Chazelle lleva a Ryan ‘El primer hombre’ Gosling a la Luna


Los estrenos se adelantan en este segundo fin de semana de octubre. La Fiesta de la Hispanidad del viernes traslada la llegada de las novedades al jueves 11, lo que permitirá a muchos tener más tiempo para disfrutar de los títulos que llegan, y que se definen por su amplia variedad y, sobre todo, porque empiezan a tener en común sus posibilidades de obtener nominaciones en los premios de principios de año.

Es el caso, por ejemplo, de First man (El primer hombre), nueva película como director de Damien Chazelle (La ciudad de las estrellas) que adapta el libro de James R. Hansen y que, en esta ocasión, se aleja del género musical para narrar la historia de Neil Armstrong, el primer hombre que pisó la Luna. La trama, narrada en primera persona, aborda el peligroso viaje y los sacrificios que tuvo que hacer tanto este astronauta como todo Estados Unidos. Ryan Gosling (Blade Runner 2049) se pone en la piel de Armstrong, estando acompañado en el reparto por Claire Foy (serie The crown), Jason Clarke (Everest), Kyle Chandler (Manchester frente al mar), Ciarán Hinds (serie The Terror), Patrick Fugit (Queen of Earth), Pablo Schreiber (El rascacielos), Ethan Embry (Convergence), Corey Stoll (Café Society), Shea Whigham (Kong: La Isla Calavera), Lukas Haas (El renacido) y Cory Michael Smith (serie Gotham).

Muy diferente es La casa del reloj en la pared, aventura familiar de corte fantástico y con dosis de humor basada en el libro de John Bellairs cuyo argumento transcurre en 1948, cuando un joven que pierde a sus padres en un accidente de tráfico va a vivir con su tío, una persona que le resulta extraña en su comportamiento. Sin embargo, pronto descubre que tanto él como su vecina son magos, y deberá ayudarles a localizar un reloj que puede impedir el fin del mundo. Eli Roth (El justiciero) abandona el terror y la acción para ponerse tras las cámaras en esta historia para toda la familia protagonizada por Jack Black (Jumanji: Bienvenidos a la jungla), Cate Blanchett (Thor: Ragnarok), Kyle MacLachlan (Paz, amor y malentendidos), Colleen Camp (Siempre amigas), Owen Vaccaro (Dos padres por desigual), Renée Elise Goldsberry (Hermanísimas) y Sunny Suljic (1915).

Dos cintas de animación también llegan este viernes a las salas. Smallfoot es el título de una aventura cómica con capital estadounidense que arranca cuando un joven Yeti se encuentra con algo que no pensaba que pudiera existir: un ser humano. El incidente le trae fama en su comunidad yeti, pero también plantea la pregunta de qué otras cosas habrá más allá de la aldea nevada. Karey Kirkpatrick (Imagine) y Jason Reisig dirigen esta cinta basada en el libro de Sergio Pablos y que cuenta con las voces originales de Channing Tatum (Kingsman: El círculo de oro), James Corden (Into the woods), Zendaya (Spider-Man: Homecoming), Common (Blue night), Danny DeVito (House broken), Gina Rodriguez (serie Jane the virgin) y el jugador de baloncesto LeBron James.

De 2017 es El reino de los elfos, coproducción animada entre Estados Unidos y China dirigida a cuatro manos por Yi Ge, para quien es su ópera prima, y Yuefeng Song (Dragon Nest: Warriors’ Dawn). El punto de partida de la cinta es una boda en el reino élfico al que es invitado un humano que está enamorado de la hermana de la reina. Pero cuando los elfos oscuros atacan el feliz evento y retienen a la reina, el joven humano y los elfos deberán luchar por recuperar su mundo. Ashley Boettcher (Pequeños invasores), G.K. Bowes (Norman del norte), Gavin Hammon, Julie Nathanson y Ryan Potter (Underdog kids).

La producción española está representada por La sombra de la ley, thriller dirigido por Dani de la Torre (El desconocido) y ambientado en 1921, cuando los enfrentamientos entre anarquistas y matones se suceden constantemente. En este clima de violencia un policía es enviado a Barcelona para investigar el atraco a un tren militar, pero sus formas no encuentran mucho apoyo entre unos compañeros recelosos, y pronto comienzan los enfrentamientos con un superior corrupto. El policía deberá entrar en contacto con los bajos fondos y con el mundo anarquista más radical. Luis Tosar (Toro) da vida al protagonista, completando el reparto Michelle Jenner (Julieta), William Miller (Ruta Madre), Ernesto Alterio (Perfectos desconocidos) y Fernando Cayo (La punta del iceberg).

Desde Italia llega Donde caen las sombras, drama producido en 2017 e inspirado en la historia real de cientos de personas. La cinta es una dramatización de una investigación de cuatro años en torno a un proyecto eugenésico en un geriátrico que antiguamente fue un orfanato, y donde los personajes parecen vivir fuera del espacio y del tiempo. Valentina Pedicini debuta en el largometraje con esta cinta protagonizada por Elena Cotta (Buscando a Alibrandi), Federica Rosellini, Josafat Vagni (Pecore in erba), Lucrezia Guidone (Noi 4), Danilo Di Simio y Federico Maria Martini.

Otro de los estrenos puramente europeos es Clímax, nuevo film escrito y dirigido por Gaspar Noé (Enter the void) que, a medio camino entre el drama, el terror y el musical, arranca cuando un grupo de bailarines de danza urbana se reúne en un internado abandonado en medio de un bosque para pasar tres días de ensayo. Tras su último baile en común deciden festejarlo con una fiesta en la que les atrapa una extraña locura. Todo parece indicar que han sido drogados, aunque no saben por quién. Entre los principales actores de esta cinta francesa destacan Sofia Boutella (La Momia), Romain Guillermic (Elektro Mathematrix), Souheila Yacoub, Kiddy Smile y Giselle Palmer.

También francesa es Un héroe singular, cinta dirigida por Hubert Charuel en lo que supone su debut en el largometraje. La trama de este drama gira en torno a un joven ganadero cuya vida está íntimamente relacionada con su granja, pues su hermana es veterinaria y sus padres habían sido propietarios de una lechería. Su vida cambia cuando se detecta en Francia una epidemia y descubre que uno de sus animales está infectado. Desde ese momento hará todo lo posible para no perder sus vacas. Swann Arlaud (Baden Baden), Sara Giraudeau (Vendeur), Isabelle Candelier (Cézanne y yo), Bouli Lanners (Reparar a los vivos) y Valentin Lespinasse encabezan el reparto.

En cuanto al resto de propuestas de ficción, Pequeño secreto es una coproducción de 2016 entre Brasil y Nueva Zelanda que, basada en una historia real, narra las vidas de una niña y tres mujeres que comparten un secreto que cambiará para siempre su futuro una vez salga a la luz. David Schurmann (Desaparecidos) se pone tras las cámaras para dirigir a Fionnula Flanagan (Trash fire), Erroll Shand (Deathgasm), Júlia Lemmertz (Amor?), Maria Flor (360 – Juego de destinos) y Marcello Antony (A guerra dos Rocha), entre otros.

Respecto al documental, Lucha de gigantes es una producción española que aborda, con testimonios directos, la lucha contra el hambre de numerosas personas en todo el mundo. Un viaje a través de la rabia y la incoherencia en el que también participan periodistas, escritores y catedráticos. La cinta está dirigida por Hernán Zin (Nacido en Siria).

Terminamos el repaso con El pueblo soy yo. Venezuela en populismo, film dirigido por Carlos Oteyza (Roraima) que aborda, con imágenes inéditas y el análisis de intelectuales, periodistas e historiadores, la evolución de un país que fue el de mayor crecimiento económico del mundo y actualmente vive una situación de pobreza y colapso.

Anuncios

‘Jumanji: Bienvenidos a la jungla’: pulse ‘Start’ si se atreve


Cuando en 1995 se presentaba Jumanji se hacía como una aventura familiar, un entretenimiento en torno a algo tan tradicional como un juego de mesa. Pero después de dos décadas, aquel film se ha convertido en una película de culto para varias generaciones, en un derroche de imaginación, humor, drama y acción con varias lecciones a aprender. Por eso se antojaba algo innecesario este remake/secuela que, en esta ocasión, se traslada a la jungla en lugar de traer la jungla a nuestro mundo.

Los tiempos cambian, y con ellos las formas de entretenimiento. Y por extensión, la de este juego de supervivencia selvático. Sin una explicación clara de los motivos por los que se convierte en videojuego, la mecánica de la película viene a ser la misma, salvo por detalles que restan la magia que sí tuvo la original: esa necesidad de jugar con dados, las consecuencias de hacer trampas y, sobre todo, las amenazas a las que se enfrentan los protagonistas. Es el contexto en realidad lo que convierte a esta aventura en una mera producción sin más recorrido que la distracción durante dos horas, amén de unos efectos especiales más correctos que otra cosa.

La cinta, desde luego, cumple con su función. El ritmo y las secuencias de acción se equilibran con el relato de la trama y un tratamiento que los aficionados a los videojuegos reconocerán al instante. Si a esto sumamos que los héroes tienen la mentalidad de unos adolescentes que no comprenden lo que ocurre, la combinación es hilarante por momentos, dejando vía libre a los actores para dar rienda suelta a un contraste entre físico y personalidad, entre el personaje de videojuego y el personaje en la vida real. Contraste que muchas veces salva un tratamiento más bien pobre de la historia, que tiende a olvidarse de los riesgos de la selva (como en la original) y se queda solo con los grandes animales que habitan entre los árboles.

Así, Jumanji: Bienvenidos a la jungla ofrece y confirma lo que se espera de ella, es decir, vivir una aventura durante las dos horas que dura esta historia. Con momentos divertidos y otros cargados de adrenalina, la película deja al margen el drama familiar o los problemas de los jóvenes para contar un relato cargado de acción, héroes y villanos de videojuego y PNJ. Y ese es precisamente lo que la convierte en una cinta que se olvida tan rápido como se consume. La falta de trasfondo, o al menos de un mensaje capaz de calar más que los músculos de Dwayne Johnson (serie Ballers), cuyo carisma por cierto salva buena parte del film, es lo que hace cuestionable esta adaptación, sobre todo para aquellos que vivieron y crecieron con el recuerdo del niño convertido en mono por hacer trampas en un juego de mesa.

Nota: 5,5/10

Sobrevivir al videojuego de ‘Jumanji’ para tener ‘Una vida a lo grande’


Antes de comenzar el repaso a los estrenos, desearos desde Toma Dos una Feliz Navidad. La aventura parece haberse instalado en la cartelera, y desde luego este viernes 22 de diciembre no va a desaparecer. Pero si hace una semana dichas aventuras eran en una galaxia muy muy lejana, ahora se trasladan a un videojuego. Eso sí, a diferencia del pasado día de estrenos, la principal novedad de esta semana llega acompañada de comedia, drama y animación para toda la familia.

Así que comenzamos el repaso con Jumanji: Bienvenidos a la jungla, nueva adaptación del libro de Chris Van Allsburg que, a diferencia de la versión de 1995 protagonizada por Robin Williams (El indomable Will Hunting), traslada la acción al interior de un videojuego. Planteada como secuela de esta, la trama comienza cuando cuatro adolescentes castigados en su instituto descubren un videojuego al que son transportados cuando comienzan a jugar. Una vez dentro, y con el aspecto de los personajes que han elegido, no solo deberán avanzar en el juego, deberán sobrevivir a él y encontrar el secreto escondido en su interior. Jake Kasdan (Sex tape) es el encargado de poner en imágenes esta historia protagonizada por Dwayne Johnson (Baywatch: Los vigilantes de la playa), Kevin Hart (Un espía y medio), Jack Black (Pesadillas), Karen Gillan (Guardianes de la galaxia vol. 2), Rhys Darby (Love birds), Alex Wolff (Mi gran boda griega 2), Nick Jonas (Goat) y Bobby Cannavale (Ant-Man).

Estados Unidos y Noruega colaboran en Una vida a lo grande, comedia dramática con tintes de ciencia ficción que supone el regreso tras las cámaras de Alexander Payne (Nebraska). La historia se centra en un futuro en el que, para acabar con los problemas de la superpoblación, se ha optado por reducir a la gente para que consuman menos recursos. En este contexto, un hombre se da cuenta de que su vida podría mejorar siendo pequeño, a pesar de los problemas que eso le acarreará al principio. Matt Damon (Jason Bourne), Kristen Wiig (Cazafantasmas), Christoph Waltz (La leyenda de Tarzán), Neil Patrick Harris (Perdida), Laura Dern (Wilson), Jason Sudeikis (Colossal), Udo Kier (Broer) y Joaquim de Almeida (El otro guardaespaldas) encabezan el reparto.

Este viernes también es el turno de lo nuevo de Woody Allen (Café Society) como director y guionista, Wonder Wheel, drama ambientado en el Nueva York de los años 50 y centrado en las vidas de cuatro personajes entrelazadas por sus actos: una actriz insegura que trabaja de camarera; su marido, que opera el carrusel de Coney Island; la hija de este, que huye de un marido mafioso; y un socorriste que sueña con ser escritor. Entre los actores encontramos a Kate Winslet (Triple 9), Justin Timberlake (Runner, runner), Juno Temple (Away), Jim Belushi (Toda la verdad), Max Casella (Vivir de noche), Jack Gore (serie Billions).

En lo que a animación se refiere, el estudio responsable de la saga Ice Age presenta Ferdinand, comedia de aventuras que tiene como protagonista un toro que, a causa de un error, es considerado una bestia peligrosa, por lo que le capturan y le llevan lejos de su hogar. Acompañado por un grupo de inadaptados, el animal iniciará una aventura para tratar de regresar con los suyos. Basada en el libro de Munro Leaf y Robert Lawson, la película está dirigida por Carlos Saldanha (Rio) y cuenta con las voces de John Cena (Padres por desigual), Bobby Cannavale, Lily Day, Anthony Anderson (El gran año), Kate McKinnon (Fiesta de empresa), Peyton Manning, Juanes y Raúl Esparza (serie Hannibal), entre otros.

También estadounidense es La cena, thriller dramático que adapta la novela de Herman Koch en la que dos parejas se reúnen en un restaurante para decidir qué hacer con el asesinato que han cometidos sus hijos, y que ha sido grabado por una cámara de seguridad. La decisión se complica dado que uno de los padres es político. Oren Moverman (Invisibles) dirige esta cinta protagonizada por Richard Gere (El nuevo exótico Hotel Marigold), Rebecca Hall (Transcendence), Laura Linney (Sully), Chloë Sevigny (Amor y amistad), Steve Coogan (Mindhorn) y Michael Chernus (La familia Fang).

El drama está presente en Columbus, film norteamericano que supone la ópera prima de Kogonada. La historia sigue la vida de un hombre coreano en Columbus, donde su padre, arquitecto de profesión, está en coma. Durante su estancia conoce a una joven que también cuida de su madre, en este caso para ayudarla a superar su adicción a las drogas. Ambos lucharán por hacer realidad sus sueños y poder tener una vida libre más allá de sus padres. En el reparto destacan los nombres de John Cho (Star Trek: Más Allá), Haley Lu Richardson (Múltiple), Parker Posey (Irrational man), Michelle Forbes (Dear Sidewalks) y Rory Culkin (Gabriel).

El último de los estrenos desde Estados Unidos es Bright, cinta de acción enmarcada en la ciencia ficción que solo podrá verse a través de Netflix. Dirigida por David Ayer (Escuadrón suicida), la película se ambienta en un mundo en el que conviven humanos y criaturas fantásticas. En este contexto, un detective recibe como compañero al primer orco que entra en el cuerpo de policía, y juntos comenzarán la investigación de un asesinato que les llevará a descubrir una varita mágica capaz de conceder cualquier deseo y que es considerada un arma mortal. Will Smith (Belleza oculta), Joel Edgerton (Loving), Noomi Rapace (El niño 44), Lucy Fry (La oscuridad), Brad William Henke (serie Orange is the new black), Andrea Navedo (serie Jane the virgin), Jay Hernandez (Malas madres) y Edgar Ramírez (Gold, la gran estafa) son los principales actores.

Desde Rusia nos llega Demasiado cerca, drama ambientado a finales de los años 90 del pasado siglo en el Cáucaso ruso. Allí una familia que subsiste gracias a un negocio familiar recibe un día una llamada advirtiendo del secuestro del hijo pequeño y de su novia. Al día siguiente reciben las condiciones y la cantidad económica del rescate, demasiado alta para sus posibilidades, lo que les lleva a vender su negocio y tener que buscar ayuda en aquellos que les rodean. Dirigida por Kantemir Balagov (Molodoy eschyo), la película está protagonizada por los debutantes Darya Zhovnar, Olga Dragunova, Veniamin Kac, Atrem Cipin y Nadir Zhukov.

El último de los estrenos de ficción es Tiger está vivo, thriller de acción y aventura con capital indio que dirige Ali Abbas Zafar (Bharat) y cuya trama se centra en un espía indio que, durante una complicada misión en Dublin, conoce a una estudiante de la que se enamora. Cuando descubre que es una espía paquistaní, ambos decidirán engañar a sus agencias y fugarse juntos, lo que pondrá en peligro sus vidas. Salman Khan (Tubelight), Katrina Kaif (Blue), Paresh Rawal (Welcome back) y Angad Bedi (Pink) son algunos de los protagonistas.

En lo que a documental se refiere la única propuesta es la española Lesa Humanitat, cinta escrita y realizada por Héctor Faver (Invocación) que gira en torno a la memoria histórica y la justicia universal, reflexionando sobre la impunidad de los criminales del Franquismo y la manipulación de los hechos desde la Transición hasta nuestros días.

El escándalo de ‘Spotlight’ contra los experimentados puños de Rocky


Estrenos29enero2016Los Oscar no se dan un respiro en este último fin de semana de enero. Si bien es cierto que la mayor parte de los títulos buscan ante todo el cuero entretenimiento y llenar las salas con propuestas poco exigentes, los estrenos más importantes compiten por la preciada estatuilla con historias algo más complejas. Al menos la novedad más importante. Pero este viernes, 29 de enero, también llega un film que, aunque solo cuenta con una nominación a los Oscar, su sola presencia tiene ya un carácter simbólico muy significativo.

Pero comencemos por el que es el título más interesante. Spotlight narra el caso real de este departamento de The Boston Globe cuya labor es realizar artículos de investigación, y que en 2003 ganó el Premio Pulitzer por destacar una amplia trama de encubrimiento de abuso de menores en el seno de la archidiócesis de la ciudad. Dirigida por Tom McCarthy (Con la magia en los zapatos), que también participa en el guión, la película está protagonizada por un interesante elenco encabezado por Mark Ruffalo (Foxcatcher), Michael Keaton (Birdman), Rachel McAdams (Aloha), Liev Schreiber (serie Ray Donovan), Stanley Tucci (Jugada Salvaje), John Slattery (serie Mad Men), Billy Crudup (Lazos de sangre) y Jamey Sheridan (Reunion).

También interesante es Creed. La leyenda de Rocky, aunque por motivos diferentes. Y es que Sylvester Stallone podría lograr su primer premio con el personaje con el que comenzó su carrera, al que vuelve a dar vida en esta continuación de la mítica saga de boxeo en la que el hijo de Apollo Creed, el primer gran rival de Rocky y su mejor amigo, pretende seguir los pasos de su padre, para lo que contacta con el retirado boxeador. A pesar de sus reticencias, Rocky termina aceptando ser su entrenador mientras debe ganar su propio combate contra un enemigo más peligroso que cualquiera de los que ha afrontado en su carrera. Drama, acción y espíritu de superación vuelven a ser las claves de este film dirigido por Ryan Coogler (Fruitvale station) y en cuyo reparto encontramos también a Michael B. Jordan (Cuatro fantásticos), Tessa Thompson (Selma), Ritchie Coster (serie True Detective) y Phylicia Rashad (Good deeds).

Muy diferente tanto en su tono como en su género es Pesadillas, adaptación a la gran pantalla de los libros de R.L. Stine que dirige Rob Letterman (Los viajes de Gulliver) y cuya trama arranca cuando un joven decide colarse en la casa de su vecino al sospechar que algo raro pasa entre padre e hija. Sin embargo, lo que descubre es que las pesadillas de ella, que el padre ha encerrado en libros, son reales, lo que desatará un sinfín de desastres y de situaciones divertidas. Fantasía y humor para los más jóvenes es lo que propone esta cinta protagonizada por Jack Black (serie The brink), Amy Ryan (Más fuerte que las bombas), Halston Sage (Ciudades de papel), Dylan Minnette (Prisioneros) y Ken Marino (Bicho malo).

Y antes de abandonar Hollywood, una cinta de 2012. Tar (El color del tiempo) es un drama romántico de corte biográfico basado en la colección de poemas del ganador del premio Pulitzer CK Williams. A través de 11 historias, dirigidas por 11 cineastas diferentes, la trama se desarrolla a lo largo de varias décadas en las que se aborda la vida del autor desde su infancia hasta su matrimonio. Edna Luise Biesold, Sarah-Violet Bliss (Fort Tilden), Gabrielle Demeestere (Yosemite), Alexis Gambis (The fly room), Brooke Goldfinch, Shripriya Mahesh, Pamela Romanowsky (The adderall diaries), Bruce Thierry Cheung, Tine Thomasen, Virginia Urreiztieta y Omar Zúñiga Hidalgo son los encargado de poner en imágenes estas historias, que están protagonizadas por James Franco (Spring breakers), Mila Kunis (Ted), Jessica Chastain (Criadas y señoras), Zach Braff (serie Scrubs), Henry Hopper (Restless) y Bruce Campbell (Spider-Man 3).

Ahora sí, pasamos a Europa, y entre las novedades destaca Cuando cae la nieve, drama con dosis de thriller ambientado en la Rusia comunista de los años 50, en plena Guerra Fría. La historia gira en torno a una espía norteamericana que debe obtener información de una joven promesa soviética del programa armamentístico comunista. Pero en el proceso deberá luchar entre su amor por el chico y su deber con su país. La decisión y sus consecuencias solo serán descubiertas 30 años más tarde. Con capital inglés y serbio, la película está dirigida por Shamim Sarif (The world unseen) y protagonizada por Rebecca Ferguson (Hércules), Charles Dance (serie Juego de tronos), Antje Traue (La dama de oro), Oliver Jackson-Cohen (El enigma del cuervo), Amy Nuttall (serie Downton abbey), Sam Reid (Tigers) y Anthony Head (serie Buffy cazavampiros).

El estreno español de la semana es Embarazados, comedia dirigida por Juana Macías (Planes para mañana) que narra la crisis que debe superar una pareja cuando ella decide que quiere tener hijos y él quiere seguir con su libertad. A este conflicto se suma el hecho de que los espermatozoides de él son pocos, vagos y anormales, y que ella está premenopaúsica con 37 años. Paco León (Tres bodas de más), Alexandra Jiménez (Los miércoles no existen), Ernesto Sevilla (Rey gitano), Alberto Amarilla (Fuga de cerebros 2), Iñaki Font (La casa de mi padre), Elisa Mouliaá (Al final todos mueren), Belén López (15 años y un día) y Karra Elejalde (Ocho apellidos catalanes) son los principales actores.

También aterriza en la cartelera Respira, drama alemán que gira en torno a una joven griega que, incapaz de encontrar trabajo en su país, emigra a Frankfurt, donde comienza a trabajar de niñera para la recién nacida de una importante directiva que no puede compaginar su maternidad con el trabajo. Poco a poco las dos mujeres se hacen amigas, pero sus vidas darán un giro radical cuando la joven pierda de vista por un segundo a la pequeña. Christian Zübert (Hardcover) dirige esta propuesta protagonizada por Jördis Triebel (Al otro lado del muro), Benjamin Sadler (El amigo alemán), Chara Mata Giannatou, Apostolis Totsikas (Nyfes) y Nike Maria Vassil.

Y desde Argentina llega Papeles en el viento, cinta basada en la novela de Eduardo Sacheri que comienza cuando un grupo de cuatro amigos pierde a uno de ellos. El resto, decidido a hacerse cargo de la hija que deja, idean una descabellada estafa en el mundo de la compraventa de jugadores de fútbol. Humor, drama y deporte se dan cita en este canto a la amistad y a la vida dirigido por Juan Taratuto (La reconstrucción) y protagonizado por Diego Peretti (Maktub), Pablo Echarri (Arrebato), Pablo Rago (Rosa fuerte) y Diego Torres (Extraños en la noche).

En cuanto al documental, destaca la cinta española Cola, Colita, Colassa, escrita y dirigida por Ventura Pons (A la deriva). Su argumento se centra en la vida de una fotógrafa especializada en el retrato cuya obra incluye no solo algunos de los rostros más conocidos del arte, la música o la literatura, sino rostros anónimos a los que une una rara virtud: el amor por la profesión que desprende esta artista.

Por último, también se estrena la francesa El gran día, obra que sigue la vida de cuatro niños en el que es su día más esperado, para el que se han preparado durante años y en el que están dispuestos a lograr el éxito. Cuatro niños de India, Mongolia, Cuba y Uganda que, aunque separados por kilómetros, comparten su pasión por la educación y el coraje de lograr su sueño. El film está dirigido por Pascal Plisson (Camino a la escuela).

Woody Allen regresa al frente de unos ‘De-mentes criminales’


Estrenos 25septiembre2015Desde luego, septiembre no está siendo un mes de estrenos memorables. Semana tras semana el espectador se encuentra con películas a priori atractivas que, sin embargo, no llegan a copar las expectativas. Este fin de semana que comienza hoy, viernes 25, no es una excepción. Mucha comedia, alguna con nombres propios de cierto peso, pero ninguna con la etiqueta de auténtico blockbuster.

Eso dificulta mucho elegir un estreno principal, aunque posiblemente sea Irrational man, proyecto anual de Woody Allen (Magia a la luz de la luna) que vuelve a centrarse en las relaciones humanas, los conflictos internos y la filosofía y psicología modernas. En este caso, la trama se centra en un profesor de filosofía que atraviesa una crisis emocional y existencial. Convencido de que todo lo que ha hecho carece de sentido, su vida cambia cuando escucha, junto a su mejor alumna, la conversación de un extraño. Será entonces cuando no solo le encuentre sentido a la existencia, sino cuando empiece a vivir al máximo, cambiando a su vez la vida de los que le rodean, sobre todo de las dos mujeres que protagonizan su vida. Comedia, drama y el estilo inconfundible de su director y guionista son los tres pilares de esta cinta protagonizada por Joaquin Phoenix (Puro vicio), Emma Stone (The amazing Spider-Man), Jamie Blackley (El quinto poder) y Parker Posey (Ned Rifle).

Otro título en el que participa Estados Unidos es The D Train, comedia que coproduce Reino Unido y que escriben y dirigen a cuatro manos Andrew Mogel y Jarrad Paul, en la que es su ópera prima. La historia se centra en el presidente de un club de antiguos alumnos que afronta una de sus reuniones con un objetivo: lograr la asistencia del que fuera el chico más famoso del instituto. Sin amigos de verdad y no demasiado tolerado por sus compañeros, sus intentos pronto se convertirán en una sucesión de situaciones que darán lugar a la noche más alocada. Entre los actores destacan los nombres de Jack Black (serie The Brink), James Marsden (El loft), Jeffrey Tambor (Branded) y Kathryn Hahn (Ahí os quedáis).

De los estrenos puramente europeos destaca El desconocido, cinta española que cuenta también con capital francés y que aborda un tema tan actual como recurrente en el cine. El director de una sucursal de banco lleva a sus hijos al colegio en el coche. Durante el trayecto recibe la llamada de un desconocido que, sin embargo, parece saberlo todo sobre él. El motivo de dicha llamada es amenazarle de muerte, exigiendo un pago a cambio de no hacer saltar por los aires el coche con la bomba que ha puesto debajo del asiendo del conductor. Dirigida por Dani de la Torre, que debuta en el largometraje, la cinta está protagonizada por Luis Tosar (Musarañas), Goya Toledo (Marsella), Javier Gutiérrez (La isla mínima), Elvira Mínguez (Pudor) y Fernando Cayo (Casi inocentes).

También desde España llega De chica en chica, comedia que sigue el viaje de una chica que, tras perder a su novia y su trabajo, se ve obligada a volver a nuestro país y recuperar, de este modo, viejos recuerdos y un pasado que creía haber dejado atrás. Sonia Sebastián, directora habitual de series, da el salto al largometraje con esta película protagonizada por Celia Freijeiro (Todo es silencio), Cristina Pons (serie Chica busca chica), María Botto (Tres bodas de más), Sandra Colgantes (Una palabra tuya), María Ballesteros (Amanecer en Asia) y Adrián Lastra (Primos).

Muy diferente es la cinta Vampyres, historia española de terror dirigida por Víctor Matellano (Wax) cuyo título ya da una idea de la temática de la misma. En concreto, la trama se centra en tres artistas que, tras una serie de desventuras, terminan en un bosque en el que ya han desaparecido varias personas. La clave parece estar en una apartado caserón al que llegan, y en el que viven dos mujeres. El reparto está encabezado por Caroline Munro (El aullido del diablo), Marta Flich (La curva de la felicidad), Christian Stamm (Impar) y Fele Martínez (La estrella).

Desde Alemania nos llega La camarera Lynn, drama de 2014 escrito y dirigido por Ingo Haeb (Neandertal) que gira en torno a una camarera obsesiva que trabaja en un hotel. Cuidadosa en su trabajo, su interés por los clientes, la vida que llevan y lo que dejan atrás le lleva, incluso, a esconderse debajo de las camas para espiarles. Pero su vida dará un giro cuando conozca a una dominatrix que organiza sus encuentros en una de las habitaciones. Vicky Krieps (El hombre más buscado), Lena Lauzemis (Yugotrip), Steffen Münster (Das Fremde in mir) y Christine Schon (Frei nach Plan) son los principales actores.

Del 2014 también es Vientos de agosto, producción brasileña que narra la relación de amor entre una joven que ha dejado la gran ciudad para cuidar de su abuela en un pequeño pueblo costero, y un chico que en sus ratos libres hace pesca subacuática. Ambos trabajan en una plantación de cocos, y con la llegada de las lluvias en agosto deberán hacer frente no solo al clima, sino a los cambios que se producen en sus propias formas de entender el mundo. Este drama supone el primer largometraje de ficción de Gabriel Mascaro (Doméstica), que ha contado para la ocasión con los debutantes Dandara de Morais, Antônio José Dos Santos, Maria Salvino Dos Santos y Genová Manoel Dos Santos.

La representante de la animación es Pinocho y su amiga Coco, miniserie alemana que llega a nuestro país en forma de largometraje, y que como se desprende del título, supone una nueva interpretación de la clásica historia del niño de madera que debe aprender a ser bueno si quiere terminar siendo un niño de verdad. La cinta, escrita y dirigida por Anna Justice (Max Minsky und ich), cuenta con las voces en su versión original de Mario Adorf (Die rota Zora), Moritz Russ, Ulrich Tukur (La cinta blanca) y Benjamin Sadler (El amigo alemán), entre otros.

Finalmente, y en el ámbito documental, se estrena Arcade Fire. The reflektor tapes, film realizado por Kahlil Joseph y que supone su debut en el largometraje. El argumento recoge, a través de cintas y material de la época, la gestación y creación del disco ‘Reflektor’ de la conocida banda, así como el proceso creativo y todos los acontecimientos que dieron lugar al disco y al estilo de la banda en los escenarios.

‘The brink’ encuentra la crítica ácida en el humor de su 1ª T


Jack Black es uno de los protagonistas de 'The brink'.A muchos críticos del modo de vida americano les costará imaginar que sus ciudadanos sean capaces de reírse de si mismos. La realidad es que no hay que hacer un gran esfuerzo, sobre todo si se compara con otros rincones del mundo y si se ha podido ver una pequeña joya del humor como es The brink. Y digo “joya” porque posiblemente no tenga mucha repercusión en la gran oferta audiovisual de la televisión que disfrutamos hoy en día. Incluso su forma de estructurar las tres tramas que sustentan la historia puede estar algo descompensada. Pero esta obra de Kim y Roberto Benabib (este último guionista de Weeds), cuya primera temporada consta de 10 episodios, es un festival de risas, de situaciones hilarantes y, sobre todo, de ideas y comentarios muy duros contra el mayor representante del capitalismo. Y eso no se ve todos los días.

De hecho, esta historia acerca de la situación crítica que vive Estados Unidos (‘brink’ vendría a significar ‘a punto de’) ante la inminencia de la guerra en Oriente Medio no deja títere con cabeza. Desde diplomáticos fumetas y algo inconscientes, hasta dictadores clínicamente locos y altos cargos de la Casa Blanca obsesionados con el sexo, pasando por un ejército representado por un camello y su acompañante, todo en la serie supone una provocación. Y aunque es cierto que los personajes son, cuanto menos, unos perdedores que buscan una forma de convertirse en héroes por un interés personal (salvo, tal vez, el rol del espléndido Tim Robbins –Un día perfecto-), en realidad son los diálogos, inteligentes y ácidos, los que llevan la voz cantante.

Puede parecer lo contrario, pero más que la acción (por cierto, algunas de las secuencias son magníficas), más que los conflictos diplomáticos o la parodia de las relaciones internacionales que refleja esta primera temporada de The brink, lo interesante siempre se encuentra en lo que los personajes dicen, en cómo lo dicen e, incluso, en lo que callan. Ejemplos hay muchos, demasiados para enumerarlos aquí. Desde la conversación en la que el personaje de Robbins logra detener un conflicto armado, hasta esa parodia de tribunal militar en el que Estados Unidos no reconoce haber iniciado una guerra entre dos países por el error de dos pilotos drogados, estos primeros 10 episodios se convierten en un desarrollo hilarante de un tema, por cierto, que en principio es poco dado a la risa.

Es importante tener en cuenta que uno de los principales atractivos, y también una de sus debilidades, es la estructura narrativa escogida. Con tres historias independientes pero al mismo tiempo complementarias, la trama se desarrolla en tres grandes escenarios que permiten a sus creadores explorar no solo las oportunidades cómicas de sus protagonistas, sino también algunos clichés de las culturas que protagonizan este divertido crisol. Desde luego, las ventajas saltan a la vista, pero las desventajas también están ahí. Más allá de que, al final, unas tramas terminan imponiéndose a otras (con todo lo que eso conlleva de pérdida de relevancia de algunos personajes), la distribución de los tiempos impide a la serie dibujar unos secundarios sólidos, más allá de convertirlos en parodias que complementan el surrealista mundo que refleja la serie. La verdad es que tampoco se necesita mucho más, pero eso no quita para que se tenga la sensación de perder algo de fuerza en algunos momentos de la temporada.

La confianza de los actores

Tim Robbins se convierte en el héroe de 'The Brink'.Claro que el humor, la ironía y la crítica política, social y militar de The brink no serían lo mismo sin el reparto, simplemente genial en todos sus aspectos. Tal vez sea por el carácter de héroe que tiene, por los problemas internos y externos a los que tiene que hacer frente, o porque es Tim Robbins, pero desde luego el rol de Walter Larson el faro de toda esta primera temporada. Más allá de sus dotes de líder, de su desprecio por sus compañeros de profesión o de su forma de entender el matrimonio, lo realmente interesante es el modo en que evoluciona, siempre a medio camino entre el deber de su cargo y sus debilidades como hombre. Esa dualidad, que provoca algunos de los momentos más surrealistas, también se convierte en uno de los aspectos más interesantes de la trama.

Pero junto a Robbins habría que destacar a Jack Black (El gran año), quien se aleja de histrionismos y payasadas para encontrar su vena cómica más “seria”; Pablo Schreiber (serie Orange is the new black), cuyo dúo con Eric Ladin (serie Boardwalk Empire) hace las veces de martillo para romper las reticencias iniciales con el género de la serie (el momento en la cabina del caza con ambos colocados y mareados es inigualable); Carla Gugino (serie Wayward Pines), que termina siendo una pieza importante en este curioso mosaico. Y así sucesivamente. En realidad, desde los mayores protagonistas hasta los secundarios menos importantes, todos los roles encuentran un sentido a su presencia en la trama, aunque sea puramente testimonial o como herramientas de usar y tirar para el desarrollo de la historia.

Lo mejor que se puede hacer con esta serie es entregarse a su surrealismo, a sus situaciones casi imposibles y al modo en que sus creadores llevan a los personajes, a través de la trama, a una situación límite, al borde de una guerra mundial provocada, al menos en parte, por los propios Estados Unidos. Quien quiera encontrar risas posiblemente se sature, pero esta primera temporada también deja una serie de reflexiones interesantes para todo aquel que las acepte y que las quiera ver. Tal vez no sea una producción sesuda ni dramática; sus personajes, desde luego, no tiene el carisma ni la elaboración de otras ficciones políticas. Pero precisamente porque aplica con inteligencia el humor al contexto pre bélico que desarrolla la denuncia social y política sale a la luz, lo que termina por convertir al producto en algo más que una mera parodia.

Así, The brink sabe evolucionar en su primera temporada desde un comienzo puramente cómico, sin demasiado atractivo más allá de las risas aseguradas, para revelarse como una comedia política que reparte críticas para todos los gustos y países, Estados Unidos a la cabeza. Ese componente de mirarse en el espejo e identificar sus propias debilidades tal vez sea lo más destacable, pero desde luego no es lo único.Y tal y como terminan estos 10 episodios, la segunda temporada se presenta más interesante todavía, trasladando el foco del conflicto a otra zona del mundo donde apenas entran los países desarrollados. Parece que las risas estarán aseguradas.

Regresa ‘Misión: Imposible’ para salvar las ‘Ciudades de papel’


Estrenos 7agosto2015Comenzamos un mes repleto de títulos atractivos para los amantes de los blockbusters, la acción y el humor. Y lo hacemos con dos títulos que están llamados, cada uno en su estilo, a llenar las salas. Por supuesto, llegan acompañados de propuestas que tal vez no alcancen todos los rincones de la geografía española, pero que sin duda ofrecen una mayor variedad para aquellos que prefieran historias más intimistas. Aunque hoy viernes, 7 de agosto, todo pasa por Ethan Hunt y su equipo de espías.

En efecto, Misión: Imposible – Nación Secreta, quinta entrega de la saga iniciada en 1996 que en esta ocasión dirige Christopher McQuarrie (Jack Reacher) y que cuenta con el grueso del reparto protagonista de Misión: Imposible – Protocolo fantasma (2011). La trama arranca cuando el equipo protagonista descubra la existencia de una organización secreta internacional conocida como el Sindicato cuyo objetivo es destruir la FMI. El reto se plantea cuando comprendan que los agentes de esta organización no solo están altamente cualificados, sino que rivalizan en capacidades y aptitudes con los miembros del grupo de Hunt. Tom Cruise (Al filo del mañana), Simon Pegg (Bienvenidos al fin del mundo), Jeremy Renner (Matar al mensajero), Ving Rhames (Percentage), Alec Baldwin (Blue Jasmine), Rebecca Ferguson (Hércules), Sean Harris (Serena) y Tom Hollander (Una cuestión de tiempo) encabezan el reparto.

Los adolescentes tienen su principal reclamo en Ciudades de papel, drama romántico basado en la novela de John Green que narra la relación de un joven y su enigmática vecina, de la que está secretamente enamorado. Una noche ella le pide que le acompañe en una aventura por la ciudad, desapareciendo a la mañana siguiente. Será entonces cuando el chico inicie un viaje junto a sus amigos para encontrar el paradero de la chica de sus sueños, quien ha dejado pistas ocultas para poder localizarla. Dirigida por Jake Schreier (Un amigo para Frank), la película está protagonizada por Cara Delevingne (Anna Karenina), Nat Wolff (Bajo la misma estrella), Halston Sage (Malditos vecinos), Cara Buono (serie Person of interest), Austin Abrams (Gangster Squad), Caitlin Carver (serie Familia de acogida) y Justice Smith (Trigger finger).

Otro de los títulos interesantes, sobre todo por los nombres que lo apoyan, es Bernie, comedia negra producida en 2011 y basada en un artículo escrito por Skip Hollandsworth que aborda la relación de un empresario de pompas fúnebres muy querido en su comunidad con una adinerada viuda. Sin embargo, con el paso del tiempo ella empieza a ser extremadamente controladora, lo que obligará al hombre a buscar una forma de alejarse de ella. Richard Linklater (Boyhood) dirige la propuesta, mientras que Jack Black (Año uno), Shirley MacLaine (En sus zapatos), Matthew McConaughey (serie True detective), Brady Coleman (Pineapple) y Richard Robichaux (Foreign exchange) encabezan el reparto.

Antes de entrar en los estrenos europeos hablamos de la cinta más internacional de la semana. Mi casa en París, que cuenta con capital norteamericano, francés e inglés, es una producción de 2014 que adapta la obra de Israel Horowitz (3 weeks after paradise), quien por cierto también se encarga de escribir este guión y dirigir la película. A medio camino entre la comedia romántica y el drama, la trama arranca cuando un neoyorquino sin mujer, hijos ni dinero recibe la noticia de que ha heredado de su padre, con el que no se hablaba, una enorme casa en París. Dispuesto a venderla, viaja a la ciudad para ver el estado de la propiedad, pero todo cambia cuando descubre que allí vive una anciana con su hija. Para colmo, la ley francesa impide que el hombre tenga acceso a la propiedad hasta que la mujer mayor fallezca. El reparto principal está integrado por Kevin Kline (La última aventura de Robin Hood), Maggie Smith (El exótico hotel Marigold), Kristin Scott Thomas (En la casa), Dominique Pinon (Amelie) y Stéphane Freiss (Un regalo para ella).

Otra de las novedades es el drama biográfico El bailarín del desierto, film inglés de 2014 basado en la vida de Afshin Ghaffarian, un iraní apasionado del baile y la música que, en el turbulento clima político del país en 2009, decide juntarse con otros jóvenes que comparten su afición para crear un grupo clandestino que les ayude a cumplir sus sueños de bailar ante un público. El proceso no solo le permitirá centrarse en su afición, sino que le abrirá las puertas al amor. Dirigida por Richard Raymond, quien de este modo debuta en el largometraje, la película está protagonizada por Freida Pinto (El origen del planeta de los simios), Tom Cullen (Los últimos días en Marte), Nazanin Boniadi (serie Homeland) y Reece Ritchie (Hércules), entre otros.

Desde Francia llega la comedia romántica Les combattants, ópera prima de Thomas Cailley que gira en torno a un joven cuyo verano se prevé tranquilo, repartiendo el tiempo entre sus amigos y la empresa familiar. Pero todo cambia cuando entra en su rutina una joven que pone patas arriba su mundo con una forma de entender la vida muy diferente. Aunque ella no le pide nada, él deberá decidir si seguir con sus planes o dejarlo todo para estar junto a ella. Adèle Haenel (Casa de tolerancia), Kévin Azaïs (La marche), Antoine Laurent (Notre tour viendra) y Brigitte Roüan (Voy a ser mamá) son los actores principales.

También francesa es El apóstol, película escrita y dirigida por Cheyenne Carron (Extase) que adapta la historia real de un joven musulmán que debe luchar contra su destino de convertirse en Imán. Una lucha que se desencadena por el secreto que oculta a su familia y amigos: se ha convertido al Cristianismo. Cuando se revele su conversión el mundo que conocía se volverá hostil, pero descubrirá otros jóvenes que viven su misma situación, generando una corriente de lucha a través del perdón y la redención. Narrado en clave dramático, el film está protagonizado por Brahim Tekfa, Salah Sassi (Héroes del cielo), Fayçal Safi (De guerre lasse) y Norah Krief (Faire avec).

Por último, Al otro lado del muro es un drama de 2013 dirigido por Christian Schwochow (Novemberkind) que adapta la novela de Julia Franck en la que una mujer de la Alemania Oriental de los años 70 pretende cruzar el Muro de Berlín para huir de una vida de penurias, terror y dolor. Acompañada de su hijo y con la promesa de un matrimonio con un alemán occidental, la mujer pronto comprenderá que la vida en la parte occidental no es tan luminosa como creía, iniciando una etapa de tránsito en la que el espionaje, el sufrimiento y el control rivalizan con la realidad que pretendía dejar atrás. La película está protagonizada por Jördis Triebel (La mujer papa), Tristan Göbel (Goethe!), Alexander Scheer (Cuando Santa cayó del cielo) y Jacky Ido (MS1: Máxima seguridad).

‘Tropic Thunder’, humor gamberro y crítica del mundo de Hollywood


Ben Stiller, Robert Downey Jr. y Jack Black protagonizan 'Tropic Thunder: ¡Una guerra muy perra!'.El estreno el pasado día 25 de diciembre de La vida secreta de Walter Mitty ha vuelto a poner bajo los focos a uno de los cómicos más relevantes de los últimos años. Sin embargo, el éxito de Ben Stiller como protagonista de Algo pasa con Mary (1998) o la trilogía sobre los padres de ella y de él ha eclipsado en cierto modo su faceta como director. De hecho, no es extraño conocerle más por su papel frente a las cámaras que tras ellas en aquellos proyectos en los que compagina ambas labores. Sin embargo, a pesar de tener un puñado de películas como director Stiller ha sabido aportar un cierto estilo al género, adaptándose a las necesidades de cada historia y ofreciendo productos, cuanto menos, atípicos. Así ocurre con su más reciente estreno, y en esa misma categoría podría clasificarse Tropic Thunder: ¡Una guerra muy perra! (2008), su anterior proyecto.

La historia, al igual que ocurre con otros de sus proyectos, es relativamente sencilla. Durante el rodaje de una película bélica de gran presupuesto plagada de estrellas de cine los actores principales y el resto del equipo se ven envueltos en un conflicto con unos narcotraficantes. Los protagonistas son confundidos con verdaderos soldados, por lo que deberán dejar de actuar y convertirse en sus personajes si quieren sobrevivir. Y al igual que ocurre en otros de sus proyectos, la sencillez de su argumento permite a Stiller (director) dar rienda suelta a un sinfín de críticas, en este caso al mundo del séptimo arte y a los egos que en él se dan cita cada día. En el caso que nos ocupa a través del humor más gamberro y exagerado posible, obteniendo como resultado un largometraje extremadamente absurdo y al mismo tiempo comprometido.

Ambos conceptos aparentemente incompatibles encuentran su punto en común, curiosamente, en unos secundarios de lujo que logran una mayor presencia que el propio protagonista, un Ben Stiller (actor) que nunca termina de salir del personaje en el que él mismo se ha convertido. Secundarios, por cierto, capitaneados por Robert Downey Jr. (Iron Man 3) y Tom Cruise (Oblivion), este en un personaje casi testimonial pero que tuvo tal impacto que durante varios meses se barajó la posibilidad de darle más recorrido en un film propio. Todos y cada uno de los actores que acompañan a esa estrella de acción en decadencia interpretada por Stiller ofrecen unas interpretaciones perfectas en sus excesos, cada uno además centrando sus burlas y guiños en un aspecto de la industria cinematográfica (cómicos autocomplacientes, raperos que buscan hacer más dinero, directores primerizos, …). Aunque la palma se la lleva, sin duda, Downey Jr. Su crítica (y autocrítica en cierto sentido) a esos actores que para meterse en la piel de sus personajes son capaces de modificar su físico alcanza el absurdo de someterse a una operación estética para que un hombre blanco de ojos azules se convierta en un afroamericano de ojos marrones.

Y eso es únicamente el aspecto físico. La transformación del actor alcanza además los tópicos más clásicos del cine bélico de las últimas décadas del siglo pasado. Con el puro siempre en la boca, diciendo un taco cada cinco palabras, el actor logra que su personaje (un actor que hace un personaje, no lo olvidemos) se transforme completamente. Incluso su forma de andar es modificada para la ocasión. Es, posiblemente, la mejor prueba de que en Tropic Thunder, más allá de su humor y de sus evidentes limitaciones, de las que todos son muy conscientes, hay algo más que un grupo de actores tratando de hacer reír al respetable. No en vano, la película ofrece una imagen muy interesante del mundo de Hollywood. Cierto es que su clave cómica tiende a exagerar, pero eso no impide que debajo de todo eso exista un poso más que interesante de ácida crítica.

Los tráilers previos

Una crítica que sienta sus bases en los falsos avances iniciales que preceden a la propia película y que definen en unos pocos minutos a todos y cada uno de los actores que, más tarde, deberán demostrar que son algo más que niñitos con mucho dinero. A través de estas previas el espectador ubica cada rol en sus respectivos arquetipos (no son más que eso): Stiller es la estrella de acción atrapada en la saga de moda; Downey Jr. es el actor de método que trata de aportar algo de inteligencia al conjunto; Jack Black (Año uno) es el cómico enrocado en sí mismo incapaz de ver más allá. Y así sucesivamente.

Aunque pueda parecer un mero guiño a algunos de los fenómenos hollywoodienses de los últimos años, no hay que despreciar la labor que estos falsos tráilers realizan en el devenir posterior de Tropic Thunder. Todos ellos, como decimos, sientan las bases psicológicas de cada uno de los personajes y ayudan, en definitiva, a que estos puedan exponer todos los rincones de sus personajes desde un principio. Empero, esto tiene un aspecto positivo y otro negativo. El primero, sin duda, es la fuerza que aporta al arranque y los constantes conflictos que se generan en una película que, en realidad, es una lucha de egos. El segundo, por contra, es que el ritmo y el interés decaen progresivamente, siendo salvados por algún que otro momento. Más o menos como le ocurre a La vida secreta de Walter Mitty.

En efecto, y aunque al final la sensación que queda es la de una comedia gamberra y ácida, el desarrollo no ofrece todo lo que podría ofrecer. Es un aspecto que queda solventado gracias fundamentalmente a la labor de los actores y a la crítica que subyace en todo momento, pero no por ello deja de existir y pone de manifiesto las limitaciones, sino formales al menos narrativas, de Stiller como director. Una crítica, por cierto, que no se dirige a ningún actor o sector en particular, sino a los grandes tópicos del cine norteamericano: la guerra entre estrellas por convertir la película en un culto a su figura, las manías de cada uno de ellos, su falta de empatía hacia los demás, … Incluso la falta de trabajo, como pone de manifiesto la secuencia en la que las grandes estrellas le confiesan al principiante que no necesitan leerse el guión para interpretar a sus personajes.

Todo ello conforma un panorama único en el que el humor de Tropic Thunder: ¡Una guerra muy perra! logra un desarrollo completo. No estamos hablando de una de las mejores comedias de los últimos años, ni mucho menos. Stiller, en sus dos facetas de actor y director, tiende a encerrarse en un bucle narrativo y cómico que le lleva a repetir ciertos patrones. Eso no impide, sin embargo, que estemos ante uno de sus mejores trabajos tras las cámaras, gracias fundamentalmente a los actores de los que se rodea y a su sentido analítico y un tanto autocrítico que le permite poner el foco en las debilidades y tópicos de la sociedad. Y eso es algo que le diferencia de otros cómicos de su generación.

Cómo organizar la fiesta más salvaje en un año de crisis personal


De un tiempo a esta parte, y a la espera de futuros días de estreno mejores, la cartelera española se ve asaltada por grandes títulos fines de semana alternativos. El problema es que cuando hay un gran estreno, su repercusión es multitudinaria, pero cuando toca un viernes sin grandes títulos, la calidad de los mismos tiende a ser realmente pobre. Por tanto, si el fin de semana pasado llegó Blancanieves y la leyenda del cazador, hoy viernes, 8 de junio, toca aguantar el aluvión de cintas poco o nada trascendentes, aunque es de agradecer que muchas de ellas traten de arrancarnos la sonrisa.

Si se analizan los estrenos, el más importante puede que sea Project X, la cinta revelación en lo que va de año con una trama tan simple y absurda como divertida. Todo comienza cuando un chico de instituto, relativamente marginado entre sus compañeros, decide organizar una macrofiesta, de esas que tan de moda están en Estados Unidos, el fin de semana que sus padres no están. Pero lo que comienza como un intento de ser conocido y conseguir acostarse con alguna chica termina en un auténtico infierno, con coches en piscinas, altercados con la policía e, incluso, la casa ardiendo. Con el ya estandarizado formato casero y de falso documental de títulos como REC o la reciente Chronicle, el director Nima Nourizadeh debuta en la dirección de la mano del productor Todd Phillips, el de Resacón en Las Vegas. Igualmente, delante de la pantalla se dejan ver una serie de actores jóvenes casi desconocidos, como Thomas Mann (Una historia casi divertida), Oliver Cooper y Jonathan Daniel Brown, quienes debutan en el largometraje con este film.

Junto a esta película, otra comedia que atrae más por el reparto que por la historia en sí. El gran año, una historia sobre las crisis de identidad y existenciales de los hombres en diferentes periodos de su vida, cuenta con Steve Martin (La Pantera Rosa), Jack Black (King Kong), Owen Wilson (La Mansión), Anjelica Huston (El honor de los Prizzi) o Rosamund Pike (Orgullo y prejuicio) en su reparto. Unas crisis, por cierto, que se superan intentando ser el mejor en algo que apasione, por lo que los tres protagonistas masculinos competirán por ser los mejores observadores de aves. David Frankel (El diablo viste de Prada) dirige esta propuesta basada en el libro de Mark Obmascik.

También en clave cómica llega Las chicas de la sexta planta, una producción francesa del 2010 que cuenta en su reparto con nombres españoles como el de Carmen Maura (La comunidad), Natalia Verbeke (El otro lado de la cama) o Lola Dueñas (Mar adentro) entre otros. La historia, dirigida por Phillippe Le Guay (Trois huit), se centra en un aburrido hombre de negocios de 60 años cuya vida cambia por completo al conocer a las chicas de la sexta planta de su edificio, que son las que se encargan de que todo esté ordenado y limpio. Fabrice Luchini (Las aventuras amorosas del joven Molière), Sandrine Kiberlain (Los infieles), Audrey Fleurot (Intocable) y Concha Galán (Volver) también forman parte del amplio elenco de actores.

Además, Francia está presente en la cartelera con otro título de 2010, Cuatro amantes, un drama romántico que gira en torno a dos parejas que, a medida que avanza su relación, van complicándola al introducir el amor en la amistad. Escrita por Julie Peyr y Antony Cordier (Douches froides), es éste último el que se hace cargo de la dirección. La cinta está protagonizada por Marina Foïs (Polisse), Élodie Bouchez (La vida soñada de los ángeles), Roschdy Zem (La fría luz del día) y Nicolas Duvauchell (Una mujer en África) como los cuatro miembros de las parejas.

En línea con la tónica general de los estrenos del 8 de junio, desde Reino Unido llega otra comedia, esta vez con la música como telón de fondo. Se trata de Rock ‘n’ love, dirigida por David Mackenzie, realizador con una interesante carrera donde se hallan títulos como Young Adam (2003). La cinta sigue a dos estrellas de la música que despiertan esposados el mismo día que deben subirse a un escenario para tocar en un importante festival. Las situaciones que generará su unión, tanto personales como profesionales, serán a cada cual más extravagante. Luke Treadaway (Furia de titanes) y Natalia Tena (Un niño grande) encarnan a los dos músicos.

En lo que se refiere a la producción española, dos dramas centran la atención. Por un lado, Evelyn, la historia de una inmigrante peruana que, en busca de una vida mejor, termina siendo secuestrada para ejercer la prostitución y convertida en una esclava sexual. Dirige la cinta Isabel de Ocampo, quien debuta así en el largometraje, mientras que delante de la cámara se encuentran Cindy Díaz (Contracorriente), Adolfo Fernández (Silencio en la nieve), Agnes Kiraly (Memorias de Alicia) y Guadalupe Lancho (Lo contrario al amor).

Por otro, Jaime Rosales, ganador del Goya al Mejor Director por La soledad (2007), presenta Sueño y silencio, coproducida por Francia, y en la que una familia española que vive en París verá cómo cambian sus vidas cuando sufran un accidente durante unas vacaciones en el Delta del Ebro. Miquel Barceló, Celia Correas, María de Medeiros (Pulp Fiction) y Sergi López (El monje) son algunos de los actores protagonistas.

Para finalizar, tres son los títulos que completan los estrenos de esta semana. En primer lugar, Stopped on track, producción francoalemana dirigida por Andreas Dresen (En el séptimo cielo) acerca de cómo la vida golpea siempre en el peor momento y la forma que tiene el ser humano de afrontar las situaciones más difíciles, en este caso la enfermedad terminal de un padre de familia de 40 años. Entre los intérpretes destacan Steffi Kühnert (La cinta blanca) y Milan Peschel (Un juego de inteligencia) como los dos miembros del matrimonio.

Jacobo Lobo es la nueva incursión en el largometraje de Joram Lürsen tras Het geheim. Con un tono aventurero, esta cinta familiar gira en torno a un niño que descubre que es un pequeño niño-lobo que, cada luna llena, se transforma. Basado en los libros de Paul Van Loon, los protagonistas son Mass Bronkhuyzen, Nick Geest y Joop Keesmaat (Zonde).

En cuanto al cine animado, este fin de semana está representado por Plumíferos: Aventuras voladoras, una producción argentina del 2010 dirigida por Daniel De Felippo y Gustavo Giannini acerca de los sueños y la libertad. Por supuesto, y tal y como su nombre indica, con pájaros de ciudad como protagonistas: por un lado, un gorrión que quiere ser un ave exótica y, por otro, un canario enjaulado que ansía ser libre para poder volar.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: