Tráiler de ‘El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos’: el final del fin


Ian McKellen vuelve a ser Gandalf en 'El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos', con la que Peter Jackson cierra la trilogía.El mes de julio está teniendo un final de lo más movido en cuanto a novedades y avances se refiere, muchos de ellos enmarcados en la Comic-Con de San Diego que se celebra estos días. Si hace unos días veía la luz la nueva entrega de Mad Max, ayer era el turno de la última parte de la trilogía con la que Peter Jackson dice adiós, al menos de momento, a la Tierra Media. El propio director de la trilogía de El señor de los anillos anunciaba a través de su cuenta de Facebook que el primer avance de El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos, era una realidad. Y si bien es cierto que a partir de ahora se irán desvelando poco a poco algunos aspectos de la trama, el tráiler, que tenéis al final, ya permite anticipar una serie de conclusiones.

Una de ellas, quizá la más evidente, es que la película repite, más o menos, los patrones de la trilogía que la precede en el cine, fundamentalmente en lo que a espectacularidad y épica se refiere. Los grandes movimientos de masas y el combate entre las diferentes facciones alientan a pensar en una conclusión muy del gusto de Jackson, es decir, por todo lo alto (el hecho de que el título haga referencia a una batalla ya nos da una idea). El tráiler está planteado, además, como un homenaje en clave sombría de todo lo vivido anteriormente y, en cierto modo, a las aventuras narradas en las películas de El señor de los anillos, que cronológicamente transcurren después. Todo combinado con los elementos de aventura que han caracterizado a esta saga.

Y esto me lleva a la otra idea que subyace en este avance. Dado que visual y narrativamente hablando poco más hay que decir que no se haya dicho ya (salvo que la frescura de Jackson parece haberse acabado), da la sensación de que estas primeras imágenes en movimiento son una especie de legado final del director y de las aventuras en la Tierra Media. Un final no solo para la trilogía, sino más bien una despedida de esta fantasía épica que ha sido estirada de forma un tanto innecesaria en dos trilogías, cuando lo cierto es que El Hobbit perfectamente habría “entrado” en una sola película. Esto no quiere decir que esta tercera parte vaya a perder dinamismo respecto a sus predecesoras; al menos nada apunta a eso.

La película, como es lógico, vuelve a contar con los actores de las primeras entregas, entre los que debemos destacar a Martin Freeman (serie Sherlock), Ian McKellen (X-Men: Días del futuro pasado), Benedict Cumberbatch (Agosto), Orlando Bloom (Troya), Richard Armitage (Capitán América: El primer vengador), Luke Evans (Immortals), Cate Blanchett (Monuments men), Hugo Weaving (Matrix), Christopher Lee (Sombras tenebrosas), Evangeline Lilly (serie Perdidos), Lee Pace (Lincoln) y Manu Bennett (serie Arrow). Su estreno está previsto para diciembre de este mismo año, y siguiendo la tradición de las anteriores películas, lo más probable es que sea el viernes 19. Por ahora, y a falta de más vídeos, aquí tenéis el tráiler cortesía de Warner Bros.

Crepúsculo sigue mordiendo la taquilla, aunque con menos fuerza


Fin de semana de pocas sorpresas. Como ya dijimos, los títulos que llegaron el viernes contaban con nombres de peso que, en ocasiones anteriores, han atraído a los espectadores. Empero, la presencia de La saga Crepúsculo: Amanecer. Parte II y la temática de las historias recién llegadas no hacía presagiar resultados demasiado positivos, y en cierto modo así ha sido. La mejor parada ha sido la propuesta española, Fin, mientras que las demás se quedan lejos de los puestos más altos del ranking, algunos incluso sin llegar a colarse entre los 10 primeros. Es más, ni siquiera la conclusión de la saga romántica ha sabido mantener la fuerza de su estreno, como veremos a continuación. En total, 8,5 millones de euros que se quedan lejos de lo recaudado el fin de semana anterior y que suponen un 27,3% menos que hace un año.

Si atendemos a las cifras particulares de cada película, esta segunda parte de Amanecer pierde un 60% respecto a su estreno, lo que implica un total de 3,64 millones de euros, que completan un total de 15 millones. En apenas 10 días ya se ha colado entre los títulos más taquilleros del año en España, por lo que no sería de extrañar que terminase siendo la que más recaudación consiga. Por ahora ya han acudido a las salas más de 2 millones de espectadores. Y junto a ella, repitiendo en segunda posición, encontramos Lo imposible, que desciende un 30% y demuestra una semana más su buena salud en la taquilla. 824.000 euros que se suman a la taquilla previa para hacer un total de 38,4 millones de euros, teniendo a tiro de piedra los 40 millones y, por qué no, los 45 millones de euros.

La medalla de bronce es para otra española, el estreno Fin, que deja 631.000 euros en 269 cines, una media de 2.346 euros, unos datos que no son malos pero que se quedan algo lejos de lo obtenido por otros estrenos españoles de este año. Va a depender mucho de los comentarios de la gente (que no son excesivamente buenos) y del interés que pueda suscitar tras el estreno, pero no parece demasiado factible que alcance los 5 millones de euros. Hotel Transilvania se queda cerca de esta recaudación y ocupa la cuarta plaza. En concreto, 593.000 euros que hacen un total de más de 10 millones de euros, que podrían subir hasta los 11 o 12 millones, y que se verá irremediablemente afectada por el inminente estreno de otros títulos de animación para los más jóvenes.

Por su parte, Skyfall desciende hasta la quinta posición con los 510.000 euros recaudados este último fin de semana. Suma ya un total de 9,45 millones de euros, siendo relativamente sencillo que se quede rondando los 12 millones de euros. Otra cinta de animación que se verá afectada por los estrenos de los próximos días es Campanilla y el secreto de las hadas, que supera los 2 millones de euros gracias a los 443.000 euros de los tres días aquí analizados.

Dos estrenos copan los siguientes puestos. Por un lado, El hombre de los puños de hierro, que consigue 316.000 euros, cantidad que será vista por algunos como positiva y por otros como algo decepcionante. No hay que perder de vista que su público objetivo es muy concreto, y otros intentos relativamente similares han corrido una suerte parecida. Habrá que ver si logra llegar hasta Navidades y cómo le afectan las vacaciones, pero todo hace indicar que no llegará a superar los 3 millones de euros. Por otro lado, Clint Eastwood (Space Cowboys) y su Golpe de efecto se quedan en la séptima posición con 285.000 euros repartidos en unas 100 salas. Desde luego, la temática del béisbol no es que sea el mejor atractivo para los espectadores europeos, por lo que no sería de extrañar que la recaudación final se quedara en torno al millón de euros.

Por último, ArgoEn la casa registran los menores descensos de este top 10. En concreto, el thriller de Ben Affleck (Daredevil) pierde un 20% respecto al fin de semana anterior y suma, en total, 2,91 millones de euros. Por su parte, la intriga francesa, con un 24% menos que hace siete días, logra 950.000 euros, cifra muy próxima a la definitiva.

El deporte y las artes marciales en el fin del mundo


Fin de semana post fenómeno cinematográfico. Y como suele ocurrir, los estrenos no son de primera línea o, si se prefiere, no poseen la categoría suficiente para enfrentarse con, en este caso, La saga Crepúsculo: Amanecer. Parte II. Y eso que están protagonizados por actores de peso y con temáticas de lo más variado, desde el drama hasta la acción más salvaje, pasando por historias reales o cintas apocalípticas.

De hecho, uno de los títulos más curiosos es Golpe de efecto, nueva oportunidad para ver a Clint Eastwood (Sin perdón) delante de las cámaras. Dirigida por Robert Lorenz en el que es su primer largometraje (había sido director de segunda unidad de Eastwood), y con un libreto de Randy Brown (también debutante con este film), la historia sigue a un veterano cazatalentos del béisbol que debe pedir ayuda a su hija, con la que se ha distanciado enormemente, para que le ayude con un último jugador después de que el equipo para el que trabaja le dé un ultimátum ante su pérdida de facultades como cazatalentos. Juntos emprenderán un viaje que les unirá más de lo que podrían esperar. Y aunque Eastwood es el principal protagonista, no es el único actor conocido de la historia: Amy Adams (The fighter), Justin Timberlake (Con derecho a roce), John Goodman (The artist), Matthew Lillard (Scream) y Robert Patrick (Terminator 2: el juicio final) son algunos de los miembros del reparto.

La propuesta española de este viernes 23 de noviembre llega de la mano de los responsables de Los otros (2001) y con un reparto coral que incluye varias estrellas del panorama nacional. Hablamos de FIN, cinta apocalíptica en la que un grupo de amigos decide pasar un fin de semana en una casa de la montaña. Sin embargo, pronto descubren que algo extraño pasa al quedarse aislados, por lo que deciden ir en busca de ayuda, descubriendo por el camino que el orden establecido parece haber cambiado sus reglas. Jorge Torregrossa, que debuta en el largometraje tras una larga carrera en televisión, dirige este drama con tintes de ciencia ficción protagonizado, a su vez, por Miquel Fernández (H6: Diario de un asesino), Antonio Garrido (La chispa de la vida), Daniel Grao (Los ojos de Julia), Clara Lago (El viaje de Carol), Eugenio Mira (Luces rojas), Blanca Romero (After) y Maribel Verdú (Blancanieves).

Pero sin ningún género de dudas, el estreno más dirigido a los fans de género es El hombre de los puños de hierro, historia de acción, humor y violencia perpetrada por el rapero RZA (Salidos de cuentas), Quentin Tarantino (Pulp fiction) y el protegido de este, Eli Roth (Hostel). Inspirada en las clásicas historias de artes marciales y ciencia ficción, la trama sigue a un herrero que debe realizar mortales herramientas para diferentes facciones de guerreros y asesinos en la China del siglo XIX. Cuando la guerra estalla, utiliza un antiguo poder para convertirse en un arma humana y luchar en el bando de los héroes que tratan de acabar con un traidor que ha jurado deshacerse de ellos. El propio rapero es autor del guión (junto a Roth), director y protagonista del conjunto, en el que también aparecen Russell Crowe (Gladiator), Lucy Liu (El profesor), Rick Yune (Muere otro día), Jamie Chung (Sucker Punch), Dave Bautista (House of the rising sun) y Cung Le (Pandórum), entre otros.

De forma algo menos promocionada llega también lo nuevo de Gerald Butler (Ex-posados), un drama basado en una historia real que sigue a un joven surfista que, tras enterarse de que las olas más grandes del mundo están a punto de llegar a la costa de su ciudad, decide pedir ayuda a una de las figuras más memorables del surf, surgiendo entre ellos una amistad que va más allá de lograr lo imposible. Con el nombre de Persiguiendo Mavericks, y dirigida a cuatro manos por dos veteranos como Michael Apted (El mundo nunca es suficiente) y Curtis Hanson (L. A. Confidential), junto a Butler aparecen rostros como los de Jonny Weston (Cherry), Elisabeth Sue (Leaving Las Vegas) y Abigail Spencer (Cowboys & Aliens).

Con algo de retraso se estrena también High School, ópera prima de John Stalberg rodada en 2010 y en la que un joven estudiante de instituto a punto de graduarse para entrar en la Universidad se verá en una encrucijada en su último día de instituto cuando decide fumar marihuana unos momentos antes de que el director de su centro decida hacer un test de drogas que podría suponerle la expulsión inmediata y, por tanto, la imposibilidad de proseguir sus estudios. Comedia juvenil en la que participan, sin embargo, algunos nombres adultos muy conocidos. El principal es Adrien Brody (Cadillac Records), aunque también aparecen Michael Chiklis (Los 4 fantásticos) y Colin Hanks (King Kong), a los que acompañan Sean Marquette (American son), Matt Bush (Adventureland) y Adhir Kalyan (Youth in revolt).

En cuanto al panorama europeo, hoy viernes llegan dos películas bien diferentes. Una de ellas, César debe morir, es una producción italiana de corte dramático que sigue la preparación de la obra Julio César, de Shakespeare, organizada por un grupo de presos. Dirigida por los hermanos Paolo y Vittorio Taviani (El destino de Nunik), el film tiene como principales protagonistas a auténticos presos.

La otra, producida el año pasado, es Hasta la vista, comedia belga dirigida por Geoffrey Enthoven (Les enfants de l’amour) que estaba previsto se estrenara en el mes de agosto en España, pero que finalmente llegará hoy a las pantallas. En ella, tres jóvenes amantes del vino y las mujeres organizan un viaje enológico por España con la esperanza de perder su virginidad. Y nada les detendrá, ni siquiera sus respectivas discapacidades: uno es ciego, otro está en silla de ruedas y el tercero carece por completo de movilidad. Protagonizan la película Robrecht Vanden Thoren (Meisjes), Gilles De Schrijver (Ben X) y Tom Audenaert (De helaasheid der dingen), entre otros.

Fassbender despunta en la serie ‘Hex’, intento fallido de mostrar el fin del mundo


Los comienzos de actores y directores suelen estar marcados por trabajos que no terminan de cuajar en la sociedad o que, directamente, pertenecen a la denominada serie B (incluso ni eso). El caso de Michael Fassbender, actor tan de moda en los últimos meses gracias a películas como Shame, podría pertenecer al primer grupo. Sus primeras interpretaciones estuvieron muy ligadas a la televisión y, aunque tuvo su hueco en la magnífica y multipremiada Hermanos de sangre, hubo otra serie que nos permitió descubrirle. Nos referimos a Hex, producción inglesa de contenido fantástico que no tuvo demasiado éxito, principalmente por su irregularidad y una falta de objetivo final. Con todo, la labor de Fassbender fue soberbia, siendo sin duda lo más recordado y aplaudido de la serie.

En efecto, el protagonista de Centurión, en su papel del diablo Azazel, compone un ser diabólico en su sutileza, elegante en su forma y seductor en su comportamiento, capaz de cometer las mayores atrocidades y convencer con razonamientos al mayor de sus críticos. Y sí, han leído bien, interpreta al diablo, pues la trama gira en torno a la llegada del fin del mundo con el hijo de Azazel, quien lo concibe con una joven estudiante (interpretada por Christina Cole, vista en Un gran día para ellas) de un colegio privado en la campiña inglesa. Una intriga que atraerá a los más fieles seguidores del género (e incluso a los que no lo sean, pues se evita en todo momento la violencia o la sangre), pero que, por desgracia, termina por resultar confusa e inconexa.

Uno de sus puntos más débiles es la apuesta del guión por eliminar a la que, a priori, se erigía como protagonista. Al igual que ocurriese en Psicosis (1960). El problema es que, para hacer eso, se debe tener muy claro cuál va a ser el desarrollo del resto de personajes y su relación en la historia. Y en ese sentido, Hex parece deambular como alguno de los fantasmas que se dejan ver por las escenas y que, a la postre, termina por convertirse en protagonista. Es un fallo más común de lo que parece, pues muchas producciones televisivas se venden como una idea o, a lo sumo, con el primer capítulo escrito, pero el resto de la trama se compone sobre la marcha tomando como referencia una vaga idea.

No deja de resultar frustrante que una producción de este tipo, con una bellísima fotografía, unos actores correctos en mayor o menor medida, y unas localizaciones que quitan la respiración, se quede estancada por un devenir de la narración que termina por revelarse ilógico y hasta un tanto irrelevante. Como suele ser habitual en las producciones de Gran Bretaña, tanto películas como series de televisión, la factura técnica no tiene discusión. El mayor problema llega en el guión.

Narrativa intermitente

Una de las mayores características que posee Hex es la forma de contar todos los acontecimientos y la estructura de sus capítulos, sobre todo en lo referente a la relación entre ellos. Como hemos mencionado, en un alarde de elegancia y buen gusto, los responsables evitan conscientemente todos los elementos desagradables, violentos o terroríficos que una producción de este estilo suele llevar aparejados. Pero junto a ello, los realizadores optan por una narrativa evasiva, casi extradiegética, en la que los personajes hablan en muchas ocasiones de hechos o momentos que no ocurren frente a nuestros ojos.

En este sentido, y sobre todo a raíz del momento cumbre de la serie (el nacimiento del anticristo), los capítulos se vuelven cada vez más inconexos, aunque despiertan la curiosidad y la intriga en el espectador. Y es que, para poder mostrar el sobrehumano desarrollo del joven, prácticamente a cada momento actores de diferentes edades se afanan por interpretar al mismo personaje, algo que puede resultar confuso pero que, al mismo tiempo, logra componer un fenómeno tan fantástico e inhumano en un contexto tan realista que termina por resultar hasta natural.

Hex termina por dejar un agridulce sabor de boca. Permanece en el recuerdo gracias a una trama tan original en televisión como manida en cine y a unos decorados y una factura técnica incomparables, pero al mismo tiempo genera algo de desazón al comprobar capítulo tras capítulo una cierta incoherencia en su desarrollo, que no en su planteamiento. Eso sí, para los seguidores de Michael Fassbender, es una oportunidad única para poder disfrutar de su trabajo, sutil, elegante y diabólicamente memorable.

‘La hora más oscura’: Sin grano entre el polvo


Los cuatro protagonistas de la película.A muchos el nombre de Timur Bekmambetov les puede sonar a chino (en realidad, es ruso), pero a los fans del género fantástico y de acción les ha dejado un regusto dulce tras firmar Guardianes de la noche, Guardianes del día y Wanted. Por eso, asociar su nombre a una producción tendría que ser un buen motivo para acercarse a ver una película. Nada más lejos de la realidad. La segunda película de Chris Gorak (tras la inédita en España Right At Your Door) resulta un intento fallido por desviar el fin del mundo fuera de las fronteras estadounidenses, contando a pesar de todo con protagonistas del mencionado país.

La premisa inicial resulta atrayente. Dos jóvenes americanos, de viaje en Rusia, deben luchar por sobrevivir a una invasión de unos seres que parecen hechos de electricidad y que consumen toda energía humana. Sin embargo, todo termina por volverse tedioso y previsible, provocando un desinterés en el provenir de la cinta que termina por ser más alarmante que la propia invasión. Lo mejor, sin lugar a dudas, es su duración, unos ajustados 89 minutos que acaban por agradecerse.

La principal motivación de este aburrimiento fílmico es, sin lugar a dudas, sus personajes. Ya durante el comienzo, los dos protagonistas demuestran una falta de carisma que puede llegar a sorprender, pero lo cierto es que lo alarmante aparece con las protagonistas femeninas, principalmente con el personaje rubio que, para lamento de muchas, cumple con todos los estereotipos habidos y por haber. De hecho, prestando un poco de atención a las decisiones de cada uno, se puede prever no sólo el orden de las muertes, sino incluso el minuto (la forma de morir, por desgracia, es siempre la misma, así que llegados a un punto deja de tener gracia).

Un film, en definitiva, carente del interés que a priori podría tener una producción fantástica que trata temas archiconocidos como el fin del mundo, las invasiones extraterrestres o la supervivencia. Desde luego, no buscaba un drama al estilo Deep Impact, pero esperaba algo que distrajera al menos una hora y media. Ni eso.

Nota: 3/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: