‘Mud’: el río se lleva la inocencia de la juventud


Matthew McConaughey es el protagonista de 'Mud', de Jeff Nichols.Con tan solo tres películas el director y guionista Jeff Nichols, cuyo anterior trabajo fue la espléndida Take Shelter (2011), ha demostrado ser una de las conciencias creativas más profundas del actual panorama cinematográfico. Su última propuesta, todo un estudio acerca de la madurez humana y el despertar de la inocencia infantil, no solo mantiene la calidad ya atesorada, sino que descubre al espectador la complejidad de la naturaleza humana, de los sentimientos y, casi por encima de todo, la calidad interpretativa de sus protagonistas.

Sí, la historia es simplemente brillante. Sí, la forma de narrar la idea central de la trama es hermosa en su forma y enternecedora en su fondo. Pero con todo y con eso, cuando se encienden las luces de la sala el espectador solo puede pensar en una cosa: ¿de verdad que el protagonista es Matthew McConaughey (Sahara)? El cambio ha sido drástico pero acertado. El actor, encasillado desde hace tiempo en una cara bonita ideal para protagonizar cintas de dudosa calidad (salvo honrosas excepciones), ya lleva algún tiempo eligiendo meticulosamente los papeles a interpretar, y en Mud simplemente lo borda. Su forma de afrontar un personaje ambiguo, capaz de mentir incluso cuando se trata de sus sentimientos pero guiado siempre por un amor malsano, es magistral. Las miradas, sus constantes dudas y esa falsa voluntad que le mueve en la consecución de su objetivo son las herramientas con las que el actor logra componer un personaje complejo, una especie de versión adulta de la otra sorpresa del film, Tye Sheridan, uno de los chicos en El árbol de la vida (2011).

Y es que ambos personajes se mueven por un mismo ideal: el amor. Da igual que sea correspondido o no; da igual que les introduzca en una caótica espiral de la que nunca tendrán el control. Ambos personajes actúan impulsados por sus respectivos enamoramientos, y por eso conectan tan bien en pantalla. Y ambos sufren, del mismo modo, un despertar emocional de una forma algo cruel. En este sentido hay que reseñar que el film no trata, en el fondo, acerca del amor o del romance. Esta es una historia sobre la madurez, sobre la pérdida de todo aquello que nos ata a una etapa de nuestra vida que hay que dejar atrás. Todo lo que acontece remite indudablemente a la infancia, que queda plasmada en esa casa en el río que es destruida al final del film, y en ese propio río que arrastra todo a su paso como si del caudal de la vida se tratara. Un simbolismo tan sencillo como bello.

No hay que tener miedo a decirlo. Mud es un film excepcional, muy completo y complejo. Tal vez este sea su mayor defecto (si no contamos lo desaprovechado que está Michael Shannon), pues obliga al espectador a prestar atención a todas las sutiles miradas, a todos los elocuentes silencios que hay en el relato. No es una película intimista, sino emotiva. No busca remover la conciencia del espectador, sino sus recuerdos. Es, en definitiva, una historia de madurez, de evolución humana. Una historia universal en la que poco importa la edad que se tenga, pues antes o después es necesario dejar ese idealismo romántico y utópico para aterrizar en el mundo real.

Nota: 8,5/10

El atractivo de la juventud y de la madurez, entre fraudes y venganzas


¿Podrá alguno de los estrenos de este 5 de octubre arrebatar el primer puesto de la taquilla a la española Las aventuras de Tadeo Jones? Esa es la pregunta que cabe hacerse tras observar semana tras semana los magníficos resultados que está obteniendo la cinta de animación. Y no será por no tener competencia. En concreto, este viernes llega a las pantallas de nuestro país cintas con tramas de lo más variadas, con actores capaces de atraer a todo tipo de públicos y con un claro sabor español en buena parte de ellos.

Uno de dichos estrenos es El fraude, debut en el largometraje de Nicholas Jarecki, productor ejecutivo de Los confidentes (2008). La historia, que también firma Jarecki, sigue a un magnate norteamericano cuya vida parece, de cara al exterior, perfecta en el plano familiar y empresarial. Sin embargo, la realidad es que un fraude le obliga a vender su imperio lo antes posible y que posee una amante. Todo su mundo se tambalea cuando un sangriento accidente amenaza con descubrir su doble moral. Con Richard Gere (La sombra de la traición) como principal protagonista, este thriller con toques dramáticos cuenta con nombres del calibre de Susan Sarandon (The lovely bones) o Tim Roth (serie Miénteme), además de Brit Marling (Sound of my voice) y Laetitia Casta (La guerra de los botones) entre otros.

Otro que regresa a la gran pantalla es Liam Neeson (Battleship), y lo hace de la mano del incombustible Luc Besson (El quinto elemento), quien escribe el guión de Venganza: Conexión Estambul, secuela de aquella Venganza que llegara a las pantallas en 2008. Como su propio nombre indica, el film transcurre en la ciudad turca, y como mucha gente se imaginará repite a grandes rasgos los patrones que dieron cierto éxito a la primera entrega (al menos el suficiente para hacer una continuación). La trama retoma el final del primer film para mostrar al protagonista disfrutando de unas vacaciones en Estambul antes de que su mujer sea secuestrada. Mientras él intenta rescatarla, su hija deberá luchar por su vida huyendo de los mismos sicarios que han perpetrado el secuestro. Repiten todos los protagonistas, es decir, Neeson, Maggie Grace (MS1: Máxima seguridad) y Famke Janssen (X-Men), aunque esta vez lo hacen bajo la dirección de Olivier Megaton (Colombiana).

Pero no son solo los actores veteranos o maduros los que piden paso este fin de semana. El público juvenil femenino también tiene su oferta cinematográfica, representada en esta ocasión por dos títulos de lo más dispar. En primer lugar, llega Bel Ami, historia de un seductor, un intento más de Robert Pattinson por dejar a un lado su papel de vampiro y demostrar que tiene algo más que ofrecer que el estrellato juvenil. Que lo consiga o no está en manos de los espectadores. Por ahora, la propuesta sigue a un joven apuesto en el París del siglo XIX. Su encanto personal le abre puertas muy rápidamente, lo que utiliza para ascender de forma vertiginosa en la estructura social, aunque para ello debe dejar atrás sus principios morales. Basada en la famosa novela de Guy de Maupassant, este drama romántico de época está dirigido a cuatro manos por Declan Donnellan y Nick Ormerod, ambos debutantes en el largometraje. Por supuesto, el principal atractivo es Pattinson, aunque el resto del reparto también destaca: Uma Thurman (Ceremony), Kristin Scott Thomas (La pesca del salmón en Yemen) y Christina Ricci (Casper).

En segundo lugar, se estrena Magic Mike, lo nuevo del siempre interesante Steven Soderberg (Indomable), una historia de strippers y sueños rotos que tantas veces se ha narrado en Hollywood. En esta ocasión, el protagonista es un joven que durante el día busca encontrar su camino en la vida y por la noche se desnuda ante un público femenino que, con los años, le ha convertido en una estrella. Todo cambia cuando conoce a un joven al que decide instruir y a la hermana de este, quien le hace cambiar su forma de ver el mundo. Channing Tatum (Infiltrados en clase), que fue stripper en su juventud, da vida al protagonista, aunque no es el único guapo/guapa del reparto: Matthew McConaughey (The paperboy), Olivia Munn (Tentación en Manhattan) y Alex Pettyfer (In Time) completan el reparto principal de esta comedia.

Terminamos el ciclo norteamericano con la nueva entrega de la saga de zombis más famosa de la actualidad. Resident Evil: Venganza supone la quinta película de la serie y, como no podía ser de otro modo, cuenta con Milla Jovovich (Los tres mosqueteros) como protagonista. El argumento comienza con la huida de la heroína de una instalación donde se sigue desarrollando el virus que convierte a los humanos en zombis, y donde inicia también una búsqueda de respuestas que le llevará por todo el mundo hasta descubrir una verdad que cambiará para siempre su forma de ver la realidad y de entender todo lo que ocurre a su alrededor. Acción, violencia y sangre (más que terror en sí) son los ingredientes de este film que dirige Paul W. S. Anderson, responsable del inicio de la saga en 2002, y que cuenta además con Sienna Guillory (Corazón de tinta), Michelle Rodriguez (Invasión a la Tierra) y Aryana Engineer (La huérfana).

Por otro lado, aquellos que busquen propuestas europeas o nacionales hoy viernes pueden elegir entre numerosas películas. Una de ellas es 7 días en La Habana, una coproducción hispano francesa que sigue la línea iniciada por Paris, je t’aime (2006) y continuada por New York, I love you (2009). En esta ocasión, como es evidente, los cortometrajes de los directores tratan de mostrar el carácter único de la capital cubana a través de sus barrios, su diversidad cultural, … Laurent Cantet (La clase), Benicio Del Toro (Salvajes), Julio Medem (Caótica Ana), Elia Suleiman (Cyber Palestine), Juan Carlos Tabío (El cuerno de la abundancia), Pablo Trapero (Elefante blanco) y Gaspar Noé (Enter the Void) son los encargados de dirigir las historias cortas, protagonizadas entre otros por Josh Hutcherson (Los juegos del hambre), Daniel Brühl (Eva), Emir Kusturica (El caso Farewell) y Jorge Perugorría (La mala).

Baztan es el título de la ópera prima de Iñaki Elizalde protagonizada por un puñado de actores españoles conocidos, como es el caso de Carmelo Gómez (Silencio en la nieve), Unax Ugalde (Tequila), Kandido Uranga (Vacas) y Joseba Apaolaza (Arriya). La historia de este drama sobre personas y personajes, como él mismo se define, sigue a un equipo de rodaje que viaja hasta el valle de Baztan para hacer una película sobre unos acontecimientos que ocurrieron en el siglo XVII. Durante su estancia allí comprobarán que los recelos sociales y la discriminación racial siguen muy presentes, así como las voces en contra y las consecuencias de este carácter.

El último de los estrenos pertenece al género documental. Zuloak, dirigido por Fermín Muguruza (Checkpoint Rock: Canciones desde Palestina), sigue la trayectoria de la banda que da nombre al film, integrada exclusivamente por mujeres. La película sirve, sin embargo, para reivindicar un tipo de música realizada en el País Vasco, así como a todas las artistas que siguen produciendo música en la región.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: