‘Un don excepcional’: una normalidad extraordinaria


Hay historias tan simples y tan conocidas que contarlas puede ser un ejercicio mucho más difícil que cualquier superproducción de Hollywood. Historias en las que prima, ante todo, los personajes, la sensibilidad y eso tan complejo y a la vez necesario que es el equilibrio entre drama y comedia. Lo nuevo de Marc Webb ((500) Días juntos) es el último ejemplo de una lista de feel good movies que suelen dejar en el espectador una enternecedora y algo ñoña sonrisa durante varios días.

Desde luego, si lo que se busca es algo original, diferente y con giros argumentales profundos que se abstenga siquiera de comenzar a ver el ajustado metraje de Un don excepcional. Su argumento, lineal y previsible, apenas busca ofrecer algo nuevo con respecto a otras historias similares. Es más, si no fuera por el director y el reparto posiblemente estaríamos ante algún telefilm de sobremesa con ínfulas de película comercial. Pero algo tiene, y algo importante: es consciente de lo que es y lo explota hasta sus últimas consecuencias.

Y es aquí donde marca las diferencias. La labor de Webb tras las cámaras y con el excelente reparto con el que cuenta es brillante, aprovechando el academicismo formal para exponer una historia de la forma más clásica y efectiva posible. Todos los actores, incluido un Chris Evans que deja a un lado el traje del Capitán América y que parece mostrar un registro algo más amplio que el puro músculo, son conscientes de su lugar en la trama y aprovechan ese espacio para mostrar lo mejor de sí mismos. Pero ante todo está la trama, capaz de utilizar los cánones más tópicos de este tipo de historias para ofrecer al espectador algunos rincones irónicos y un personaje, el de la niña interpretada por Mckenna Grace (Russell Madness), tan encantador como entrañable.

Así, Un don excepcional logra no solo no aburrir con un desarrollo cuyo final parece conocerse de antemano, sino que logra sacar un rédito extraordinario a los pocos huecos para la originalidad que deja la historia. Huecos rellenados con la ironía de unos personajes que parecen estar de vuelta de todo; huecos rellenados con un cierto trasfondo emocional de los protagonistas que explica algunos aspectos de la trama poco claros; y huecos rellenados, en definitiva, con esa conciencia fílmica de ser una producción para hacer sentir bien al espectador. Nada más y nada menos, que en los tiempos que corren no es precisamente poco. Tal vez no sea la película del año, pero desde luego que es una de las obras más sinceras, divertidas, enternecedoras y atractivas de las últimas semanas.

Nota: 7/10

Anuncios

‘Gru’ llega por tercera vez el día que Vigalondo se vuelve ‘Colossal’


El último viernes de junio va a dar paso, sin duda, a un fin de semana para los más pequeños de la casa. Y es que el principal estreno de este día 30 es la continuación de una de las sagas más rentables y conocidas de la animación actual, que no solo ha dejado millones en la taquilla sino que ha generado toda una corriente de merchandising con unos personajes que, gusten más o menos, ya forman parte del imaginario colectivo. No es la única novedad, por supuesto. Ciencia ficción, drama y comedia acaparan un buen puñado de títulos.

Pero comencemos por Gru 3, mi villano favorito, tercera entrega de la saga de Illumination dirigida por Kyle Balda y Pierre Coffin, autores de Los minions (2015), el spin off de esta serie de aventuras con dosis de comedia y de acción que, en esta ocasión, narra cómo el protagonista, después de ser expulsado de la Liga de Anti-Villanos por fallar en una de las misiones, se encuentra de forma casi inesperada con un hermano gemelo del que no conocía su existencia y quien quiere unirse a él para dar el golpe definitivo y convertirse en una pareja de supervillanos. Entre las voces en su versión original encontramos las de Steve Carell (La gran apuesta), Kristen Wiig (Cazafantasmas), Trey Parker (Baseketball), Miranda Cosgrove (Presencias misteriosas), Steve Coogan (La excepción a la regla) y Julie Andrews (Rompedientes).

Muy diferente es Colossal, nueva cinta escrita y dirigida por Nacho Vigilando (Open Windows) cuya historia, a medio camino entre la ciencia ficción y la comedia, arranca cuando una joven decide abandonar Nueva York y volver a su ciudad natal después de perder su trabajo y a su novio. Y mientras ella busca un nuevo sentido a su vida, Seúl es atacada por un monstruo. La joven comprenderá poco a poco que, de algún modo, está conectada con los acontecimientos a través de su mente. El reparto está encabezado por Anne Hathaway (El becario), Jason Sudeikis (El héroe de Berlín), Dan Stevens (serie Legión), Austin Stowell (El puente de los espías) y Tim Blake Nelson (Cuatro Fantásticos).

El tercer estreno estadounidense es Un don excepcional, drama dirigido por Marc Webb (The Amazing Spider-man 2: El poder de Electro) que gira en torno a un hombre soltero que tiene a su cargo a su sobrina, una niña prodigio que pronto empieza a destacar en matemáticas, lo que provocará una lucha por la custodia entre el hombre y su madre, que tiene planes para su nieta. Chris Evans (Capitán América: Civil War), Mckenna Grace (Independence Day: Contraataque), Jenny Slate (serie House of lies), Octavia Spencer (Figuras ocultas) y Lindsay Duncan (Alicia a través del espejo) son los principales actores.

La comedia es el género protagonista de Una noche con mi exsuegro, film norteamericano dirigido por Gavin Wiesen (El arte de pasar de todo) que arranca con la incómoda cena a la que asiste un joven músico con los padres de su novia. Todo lo que puede salir mal sale mal, y poco tiempo después la chica le deja. Un buen día el padre de ella, un ocupado hombre de negocios, se presenta en la puerta del chico solicitando su ayuda para encontrar a la joven, que parece haber desaparecido, iniciando de este modo un viaje que podría desembocar en una extraña amistad. El reparto está encabezado por J.K. Simmons (El contable), Emile Hirsch (Just Jim), Analeigh Tipton (Lucy) y Meta Golding (The Fix).

Corea del Sur y Estados Unidos colaboran en Okja, aventura dramática con dosis de acción escrita y dirigida por Bong Joon-ho (Snowpiercer) que llega a Netflix el 28 de junio, y cuya trama comienza cuando una niña debe huir con su mejor amigo, un enorme animal perseguido por las grandes compañías para experimentar con él y utilizarlo como alimento. A través de su viaje la pequeña se verá obligada a madurar al descubrir lacras como los alimentos modificados genéticamente, el ecoterrorismo o la obsesión por las marcas y la imagen. Entre los actores encontramos a Ahn Seo-Hyun (Man-seu-teo), Tilda Swinton (Doctor Strange), Jake Gyllenhaal (Life), Lily Collins (Un invierno en la playa), Paul Dano (La juventud), Steven Yeun (serie The walking dead) y Giancarlo Esposito (serie Érase una vez).

La producción española tiene como uno de sus representantes la comedia Despido procedente, cinta que se centra en la difícil semana que vive un empresario de una multinacional, en la que además de enfrentarse a un compañero por un puesto de trabajo deberá lidiar con un desconocido que le acosa por la calle después de que le diera una indicación errónea, y por la que le reclama una indemnización. Basada en la historia titulada ‘El acosador’, de Juanjo Muñoz y Javier Pascual, la cinta está dirigida por Lucas Figueroa (Viral) y protagonizada por Imanol Arias (Anacleto: Agente secreto), Darío Grandinetti (Relatos salvajes), Hugo Silva (Tenemos que hablar), Luis Luque (Gato negro) y Miguel Ángel Solá (El corredor nocturno).

Muy diferente es el drama Verano 1993, producción española escrita y dirigida por Carla Simón, quien de este modo debuta en el largometraje. La trama gira en torno a una niña de 6 años cuya madre muere de sida, pasando a formar parte de la familia de sus tíos y su prima. El primer verano que pasa con ellos estará cargado de emociones que harán el cambio en su vida inolvidable. El reparto está encabezado por Bruna Cusí (serie Pulseras rojas), Laia Artigas, Paula Robles (serie Sol negro) y David Verdaguer (100 metros).

Entre el resto de estrenos europeos destaca la francesa Aurora, adaptación de la novela de Marie Desplechin que dirige Emilie Deleuze (Al amanecer) y cuya historia se centra en una adolescente de 13 años que se refugia en la música y en la banda de rock en la que toca para superar los problemas que tiene con su familia, los chicos y sus profesores. Entre los actores destacan los nombres de Philippe Duquesne (Tras la pared), Alex Lutz (París a toda costa), Tessa Blandin, Léna Magnien, Patricia Mazuy (Deux Rémi, deux) y Pauline Acquart (Los Feliz).

Desde Polonia llega Los últimos días del artista: Afterimage, última película del fallecido director Andrzej Wajda (Katyn) que aborda la vida y el proceso creativo del pintor vanguardista Wladyslaw Strzeminski, una de las figuras artísticas más importantes de la primera mitad del siglo XX en aquel país. La trama arranca cuando se niega a someter su arte al realismo social que impone Stalin en 1948. Perseguido y expulsado de la Universidad, comenzará una lucha contra la tiranía intelectual con la ayuda de sus alumnos. Boguslaw Linda (Kajinek), Aleksandra Justa (Ki) y Bronislawa Zamachowska (Sugihara Chiune) encabezan el reparto.

Polonia también está detrás, junto con Grecia, de Park, drama escrito y dirigido por Sofia Exarchou que supone su debut en el largometraje. La cinta aborda la vida de los jóvenes que viven aislados en la Villa Olímpica de los Juegos celebrados en Atenas en 2004, unas instalaciones en desuso y abandonadas que los chicos utilizan para pasar el tiempo celebrando una versión distorsionada de las pruebas deportivas. Unos jóvenes que crecen sin miedo a nada, pero que también buscan ser aceptados. El reparto cuenta con actores debutantes como Dimitris Kitsos, Enuki Gvenatadze y Dimitra Vlagopoulou, a los que se suman Lena Kitsopoulou (Parees) y Thomas Bo Larsen (La caza).

Fuera de las fronteras europeas destaca la cinta de animación japonesa En este rincón del mundo, adaptación del manga de Fumiyo Kono que, ambientado en 1944, narra cómo una joven de 18 años se ve obligada a casarse con un funcionario judicial del tribunal militar, trasladándose a vivir con la familia de este. Su vida transcurre de forma tranquila hasta que los alimentos comienzan a escasear y hasta que un amigo de la infancia la visita, despertando sentimientos que creía olvidados. La cinta está dirigida por Sunao Katabuchi (Arîte hime).

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: