Neeson se venga entre la nieve del terror a pleno día de ‘Midsommar’


Con el reinado del león de Disney todavía vigente, este viernes 26 de julio llega una amplia variedad de estrenos, algunos de ellos sumamente curiosos y esperados por los aficionados al género. Drama, acción, terror y comedia son los principales géneros de unas propuestas que, aunque no aspiran a llegar al gran público, sí pueden ofrecer algo diferente al espectador.

Comenzamos el repaso con Venganza bajo cero, nuevo thriller de acción y drama protagonizado por Liam Neeson (Viudas), que en esta ocasión da vida a un tranquilo hombre de familia que trabaja limpiando la nieve de las carreteras durante el invierno en un pequeño pueblo. Su tranquila vida se trastoca cuando su hijo es asesinado por un poderoso señor de la droga. A partir de ese momento, y sin nada que perder, dará rienda suelta a su sed de venganza para emprender una guerra contra el cártel. Remake de la película Uno tras otro de 2014, esta cinta con capital estadounidense, británico, noruego, canadiense, francés y alemán está dirigido por el mismo que se puso tras las cámaras en la cinta original, Hans Petter Moland. El reparto se completa con Laura Dern (Una vida a lo grande), Emmy Rossum (Siempre estaré contigo), Benjamin Hollingsworth (A flesh offering), William Forsythe (Check point), Domenick Lombardozzi (Frank and Ava) y Tom Bateman (Asesinato en el Orient Express).

Puramente estadounidense es Midsommar, nueva propuesta de terror de Ari Aster, quien ya triunfó hace un año con Hereditary. La trama sigue a una pareja americana que atraviesa un mal momento. Junto a unos amigos acude a un festival de verano que se celebra cada 90 años en una aldea de Suecia. Aunque en un primer momento todo parecen ser unas vacaciones en un idílico pueblo en el que nunca se pone el sol, poco a poco la pesadilla se irá manifestando a plena luz del día cuando los aldeanos los inviten a participar en unas actividades cada vez más perturbadoras. Entre los principales actores encontramos a Florence Pugh (El pasajero), Jack Reynor (Detroit), Will Poulter (El renacido), William Jackson Harper (Paterson), Julia Ragnarsson (Take down) y Archie Madekwe (Alcanzando tu sueño).

También procede de Hollywood la comedia Súper empollonas, debut como directora de largometrajes de la actriz Olivia Wilde (El efecto Lázaro). El argumento se centra en dos brillantes alumnas y mejores amigas que, en la víspera de su graduación, comprenden que deberían haber vivido más y trabajado algo menos. Por ello, para no perder su última oportunidad antes de ir a la universidad, deciden concentrar cuatro años de diversión en una sola noche. Kaitlyn Dever (Nuestro sitio), Beanie Feldstein (Malditos vecinos 2), Lisa Kudrow (La chica del tren), Jason Sudeikis (Colossal), Jessica Williams (Jacuzzi al pasado 2) y Will Forte (Nebraska) encabezan el reparto.

Entre los estrenos europeos destaca El emperador de París, aventura histórica francesa con toques de intriga que gira en torno a la figura de François Vidocq, que durante el Imperio de Napoleón se convirtió en una leyenda de los bajos fondos parisinos al ser, según todos los rumores, el único hombre que ha escapado de las cárceles más grandes de Francia. Aunque ahora trata de pasar desapercibido, cuando le imputan un crimen que no ha cometido decide colaborar con la policía para combatir a la mafia a cambio de su libertad, una decisión que le enemistará no solo con el mundo del crimen, sino también con los agentes de la policía. Dirigida por Jean-François Richet (Blood father), esta cinta de 2018 está protagonizada por Vincent Cassel (Jason Bourne), Olga Kurylenko (Un día perfecto), Freya Mavor (Cézanne y yo), August Diehl (El joven Karl Marx), Denis Ménochet (Assassin’s Creed), Denis Lavant (Eva no duerme) y Fabrice Luchini (El juez).

También procede de Francia Primeras vacaciones, ópera prima de Patrick Cassir cuya trama tiene como protagonistas a dos treintañeros que se conocen a través de Tinder. A pesar de lo poco que tienen en común, se atraen y deciden irse juntos de vacaciones a Bulgaria, un punto intermedio entre los lugares que ambos quieren visitar. Emprenden el viaje sin preparación previa, lo que unido a su diferente forma de ver unas vacaciones provocará situaciones disparatadas que pondrán a prueba su compatibilidad como pareja. Esta comedia de 2018 cuenta en su reparto con Jonathan Cohen (Budapest), Camille Chamoux (Entre ellas), Camille Cottin (Aliados), Jérémie Elkaïm (Irréprochable), Vincent Dedienne (La tête des méres) y Dominique Valadié (Un cuento francés).

De este mismo año es la comedia dramática Quien me quiera que me siga, producción francesa que gira en torno a un matrimonio que vive una conflictiva jubilación en un pueblo del sur de Francia. Una serie de circunstancias llevan a la mujer a abandonar su hogar, lo que hará que el marido comprenda que está dispuesto a todo con tal de recuperar a su verdadero amor. Dirigida por José Alcala (Alex), la película tiene como principales actores a Daniel Auteuil (Las confesiones), Catherine Frot (Dos mujeres), Bernard Le Coq (Daddy cool), India Hair (Una íntima convicción), Diouc Koma (Como conocí a mi padre) y Anne Benoît (Patients).

Desde Alemania nos llega 303, comedia dramática de tintes románticos estrenada en su país de origen en 2018 y dirigida por Hans Weingartner (Los edukadores). El argumento tiene como protagonista a una estudiante de biología que descubre que está embarazada. Comienza entonces un viaje hacia Portugal en una vieja autocaravana para contárselo a su novio. En el camino se cruza con un estudiante de ciencias políticas que hace autostop para llegar a España y conocer a su padre biológico. Juntos vivirán experiencias que cambiarán por completo su forma de ver el mundo. Mala Emde (Offline), Anton Spieker (Von jetzt an kein Zurück), Arndt Schwering-Sohnrey (Back for good), Thomas Schmuckert (Kaptn Oskar), Jörg Bundschuch (Beat beat heart) y Steven Lange protagonizan el film.

España y Argentina colaboran en Yo, mi mujer y mi mujer muerta, cinta dirigida por Santi Amodeo (Quién mató a Bambi?) que, uniendo comedia y drama, narra la historia de un catedrático de la Universidad de Buenos Aires que, tras el fallecimiento de su esposa, se niega a incinerarla a pesar de que era su deseo. Días después su tumba aparece profanada y el hombre se verá obligado a iniciar un viaje por la Costa del Sol, de donde ella era, para arrojar sus cenizas. Un viaje en el que descubrirá que su mujer no era la persona que él creía. El reparto está encabezado por Oscar Martínez (Toc toc), Carlos Areces (La reina de España), Ingrid García Jonsson (En las estrellas), Malena Solda (El karma de Carmen), Cris Nollet (Un mundo cuadrado) y José Luis Adserías (Platillos volantes).

Entre el resto de estrenos encontramos la japonesa Jesús, ópera prima escrita y dirigida por Hiroshi Okuyama que tiene como protagonista a un joven que se muda, junto a su familia, a una nevada zona rural donde vivirán con su abuela. Allí deberá integrarse en un colegio cristiano. Un día, durante la oración, una pequeña imagen de Jesús se aparece ante él, que le pide un deseo. Al hacerse realidad, el joven empieza a pedirle cosas que siempre suceden, lo que hará crecer la fe en él. Entre los principales actores encontramos a Yura Satô, Riki Ôkuma, Hinako Saeki (Ningen no kuzu) y Chad Mullane (Omote to ura the Final).

En lo que a animación se refiere, Juguetes guardianes es una coproducción china y surcoreana de 2017 que plantea la idea de que los juguetes son los guardianes de la infancia, que es la etapa que les da vida. Pero los juguetes se enfrentan a la amenaza de los videojuegos, las consolas y los dispositivos móviles, que poco a poco les reemplazan como compañeros de los niños. Un juguete deberá adentrarse en el peligroso mundo digital junto a su mejor amigo para evitar que su dueña pierda la inocencia con un videojuego infectado con un virus informático. La cinta está dirigida a cuatro manos por Yan Huang y Yu Shen, para ambos su primera obra como directores.

Finalizamos el repaso con el documental La mirada de Orson Welles, producción británica escrita y dirigida por Mark Cousins (Stockholm, my love) que se sumerge en la obra del legendario director a través del acceso exclusivo a cientos de dibujos y pinturas del ganador del Oscar. Una aproximación a su figura como nunca antes se había realizado.

‘Amanece en Edimburgo’: un nuevo día musical e irregular


La vida de los protagonistas de 'Amanece en Edimburgo' se verá alterada por un secreto del pasado.Inspirarse en un musical de éxito es un arma de doble filo. Sobre todo si el éxito es duradero lejos de las luces y el espectáculo de Broadway. Hay ejemplos tanto a favor como en contra de estas adaptaciones; ejemplos que no dejan lugar para posibles interpretaciones contradictorias. El caso de la nueva película de Dexter Fletcher (Wild Bill) es uno de los pocos que se quedan en tierra de nadie, principalmente por un cúmulo de factores que dan como resultado una obra irregular, con ritmo intermitente y aportaciones visuales sin demasiado entusiasmo. Aunque lo más curioso de todo son las sensaciones que deja en el espectador.

Me imagino que cualquiera que se acerque a Amanece en Edimburgo lo hará sin la convicción de ver un intenso drama con giros argumentales a cada cual más trágico. Evidentemente, el carácter musical de la obra resta gravedad a los acontecimientos de la historia, pero con todo y con eso el film adolece de ciertos altibajos en su desarrollo que, además, son más o menos previsibles. Las rupturas de las parejas, los secretos del pasado o los conflictos de identidad quedan diluidos en una serie de giros argumentales sin demasiada fuerza. Y esto no se debe únicamente al formato musical, sino a un planteamiento que busca sobre todo hacer evolucionar a unos personajes poco propensos al cambio, lo que a la larga repercute en la historia.

A pesar de ello, el conjunto termina siendo amable y entretenido, entre otras cosas por la presencia de algunos actores (sobre todo Antonia Thomas y Peter Mullan) y por la planificación de numerosos fragmentos musicales que, todo hay que decirlo, sacan mucho partido de los escenarios en los que se desarrollan. Poco importa si las canciones del grupo The Proclaimers son conocidas o no por el espectador (la mayoría puede que sólo tengan en la cabeza la que cierra el film), pues muchas de ellas se erigen como importantes temas musicales gracias a las coreografías que los acompañan. Y si bien es cierto que en líneas generales mantienen un nivel notable, algunas canciones, sobre todo por la combinación de voces, quedan reducidas a la mínima expresión, lastrando el ritmo de un film cuyo argumento tiene poco ritmo ya de por si.

En cualquier caso, los amantes de este género encontrarán e Amanece en Edimburgo una propuesta interesante. Tal vez no esté a la altura de, por ejemplo, Mamma Mia! (2008), con la que pretende compararse incluso en sus frases promocionales, pero desde luego es una obra agradable de ver, que no emociona en exceso pero tampoco desagrada. Ese punto de equilibrio favorecerá o perjudicará en función de las expectativas con las que se acuda a ver la película. La mejor recomendación que se puede hacer es dejarse llevar por la música, las coreografías y las voces de algunos de sus protagonistas. Tratar de buscar algo más no solo es complicado, sino que puede generar una visión demasiado negativa de este musical.

Nota: 6/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: