33 edición de los Goya: ‘Campeones’ reina, pero ‘El reino’ gobierna


Una vez realizados todos los análisis, comentarios, estadísticas y demás información sobre la 33 edición de los Premios Goya, es momento de detenerse en el balance cinematográfico que ofrece el reparto de premios y, sobre todo, lo que pueden significar en el futuro del cine español. Y ya que hay que comenzar por algún aspecto, lo haremos por ese reparto de estatuillas entre CampeonesEl reino, dos películas diametralmente opuestas que reflejan muy bien las dos vertientes sociales y políticas del séptimo arte en España, y que vienen a representar a los ganadores en las principales categorías.

Porque, como dice el título de este texto, la película de Rodrigo Sorogoyen (Que Dios nos perdone) ha gobernado en estos Goya, pero la comedia de Javier Fesser (Camino) ha sido la clara y justa vencedora al premio principal. Personalmente creo que cualquier de los dos films lo hubiera merecido, pues cada uno en su género son dos obras sencillamente impecables. Sin embargo, el hecho de que el thriller político se haya impuesto con siete premios indica la preferencia de una Academia que, aunque sea de forma un poco incipiente, ha abierto la puerta a la inclusión de personas con diferentes capacidades, como muy bien y emotivamente señaló Jesús Vidal en su discurso al recibir el premio al Mejor Actor Revelación por su papel en Campeones.

Más allá de quien se mereciera más o menos los premios, el reparto deja un interesante panorama cinematográfico. El cine, como cualquier arte, siempre se ve influido por el contexto social en el que surge, y esta 33 edición de los Goya es un claro ejemplo. Las películas premiadas en las principales categorías tienen una importante carga de denuncia política y social. No hace falta decir que El reino aborda los innumerables casos de corrupción política de España, pero es que La noche de 12 años, premio al Mejor Guión Adaptado, también señala un caso de tortura por cuestiones políticas. Y si Campeones pone el foco en la necesidad de formar una sociedad más tolerante e integradora, Carmen y Lola (Mejor Dirección Novel y Mejor Actriz de Reparto) hace lo propio con la homosexualidad. En la hemeroteca queda para siempre el discurso de Arantxa Echevarría, su directora, con claras alusiones al nuevo gobierno de Andalucía (estos Goya se celebraron en Sevilla) y al riesgo de que haya partidos homófobos en las instituciones o con capacidad de influir en las mismas.

Y por si esto fuera poco, los premios a cortometrajes y documentales ratifican esta idea reivindicativa en unos Goya, por lo demás, que se desarrollaron sin grandes sorpresas, pero que sí dejaron alguna que otra ausencia. Para empezar, Todos lo saben se fue con las manos vacías a pesar de sus numerosas nominaciones, prueba de la alta competitividad que existía en todas ellas. También llama la atención que El hombre que mató a Don Quijote no lograra algún premio técnico más, aunque solo fuera por la dificultad que ha arrastrado esa película y todo lo que se ha generado a su alrededor.

Sea como fuere, esta 33 edición de los Premios Goya, aunque previsible en muchas de sus categorías, arroja algo de luz sobre el camino a seguir de nuestro séptimo arte. El hecho de premiar como Mejor Película a una obra tan completa y emotiva como la de Javier Fesser, y que además con ello se ponga del lado del público que ha apoyado este film, dice mucho de la Academia. En el cine, como en una sociedad sana, hay espacio para todos los géneros, incluido el terror, y estos Goya son un fiel reflejo de esa diversidad.

Ganadores de la XXXIII edición de los Premios Goya

Mejor Película: Campeones.

Mejor Dirección: Rodrigo Sorogoyen, por El reino.

Mejor Dirección Novel: Arantxa Echevarría, por Carmen y Lola.

Mejor Guión Original: Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen, por El reino.

Mejor Guion Adaptado: Álvaro Brechner, por La noche de 12 años.

Mejor Música Original: Olivier Arson, por El reino.

Mejor Canción Original: ‘Este es el momento’, de Coque Malla, por Campeones.

Mejor Actor Protagonista: Antonio de la Torre, por El reino.

Mejor Actriz Protagonista: Susi Sánchez, por La enfermedad del domingo.

Mejor Actor de Reparto: Luis Zahera, por El reino.

Mejor Actriz de Reparto: Carolina Yuste, por Carmen y Lola.

Mejor Actor Revelación: Jesús Vidal, por Campeones.

Mejor Actriz Revelación: Eva Llorach, por Quién te cantará.

Mejor Dirección de Producción: Yousaf Bokhari, por El hombre que mató a Don Quijote.

Mejor Dirección de Fotografía: Jose Incháustegui, por La sombra de la ley.

Mejor Montaje: Alberto del Campo, por El reino.

Mejor Dirección Artística: Juan Pedro de Gaspar, por La sombra de la ley.

Mejor Diseño de Vestuario: Clara Bilbao, por La sombra de la ley.

Mejor Maquillaje y/o Peluquería: Sylvie Imbert, Amparo Sánchez y Pablo Perona, por El hombre que mató a Don Quijote.

Mejor Sonido: Roberto Fernández y Alfonso Raposo, por El reino.

Mejores Efectos Especiales: Lluís Rivera y Laura Pedro, por Superlópez.

Mejor Película de Animación: Un día más con vida, de Damian Nenow y Raúl de la Fuente.

Mejor Película Documental: El silencio de otros, de Almudena Carracedo y Robert Bahar.

Mejor Película Iberoamericana: Roma, de Alfonso Cuarón.

Mejor Película Europea: Cold War, de Pawel Pawlikowsky.

Mejor Cortometraje Documental: Gaza, de Carles Bover Martínez y Julio Pérez del Campo.

Mejor Cortometraje de Ficción: Cerdita, de Carlota Pereda.

Mejor Cortometraje de Animación: Cazatalentos, de José Herrera.

‘El reino’: corrupción a todos los niveles


Todo conduce al final. Y ese final resume a la perfección no solo lo que narra la nueva película de Rodrigo Sorogoyen (Que Dios nos perdone), sino lo que ha sido España durante décadas. Y todavía es. Los poderes que realmente controlan el país, las corrupciones, los intereses partidistas, … todo queda reflejado en ese duelo magistral entre Antonio de la Torre (El autor) y Bárbara Lennie (Las furias), libros de cuentas de por medio. Pero hasta llegar a ese momento lo que tenemos entre manos es una obra tan intensa como esclarecedora.

Porque si algo logra El reino es hacer comprender algo mejor al espectador cómo ha funcionado la corrupción en un partido como el PP. El director, con mano firme, crea un relato sobrio, tenso, por momentos siniestro, en el que no hace falta dar nombres para identificar a ciertos personajes protagonistas de los últimos años. A través de conversaciones veladas, de miradas y de titulares informativos Sorogoyen se adentra lenta pero inexorablemente en la mentalidad de un grupo de personas que en ningún momento pensaron en lo bueno o malo de sus actos (de nuevo nos remitimos al final del film), pero que en todo momento actúan por su propio interés disfrazado por convicción propia de luchar por su familia. En este sentido, el relato muestra claramente las contradicciones en las que cae no solo el protagonista, sino todos los que le rodean.

Quizás el único hándicap del conjunto sea su duración, algo excesiva en determinados fragmentos del relato que hace que el ritmo decaiga ligeramente. Sin embargo, la fuerza de sus actores, todos ellos magistrales, y el hecho de saber que la cinta es una dramatización de algo que ocurrió realmente (o al menos con una base importante de realidad) ayudan a sobrellevar los momentos más pausados de una historia, por otro lado, sumamente gratificante. Así, la cinta invita constantemente a reflexionar, ya sea sobre el funcionamiento de una corrupción institucionalizada a la que el protagonista llega una vez entra en el partido (aquello de “siempre se ha hecho”), sobre el papel de los medios de comunicación en el tratamiento de este tipo de informaciones (los consejos de administración cuentan con personas afines a los políticos) o sobre la responsabilidad que tienen o creen tener los autores de dichas corruptelas.

Al final, El reino se convierte en un thriller político en el que no hay buenos ni malos. Eso lo deja claro el diálogo final al que hacía referencia al comienzo. Un diálogo en el que la culpa se reparte, pero no para hacer menos culpable al protagonista, más bien al contrario. De la Torre construye un rol único, magistral en sus matices y su desesperación, cuya única motivación es salvar su cuello aunque sea haciendo caer a todos los que alguna vez fueron presuntamente sus amigos. Pero su responsabilidad no queda eclipsada por la que tienen el resto de roles de la trama, desde empresarios a periodistas. Más bien al contrario, lo que hace es evidenciar un sistema social enfermo, corrupto hasta límites que solo se pueden intuir. Es por eso que la frase final de Lennie mirando a cámara adquiere tanta relevancia: ¿Es usted consciente de que lo que ha hecho está mal? Lo que cabe preguntarse es a quién va dirigida esa pregunta, si al político corrupto o a una sociedad que ha permitido y albergado eso.

Nota: 8/10

Thriller, terror y acción en el último fin de semana de septiembre


Terminamos un mes más y entramos, poco a poco, en la temporada de títulos con aspiraciones a premios. Y aunque este viernes, 28 de septiembre, todavía no llegan a las pantallas españolas novedades con esas intenciones, sí se aprecia un cambio de tendencia al presentarse numerosas novedades procedentes de Hollywood, muchas de ellas con nombres propios capaces de atraer un alto número de espectadores a las salas.

Y entre ellos destaca Mark Wahlberg (Todo el dinero del mundo), quien vuelve a las salas de cine con Milla 22, thriller de acción dirigido por Peter Berg (Día de patriotas) cuya trama sigue a un experimentado agente de la CIA que, junto a un equipo especializado en operaciones de alto riesgo, debe escoltar a un funcionario de un país sospechoso de actividades nucleares ilegales a cambio de que este entregue a Estados Unidos información sobre material radioactivo robado. El reparto se completa con Lauren Cohan (serie The walking dead), Ronda Rousey (Los mercenarios 3), Iko Uwais (The Raid), John Malkovich (Entre dos maridos) y Poorna Jagannathan (El círculo).

También procede de Estados Unidos El reverendo (First reformed), thriller dramático de 2017 escrito y dirigido por Paul Schrader (Caza al terrorista) cuyo argumento se centra en un párroco de una pequeña iglesia de Nueva York. Con una congregación menguante, este solitario hombre de Dios recibe un día la visita de una joven embarazada que le pide que aconseje a su marido, un ecologista radical. A partir de ese momento el párroco comenzará a cuestionarse su pasado, su función presente y su futuro, intentando que todo su mundo escape a su control. Ethan Hawke (Los siete magníficos) y Amanda Seyfried (Mi última palabra) son los principales protagonistas, estando acompañados por Philip Ettinger (La poesía del duelo), Michael Gaston (El puente de los espías), Cedric the Entertainer (Top five) y Victoria Hill (Soul).

Muy diferente es Hell fest, cinta de terror cuyo punto de partida es la visita de una joven universitaria a sus amigas de la infancia. Las chicas, junto a sus novios, deciden acudir a un parque de atracciones conocido por sus juegos y laberintos de pesadilla. Pero lo que comienza siendo una noche de diversión y sustos se convierte en un auténtico horror cuando un asesino aproveche el ambiente y empiece a matar uno por uno a los visitantes, muchos de los cuales piensan que todo forma parte del espectáculo. Gregory Plotkin (Paranormal activity: Dimensión fantasma) se pone tras las cámaras de esta historia protagonizada por Amy Forsyth (Torment), Reign Edwards (serie Belleza y poder), Bex Taylor-Klaus (El último cazador de brujas), Christian James (The killing secret), Roby Attal (serie El largo camino a casa), Matt Mercurio (Getaway) y Tony Todd (Agoraphobia).

Thriller y suspense son los ingredientes de Searching, producción dirigida por Aneesh Chaganty, quien debuta en el largometraje con una historia cuyo punto de partida es la desaparición de una joven de 16 años. Su padre comienza a buscarla colaborando con la policía, pero después de 37 horas siguen sin tener pistas, por lo que el hombre decide buscar donde nadie más ha buscado, siguiendo el rastro digital que dejó la adolescente. John Cho (Star Trek: Más allá), Debra Messing (serie Los misterios de Laura), Joseph Lee (Lion), Michelle La y Sara Sohn (Fast & Furious 7) encabezan el reparto.

El último de los estrenos norteamericanos es Un pequeño favor, adaptación de la novela de Darcey Bell que, en clave de comedia dramática, arranca cuando una joven madre le pide a su amiga el favor de cuidar de su hijo durante una tarde. Pero cuando no regresa a recoger a su pequeño las cosas se complican y la amiga comenzará una investigación para saber los motivos de la repentina desaparición de la madre. Paul Feig (Cazafantasmas) es el encargado de poner en imágenes esta historia protagonizada por Anna Kendrick (El contable), Blake Lively (Infierno azul), Henry Golding (Crazy rich asians), Andrew Rannells (serie The new normal), Linda Cardellini (Dos padres por desigual) y Rupert Friend (serie Homeland).

La producción española tiene su principal representante en El reino, thriller político dirigido por Rodrigo Sorogoyen (Que Dios nos perdone) que se centra en un político querido en su comunidad autónoma pero que se ha enriquecido a lo largo de los años con dinero público. Cuando la justicia empieza a investigar a un amigo suyo y compañero de partido por un caso de corrupción decide ignorar las directrices del partido y encubrirle. Sin embargo, algo sale mal y él se convierte en el centro de otra investigación sobre los muchos chanchullos de su partido, que tiene intención no solo de dejarle caer, sino de convertirle en el cabecilla de la trama, algo que no está dispuesto a consentir. Llegará  hasta donde tenga que llegar por salvarse. Antonio de la Torre (El autor), Josep Maria Pou (Las leyes de la termodinámica), Bárbara Lennie (Todos lo saben), Nacho Fresneda (Legionario), Ana Wagener (Contratiempo), Francisco Reyes (serie Vergüenza) y Mónica López (Amanecer de un sueño) son los principales actores.

El otro estreno español es Oreina (Ciervo), primer largometraje de ficción de Koldo Almandoz (Plague). La trama gira en torno a un joven desarraigado que vive en un barrio periférico junto a polígonos industriales y una marisma. Se busca la vida como puede y pasa los días con un viejo furtivo que comparte una casa con su hermano, con el que no se habla desde hace años. El oleaje de la marisma marca el devenir del tiempo, el amor y el desamor que experimenta este joven. Este drama está protagonizado por Laulad Ahmed Saleh, Patxi Bisquert (Celda 211), Ramón Agirre (Operación concha), Iraia Elías (Amama) y Erika Olaizola (Los tontos y los estúpidos).

Los estrenos europeos se completan con Girl, drama con capital belga y de los Países Bajos que tiene como protagonista a una joven de 15 años que sueña con ser bailarina. Su padre es su principal apoyo para lanzarse en busca de ese objetivo, pero su cuerpo no es tan flexible como cabría esperar, porque cuando nació era un niño. Dirigida por Lukas Dhont, quien debuta de este modo en el largometraje, la cinta está protagonizada por Victor Polster, Arieh Worthalter (Marie Curie), Katelijne Damen (Primer ministro), Valentijn Dhaenens (Waldstille) y Oliver Bodart.

Este fin de semana también llega a la cartelera Colao, comedia romántica procedente de República Dominicana cuyo punto de partida es el cambio que un hombre de 40 años le da a su vida. Y es que durante toda su vida se ha dedicado a lo único que realmente sabe hacer: cultivar el fruto del café como le enseñaron de pequeño. Pero abrir estos nuevos horizontes después de tantos años viviendo en el seno familiar no será fácil. Ópera prima del actor Frank Perozo (Todos los hombres son iguales), esta producción de 2017 cuenta entre sus principales actores con Manny Perez (Verdad o reto), Anthony Alvarez (Detective Willy), Celines Toribio (América), Raymond Pozo (Lotoman), Shailyn Sosa (Dinero fácil) y Evelyna Rodriguez (Los Super).

Desde India nos llega Made in India: Sui Dhaaga, comedia dramática escrita y dirigida por Sharat Katariya (10ml LOVE) que se centra en dos hermanos cuyas vidas no atraviesan por el mejor momento. En una familia en paro, él sueña con encontrar su pasión, mientras que ella, una joven bordadora, sueña con hacerse un nombre y conseguir el respeto de la sociedad. Sus vidas dan un giro cuando deciden emprender un taller textil y crean el sentimiento de orgullo del producto Made in India. Anushka Sharma (Sultan), Varun Dhawan (Dishoom), Raghuvir Yadav (Newton) y Govind Pandey (Bhoomi) integran el reparto principal.

En lo que respecta a los documentales, El Papa Francisco: Un hombre de palabra aborda, como su propio título indica, la figura del actual pontífice desde un punto de vista íntimo y cómo su trabajo está modificando la Iglesia. La cinta está dirigida por Wim Wenders (Inmersión).

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: