‘El hobbit’ vence en la batalla por la taquilla antes de Navidad


La verdad es que este pasado fin de semana la taquilla española ha deparado pocas, por no decir ninguna, sorpresas. El estreno de El hobbit: La batalla de los cinco ejércitos se esperaba como agua de mayo para levantar los ánimos de unos ingresos que hace siete días sufrieron una importante caída. Y desde luego lo han hecho. Los 8,75 millones de euros lo demuestran. Sin embargo, no ha logrado colocarse como el mejor estreno del 2014 y, lo que es más importante, llega acompañado de muy buenas cifras de las otras novedades importantes, lo cual refleja una muy buena aceptación de los mismos de cara a las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

De todas formas, lo nuevo de Peter Jackson (El señor de los anillos: La comunidad del anillo) logra 3,6 millones de euros durante el fin de semana. Hay que tener en cuenta que la película se estrenó el pasado miércoles, por lo que si se contabilizan los dos días extras nos situamos en los 5,32 millones. Cifras ambas muy positivas que dejan unos balances por sala muy altos y que permiten augurar un futuro alentador que situaría al film en el entorno de los 20 millones de euros. Todo va a depender, claro está, de cómo afronte el periodo estival. En segunda posición encontramos la cinta de animación Big Hero 6, que logra 1,34 millones de euros. Sin duda, la ausencia de películas similares durante estas fiestas va a provocar una buena evolución de este film, cuyos objetivos más inmediatos es alcanzar los 5 millones de euros.

La medalla de bronce es para Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?, la comedia francesa que ha causado furor en su país de origen y que ha sido la sorpresa del fin de semana. Sus 842.500 euros repartidos en 305 pantallas reflejan una media de algo más de 2.762 euros, lo que no está nada mal teniendo en cuenta los competidores directos. Es cierto que buena parte se deberá, sin duda, a la falta de entradas de otros films, pero en cualquier caso es un dato que le permite aspirar a los 3 millones de euros, aunque influirá mucho el boca a boca. La presencia de todos estos estrenos ha provocado que Exodus: Dioses y reyes descienda a la cuarta posición, aunque lo hace de forma abrupta y con unas pérdidas de casi el 60% respecto a lo conseguido hace siete días. 0,56 millones de euros es lo que consigue, dando un total de 6,8 millones. Habrá que ver cómo logra superar el periodo vacacional, pero lo normal será que se quede en los 8 millones.

En mitad de este top 10 se encuentra Los Juegos del Hambre: Sinsajo. Parte 1, que pierde un 43% y se queda muy cerca de los 300.000 euros. Es el menor descenso del ranking que ahora analizamos, lo que en cierto modo confirma el buen momento de la película. 11,44 millones de euros es lo que acumula hasta ahora, por lo que parece claro que superará los 12 millones en poco tiempo. Más difícil tiene, sin embargo, llegar a los 13 millones de euros antes de abandonar las salas de cine. El sexto lugar es para otra película de animación, Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo, que logra unos 270.000 euros aproximadamente, lo que representa un descenso de algo más del 50%. Sin duda el estreno de las nuevas películas para los más pequeños le ha afectado notablemente. En cualquier caso, su total ya suma casi 4 millones de euros, y con un poco de suerte podría terminar en los 4,5 millones.

Algo menos es lo que logra Los pingüinos de Madagascar, que se queda en los 0,22 millones de euros y en un total de 3,48 millones. De nuevo, el estreno de las cintas de animación del pasado fin de semana afecta notablemente a este film, que pierde más de un 55% respecto a la semana pasada. Su séptima posición en el box office, no obstante, todavía le da esperanzas de poder conseguir algo en estas fechas en las que los más pequeños pueden arrastrar a sus padres a las salas. Por ahora acumula 3,48 millones de euros, y con algo de suerte logrará los 4 millones. Algo más alejada está el otro estreno animado de la semana, Stand by me Doraemon, que logra unos 178.000 euros en 253 salas, es decir, aproximadamente 704 euros en cada una. No son cifras esperanzadoras, pero en esta época festiva puede lograr un buen empujón. En cualquier caso, no parece probable que logre más de medio millón de euros.

Interstellar se queda muy cerca al recaudar 164.000 euros. Eso sí, su balance global ya asciende a 8,68 millones, el mayor del top 10 ahora mismo, y con algo de fortuna terminará por encima de los 9 millones de euros. Cerrando el top 10 encontramos Ouija, que pierde cinco posiciones respecto a la semana pasada pero que, poco a poco, ya ha acumulado 2,51 millones de euros. Será complicado que alcance los 3 millones, pero en cualquier caso es un buen balance para esta cinta de terror.

La taquilla española se hunde a la espera del final de ‘El hobbit’


Repasando los estrenos del pasado viernes 12 de diciembre uno se percata de que el atractivo de la mayoría de las cintas no era, por decirlo de algún modo, masivo. Ya sea por el estreno de hoy de El hobbit: La batalla de los cinco ejércitos, o simplemente porque no hay más películas de este estilo, el caso es que se preveía poca afluencia a las salas. Y los 5,3 millones de euros recaudados durante el fin de semana así lo confirman, lo cual representa casi un 50% menos respecto a la semana anterior. Apenas se han colado estrenos en el top 10, y desde luego ninguno entre los cinco títulos más taquilleros, que se mantienen en posiciones muy parecidas a las de la semana anterior.

Exodus: Dioses y reyes repite en lo más alto, aunque lo hace con 1,36 millones de euros y un descenso del 57%, lo que no augura resultados demasiado positivos en el corto plazo, sobre todo si tenemos en cuenta la competencia que está por llegar. Su balance total se queda a las puertas de los 6 millones de euros, lo cual no está nada mal teniendo en cuenta el mal arranque que ha tenido en Estados Unidos (unos 25 millones de dólares en total). Su objetivo ahora mismo pasa por quedarse alrededor de los 9 millones de euros. En segunda posición encontramos a Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo, que mejora dos puestos a pesar de perder un 48% de recaudación respecto al mismo periodo de la semana anterior. 550.000 euros es lo que logra durante el fin de semana, haciendo un total de 3,6 millones de euros. La cinta va camino de los 5 millones, cifra que casi con toda seguridad será su techo.

Muy cerca se encuentra Los pingüinos de Madagascar, que pierde un porcentaje similar en su recaudación semanal (42% menos) y logra unos 511.000 euros, sumando un total de 3,14 millones de euros. Al igual que la cinta española, su objetivo principal es intentar lograr los 5 millones antes de abandonar las salas, aunque el estreno de Big Hero 6 este próximo viernes va a restarle mucha fuerza a su presencia en la taquilla. Por su parte, Los Juegos del Hambre: Sinsajo. Parte 1 pierde dos puestos al caer casi un 60% respecto a la semana anterior, lo que representa una recaudación muy próxima a los 510.000 euros. Eso sí, acumula 10,98 millones de euros, por lo que su objetivo ahora es aguantar el tirón de los próximos blockbusters y lograr los 13 millones de euros.

En mitad de este ranking se sitúa Ouija, que también pierde fuerza de forma notable (concretamente un 57% menos) y se queda en el medio millón de euros, lo que le permite presumir de algo más de 2 millones en los 10 días que han pasado desde su estreno. Habrá que ver cómo resiste estas Navidades, aunque lo normal es que se quede en unos 3 millones de euros. En esa misma línea se encuentra Magia a la luz de la luna, cuyos algo menos de 480.000 euros recaudados representan un descenso del 50%. Su total asciende ya a 1,88 millones de euros, por lo que los 2 millones se superarán a lo largo de estos días. Lo normal es que termine alrededor de los 3 millones.

El séptimo lugar es para Interstellar, que repite respecto a la semana pasada a pesar de perder un 47% de recaudación. Su total es de 8,42 millones de euros, por lo que con algo de suerte podría terminar por encima de los 9 millones. El único estreno que se ha colado entre los 10 primeros del box office es St. Vincent, cuya distribución en 257 salas logra 285.000 euros, lo que representa una media de 1.020 euros en cada una. No es un balance demasiado esperanzador, aunque el tipo de film tampoco auguraba datos mucho mejores. Tendrá suerte si llega al millón de euros.

Finalmente, el top 10 se completa con Alexander y el día terrible, horrible, espantoso, horroroso, que mejora una posición a pesar de perder un 35% (es el mejor mantenimiento de la semana). Su total es de 2,14 millones de euros tras un mes y medio en cartelera, por lo que todo apunta a que terminará en 2,4 millones de euros como mucho. El farolillo rojo es para Trash: Ladrones de esperanza, que acumula ya casi 1,2 millones de euros en la que es su tercera semana de proyección, lo que invita a pensar en un techo recaudatorio de 1,4 millones.

Ridley Scott logra un ‘Exodus’ hacia las salas de cine españolas


La taquilla española está teniendo un buen final de año. Muy bueno si tenemos en cuenta la evolución de las últimas semanas y lo que todavía está por llegar. Esta semana, como era de esperar, la vida de Moisés lidera la taquilla, pero eso no quiere decir que no haya habido sorpresas. La recaudación total es de 10,3 millones de euros, en buena medida provocados por el carácter festivo del fin de semana. Pero sin duda lo más interesante es que hasta cuatro películas se sitúan por encima del millón de euros, lo que da cuenta del atractivo de la cartelera en estos días.

Como decía, Exodus: Dioses y reyes arrasa con 3,08 millones de euros, lo que la convierte en uno de los mejores estrenos del 2014. Proyectada en 380 pantallas, la media es de más de 8.000 euros en cada una, por lo que su éxito en las próximas semanas está más que asegurado, sobre todo si tenemos en cuenta que esta semana no hay grandes estrenos que puedan hacer competencia. Habrá que esperar al regreso de las aventuras de la Tierra Media para valorar realmente su impacto, pero en principio no debería tener problemas para superar los 12 millones de euros. Muy lejos se queda Los Juegos del Hambre: Sinsajo. Parte 1, que obtiene 1,21 millones de euros, es decir, casi un 50% menos que la semana pasada. Sin duda la llegada de Exodus le ha afectado mucho, pero a pesar de ello ya supera los 10 millones de euros acumulados, por lo que no sería extraño que termine por encima de los 15 millones.

Otro de los grandes estrenos, Ouija, se cuela en tercer lugar con 1,15 millones de euros en 241 salas, es decir, casi 4.800 euros en cada una. No es un mal balance para la cinta de terror, pero habrá que ver si es capaz de superar el bache de la primera semana, habitual por otro lado en las cintas de terror. En cualquier caso, no sería extraño que terminara cerca de los 4 millones de euros. Por su parte, Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo pierde dos posiciones y un 25% de recaudación al lograr 1,06 millones de euros. Su total se queda a las puertas de los 2,7 millones, por lo que la barrera de los 3 millones de euros se superará en breve, si es que no lo ha hecho ya. Su objetivo ahora son los 5 millones, aunque el estreno de cintas para los más pequeños en las próximas semanas podría hacerle daño.

En mitad del top 10 encontramos Magia a la luz de la luna, que logra 958.000 euros repartidos en 219 pantallas, lo que se traduce en un balance de 4.377 euros en cada una. Es un arranque prometedor para la nueva comedia de Woody Allen (Blue Jasmine), pero va a depender mucho del boca a boca que tenga. Lo más probable es que se quede en unos 3 millones de euros antes de abandonar las salas. Otra de animación, Los pingüinos de Madagascar, se queda en sexto lugar del ranking con algo más de 880.000 euros, lo que representa un 28% menos que hace siete días. Su total es de 2,28 millones, y al igual que le ocurre a la animación española, la llegada de historias dirigidas a los más pequeños afectará a su rendimiento, posiblemente más de lo que lo vaya a acusar Mortadelo y Filemón.

Si nos fijamos en los últimos puestos, Interstellar se queda en séptima posición, mientras que Trash: Ladrones de esperanza desciende desde el quinto al octavo puesto. El caso de esta cinta es significativo, pues sus poco más de 250.000 euros suponen una pérdida del 49% respecto a la semana anterior. Su total se queda a las puertas del millón de euros, cifra que a estas alturas ya habrá superado, pero tiene muy complicado llegar más allá de los 2 millones. El box office se cierra con Dos tontos todavía más tontosAlexander y el día terrible, horrible, espantoso, horroroso, que esta semana se convierte en el farolillo rojo.

‘Los diez mandamientos’, superproducción épica de corazón íntimo


Charlton Heston y Yul Brynner en 'Los diez mandamientos', de Cecil B. DeMille.El estreno de Exodus: Dioses y reyes, la nueva cinta de Ridley Scott (Prometheus) invita a analizar uno de los clásicos más importantes de la Historia del Cine. Más allá de la historia que comparte con Los diez mandamientos, la versión de 1956 que Cecil B. DeMille (Cleopatra) hizo de su propia película de 1923, ambas cintas (la del 56 y la de este 2014) suponen dos formas de entender el cine como espectáculo, cada una de ellas notablemente marcada por el sino de los tiempos que les tocó vivir. En realidad, lo que cada una representa es una forma de afrontar la narrativa en todos sus aspectos, desde la interpretación hasta los detalles de todo aquello que da forma al contexto en el que transcurre la trama.

O lo que es lo mismo, el inmortal clásico de DeMille es una obra que, aunque marcada por la fantasía de los acontecimientos bíblicos que narra, trata de dotar al conjunto de un realismo visual impecable. El afán de la cinta por recrear el Egipto faraónico deja algunos detalles en su vestuario y en su decoración simplemente insuperables, como son la doble corona del faraón o el colorido de los ropajes. Motivados por el uso del color que en aquella época alcanzaba su máximo esplendor con las técnicas más modernas de la época, sus responsables investigaron el mundo faraónico lo suficiente como para mostrar al espectador un mundo mágico marcado, a su vez, por una historia igual de mágica. Por desgracia, es algo que se pierde en la historia que narra Scott, que parece argumentada con un mero vistazo a un libro de fotos (¿de verdad que nadie se planteó el absurdo de poner una pirámide al lado de un templo no funerario?).

No es este el momento de entrar a valorar los errores de ‘Exodus’, sino de apreciar aquellos matices que convierten a Los diez mandamientos en la magnífica obra que es. Y más allá de su ambientación, deliciosamente lograda, lo que resalta por encima de todos los aspectos, incluso del bíblico que se encuentra en la base, es la relación entre los dos protagonistas, Charlton Heston (Ben-Hur) y Yul Brynner (Los siete magníficos), Moisés y Ramsés respectivamente. Sus personajes, aunque en extremos opuestos de la trama, rebosan una presencia en pantalla única, dotándoles de la magnificencia que merecen. El primero como el encargado de representar a Dios entre los hebreos y ante el faraón; el segundo, como un hombre acostumbrado a reinar y a ser considerado Dios en la Tierra. Esta diatriba teológica lleva la relación de amor-odio de ambos personajes a un nivel diferente en el que no hay envidias o recelos, sino más bien respeto por un pasado común y por un vínculo debilitado pero todavía existente.

A diferencia de lo que ocurre con la cinta de Ridley Scott, Brynner compone un faraón sólido, capaz de imponer su voluntad por algo más que los galones y las joyas que adornan su cuerpo. Es, en definitiva, el líder de un pueblo que no está dispuesto a dejar marchar a nadie simple y llanamente porque no está en su educación. No se trata, por tanto, de una cuestión política o estratégica, sino únicamente de un desafío a su propio ser. Esa soberbia, que choca frontalmente con la humildad que adquiere el rol de Heston a medida que descubre sus orígenes, es la que genera el contraste que, a su vez, dinamiza el desarrollo dramático de la trama, hasta el punto de ensalzar emocionalmente el momento más trágico de la historia: la última de las plagas de Egipto. La muerte de los primogénitos, más que una derrota por haber asesinado a su propio hijo, se convierte en una derrota teológica. El Dios en la Tierra es derrotado definitivamente por el Dios hebreo tras una serie de “duelos” entre ambos en forma de milagros y su correspondiente contrapartida egipcia.

El Dios de fondo

En este sentido es importante destacar que Los diez mandamientos tiene un tercer pilar dramático que no hay que despreciar. El triángulo amoroso entre Ramsés, Moisés y Nefertari (Anne Baxter, vista en Eva al desnudo) se convierte en una fuente de conflicto que se suma a la historia principal. El personaje femenino, a través de la figura romántica, crece lo suficiente como para ser relevante en una historia masculina en la que las mujeres, en líneas generales, son “simplemente” madres, hermanas o esposas cuya misión es dotar de bondad y comprensión al desarrollo. Baxter, sin embargo, compone un rol duro, maduro y sibilino que mueve a los hombres en función de sus propios intereses, llevándoles muchas veces a un destino aciago que a ella poco parece importarle. Esta función de engranaje en la historia permite, además, revelar algunos aspectos secundarios del resto de personajes, lo que en definitiva les convierte en más humanos y más próximos al espectador.

Aunque evidentemente, uno de los elementos definitorios del film es la presencia de Dios, cuya figura nunca llega a verse pero cuyo papel está presente en todo momento. Es conveniente señalar que, mientras que la cinta de Scott opta por un Dios vengativo y rencoroso (se puede decir que incluso tiránico), DeMille presenta a este personaje como un ser que busca, ante todo, la salvación de un pueblo sin dañar al otro. Los milagros que obra, además, tienen una presencia mucho más divina que en esta nueva versión, por lo que la cinta poco a poco deriva hacia una historia de carácter mágico, sobre todo durante las plagas de Egipto y la separación de las aguas del Mar Rojo. Se puede decir, por tanto, que Dios es una presencia de fondo en una historia que, en realidad, aborda el distanciamiento de dos hermanos por sus diferentes puntos de vista en la forma de tratar a los esclavos.

Y esta es una de las grandes diferencias con Exodus: Dioses y reyes aunque pueda parecer sorprendente. Sí, existe la relación entre los dos protagonistas. Y sí, ambos luchan en la liberación del pueblo, cada uno en un lado de la balanza. Pero Scott trata a Ramsés como un tirano incapaz de regir un reino como Egipto. Un hombre débil y, en cierto modo, cobarde, que está más preocupado de sus construcciones (algunas de ellas ni siquiera suyas históricamente hablando) que de su pueblo. Y esto termina debilitando el conflicto entre ambos hombres, pues la “grandeza” moral de Moisés no encuentra un antagonista creíble en la “bajeza” moral de Ramsés. Es esta una de sus más notables diferencias con la cinta de DeMille, cuya solidez dramática en este sentido queda patente en prácticamente todas las secuencias que comparten Heston y Brynner.

Desde luego, tras casi 60 años nadie duda que Los diez mandamientos es un clásico incomparable. El uso de técnicas de última generación para su época generó algunos de los momentos más recordados del cine, sobre todo en lo referente al Mar Rojo. Pero por encima de sus efectos visuales y de su fidelidad a la hora de recrear Egipto, lo que hace memorable al film es el conflicto humano, casi familiar, que existe entre sus dos protagonistas, y que azuza convenientemente el rol de Anne Baxter. Al final, independientemente de las tablas de la Ley, del éxodo o de las plagas de Egipto, lo relevante es el pulso dramático e interpretativo entre esos dos grandes actores y esos dos grandes personajes. Ni siquiera la presencia de Dios es capaz de restar relevancia al antagonismo de ambos, lo cual da una idea del verdadero sentido de esta superproducción épica de corazón íntimo.

‘Exodus: Dioses y reyes’: las lagunas de Egipto


Joel Edgerton y Christian Bale dan vida a Ramsés y a Moisés en 'Exodus: Dioses y reyes', de Ridley Scott.Ridley Scott, director de joyas como Blade Runner (1982) es víctima de su propio legado. Sus primeros films han alcanzado tal grado de grandeza que prácticamente todo lo que hace actualmente es mirado bajo ese mismo prisma. Lo que los espectadores parecen olvidar es que aquellos films que tanto impactaron no lo hicieron por unos sólidos guiones (que también), sino por una puesta en escena y un diseño de producción apabullantes. Y esto, sobre todo esto, es lo que su última película deja en el recuerdo.

En efecto, si algo destaca de Exodus: Dioses y reyes es el cuidado diseño de producción, sobre todo en lo referente al mundo egipcio. El vestuario y la recreación de los templos y carros trasladan al espectador a un Egipto faraónico que, aunque con sus errores históricos, algunos provocados por auténtica desidia, fascina y dota al conjunto de una magia única. La apuesta por la tonalidad grisácea, una seña de identidad de las grandes superproducciones de Scott, crea además un nexo de unión con la imagen que se tiene hoy en día de ese mundo antiguo que, todo hay que decirlo, era más colorido de lo que se presenta en el film.

Y si el diseño de producción es hermoso, su condición de blockbuster hace que la cinta tenga algunos momentos simplemente espectaculares. Momentos todos ellos que, por cierto, se apartan en cierto modo de la intervención divina para dotarlos de un cierto realismo teológico. En realidad, todo el guión contiene una interesante carga política y social, revolución incluida, que trata de restar relevancia a la presencia de un Dios vengativo y, hasta cierto punto, infantil. Sin embargo, la mayor debilidad reside, precisamente, en el texto de base. El desarrollo dramático se antoja intermitente, plagado de secundarios que aparecen y desaparecen como por arte de magia y con unos protagonistas estereotipados en exceso, sobre todo el faraón interpretado por Joel Edgerton (Warrior), quien hace lo que puede con un rol maniqueo, odioso y débil.

Al final, la sensación que deja Exodus: Dioses y reyes es la de un film con una puesta en escena espectacular que trata de abarcar demasiado y que no se define mucho. Su evidente vocación política (el Moisés de Christian Bale –El maquinista– es un hombre que organiza una revolución) y su poco afán por defender la obra de Dios hacen que el film resulte interesante desde un punto de vista meramente interpretativo. Ahora bien, la cinta peca en exceso de irregularidad, tanto en su ritmo como en su definición de los personajes, demasiado estereotipados incluso para el tipo de relato que es. Entretiene, desde luego, pero da la sensación de que podría haber sido algo mucho mejor en su contenido, que no en su forma. En definitiva, Scott dota de vida un guión con muchas lagunas.

Nota: 5,5/10

El ‘Exodus’ de R. Scott Vs. la ‘Magia a la luz de la Luna’ de W. Allen


Estrenos 5diciembre2014Tradicionalmente el mes de diciembre ha sido época de estrenos enfocados a los más pequeños y joyas del séptimo arte que buscan tener presencia en los principales festivales y galas de premios. Pero de un tiempo a esta parte es también época de grandes superproducciones con una vocación algo diferente a la del mero blockbuster. Este 2014 no va a ser menos, y hoy, 5 de diciembre, llega a las pantallas españolas el primero de esos films. Una historia ya conocida con nuevos protagonistas que está llamada a ser un taquillazo casi asegurado. Aunque la mejor noticia se encuentra en los títulos que la acompañan, muchos de ellos con nombres propios de peso dentro del celuloide.

Pero antes de centrarnos en ellos hay que hablar de Exodus: Dioses y reyes, nuevo film de Ridley Scott (Alien, el octavo pasajero) que recupera para la gran pantalla la historia de Moisés. Siguiendo la estela de clásicos como Los 10 mandamientos (1956), la trama narra la relación entre el faraón Ramsés y Moisés, su hermano adoptado, desde que estos son pequeños hasta que sus destinos les convierten en enemigos. Misma historia, por tanto, aunque con la visión grandilocuente de Scott y un diseño de producción simplemente espectacular que puede apreciarse incluso desde sus primeros tráilers. Acción, drama y efectos al servicio de un argumento que puede verse en 3D y que está protagonizado por un plantel de actores deslumbrante en el que destacan Christian Bale (La gran estafa americana), Joel Edgerton (El gran Gatsby), John Turturro (Aprendiz de gigoló), Aaron Paul (serie Breaking Bad), Ben Mendelssohn (Cruce de caminos), Sigourney Weaver (Luces rojas), Ben Kingsley (El médico) y la española María Valverde (Tengo ganas de ti).

En el lado opuesto del espectro cinematográfico se encuentra Magia a la luz de la Luna, nueva comedia escrita y dirigida por Woody Allen (Blue Jasmine) cuya acción transcurre en la Costa Azul durante los años 20 del pasado siglo. Este idílico marco sirve al director para exponer el enredo en el que se ve envuelto un mago al tratar de desenmascarar a una joven médium. Colin Firth (Un plan perfecto), Emma Stone (The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro), Marcia Gay Harden (serie The Newsroom), Jacki Weaver (Stoker) y Eileen Atkins (Cold Mountain) son los principales protagonistas de esta trama.

La tercera de las películas que provienen de Estados Unidos es Ouija, título que deja poco a la imaginación. En efecto, esta cinta de terror gira en torno a un tablero de este conocido juego. Todo comienza cuando una pareja decide investigar la misteriosa muerte de una de sus amigas al encontrar en su habitación una Ouija. Las preguntas les llevarán a descubrir que el espíritu que está con ellos no tiene intención de terminar el juego. Ópera prima de Stiles White, la obra está protagonizada por Olivia Cooke (serie Bates Motel), Daren Kagasoff (serie Vida secreta de un adolescente), Douglas Smith (Percy Jackson y el mar de los monstruos), Ana Coto (DisCONNECTED) y Bianca Santos (serie Familia de acogida).

Y con algo de retraso llega La última aventura de Robin Hood, drama independiente del 2013 que se estrena en Video on Demand y cuyo argumento narra los últimos años de vida de Errol Flynn, protagonista de clásicos como Robin de los Bosques (1938), Murieron con las botas puestas (1941) o El capitán Blood (1935). Unos años en los que su alcoholismo y su decadencia le llevaron a iniciar un romance con una joven actriz cuya madre, ansiosa por conseguir fama, no dudó en aprovechar. Sin embargo, cuando los acontecimientos se precipitaron y la relación se hizo pública, la vida de los implicados dio un determinante vuelco. Richard Glatzer y Wash Westmoreland (Quinceañera) escriben y dirigen esta trama protagonizada por Kevin Kline (Sin compromiso), Dakota Fanning (Push), Susan Sarandon (Pacto de silencio), Sean Flynn (Alex in Wonder), Bryant Batt (12 años de esclavitud) y Patrick St. Esprit (Chain letter).

Más antigua todavía es Electrick children, cinta producida en 2012 cuyo argumento sigue a una joven que vive en una comunidad mormona fundamentalista de Utah. Su vida cambia cuando, durante su decimoquinto cumpleaños, descubre un cassette de rock prohibido por su comunidad. El sonido que descubre le abre la mente y los ojos a un mundo que desconocía. Tres meses después anuncia que está embarazada, aunque asegura que ha sido una inmaculada concepción. Escapando de sus padres y de un matrimonio concertado, viaja a Las Vegas para intentar encontrar al cantante de su cinta y averiguar el misterio. Este drama supone el debut en la dirección y escritura de largometrajes de Rebecca Thomas, y está protagonizado por Julia Garner (Martha Marcy May Marlene), Rory Culkin (Scream 4), Liam Aiken (El demonio bajo la piel), Bill Sage (Precious) y Billy Zane (Titanic).

Dejamos Estados Unidos, aunque no Norteamérica. Desde Canadá Xavier Dorval (Los amores imaginarios) escribe y dirige Mommy, drama que narra la difícil relación entre una joven viuda y su hijo de 18 años, que sufre déficit de atención e hiperactividad. Todo cambia cuando una joven se muda a la vivienda de al lado, marcando sus vidas y obligándoles a entender la vida de otra forma. Anne Dorval (Miraculum), Suzanne Clément (Yo maté a mi madre), Antoine-Olivier Pilon (Laurence anyways) y Patrick Huard (Starbuck) son los actores principales.

Si nos fijamos en los estrenos europeos, destaca la española Natasha, ópera prima de Sandeep Raisinghani que combina humor y drama familiar. La cinta sigue a una joven fotógrafa cuya vida una vez deja su cámara está marcada por la triste relación con su madre y el voraz apetito por los hombres de su jefa, lo que le llevará a enfrentarse a un dilema sobre las relaciones que definirá su vida personal y laboral. El reparto está encabezado por un reparto prácticamente desconocido en el que destacan Anna Piqué Busqué, Pasión Guerrero (El Proyecto Rothstein), Francesc Such Gomar, Ricard Balada Cuadrado y Konstantina Tikova.

Por su parte, Mil noches, una boda (Party girl) es un drama francés cuya trama gira en torno a una mujer de 60 años a la que le sigue gustando salir por las noches y conocer hombres. Para ganarse la vida les invita a un cabaret próximo a la frontera entre Francia y Alemania. Sus sueños se verán realizados cuando un antiguo cliente le pide en matrimonio, presentándose así su oportunidad de cambiar de vida. La cinta está escrita y dirigida a tres bandas por Maria Amachoukeli-Barsacq, Claire Burger y Samuel Theis (La princesa de Montpensier), siendo la ópera prima de todos ellos. En el reparto destacan Angélique Litzenburger, Joseph Bour, Mario Theis y el propio Samuel Theis.

Finalmente, aunque no por eso menos importante, se estrena La isla de Giovanni, cinta de animación japonesa dirigida por Mizuho Nishikubo (Atagooru wa neko no mori) basada en hechos reales que narra la relación de dos niños de países e idiomas diferentes que tratan de superar tanto las barreras del lenguaje como las de la propia Historia. Todo ello porque las islas en las que viven se adjuntaron tras una serie de terribles conflictos. En su versión original cuenta con las voces de Natalie Hoover, Masachika Ichimura (Terumae romae), Polina Ilyushenko e Hiroshi Inuzuka (Chameleon).

Tráiler de ‘Exodus: Dioses y reyes’, épica bíblica a cargo de R. Scott


Fotograma del tráiler de 'Exodus', dirigida por Ridley Scott.Tras hacerse públicas varias fotografías del film, ayer pudimos finalmente descubrir el tráiler de lo nuevo de Rdiley Scott después de El consejero. Bajo el título de Exodus: Dioses y reyes, la trama escrita por Steven Zaillian, guionista de, entre otras, La lista de Schindler (1993), aborda diversas historias del libro del Éxodo, centrándose principalmente en la relación entre Moisés y Ramsés en Egipto. Supone, por tanto, una actualización de Los 10 mandamientos (1956), aunque es de esperar que aporte al menos algo distinto a la trama, más fresco y dinámico. Y a tenor de lo visto en estos primeros minutos, que como siempre encontraréis al final del texto, cumple con esa idea de dotar de mayor dinamismo a la historia, así como un tono más sombrío y más épico, si es que esto último es posible.

Lo que no se le puede negar a este avance es su capacidad para mostrar el diseño de producción, todo un despliegue de grandiosidad que refleja con bastante coherencia el estilo egipcio en todos los detalles, desde los majestuosos edificios de piedra (el colorido de estatuas, muros y figuras es notable) hasta la indumentaria o las herramientas, como se desprende de esas secuencias bélicas en las que los carros son tirados por dos caballos (es esta una de las imágenes más conocidas de Ramsés II) o los soldados y reyes visten los tocados que pueden encontrarse representados en los muros de los templos. Del mismo modo, el tráiler hace hincapié en la relación fraternal entre Moisés y el futuro faraón, llevándolas hasta límites nunca antes presentados, es decir, una lucha entre ambos.

Una grandiosidad, por cierto, que impregna todos los detalles del film, desde sus planos, con un uso interesante de los planos generales para mostrar la grandeza de Egipto, hasta sus efectos visuales, como ese plano del caballo ante el muro de agua. Por otro lado, Scott sigue fiel a su estilo personal a tenor de la apuesta por una fotografía sombría, que huye de brillanteces cromáticas y se acerca más a ese tono sombrío al que antes hacía referencia, en la línea de lo que ya hizo en Gladiator (2000) o en El reino de los cielos (2005). Por supuesto, todavía falta mucho para valorar positiva o negativamente el film, pero a priori se antoja una propuesta cuanto menos interesante que, independientemente de su influencia bíblica, parece querer contar una historia más terrenal, próxima a las relaciones entre hermanos y al debate de la esclavitud en Egipto, algo que por cierto ya se ha demostrado no ser cierto, al menos en la forma en que esta historia pretende mostrarlo.

La película, que llegará a los cines en diciembre de este 2014, cuenta con un reparto espectacular en el que destacan Christian Bale (La gran estafa americana) como Moisés; Joel Edgerton (El gran Gatsby) como Ramsés; John Turturro (Aprendiz de gigoló) como Seti; Sigourney Weaver (serie Political animals) como Tuya, la madre de Ramsés; Aaron Paul (serie Breaking Bad) como Josué; Ben Kingsley (El médico) como Nun; la española María Valverde (Tengo ganas de ti) como Séfora; e Indira Varma (Mindscape) como Miriam. A continuación el tráiler.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: