El terror de ‘Déjame salir’ se enfrenta a la política de ‘El caso Sloane’


Si algo está caracterizando al mes de mayo son las numerosas propuestas que, al menos hasta ahora, tienen como punto en común el thriller y el terror. Este viernes, 19 de mayo, no es menos, y las principales novedades de la cartelera prometen intriga y emociones fuertes a los espectadores. Por supuesto, no es la única oferta, y aunque este es un fin de semana de pocos títulos nuevos, la variedad está servida.

Comenzamos el repaso con Déjame salir, ópera prima de Jordan Peele, quien también es autor de un guión que arranca cuando un joven afroamericano viaja con su novia blanca a la finca de los padres de ella para conocerlos y pasar el fin de semana. Aunque todo el mundo es extraordinariamente amable al comienzo, poco a poco se irán sucediendo extraños acontecimientos que pondrán en alerta al joven, iniciándose una pesadilla de la que intentará salir con vida. Intriga y terror se mezclan en esta historia protagonizada por Daniel Kaluuya (Sicario), Bradley Whitford (La cabaña en el bosque), Catherine Keener (serie Show me a hero), Allison Williams (serie Girls), Betty Gabriel (Election: La noche de las bestias) y Caleb Landry Jones (Decadencia).

El thriller y la política se unen en El caso Sloane, producción con capital francés y norteamericano dirigida por John Madden (El exótico Hotel Marigold) cuyo argumento se centra en una mujer conocida por su astucia y sus éxitos en las altas esferas del mundo político y empresarial. Acostumbrada a ganar sea como sea, cuando deba enfrentarse a un rival capaz de acabar con su carrera deberá decidir si el precio de la victoria realmente merece la pena. Jessica Chastain (Marte), Mark Strong (Agente contrainteligente), Gugu Mbatha-Raw (Los hombres libres de Jones), Alison Pill (serie The Newsroom), Jake Lacy (Carol), Michael Stuhlbarg (La llegada), John Lithgow (El contable) y Sam Waterston (Anesthesia) encabezan el reparto.

Entre los estrenos europeos destaca Personal shopper, coproducción franco alemana escrita y dirigida por Olivier Assayas (Después de mayo) que arranca cuando una joven estadounidense que reside en París consigue un trabajo como encargada de todo el vestuario de una celebrity, lo que le da tiempo para tratar de contactar de algún modo con el espíritu de su hermano gemelo, muerto en esa misma ciudad. Su vida se complica cuando empieza a recibir mensajes de texto de un desconocido. Drama y misterio se dan cita en esta historia protagonizada por Kristen Stewart (American ultra), Lars Eidinger (Elixir), Anders Danielsen Lie (La odisea de Alice) y Benjamin Biolay (Vicky).

Desde Alemania también llega Goodbye Berlín, comedia dramática familiar basada en la novela de Wolfgang Herrndorf cuya trama se centra en un joven de 14 años que se queda solo en casa. Durante ese tiempo un compañero de clase aparece con un coche robado, iniciando juntos un viaje por carretera que les cambiará la vida. Fatih Akin (El padre) dirige esta propuesta en cuyo reparto destacan nombres como los de Anand Batbileg, Tristan Göbel (Zurich), Aniya Wendel, Julius Felsberg (Hotel Lux) y Uwe Bohm (Freistatt).

La última de las novedades de ficción es Boris sin Béatrice, drama escrito y dirigido por Denis Côté (Curling) que se centra en un hombre que decide tener una relación extra matrimonial para satisfacer sus necesidades emocionales mientras su mujer se encuentra gravemente enferma. James Hyndman (Black eyed dog), Simone-Élise Girard (Die), Denis Lavant (Eva no duerme), Dounia Sichov (Marussia) y Laetitia Isambert-Denis (Sans elle).

Terminamos el repaso con el documental Dancer, obra que se centra en el bailarín ucraniano Sergei Polunin, que con 19 años se convirtió en el primer bailarín más joven del Royal Ballet de Londres. La cinta está dirigida por Steven Cantor (Nadie muere en Lily Dale).

Anuncios

‘La Bella y la Bestia’: animación de carne y hueso


Las producciones Disney tienen muchos defectos, pero si por algo pueden ser defendidas es por la magia que desprenden en cada plano, por esa capacidad de llevar al espectador, sea de la edad que sea, a un momento de su vida en el que todo era fantasía, en el que todo estaba por descubrir. Y si eso ya tiene mérito, lograrlo con una versión en imagen real de una historia mil veces vista y cantada es un reto al alcance de muy pocos.

De ahí que esta nueva versión de La bella y la bestia tenga tanto mérito. La traslación al mundo de carne y hueso de esta fantasía con objetos animados no solo es fiel al original, sino que logra desprender el carrusel de emociones que tienen sus canciones, amén del recorrido dramático de sus personajes, interpretados por unos actores que disfrutan con cada línea de diálogo y con cada movimiento de baile. Esa diversión se traslada, en última instancia, al desarrollo argumental de la historia, adaptada en algunos aspectos a los tiempos modernos pero sin perder de vista en ningún momento la fuerza de la poderosa historia de base.

Es magia, sí. Es romance, ternura y diversión. Pero incluso su intención por ser fiel al original (coartado, claro está, por los límites que impone la realidad) deja espacio para la introducción de ciertas secuencias que ayudan a explicar algo mejor la evolución de los personajes, su pasado y su futuro, y cómo todo termina por tener más coherencia. Dichas secuencias, aunque inteligentemente introducidas, restan sin embargo algo de ritmo al resto del desarrollo, lo que al final deja un sabor agridulce en un film, por otro lado, muy completo que aprovecha con bastante habilidad los recursos del musical y de la fantasía animada en la que se basa (atención al número del comedor o al clásico baile en el salón).

Al final, lo realmente importante es si La bella y la bestia logra emocionar tanto como su original animado. La respuesta es un rotundo sí. O al menos, un SÍ con mayúsculas. Quizá su mayor problema sea que, en ese intento por no ser una copia exacta, trata de introducir elementos nuevos cuyo funcionamiento dentro del engranaje dramático no siempre es el idóneo. Pero desde luego, si ese es el mayor problema, bendito sea, porque lo cierto es que, aunque perjudica al ritmo, ayuda a completar la historia, haciéndola algo más adulta y compleja. Disney ha encontrado un nuevo nicho de mercado en estas versiones en imagen real. ¿Cuál será la siguiente?

Nota: 7/10

‘Black Mirror’ se centra en la ciencia ficción de la tecnología en su 3ª T


Bryce Dallas Howard protagoniza uno de los episodios de la tercera temporada de 'Black Mirar'.Tras dos temporadas y un especial navideño, Black Mirror se ha consolidado como la crítica más ácida a la tecnología y la dependencia social de ella. Sin embargo, la serie de Charlie Brooker (serie Dead set) ha evolucionado en su tercera temporada hacia un carácter más fantástico, centrándose en la ciencia ficción más que en la crítica o en la denuncia social. Tal vez sea por el hecho de que son seis episodios en lugar de tres, o simplemente porque era el camino a seguir natural para una ficción de estas características. El caso es que estos capítulos, algunos de ellos de una factura impecable en todos sus aspectos, comparten más puntos en común que el trasfondo social y humano que ha caracterizado a la serie. Que esto sea algo positivo o negativo es decisión personal de cada uno.

Quizá la mayor evidencia de esto es que, salvo el episodio titulado ‘Cállate y baila’ (‘Shut up and dance’ en versión original), el componente tecnológico tiene un peso más que notable en la historia, en muchas ocasiones jugando con los aspectos futuristas o con una hipótesis sobre la evolución que tendrán campos como los videojuegos o los drones. ‘Caída en picado’ y ‘Playtesting’ son claros ejemplos. El primero, protagonizado por Bryce Dallas Howard (Jurassic World), representa una reflexión del mundo que puede crear la dependencia cada vez mayor de las redes sociales y del reconocimiento que, en teoría, dan al individuo dentro de un entorno globalizado. El segundo, con los videojuegos como contexto, alerta de los riesgos de un mundo del entretenimiento cada vez más personalizado e inclusivo.

En este sentido, es evidente que los episodios mantienen el componente social, pero lo hacen con una apuesta por el futurismo, por la ciencia ficción más que por los peligros de una sociedad dependiente de una tecnología que ya existe. Si bien es cierto que en temporadas anteriores ya existía ese equilibrio entre realidad y ficción, en estos seis episodios la balanza parece inclinarse más por la ficción, narrando historias en algunos casos sumamente fantásticas que, aunque con un trasfondo de crítica o denuncia, no dejan de ser modelos de entretenimiento sin demasiado contenido. Tal vez sea por eso que ‘La ciencia de matar’ es uno de los episodios más flojos no solo de la tercera temporada de Black Mirror, sino de toda la serie.

Ahora bien, esta apuesta deja también uno de los episodios más románticos y bellos de esta producción. ‘San Junipero’ se convierte en un canto al amor eterno e inmortal, a la libertad de poder encontrar a la persona idónea esté donde esté gracias a un terreno neutral en forma de mundo digital. De nuevo, la serie va un paso más allá y aborda un futuro de ciencia ficción que desarrolla, en cierto modo, una realidad ya existente pero mucho menos sofisticada. En este caso, sin embargo, la trama está planteada de forma tan sutil y entrelazada que termina por alternar drama romántico con un cierto suspense, amén de obligar al espectador a prestar atención al más mínimo detalle para tratar de comprender cómo y dónde se desarrolla la acción.

Realidad de las tramas

'San Junipero' es uno de los episodios más recordados de la tercera temporada de 'Black Mirar'.Nada de esto impide, sin embargo, que Black Mirror siga inquietando conciencias con su tercera temporada. A pesar de contener episodios sin excesiva trascendencia más allá de la trama en sí, en su conjunto se puede entender como un estudio del comportamiento humano en el más amplio espectro. Desde ese primer episodio con las redes sociales como indicador de las clases sociales (tener pocos ‘Me gusta’ te convierte en un paria), hasta el último en el que, simple y llanamente, se ha acabado con las abejas reales y se ha tenido que buscar una alternativa cibernética, todos los episodios, y en esto sí que no hay excepción, están planteados para obligar al espectador a reflexionar sobre su propia realidad.

Y eso se consigue gracias a unas tramas notablemente estructuradas, capaces de seguir una senda marcada mientras libran una batalla intelectual con el que está al otro lado de esa “espejo negro” al que hace referencia el título de la serie. Al existir argumentos independientes, cada episodio está narrado de forma propia, aunque todos mantienen en común la idea de que nada es lo que parece, de que la realidad es mucho más terrible de lo que en un principio pueda parecer. De este modo, verdad y mentira, realidad y ficción, se funden en un único mensaje dominado por esas nuevas tecnologías que parecen adueñarse poco a poco de la serie y que, por suerte o por desgracia, ya se han adueñado de nuestras vidas.

Incluso aunque algunos capítulos posean un argumento sin demasiado interés, es de justicia reconocer los puntos de giro tan interesantes que ofrecen todos ellos gracias, precisamente, a esa idea de que nada es lo que parece. Otra cosa muy diferente es que el contexto en el que se desarrollan esas historias y el modo en que se narran sea el adecuado. Personalmente creo que la narrativa es, como suele ser habitual en esta serie, ejemplar, pero ese contexto peca, en algunos casos, de una ingenuidad manifiesta, lastrando tanto las ideas que maneja como la dinámica visual. No ocurre en todos, es cierto, pero sí en los suficientes como para identificar un patrón, y es el hecho de que parece no haber ideas suficientes (o suficientemente trabajadas) como para completar una temporada de seis episodios.

Dicho de otro modo, la tercera temporada de Black Mirror posiblemente satisfaga a los seguidores, y desde luego mantiene la senda ideológica y narrativa de las anteriores etapas, pero en su conjunto puede que tenga algunos de los episodios más flojos de la serie. Ya sea por su extensión, por la complejidad de crear estas tramas o por su apuesta decidida por la ciencia ficción por encima de otros factores, lo cierto es que estas seis historias no logran despertar la admiración que sí despertaron las anteriores, posiblemente también porque el impacto poco a poco se va superando. En cualquier caso, con estos problemas que parecen empezar a surgir la serie sigue siendo una de las más frescas, dinámicas, transgresoras y provocativas de la televisión moderna, lo cual ya debería dar una idea de la calidad que atesora.

‘Los hombres libres de Jones’: se abolió la esclavitud, ¿y el racismo?


Matthew McConaughey protagoniza 'Los hombres libres de Jones', de Gary Ross.Cuando se habla de la Guerra de Secesión estadounidense suele hablarse del fin de la esclavitud, de cómo el Norte derrotó al Sur y se lograron más derechos, una mayor igualdad. Pero, ¿qué ocurrió realmente cuando los grandes terratenientes sureños se vieron obligados a despojarse de aquellos que habían sido sus esclavos durante décadas? Eso, a grandes rasgos, es lo que explica la nueva película de Gary Ross (Pleasantville), y lo hace con la humildad y sonrojo que provoca analizar la parte más vergonzosa de la historia de tu pueblo.

Porque si algo provoca Los hombres libres de Jones es sonrojo, vergüenza y rabia. Emociones todas ellas generadas gracias a la narrativa de Ross y a un guión magnífico que, aunque dividido en dos partes más que claras, es capaz de mantener el ritmo con razonable habilidad para no perder nunca el objetivo de la historia. Tal vez sea por eso, porque nunca pierde de vista su mensaje final, por lo que el espectador apenas nota el cambio entre partes, motivado por el fin de la guerra y cómo abolir la esclavitud no fue más que un deseo sobre el papel que no se logró realmente en muchos estados del sur.

Habrá quien entienda que la película pierde fuerza una vez superado el punto de inflexión del final de la guerra, pero en realidad es ahí cuando adquiere verdadero significado. Los discursos del personaje de Matthew McConaughey (El inocente), quien por cierto está espléndido, sin duda resultan excesivamente aleccionadores, y hubieran necesitado algo más de sutileza a la hora de enarbolar la bandera de la igualdad y la libertad, pero el tema tratado es tan contundente que apenas se tiene en cuenta. Es a través de estos discursos, de leyes como la del “entrenamiento” de niños esclavos, o de los delitos en el recuento de votos de las primeras elecciones que aceptaron gente de color, donde la cinta logra su máximo esplendor, desgranando un país que todavía hoy vive sumido en un racismo que parece incapaz de superar.

De hecho, Los hombres libres de Jones perfectamente tendría un marcado significado aleccionador simplemente comparándolo con lo que ocurre en Estados Unidos últimamente. Pero por si eso no fuera suficiente, aborda el caso de un descendiente del protagonista 80 años después, cuando una ley le impide casarse con una mujer blanca porque tiene ascendencia negra en un 8%. Ver para creer. La película ya es interesante por sí misma simplemente con el tema que aborda. Pero la capacidad de Gary Ross, que escribe y dirige la cinta, hace que la historia adquiera una dimensión mucho mayor y más interesante. Posiblemente estemos ante uno de los primeros títulos a los Oscar.

Nota: 7,5/10

El bebé de Bridget Jones llega con ‘Los hombres libres de Jones’


Estrenos 16septiembre2016Después de semanas en las que la acción y la fantasía ha copado la mayor parte de los principales estrenos semana tras semana, el entretiempo cinematográfico comienza a llegar a las salas, y antes de poder ver los títulos que, presumiblemente, competirán por los premios, toca afrontar la llegada de otro tipo de películas. Este viernes, 16 de septiembre, es el turno del regreso de un personaje esperado por muchos, pero llega acompañado por algunos de esos títulos que ya empiezan a sonar en algunas quinielas. Y ambos, por supuesto, por estrenos de lo más variado.

Desde luego, el principal estreno es Bridget Jones’s Baby, tercera parte de las desventuras de este personaje interpretado por Renée Zellweger (Expediente 39) y creado por Helen Fielding. En esta ocasión la trama sitúa a la protagonista ante la duda de quién es el padre de su futuro hijo, después de haber roto con el que creía iba a ser el amor de su vida y haber conocido a un galán estadounidense que parece ser el hombre perfecto. Dirigida por Sharon Maguire (El diario de Bridget Jones), esta comedia co producida entre Estados Unidos, Reino Unido, Irlanda y Francia cuenta en su reparto con Colin Firth (Kingsman: Servicio Secreto), Patrick Dempsey (serie Anatomía de Grey), Celia Imrie (El nuevo exótico hotel Marigold), Emma Thompson (Un golpe brillante), Gemma Jones (Radiador) y Jim Broadbent (La leyenda de Tarzán).

Puramente norteamericana es Los hombres libres de Jones, drama biográfico que narra la rebelión de un soldado del ejército Confederado durante la Guerra de Secesión, llegando a liderar una milicia de desertores, esclavos y mujeres que se levantó contra el Gobierno para crear su propio estado. Gary Ross (Los juegos del hambre) es el encargado de poner en imágenes esta historia interpretada por Matthew McConaughey (Interstellar), Gugu Mbatha-Raw (La verdad duele), Keri Russell (serie The americans) y Mahershala Ali (serie House of cards), entre otros.

El elemento terrorífico lo aporta Morgan, thriller de ciencia ficción que supone el debut en el largometraje de Luke Scott. La trama arranca cuando una especialista en problemas empresariales es solicitada para evaluar el riesgo que puede suponer el producto de una compañía, y si es necesario acabar con él. Ese producto es, en concreto, una forma de vida con apariencia humana pero con unas capacidades y un poder que pueden poner en riesgo la vida de los que la rodean. Entre los principales actores encontramos a Kate Mara (Marte), Anya Taylor-Joy (La bruja), Toby Jones (serie Wayward Pines), Rose Leslie (serie Juego de tronos), Boyd Holbrook (Perdida), Michelle Yeoh (The lady), Jennifer Jason Leigh (Los odiosos ocho), Paul Giamatti (San Andrés) y Brian Cox (Pixels).

La representante española es El futuro ya no es lo que era, comedia escrita y dirigida por Pedro L. Barbero (Tuno negro) cuya historia gira en torno a un joven que debe decidir si acepta la millonaria propuesta de una cadena de televisión para convertirse en el adivino estrella de un programa, o arriesgar todo su futuro para luchar por sus sueños. Dani Rovira (Ocho apellidos catalanes), Carmen Maura (Las sillas musicales), Carolina Bang (Mi gran noche), José Corbacho (Mi dulce), Yolanda Ramos (Ahora o nunca) y Eduardo Velasco (La mula) encabezan el reparto.

Italia y Francia son los países responsables de Suburra, thriller dramático ambientado en el mundo de la mafia en Italia que adapta la novela de Giancarlo De Cataldo y Carlo Bonini. La trama comienza con el intento de construir en la costa un complejo urbanístico al más puro estilo Las Vegas. Para ello, un viejo jefe de la mafia logra el apoyo de grupos locales de Ostia, pero no parece suficiente, por lo que se desatará una lucha entre políticos, mafiosos y eclesiásticos que dejará a su paso ríos de sangre. Dirigido por Stefano Sollima (serie Roma criminale), el film está interpretado por Pierfrancesco Favino (Rush), Elio Germano (El fin es mi principio), Claudio Amendola (Cha cha cha) y Alessandro Borghi (Roma criminale).

Sin duda la cinta más internacional es Boi Neon, drama de 2015 que cuenta con capital brasileño, uruguayo, holandés y español y cuya trama se centra en un joven que trabaja en las “Vaquejadas”, el tradicional rodeo del noreste de Brasil. Aunque feliz con su vida y el grupo que le acompaña de feria en feria, el panorama cambiante del país, que empieza a industrializarse con la fábrica de textil, le hace soñar con algo más, con el diseño de moda. Escrita y dirigida por Gabriel Mascaro (Vientos de agosto), la película está protagonizada por Juliano Cazarré (Serra Pelada), Alyne Santana, Carlos Pessoa y Maeve Jinkings (Falsa Loura).

En lo que a animación se refiere, dos son las propuestas que llegan a la cartelera. Robinson, una aventura tropical narra la historia escrita por Daniel Defoe desde un punto de vista muy particular. La historia se centra en un guacamayo que vive en una isla tropical junto a un grupo variopinto de animales. A pesar de la comodidad de su vida, ansía poder salir de allí y conocer mundo, algo que podría cumplirse cuando Robinson Crusoe llega a la isla después de un naufragio. El problema es que con él llegan también piratas y un grupo de gatos salvajes que amenazan su pacífica vida. Producida entre Francia y Bélgica, la cinta está dirigida a cuatro manos por Vincent Kesteloot y Ben Stassen (Sammy’s avonturen 2), y cuenta con las voces de Matthias Schweighöfer (Todo un hombre), Dieter Hallervorden (The child) y Aylin Tezel (Lost in the living).

Desde China llega El pincel mágico, aventura familiar dirigida por Zhixing Zhong, que debuta en el largometraje. La trama se centra en un joven con pasión y habilidad para la pintura que un día recibe un pincel mágico que convierte en realidad todo lo que plasma sobre el lienzo. Pronto comienza a utilizarlo para ayudar a sus vecinos, pero un codicioso general le obligará a utilizarlo para sus fines personales, lo que obligará al joven y a sus amigos a iniciar una lucha por su libertad. Entre las voces del reparto encontramos las de Haitian Hong (Qian ting zong dong yuan 5: shi guang bao he), Xianglong Meng (Dragon Nest: Warriors’ Dawn) y Shao Yichen.

Terminamos con un documental estrenado el jueves y que solo podrá verse durante la próxima semana. The Beatles: Eight Days a Week, dirigido por Ron Howard (El código Da Vinci), se centra en la carrera de esta mítica banda entre 1962 y 1966. Por primera vez se muestran imágenes de sus primeros conciertos y muchas de las interioridades del grupo.

‘La verdad duele’: el secreto a voces del fútbol americano


Will Smith se enfrenta a la NFL en 'La verdad duele'.Con la nueva película de Will Smith (Soy leyenda) ocurre un poco lo mismo que cualquiera que haya visto fútbol americano alguna vez ha sospechado: que aunque bello, alguna consecuencia tiene que haber. En el caso del deporte, consecuencias físicas que van más allá de las meras lesiones. En el caso de la película, una base conceptual que no deja margen para casi nada.

Porque sí, La verdad duele es tan sencilla, clara y directa como el título que se ha buscado en España. Un drama que se mueve siempre en terrenos previsibles, incapaz de ofrecer nada que no se presuponga de su sinopsis y cuyo guión parece hecho con demasiada inocencia. Consciente de que se basa en una historia real, la forma en que se presenta, por ejemplo, el acoso que vive el protagonista para que abandone su teoría resulta un tanto burda, como si la todopoderosa NFL no fuera capaz de afrontar las amenazas de forma más sutil.

Ahora bien, tanto su director, Peter Landesman (Parkland) como su protagonista ofrecen una buena versión de sí mismos. El segundo más que el primero. Gracias a Landesman el desarrollo de la trama se hace digerible, ameno y en varios momentos muy interesante. Ahí quedan los momentos en los que el doctor Omalu comprende las consecuencias del deporte, o incluso la escena inicial. Precisamente es en esta donde se aprecia la notable labor de Smith con un personaje alejado de su habitual registro, ofreciendo al espectador una interpretación contenida, marcada por un carácter metódico y analítico.

El mejor resumen que se puede hacer de La verdad duele es que es lo que se ve desde el principio, ni más ni menos. ¿Es eso bueno? En cierta medida. Su falta de expectativas y de ambición permite al espectador saber a lo que se enfrenta, pero también le impide apasionarse con la clásica historia de David contra Goliat, del hombre contra la todopoderosa maquinaria del deporte.

Nota: 6/10

Will Smith le demuestra a Ben Stiller que ‘La verdad duele’


Estrenos 12enero2016Por primera vez en varias semanas, la cartelera no se nutre de cintas nominadas a los Oscar. Al menos no en las principales categorías. Por supuesto, eso no quiere decir que las novedades no tengan atractivo. Desde el drama hasta la comedia, pasando por la animación, las novedades ofrecen a los espectadores un amplio abanico de proyectos donde elegir, incluyendo títulos europeos que se alejan notablemente de los grandes estrenos de este 12 de febrero.

Comenzamos el repaso por La verdad duele, nuevo proyecto dramático de Will Smith (Siete almas) que se basa en el artículo de Jeanne Marie Laskas que narra la lucha del doctor Bennet Omalu contra una de las instituciones más poderosas de Norteamérica: la NFL. Este neuropatólogo forense descubrió la encefalopatía traumática crónica (ETC), una enfermedad neurodegenerativa, en un jugador de fútbol americano, llegando incluso a establecer un patrón. Dirigida por Peter Landesman (Parkland), la película cuenta además con Gugu Mbatha-Raw (serie Touch), Stephen Moyer (serie True blood), Alec Baldwin (Misión: Imposible – Nación secreta), Luke Wilson (Un funeral de muerte), Bitsie Tulloch (serie Grimm), David Morse (The boy), Eddie Marsan (serie Ray Donovan) y Adewale Akinnuoye-Agbaje (Pompeya).

Diametralmente opuesta es Zoolander 2, continuación del éxito de Ben Stiller (Mientras seamos jóvenes) ambientado en el mundo de la moda que dirige y protagoniza el propio Stiller. La trama sitúa al protagonista en un regreso triunfal a las pasarelas que se verá amenazado por una gran corporación que pretende eliminarle a él y a su mejor amigo del mundo de las pasarelas. Acción, humor y mucho famoso se dan cita en esta cinta cuyo reparto se completa con Owen Wilson (Puro vicio), Will Ferrell (Padres por desigual), Penélope Cruz (Ma ma), Kristen Wiig (Marte), Christine Taylor (Hasta que el cura nos separe), Olivia Munn (Mortdecai), Benedict Cumberbatch (Black Mass), Billy Zane (Titanic). A ellos habría que añadir las participaciones de Macaulay Culkin (Solo en casa), los cantantes Justin Bieber, Demi Lovato o Ariana Grande, y Kim Kardashian.

El humor también está muy presente en Mejor… solteras, comedia romántica basada en el libro de Liz Tuccillo cuya trama se centra en varias amigas que deben aprender a vivir solteras en Nueva York, una ciudad que evoluciona constantemente con nuevas definiciones de amor. Christian Ditter (Los imprevistos del amor) es el encargado de poner en imágenes esta historia protagonizada por Dakota Johnson (Cincuenta sombras de Grey), Alison Brie (Joshy), Leslie Mann (No hay dos sin tres), Rebel Wilson (Dolor y dinero), Jake Lacy (Carol) y Damon Wayans Jr. (Vamos de polis).

La animación está representada por Zootrópolis, nueva película Disney que arranca cuando un zorro que vive en una ciudad donde los animales se comportan como seres humanos presencia un crimen. A partir de entonces será acusado y perseguido como principal sospechoso de una conspiración que deberá desenmascarar. Acción, aventura y buenas dosis de humor son la combinación de esta película dirigida a seis manos por Byron Howard (Enredados), Rich Moore (¡Rompe Ralph!) y Jared Bush, y que cuenta con las voces, en su versión original, de Idris Elba (Caza al asesino), la cantante Shakira, Ginnifer Goodwin (serie Érase una vez), Jason Bateman (Ahí os quedáis), Alan Tudyk (Trumbo), J.K. Simmons (Terminator: Génesis) y Octavia Spencer (De padres a hijas).

Pasamos ahora al cine europeo, y entre las novedades destaca La ley del mercado, cinta francesa dirigida por Stéphane Brizé (Entre adultes) que gira en torno a un trabajador de una fábrica que lleva 20 meses en el paro. Cuando por fin encuentra un nuevo empleo el hombre deberá enfrentarse a un dilema moral que le obligará a elegir entre el despido o hacer lo que le piden aunque eso vaya en contra de sus principios. Vincent Lindon (Mea culpa), Yves Ory, Karine de Mirbeck y Matthieu Schiller son los principales protagonistas.

Francia también está presente en la producción de Eva no duerme, film de 2015 que cuenta además con capital español y argentino. Su trama arranca cuando Eva Perón muere, momento en el que un especialista inicia un laborioso trabajo de embalsamamiento. Pero los golpes de estado que se suceden en Argentina y el empeño en borrar la labor de Evita obligarán al hombre a tratar de mantener el cuerpo a salvo. Escrita y dirigida por Pablo Agüero (Salamandra), la cinta está protagonizada por Gael García Bernal (serie Mozart in the jungle), Denis Lavant (Graziella), Daniel Fanego (Betibú) e Imanol Arias (Anacleto: agente secreto).

La última novedad de ficción es Nahid, drama iraní de 2015 que aborda la difícil situación a la que se enfrenta una mujer en aquel país. El argumento se centra en concreto en los deseos de contraer matrimonio de una mujer divorciada y con un hijo a su cargo. El problema es que el ex marido ha puesto como única condición para garantizarle la patria potestad que no vuelva a casarse. La única solución que le queda, aunque posible legalmente, no está bien vista en la sociedad. La película está dirigida por Ida Panahandeh (The story of Davood and the Dove), que también participa en el guión, y cuenta en su reparto con Sareh Bayat (Nader y Simin, una separación), Nasrin Babaei, Pouria Rahimi y Milad Hossein Pour.

En lo referente al documental se estrena El botón de nácar, obra escrita, dirigida y narrada por Patricio Guzmán (Nostalgia de la luz) que cuenta con capital francés, español, suizo y chileno. A través de un pequeño botón en la Patagonia el realizador construye el relato sobre miles de chilenos arrojados al mar durante la dictadura de Pinochet.

‘Los mercenarios 3’ quieren escapar de los ‘Guardianes de la galaxia’


Estrenos 14agosto2014Dos pesos pesados llegan hoy a la cartelera. Si la semana pasada daba la sensación de que ninguna película quería competir con Transformers: La era de la extinción, la situación de este jueves 14 de agosto es bien distinta. Dos géneros distintos, es cierto, pero indudablemente enfocados a un público objetivo similar, y sin duda con la intención de convertir este fin de semana de tres días en un festival de colas en las taquillas, palomitas y diversión. Y para ello cuentan con sendos repartos que dejan sin aliento. Aunque por fortuna, no son las únicas novedades que aterrizan en la cartelera española.

Eso sí, son las más importantes, por lo que iniciamos el repaso con ellas. Y dado que se ha convertido en uno de los mejores estrenos del año, toca hablar primero de Guardianes de la galaxia, nueva producción de Marvel que adapta en esta ocasión una serie de cómics algo diferente a lo que nos tiene acostumbrados la Casa de las Ideas. La trama sigue a un aventurero que es capturado por un cazarrecompensas tras robar una misteriosa esfera. Una vez encerrado se unirá a cuatro inadaptados para huir de la prisión y de un misterioso villano que planea matarle y quedarse con la esfera. Sin embargo, todo cambia cuando descubre el verdadero poder del objeto, debiendo decidir entre su propio interés y la responsabilidad de tener el futuro del universo en sus manos. Dirigida por James Gunn (Super), quien también participa en el guión y será el director de la ya anunciada secuela, esta aventura espacial cargada de acción, humor y efectos especiales cuenta con un puñado de actores muy conocidos, entre los que destacan Chris Pratt (Her), Zoe Saldana (Avatar), Dave Bautista (El hombre de los puños de hierro), Vin Diesel (Riddick) y Bradley Cooper (La gran estafa americana), estos últimos prestando sus voces a los protagonistas generados por ordenador; Lee Pace (El hobbit: La desolación de Smaug), Benicio del Toro (Salvajes), John C. Reilly (Un dios salvaje), Djimon Hounsou (Diamante de sangre), Glenn Close (serie Daños y perjuicios), Michael Rooker (serie The walking dead) y Karen Gillan (Oculus).

Igual de impresionante, o incluso más, es el reparto de Los mercenarios 3, película que cierra la trilogía homenaje al cine de acción de los años 80 y 90 del siglo XX ideada por Sylvester Stallone (La gran revancha), quien por cierto vuelve a estar al frente de este equipo que en esta ocasión deberá hacer frente a una amenaza muy personal cuando un viejo conocido que fundó los Mercenarios reaparezca en escena. En realidad esto no sería un problema si no fuera porque años atrás dejó el grupo para dedicarse al tráfico de armas, siendo supuestamente asesinado por aquellos a los que consideraba su familia. Ahora, y temiendo que la vieja generación no sea suficiente, estas máquinas de matar deberán recurrir a sangre nueva capaz de abordar las situaciones desde otro punto de vista. Patrick Hughes (Red Hill) se pone tras las cámaras para llenar los planos de explosiones, disparos y peleas cuerpo a cuerpo protagonizadas por Jason Statham (Redención), Dolph Lundgren (Soldado universal), Jet Li (Romeo debe morir), Randy Couture (Cinturón rojo), Terry Crews (Gamer), Wesley Snipes (Blade), Mel Gibson (Vacaciones en el infierno), Antonio Banderas (La leyenda del Zorro), Kellan Lutz (Hércules: El origen de la leyenda), Ronda Rousey, Kelsey Grammer (serie Boss), Arnold Schwarzenegger (Sabotage) y Harrison Ford (Indiana Jones y el templo maldito).

Cuatro años después de su estreno en Estados Unidos, y sin duda motivado por la muerte de su director y protagonista, nos llega Una cita para el verano, único film en el que Philip Seymour Hoffman (La duda) se puso tras las cámaras. Adaptación de la obra de Robert Glaudini, la trama sigue la relación que inicia un introvertido conductor de limusinas con una mujer igualmente introvertida a raíz de que unos amigos comunes hagan las veces de celestinas. Sin embargo, mientras su relación se afianza y crece con el paso de los meses, el matrimonio que les presentó se pierde cada vez más en los problemas y las dificultades del día a día. Un interesante drama que, además de Hoffman, tiene en su reparto a John Ortiz (El lado bueno de las cosas), Richard Petrocelli (The tavern), Thomas McCarthy (El año del perro), Amy Ryan (El intercambio) y Daphne Rubin-Vega (Juegos salvajes).

Si dirigimos la mirada hacia Europa, una de las novedades es la francesa The last diamond, un thriller dramático procedente de Francia que narra el último trabajo de un atracador en libertad vigilada, que como no podía ser de otro modo es el robo de un valioso diamante durante una subasta. Para poder llevarlo a cabo deberá acercarse a una experta en diamantes que tiene un interés profesional y familiar en que todo salga según lo previsto. Eric Barbier (La hora del silencio) dirige la propuesta a la vez que colabora en el guión, mientras que Bérénice Bejo (The artist), Yvan Attal (Hora punta 3), Jean-Frençois Stévenin (Mis días felices), Antoine Basler (El asalto), Jacques Spiesser (Un engaño de lujo) y Annie Cordy (Las malas hierbas) son los actores principales.

Desde Reino Unido llega Belle, producción del 2013 que se basa en la historia real de la hija ilegítima y mestiza de un almirante de la Royal Navy. Su estatus social le permite moverse por importantes círculos sociales, pero su color de piel supone una limitación insalvable en una sociedad como la inglesa en pleno siglo XVIII, cuando la esclavitud todavía era algo habitual. Su romance con un joven idealista que pretende cambiar las cosas les llevará a intentar abolir la esclavitud. Dirigida por Amma Asante, para la que es su segundo largometraje tras A way of life (2004), la película está protagonizada por Gugu Mbatha-Raw (serie Touch), a la que acompañan una serie de rostros conocidos como los de Sam Reid (Anonymous), Matthew Goode (Stoker), Tom Wilkinson (El llanero solitario), Emily Watson (Anna Karenina), Sarah Gadon (Enemy), Miranda Richardson (La reina Victoria), Tom Felton (saga Harry Potter) y Penelope Wilton (serie Downton Abbey).

El último de los estrenos europeos es la coproducción entre Alemania y Bélgica titulada Mi amigo Mr. Morgan. Escrita y dirigida en 2013 por Sandra Nettelbeck (Deliciosa Martha), la película adapta la novela de Françoise Dorner en la que un anciano norteamericano que vive en París conoce a una joven que le lleva a cambiar su forma de ver el mundo. Viudo y con tendencias suicidas, la amistad con la joven le llevará a descubrir el valor del romance y el significado de la familia. El reparto está encabezado por Michael Caine (Ahora me ves…), Clémence Poésy (127 horas), Justin Kirk (Vamps), Jane Alexander (Terminator salvation), Gillian Anderson (serie La caza) y Michelle Goddet (¿Qué es la vida?).

La siguiente novedad procede de Canadá. Estrenada en su país en 2013, Gabrielle es un intenso drama romántico con toques musicales escrito y dirigido por Louise Archambault (Familia) cuya trama se centra en una joven con el síndrome de Williams. Su alegría por vivir y su capacidad para la música la llevarán a iniciar una relación con un joven al que conoce en un centro de ocio. Juntos deberán hacer frente a las limitaciones sociales de aquellos que les rodean y a los problemas personales que cada uno tiene. Gabrielle Marion-Rivard y Alexandre Landry conforman la pareja protagonista, rodeados para la ocasión por Mélissa Désormeaux-Poulin (Omertà) y Vincent-Guillaume Otis (Babine), entre otros.

Terminamos este repaso con Khumba, cinta de animación producida entre Estados Unidos y Suráfrica en 2013 que sigue a una cebra sin rayas en la mitad de su cuerpo durante el viaje que realiza a un pozo del que se cree que estos animales consiguieron su preciado dibujo. Los personajes que conocerá durante el camino, así como la necesidad de enfrentarse a un peligroso leopardo que aterroriza al resto de animales, harán que su visión del mundo y de la manada cambie para siempre. Dirigida por Anthony Silverston, quien debuta de este modo en el largometraje, la película cuenta en su versión original con voces como las de Jake T. Austin (Noche de fin de año), Steve Buscemi (serie Boardwalk Empire), Loretta Devine (Dos familias y una boda), Laurence Fishburne (Matrix), Richard E. Grant (La dama de hierro), AnnaSophia Robb (La montaña embrujada) y Liam Neeson (Battleship).

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: