‘El caso Fischer’: locura en tiempos de la Guerra Fría


Liv Schreiber y Tobey Maguire disputan la gran partida en 'El caso Fischer'.Habrá muchas generaciones, entre las que me encuentro, que conocerán la leyenda de Bobby Fischer de forma muy general. Ajedrecista, genio, niño prodigio, campeón. Pero pocos conocerán la locura que se escondía detrás de sus excentricidades. Y muy pocos estarán al tanto del infierno que debió de hacer pasar a todos aquellos que le rodeaban. La nueva película de Edward Zwicky (El último samurai), como buen biopic, narra todo eso, es cierto, pero ofrece al mismo tiempo una interesante radiografía de una época que muchos jóvenes solo conocen ya por los libros de Historia. Y es aquí donde radica su mayor logro.

Porque si algo bueno tiene El caso Fischer es precisamente el modo en que se vivió la rivalidad entre Rusia y Estados Unidos durante la Guerra Fría en esas partidas de ajedrez entre Fischer y el campeón soviético Boris Spassky. Un juego que representaba el desafío de intelectos, de estrategia y, en definitiva, de dominio sobre el rival entre dos potencias que pugnaban por el control del mundo en todos los aspectos. Bajo esta interpretación la cinta adquiere un significado mayor que el mero juego, engrandeciendo además los aspectos más dramáticos y personales del protagonista, un joven obsesionado con el reconocimiento de ser el mejor. Reconocimiento, por cierto, que no tenía que llegar necesariamente con el título en sí, sino con todo lo que conlleva (adulación, dinero, servilismo, …).

No quiere esto decir que Fischer sea presentado como un intransigente niño mimado. Al contrario, la época que le toca vivir acentúa su locura hasta convertirse en obsesión, y es en esa obsesión donde sus ansias de reconocimiento encuentran su mayor impulso. No se trata de tener más que nadie; no se trata de lograr premios o un título. Se trata, en realidad, de ser reconocido por todas y cada una de las personas como un hombre superior, como una mente privilegiada capaz de derrotar en el juego a cualquiera. Y si todo esto queda magistralmente definido sobre el papel, no es menos cierto que la labor de Tobey Maguire (Brothers) es impecable, introduciéndose en la mente del jugador para poder ofrecer todos los matices del hombre.

Frente a él, y no menos importante, se encuentra Liev Schreiber (Mental), cuya interpretación del campeón ruso es simplemente magistral. Aunque pueda parecer menor, e incluso poco definido, apenas dos momentos permiten al espectador comprender que la locura no es exclusiva de Fischer, si bien es cierto que en él está desarrollada de forma superlativa. Por tanto, El caso Fischer se puede interpretar como algo más que un biopic o, al menos, como una biografía que es a su vez el reflejo de una complicada época en la que había más intereses en juego que el mero ajedrez. La película, como tal producto, tiene las limitaciones propias del género, tanto formales como narrativas, pero se suplen con bastante efectividad gracias precisamente al trasfondo social y político que imprime al conjunto.

Nota: 7/10

Anuncios

Las nuevas ‘Cazafantasmas’ se enfrentan a ‘El caso Fischer’


Estrenos 12agosto2016A pesar de que el estreno de Escuadrón Suicida la semana pasada ha sido posiblemente el estreno más esperado del año, eso no va a impedir que sigan llegando a la cartelera títulos con un cierto atractivo, sobre todo entre un público nostálgico del cine de los años 80. Y para ellos es, precisamente, la principal novedad de este viernes, 12 de agosto, que llega acompañada de una multitud de películas que harán las delicias de un amplio y variado número de aficionados al cine.

Pero comencemos por Cazafantasmas, remake del clásico de 1984 que, para aquellos que no lo conozcan, gira en torno a un grupo de cuatro hombre, uno de ellos físico y otro especialista en el mundo paranormal, que unen sus fuerzas para luchar contra una invasión de fantasmas que pueden poseer a los humanos. La aventura, el humor y cierto toque romántico eran las claves de aquel film que, a priori, se repiten en esta nueva versión dirigida por Paul Feig (Espías) y cuya principal novedad es que en lugar de cuatro hombres, ahora son cuatro mujeres las que deberán salvar el mundo. Así, el reparto está encabezado por Kristen Wiig (Marte), Melissa McCarthy (Es la jefa), Leslie Jones (Top Five) y Kate McKinnon (Hermanísimas), a las que se suman nombres como los de Chris Hemsworth (En el corazón del mar), Bill Murray (Aloha) y Andy García (Matar al mensajero).

Del 2014 es la coproducción canadiense y estadounidense El caso Fischer, drama biográfico en torno a la figura del ajedrecista Bobby Fischer, concretamente en la etapa en que se enfrentó al campeón soviético Boris Spassky durante la Guerra Fría. Un enfrentamiento que iba más allá de lo meramente deportivo, del simple juego, y que se convirtió en todo un reflejo de la situación social y política de la época. Dirigida por Edward Zwick (Amor y otras drogas), la película tiene un amplio e interesante reparto en el que destacan Tobey Maguire (El gran Gatsby), Liev Schreiber (serie Ray Donovan), Lily Rabe (serie American Horror Story: Coven), Michael Stuhlbarg (Steve Jobs), Peter Sarsgaard (Blue Jasmine) y Sophie Nélisse (La ladrona de libros).

Y a medio camino entre la acción y el thriller se encuentra Nerve, adaptación de la novela de Jeanne Ryan que dirigen a cuatro manos Henry Joost y Ariel Schulman (Paranormal Activity 4) y cuya historia sigue a una joven que comienza a participar en un juego retransmitido a través de Internet en el que los jugadores deben superar pruebas cada vez más complicadas. La situación se vuelve extraña cuando la chica comprende que el juego conoce sus más secretos deseos, incluido un chico con el que la emparejan para jugar. Pero este extraño juego dará un giro peligroso cuando lo que empiecen a arriesgar sea sus propias vidas. Emma Roberts (Somos los Miller), Dave Franco (Ahora me ves 2), Juliette Lewis (serie Wayward Pines), Emily Meade (serie The leftovers), Miles Heizer (Memoria) y Kimiko Glenn (serie Orange is the new black) son los principales actores.

Pasamos ahora a los estrenos europeos, y lo hacemos con la hispanoargentina Al final del túnel, thriller que escribe y dirige Rodrigo Grande (Cuestión de principios) en el que un hombre en silla de ruedas ve cómo mejora su vida cuando decide alquilar una habitación a una mujer y su hija. Pero esa felicidad pronto se ve truncada cuando descubre que un grupo de ladrones está excavando un túnel por debajo de su casa para robar un banco cercano. Idea entonces un plan contrarreloj para tratar de frustrar los planes de la banda. El reparto está encabezado por Leonardo Sbaraglia (Relatos salvajes), Clara Lago (Ocho apellidos catalanes), Pablo Echarri (Papeles en el viento), Javier Godino (Pasaje de vida) y Federico Luppi (Magallanes).

También española, aunque con colaboración portuguesa, es Hielo, drama fantástico con toques de misterio que gira en torno a una niña nacida en un laboratorio a partir del ADN de un cadáver de la Edad de Hielo. Prisionera en esas instalaciones, supervisada por sus creadores y sin conocer el mundo exterior, cuando por fin logra huir descubre un mundo en el que realidad y ficción se mezclan. Gonçalo Galvão Teles, que debuta en el largometraje, y Luís Galvão Teles (Ellas) dirigen esta propuesta protagonizada por Ivana Baquero (Mi otro yo), Ruth Gabriel (El discípulo), Albano Jerónimo (Fado), Alfonso Pimentel (Bairro) e Ivo Canelas (Oro y Polvo).

Con algo de retraso llega el drama de acción belga Black, una especie de nueva adaptación de Romeo y Julieta de William Shakespeare o, en su caso, de West Side Story (1961). La historia comienza cuando una joven perteneciente a una banda del Bronx se enamora del carismático miembro de la banda rival. Un amor imposible que obligará a la joven pareja a elegir entre su amor y la lealtad a su banda. Dirigida a cuatro manos por Adil El Arbi y Bilall Fallah (Image), la cinta está protagonizada por Emmanuel Tahon, Marine Scandiuzzi, Martha Canga Antonio y Aboubakr Bensaihi.

Desde Italia llega el drama biográfico Biagio, producción de 2014 dirigida por Pasquale Scimeca (La pasión de Josué el hebreo) que narra el viaje a las montañas de Biagio Conte, quien tras sufrir una crisis espiritual decide abandonar a su familia y vivir como un ermitaño en Sicilia. El reparto está encabezado por Omar Noto (Malavoglia), Renato Lenzi, Vincenzo Albanese (Placido Rizzotto) y Marcello Mazzarella (Viktor).

Otro drama, aunque este en clave musical, es El profesor de violín, producción brasileña de 2015 cuya historia se centra, como su propio título indica, en un profesor de una escuela musical en uno de los barrios pobres de São Paulo. La relación de este prestigioso violinista con sus alumnos y la música les abrirá a todos las puertas a un nuevo mundo. Dirigida por Sérgio Machado (Cidade Baixa), quien también participa como actor, la película cuenta entre sus intérpretes con Lázaro Ramos (Cafundó), Kaique de Jesus, Elzio Vieira y Sandra Corveloni (Sangue Azul).

En lo que a documental se refiere, Human es el único representante. Dirigida por Yann Arthus-Bertrand (Planet Ocean), esta cinta de 2015 es en realidad un díptico de relatos de nuestro mundo que, a través de pequeñas historias y grandes relatos expone lo mejor y lo peor del ser humano.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: