‘Thor: Ragnarok’: un señor del trueno psicodélico


Es curioso, pero en Marvel siempre hay algún personaje que, por el motivo que sea, se queda en un limbo incapaz de definirle en un marco concreto. El Dios del Trueno ha sido, desde el principio, uno de esos personajes. Tres son sus aventuras en solitario, y tres las diferentes visiones del personaje que se han dado. Que esta última vaya a ser la definitiva parece algo evidente a tenor del éxito que está teniendo, pero la pregunta es si realmente es la versión idónea de Thor.

Posiblemente no, pero a tenor del final de Thor: Ragnarok, eso no es algo demasiado importante. Y es que esta tercera entrega del personaje parece más un camino hacia la madurez que una mera representación algo cómica y autoparódica de este superhéroe de cómic. Con un estilo que recuerda poderosamente a la saga de Guardianes de la galaxia, el director Taika Waititi (Lo que hacemos en las sombras) imprime una fuerza visual algo psicodélica y deliberadamente colorida para este viaje del protagonista por medio universo. Un viaje que, como he dicho, le permite madurar al comprender tanto sus lazos familiares como el futuro que le espera como líder de su pueblo. En este sentido, la cinta ahonda notablemente en el héroe, pasando de un personaje arrogante y arquetípico a otro más dramático y poliédrico (tampoco mucho, que al fin y al cabo esto es una ‘peli’ de superhéroes de Marvel), utilizando para ello un diseño de producción espléndido como marco para el humor y ciertos chistes fáciles dirigidos al público adolescente.

El principal problema de esta tercera entrega es que ahonda en los problemas que siempre han tenido estas aventuras en solitario del personaje. Para empezar, Chris Hemsworth (Cazafantasmas), con toda su presencia en pantalla y su adecuado perfil divino, no termina de imprimir el carácter dramático al personaje, ni siquiera con el corte de pelo. Hay que reconocer, sin embargo, que sí es capaz de asumir la madurez de su rol, lo que abre las puertas a unas interesantes posibilidades dramáticas en un futuro no muy lejano. La cinta, además, adolece de una duración excesiva, algo que se aprecia en una serie de secuencias innecesarias destinadas a divertir a un público adolescente más interesando en la risa fácil y obscena que en la historia que le cuentan. Todo ello resta fuerza a una historia que, por lo demás, sabe apoyarse en unos notables secundarios para construir un relato que va más allá del Señor del Trueno, que tarda más de dos horas en ganarse el título de Dios.

Así las cosas, se podría decir que Thor: Ragnarok es la mejor de la trilogía. La apuesta visual del director, unido a una planificación que en algunos momentos sabe aprovechar al máximo las posibilidades narrativas de la historia y a una banda sonora brillante, ensalzan el viaje de madurez de un héroe que ha tardado mucho tiempo en encontrarse a sí mismo. Con todo, eso no quiere decir que esta película no peque de muchas irregularidades, fundamentalmente provocadas por una cierta sensación de necesitar autoparodiarse, como si el personaje de Thor no pudiera tomarse en serio como, por ejemplo, sí hace Capitán América. Habrá que ver cómo se presenta el rol en las próximas aventuras, pero por lo pronto el camino emprendido, con sus debilidades y dificultades, parece el adecuado.

Nota: 7,5/10

‘Star Trek: Más allá’: entretenimiento sin fronteras


La tripulación de la nave Enterprise se enfrenta a su mayor amenaza en 'Star Trek: Más allá'.El espacio, la última frontera. Con esta frase comenzaba hace 50 años el primer episodio de Star Trek. Y con esa frase termina la tercera entrega del reinicio de esta saga galáctica auspiciado por J.J. Abrams (Súper 8). Y no es algo casual. Esta nueva película, entretenida donde las haya, es posiblemente el mejor ejemplo de lo que representaba aquella mítica serie, y lo que en realidad representa la nave Enterprise y su tripulación. Es, en definitiva, el punto final a una evolución que parte de la primera película y de ese primer ataque protagonizado por un entonces desconocido Chris Hemsworth (Thor).

Star Trek: Más allá es todo lo que la tercera parte de una trilogía debería ser. Autosuficiente, comprensible de forma individual pero, al mismo tiempo, epílogo de una historia mucho mayor que ella, y final para el arco dramático de los personajes que conforman el mundo en el que se desarrolla la acción. A esto se suman notables secuencias de acción y ese humor que mezcla ironía e inocencia que tan bien funciona en la saga. Su trama, aunque sencilla y directa (más o menos como las del resto de películas), sirve para el propósito último de explorar los límites del entretenimiento, de llevar al espectador a mundos únicos en los que los protagonistas deban afrontar sus propios miedos y retos inimaginables.

Bien es cierto que esto, en manos de un director como Justin Lin (Fast & Furious 6) deja como resultado secuencias imposibles incluso en una cinta de estas características. Y es cierto igualmente que la historia tiene cierta tendencia a volverse previsible en demasiados momentos. Sin embargo, la trama es capaz de rebajar el impacto negativo de estas ideas gracias a una apuesta decidida por el dinamismo y, quién lo iba a decir, por las leves aunque eficaces dudas morales y personales de los principales protagonistas, que ayudan en última instancia a dotar al conjunto de un trasfondo más humano, más dramático.

No quiere esto decir que Star Trek: Más allá sea una suerte de combinación de acción desenfrenada e intenso drama. Nada de eso. La tercera de las aventuras galácticas de la tripulación de la Enterprise es… pues eso, una aventura en estado puro. Divertida, fresca, espectacular (sobre todo en sus primeros compases) e intensa, la cinta recurre a un desarrollo lineal para no perderse en diatribas dramáticas y poder destinar más tiempo al avance de la historia. No es una película redonda, ni mucho menos, pero cumple con su objetivo de forma más que notable. Y si a eso le sumamos el trasfondo de sus personajes, lo que obtenemos es un interesante film a la altura de sus predecesores.

Nota: 7/10

La Enterprise va ‘Más allá’ para encontrar a ‘Peter y el dragón’


Estrenos 19agosto2016Como suele ocurrir por estas fechas, cada semana llegan a la cartelera española títulos que harán las delicias de fans y aficionados al cine en el más puro sentido del entretenimiento. Y aunque este 2016 puede que esté siendo menos intenso que años anteriores, eso no implica que no estén estrenándose películas tan espectaculares como esperadas. Este viernes, día 19, no va a ser menos, y aunque a diferencia de semanas anteriores el número de estrenos será muy limitado, acaparan un amplio abanico de géneros que van desde el terror a la aventura juvenil y el drama.

Con todo, es evidente que el estreno más esperado es Star Trek: Más allá, tercera aventura de la tripulación de la Enterprise bajo el auspicio de J.J. Abrams (Star Wars: El despertar de la fuerza) que vuelve a combinar aventura espacial, acción y humor para narrar la misión que realiza esta nave en los confines del universo. Allí deberán enfrentarse a Krall, un misterioso enemigo que se opone al espíritu y los planes de la Federación. Dirigida por Justin Lin (Fast & Furious 6), la película vuelve a contar con el reparto original, en el que destacan Chris Pine (La hora decisiva), Zachary Quinto (Margin call), Zoe Saldana (Guardianes de la galaxia), Karl Urban (serie Almost Human), Simon Pegg (Amor sin cita previa), John Cho (Grandma) y el recientemente fallecido Anton Yelchin (Green room), y a los que se suma Idris Elba (Bastille Day).

También destaca la nueva versión de Peter y el dragón, aventura para toda la familia con sello Disney que narra la historia de amistad entre un niño huérfano y un fantástico dragón. La película, dirigida por David Lowery (En un lugar sin ley), cuenta con un notable reparto encabezado por Bryce Dallas Howard (Jurassic World), Oakes Fegley (Prism), Craig Hall (Love birds), Karl Urban, que duplica estreno, Robert Redford (La verdad) y Wes Bentley (serie American Horror Story: Hotel).

Muy diferente es el tercer estreno procedente de Hollywood, Nunca apagues la luz, producción de terror que toma como base algo tan sencillo como el miedo de los niños a la oscuridad. La trama se centra en una joven que, cuando logra independizarse, cree que ha dejado atrás los miedos de su niñez. Pero cuando su hermano pequeño presenta los mismos síntomas que a ella la llevaron casi a la locura deberá afrontar que ese miedo a la oscuridad no era tan imaginario como creía, y deberá luchar contra un ente que parece tener como objetivo a la madre de ambos. Dirigida por David F. Sandberg, la película supone su debut en el largometraje a partir de un corto suyo. Teresa Palmer (Triple 9), Maria Bello (La quinta ola), Gabriel Bateman (Checkmate) y Billy Burke (serie Revolution) son los principales actores.

La única novedad española de la semana es Secuestro, thriller dirigido por Mar Targarona (Mor, vida nueva) cuya historia arranca cuando el hijo de una prestigiosa abogada es secuestrado a la salida del colegio. Horas más tarde el pequeño aparece magullado y empapado en sudor, y afirma que ha logrado escapar de su captor. Las investigaciones logran dar con un sospechoso que el pequeño identifica, pero la falta de pruebas obliga a la Justicia a ponerle en libertad. Temiendo por la vida de su hijo, la abogada hará lo que jamás pensó: tomarse la justicia por su mano, algo que tendrá consecuencias imprevistas. Entre los actores de la cinta encontramos a Blanca Portillo (La chispa de la vida), Antonio Dechent (Akemarropa), Vicente Romero (Asesinos inocentes), Josep Maria Pou (Murieron por encima de sus posibilidades), Macarena Gómez (Musarañas) y José Coronado (Cien años de perdón), entre otros.

Bélgica y Francia producen Los caballeros blancos, drama de 2015 basado en el libro de François-Xavier Pinte y Geoffroy D’uriel cuyo argumento se centra en un grupo de miembros de una ONG que planean sacar de Chad a 300 niños para que sean adoptados por familias francesas y tengan así un mejor futuro. Para darle mayor relevancia invitan a una periodista a que cubra todo el proceso. Sin embargo, durante la realidad del país les obligará a replantearse los límites de la ayuda humanitaria. Dirigida por Joachim Lafosse (Perder la razón), la cinta cuenta con un reparto integrado por Vincent Lindon (Los canallas), Louise Bourgoin (Un golpe brillante), Valérie Donzelli (Declaración de guerra), Reda Kateb (Lejos de los hombres), Yannick Renier (A primera hora) y Stéphane Bissot (La religiosa).

Por último, y también producida en 2015, se estrena La estación de las mujeres, drama que cuenta con capital de la India, Reino Unido y Estados Unidos, y cuya trama aborda la liberación cultural de tres mujeres. Una joven de 15 años observa cómo son capaces de romper con las tradiciones que las obligan a estar en casa y abandonar su vida, al tiempo que se enfrenta a una futura vida de casada, lo que la obligará a dejar la escuela, los libros y sus amigos. Escrita y dirigida por Leena Yadav (Teen Patti), la película está protagonizada por Lehar Khan (Jalpardi: The desert mermaid), Surveen Chawla (Ugly), Radhika Apte (Haram) y Tannishtha Chatterjee (Sunrise).

‘Almost Human’ inicia demasiadas tramas sin concluir en su 1ª T


Karl Urban y Michael Ealy protagonizan la primera temporada de 'Almost Human'.En un mundo que cambia a pasos agigantados la tecnología supera todas las expectativas del ser humano. Imposible de controlar por las autoridades, las bandas criminales las utilizan para ir un paso por delante de la policía, que se ha visto obligada a utilizar unidades robóticas para combatir el crimen. Este es, a grandes rasgos, el argumento de Almost Human, serie creada por J. H. Wyman (guionista de Fringe) y con el beneplácito de J. J. Abrams (Perdidos), uno de los grandes gurús de la televisión. Cambiando algunas ideas, este podría ser también el proceso que sufre el propio Abrams, quien a pesar de seguir demostrando un inusitado olfato para todo aquello que es nuevo y diferente, parece estar quedándose atrás en lo que a los estilos actuales se refiere.

Quiero decir con esto que la primera temporada de la producción es fascinante en su acabado técnico y en las múltiples y originales ideas que proyecta sobre sus tramas. Sin embargo, su propia narrativa está anclada en una forma de hacer televisión que, poco a poco, está desapareciendo entre aquellos productos considerados como “lo mejor” de la pequeña pantalla, categoría en la que no hace mucho estaba el propio director y productor. Si de algo peca esta temporada de 13 episodios es de no definir claramente su objetivo. Su piloto, que a pesar de tener elementos atractivos no logra cuajar como debería, es el mejor ejemplo de ello, pues plantea unas premisas prometedoras (un policía traicionado por la mujer que ama, un grupo terrorista muy avanzado tecnológicamente, un posible romance, un compañero a priori peligroso, …) pero nunca las desarrolla, ni durante ese primer episodio ni durante el resto de la temporada.

Esto provoca sentimientos encontrados. Por un lado da la sensación de que Almost Human deambula por su propio universo sin apuntar en ninguna dirección. Las investigaciones policiales aisladas en cada capítulo permiten conocer un poco mejor esa sociedad del futuro totalmente computerizada, pero no desarrolla ninguna de las líneas argumentales que mencionábamos antes, salvo tal vez la relación con su nuevo compañero robot, personaje este que se revela entre lo mejor de la producción. Precisamente esa facilidad para mostrar este universo es la otra cara de la moneda, pues visualmente es tan rica que por momentos logra hacer olvidar el hecho de estar ante una serie que no va a ningún lado. Detalles como el cordón policial, los robots desnudos a modo de muñecos gigantes, o la propia pierna artificial del policía humano protagonista son algunos de esos detalles.

Sin embargo, y una vez terminada la temporada, la serie defrauda. Por si fuera poco, a lo largo de estos 13 capítulos hay varios momentos en los que una de las tramas episódicas deja abierto su final a una supuesta continuación o resolución en otra de las tramas, lo que añade más hilos argumentales que deben ser cerrados, y que por supuesto no se cierran. Una forma de hacer televisión y de entender el desarrollo dramático que, como decía al inicio, cada vez se adapta menos a los gustos actuales de las grandes series, más próximas a los arcos dramáticos por temporada en los que cabe un desarrollo de personajes algo mayor que a las historias autoconclusivas, sobre todo si estas dejan finales abiertos que nunca llegan a resolverse.

Un mejor final para el futuro

Todo esto, aunque parezca lo contrario, no convierte a esta primera parte de Almost Human en una mala propuesta. Simplemente la define como una producción excesivamente sencilla para lo que podría llegar a ser, en una ficción que parece temer sus propias posibilidades y el abanico de territorios sin explorar a los que podría llegar. En este sentido, no se aleja demasiado, precisamente, de las dos producciones que mencionaba al inicio. La primera supo cómo reconducir su historia, mientras que la segunda, sencillamente, se perdió en su propio misterio. Volviendo a la serie que nos ocupa, e independientemente de sus problemas de narrativa, esta temporada se revela como un entretenimiento puro, sencillo y extremadamente original en su concepción.

Una concepción que bebe mucho, y a medida que se suceden los episodios lo hace de forma más evidente, de Blade Runner (1982). El diseño urbano de la ciudad, el planteamiento de los neones nocturnos e incluso la banda sonora remiten sin disimulo alguno al clásico de la ciencia ficción. Lejos de resultar burdo, el homenaje otorga a esta creación de Wyman un aspecto mucho más sólido, a medio camino entre la comicidad de algunas situaciones que viven sus personajes y el drama que rodea a los protagonistas, sobre todo al personaje de Karl Urban (Star Trek). Más allá de esto y de otros detalles ya mencionados, lo que más fascina de estos episodios es el uso de la tecnología tanto en los crímenes cometidos como en el desarrollo de la propia especie humana, combinando no solo cibernética con humanos, sino avances científicos, estos últimos responsables de algunas de las mejores tramas.

Aunque como es habitual en este tipo de producciones, el pilar más sólido es la relación entre sus dos protagonistas, en este caso un hombre y una máquina, esta interpretada con solvencia y humor por Michael Ealy (Underworld: El despertar). El contraste de sus personalidades, que lleva a una inevitable distinción en su forma de afrontar los crímenes, genera algunos de los mejores momentos de la temporada, ya tengan a uno u otro como protagonista. Es gracias a la labor de ambos actores, que logran dotar de vida a sus respectivos roles más allá de lo escrito sobre el papel, que en muchas ocasiones la historia logra superar sus propias expectativas. A ellos y a Mackenzie Crook (Piratas del Caribe. La maldición de la Perla Negra), cuya encarnación de un científico algo extravagante termina por erigirse como un rol imprescindible.

Al final, esta primera temporada de Almost Human se queda en un quiero y no puedo, en un intento de trasladar las clásicas historias de una pareja de policías condenada a entenderse a un futuro donde la tecnología sea la protagonista. Vista así, la serie es todo un éxito, pues tiene todos los elementos para entretener episodio tras episodio. Empero, la trama pelea en demasiados frentes abiertos. Peor aún, abre nuevos conflictos sin cerrar (o al menos encarrilar) los anteriores, lo que a la larga genera insatisfacción, incertidumbre y cierta incomprensión. En este sentido no es extraño que una hipotética segunda temporada, en la que deberían resolverse muchas de las dudas que ha generado, esté todavía sin confirmar, si bien la serie no ha sido oficialmente cancelada. Por el bien de la trama y del universo que ha creado en estos capítulos, esperemos que tenga la oportunidad de redimir sus errores.

Vuelven ‘Riddick’, los dramas policíacos y el terror psicológico


Estrenos 6septiembre2013El mes de septiembre comienza prácticamente igual que como terminó agosto en lo que a estrenos se refiere: muchos y muy variados, pero con pocas expectativas de arrasar en pantalla, al menos para la mayoría de ellos. Si hubiese que apostar por alguno, tal vez las nuevas aventuras espaciales de uno de los personajes de Vin Diesel (Fast & Furious 6) o la cinta de terror psicológico que ha sido toda una sorpresa en Estados Unidos. Sea como sea, hasta 10 títulos son los que llegan hoy viernes, 6 de septiembre, a nuestras pantallas.

Y comenzamos por la película de Diesel, titulada para la ocasión Riddick que, por si existe todavía alguna duda, retoma al personaje protagonista de Pitch Black (2000) y Las crónicas de Riddick (2004), esta vez traicionado por los suyos y dado por muerto en un planeta casi inhóspito donde tendrá que enfrentarse a la raza alienígena más temible que se ha encontrado hasta ahora. Dad su inferioridad recurre a la activación de una baliza, pero en lugar de ayuda lo que recibirá es la visita de mercenarios y cazarrecompensas que lo único que quieren es su cabeza. Acción y nuevos terrores en la oscuridad es lo que se espera de este film que, como su propio tráiler indica, “no es nada nuevo”. Dirigida por David Twohy, realizador de la saga, junto al protagonista encontramos al español Jordi Mollà (Colombiana), Karl Urban (Star Trek: En la oscuridad), Katee Sackhoff (Exorcismo en Georgia), Matt Nable (Asesinos de élite), Dave Bautista (El hombre de los puños de hierro) y Raoul Trujillo (Cowboys & Aliens).

Otro de los estrenos interesantes es Tú eres el siguiente, cinta de terror psicológico de 2011 acerca de una familia que es atacada por un grupo de asesinos durante una escapada familiar. Atrincherados en una casa, intentará sobrevivir como pueden. Pero con lo que no contaban los atacantes es con la presencia de la novia de uno de los hijos, cuyo traumático pasado la ha fortalecido y preparado para una situación tan traumática como esta. Ganadora de varios premios en certámenes especializados, está dirigida por Adam Wingard (Pop Skull) y cuenta en su reparto con Sharni Vinson (Step Up 3D), Nicholas Tucci (Choose), Wendy Glenn (Mercy), Aj Bowen (The House of the Devil), Joe Swanberg (Silver bullets), Margaret Laney (Absence) y Amy Seimetz (serie The Killing).

Muy alejado de estas dos propuestas es Cruce de caminos, intenso drama policíaco que transcurre a lo largo de 15 años y en el que los protagonistas son un habilidoso motorista de una feria ambulante y un ambicioso policía de un departamento corrupto. Sus caminos se cruzarán cuando el primero decida dejar su vida y empezar a robar bancos para poder darle un futuro al hijo que ha tenido con un antigua amante. Dirigida por Derek Cianfrance (Blue Valentine), quien también participa en el guión, la historia está protagonizada por Ryan Gosling (Los idus de marzo), Bradley Cooper (R3sacón), Eva Mendes (Sólo una noche), Rose Byrne (serie Daños y perjuicios), Ray Liotta (Mátalos suavemente) y Bruce Greenwood (El vuelo), entre muchos otros.

El último de los estrenos que nos llega desde Estados Unidos es Atrapada en la oscuridad, un thriller de corte clásico en el que una joven reportera gráfica huye de todo y se instala en un ático en Nueva York tras sufrir un acontecimiento traumático. Los problemas comenzarán cuando un criminal averigüe que en su piso se esconde una fortuna. Joseph Ruben (Durmiendo con su enemigo) es el encargado de dirigir un reparto encabezado por Michelle Monaghan (La conspiración del pánico), Michael Keaton (Batman), Barry Sloane (serie Revenge), Andrew W. Walker (Dark Canyon) y Kaniehtiio Horn (serie Defiance).

Por su parte, el cine español de ficción tiene un representante, Barcelona nit d’estiu, primera película de Dani de la Orden que, con el paso del cometa Rose el 18 de agosto de 2013 como telón de fondo, narra 6 historias de amor que comenzaron ese día. Es, por tanto, una película romántica en la que diversas historias tienen lugar y, por tanto, cuenta con numerosos actores, entre los que se hallan Joan Dausà (serie Arròs Covat), Jan Cornet (La piel que habito), Sara Espígul (Menú degustació), Miki Esparbé (serie Palomitas) y Pau Roca (Fin de curso).

Seguimos en Europa, aunque fuera de nuestras fronteras. La piedra de la paciencia es una co producción entre Alemania, Francia y Reino Unido de 2012 que cuenta una historia anónima de dolorosos recuerdos. Una mujer que debe cuidar de sus dos hijos y de un marido en coma mientras sobrevive en un pueblo devastado por la guerra decide empezar a seguir el consejo que una tía suya le dio hace tiempo: contar sus penas, sus pensamientos y sus frustraciones a la piedra de la paciencia. Surge así un monólogo en el que no solo liberará emociones reprimidas, sino recuerdos que han marcado su propia historia. Este intenso drama está dirigido por Atiq Rahimi (Khakestar-o-khak) y protagonizado por Golshifteh Farahani (Red de mentiras), Hamid Djavadan (8th wonderland), Hassina Burgan, Massi Mrowat y Mohamed Al Magharaoui.

Hace unos meses se estrenó en España La aventuras de Los Cinco, primera adaptación de la famosa serie literaria juvenil. Pues bien, hoy llega a nuestras pantallas su continuación Los Cinco y el misterio de la joya escondida, de nuevo con producción alemana y con dirección de Mike Marzuk (Sommer). En esta ocasión, el grupo de cuatro amigos, acompañados por su inseparable perro, comenzarán su aventura cuando decidan irse de acampada sin la compañía de un adulto. Durante este tiempo conocerán a un extraño chico del que intentan deshacerse. Sin embargo, uno de los miembros del grupo es secuestrado, por lo que tendrán que unir fuerzas para encontrarlo y revelar los motivos de sus captores. Aventura y diversión para los más pequeños que está protagonizada por los mismos chicos de la primera parte, es decir, Valeria Eisenbart (Vicky el vikingo y el martillo de Thor), Quirin Oettl, Justus Schlingensiepen y Neele-Marie Nickel, a los que se suman Kristo Ferkic (Henri 4) y Sebastian Gerold (Abaron), entre otros.

De Rusia procede la siguiente película, Betrayal (Traición), drama de 2012 que presenta a un hombre y una mujer aparentemente desconocidos. Sin embargo, ella lo sabe todo de él, incluyendo la infidelidad de su esposa. Aunque al principio él no lo cree, las pruebas irrefutables le obligan a aceptarlo, iniciándose entonces un recorrido emocional entre el amor y el odio, el dolor y la ira, la pasión y la sed de venganza, en el que ni siquiera la muerte supone el final del camino, sino simplemente una etapa más. Kirill Serebrennikov (Ragin) es su director, mientras que el reparto principal está compuesto por Albina Dzhanabaeva, Dejan Lilic (Odmazda), Svetlana Mamresheva y Franziska Petri (Für Miriam).

Y para concluir, dos documentales de índole muy distinta. Uno de ellos es Storm Surfers 3D, cinta que como su propio nombre indica gira en torno al mundo del surf, aunque desde una perspectiva algo diferente. Dirigida por Justin McMillan y Christopher Nelius (Storm Surfers, Dangerous Banks), esta película, nueva entrega de una serie centrada en los veteranos surfistas Tom Carroll y Ross Clark-Jones, sigue a los protagonistas en su búsqueda de la ola perfecta en el océano Atlántico y de esa adrenalina que provoca el peligro, utilizando para la ocasión lo último en tecnología tridimensional.

El otro largometraje de no ficción es La plaga, co producido entre España, Alemania y Francia. Su argumento se centra en un luchador de lucha libre que se ve obligado a trabajar como jornalero para un agricultor de producción ecológica. Las vidas de estos dos hombres tan distintos se irán entretejiendo y mezclándose con las de otros personajes que aparecen en sus vidas, como una mujer mayor obligada a ingresar en una residencia de ancianos, una prostituta que pierde clientes y una enfermera filipina que acaba de aterrizar en el país. La cinta está dirigida por Neus Ballús (Immersion).

Vuelve la tripulación de la nave Enterprise… vuelve el villano favorito


Estrenos 5julio2013Al igual que ocurrió hace un par de semanas, la ciencia ficción y la animación acaparan casi toda la atención de los estrenos del viernes 5 de julio. Y al igual que hace dos semanas, los títulos forman parte de una historia reciente y clásica que buscan no solo atraer la atención de los más fieles seguidores, sino ampliar su campo de acción a nuevos nichos en estos tiempos de crisis que vivimos. Y también como ocurrió hace un par de viernes, llegan arropados por una serie de títulos independientes y europeos que harán las delicias de aquellos que busquen algo más que los grandes blockbusters del verano.

Desde luego, el estreno más esperado es el de Star Trek: En la oscuridad, secuela del reinicio dirigido en 2009 por J. J. Abrams (Super 8), quien también se hace cargo de este film antes de meterse en faena con la séptima parte de la saga Star Wars. El argumento de esta segunda parte da inicio cuando la tripulación de la nave Enterprise recibe la orden de regresar a casa. Es en ese momento cuando una fuerza especialmente dotada para la destrucción hace saltar por los aires la Flota y todo lo que representa. Comenzará entonces una persecución, una partida de ajedrez a vida o muerte, en la que todo será puesto a prueba. Señalar que el regreso es completo, desde los componentes formales que Abrams aportó a la serie hasta los actores y guionistas. Los habituales colaboradores del director, Roberto Orci y Alex Kurtzman (serie Fringe), se han encargado del guión junto a Damon Lindelof (Prometheus), mientras que frente a las cámaras tenemos a Chris Pine (Esto es la guerra), Zachary Quinto (Margin Call), Zoe Saldana (Colombiana), Karl Urban (Dredd), Simon Pegg (Misión Imposible: Protocolo fantasma), John Cho (serie FlashForward), Anton Yelchin (Noche de miedo) y Bruce Greenwood (El vuelo) como rostros conocidos. A estos habría que sumar la incorporación de Benedict Cumberbatch (serie Sherlock) como el villano de la función.

El otro gran estreno es, como ya hemos dicho, otra secuela, en este caso la de Gru 2: Mi villano favorito. En esta ocasión el protagonista de la cinta de animación, quien es de paso el mayor villano de todos los tiempos, deja su carrera como criminal internacional para hacerse cargo de las tres niñas que adoptó en la primera parte y para ayudar a una organización secreta a salvar el mundo. Repiten en este film dirigido especialmente a los más pequeños los directores de la primera entrega, Pierre Coffin y Chris Renaud, así como las principales voces del reparto original, Steve Carell (Crazy, Stupid, Love), Kristen Wiig (La boda de mi mejor amiga), Miranda Cosgrove (School of rock) y Russell Brand (Arthur), incorporándose además Benjamin Bratt (El mensajero) y Steve Coogan (Ruby Sparks), entre otros.

Dejando de lado los estrenos estadounidenses hay que destacar el regreso del director italiano Giuseppe Tornatore (Cinema Paradiso). Bajo el título La mejor oferta se presenta al espectador la vida de un experto en arte y agente de subastas que vive sus días en soledad y ajeno a sentimientos afectivos. Sin embargo, su rutina dará un vuelco cuando una joven con un extraño problema psicológico que le impide relacionarse le contrate para tasar unas obras que ha heredado de su familia. Drama romántico que está escrito por el propio Tornatore y que cuenta con un reparto verdaderamente atractivo: Geoffrey Rush (El discurso del rey), Jim Sturgess (Un amor entre dos mundos), Donald Sutherland (Los juegos del hambre), Sylvia Hoeks (Tirza) y Liya Kebede (El buen pastor).

Otro de los títulos interesantes es la coproducción de 2012 entre Canadá y Reino Unido titulada Hijos de la medianoche. Dirigida por la directora india Deepa Mehta (autora del film nominado al Oscar en 2007 Agua), y basada en la novela homónima de Salman Rushdie, la historia gira en torno a dos personajes que en el día de su nacimiento, la misma fecha en que India logró la independencia de Gran Bretaña, son intercambiados. Él, de familia rica, es entregado a una mujer pobre, cuya hija es entregada a los anteriores. Sus vidas quedarán vinculadas de tal modo que participarán en la tumultuosa vida del país. El reparto principal está integrado por Satya Bhabha (Scott Pilgrim contra el mundo), Shahana Goswami (Game), Rajat Kapoor (Apna Asmaan), Seema Biswas (Company) y Shriya Saran (Kutty).

Desde Canadá también nos llega El vendedor, película producida en 2011 y que supone el debut en el largometraje de Sébastien Pilote, autor también del guión. El argumento, como el propio título indica, gira en torno a un vendedor de coches en una ciudad industrial. Es el mejor en lo suyo y las únicas preocupaciones que tiene son su hija y su nieto. Sin embargo, el cierre de una fábrica le llevará a intentar vender los últimos coches que le quedan, algo que logrará con uno de los ex empleador de dicha industria. La venta desatará una serie de consecuencias que el propio vendedor no está preparado para asumir. Gilbert Sicotte (Les grands enfants), Nathalie Cavezzali (Les immortels), Jeremy Tessier y Jean-François Boudreau (El atraco del siglo) son los principales intérpretes.

Para finalizar, otro film del 2011, en esta ocasión procedente de Sudamérica, concretamente de Brasil, Chile y Argentina. Su título es Violeta se fue a los cielos, y narra la vida de la cantautora chilena Violeta Parra a través de los recuerdos que los hombres más importantes en su vida le han dejado, así como la influencia que han tenido en su arte y su forma de entender la vida. Basado en el libro de Ángel Parra, hijo de la cantautora, cuenta con un reparto integrado por Francisca Gavilán (Ulises), Thomas Durand (No toques el hacha), Christian Quevedo (Mala leche), Gabriela Aguilera (Mujeres infieles) y Roberto Farías (La buena vida).

La justicia, el amor y la intriga acaparan los estrenos en España


Semana tras semana, el verano cinematográfico deja paso a la época de proyectos más sólidos dramáticamente hablando y más intensos en un sentido emocional. Atrás quedan los aparatosos efectos digitales, las superproducciones o las comedias sin sentido… o casi. Lo cierto es que, aunque ya hay títulos que se revelan como “serios”, todavía hay lugar para propuestas de entretenimiento puro, y en este sentido el fin de semana del 7 de septiembre es un ejemplo claro, uniendo adaptaciones de cómic con intensas historias dramáticas e intrigas que mezclan pasado y presente.

Sin ir más lejos, uno de los títulos más llamativos es la nueva adaptación de las aventuras futuristas del Juez Dredd. Aunque no es la primera vez que visita las pantallas (en 1995 lo hizo con el rostro de Sylvester Stallone), sí es la primera vez que lo hace en 3D, una técnica que se presume importante para la historia que aborda. Dredd 3D cuenta la lucha de dos policías/jueces/ejecutores que, en un lejano futuro en el que la Humanidad vive en ciudades donde la única ley es la de estos jueces, deben hacer frente a la amenaza de una mujer que controla toda la distribución de una potente droga nueva capaz de alterar la percepción del tiempo. Dirigida por Pete Travis (Endgame), tiene como principal protagonista a Karl Urban (Star Trek), al que acompañan Olivia Thirlby (La hora más oscura) y Lena Headey (300) como principales reclamos. Acción, efectos y mucha violencia son las cartas de presentación de esta nueva versión.

Para los amantes de la comedia romántica llega a las pantallas españolas Eternamente comprometidos, un nuevo producto de la mano de Judd Apatow (Virgen a los 40) dirigido por Nicholas Stoller (Paso de ti) en el que se narra las dificultades de una pareja para casarse después de haberse comprometido poco tiempo después de empezar a salir, lo que generará las dudas acerca de la idoneidad de su relación. Con Jason Segel (Lío embarazoso) como protagonista y co-guionista junto al director, el rostro femenino lo pone Emily Blunt (La pesca del salmón en Yemen), mientras que secundarios como Chris Pratt (Dime con cuántos), Alison Brie (Scream 4) o Rhys Ifans (The amazing Spider-man) completan el reparto.

El otoño cinematográfico se estrena con uno de los dramas más intensos que veremos en las pantallas, o al menos así se anuncia. The deep blue sea, adaptación de la obra de teatro de Terence Rattigan, narra el escandaloso romance entre la mujer de un juez del Tribunal Supremo y un ex piloto de la RAF en plenos años 50 del pasado siglo. Dirigida por Terence Davies (La casa de la alegría), autor también del guión, la pareja protagonista está formada por Rachel Weisz (El legado de Bourne) y Tom Hiddleston (Thor), a los que acompañan actores como Simon Russell Beale (Persuasión) y Ann Mitchell (Asesinato por decreto). Los amantes del drama y de las historias de amor imposibles encontrarán en ella un título imprescindible.

La propuesta terrorífica llega de la mano de una nueva posesión demoníaca/infernal con una historia verídica como base argumental. Bajo el título The possession y con un cartel ciertamente perturbador, la historia sigue los desesperados intentos de un padre por encontrar el mal que afecta a su hija después de que esta abra una caja en la que, al parecer, estaba escondido un demonio que debe ser devuelto a la caja antes de que consuma a la pequeña. Atmósfera asfixiante y momentos de terror que los seguidores del género disfrutarán de lo lindo en esta película de Ole Bornedal (La sustituta) que protagonizan Jeffrey Dean Morgan (La víctima perfecta), Natasha Calis (serie La tapadera), Kyra Sedgwick (Phenomenon), Jay Brazeau (Insomnio) y Madison Davenport (Parasomnia).

Aunque sin duda uno de los estrenos más comentados es el de Todos tenemos un plan, lo nuevo de los responsables de El secreto de sus ojos (2009) con Viggo Mortensen (La carretera) y Soledad Villamil (No sos vos, soy yo) como principales protagonistas. Esta intriga gira en torno a un hombre que, aburrido de su vida y deseando escapar de su rutina, se hace pasar por su hermano gemelo, muerto poco tiempo antes, y se va a vivir al Delta del Tigre, zona en la que ambos vivieron de pequeños y en la que su hermano tenía negocios criminales en los que el protagonista se verá envuelto de forma involuntaria. Dirige el conjunto la debutante en el largometraje Ana Piterbarg, autora del guión, y entre el reparto también se hallan nombres como el de Daniel Fanego (Rehén de ilusiones), Javier Godino (La voz dormida) y Sofía Gala (Tetro).

Otro thriller con tintes románticos, aunque este ambientado en la II Guerra Mundial poco antes del ataque a Pearl Harbor, lleva por título Shangai. Esta producción del 2010 está dirigida por Mikael Håfström (El rito) y sigue la investigación de un agente secreto en la China ocupada por los japoneses en torno a la muerte de un compañero y amigo. Las pesquisas le llevan hasta un jefe de la mafia y su bella mujer, con la que empezará un juego amoroso que pondrá a prueba sus lealtades y la resolución del misterio. John Cusack (El enigma del cuervo), Chow Yun-Fat (Tigre y dragón), Ken Watanabe (Origen) y Gong Li (La linterna roja) son sus principales protagonistas, a los que cabe añadir secundarios como David Morse (Contact), Franka Potente (Corre Lola, Corre) y Jeffrey Dean Morgan.

Para aquellos que busquen una distracción en su sentido más puro llega a España Step Up: Revolution, nueva entrega de la saga de baile en la que la música, los bailarines y las coreografías imposibles buscan como excusa de su existencia una historia lo más sencilla, típica y previsible posible. En este caso es la llegada de la hija de un acaudalado hombre de negocios a Miami con el sueño de convertirse en bailarina. Una vez en la ciudad conocerá (y se enamorará) a un joven líder de una banda de baile que ansía ganar un concurso y lograr así un patrocinador que les lleve a la fama. Scott Speer (The LXD: The secrets of the Ra) es su director, mientras que Cleopatra Coleman (serie Vecinos), Misha Gabriel Hamilton (Clerks II), Ryan Guzman, Michael ‘Xeno’ Langebeck y Stephen Boss (Step Up 3D) son algunos de los bailarines del reparto.

También vuelve este fin de semana José Luis Garci, y lo hace reviviendo a un personaje que vuelve a estar muy de moda en los últimos años: Sherlock Holmes. Con Holmes & Watson: Madrid days, el director de El abuelo (1998) sitúa al inmortal investigador privado y a su compañero en el Madrid de Benito Pérez Galdos debido a una serie de asesinatos que podrían haber sido cometidos por Jack el destripador. Gary Piquer (Mal día para pescar) y José Luis García Pérez (Desechos) forman la pareja protagonista, mientras que Leticia Dolera (De tu ventana a la mía), Macarena Gómez (Verbo), Manuela Velasco (Amigos…), Carlos Hipólito (Amores locos) y José Corbacho (Los límites del control) dan vida a otros personajes relevantes de la trama.

Desde Alemania llega El río que era un hombre, producción del 2011 dirigida por Jan Zabeil, quien debuta así en el largometraje. La historia gira en torno a la odisea personal de un hombre que se queda solo en medio de un territorio virgen de Botswuana después de que el anciano pescador que le guiaba muera. Tras días librando una batalla con la muerte, el joven llega a un poblado en el que, lejos de mejorar, deberá hacer frente a nuevas dificultades que amenazan con hacerle perder el control. Alexander Fehling (Malditos bastardos) es el principal protagonista de este drama en el que también participan Sariqo Sakega y Obusentswe Dreamar Manyim.

Por último, en el ámbito del documental nos llega Sólo es el principio, historia francesa del 2010 dirigida por Pierre Barougier (Nous resterons sur Terre) y Jean-Pierre Pozzi, quien debuta de esta forma en este formato, que gira en torno a la importancia de la educación desde las edades más tempranas siguiendo varias clases de filosofía para niños en las que éstos, con edades comprendidas entre los tres y los cuatro años, expresan sus impresiones sobre el amor, la felicidad, la muerte, la inteligencia, …, obligándoles a pensar y reflexionar por sí mismos.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: