‘The Honourable Woman’, thriller político en una miniserie de cine


Maggie Gyllenhaal es 'The Honourable Woman' en las tramas de espionaje de la miniserie.A medida que pasan los años, y el peso de las series de televisión es mayor tanto en el imaginario colectivo como en la escena audiovisual, es más evidente que su éxito se debe no solo al formato, idóneo en una sociedad con un déficit de atención creciente, sino a la calidad de tramas y personajes. Pero cada vez es más habitual encontrar cine en las series. Si alguien se pregunta qué diantres significa eso, que se acerque a una joya del thriller político titulada The Honourable Woman, miniserie escrita y dirigida por Hugo Blick (serie The shadow line) que se ha convertido en una de las últimas revelaciones de este 2014. Y la verdad es que nada en ella deja indiferente.

La historia de 8 episodios, con numerosos saltos temporales hacia el pasado, narra fundamentalmente la relación de dos hermanos judíos que dirigen una de las más importantes compañías del mundo cuyo objetivo, a través de sus proyectos, es crear por fin un puente entre Israel y Palestina, de modo que las fronteras, los odios y los rencores se difuminen. Motivados por el asesinato de su padre, del que fueron testigos cuando eran muy pequeños, sus esfuerzos se verán rápidamente envueltos en una maraña de confabulaciones, intereses políticos y espionaje internacional que les situará, además, en el punto de mira de aquellos que claman venganza por las atrocidades cometidas por su padre, cuyas acciones eran totalmente contrarias a las de sus hijos.

Pero esto es únicamente una visión general de lo que realmente cuenta The Honourable Woman. Su trama principal, que se puede decir que gira en torno al secuestro de un niño, está en realidad compuesta por un sinfín de desarrollos secundarios que generan una estructura sólida y compleja de la que es imposible escapar. La tela de araña creada alrededor de los personajes interpretados notablemente bien por Maggie Gyllenhaal (Hysteria) y Andrew Buchan (serie Broadchurch) es tan densa que cada diálogo, cada mirada, posee un significado propio, único y, sobre todo, muy revelador. Nada está dejado al azar, y desde luego nada ocurre por casualidad, a pesar de que la magnífica estructura narrativa, potenciada por el montaje de la serie, pueda sugerir lo contrario en alguna ocasión.

Gracias a dicha estructura, por cierto, la serie encuentra su propia personalidad para erigirse como un thriller en el que la política y el drama personal se unen en una armonía casi hipnótica. Dicho en pocas palabras, es una de esas series que piden a gritos más y más después de cada episodio, lo cual suele ser buena señal. La forma en que Blick presenta las diferentes intrigas políticas, y cómo posteriormente las va uniendo poco a poco, no trata en ningún momento de desafiar al espectador (es más, algunas conclusiones se obtienen mucho antes de que se desvelen en pantalla), sino más bien de hacerle partícipe de la odisea sufrida por el personaje de Gyllenhaal, quien casi sin darse cuenta se ve envuelta en las corruptelas provocadas, casi sin saberlo, por su propio hermano. A través de sus ojos el espectador vive un proceso de caos y destrucción en el que las venganzas, las ambiciones personales y los servicios secretos de medio mundo se dan cita. Es ese viaje, y los descubrimientos que depara, lo realmente fascinante de esta miniserie.

Reducir al máximo las debilidades

Claro que si la estructura dramática es esencial, los diálogos no lo son menos. En realidad, The Honourable Woman basa la mayor parte de sus fortalezas en ellos y en el trabajo previo realizado por el guionista, pues es gracias a la solidez de la historia en su conjunto que las conversaciones entre los personajes adquieren especial relevancia. El hecho de que las mentiras y los secretos gobiernen las vidas de todos los personajes (porque no son ellos los que dominan los secretos) dota a las frases de una importancia capital, obligando a prestar una atención insólita en el panorama actual de la televisión, haciendo partícipe al espectador de ese desarrollo en otro sentido.

Por supuesto, los actores tienen mucho que ver en todo esto. Ya hemos dicho que los hermanos protagonistas conforman una pareja insólita, férrea en sus convicciones pero sustentada en mentiras y secretos. Y si bien es cierto que algunas de sus posiciones respecto al desarrollo dramático pueden resultar un tanto extremas (lo que se viene a llamar “concesión dramática”), no lo es menos que gracias a ello enriquecen el trasfondo emocional de las venganzas que, en el fondo, están detrás de todo lo que se cuenta. Mención especial merece el rol de Stephen Rea (serie Utopía), veterano espía del MI6 con el que el actor compone un personaje fascinante, inteligente y calculador a pesar de su evidente apariencia de hombre gris y apático.

Todo ello no quiere decir, sin embargo, que no posea aspectos negativos. O mejor dicho, que debilitan ligeramente el conjunto. Curiosamente, el punto de partida de la trama resulta un tanto esquemático, realizado incluso con un montaje abrupto que permite únicamente apreciar con brocha gorda los acontecimientos. Igualmente, algunas tramas secundarias (muy secundarias) relacionadas con el niño secuestrado están planteadas de forma extremadamente simplista, en cierto modo porque físicamente no queda espacio en la trama para darle más peso específico. Más notable es la falta de profundidad en el trío romántico que se crea en la casa del personaje de Buchan, que queda relegado a una mera anécdota con resolución violenta y brutal.

Pero eso son, en realidad, meras anécdotas en un conjunto que más que una serie o una miniserie, es una película muy larga. The Honourable Woman se convierte así en un thriller capaz de mantener a lo largo de unas 8 horas una tensión dramática que, todo sea dicho, es muy difícil de encontrar hoy en día en una sala de cine. La profundidad del conflicto palestino-israelí, los odios personales, y los intereses particulares de los gobiernos y de las personas se dan cita en una historia compleja, con muchas caras pero un único objetivo. Para los personajes desoír un diálogo, desviar la mirada o no prestar atención a un acontecimiento puede ser la diferencia entre vivir o morir. Para el espectador es la diferencia entre comprenderlo todo o nada. Es aquí donde la conexión entre ambos se establece. Es aquí donde el cine se hermana con la televisión.26

Anuncios

Superman y los monstruos de Pixar, aire para la taquilla


Estrenos 21junio2013.Fin de semana de esperanzas. Tras unas semanas realmente pobres en lo que a recaudación y expectativas se refiere, los cines españoles acogen con mucho interés la llegada de El hombre de acero, el reinicio de una nueva saga sobre Superman que aporte un nuevo enfoque a un personaje bastante maltratado cinematográficamente hablando desde hace años. Claro que no es el único gran estreno. El campo de la animación cuenta con un representante de peso como es la secuela de Monstruos S. A. (2001), que está llamada a ser una de las películas del verano. Empero, al igual que en anteriores fines de semana, este viernes 21 de junio llegan más estrenos europeos que norteamericanos, más cintas intimistas que grandes producciones capaces de atraer a los espectadores al cine. Habrá que ver cómo se comporta la taquilla.

En cualquier caso, está claro que el estreno de la semana es El hombre de acero. Dirigida por Zack Snyder (Watchmen) y con la supervisión de Christopher Nolan (trilogía El Caballero Oscuro), la historia cuenta los orígenes del famoso superhéroe desde que es enviado a la Tierra por sus padres antes de que Krypton sea destruido. Una vez en nuestro planeta, el pequeño crecerá como un joven que debe esconder unos poderes increíbles ante el temor y el rechazo que pueden provocar en el resto de la sociedad. Sin embargo, la llegada de otros supervivientes del planeta que pretenden crear un nuevo Krypton en la Tierra obligará a un ya adulto Superman a darse a conocer y tomar la decisión de defender a aquellos que le adoptaron o unirse a las fuerzas invasoras. Mucha acción y diversos temas como la aceptación o el debate entre el desarrollo natural o la explotación indiscriminada de recursos son los pilares básicos de esta superproducción que protagonizan Henry Cavill (Immortals) como Superman/Clark Kent; Amy Adams (The fighter) como Lois Lane; Michael Shannon (serie Boardwalk Empire) como el General Zod; Kevin Costner (Mr. Brooks) y Diane Lane (Noches de tormenta) como los padres adoptivos de Superman; Russell Crowe (Robin Hood) como Jor-El; y Lawrence Fishburne (Contagio) como Perry White. Junto a ellos, Antje Traue (Pandórum), Harry Lennix (The last fall), Richard Schiff (Pago justo) y Christopher Meloni (Infectados) completan el reparto principal.

La otra gran propuesta de la semana es Monstruos University, precuela del éxito de animación de Pixar que narra cómo los dos protagonistas de Monstruos S. A. se conocieron en durante sus estudios para aprender a asustar en la Universidad. Humor, acción y la depurada técnica de la que siempre hace gala la compañía son los elementos fundamentales de este film que se proyecta en 3D. Dirigida por Dan Scanlon (Tracy), la película cuenta en su versión original con las voces de Billy Cristal (Una terapia peligrosa), John Goodman (R3sacón), Steve Buscemi (Niños grandes), Helen Mirren (Hitchcock), Alfred Molina (Spider-man 2) y Nathan Fillion (serie Castle), entre otros.

Si dirigimos la mirada hacia Europa, varios son los estrenos que hay que destacar. Uno de ellos es Hannah Arendt, biopic de la famosa escritora y filósofa judía que fue exiliada en los Estados Unidos. La historia recoge los acontecimientos que le llevaron a escribir el libro ‘Informe sobre la banalización del mal’ y la repercusión casi inmediata que este tuvo en diversos ámbitos internacionales. Margarethe von Trotta (L’africana) es la directora, mientras que Barbara Sukowa (Romance & Cigarettes), Axel Milberg (Almanya), Janet McTeer (Albert Nobbs), Julia Jentsch (La granja) y Ulrich Noethen (Das sams) son los principales actores.

Con sello francés se estrena Después de mayo, drama ambientado en los años 70 del pasado siglo y centrado en las vivencias de un joven francés involucrado en la efervescencia artística y política de la época. Sus inquietudes le llevarán a viajar por Italia e Inglaterra para encontrar su lugar en el mundo y la sociedad. Escrita y dirigida por Olivier Assayas (Las horas del verano), la película está protagonizada por Clément Métayer y Felix Armand, que debutan en el cine, Lola Créton (En ville), Carole Combes e India Menuez.

También de Francia procede Mi encuentro con Marilou, adaptación de la novela de Eric Holder realizada por Jean Becker (Conversaciones con mi jardinero). La trama gira en torno a un veterano pintor que, durante una crisis, decide dejar de pintar, abandonar a su familia e iniciar un viaje por varios países. Durante su periplo conoce a una joven adolescente rechazada por su madre. Juntos iniciarán una relación paterno-filial que devolverá sentido a sus vidas. Patrick Chesnais (No estoy hecho para ser amado), Jeanne Lambert, Miou-Miou (Germinal) y Jacques Weber (Don Juan, de Molière) integran el reparto principal de este drama.

El drama es también el género de La Lapidation de Saint Étienne, coproducción entre Francia y España del 2012 que se centra en la figura de un anciano que vive en su piso rodeado de recuerdos de una vida marcada por la tragedia. A pesar de que su situación no afecta a nadie, tanto el casero como los vecinos empiezan a presionarle para que abandone la vivienda. Todo cambia cuando el hombre sufre un accidente en su domicilio que le deja malherido. Su petición de auxilio caerá en saco roto, evidenciando la falta de humildad de la sociedad que le rodea. Pere Vilà i Barceló (Pas a nivell) dirige el conjunto, que está protagonizado por Lou Castel (La rabbia), Marie Payen (Clandestino) y Luis Rego (Copacabana).

Para finalizar, Lawrence anyways es el nuevo largometraje escrito y dirigido por Xavier Dolan (Les amours imaginaires). Producido entre Francia y Canadá, el argumento centra su atención en un profesor de literatura que al cumplir 30 años decide cambiarse de sexo. La decisión genera sorpresa en su entorno, incluida su novia, que le acompaña durante todo el proceso. Sin embargo, lo más complicado será enfrentarse a los estigmas sociales y el rechazo de una sociedad y de un estatus cuando regrese a las aulas. Este drama social está protagonizado por Melvil Poupaud (Misterios de Lisboa), Suzanne Clément (La brunante), Nathalie Baye (Una dulce mentira) y Monia Chokri (La edad de la ignorancia), entre otros.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: