La 2ª T. de ‘El cuento de la criada’ desarrolla a los secundarios


Finalmente la segunda temporada de El cuento de la criada no ha logrado llevarse ningún premio en los Emmy de 2018, a pesar de las numerosas nominaciones tanto a la serie como a sus protagonistas. Y lo cierto es que, al menos estos últimos, sí habrían merecido algún reconocimiento en forma de estatuilla tras ver el trabajo realizado en los 13 episodios de esta segunda etapa. Unos episodios que, aunque sientan las bases de lo que parece será un futuro mucho más conflictivo, han tenido un desarrollo algo irregular e incluso irreal, y eso que hablamos de una ficción ambientada en un futuro distópico.

El principal problema de esta trama creada por Bruce Miller (Providence) a partir de la novela de Margaret Atwood es la sensación de estar en un bucle dramático que no solo parece que no acaba, sino que pierde fuerza a medida que se reproduce. Dicho de otro modo, la temporada comienza con un intento de huida de la protagonista interpretada de forma magistral por Elisabeth Moss (serie Mad Men) y termina exactamente igual. Y por el medio, al menos otro intento. Pero siempre se queda en eso, en intentos. Y en algunos casos por motivos que no terminan de encajar en el desarrollo del arco argumental, como si fuera necesario mantener a la protagonista dentro de este mundo religioso, gris y patriarcal para representar la lucha desde dentro contra el orden establecido. Evidentemente, dicha necesidad existe (la serie perdería buena parte de su sentido en caso contrario), pero lo que no es coherente es el modo en que se ha abordado.

Curiosamente, esto tiene varios efectos secundarios distintos según los personajes. La peor parada posiblemente sea la protagonista, en tanto en cuanto su personaje queda algo desdibujado respecto a la primera temporada, sin un rumbo claro que defina su recorrido en la serie. Tan pronto es una luchadora como se vuelve sumisa, como vuelve a enfrentarse a sus captores. Esos cambios, no por casualidad, se identifican con esa sensación repetitiva de la trama. En este sentido, también se difumina ligeramente el rol de Joseph Fiennes (Resucitado), cuya fuerza y amenazadora presencia se revela más bien como una personalidad que solo es fuerte ante aquellos que considera inferiores o ante los que no le plantan cara, aunque lo hace de un modo un tanto ambiguo.

Sin embargo, es el personaje de Yvonne Strahovski (Predator) el que crece de forma exponencial en esta segunda temporada de El cuento de la criada. El rol adquiere una infinidad de matices que enriquecen sobremanera la figura algo unidimensional que pudo verse en los primeros episodios, convirtiendo a esta mujer en una superviviente, en una luchadora no solo externa, sino sobre todo en su fuero interno, en el que sus convicciones y el apoyo a una causa se enfrentan a sus derechos como mujer, a su libertad individual como persona. Esta dualidad queda magistralmente mostrada en los últimos episodios, mutilación incluida, pero es algo que se construye con detalles, con conversaciones y con miradas a lo largo de toda la temporada. A todo ello se suma la impecable labor de la actriz, sin duda el gran atractivo de esta temporada.

La Resistencia toma la calle

Aunque posiblemente esa doble lectura que se aprecia en el tratamiento de personajes se note más en el modo en que se aborda la trama. Ya hemos explicado que, desde el punto de vista de la protagonista, el desarrollo dramático es circular, volviendo siempre al punto de partida por uno u otro motivo, y sin que eso tenga excesivas consecuencias negativas teniendo en cuenta el contexto en el que se producen. Ahora bien, de forma paralela se desarrolla una idea que ya se planteó en la primera temporada y que ahora toma cuerpo de un modo más evidente. Se trata de la red de resistencia que surge en la clandestinidad.

Resulta sumamente interesante estudiar el modo en que este elemento dramático adquiere forma, crece y se consolida en la trama de El cuento de la criada. Para empezar, el tratamiento de la misma cambia, pasando de un activo propio del thriller (se desconoce la identidad de sus miembros, por lo que todos pueden ser amigos o enemigos) a un motor dramático en estado puro. Un atentado, los viajes diplomáticos a otros países, las protestas y la presencia de más y más personas dentro de ese país dominado por el machismo religioso que luchan contra el orden establecido son las pinceladas que hacen avanzar la trama por un sendero algo diferente, más propio de una historia bélica que de un drama de suspense. Sin embargo, por ahora son eso, pinceladas, aunque viendo el modo en que finaliza esta segunda temporada es fácil imaginar que tendrá una mayor continuidad e impacto dentro del desarrollo dramático.

Lo que también deja esta etapa son nuevos elementos que ayudan a comprender lo ocurrido y, sobre todo, la estratificación social tan interesante que plantea la serie. Dicho de otro modo, la ficción ahonda en todo aquello que aporta el contexto, y lo hace integrándolo en la historia de un modo brillante. El funeral y el modo en que las criadas se visten, la boda obligada conjunta, el papel de las mujeres en la sociedad, etc. Incluso explora, aunque de forma algo indirecta, los acontecimientos previos a la creación de ese mundo religioso, la guerra y las víctimas de la misma, continuando de este modo con lo iniciado en la anterior temporada. Es importante comprender que con apenas un puñado de secuencias se puede construir una idea aproximada del pasado de la trama, permitiendo a sus creadores ampliar poco a poco esa idea del futuro distópico que presentan, y permitiendo igualmente introducir el pasado de los personajes, lo que termina por definirles mejor y, en cierto modo, modificar la percepción que el espectador tiene de ellos, a favor o en contra. En este sentido, las secuencias del rol de Strahovski en el pasado y la revelación que se produce en el lugar donde se esconde la protagonista al inicio de la temporada son buenos ejemplos.

Por tanto, lo que nos encontramos en la segunda temporada de El cuento de la criada es un producto que avanza en aspectos secundarios, construyendo un poco más el mundo en el que se desarrolla la historia de la protagonista, pero que se queda bloqueado en una especie de bucle con respecto al personaje de Moss. Esto genera una sensación extraña, a medio camino entre la espléndida ambientación y las ansias por conocer más de ese universo, y la frustración por ver a un personaje luchador dar bandazos en su determinación sin terminar de aprender de sus decisiones, así como la falta de represalias ante unos delitos que en otros casos han costado la muerte. Hay que entender que es la heroína y que su contexto dramático puede ser diferente, pero resulta poco creíble que no llegue a sufrir ni un mísero castigo por sus constantes desafíos. En cualquier caso, la trama sienta los pilares dramáticos de la siguiente temporada, en la que esperemos que tramas principales y secundarias vayan de la mano.

Anuncios

La locura de ‘Mamá y papá’ viaja rumbo a ‘Yucatán’


Último día de agosto y último viernes de estrenos de este mes. Y ese final no podría ser más ecléctico en lo que a títulos se refiere. Porque, en efecto, son varias las novedades de este 31 de agosto, pero todas ellas están enfocadas a un tipo de público muy concreto, desde el que busque acción y comedia hasta el que se decante por el drama o la aventura juvenil.

Y el mejor ejemplo de esa variedad puede que sea Mamá y papá, una locura procedente de Estados Unidos a medio camino entre la comedia, el thriller y el terror que escribe y dirige Brian Taylor (Gamer) y cuya premisa inicial es que una extraña epidemia lleva a padres y madres a atacar y matar a sus hijos. En este contexto, dos hermanos deberán intentar sobrevivir a los ataques de sus progenitores. Nicolas Cage (Snowden) y Selma Blair (Ordinary wolrd) dan vida a esos padres, aportando un toque histriónico a la ya de por sí extrema historia. El reparto se completa con Anne Winters (serie Tyrant), Joseph D. Reitman (Then there was), Zackary Arthur (La quinta ola), Olivia Crocicchia (Backgammon) y Lance Henriksen (Lake Eerie).

Diametralmente opuesta es la norteamericana La gaviota, adaptación de la obra de Antón Chéjov cuyo argumento gira en torno a la visita de verano que una veterana actriz realiza a su hermano y a su hijo en una casa de campo. A la cita, que se repite todos los años, lleva en esta ocasión a un novelista de éxito del que se enamorará una joven de una casa vecina. Se establece entonces un triángulo amoroso entre el novelista, la joven y el hijo de la actriz que amenazará con destruir las vidas de las víctimas del amor no correspondido. Dirigida por Michael Mayer (Una casa en el fin del mundo), la película está protagonizada por Saoirse Ronan (Lady Bird), Elisabeth Moss (serie El cuento de la criada), Annette Bening (La excepción a la regla), Michael Zegen (Brooklyn), Corey Stoll (Gold, la gran estafa) y Brian Dennehy (Knight of Cups), entre otros.

Este fin de semana también es el regreso de los superhéroes a la gran pantalla, en esta ocasión con Teen Titans Go! La película, adaptación de la serie animada que arranca cuando los jóvenes superhéroes deciden convertirse en protagonistas de su propia película, y no en meros acompañantes de grandes superhéroes. Pero sus planes se verán alterados por la presencia de un supervillano, que además amenaza con acabar con el espíritu de amistad y unidad que siempre ha reinado en el equipo. Aventuras, animación y humor se dan cita en esta película dirigida a cuatro manos por Aaron Horvath y Peter Rida Michail, autores de la serie original, y que cuenta con las voces originales de Scott Menville (The campus), Khary Payton (serie The walking dead), Tara Strong (Operator), Will Arnett (Ninja Turtles: Fuera de las sombras), Kristen Bell (The disaster artist), Nicolas Cage y Greg Cipes (America is still the place).

Dejamos Estados Unidos para pasar a los estrenos europeos, entre los que destaca Kings, cinta franco belga escrita y dirigida por Deniz Gamze Ergüven (Mustang) que combina drama, romance y crimen en una historia basada en los hechos reales que acontecieron en Los Ángeles en 1992, cuando se desataron una serie de disturbios raciales tras la absolución de varios policías implicados en la paliza a un taxista afroamericano. En este contexto, uno de los pocos residentes blancos en South Central ayudará a su vecina a encontrar y proteger a sus hijos. Daniel Craig (Spectre), Halle Berry (X-Men: Días del futuro pasado), Isaac Ryan Brown (Believe), Lamar Johnson (Full out) y Reece Cody son los principales actores.

La producción española tiene su máximo representante en la comedia Yucatán, nueva película de Daniel Monzón (El niño) tras cuatro años alejado de la gran pantalla. La trama se centra en una pareja de estafadores de turistas en cruceros de lujo que años atrás se separaron por su rivalidad por el amor de una mujer. Sin embargo, un inesperado botín les vuelve a reunir en un barco que cubre la ruta entre Barcelona y Cancún, provocando un encarnizado duelo de tramposos. El reparto está encabezado por Luis Tosar (1898. Los últimos de Filipinas), Stephanie Cayo (serie La hermandad), Rodrigo De La Serna (Cien años de perdón), Toni Acosta (Mi gran noche), Adrián Núñez (Spiral) y Joan Pera (Transeúntes).

También procede de España En las estrellas, drama que se centra en un director de cine en paro, alcohólico y terriblemente deprimido, en parte por la muerte de su mujer. La única luz en su vida es su hijo, al que cuenta los guiones que algún día piensa dirigir cuando encuentre la financiación suficiente. Los problemas para ambos se multiplican desde el momento en que se cuestiona el papel del hombre como padre. Escrita y dirigida por Zoe Berriatúa (Los héroes del mal), la película está protagonizada por Luis Callejo (Es por tu bien), Jorge Andreu, Ingrid García Jonsson (Gernika), Macarena Gómez (Pieles), Kiti Mánver (Las heridas del viento) y José Luis García Pérez (Lejos del mar), entre otros.

El último de los estrenos europeos es Non, producción franco española que aborda de forma coral cómo afectó la reforma laboral de 2016. En concreto, la trama arranca cuando varios trabajadores se enfrentan al cierre de la fábrica y a una insultante indemnización después de una enconada huelga. Ese será el detonante para una espiral donde derechos y reivindicaciones se mezclan. Dirigido a cuatro manos por Eñaut Castagnet y Ximon Fuchs, ambos debutantes tras las cámaras, este drama cuenta con un anónimo reparto integrado por el propio Fuchs, Hélène Hervé, Fafiole Palassio, Manex Fuchs y Tof Sanchez.

Terminamos con el drama La novia del desierto, producción con capital argentino y chileno cuyo argumento gira en torno a una mujer de 54 años que siempre ha trabajado como criada para una familia de Buenos Aires, y cuya vida da un vuelco el día que dicha familia vende la casa para mudarse. Sin recursos, la mujer acepta un trabajo en una lejana ciudad a la que tiene que viajar en autobús. El viaje empeora cuando en la primera parada pierde el bolso, pero ese mismo incidente provocará que conozca a un vendedor ambulante que parece la única persona capaz de ayudarla. Cecilia Atán y Valeria Pivato debutan en la dirección de largometrajes con esta cinta protagonizada por Paulina García (Aquí no ha pasado nada) y Claudio Rissi (Sangre en la boca).

1ª T. de ‘El cuento de la criada’, una colorida distopía gris


Ha sido sin lugar a dudas una de las series de este año 2017. Y méritos no le faltan. The Handmaid’s Tale, o El cuento de la criada en español, la adaptación a la pequeña pantalla de la novela de Margaret Atwood, es un interesante trabajo visual, interpretativo y conceptual, de obligado visionado tanto para estudiantes del lenguaje audiovisual como para aquellos que quieran entender, aunque sea mínimamente, cuáles pueden ser los sentimientos de la mujer en una sociedad dominada por los hombres. Y aunque es evidente que esta distopía no deja de reflejar una situación llevada al extremo, este tipo de historias siempre suelen reflejar aspectos de la sociedad actual, lo que añade un elementos realmente inquietante a la trama de esta primera temporada de 10 episodios creada por Bruce Miller (serie Los 100).

Una trama que comienza cuando una mujer es capturada para convertirse en criada de un matrimonio. Lo que comienza siendo un acto atroz pronto se desvela simplemente como el comienzo de algo más brutal. Y es que en un futuro la Humanidad se ha vuelto estéril, y solo un grupo de mujeres son fértiles. En este contexto, la sociedad norteamericana ha sido tomada, en su mayoría, por una autocracia religiosa que somete a las mujeres a diferentes tareas; la de las criadas contempla, entre otras cosas, la de tener hijos para los líderes de la comunidad, que una vez al mes las violan bajo la excusa de realizar un rito contenido en las escrituras. La serie se centra en la historia de una de estas criadas.

Si el argumento de The Handmaid’s Tale ya es de por sí sumamente interesante, lo más llamativo, y al mismo tiempo más sutil, es el tratamiento visual de esta sociedad. Basado en un código de colores, el lenguaje visual utilizado explota al máximo las posibilidades expresivas de dicho código. Planos cenitales que muestran cómo el rojo de las criadas se mueve en bloque; movimientos de cámara que combinan rojo, verde, gris y negro de un modo casi armónico; y así sucesivamente. Sin embargo, lo más llamativo es que toda esta gama cromática se muestra ante el espectador de un modo apagado, sin el brillo que cabría esperar y siempre con una tonalidad gris en el ambiente, cuando no directamente oscura. Este contraste de colores vivos con la frialdad y la tristeza que transmiten los tonos grises viene a reflejar, en última instancia, el contraste interno de una sociedad presuntamente ordenada en la que las mujeres son sometidas, en la que la apariencia de felicidad y tranquilidad esconde una verdad mucho más atroz. En definitiva, el contraste que esconde una distopía.

La combinación de la apuesta visual con el contenido dramático de esta primera temporada conforma un todo extraordinario. Y es que más allá de la fuerza narrativa, el trasfondo de la serie es sin duda uno de los elementos más perturbadores de la pequeña pantalla. No me refiero tanto al diseño de la sociedad en sí; ni siquiera a la influencia religiosa o a determinados momentos de la trama, como aquellos en los que se planean los atentados terroristas que dieron lugar a esa nueva sociedad. No, lo perturbador es cómo todo ello no deja de ser una excusa para someter a las mujeres, para violarlas y utilizarlas como complace a los hombres, algunas para tener hijos, otras para ser sus cocineras, sus siervas o sus esclavas. Escenarios como el burdel al que solo tienen acceso los hombres y, sobre todo, el modo en que se va descomponiendo la careta de perfección de muchos personajes son sin duda los mayores hallazgos del relato.

Actrices y actores ante todo

Claro que todo ello no sería lo mismo sin un reparto en estado de gracia. Sobre todo de unos secundarios que sostienen, en buena medida, todo el contexto político, social y religioso que convierte a The Handmaid’s Tale en lo que es. Curiosamente, tanto Elisabeth Moss (serie Mad Men) como Joseph Fiennes (Hércules) resultan los menos atractivos del conjunto, al menos analizados de forma separada. Ella se convierte en el vehículo narrativo para exponer el mundo en el que vive, mientras que él representa, con todos sus matices, los contrastes de esa sociedad distópica, que se muestra de un modo pero que, de puertas adentro, es de otro totalmente diferente. Sin embargo, los momentos que ambos comparten juntos se convierten en los más reveladores del relato, evidenciando que ambos roles se necesitan el uno al otro no solo para crecer dramáticamente, sino para establecer la dinámica que necesita la serie.

Asimismo, es importante señalar el uso de la narrativa paralela que se establece con la voz en off del personaje de Moss. A través de esta especie de proyección de sus pensamientos sobre los acontecimientos que vive el espectador se adentra no solo en su personalidad, sino en el corazón de una sociedad corrupta, lo que ayuda a comprender mejor la dinámica de clases y la hipocresía de los líderes.

Mencionaba antes a los secundarios. En verdad, todos ellos son capaces de componer, por un lado, un mosaico clasista bajo un código de colores que enriquece la ya de por sí interesante historia del personaje de Moss. Pero es que, además, cada uno de forma individual define maravillosamente el estamento al que pertenece y los contrastes que en él se producen a medida que avanza la trama. Desde Yvonne Strahovski (serie Dexter) hasta Max Minghella (Ágora), todos los personajes son un reflejo de los debates morales y éticos que provoca la doble vara de medir de una sociedad creada solo para el dominio del hombre sobre la mujer. En este sentido, resulta especialmente destacable la labor de Madeline Brewer (serie Orange is the new black), cuyo rol como criada llevado a sus últimas consecuencias se puede considerar el detonante de un futuro apasionante para esta serie. La evolución de este rol es cuanto menos aplaudible, y desde luego es un modelo en el que fijarse para crear y hacer evolucionar un personaje.

No cabe duda de que The Handmaid’s Tale es una de las series del año, y si se mantiene el tono dramático y visual de esta primera temporada, terminará siendo una de las producciones más complejas e interesantes de los últimos años. Todo indica que así va a ser, pues el final de estos primeros 10 capítulos deja abiertas las líneas argumentales necesarias para desarrollar lo que cabe esperar de una historia como esta, es decir, profundizar más en las miserias y corruptelas de un sistema social y político aparentemente perfecto, y desarrollar la rebelión de estas criadas que una vez al mes son violadas para intentar dejarlas embarazadas. Una serie con muchas capas, a cada cual más compleja, que crean una historia capaz de atrapar al espectador en un mundo tan increíble como plausible.

Balagueró presenta su ‘Musa’ deseando un ‘Feliz día de tu muerte’


10Se dice que la calma siempre precede a la tormenta. Y eso, llevado a los estrenos que cada viernes llegan a la cartelera española, vendría a ser lo que ocurre hoy, 10 de noviembre, con las novedades. Sin que ninguna de ellas sea un gran estreno, algo que se reserva para la próxima semana, sí son muchos y muy variados los géneros que se dan cita en las salas, destacando el terror, el drama y la comedia humana y social como grandes elementos.

De hecho, terror es lo que propone la única película de Hollywood esta semana, titulada Feliz día de tu muerte. El argumento, tan sencillo como efectivo, gira en torno a una joven que es asesinada por un enmascarado en el día de su cumpleaños. Sin embargo, algo ocurre y la joven despierta de nuevo en ese mismo día, reviviendo una y otra vez su asesinato a manos del misterioso asesino, que oculta su rostro en todo momento con una siniestra máscara. Esto permitirá a la chica tener el tiempo suficiente para averiguar la identidad y los motivos de su verdugo. Dirigida por Christopher Landon (Zombie camp), la cinta está protagonizada por Jessica Rothe (La ciudad de las estrellas – La La Land), Israel Broussard (Ingenua inocencia), Ruby Modine (Memoria), Rachel Matthews y Charles Aitken (The girl on the train).

También pertenece al terror Musa, lo nuevo de Jaume Balagueró (Mientras duermes) que cuenta con capital español, irlandés, francés y belga. La trama, adaptación de la novela de José Carlos Somoza, comienza cuando un profesor de universidad que no ha pisado las aulas desde la trágica muerte de su novia empieza a tener una recurrente pesadilla en la que una joven es asesinada en un extraño ritual. Cuando esa misma mujer aparece muerta en las mismas circunstancias se cuela en la escena del crimen para investigar lo sucedido y buscar respuestas a sus sueños, pero lo que encuentra es a otra mujer que ha tenido las mismas pesadillas. Juntos inician un viaje a un oscuro mundo en busca de la verdad. Elliot Cowan (Da Vinci’s demons), Franka Potente (Valerie), Ana Ularu (serie Emerald City), Manuela Vellés (Lobos sucios), Leonor Watling (Amor en su punto), Joanne Whalley (La medida de la venganza) y Christopher Lloyd (Un golpe con estilo) encabezan el reparto.

España también está presente en La librería, nueva película de Isabel Coixet (Nadie quiere la noche) que cuenta además con capital inglés y alemán. Basada en la novela homónima de Penelope Fitzgerald, la historia se centra en una viuda en un pueblecito costero de Inglaterra que, en los años 50, decide abrir una librería, lo que desencadenará un gran revuelo entre los vecinos. Este drama está protagonizado por Emily Mortimer (Spectral), Patricia Clarkson (serie House of cards), Bill Nighy (Su mejor historia), James Lance (Estranged), Michael Fitzgerald (El reino de los cielos) y Jorge Suquet (Requisitos para ser una persona normal).

Puramente española es Oro, aventura dramática de corte histórico que adapta la obra corta inédita de Arturo Pérez-Reverte inspirada, a su vez, en la expedición de los conquistadores españoles del siglo XVI, Lope de Aguirre y Núñez de Balboa, en busca de ciudades indígenas rebosantes de oro. Agustín Díaz Yanes (Solo quiero caminar) escribe y dirige esta película protagonizada por Raúl Arévalo (Cien años de perdón), José Coronado (El hombre de las mil caras), Bárbara Lennie (Contratiempo), Óscar Jaenada (Infierno azul), Luis Callejo (Tarde para la ira), Juan José Ballesta (Indeleble), Juan Diego (Anochece en la India), Anna Castillo (La Llamada) y Juan Echanove (serie Cuéntame cómo pasó), entre muchos otros.

La comedia tiene su principal representante en Algo muy gordo, cinta española que arranca cuando un guionista de televisión recibe la noticia de que, por un error jurídico, no tiene aprobado Bachillerato, teniendo que repetir octavo de EGB. Su regreso a las aulas y a un mundo que ya había olvidado provocará situaciones de lo más inexplicables. Dirigido por Carlo Padial (Mi loco Erasmus), el film cuenta en su reparto con Berto Romero (El pregón), Carlos Areces (La reina de España), Carolina Bang (El futuro ya no es lo que era) y Javier Botet (La Momia).

También española es Una función para olvidar, drama dirigido por Martín Garrido Ramis (Héroes de cartón) que comienza cuando una excéntrica y madura actriz con una modesta compañía teatral decide ensayar con todo su grupo en un pequeño hotel de la costa. La convivencia de todos los miembros será lugar a una creciente y problemática situación. María Castillo, Fernando Esteso (Re-emigrantes), Xisco Ródenas (Turbulencia zombi), Carmen Hoyos, Beatriz Barón (El hijo bastardo de Dios) y Esteban Balbi (Vino para robar) son los principales actores.

Entre el resto de estrenos europeos destaca The Square, película con capital sueco, alemán, francés y danés que, en clave de comedia dramática, centra su trama en un artista que expone en un museo una obra revolucionaria: una plaza en la que la gente participa e impone sus reglas. Lo que debería ser un acto de civismo que sacara lo mejor del ser humano termina convirtiéndose en el escenario de la hipocresía de la gente. Ruben Östlund (Fuerza mayor) escribe y dirige esta cinta protagonizada por Elisabeth Moss (serie Mad Men), Dominic West (Money Monster), Terry Notary (La guerra del planeta de los simios) y Claes Bang (La niña de la selva).

Reino Unido y Hungría colaboran en La mejor receta, comedia dramática de 2015 cuya trama comienza cuando un veterano panadero judío con un humilde negocio en Londres decide contratar a un joven aprendiz musulmán que le ayude a mantener a flote el negocio. Un día al joven se le cae por accidente marihuana en la masa del pan, lo que provocará un aumento de las ventas. John Goldschmidt (Just one kid) dirige esta cinta entre cuyos intérpretes destacan Jonathan Pryce (Hysteria), Phil Davis (Mr. Holmes), Ian Hart (serie Luck), Pauline Collins (Albert Nobbs) y Malachi Kirby (Gone too far).

El thriller es el género principal de Pasaje de vida, producción hispano argentina de 2015 dirigida por Diego Corsini (Solos en la ciudad) que narra tres momentos en la vida del protagonista de forma paralela. Por un lado, su juventud como militante en compañía de su amada; por otro, su huída a España para salvar su vida; y finalmente, el conflicto con su hijo que desea irse a vivir a otro país. Drama y romance también se dan cita en este film protagonizado por Chino Darín (Muerte en Buenos Aires), Miguel Ángel Solá (El corredor nocturno), Carla Quevedo (20.000 besos), Javier Godino (Los días no vividos), Marco Antonio Caponi (Olvídame) y Silvia Abascal (El amor se mueve).

En lo que a animación se refiere, Japón y Estados Unidos colaboran en Yo-Kai Watch, la película, aventura de 2014 que combina acción y humor y que arranca cuando el protagonista descubre un reloj en el bosque que le lleva a conocer a un fantasma, y que le permitirá ver desde ese momento todo tipo de criaturas sobrenaturales con las que vivirá una gran aventura. La cinta está dirigida a cuatro manos por Shigeharu Takahashi y Shinji Ushiro, habituales directores de la serie de televisión en la que se basa este film que, para ambos, es su debut en el largometraje.

En cuanto al documental, dos son las propuestas. La Chana narra la historia de la bailaora autodidacta Antonia Santiago Amador, figura imprescindible del flamenco en los años sesenta y setenta, cuando sorprendió al mundo con un estilo innovador y veloz. La diva, sin embargo, abandonó los escenarios repentinamente en el cénit de su carrera, y actualmente vive en Cataluña con el recuerdo de lo que un día fue. Lucija Stojevic debuta en el largometraje con esta propuesta.

Finalmente, cine y deporte se unen en Bernabéu, una mirada a la figura del expresidente del Real Madrid, que ocupó el cargo 35 años y que dio nombre al estadio de fútbol, a través de entrevistas a veteranos del club, imágenes y audios. El productor Ignacio Salazar-Simpson debuta como director con este film.

De Niro es ‘El becario’ de ‘El último cazador de brujas’


Estrenos 30octubre2015Después de un par de fines de semana con una tanda de estrenos liderada por títulos atractivos y, en general, muy esperados, la última semana de octubre se toma un respiro para, posteriormente, recuperar con fuerza la atracción a las salas. Eso no quiere decir que este viernes, 30 de octubre, no tenga nombres interesantes e historias cuanto menos interesantes.

Una de esas historias es la de El becario, nueva comedia escrita y dirigida por Nancy Meyers (No es tan fácil) que, como su propio título indica, aborda el proceso de prácticas dentro de una empresa, aunque con un ligero matiz. El becario es un hombre de 70 años que, hastiado de la jubilación, decide aceptar el puesto en una empresa de moda online fundada por una joven que ansía controlarlo todo para lograr el éxito. El reparto principal cuenta con actores como Robert De Niro (La gran revancha), Anne Hathaway (Interstellar), Rene Russo (Thor), Nat Wolff (Ciudades de papel) y Adam DeVine (Dando la nota).

Muy distinta es El último cazador de brujas, cinta de acción y ciencia ficción al servicio de Vin Diesel (Fast & Furious 7) que, con todo, cuenta con un reparto de altura. Como se desprende del título, la trama sigue a un cazador de brujas que logró derrotar a la Reina Bruja. Sin embargo, antes de lograrlo la criatura le maldijo con la inmortalidad, lo que le ha impedido estar junto a su mujer y su hija en la otra vida. Siglos después, y ya en la actualidad, este cazador es el único que queda vivo para enfrentarse a una resucitada Reina Bruja que clama venganza. Breck Eisner (Sahara) es el encargado de poner en imágenes esta historia que cuenta en su reparto con Elijah Wood (Grand Piano), Michael Caine (Kingsman: Servicio Secreto), Rose Leslie (serie Juego de tronos) y Julie Engelbrecht (Die Mamba).

Desde Estados Unidos también llega La verdad, drama biográfico basado en el libro de Mary Mapes que narra el proceso de toma de decisión que llevaron a cabo esta productora de las noticias de la CBS y su socio, el presentador del programa Dan Rather, en torno a una información que llegó a sus manos durante las elecciones norteamericanas en 2004, en plena Guerra de Irak. Una información que cambiaría para siempre el rumbo de la historia y que tuvieron que defender con todos los medios a su disposición. El guionista James Vanderbilt (The amazing Spider-man) debuta con esta historia en la dirección, contando para ello con un reparto encabezado por Cate Blanchett (Monuments men), Robert Redford (Capitán América: El soldado de invierno), Elisabeth Moss (serie Mad men), Topher Grace (Spider-man 3), Dennis Quaid (El ladrón de palabras) y Bruce Greenwood (Más allá del amor).

La propuesta musical es Los últimos cinco años, adaptación de la obra teatral de Jason Robert Brown que dirige Richard LaGravenese (Hermosas criaturas). Producida en 2014, la trama se centra en la relación de amor entre una actriz en ciernes y un aspirante a escritor. Sin embargo, cinco años después de enamorarse sus sueños se han visto superados por la realidad de sus vidas, y lo único que les queda es una relación que no parece ir a ninguna parte. Ante esto, ambos se ven obligados a hacer un repaso de sus vidas para poder comprender en qué momento se desviaron del camino que habían emprendido. Anna Kendrick (Into the woods), Jeremy Jordan (serie Smash), Tamara Mintz, Cassandra Inman, Bettina Bresnan (Vamps) y Charly Bivona (Cymbeline) encabezan el reparto.

El capital norteamericano, en colaboración con el mexicano, también está presente en Little Boy, comedia dramática ambientada en la II Guerra Mundial cuyo argumento arranca cuando el padre de un niño es enviado al frente. El pequeño, rechazado por el resto de niños debido a su baja estatura, tiene en su padre a su único amigo, por lo que iniciará un largo viaje para poder traerlo de vuelta. Inspirado por su héroe de cómic favorito, para tener éxito en su aventura necesitará la ayuda del vecino japonés que representa al enemigo y al que nadie habla en todo el vecindario. Dirigida por Alejandro Monteverde (Bella), quien también participa en el guión, la película cuenta con un interesante reparto liderado por Jakob Salvati (serie Cleaners), Cary-Hiroyuki Tagawa (serie Revenge), Emily Watson (La teoría del todo), Tom Wilkinson (Negocios con resaca), Eduardo Verástegui (Cristiada), Ben Chaplin (El retrato de Dorian Gray), Michael Rapaport (Cuerpos especiales) y Kevin James (Pixels).

En lo que a lengua hispana se refiere lo más relevante es Truman, producción hispano argentina dirigida por Cesc Gay (Una pistola en cada mano) que comienza con el reencuentro de dos viejos amigos, uno recién llegado de Argentina. Acompañados por el perro de uno de ellos, las vidas de estos dos hombres cambiarán a lo largo de cuatro intensos días que estarán marcados por la difícil situación que atraviesan. Humor y drama se juntan en esta historia protagonizada por Ricardo Darín (Relatos salvajes), Javier Cámara (Perdiendo el norte), Dolores Fonzi (La patota) y Eduard Fernández (Felices 140).

Puramente española es Las aventuras de Moriana, comedia cuya trama sigue el desdichado camino de una mujer desahuciada con tres hijos a su cargo. Decidida a mirar siempre hacia delante, logra levantar un restaurante de la nada, pero el éxito no acompaña al proyecto. Su siguiente paso será sumamente ambicioso: rodar una película en la que implicará a toda su familia. Primer largometraje de ficción para David Perea, que escribe el guión, y Luis Soravilla, en el reparto encontramos a Terele Pávez (Mi gran noche), Enrique Villén (Viral), Geli Albaladejo (Volando voy), Antonio Hidalgo y Carolo Ruiz (Crimen ferpecto).

El último estreno procedente de España es el thriller dramático El cadáver de Anna Fritz, cinta dirigida por Hèctor Hernández Vicens (serie Pol & Cia) y con la que debuta en el largometraje. La historia, aunque sencilla, es sumamente perturbadora. Una joven y bella actriz acaba de morir. Tres jóvenes deciden colarse en el depósito para poder ver su belleza en persona por última vez. Sin embargo, cuando logran estar frente al cuerpo deciden que también serán los últimos en hacer el amor con ella. Alba Ribas (Animals), Cristian Valencia (Tú y yo), Albert Carbó (Di Di Hollywood) y Bernat Saumell (Eloïse) conforman el reparto.

Dejamos España para centrarnos en lo que llega de Europa, y entre ellos destaca Educación Siberiana, film italiano de 2013 basado en el libro de Nicolai Lilin que cuenta la vida de dos niños que crecen en el sur de la Rusia soviética educados tan solo en la violencia, el robo y el uso de armas. Dirigida por Gabriele Salvatores (No tengo miedo), la cinta cuenta en su reparto con John Malkovich (Memorias de un zombie adolescente) y Peter Stormare (El último desafío), a los que se suman Eleanor Tomlinson (Jack el caza gigantes) y Arnas Fedaravicius, entre otros.

Francia, Alemania y Bélgica están detrás de 3 corazones, drama romántico cuya trama arranca cuando un hombre pierde un tren a París y se ve obligado a esperar toda una noche al siguiente. Durante ese tiempo conoce a una mujer con la que parece compenetrarse a la perfección, aunque no sabe nada de ella. Cuando finalmente se separan, quedan en verse unos días después en la capital francesa, pero él no puede acudir. Durante los siguientes años tratará de encontrar a la mujer, incluso después de casarse con otra. Lo que no sabe es que su mujer y aquel amor son hermanas. Benoît Jacquot (Adiós a la reina) es el encargado de poner en imágenes esta historia protagonizada por Benoît Poelvoorde (El precio de la fama), Charlotte Gainsbourg (Samba), Chiara Mastroianni (Los canallas) y Catherine Deneuve (En un patio de París).

Y pasamos por último a los documentales. Entre ellos destaca The Propaganda Game, film que cuenta con capital español, estadounidense, alemán, francés, chino y norcoreano. La película, rodada de la mano del único extranjero que trabaja para el régimen de Corea del Norte, trata de abordar las mentiras y la manipulación de la información que existe en torno a lo que sucede en aquel país. La cinta está dirigida por Álvaro Longoria (Hijos de las nubes).

Un tema similar aborda El gran vuelo es una coproducción entre Chile y España de 2014 escrita, dirigida y producida por Carolina Astudillo Muñoz (El deseo de la civilización). Su argumento gira en torno a una mujer comunista que, durante los primeros años de dictadura franquista, escapó de una cárcel de Barcelona por la puerta principal. Fue en ese momento cuando su rastro se perdió, viviendo desde entonces en constante huida. Pero su fuga es también la de muchas mujeres que lucharon por su libertad, ya fuera en el régimen Franquista o en la rigidez de sus propios partidos.

Cierra la tanda de estrenos la obra El gran museo, producción austríaca de 2014 dirigida por Johannes Holzhausen (Family portraits) que traslada al espectador al interior del Museo Kunsthistorisches de Viena para mostrarle los entresijos y el día a día de uno de los espacios culturales más importantes del mundo.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: