La actualidad social y política se cuela en los estrenos


Estrenos 18octubre2013Nueva semana de estrenos en España, y nuevo aterrizaje de propuestas dramáticas dirigidas a un público adulto. En esta ocasión, sin embargo, las dos principales novedades tienen una característica en común: ambas relatan acontecimientos de actualidad. Ya sean la piratería somalí o documentos clasificados expuestos a la opinión pública, la Historia más reciente de Estados Unidos marca la pauta de este viernes, 18 de octubre. Por supuesto, no son los únicos. Animación para los más pequeños, comedias románticas y varias propuestas españolas completan la oferta cinematográfica.

Pero comencemos por las películas con mayor repercusión. Capitán Phillips, basada en el libro escrito por el propio capitán, es la narración en imágenes del secuestro por parte de piratas somalíes de un carguero norteamericano en 2009, el primer abordaje sufrido en 200 años. La película narra cómo el mencionado capitán hizo frente a la situación y logró salvar a su tripulación ofreciéndose como rehén. Drama, acción y reconstrucción histórica se entremezclan en esta historia que parecía predestinada a convertirse en película desde que hace cuatro años saltó a las portadas de todos los periódicos. Dirigida por Paul Greengrass, que ya tiene experiencia en este tipo de films (fue el encargado de dirigir United 93), tiene como indiscutible estrella a Tom Hanks (Forrest Gump), al que rodean rostros conocidos como los de Catherine Keener (La hija de mi mejor amigo), Chris Mulkey (The purge: La noche de las bestias), Max Martini (Pacific Rim) y Corey Johnson (La cuarta fase), y rostros nuevos como los de Barkhad Abdi, Barkhad Abdirahman, Faysal Ahmed y Mahat M. Ali.

El otro gran estreno es El quinto poder, película que, también en clave de drama/thriller/reconstrucción histórica cuenta el proceso de creación de WikiLeaks y su crecimiento en relevancia informativa y social hasta la famosa filtración de documentación clasificada de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, acontecimiento que todavía hoy tiene repercusión en buena parte de la actualidad política y social. Bill Condon, recién terminada su participación en las dos últimas entregas de la saga Crepúsculo, es el encargado de dirigirla, mientras que Benedict Cumberbatch (serie Sherlock) y Daniel Brühl (Rush) son los principales protagonistas. El reparto se completa con Laura Linney (Crónica de un engaño), Anthony Mackie (Dolor y dinero), Stanley Tucci (Los juegos del hambre), Peter Capaldi (Guerra Mundial Z) y David Thewlis (War Horse).

Antes de terminar con los estrenos estadounidenses hay que pararse en Turbo, cinta de animación producida por Dreamworks que podrá ser vista en 3D y que, siguiendo la estela de otros títulos del género, nos presenta a un caracol que quiere ser algo más, ser más rápido. Por caprichos del destino, lo que debería haber sido un accidente mortal le dota de unos poderes muy peculiares: es superveloz y sus ojos se iluminan como faros. Ahora, con la ayuda de unos caracoles urbanos amantes de las carreras, tratará de conseguir su sueño: ganar las 500 horas de Indianápolis. Humor y acción forman la base de esta película dirigida por David Soren, quien debuta así en el largometraje, y que cuenta en su versión original con las voces de Ryan Reynolds (R.I.P.D. Departamento de policía mortal), Paul Giamatti (Los idus de marzo), Samuel L. Jackson (Los Vengadores), Michael Peña (Gangster Squad), Luis Guzmán (Arthur), Maya Rudolph (Niños grandes 2), Richard Jenkins (Asalto al poder), Michelle Rodriguez (Fast & Furious 6) y Snoop Dogg.

La comedia romántica tiene su máximo exponente este fin de semana en Una cuestión de tiempo, producción inglesa de los responsables de cintas como Cuatro bodas y un funeral (1994), Notting Hill (1999) o Love Actually (2003). La trama gira en torno a un joven que, a sus 21 años, descubre que puede viajar en el tiempo. De hecho, todos los hombres de su familia pueden. Con semejante don, el joven se propone encontrar novia, y lo consigue. Sin embargo, pronto descubrirá que ni siquiera ese poder puede librarle de las decepciones, y que su uso siempre tiene consecuencias. Richard Curtis (Radio encubierta) se pone tras las cámaras, mientras que Domhnall Gleeson (Anna Karenina), Rachel McAdams (Sherlock Holmes), Bill Nighy (Desafío total), Tom Hollander (Hanna), Lydia Wilson (Nunca me abandones) y Lindsay Duncan (Bajo el sol de la Toscana) son los actores principales.

Otra comedia, aunque esta algo más gamberra, es Autobiografía de un mentiroso, en la que 14 estudios de animación recrean las memorias de Graham Chapman, miembro de los Monty Python, fallecido en 1989. Diferentes estilos de animación dan forma a un relato en el que ficción y realidad se entremezclan. Dirigida por Bill Jones, Jeff Simpson y Ben Timlett, los tres debutantes en el largometraje, la producción inglesa cuenta con las voces de los miembros del grupo cómico, es decir, John Cleese (La pantera rosa 2), Terry Jones (Le créateur), Michael Palin (Arthur Christmas: Operación regalo), Terry Gilliam (El imaginario del Doctor Parnassus) y el propio Chapman, además de otros nombres conocidos como los de Stephen Fry (V de Vendetta) y Cameron Diaz (Un plan perfecto).

Y pasamos a la única propuesta española de ficción, Todas las mujeres, producción que combina la comedia con el drama para contar cómo un veterinario debe hacer frente a los problemas que ha creado a lo largo de los años con todas las mujeres que han significado algo en su vida, grupo en el que se encuentran su madre, su amante, su psicóloga, su compañera, su ex novia y su cuñada. Mariano Barroso (Lo mejor de Eva), que participa en el guión, es el director de la cinta, que cuenta como principal protagonista con Eduard Fernández (Una pistola en cada mano), que cuenta para la ocasión con Michelle Jenner (No tengas miedo), Lucía Quintana (serie Maitena: Estados alterados), María Morales (Gordos) y Nathalie Poza (Días de cine).

Finalmente, como suele ser habitual, destacamos algunos documentales que llegarán a las principales ciudades de España. Uno de ellos es La primavera, de capital español y director francés producido en 2012 y que narra la vida en la Sierra Cavallera de una mujer y su familia que tratan de sobrevivir en un entorno silencioso, solitario y repetitivo que hace la vida muy dura para los campesinos. El director es Christophe Farnarier (El somni), mientras que algunos miembros de la familia protagonista son Carme Fajula, Martí Villa, Jordi Villa y Luis Villa.

Guerras sucias, producido en 2013 por Estados Unidos, es un reflejo de las investigaciones realizadas por el reportero de guerra Jeremy Scahill sobre la política bélica de la primera potencia mundial en el exterior. Pero lo que empieza como una investigación de un hecho aislado se convierte rápidamente en una investigación global que le lleva a conocer algunos de los secretos más sucios y oscuros del país y las guerras encubiertas que lleva a cabo en varios puntos del planeta. La película está dirigida por Rick Rowley (The Fourth World War).

Por último, y de vuelta a España, tenemos A ritmo de Jess, un retrato de la personalidad del fallecido Jesús “Jess” Franco (Gritos en la noche) durante el rodaje de la que sería su última película. Ópera prima de Naxo Fiol, el documental muestra cómo un rodaje aparentemente sencillo y reducido, con muy pocos miembros en el equipo técnico y un reducido plantel de actores, puede terminar siendo un caos cuando el ritmo de rodaje de Franco apenas es aguantado por el resto de los participantes en la producción.

Las brujas de De la Iglesia vs. las pistolas de Washington y Wahlberg


Estrenos 27septiembre2013Último fin de semana de septiembre. De un septiembre algo decadente, diría yo. Más allá de la calidad de los films estrenados, el interés generado en las salas ha ido decayendo semana tras semana hasta el punto de recuperar datos que no se veían desde antes del verano. Por tanto, la ocasión para romper la dinámica se presenta propicia hoy viernes, 27 de septiembre, más si tenemos en cuenta el tirón de los principales estrenos y, por qué no, de los secundarios, aunque solo sea entre un sector minoritario de los espectadores que también tienen una importancia destacada.

Uno de esos estrenos relevantes es 2 guns, cinta de acción y humor protagonizada por Denzel Washington (El invitado) y Mark Wahlberg (Dolor y dinero) que recupera la idea de las buddy movies, películas que funcionan principalmente por la química de los actores y de sus respectivos personajes. En esta ocasión la historia nos presenta a dos agentes infiltrados en una organización mafiosa que trafica con drogas, cada uno de un cuerpo especial diferente. Cuando un golpe dado por ambos sale mal y descubren sus verdaderas identidades deberán unir fuerzas para descubrir quién les ha tendido la trampa y salvar sus vidas. Dirigida por Baltasar Kormákur (Contraband), la cinta cuenta además con Paula Patton (Reflejos), Bill Paxton (serie Hatfields & McCoys), James Marsden (Un amigo para Frank), Edward James Olmos (serie Dexter) y Fred Ward (Blindado).

No podía faltar entre estas novedades esperadas la española Las brujas de Zugarramurdi, comedia negra con dosis de terror y exceso de la mano de Álex de la Iglesia (Balada triste de trompeta). Como su propio título indica, las brujas son parte fundamental de una trama que comienza cuando dos hombres desesperados por su situación conyugal deciden robar un “compro oro”. Evidentemente, todo lo que puede salir mal termina saliendo mal, y la huida a Francia que tenían prevista deben realizarla en el taxi de otro hombre igualmente destrozado emocionalmente. Durante su frenética huida recalarán en la profundidad de los bosques de Navarra, cayendo en las garras de un grupo de mujeres sedientas de sangre humana. Mario Casas (Grupo 7) y Hugo Silva (Los amantes pasajeros) dan vida a los dos protagonistas masculinos, mientras que Carmen Maura (La comunidad), Carolina Bang (La chispa de la vida) y Terele Pávez (800 balas) son los principales rostros de las brujas. Además, Javier Botet (Mamá), Secun de la Rosa (Lobos de Arga), Macarena Gómez (Del lado del verano), Carlos Areces (Promoción fantasma) y María Barranco (La vida empieza hoy) completan el reparto principal.

También llega este fin de semana Kon-Tiki, una de las nominadas al Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa de la última edición. La historia cuenta el viaje real de un antropólogo noruego que en 1947 decidió emprender una de las aventuras más arriesgadas de los últimos años: un viaje de 8.000 kilómetros a través del Pacífico a bordo de la balsa Kon-Tiki. Dirigido a cuatro manos por Joachim Rønning y Espen Sandberg (ambos directores de Bandidas), este biopic está protagonizado por Pål Sverre Hagen (De Gales hus), Anders Baasmo Christiansen (Vegas), Gustaf Skarsgård (serie Vikingos), Odd Magnus Williamson (Reprise) y Tobias Santelmann (Flukt).

Brian Koppelman y David Levien (directores de Ajuste de cuentas) ponen en imágenes el guión del primero en Un hombre solitario, película del 2009 que sin duda aprovecha el tirón que tiene la recuperación de Michael Douglas y su reciente éxito con Behind the Candelabra. El argumento gira en torno a un neoyorquino cincuentón y ex magnate de la automoción que perdió toda su fortuna por tomar malas decisiones. Ahora, sin embargo, está a punto de iniciar un nuevo negocio y redirigir su vida, pero la amenaza su incapacidad para tomar el camino correcto va a suponer un importante escollo en su futuro. Pero no es Douglas la única estrella que aparece en este drama: Susan Sarandon (En el valle de Elah), Jesse Eisenberg (Adventureland), Mary-Louise Parker (Las crónicas de Spiderwick), Danny DeVito (La chica de mis sueños), Imogen Poots (28 semanas después), Jenna Fischer (The brothers Solomon) y Richard Schiff (serie El ala oeste de la Casa Blanca) son algunos de los coprotagonistas.

El cine europeo y español se completa con los tres últimos estrenos de la semana. Por un lado tenemos La espuma de los días, drama romántico dirigido por uno de los directores más interesantes del último cine europeo, Michael Gondry (¡Olvídate de mí!), quien también participa en el guión de esta historia acerca de un matrimonio que ve cómo su idílica vida se va haciendo añicos cuando la esposa empieza a enfermar por un nenúfar que nace de su pecho. La necesidad de dinero para curarla llevará al marido a buscar trabajos cada vez más rocambolescos mientras sus amigos comienzan a desaparecer y su apartamento a desintegrarse. La cinta está protagonizada por Audrey Tautou (Largo domingo de noviazgo), Romain Duris (Las muñecas rusas), Gad Elmaleh (Un gran equipo), Omar Sy (Intocable), Aïssa Maïga (Mineurs 27) y Charlotte Lebon (Astérix & Obélix: Al servicio de su majestad).

Además de lo nuevo de De la Iglesia, el cine español está representado por Viaje a Surtsey, comedia con tintes de drama que sigue la vida de dos amigos de toda la vida cuya mayor afición siempre ha sido “escaparse” a la montaña. Sus vidas les separaron con el tiempo, pero mientras uno ha prosperado el otro ha encadenado fracaso tras fracaso. Tras varios años deciden recuperar su tradición, esta vez junto a sus hijos. Ópera prima de Miguel Ángel Pérez y Javier Asenjo (quien también escribe el guión), la cinta está protagonizada por Raúl Fernández (El mal ajeno), Lucas Fuica (Di que sí), Elisa Drabben (serie Aquí no hay quien viva), Rosa Mariscal (serie Hospital Central), Pepe Anton Muñoz (Don Jaume, el conquistador) y Lucas Utray (La montaña rusa).

Por último, un documental español. El símbolo y el cuate es un recorrido por la historia de la música de los cantautores Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat y su profunda y estrecha relación con América Latina con motivo de la gira que durante 9 meses les llevó a recorrer 13 países en 2012. La película, dirigida por Francesc Relea, es un homenaje a esa relación tanto entre los dos artistas como con la cultura sudamericana, en la que para muchos uno es un símbolo que se alza más allá de la música y el otro es su colega, su cómplice, el cuate.

‘Hitchcock’ y Scharzenegger buscan el desafío de triunfar en taquilla


Estrenos 1febrero2013.Tras los Oscar, los clásicos. Si durante los últimos viernes de enero hemos asistido al estreno de prácticamente todas las competidoras a los inminentes premios de la academia de Hollywood, ahora le toca el turno al regreso de clásicos de la gran pantalla, algunos más inmortales que otros pero todos ellos en una suerte de homenaje a su figura y su legado. En cualquier caso, cine para todos los gustos y en todos los géneros y formatos, aunque mucho más limitados que en ocasiones anteriores, siendo un total de tres títulos de ficción y dos documentales las nuevas propuestas de este viernes 1 de febrero.

Por reparto y argumento el estreno más interesante es Hitchcock, biopic sobre el maestro del suspense que cuenta el difícil camino que tuvo que andar para poder llevar al cine la novela que dio pié al clásico Psicosis en 1960. Dirigida por Sacha Gervasi en la que es su ópera prima en el campo de la ficción, este drama con algunos toques irónicos está protagonizado por Anthony Hopkins (Thor), Helen Mirren (Arthur), Scarlett Johansson (Los Vengadores), Danny Huston (Ira de titanes), Toni Collette (Noche de miedo), Jessica Biel (El Equipo A) y James D’Arcy (In their skin). Sin duda, uno de los elementos más llamativos y curiosos del film es el maquillaje que luce el protagonista para parecerse lo más posible al director inglés, caracterización que ha levantado numerosas ampollas y ha vuelto a poner de actualidad el debate acerca de lo acertado del uso y abuso del maquillaje en este tipo de ocasiones.

Y si este inmortal del cine regresa en forma de biopic, un icono de los 80 y 90 del siglo pasado lo hace como mejor sabe: repartiendo mamporros a todo aquel que se le ponga por delante. Ya pudimos ver un adelanto en Los mercenarios 2, pero ahora es el absoluto protagonista de El último desafío. Hablamos de Arnold Schwarzenegger (Terminator), quien en esta ocasión encarna a un sheriff de un pueblo fronterizo que se convierte en la última esperanza del FBI para detener la frenética huida de un cártel de la droga camino de México. Kim Jee-woon (Dos hermanas) es el encargado de mover la cámara de este espectáculo de acción hecho a la medida de su protagonista, al que acompañan, entre otros, el español Eduardo Noriega (Agnosia) como el villano de la función, Forest Whitaker (Vipaka), Peter Stormare (Vacaciones en el infierno), Luis Guzmán (The caller), Jaimie Alexander (The other side) y Johnny Knoxville (Nature calls).

Siguiendo la moda de los reestrenos en 3D, este viernes le toca el turno a Monstruos, S. A., uno de los grandes éxitos de Pixar y Disney que sigue las andanzas de una pareja de monstruos cuyo trabajo consiste en sustraer energía de los gritos de los niños a los que asustan por las noches. Todo cambia, sin embargo, cuando una niña a la que no parecen poder asustar se cuela en su mundo, generando mil y una situaciones incómodas y, lo más importante, descubriendo que el miedo no es la fuente de energía más poderosa. Estrenada originalmente en 2001, está dirigida por Pete Docter (Up) en colaboración con David Silverman (La ruta hacia El Dorado) y Lee Unkrich (Toy Story 3), y las voces en la versión original corren a cargo de John Goodman (El vuelo), Billy Crystal (La pareja del año), Mary Gibbs, Steve Buscemi (serie Boardwalk Empire), James Coburn (La gran evasión), Jennifer Tilly (Mentiroso compulsivo) y Frank Oz (El Imperio contraataca), entre otros.

Aquí finaliza todo lo referente a los estrenos de ficción. En el plano documental encontramos dos propuestas, una de ellas españolas, Mapa, dirigida por León Siminiani, quien debuta en el largometraje de no ficción con este relato que sigue a un director que, tras ser despedido de su trabajo en televisión, inicia un viaje para buscar su primer largometraje que terminará siendo una búsqueda de sus verdaderos valores y de sus propias convicciones. El otro documental es Ai Weiwei: Never sorry, producción norteamericana realizada por Alison Kalyman en la que es su primera incursión en el mundo del largometraje. El film cuenta la historia del artista chino y activista Ai Weiwei, quien en los últimos años ha llamado la atención tanto por sus obras como por sus provocaciones políticas, lo que le ha llevado a convertirse en un disidente en la era digital.

Georges Méliès, el padre de la ficción cinematográfica y los efectos especiales


De un tiempo a esta parte, buena parte de la sociedad más crítica con la industria de Hollywood asegura que en Estados Unidos se abusa mucho de los efectos especiales. Sea cierto o no, el cine ha contado desde sus inicios con trucajes, ilusiones y montajes que mostraban todo un mundo imaginario sin límite alguno. Una de las películas más nominadas a los Oscar de 2012, La invención de Hugo, homenajea estos orígenes mágicos y al que puede ser considerado “padre” de los efectos especiales: Georges Méliès.

Nacido en 1861 en París, Méliès comenzó a ganarse la vida como mago de renombre, pero el descubrimiento de los hermanos Lumière cambió por competo sus prioridades. Gracias a sus conocimientos en los trucajes de la magia, el autor de Viaje a la luna (1902) desarrolló una prolífica carrera que le llevó a realizar más de 500 películas cortas. Su objetivo no era otro que probar técnicas capaces de crear las ilusiones más diversas en la pantalla. Sin embargo, su trabajo generó toda una corriente que separó dos formas de hacer cine: el documental y la ficción.

Antes de nada, es conveniente aclarar un concepto sobre los hermanos Lumière. Los creadores del cinematógrafo no sólo son responsables de la máquina en sí, sino del concepto “cine”. Suya es la idea de sentar en una sala a oscuras a decenas de personas para que vean imágenes en movimiento. Pero a diferencia de Méliès, estos hermanos desarrollaron su carrera en la senda del documental y el reporterismo gráfico, como bien demuestran dos de sus cintas más famosas: Salida de la fábrica Lumière (1895) y Llegada del tren (1895), ésta última provocando que la gente saliera corriendo de la sala al temer ser atropellada.

Magia y entretenimiento

Georges Méliès no buscaba grabar la realidad. Sus cintas trataban por todos los medios de transportar al espectador a mundos desconocidos, mundos fantásticos donde la gravedad, los personajes y los decorados fueran todo menos comunes. Así lo demuestra su Viaje a la luna, basado en el libro de Julio Verne.

El cineasta fue el primero en utilizar técnicas tan usuales años después como los encadenados, la técnica stop motion o las desapariciones de personajes y objetos mediante fundidos. Pero no sólo de efectos vivía el autor de El hombre orquesta (1900). Su obsesión por encontrar nuevas formas de narrar le llevó a pintar la película fotograma a fotograma para otorgar más consistencia a sus personajes y decorados. Un detalle que aparece en la película antes citada de Martin Scorsese y que refuerza la idea de que el cine mudo y en blanco y negro en realidad no era ni tan mudo, ni tan monocromático.

La huella del director de La linterna mágica (1903) se deja ver a lo largo de la historia. Ya en los comienzos del cine sus compañeros de profesión le tenían como ejemplo a seguir. Charles Chaplin afirmó que era “el alquimista de la luz”, mientras que D. W. Griffith afirmó que le debía todo. Más adelante, el género fantástico o el de terror recuperaron sus técnicas para hacer que hombres lucharan contra dinosaurios (Hace más de un millón de años) o invasiones de criaturas gigantescas como Tarántula.

Un final inadaptado

A pesar de sus técnicas pioneras y su obsesión por experimentar con el nuevo aparato que causaba furor entre la sociedad, Méliès no supo adaptarse a los nuevos tiempos. Al igual que ocurre con el protagonista de la otra gran nominada a los Oscar, The Artist, el creador de El hombre de las cabezas (1898) no aguantó la nueva forma de hacer cine ni la evolución que el propio aparato sufría. Sus trucajes terminaron por quedar obsoletos, por lo que poco a poco fue perdiendo dinero hasta quedar completamente arruinado debido, entre otras cosas, a poseer el primer estudio cinematográfico de Europa.

De este modo, mientras sus más directos competidores, los Lumière, crecían gracias a una gran estructura de reporteros extendida por toda Europa que registraban los eventos más importantes (o los simulaban), Méliès terminaba viviendo en la más absoluta pobreza, vendiendo en un puesto ambulante sin ser recordado por aquellos que un día aclamaban sus producciones cinematográficas y muriendo en 1938.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: