‘La noche de Halloween’: Cómo hemos cambiado (todos)


Los fans, los verdaderos fans que hace 40 años se estremecieron con el mal personificado en Michael Myers, tienen una cita ineludible con el asesino en serie. Pero que sea ineludible no significa que no puedan terminar el encuentro algo decepcionados. Porque esta nueva sesión de asesinatos y violencia tiene mucho de la original de la que hace las veces de secuela y, en muchos aspectos, homenajea, pero nunca logra librarse del sino de los tiempos.

Han pasado 40 años, en efecto, y al igual que la sociedad ha cambiado, también lo ha hecho el cine. Y La noche de Halloween es un documento que permitirá a generaciones posteriores ver dichos cambios. Estamos ante una historia completamente plana, lineal, sin giros argumentales a destacar (salvo uno ligeramente interesante hacia el final del metraje) y con personajes que parecen fotocopiados de mil y una películas de este tipo. La trama arranca bien, jugando con el recuerdo de los crímenes de 1978 y con esa idea del mal puro que se ha construido durante estas décadas. Pero una vez la máscara entra en escena, la cinta pierde fuerza, entregándose por completo a un slasher algo descafeinado que es víctima de la corrección social imperante actualmente. En este sentido, poca sangre, aunque la que se muestra es digna de aplauso.

A su favor juegan, sin embargo, algunos elementos. Para empezar, la puesta en escena de David Gordon Green (Stronger), quien juega con las posibilidades de los planos generales para crear ambientes cargados de tensión dramática. También es digno de mención los intentos por transgredir, aunque sea dentro de los límites de la autocensura. En el recuerdo queda el asesinato de un niño o algunos crímenes visualmente impactantes. A todo ello se suma un diseño de producción que, aunque actual, sigue teniendo cierto aire de décadas pasadas que transporta al espectador a una época en la que la violencia en este tipo de films alcanzaba cotas más altas.

No cabe duda de que el gran problema de La noche de Halloween es su guión. Aunque con un inicio interesante, la trama pierde interés a medida que se entrega a los asesinatos, sobre todo porque se plantea como una especie de viaje con un enfrentamiento final que se anuncia, detalles incluidos, casi desde el primer minuto. Si a eso sumamos algunos diálogos y actuaciones sencillamente horribles, nos encontramos con un film irregular que logra sus mejores momentos en algunos asesinatos y en el ambiente que es capaz de crear. Una secuela que, visualmente, está a la altura del original, pero que narrativamente deja mucho, muchísimo que desear. Al menos entretiene, que es más de lo que pueden decir otras producciones similares.

Nota: 6/10

Anuncios

‘Ben-Hur (2106)’: Roma bajo el sino de los tiempos


Jack Huston y Toby Kebbell compiten en 'Ben-Hur', versión de 2016.El cine es, o debería ser, un reflejo de la situación política, social y económica en la que se realiza. Pero una cosa es eso y otra muy distinta tergiversar deliberadamente una historia para obligarla a cumplir con ese precepto. Esta última idea, demasiado presente en lo nuevo de Timur Bekmambetov (Wanted), es la que provoca que una película más o menos interesante derive en un sinsentido moralista de dudosa credibilidad.

En efecto, Ben-Hur (2016) es un remake intenso, visualmente impecable y con muchos aciertos, uno de ellos darle más presencia al personaje de Messala, interpretado por un irregular Toby Kebbell (El aprendiz de Brujo). Y es que con ello se da más presencia al Imperio Romano y, de paso, al aspecto conquistador, violento y criminal de la expansión romana. En este sentido, resultan interesantes los conflictos morales y humanos del personaje, representando la dualidad de un mundo que lucha por conseguir la paz a través de la violencia. Asimismo, la relación entre los protagonistas queda excepcionalmente bien desarrollada, ofreciendo al espectador una visión más profunda de sus motivaciones y del modo en que sus sentimientos cambian a lo largo de la trama.

El problema es la trama en sí, o mejor dicho el tratamiento dramático que se realiza. Y es que la historia parece desinflarse al introducir problemas innecesarios cada vez más abrumadores a medida que se acerca el final. Por supuesto, la resolución del conflicto entre Ben-Hur (notable Jack Huston, visto en la serie Boardwalk Empire) y Messala es algo tan disparatado como innecesario, pero hay más. La introducción de un personaje secundario totalmente anecdótico al que se le quiere dar más importancia de la que merece; la falta de tratamiento serio de la historia de Jesucristo; poco o nulo desarrollo de algunos secundarios más relevantes.

La pregunta que cabe hacerse es ¿por qué? ¿Por qué tergiversar una historia épica de odio, traición, venganza y perdón modificando la naturaleza de los personajes (y por extensión de lo que representan) con un milagro divino? La respuesta creo que hay que buscarla fuera de la pantalla. En un contexto mundial en el que los pueblos cada vez parecen odiarse cada vez más, la cinta trata de convertirse en una suerte de hermanamiento fraternal entre pueblos tan dispares como el musulmán, el judío y el romano. Y eso, por muy buena voluntad que pueda tener, parecía poco probable en la época romana, sobre todo después de suceder lo que sucede durante la trama. El resultado es el mencionado: se retuerce el desarrollo natural de una historia para forzar un final marcado por los tiempos actuales. Y eso, salvo que se trabaje desde el minuto uno, no suele salir bien.

En resumen, Ben-Hur (2016) comienza bien, posee algunos momentos realmente épicos (la carrera de cuadrigas es espléndida) y ofrece una interesante visión del Imperio Romano en la época de Jesucristo. Ahora bien, la cinta pierde fuelle hacia el final de la trama, y lo hace casi por voluntad propia, modificando no solo la historia que todo espectador con cierta edad tiene en la retina, sino transformando por obra y designio de Dios (y esto es casi literal) a dos personajes enfrentados en dos hermanos. Que Bekmambetov se sienta más o menos cómodo con esta cinta es algo casi secundario (aunque tiene su relevancia que solo parezca disfrutar con las secuencias de acción); el problema es de guión, flojo en demasiados momentos y con tendencia a la autodestrucción más ilógica que se pueda ver en una pantalla.

Nota: 6/10

‘No respires’ mientras ‘Ben-Hur’ vuelve a correr en la arena


Estrenos 2septiembre2016Comenzamos septiembre, y lo hacemos con nuevas versiones de clásicos inmortales. Algo que, habitualmente, no da muy buenos resultados. Muchos son los estrenos que llegan a la cartelera española este viernes, 2 de septiembre, y lo cierto es que la mayoría de ellos no parecen tener el interés suficiente como para atraer a un amplio número de espectadores. La mayoría, es cierto, pero siempre hay algún título que esconde secretos a descubrir.

Desde luego, no parece que sea el caso de Ben-Hur (2016), nueva versión de la inmortal historia escrita por Lew Wallace y cuya adaptación más famosa la interpretó Charlton Heston (Los 10 mandamientos) en 1959. Ahora, y bajo la dirección de Timur Bekmambetov (Abraham Lincoln: Cazador de vampiros), esta épica trama vuelve a narrar cómo un príncipe judío es traicionado por su hermano adoptivo, un tribuno romano. Convertido en esclavo y separado de su madre y su hermana, deberá vivir varios años en las galeras de un barco hasta que logre liberarse, con el único objetivo de lograr la venganza y restaurar su nombre. Acción, aventura y unos renovados efectos visuales son las claves de esta cinta protagonizada por Jack Huston (serie Boardwalk Empire), Toby Kebbell (Warcraft), Nazanin Boniadi (serie Homeland), Haluk Bilginer (Sueño de invierno), Pilou Asbæk (serie 1864), Rodrigo Santoro (Focus), Moises Arias (El juego de Ender) y Morgan Freeman (Objetivo: Londres).

El terror psicológico llega de la mano de No respires, cinta dirigida por Fede Alvarez (Posesión infernal) que, aunque a priori puede parecer terror en estado puro, su premisa es ligeramente diferente. Un grupo de jóvenes ladrones se dispone a dar un golpe sencillo y que podría hacerles muy ricos: desvalijar la casa de un hombre ciego en la que, en principio, se esconde un gran botín. Pero una vez dentro, y con la casa a oscuras, los papeles de presa y cazador pronto dan un vuelco. El reparto, aunque extenso, tiene como principales actores a Stephen Lang (Avatar), Jane Levy (Bang bang baby), Dylan Minnette (Prisioneros) y Daniel Zovatto (It follows).

En lo que a la comedia familiar se refiere, Siete vidas es el título de lo nuevo de Barry Sonnenfeld (Men in Black 3), cuya trama se centra en un hombre rico que vive su vida al límite y que disfruta con su trabajo, algo que no termina de gustar a su familia. Para el cumpleaños de su hija decide comprar un gato a un peculiar vendedor, pero de camino a casa sufre un terrible accidente y queda en coma. Su alma, sin embargo, se traspasa al animal. Kevin Spacey (serie House of cards), Jennifer Garner (Los milagros del cielo), Christopher Walken (Eddie el Águila), Robbie Amell (serie The Flash), Cheryl Hines (El benefactor), Malina Weissman (Thirsty) y Teddy Sears (serie Masters of sex) encabezan el reparto.

Este septiembre supone también el regreso a la gran pantalla de Mel Gibson (Los mercenarios 3) con Blood father, en un papel que conoce a la perfección. La historia arranca cuando una joven es traicionada por su novio traficante después de un robo a un cártel. Perseguida y asustada, su única vía de escape será su desastroso padre, un borracho y violento ex convicto que quiere ejercer de buen progenitor, incluso aunque eso ponga en riesgo su propia vida. Dirigida por Jean-François Richet (Una semana en Córcega), esta mezcla de acción y thriller tiene un reparto que se completa con William H. Macy (La habitación), Diego Luna (Elysium), Thomas Mann (Memoria) y Erin Moriarty (Los amos del barrio).

Muy diferente es el thriller Criminal, coproducción inglesa y norteamericana que recupera un viejo tema policíaco utilizado en varios films de corte fantástico. Con el objetivo de detener una conspiración diabólica, las fuerzas de seguridad deciden implantar los recuerdos, secretos y habilidades de un agente de la CIA muerto en una misión, en un impredecible y violento convicto, de modo que el agente pueda terminar el trabajo en el cuerpo de un hombre cuya vida no parece importarle a nadie. Dirigida por Ariel Vromen (The Iceman), la cinta cuenta con un interesante reparto encabezado por Kevin Costner (3 días para matar), Ryan Reynolds (Deadpool), Gary Oldman (El niño 44), Tommy Lee Jones (Malavita), Gal Gadot (Batman v Superman: El amanecer de la Justicia), Alice Eve (Misconduct), Jordi Mollà (Mi familia italiana) y Michael Pitt (serie Hannibal).

Entre los estrenos puramente europeos destaca la francesa Los visitantes la lían (en la Revolución Francesa), nueva entrega de la famosa saga de comedias que sitúa a los dos protagonistas de la Edad Media atascados en los corredores del tiempo y aterrizando en la Revolución Francesa, cuando los descendientes del escudero Delcojón saquean el castillo de los descendientes del conde Godofredo. Dirigida por Jean-Marie Poiré (Mi mujer se llama Mauricio), la cinta vuelve a contar con Jean Reno (Escuadrón de élite) y Christian Clavier (No molestar) como principales actores, a los que se suman Karin Viard (Grandes familias), Franck Dubosc (Bis), Sylvie Testud (French women) y Marie-Anne Chazel (Fanny).

Desde Italia llega La espera, drama basado en la obra de Luigi Pirandello que dirige Piero Messina en el que supone su debut en el largometraje. El argumento gira en torno a una mujer que pasa sus días en una solitaria villa de Sicilia. Hasta allí se desplaza su hijo y la novia de éste para pasar la Pascua. Cuando el joven sale y las dos mujeres se quedan a solas, desconocidas la una de la otra, comienza una conversación que llevará a los personajes a descubrir sus secretos. Juliette Binoche (Godzilla), Giorgio Colangeli (Cloro), Domenico Diele (Mia madre) y Lou de Laâge (Respire) son los principales actores.

España y México colaboran en El elegido, drama histórico con dosis de thriller que narra el asesinato de León Trotsky en México a manos de un comunista español. Dirigida por Antonio Chavarrías (Dictado), la película cuenta con un reparto internacional encabezado por Hannah Murray (serie Juego de tronos), Alfonso Herrera (La dictadura perfecta), Henry Goodman (Altamira), Julian Sands (Me), Emilio Echevarría (Memoria de mis putas tristes) y Frances Barber (Mr. Holmes).

Pasamos a los estrenos puramente españoles, y entre ellos destaca lo nuevo de Imanol Uribe (El viaje de Carol) como director, Lejos del mar, drama de 2015 que gira en torno a un hombre que, al salir de la cárcel, recorre media España para ir a ver a su compañero de celda, que arrastra una enfermedad terminal. Sin embargo, termina tropezándose con la doctora que le atiende, una mujer con la que tuvo un encuentro terrible hace años y que marcó para siempre la vida de ambos. El reparto está encabezado por Elena Anaya (La piel que habito), Eduard Fernández (Felices 140), José Luis García Pérez (Impávido) e Ignacio Mateos (La mula).

También es interesante Cerca de tu casa, drama musical dirigido por Eduard Cortés (The Pelayos) con el problema de los desahucios como telón de fondo. La trama se centra en una mujer que debe volver a casa de sus padres junto a su marido y su hija al ser echada del piso en el que vivían. Pero junto a ella, la cinta muestra el drama al que se enfrenta el empleado del banco, vecino de la familia, que debe ejecutar una orden que detesta. Y también los remordimientos del policía que debe echarles, y que vive atormentado. La película está protagonizada por Silvia Pérez Cruz, Lluís Homar (La fossa), Adriana Ozores (Nacidas para sufrir), Manuel Morón (Cuento de verano) y Oriol Vila (La punta del iceberg).

Diferente es el género de La puerta abierta, comedia dramática centrada en una mujer que vive con su madre y que, al igual que ella, en su día fue prostituta. Los problemas con sus vecinos no hacen más que aumentar, pero la llegada de un inesperado miembro a esta extraña familia le dará una oportunidad de encontrar la felicidad. Ópera prima de Marina Seresesky, la cinta cuenta en su reparto con Carmen Machi (Rumbos), Terele Pávez (Las brujas de Zugarramurdi), Asier Etxeandia (La novia), Paco Tous (Somos gente honrada), Sonia Almarcha (Orson West) y Mar Saura (serie El ministerio del tiempo).

Fincher busca a la esposa ‘Perdida’ mientras ‘Annabelle’ aterroriza


Estrenos 10octubre2014Estas últimas semanas han sido, en lo que a estrenos se refiere, de lo más variopinto. Cada viernes se combinaban cintas enfocadas al puro entretenimiento con historias que requerían del espectador algo más que un bol de palomitas. Hoy, 10 de octubre, el fenómeno se repite, aunque con una diferencia: la cinta más importante apunta directamente a los Oscar, lo cual invita a pensar en el habitual cambio de tendencia que se produce en estas fechas, iniciándose de este modo la lista de títulos que lucharán por llevarse la mayor cantidad posible de premios en los próximos festivales y galas.

El título de dicho film es Perdida, lo nuevo de David Fincher tras Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres (2011). Basada en la novela de Gillian Flynn, quien se encarga también de la adaptación, la trama se centra en una pareja durante los preparativos de su quinto aniversario de boda. Una mañana ella desaparece sin dejar rastro, y lo que comienza siendo una simple investigación pronto tiene como principal sospechoso al marido, que insiste en su inocencia. Sin embargo, la actitud fría y distante ante la posible muerte de la mujer parece esconder su culpabilidad. Intriga y drama son los ingredientes principales de esta película que, según las primeras impresiones, demuestra de nuevo que estamos ante uno de los mejores directores de los últimos años. Ben Affleck (Runner, runner) y Rosamund Pike (Jack Reacher) forman la pareja protagonista, a los que acompañan Neil Patrick Harris (Mil maneras de morder el polvo), Tyler Perry (Madea gets a job), Carrie Coon (serie The leftovers) y Kim Dickens (A cualquier precio), entre otros.

Muy distinto es el carácter del otro gran film del fin de semana. Annabelle puede entenderse como una especie de precuela de Expediente Warren: The conjuring (2013), o al menos un spin off cuya acción transcurre antes de la citada película. Por tanto, terror en estado puro para esta historia que sigue la tranquila vida de una pareja que está a punto de tener un hijo. Antes de que ella dé a luz, su marido decide regalarle una muñeca vintage, último miembro de una amplia colección. Al poco tiempo, una pareja perteneciente a una secta satánica les ataca en su propia casa, derramando sangre e invocando a un maligno ente que terminará poseyendo a la muñeca, iniciándose una pesadilla como nunca antes habían conocido. John R. Leonetti (El efecto mariposa 2) es el encargado de dirigir la cinta, que está protagonizada por Annabelle Wallis (Steel trap), Ward Horton (Letting go), Alfre Woodard (serie Copper), Tony Amendola (serie Érase una vez), Kerry O’Malley (serie Los que matan) y Eric Ladin (serie Boardwalk Empire).

El último de los estrenos estadounidenses es Así nos va, nueva comedia romántica dirigida por Rob Reiner (El presidente y Miss Wade) que se centra en un agente inmobiliario cuya crueldad deliberada con todos aquellos que le rodean hace que poca gente quiera acercarse a él. Y eso poco parece importarle, pues su único objetivo es vender una casa más y retirarse en paz. Todo su mundo da un vuelco cuando su hijo le pide que se haga cargo de una nieta a la que ni siquiera conoce. Al no saber qué hacer con ella decide dejarla con su vecina para seguir con sus planes, pero la presencia de la pequeña le obligará a abrir su corazón a todo aquello que siempre rechazó. El reparto está encabezado por Michael Douglas (Behind the Candelabra), Diane Keaton (La gran boda), Sterling Jerins (Guerra Mundial Z), Annie Parisse (serie Person of interest) y Austin Lysy (El fraude).

Continuamos el repaso de las novedades con el cine europeo, y lo hacemos con Mi vida ahora, drama con dosis de thriller producido en Reino Unido en 2013 cuya trama transcurre en un futuro cercano. La protagonista es una joven estadounidense que es enviada a Inglaterra a vivir con sus primos durante un verano, tiempo en el que conocerá a un joven. Sin embargo, su vida dará un vuelco cuando un conflicto internacional se extienda por Europa y Reino Unido queda sumido en un estado militar. Sola y separada de su familia, la joven deberá iniciar un viaje por su supervivencia. Basada en la novela de Meg Rosoff, la cinta está dirigida por Kevin Macdonald (La legión del águila) y protagonizada por Saoirse Ronan (El gran hotel Budapest), George MacKay (Amanece en Edimburgo), Tom Holland (Lo imposible), Harley Bird y Anna Chancellor (Hysteria).

En cuanto al cine español, dos son las propuestas de la semana. Dioses y perros es el nuevo drama protagonizado por Hugo Silva (Las brujas de Zugarramurdi) cuyo argumento gira en torno a un joven que se ha autoimpuesto una vida gris y anodina. Pasa los días haciendo de sparring para su amigo, boxeador y ex alcohólico, y el poco tiempo libre que tiene lo pasa cuidando de su hermano. Todo cambia cuando llega a su barrio una profesora que le hará cambiar su punto de vista de todo lo que le rodea, y que le llevará a una encrucijada que no dejará indiferente a nadie. Dirigida por David Marqués (En fuera de juego) y Rafa Montesinos (serie Gavilanes), en la cinta encontramos también los nombres de Megan Montaner (serie Amar es para siempre), Elio González (serie Bandolera), Juan Codina (Los días no vividos) y Enrique Arce (Mejor otro día).

Al mismo género pertenece A escondidas, cuya acción narra el encuentro de dos jóvenes cuyas vidas, muy diferentes, cambiarán para siempre. Uno es un chico marroquí que, tras enterarse de que va a ser deportado, huye con las pocas pertenencias que tiene. El otro es un adolescente al que los nervios le juegan una mala pasada al tratar de conquistar a una chica durante una noche en una discoteca. Segunda película escrita y dirigida por Mikel Rueda (Izarren agria), cuyo reparto principal está integrado por Germán Alcarazu, Adil Koukouh, Álex Angulo (Zipi y Zape y el club de la canica) y Ana Wagener (Secuestrados).

Italia también está presente este fin de semana gracias a Blanca como la nieve, roja como la sangre, comedia dramática del 2013 que gira en torno a la vida de un chico de dieciséis años cuyas máximas aspiraciones son el deporte y una chica de pelo rojo de la que está profundamente enamorado. Sin embargo, su rutina se verá alterada cuando decida acercarse a la joven, descubriendo que está pasando por una difícil situación y asumiendo la responsabilidad de tomar decisiones en el pequeño mundo en el que ambos viven. Todo bajo la atenta mirada de la mejor amiga de él, confidente de sus dudas y sus deseos. Giacomo Campiotti (Corsa di primavera) es el encargado de poner la historia en imágenes y de dirigir a Filippo Scicchitano (Un giorno speciale), Gaia Weiss (Hércules: El origen de la leyenda), Aurora Ruffino (La soledad de los números primos), Luca Argentero (Come Reza Ama), Romolo Guerreri (La festa) y Flavio Insinna (Ex: Todos tenemos uno).

También del 2013 es Amarás al prójimo, drama con dosis de thriller procedente de Polonia que dirige Malgoska Szumowska (Ellas) y que narra la apacible vida que lleva un sacerdote en una zona rural del país. Su presencia en el pueblo es fruto de sus intentos por alejarse de los oscuros sentimientos que en el pasado marcaron su vida. Su trabajo con jóvenes con problemas de conducta transcurre con normalidad hasta que uno de ellos se acerca demasiado a él, derribando la fortaleza que había logrado construir y levantando las sospechas de todos sus vecinos, que empezarán a verle como un enemigo. Andrzej Chyra (Aquello que amamos), Mateusz Kosciukiewicz (Bejbi blues), Maja Ostaszewska (Katyn), Lukasz Simlat (Drogówka), Maria Maj (Zero) y Tomasz Schuchardt (Yuma) conforman el reparto principal.

El último de los estrenos de ficción es Winter Sleep (Sueño de invierno), drama turco dirigido por Nuri Bilge Ceylan (Érase una vez en Anatolia) y basado en relatos cortos de Anton Chekhov cuya trama se centra en un pequeño hotel de Anatolia regentado por un veterano actor casado con una joven mujer de la que está alejado emocionalmente. Para colmo, con ellos vive su hermana, triste porque se acaba de divorciar. La llegada del invierno no solo les impedirá salir, sino que sacará a la luz sus aflicciones, sus miedos y sus anhelos. El reparto está encabezado por Haluk Bilginer (The international: Dinero en la sombra), Melisa Sözen (Okul), Demet Akbag (Organize isler), Nadir Saribacak (Yozgat blues), Ayberk Pekcan (Ask ve devrim) y Tamer Levent (Su ve Ates).

Cerramo este repaso con el documental One Direction: Where We Are, el montaje llevado a cabo por Paul Dugdale, director habituado a realizar este tipo de películas como demuestran Adele live at the Royal Albert Hall (2011) o Jessie J live in London (2011). Los fans de esta boy band no solo podrán disfrutar del concierto que el grupo dio en el estadio de San Siro, sino que como extra se incluyen una serie de entrevistas en el backstage previas al concierto. La película estará en cartel únicamente durante el fin de semana.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: