‘Alien: Covenant’: el infierno original en un paraíso moderno


No hay nada como volver al principio para recuperar la esencia de algo. Al menos en parte. Por supuesto, eso no es garantía de nada, pero siempre es un buen comienzo para enderezar un barco que zozobra. La saga ‘Alien’ ha ido, indefectiblemente, de más a menos, y aunque soy partidario de defender lo que representa Prometheus (2012) en este universo, es indudable que no está a la altura de lo que el propio Ridley Scott logró en 1979. La nueva entrega, a medio camino entre el clásico y la modernidad, tiene las virtudes del primero y los vicios de la segunda, y es en esta combinación de ADNs donde el director logra crear un híbrido más que interesante.

Porque a pesar de los defectos de Alien: Covenant, sus aspectos positivos convierten a este film en una obra inquietante, eficaz en su relato y con un pulso narrativo firme y directo. Bueno, tal vez directo no sea el mejor apelativo a tenor de todo el trasfondo que posee, pero desde luego Scott vuelve a demostrar que es capaz de generar tensión dramática prácticamente con una pared. En este sentido, el film aprovecha un desarrollo dramático prácticamente calcado al original para explorar nuevas formas de terror, nuevas vías de crear estos monstruos que continúan evolucionando, esta vez de forma más coherente que en entregas anteriores y con una explicación tan eficaz como perturbadora.

De hecho, el film posee varias lecturas, algunas más interesantes que otras. Desde la mera y simple acción espacial hasta el trasfondo sociológico, filosófico e incluso religioso, la cinta explora en mayor o menor medida los diferentes aspectos que componen la complejidad del espíritu humano. Y esto es, a su vez, lo que juega en su contra. La cinta tarda en arrancar en lo que a trama se refiere, sus reflexiones rompen en muchos momentos el ritmo narrativo de la historia y, es cierto, aprovecha en demasía la estética y la estructura del primer film, hasta el punto de introducir personajes similares, entornos conocidos y, lo peor de todo, una previsibilidad en las decisiones de sus personajes y en las apuestas dramáticas que restan fuerza al film.

En realidad, Alien: Covenant es un puente casi perfecto entre lo que representó Prometheus y lo que ha sido la saga original. Aterradora, inquietante, dramática por momentos y espléndidamente rodada, la nueva película de Scott demuestra que la serie de terror espacial puede ofrecer todavía muchos y enriquecedores matices a este universo. Sí, es cierto que los aliens ahora se crean por otros medios, que se cambia una reunión en torno a una mesa por una camilla y que su desarrollo se desinfla un poco al final ante lo previsible del argumento. Sin embargo, todo eso no impide que sea una obra notable capaz de perturbar con el uso que el director hace de las sombras y de las posibilidades del guión. Y ojo a la labor de Michael Fassbender (La luz entre los océanos), auténtico héroe, villano y todo lo que se quiera decir de él. El resto del reparto, por suerte o por desgracia, no están a su altura. Más o menos como ocurre con su personaje y el resto de la tripulación.

Nota: 7,5/10

Anuncios

R. Scott aterroriza a los tripulantes del Covenant con un nuevo ‘Alien’


Después de un fin de semana de muchos y muy variados estrenos, toca descansar. O al menos, no llenar la cartelera con decenas de títulos nuevos. Pero el hecho de que este viernes, 12 de mayo, no se estrenen tantas películas no quiere decir, ni mucho menos, que no exista una variada oferta. Desde el terror espacial más icónico hasta un drama con la novia de Hollywood, pasando por varias novedades europeas.

Pero comencemos por el que, sin duda, es el estreno de la semana. Alien: Covenant, regreso de Ridley Scott (Marte) al universo que él mismo ayudó a convertir en todo un icono de la ciencia ficción y el terror espacial, monstruos incluidos. Secuela de Prometheus (2012), la cinta se centra en una expedición colonial formada por varias parejas cuyo objetivo es encontrar un paraíso inexplorado donde iniciar una nueva sociedad, algo que parecen encontrar en un planeta que pronto se convierte en una pesadilla, y en el que habita un sintético que parece tener una estrecha relación con la criatura que amenaza con acabar con sus vidas. En el reparto encontramos a Michael Fassbender (Assassin’s Creed), Katherine Waterston (Steve Jobs), Danny McBride (Juerga hasta el fin), Demián Bichir (Los odiosos ocho), Noomi Rapace (El niño 44), Billy Crudup (Spotlight), Carmen Ejogo (Selma), Amy Seimetz (Lovesong), Callie Hernandez (Blair Witch), Jussie Smollett (serie Empire), Guy Pierce (El editor de libros) y James Franco (¿Tenía que ser él?).

Estados Unidos y España colaboran en Money, thriller que arranca cuando la velada de la que disfrutan dos parejas con una vida acomodada dará un giro de 180 grados con la presencia de dos maletines llenos de dinero y la aparición de un extraño que sacará a la luz los aspectos más oscuros de cada uno de ellos. Debut en el largometraje de José Martín Rosete, su internacional reparto está encabezado por Kellan Lutz (Hércules: El origen de la leyenda), Jess Weixler (La mirada del amor), Lucía Guerrero (Perdona si te llamo amor) y Jesse Williams (El mayordomo).

Antes de abordar los estrenos puramente europeos, una propuesta que cuenta con capital estadounidense, sudafricano y alemán. Guardián y verdugo es el título de la adaptación de la novela escrita por Chris Marnewick y dirigida por Oliver Schmitz (Le secret de Chanda) cuya trama, basada en hechos reales, gira en torno a un abogado que defendió a un joven guardia de prisión de máxima seguridad traumatizado por todas las penas de muerte que había presenciado en los años 80. Steve Coogan (Philomena), Andrea Riseborough (Oblivion), Garion Dowds, Deon Lotz (French toast) y Robert Hobbs (Young ones) son los principales actores.

La producción nacional tiene como único representante Demonios tus ojos, thriller dramático en el que también participa Colombia y que está dirigido por Pedro Aguilera (Naufragio). La historia arranca cuando un joven director de cine descubre una noche, en una web de vídeos eróticos, que una de las protagonistas es su hermana pequeña. Sorprendido y conmocionado, viaja a Madrid para hablar con ella, pero una atracción hacia ella surgirá durante el proceso de investigación. El reparto está encabezado por Ivana Baquero (El club de los incomprendidos), Julio Perillán (Proyecto Lázaro), Lucía Guerrero (Grupo 7), Nicolás Coronado (Novatos) y Elisabet Gelabert (Las furias).

Entre los títulos europeos destaca Paraíso, film con participación alemana y rusa  que centra su atención en las vidas de tres personajes muy diferentes que se cruzan durante la II Guerra Mundial. Sus ideologías y sus formas de ver el mundo les llevarán a tomar decisiones muy diferentes ante el mundo que les ha tocado vivir. Dirigido por Andrey Konchalovskiy (Tío Vania), este drama está protagonizado por Philippe Duquesne (Tras la pared), Vera Voronkova (Kontakt), Christian Clauss, Yuliya Vysotskaya (Max) y Peter Kurth (Herbert), entre otros.

Con algo de retraso llega la italiana Le llamaban Jeeg Robot, thriller con toques de comedia y ciencia ficción realizado en 2015 cuya trama arranca cuando un joven ladrón de poca monta recibe unos increíbles poderes que utilizará para hacer una importante carrera criminal. Todo cambia cuando conoce a una joven trastornada que cree que es el héroe de una famosa serie de animación japonesa. Juntos deberán enfrentarse a un mafioso cuyo único objetivo es obtener fama y notoriedad. Dirigida por Gabriele Mainetti (Ultimo stadio), entre los actores destacan nombres como los de Claudio Santamaria (Terraferma), Luca Marinelli (La gran belleza), Stefano Ambrogi (Sotto una buona stella), Maurizio Tesei (Fantasmi), Ilenia Pastorelli y Francesco Formichetti (L’ultima ruota del carro).

También es de 2015 el drama romántico Bajo el sol, film que cuenta con capital croata, serbio y esloveno que, con el marco de las guerras balcánicas, aborda la historia de diferentes historias de amor a lo largo de tres décadas, arrancando en los años 90, donde dos amantes se ven obligados a vivir su relación en la clandestinidad por el conflicto bélico, y terminando en 2011, cuando finalmente una relación puede alcanzar su plenitud una vez cicatrizadas las heridas de la guerra. Escrita y dirigida por Dalibor Matanic (Kino lika), la película está protagonizada por Dado Cosic (El segador), Nives Ivankovic (Agonija), Goran Markovic (Mrak) y Tihana Lazovic (Suti).

En lo que a animación se refiere, dos propuestas. Por un lado, Richard, la cigüeña, película que cuenta con participación alemana, belga, luxemburguesa y noruega y que gira en torno a un gorrión adoptado por una familia de cigüeñas cuyo mayor deseo es viajar a África antes del invierno. Con la ayuda de un búho y un periquito iniciará el viaje para demostrar que es una cigüeña más. Dirigen Toby Genkel (¡Upsss! ¿Dónde está Noé…?) y Reza Memari en el que es su debut en el largometraje.

Por otro, la noruega Dos colegas al rescate, cinta de aventuras realizada en 2015 a cuatro manos por Rasmus A. Sivertsen (Pelle Politibil går i vannet) y Rune Spaans, para el que es su primer film como director. El argumento se centra en dos atolondrados amigos que viven en el interior de un túnel ferroviario y cuyas existencias cambian cuando conocen a la hija de un importante científico secuestrado por Rasputín, un villano que quiere convertir a los humanos en robots.

La cartelera recibe ‘La llegada’ de los ‘Animales fantásticos’


Estrenos 18noviembre2016Fin de semana de importantes estrenos. O al menos, muy esperados. Frente al perfil medio bajo de los títulos que han estado llegando a la cartelera española estas últimas semanas (salvo contadas excepciones), este viernes, 18 de noviembre, se prevé interesante en lo que a atracción a las salas de cine se refiere, ya sea por la variedad de novedades como por el interés que puede suscitar el que sin duda es el estreno de la semana.

Ese no es otro que Animales fantásticos y dónde encontrarlos, nueva propuesta de fantasía, aventura y magia de la mano de J.K. Rowling que se espera tome el testigo de la saga Harry Potter… al fin y al cabo, se ambienta en el mismo universo. Su historia comienza en 1926, cuando un joven mago se embarca en un viaje por todo el mundo para encontrar y catalogar un sinfín de criaturas mágicas. Una de las paradas en su recorrido es Nueva York, y lo que en principio iba a ser un sencillo alto en el camino se convierte en un problema cuando varias de las bestias ya recogidas y catalogadas se escapan, lo que pone en apuros tanto el mundo de la magia como el del resto de mortales. La cinta, que cuenta con capital británico y norteamericano, está dirigida por David Yates (La leyenda de Tarzán) y protagonizada por Eddie Redmayne (La chica danesa), Katherine Waterston (Steve Jobs), Ezra Miller (Las ventajas de ser un marginado), Colin Farrell (serie True detective), Samantha Morton (La señorita Julia), Ron Perlman (Stonewall), Jon Voight (serie Ray Donovan), Johnny Depp (Alicia a través del espejo) y Carmen Ejogo (Selma), entre otros.

También destaca La llegada, nueva propuesta de Denis Villeneuve (Sicario) que, en clave de ciencia ficción, narra cómo unas naves extraterrestres aterrizan inesperadamente en diversos puntos del planeta. Al frente del grupo de expertos que deberán averiguar el motivo de esta llegada está una lingüista que pondrá su vida y la de sus colaboradores en peligro para evitar la guerra mundial a la que parece abocada la Humanidad. Lo que no sabe es que con sus actos puede provocar algo peor que una guerra. Basada en la historia de Ted Chiang, la película cuenta con un reparto encabezado por Amy Adams (Big eyes), Jeremy Renner (Capitán América: Civil War), Forest Whitaker (V3nganza), Michael Stuhlbarg (El caso Fischer), Tzi Ma (Pali road) y Mark O’Brien (The dark stranger).

Otra de las propuestas procedentes de Hollywood es Como reinas, comedia de aventuras familiar cuyo argumento gira en torno a una viuda que recibe por error un cheque de la seguridad social de 900.000 dólares. Junto a su mejor amiga decide vivir el viaje de sus vidas en Gran Canaria, pero terminan convirtiéndose en fugitivas de la justicia y en la sensación de los medios. Andy Tennant (Exposados) se pone tras las cámaras de esta cinta que cuenta entre sus actores con Shirley MacLaine (La vida secreta de Walter Mitty), Jessica Lange (serie American Horror Story: Freak show), Demi Moore (Margin call), Judd Hirsch (Independence Day: Contraataque), Billy Connolly (Nuestro último verano en Escocia) y Matt Walsh (La oscuridad).

El terror tiene su máximo representante en El extraño, coproducción entre Estados Unidos y Corea del Sur que arranca cuando un pequeño pueblo se ve sacudido por una serie de extrañas y violentas muertes. Las supersticiones pronto señalan como culpable a un anciano que vive como un ermitaño cerca del pueblo desde hace poco tiempo. Escrita y dirigida por Na Hong-ji (Hwanghae), la película está protagonizada por Hwang Jung-min (New world), Kwak Do Won (Bereullin), Chun Woo-hee (Mother) y Jo Han-Cheol (48M).

Entre los estrenos europeos destaca Un traidor como los nuestros, coproducción anglofrancesa que adapta una novela de John le Carré y que, en clave de thriller, narra cómo una pareja de vacaciones en Marrakech se ve envuelta en un juego mortal de secretos y mentiras entre el Servicio Secreto Británico y la mafia rusa. Todo por entablar cierta amistad con un multimillonario ruso que resulta ser miembro de un clan mafioso y que parece tener especial interés en desvelar todos los secretos de su organización criminal. Susanna White (La niñera mágica y el Big Bang) dirige esta propuesta en la que destacan actores como Ewan McGregor (Mortdecai), Stellan Skarsgård (El médico), Damian Lewis (serie Homeland) y Naomie Harris (Spectre).

La comedia dramática de época está representada por Amor y amistad, nueva adaptación de una obra de Jane Austen, en este caso un relato corto, que narra los intentos de una mujer para desposar a su hija en 1790. Para ello viaja hasta la casa de campo de su familia política. Whit Stillman (Damiselas en apuros) adapta y dirige esta producción que cuenta con capital irlandés, francés y holandés, y en cuyo reparto encontramos a Kate Beckinsale (Absolutamente todo), Chloë Sevigny (serie American Horror Story: Hotel), Xavier Samuel (Corazones de acero), Stephen Fry (El hombre que conocía el infinito), James Fleet (Mr. Turner), Jemma Redgrave (serie Doctor Who) y Emma Greenwell (Holy Ghost People).

Puramente francesa es La doctora de Brest, adaptación del libro de Irène Frachon que, en clave dramática, narra la lucha de esta doctora contra todo el sistema sanitario por desvelar los efectos mortales de un fármaco aprobado por el Estado después de que se produzcan sospechosas muertes de varios pacientes. Dirigida por Emmanuelle Bercot (La cabeza alta), la película está protagonizada por Sidse Babett Knudsen (El juez), Benoît Magimel (Pequeñas mentiras sin importancia), Charlotte Laemmel (Apnée), Isabelle de Hertogh (Hasta la vista) y Gustave Kervern (Simon).

De 2015 es la española La isla del viento, retrato biográfico de Miguel de Unamuno durante su exilio en Formentera por su oposición a la dictadura de Primo de Rivera, experiencia que transformó por completo al escritor. Tras las cámaras encontramos a Manuel Menchón, que debuta de este modo en el largometraje de ficción, mientras que en el reparto destacan los nombres de José Luis Gómez (Los abrazos rotos), Víctor Clavijo (Silencio en la nieve), Ciro Miró (Nadie quiere la noche), Ruth Armas (Casting) y Ana Celentano (Olvidados).

Con algo de retraso llega la comedia griega Chevalier, producción de 2015 que comienza cuando un grupo de amigos que van a pescar al Egeo en un lujoso yate inician un juego con el que llegarán a convertirse en rivales. Al finalizar el juego, aquel que demuestre ser el mejor hombre se llevará el anillo e la victoria. Athina Rachel Tsangari (Attenberg) dirige este film que cuenta entre sus actores con Giannis Drakopoulos (Oi aities ton pragmaton), Kostas Filippoglou (Gia panta), Yiorgos Kendros (Sta oria), Panos Koronis (Antes del anochecer) y Vangelis Mourikis (Magic men).

Con más retraso todavía se estrena Guerrera (sangre y honor), drama alemán realizado en 2011 por David Wnendt (Hanging on) que gira en torno a una joven neonazi cuyo día a día se desarrolla entre el odio a los extranjeros, a los judíos y a los policías, el alcohol y las peleas. Todo cambia cuando conoce a un refugiado afgano con el que aprenderá que la vida nunca es en blanco y negro. Alina Levshin (Krankheit der Jugend), Jella Haase (Lollipop monster), Sayed Ahmad, Gerdy Zint (Shahada) y Lukas Steltner (Abgebrannt) son los principales actores.

El último de los estrenos de ficción es la mexicana Tamara y la Catarina, cinta que aborda la relación de dos mujeres que encontrarán en el apoyo mutuo un espacio donde no sentirse unas parias y una forma de existir más allá de sus errores y su condición. Escrito y dirigido por Lucía Carreras (Nos vemos, papá), este drama está protagonizado por Gustavo Sánchez Parra (El elegido), Angelina Peláez (Visitantes), Harold Torres (La carga), Alberto Trujillo (Halley), Ángeles Cruz (Marcelino Pan y Vino) y Cecilia Cantú.

En lo que a documental se refiere destaca Omega, cinta española dirigida a cuatro manos por Gervasio Iglesias y José Sánchez-Montes, productores de La isla mínima (2014), que se centra en un proyecto musical que rompió moldes en los noventa. Fusión de flamenco y rock, llegó de la mano de Enrique Morente y Lagartija Nick, fusionando las poesías de Federico García Lorca y las partituras de Leonard Cohen.

También español es el documental In the same boat, dirigido por Rudy Gnutti, quien debuta en el largometraje cinematográfico con esta obra que utiliza un barco en alta mar como metáfora del futuro que se abre ante la Humanidad, que puede utilizar los avances tecnológicos para lograr un mundo más justo, pero que afronta importantes retos que podrían convertirse en amenazas.

‘Puro vicio’: cine negro entre las brumas de la drogadicción


Joaquin Phoenix y Benicio del Toro protagonizan 'Puro vicio'.Paul Thomas Anderson (Magnolia) es siempre un buen motivo para acudir a una sala de cine. Eso sí, que nadie espere una película al uso. Su narrativa es abrupta, casi inconexa. Sus personajes son radicales en muchos sentidos. Y su puesta en escena se podría calificar de preciosista, obsesiva por la perfección en la fotografía, la escenografía o el vestuario. Y todo eso, evidentemente, se halla en su última película, un thriller al más puro estilo del cine negro pero con buenas dosis de humor satírico y el elemento psicodélico de las drogas de por medio. El resultado no es para todos los paladares, pero entre tanta confusión se atisba una buena película.

El problema es poder comprenderlo todo. Las películas de Anderson siempre han requerido del espectador algo más que un visionado estático, es cierto, pero en esta ocasión dicha premisa se escapa del control del director. A pesar de tener un comienzo relativamente coherente, el estado constante de ensoñación en el que parece vivir el personaje de Joaquin Phoenix (En la cuerda floja) termina por adueñarse del conjunto hasta el punto de que el espectador corre el riesgo de perderse entre un maremagnum de secuencias que cada vez parecen tener menos relación entre ellas. Esto, unido a una duración excesiva, hacen que poco a poco esa narrativa abrupta genere desconexión con la trama, convirtiendo al film en una sucesión de escenas sin una resolución clara.

Con todo, el film se antoja espléndido. Hay algo en él que resulta atractivo, casi hipnótico. Como suele ocurrirle a Anderson, la impresión inicial de este crimen envuelto en las brumas de la drogadicción es la de una historia sin demasiado sentido. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo el nexo de unión entre las secuencias se hace más claro, permitiendo no solo una interpretación de los hechos, sino del sentido general de una historia que se mueve siempre por el delicado equilibrio entre la seriedad, el surrealismo y la parodia más sombría posible del investigador privado, la mujer fatal y las conspiraciones de grupos subversivos. Es ahí donde la trama adquiere verdadero significado, y donde la película recupera buena parte de su fortaleza.

Pero no nos engañemos. Puro vicio es una película difícil, posiblemente de las más complejas de Paul Thomas Anderson. El desarrollo de la trama principal no solo es abrupto, sino que avanza por diferentes investigaciones criminales que no tienen un nexo común demasiado claro, lo que provoca que el espectador se pierda entre decenas de personajes. Pero a pesar de sus problemas, a pesar de lo que exige y a pesar del surrealismo que desprende, estamos ante una obra sumamente interesante, un viaje (en todos los sentidos) que no deja indiferente. Habrá quien la considere una genialidad más de su director. Otros, un exceso sin sentido en un afán por desmarcarse de la narrativa tradicional. En el centro, como suele decirse, suele estar la realidad.

Nota: 6,5/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: