que comienza hoy, viernes 18 de septiembre, se presenta interesante en lo que a estrenos se refiere. Muchas propuestas que aportan una gran variedad a la cartelera española aterrizan hoy, aunque sin duda lo más interesante pasa por los principales estrenos, que comparten un tono catastrofista en su planteamiento. Una en clave de aventura juvenil, la otra como una historia real, pero ambas llamadas a atraer grandes cantidades de espectadores a las salas.

Lo cierto es que es difícil escoger entre ambas para encabezar los estrenos, por lo que nos decantaremos por la que tiene un reparto más espectacular. Everest es el regreso de Baltasar Kormákur (guns) al largometraje. Un regreso que toma como punto de partida la historia real de dos expediciones que buscan coronar el famoso pico. Y aunque logran su objetivo, una de las mayores tormentas a las que se ha enfrentado el hombre en esas condiciones cayó sobre ellos cuando afrontaban el descenso, obligando al grupo a poner a prueba su ingenio para tratar de sobrevivir al viento, la nieve, el frío y la falta de aire. Drama, tragedia y una atmósfera angustiosa es lo que promete esta cinta proyectada en 2D y en 3D, y protagonizada por un elenco inmejorable: Jason Clarke (Terminator Génesis), Josh Brolin (Una vida en tres días), Keira Knightley (The imitation game), John Hawkes (Lincoln), Jake Gyllenhaal (Prisioneros), Sam Worthington (Sabotage), Martin Henderson (Ases calientes), Emily Watson (La teoría del todo), Robin Wright (La princesa prometida) y Michael Kelly (serie House of cards).

Tampoco se queda atrás el reparto de El corredor del laberinto: Las pruebas, continuación de la cinta de 2014 que vuelve a dirigir Wes Ball y que toma como referencia el segundo de los libros escritos por James Dashner. Ubicada exactamente donde termina la primera entrega, la trama sitúa a los protagonistas en un viaje por una realidad post apocalíptica que no entienden para detener a una misteriosa organización conocida como CRUEL. El trayecto les llevará a atravesar una zona conocida como La Quemadura, de la que no ha regresado nadie. Proyectada en 2D y en 3D, este film juvenil está protagonizado por muchos de los integrantes originales del reparto, a los que se suman nombres nuevos. Dylan O’Brien (Los becarios), Thomas Brodie-Sangster (La última legión), Kaya Scodelario (Ahora y siempre), Ki Hong Lee (Yellow face), Giancarlo Esposito (serie Érase una vez), Aida Gillen (serie Juego de tronos), Patricia Clarkson (Aprendiendo a conducir), Lili Taylor (serie Almost human) y Barry Pepper (Matar al mensajero).

Entre las novedades europeas de la semana destaca El caso Heineken, drama de acción con dosis de humor que aborda el secuestro del conocido magnate de la cerveza Freddy Heineken en 1983. Producido entre Holanda, Reino Unido y Bélgica, está basado en el libro de Peter R. de Vries y dirigido por Daniel Alfredson (Millennium 2: La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina), y su reparto está encabezado por Jim Sturgess (La mejor oferta), Sam Worthington, que esta semana repite, Ryan Kwanten (serie True Blood) y Anthony Hopkins (Noé).

Dos son los títulos españoles de este fin de semana. Por un lado, El virus de la por es lo nuevo de Ventura Pons (Año de Gracia), un drama acerca de las inquietudes sociales. La acción se desencadena cuando un grupo infantil de natación empieza a nadar sin burbuja, momento en el que un monitor da un beso a un niño. Las sospechas acerca del hombre se extienden rápidamente, generando en torno al acto un sinfín de teorías que pondrán en tela de juicio no solo al propio monitor, sino la radicalidad de una sociedad que puede convertir un inocente acto de consuelo en un delito. Roser Batalla (serie El cor de la ciutat), Rubén de Eguia (Una visita inquietante), Albert Ausellé (Lo más importante de la vida es no haber muerto), Santi Ricart (Las voces de la noche) y Diana Gómez (Los inocentes) encabezan el reparto.

Por otro, un título muy interesante para aquellos que quieran conocer el ‘caso Bárcenas’ en profundidad. B, la película es una dramatización de los acontecimientos que tuvieron lugar el 15 de julio de 2013, cuando el ex tesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, declaró en la Audiencia Nacional, así como los motivos que llevaron al acusado a declarar su papel fundamental en una de las tramas de corrupción más importantes de España. Basada en la obra de Jordi Casanovas, la película está escrita y dirigida por David Illundain, quien debuta de este modo en el largometraje, y cuenta con Pedro Casablanc (Un ramo de cactus) y Manolo Solo (Asesinos inocentes) como principales intérpretes.

Desde Francia nos llega La cabeza alta, drama dirigido por Emmanuelle Bercot (Backstage) que gira en torno a un joven que, tras ser abandonado por su madre, dedica su juventud a entrar y salir de juzgados de menores. Su vida cambia cuando un matrimonio decide acogerle bajo su tutela y enviarle a un centro correccional, donde conocerá a una joven que le enseñará otro camino hacia la madurez. La película está protagonizada por Catherine Deneuve (En un patio de París), Sara Forestier (El amor es un crimen perfecto), Benoît Magimel (Pour une femme), Catherine Salée (Melody) y Rod Paradot.

Del país vecino también procede Eden, drama musical de 2014 dirigido por Mia Hansen-Løve (Un amour de jeunesse) que aborda la época dorada del movimiento conocido como “French Touch”, que reunió a un grupo de jóvenes interesados en la música electrónica. Centrándose en los integrantes del grupo Cheers, la cinta aborda el auge y la caída de estos jóvenes mientras formaciones como Daft Punk lograban un hueco entre la élite musical. El film cuenta en su reparto con Félix de Givry (Después de mayo), Pauline Etienne (2 otoños 3 inviernos), Vincent Macaigne (La chica del 14 de julio), Greta Gerwig (La sombra del actor) y Hugo Conzelmann, entre otros.

Francia también participa, junto a Alemania, en la producción de Heimat, la otra tierra, interesante drama histórico que centra su mirada en el éxodo europeo de mediados del siglo XIX hacia Sudamérica, en un intento de la sociedad de huir de la hambruna y las condiciones de vida del continente. El relato, con dos hermanos como protagonistas que se alimentan de sus sueños, combina el romance, la Historia y el drama. Edgar Reitz (El sastre de Ulm) dirige la propuesta, mientras que Jan Dieter Schneider, Antonia Bill, Maximilian Schmidt (Santini’s Netzwerk) y Marita Breuer (This is love) encabezan el reparto.

La producción más internacional posiblemente sea Francisco: El Padre Jorge, biopic del actual pontífice que, a través de la visión de una periodista, recorre su vida desde sus inicios en la religión hasta sus momentos más importantes en la lucha contra la pobreza, la corrupción o la droga. Basado en el libro de Elisabetta Pique y producido entre España, Italia y Argentina, el film está dirigido por Beda Docampo Feijóo (El último tren) y protagonizado por Darío Grandinetti (Relatos salvajes), Silvia Abascal (Ma ma), Carlos Hipólito (Amores locos) y Leticia Brédice (Rosa fuerte).

‘El corredor del laberinto’: ‘El señor de las moscas’ futurista y distópico


Dylan O'Brien es 'El corredor del laberinto'.Primero fueron los magos, luego los vampiros, y ahora le toca el turno a las novelas juveniles sobre futuros distópicos o apocalípticos. Y lo cierto es que todas, en mayor o menor medida, vienen a ser lo mismo: la revolución de la juventud contra la situación inamovible que les ha tocado vivir. Hasta ahí, todo bien. El problema surge cuando las historias tienen poco o nada que contar, limitándose a repetir estructuras narrativas. La adaptación de la novela de James Dashner, la primera de una previsible trilogía, posee todos los elementos antes citados. Incluso tiene una premisa de partida harto interesante. Pero es su desarrollo el que la convierte en un producto a la sombra de otros tantos.

Y la mayor parte de la culpa se haya en el guión. Puede que sea porque los encargados de la adaptación no han sabido trasladar la novela a la pantalla; puede que ni siquiera el material de base sea lo suficientemente sólido. Lo que está claro es que El corredor del laberinto se desinfla lentamente a medida que su trama reincide en algunos misterios sin terminar de explicarlos, generando un bucle que se sostiene únicamente por momentos que salpican de acción y cierta novedad el inmovilismo del Claro, como llaman al centro del laberinto. Un proceso lento que, empero, sabe utilizar lo suficientemente bien las referencias a El señor de las moscas como para presentar unas relaciones humanas entre el grupo de jóvenes confinados entre las cuatro paredes que se complican con el paso de los minutos.

Aunque el mayor problema es y seguirá siendo (ya sean de la saga o de otras similares) la imperiosa necesidad de tratar a los adolescentes como zombis sin cerebro. Lo de poner nombres obvios y recurrentes a criaturas y situaciones empieza a resultar ofensivo. Más allá del Claro, que el ascensor en el que llegan se llame El Cubo, o que los chicos se refieran a ellos mismos como “clarianos” por vivir en un claro, roza el absurdo. Todo ello empaña una película que, cuando quiere ponerse seria y abordar la complejidad de su historia, resulta entretenida. Aunque solo eso. Tal vez con otros actores algo más sólidos, con otro director más atrevido y con un guión más directo la película podría haber sido algo mejor. Y desde luego una atención a los detalles y una explicación algo más elaborada no habría estado mal, sobre todo para comprender cómo puede ser que se construya todo lo que se construye con el único fin de encontrar a los jóvenes más válidos.

Lo que consigue El corredor del laberinto es ser correcta, ni más ni menos. Nada en ella resulta memorable, aunque también es justo reconocer que nada en ella es desagradable. Es cierto que su guión se espesa a medida que avanza la trama, que sus actores no son la mejor baza y que su director, Wes Ball, se atiene a la narrativa sencilla para no pillarse los dedos. Todo ello conforma un conjunto correcto cuyo desenlace final, para aquellos que no hayan leído el libro, abre la puerta a las próximas secuelas. Tal vez sea por eso que la explicación no termina de ser completa, esperando que los espectadores regresen en las siguientes citas para descubrir el secreto del laberinto y de los jóvenes allí confinados. Posiblemente los seguidores acudirán en cuanto se estrenen. Los demás tendrán que confiar en que su memoria retenga algo del film.

Nota: 5/10

El cine para adolescentes invade la cartelera española


Estrenos 19septiembre2014La segunda mitad del mes de septiembre va camino de convertirse en una tierra de nadie para las novedades que están por llegar. Hoy, viernes 19, son muchos los estrenos que aterrizan en la cartelera española, pero ninguno de ellos presenta a priori la fuerza necesaria para convertirse en un gran éxito. Por supuesto, todo puede ocurrir, pero teniendo en cuenta que los títulos con más peso de la semana (o lo que es lo mismo, aquellos con mayor distribución) van dirigidos a públicos muy concretos, no sería extraño que ninguno de ellos lograse marcar una diferencia significativa. Eso sí, los adolescentes tienen en esta ocasión un protagonismo especial.

Y es que las tres principales películas norteamericanas compiten por su atención. La primera de ellas es El corredor del laberinto, nuevo intento de iniciar una saga cinematográfica para los más jóvenes, en esta ocasión basada en las novelas de James Dashner. Ópera prima de Wes Ball, su trama gira en torno a un chico que un día despierta en un descampado rodeado de varios jóvenes y sin recordar nada de su pasado. La única forma de salir del claro es atravesando un ciclópeo laberinto que se abre durante el día y se cierra durante la noche, momento en el que no solo cambia su diseño, sino que unas criaturas campan a sus anchas por el entramado de altas paredes. El reparto está formado por Dylan O’Brien (Los becarios), Thomas Brodie-Sangster (serie Juego de Tronos), Kaya Scodelario (Ahora y siempre), Will Poulter (Somos los Miller), Aml Ameen (Red heart) y Blake Cooper (Prosper), entre otros.

Muy distinta es Si decido quedarme, drama romántico que adapta la novela de Gayle Forman y que sigue la vida de una joven cuya vida parece encaminada a conseguir todo lo que se proponga. Sin embargo, un terrible accidente la dejará al borde de la muerte. Será en ese momento cuando deba sopesar todos los aspectos de su vida y decidir si vive o si finalmente muere. R.J. Cutler, habitual director de series, entre las que se encuentra Nashville, es el encargado de poner en imágenes el guión y de dirigir a Chloë Grace Moretz (Kick-Ass 2. Con un par), Mireille Enos (Sabotage), Liana Liberato (Un invierno en la playa), Lauren Lee Smith (Three days in Havana), Jamie Blackley (El quinto poder) y Stacy Keach (Nebraska).

Otro de los estrenos estadounidenses es Así en la Tierra como en el Infierno, thriller de terror que vuelve a explotar el formato footage para abordar, en esta ocasión, el viaje de un grupo de exploradores a las catacumbas de la ciudad de París en la que los huesos sin catalogar y los tortuosos pasillos forman un laberinto que encierra un oscuro secreto. Cuando el grupo desvele la verdadera función de esta ciudad de los muertos se desatará un terror inimaginable. Dirigida por John Erick Dowdle (La trampa del mal), que también participa en el guión, la película tiene como actores principales a Ben Feldman (Monstruoso), Perdita Weeks (The invisible woman), Edwin Hodge (The purgue: La noche de las bestias), François Civil (Ellas) y Marion Lambert.

Nicolas Cage (El aprendiz de brujo) vuelve a la cartelera española con Joe, drama del 2013 con ciertas dosis de oscuridad que narra el viaje de redención de un ex presidiario cuya vida transcurre pacífica y anónima en un pequeño pueblo de Texas. Su tendencia al alcohol al caer la noche encontrará alivio en la llegada de un joven que busca trabajo para mantener a su familia. Viendo una oportunidad de devolver a la sociedad lo que le quitó, se vuelca con él en su intento de enderezar la vida de ambos. David Gordon Green (Superfumados) dirige esta adaptación de la novela de Larry Brown, mientras que Tye Sheridan (Mud), Heather Kafka (Pit stop), Ronnie Gene Blevins (Samuel Bleaks), Sue Rock (Suicide notes) y Adriene Mishler (Good night) acompañan a Cage en el reparto principal.

Dejamos Estados Unidos para pasar al otro lado de la frontera. Desde Canadá llega La gran seducción, comedia dirigida por Don McKellar (Childstar) en la que un pequeño pueblo canadiense que vive de las ayudas públicas ve una oportunidad de prosperar cuando una importante empresa decide instalar allí una fábrica. La única condición es que haya un médico en el pueblo, algo poco probable. Todo cambia cuando un joven doctor debe pasar allí un mes, iniciándose una estrategia por parte de todos los habitantes para conseguir que se quede de forma permanente. Taylor Kitsch (El único superviviente) y Brendan Gleeson (Pacto de silencio) son los principales protagonistas, a los que se suman Liane Balaban (serie Sobrenatural), Gordon Pinset (serie Los Pilares de la Tierra) y Mary Walsh (Mambo italiano), entre otros.

En cuanto a los estrenos europeos, uno de los más relevantes es la francesa Yves Saint Laurent, que como su propio título indica aborda la vida del famoso diseñador de moda. En concreto, la cinta narra su juventud y auge, así como los demonios internos y el inmovilismo del mundo de la moda a comienzos de la segunda mitad del siglo XX, contra los que tuvo que luchar durante buena parte de su vida profesional y personal. Basada en el libro de Laurence Benaïm, la película cuenta con Jalil Lespert (24 mesures) tras las cámaras, y con Pierre Niney (Tímidos anónimos), Guillaume Gallienne (Guillaume y los chicos, ¡a la mesa!), Charlotte Le Bon (La espuma de los días), Laura Smet (Pauline et François), Nikolai Kinski (Fay grima), Ruben Alves (La jaula dorada) y Marie De Villepin (Baikonur) delante de ellas.

Desde Gran Bretaña llega God help the girl, ópera prima de Stuart Murdoch que, en clave musical, narra el drama romántico de una joven que escribe canciones para superar sus problemas emocionales, proceso durante el cual conocerá a una pareja que también utiliza la música para afrontar la encrucijada en la que se han convertido sus vidas. El reparto está compuesto por Emily Browning (Pompeya), Olly Alexander (Grandes esperanzas), Hannah Murray (Código de defensa), Pierre Boulanger (Monte Carlo) y Cora Bisset (Red road).

La única representante española es El amor no es lo que era, drama producido en 2013 que supone el debut en el largometraje de Gabriel Ochoa, quien además participa en el guión. El argumento se centra en tres parejas en diferentes etapas de su relación. Los miembros de una de ellas acaban de conocerse; otra, sin embargo, pasa por un momento de crisis sin comprender qué es lo que está fallando; por último, una pareja que hacía años que no se veía vuelve a reencontrarse. Aida Folch (El artista y la modelo), Alberto San Juan (Mientras duermes), Petra Martínez (Que se mueran los feos), Carlos Álvaez-Nóvoa (De tu ventana a la mía), Blanca Romero (Fin), José Coronado (Los últimos días) y Nicolás Coronado (serie Tierra de lobos) son los principales actores.

La griega Boy eating the bird’s food completa el grupo de novedades europeas de la semana, al menos en lo que a ficción se refiere. Ópera prima escrita y dirigida por Ektoras Lygizos, y estrenada en 2012, este intenso drama sobre los efectos de la crisis griega sigue a un joven contratenor que se ve obligado a robar la comida de su canario para subsistir. Reacio a pedir auxilio a amigos y familiares, con los que parece haber perdido toda relación, su vida transcurre entre los intentos de mantener vivo a su único amigo y las acciones desesperadas por solventar una situación extrema. Con una puesta en escena muy particular, la película tiene un limitado y casi anónimo reparto encabezado por Yiannis Papadopoulos (Antes del anochecer), Kleopatra Peraki, Vangelis Kommatas, Lila Mpaklesi (Paradeisos) y Kharálampos Goyós.

Del 2010 es el último de los estrenos de ficción. Fase 7 es una producción argentina enmarcada en la ciencia ficción que, en clave de thriller, narra la psicosis generada por el temor a un posible contagio de la Gripe A. En concreto, la trama se centra en los vecinos de un bloque de viviendas que harán lo que sea necesario para que la amenaza no llegue a sus hogares. Debut en la dirección de Nicolás Goldbart, quien también escribe el guión, la película cuenta con un reparto integrado por Daniel Hendler (Los paranoicos), Jazmín Stuart (La peli), Yayo Guridi (Bañeros III, todopoderosos), Federico Luppi (La habitación de Fermat) y Carlos Bermejo (Morir en San Hilario).

En lo que al género documental se refiere, Sacro GRA realiza un viaje por el anillo de 70 kilómetros que circunvala Roma. Una zona que, como explican los siete protagonistas de esta historia, no solo está alejado de los grandes monumentos de la ciudad eterna, sino que es un escaparate para los marginados de una capital que no termina de expandirse. La película está dirigida por Gianfranco Rosi (Boatman).

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: