Pennywise regresa para aterrorizar a la cartelera con ‘It: Capítulo 2’


Tras un mes de agosto algo flojo en lo que a grandes estrenos se refieren, septiembre arranca con un título que promete dejar sin dormir a más de uno. De hecho, es el único gran título de este viernes día 6, aunque llega acompañado por un puñado de novedades en las que los espectadores podrán encontrar alternativas.

Aunque desde luego el gran estreno es It: Capítulo 2, secuela del film de 2017 que vuelve a dirigir Andy Muschietti (Mamá) y que, continuando la historia de la novela de Stephen King, sitúa a los niños protagonistas en su edad adulta, 27 años después de lo ocurrido en la primera parte. El film arranca cuando los integrantes de ese ‘Club de los Perdedores’ deben regresar al pueblo del que huyeron para cumplir la promesa que hicieron, y que no era otra que volver si el macabro payaso volvía a actuar. Intriga y terror son los ingredientes de esta cinta con capital estadounidense y canadiense que, además de recuperar a los actores jóvenes de la primera película y a Bill Skarsgård (serie Castle Rock) como el villano, incorpora a James McAvoy (Atómica), Jessica Chastain (Molly’s game), Bill Hader (Popstar), Jay Ryan (Lou), James Ransone (Gemini), Andy Bean (Poor boy) e Isaiah Mustafa (After the reality).

Muy diferente es El arte de vivir bajo la lluvia, comedia dramática con tintes románticos producida en Estados Unidos que adapta la novela de Garth Stein. La trama tiene como protagonista a un aspirante a corredor de Fórmula 1 y su perro, realizando un recorrido por la vida y los amores del primero y creando un vínculo entre las técnicas para ganar una carrera y los valores necesarios para realizar con éxito el viaje de la vida. Dirigida por Simon Curtis (La dama de oro), la película está protagonizada por Milo Ventimiglia (serie This is us), Amanda Seyfried (Mamma Mia! Una y otra vez), Kevin Costner (Figuras ocultas), Gary Cole (serie Veep), Kathy Baker (Model home) y Martin Donovan (Una historia de venganza).

El drama histórico es el género de Hotel Bombay, film de 2018 con toques de thriller producido entre Estados Unidos, India y Australia que reproduce el secuestro de un grupo de huéspedes del hotel Taj Mahal Palace en 2008. La cinta aborda cómo el grupo de terroristas paquistaníes invadió el lugar para hacerse con su control, y cómo un grupo de funcionarios y huéspedes deciden afrontar la situación y tratar de revertirla. Anthony Maras debuta en el largometraje con esta película en la que Dev Patel (Lion), Armie Hammer (Call me by your name), Jason Isaacs (La cura del bienestar), Nazanin Boniadi (Ben-Hur) y Anupam Kher (Ranchi diaries) son los principales actores.

Entre los estrenos puramente europeos destaca la española Vivir dos veces, drama dirigido por Maria Ripoll (No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas) que arranca cuando un hombre, su hija y su nieta emprenden un viaje tan disparatado como revelador. El motivo del viaje no es otro que ayudar al hombre a encontrar al amor de su juventud antes de que le falle la memoria definitivamente. Por el camino deberán afrontar la oportunidad de una vida nueva, tomar decisiones discutibles y superar contratiempos que les obligarán a afrontar sus propios engaños. El reparto está encabezado por Inma Cuesta (Todos lo saben), Oscar Martínez (El cuento de las comadrejas), Mafalda Carbonell (serie Manual de supervivencia del Club Houdini), Nacho López (En apatía) y Aina Clotet (Durante la tormenta).

Desde Reino Unido llega Ray & Liz, drama de 2018 cuya historia se basa en las memorias del fotógrafo Richard Billingham, concretamente en las que tiene de sus padres. A través de tres episodios se presenta la experiencia de vivir en la periferia de Birmingham y en una sociedad que rompe los tabúes de la sociedad. Escrita y dirigida por el propio fotógrafo, quien de este modo debuta en el cine de ficción, la cinta está protagonizada por Ella Smith (Kill your friends), Justin Salinger (Everest), Tony Way (Trespass against us), Sam Gittins (Obediencia) y Michelle Bonnard (serie Casualty).

También de 2018 es el thriller dramático basado en hechos reales Viento de libertad, producción alemana que dirige Michael Herbig (Vicky el vikingo) y que narra cómo en 1979, durante la Guerra Fría, dos familias planean un plan de huida de Alemania Oriental. El plan pasa por construir un globo aerostático con retales para transportar por aire a los ocho miembros hasta el otro lado del Muro de Berlín. Friedrich Mücke (Un mensaje para ti), Karoline Schuch (Hannas reise), David Kross (El héroe de Berlín), Alicia Von Rittberg (Un traidor como los nuestros), Thomas Kretschmann (Vengadores: La era de Ultrón) y Jonas Holdenrieder (¡Que te den profe!) son los principales actores.

En lo que se refiere a la animación, Kikoriki: La leyenda del dragón dorado es una producción rusa de 2016 que arranca cuando los habitantes de una isla emprenden una aventura cuando un científico amateur inventa un dispositivo que permite intercambiar los rasgos de un ser vivo con los de otro. Pero cuando uno de los apocados habitantes de la isla lo usa para curar su cobardía termina convertido en una oruga, por lo que deberá vencer sus miedos. Dirigida por Denis Chernov (Kikoriki. Equipo invencible), la cinta cuenta con las voces de Wayne Grayson (Zarafa), Peter Linz (Los muppets), Mike Pollock (Pup 2 no good), Alyson Leigh Rosenfeld (La presa), Sondra James (Con la magia en los zapatos) y Tyler Bunch (Finding Joy).

El último de los estrenos de este viernes es el documental Untouchable (Intocable), una mirada a la figura de Harvey Weinstein y el acoso, chantaje y abuso sexual al que sometió a numerosas actrices. La cinta aborda el origen de estos abusos y cómo fueron silenciados durante tanto tiempo, qué supone el ascenso y caída y qué papel ha jugado la sociedad para permitir que sucediera algo como esto. La película está dirigida por Ursula Macfarlane (One deadly weekend in America).

Anuncios

‘Lion’: el largo viaje a casa


Dev Patel protagoniza 'Lion'.Habrá quien quiera ver en el debut en el largometraje de ficción de Garth Davis una historia excesivamente lacrimógena, capaz de despertar todo tipo de sentimientos en el espectador. Y en efecto, así es. Lo que cabe analizar, por tanto, es el modo en que se logra esa emotividad. No es a través de un viaje plagado de infortunios. No es con giros dramáticos marcados por la pérdida. Porque aunque tiene parte de todo ello, en realidad es un viaje personal de auto descubrimiento, de comprensión de quienes somos en realidad y cómo eso define todos y cada uno de nuestros pasos, incluso cuando no nos movemos del sofá.

Y es aquí donde Lion logra la grandeza que la convierte en una de las candidatas a los Oscar. Dividida en dos partes desde un punto de vista narrativo, la trama aborda en todo momento la soledad de un personaje literalmente perdido en el mundo. Incapaz de conocer sus orígenes, la historia se mueve constantemente motivada por la necesidad de conocer los orígenes, la familia que se ha dejado atrás. De ahí que la historia transmita un mensaje tan poderoso en cada momento del viaje, ya sea con un niño perdido en una gran urbe, con un joven que trata de construir una vida sin conocerse a sí mismo, o con un viaje que se desarrolla fundamentalmente a través de internet.

El carácter verídico de la historia confiere al conjunto, además, un tono si cabe más dramático que tiene su punto álgido con las imágenes finales. Pero más allá de todo esto, destaca la labor de Davis tras las cámaras, dotando al conjunto de una lírica y una belleza idóneas, incluso en aquellos momentos más trágicos. El lenguaje visual, con planos más amplios al comienzo y mucho más cercanos a medida que avanza la trama, introduce al espectador en el cuerpo del protagonista hasta llegar a sentir la angustia y la desolación de la pérdida, primero, y las de la dificultad para encontrar su hogar, después. A todo ello contribuye Dev Patel (About Cherry), quien no solo vuelve a demostrar el gran actor que es, sino su capacidad para dotar a sus personajes de una versatilidad única.

Desde luego, Lion es una de las películas del año. Su carga dramática es alta, muy alta, pero distribuida con inteligencia a lo largo de un viaje que se pasa en un suspiro y que se realiza tanto física como digitalmente. Una historia de supervivencia, de superación y determinación que conmueve cualquier corazón que se haya sentido perdido en algún momento de su vida, ya sea real o figuradamente. Ante su fuerza, su belleza y su mensaje el espectador solo puede dejarse llevar y acompañar a este niño en ese viaje que termina como un adulto. Y atentos a la resolución final con el destino de algunos personajes.

Nota: 8/10

‘Lion’ lidera unos estrenos múltiples que invitan a ‘Vivir de noche’


Estrenos 27enero2017Último fin de semana de enero, y como ha venido siendo habitual desde que comenzara 2017, a la cartelera llegan novedades con aroma a Oscar y premios en general. De hecho, la principal película de este viernes, 27 de enero, fue una de las más nominadas en los últimos Globos de Oro y ha acaparado unas cuantas nominaciones a los premios de la Academia de Hollywood. Pero junto con ella aterrizan propuestas para todos los públicos que van desde el thriller hasta la animación.

Comenzamos el repaso con Lion, adaptación del libro de Saroo Brierley en el que narra su viaje para reencontrarse con su familia después de 25 años. La trama arranca cuando, de pequeño, se pierde en un tren y se ve obligado a vivir solo en Calcuta, donde una familia australiana le adopta. Años después, y convertido en un hombre, regresa sobre sus pasos y sus recuerdos para localizar a aquellos que perdió hace tanto tiempo. Dirigido por Garth Davis, que debuta de este modo en el largometraje de ficción, este interesante drama coproducido entre Estados Unidos y Australia está protagonizado por Dev Patel (Chappie), Nicole Kidman (El editor de libros), Rooney Mara (Carol), David Wenham (300: El origen de un imperio) y Nawazuddin Siddiqui (Kick), entre otros.

Desde Hollywood llega Vivir de noche, nuevo trabajo de Ben Affleck (Argo) como director en el que adapta una novela de Dennis Lehane. El argumento se centra en un grupo de gángsteres en plenos años 20, durante la Ley Seca. Buscando prosperar en su negocio, se trasladan a Florida, donde no solo deberán hacer frente a la competencia y al Ku Klux Klan, sino al pasado que arrastran con ellos. Protagonizada por el propio Affleck, la cinta cuenta con un notable reparto en el que destacan nombres como Sienna Miller (Burnt), Zoe Saldana (Star Trek: Más allá), Elle Fanning (The neon demon), Chris Cooper (Agosto), Brendan Gleeson (En el corazón del mar), Chris Messina (serie The newsroom) y Clark Gregg (serie Agentes de S.H.I.E.L.D.).

Este viernes también supone el regreso de M. Night Shyamalan (La visita) al thriller con dosis de terror. Múltiple narra la historia de un hombre con un trastorno de identidad disociativa que tiene un total de 23 personalidades. Su vida da un giro cuando una de ellas le lleva a secuestrar a tres jóvenes. La historia, escrita también por el director indio, tiene como principal protagonista a James McAvoy (X-Men: Apocalipsis), al que acompañan Anya Taylor-Joy (La bruja), Betty Buckley (El incidente), Brad William Henke (The tank) y Haley Lu Richardson (Bronce).

Y nueve años después de su última película como director, Sean Penn (Caza al asesino) regresa tras las cámaras con Diré tu nombre, drama ambientado en los conflictos bélicos de África y que gira en torno a la relación entre la directora de una agencia de ayuda internacional y un apasionado médico que ha dedicado buena parte de su vida a salvar vidas en el continente. Lo que comienza como un apasionado romance se sembrará de dudas cuando las decisiones que él tomó en el pasado terminen por influir en la relación. Charlize Theron (Mad Max: Furia en la carretera) y Javier Bardem (El consejero) dan vida a la pareja protagonista, y están acompañados por Adèle Exarchopoulos (Los anarquistas), Jean Reno (Escuadrón de élite) y Jared Harris (Operación U.N.C.L.E.).

El thriller también define la historia de Como perros salvajes, adaptación de la novela de Edward Búnker cuyo argumento se centra en tres ex convictos contratados para llevar a cabo un secuestro en Los Ángeles. Sin embargo, el trabajo sale mal y se verán obligados a iniciar una carrera en la que no solo tratarán de salvar sus vidas, sino que lucharán por no volver a la cárcel. Paul Schrader (Adam resucitado) se pone tras las cámaras en este film protagonizado por Nicolas Cage (Policías corruptos), Willem Dafoe (Pasolini), Reynaldo Gallegos (El francotirador) y Magi Avila (La reyna del pacífico).

Estados Unidos, Reino Unido y China colaboran en Billy Lynn, drama bélico basado en la novela de Ben Fountain cuyo argumento se centra en un grupo de soldados que se convierten en héroes tras una angustiosa batalla en Irak. Uno de ellos, un joven de 19 años, verá cómo sus vidas son convertidas en espectáculo a su regreso a Norteamérica, iniciando una gira de la victoria que nada tiene que ver con lo que realmente vivieron en Oriente Medio. Dirigida por Ang Lee (La vida de Pi), la cinta cuenta en su reparto con el debutante Joe Alwyn, Steve Martin (El gran año), Kristen Stewart (Café Society), Garrett Hedlund (Pan: Viaje a Nunca Jamás), Vin Diesel (El último cazador de brujas) y Chris Tucker (El lado bueno de las cosas).

El terror tiene a su máximo representante en Somnia. Dentro de tus sueños, cinta dirigida por Mike Flanagan (Hush) en la que una pareja decide adoptar a un niño al que le aterroriza dormir. Aunque al principio creen que se debe al traumático pasado del pequeño, poco a poco descubren que sus sueños se proyectan en la realidad, por lo que muchas veces las terribles pesadillas que tiene adquieren forma física. Para poder salvarse deberán averiguar qué se esconde tras los sueños del niño. Kate Bosworth (Hombres de élite), Thomas Jane (El velo), Jacob Tremblay (La habitación), Annabeth Gish (Tierra de asesinos) y Dash Mihok (serie Ray Donovan) encabezan el reparto.

En lo que a estrenos europeos se refiere, El último rey es una propuesta de aventuras y acción con capital noruego, danés, irlandés y húngaro cuya trama se ambienta en la Noruega de 1206. En plena cruenta guerra civil el rey agoniza en su lecho de muerte, pero en secreto nace uno de sus hijos, destinado a sucederle en el trono. Los enemigos del monarca ponen precio a la cabeza del bebé, y tan solo dos fieles soldados, dispuestos a sacrificarlo todo, se interpondrán para que el niño llegue a convertirse algún día en el nuevo rey de Noruega. Dirigida por Nils Gaup (En busca de la estrella del Navidad), la película está protagonizada por Jakob Oftebro (serie 1864), Nikolaj Lie Kaas (El niño 44), Thorbjørn Harr (serie Vikingos), Kristofer Hivju (serie Juego de tronos) y Pål Sverre Hagen (La leyenda de Ragnarok).

Francia y Canadá colaboran en Ballerina, aventura familiar de animación que dirigen a cuatro manos Eric Summer y Éric Warin, ambos debutantes en el largometraje de ficción. El argumento gira en torno a una joven huérfana cuyo único sueño es convertirse en bailarina. Para ello contará con la ayuda de su mejor amigo y de un inventor, con los que vivirá múltiples aventuras en un París mágico. Entre las voces originales encontramos las de Elle Fanning, que esta semana repite estreno, Dane DeHaan (Condenados), la cantante Carly Rae Jepsen y Maddie Ziegler.

Fuera de Europa destaca la surcoreana El imperio de las sombras, nuevo film escrito y dirigido por Kim Jee-woon (El último desafío) cuya trama, ambientada a finales de los años 20, durante la ocupación japonesa de Corea, aborda un juego de espías en el que la resistencia trata de destruir una base japonesa en Seúl. En medio del conflicto se encuentra un policía que colabora con los japoneses pero que se siente obligado a colaborar en una causa mayor. En el reparto destacan nombres como los de Lee Byung-hun (Los siete magníficos), Song Kang-ho (Sado), Gong Yoo (Train to Busan), Park Hee-soon (Ga-bi), Eom Tae-goo (Cha-i-na-ta-un) y Han Ji-min (Yeok-rin).

Desde Chile llega Las Plantas, drama de 2015 que gira en torno a una joven de 17 años que cuida de su hermano en estado vegetativo y que sobrevive gracias a su madre, que está en el hospital. Fan de los cómics, un día descubre un extraño ejemplar cuya historia llevará a la chica a descubrir su sexualidad y a un mundo en el que fantasía y realidad se mezclan. Ópera prima de Roberto Doveris, la cinta está protagonizada por Ingrid Isensee (El bosque de Karadima), Ernesto Meléndez (serie Vuelve temprano), Mauricio Vaca (Miguel San Miguel) y Violeta Castillo.

El documental tiene como representante El fin de ETA, producción española dirigida por Justin Webster (Seré asesinado) en torno a las conversaciones que durante años mantuvieron en el caserío Txillarre, de Elogiar (Gipuzkoa), el líder del PSOE vasco Jesús Eguiguren y el líder de Batasuna, Arnaldo Otegui. Un diálogo personal que adquirió mayor trascendencia cuando en 2004 el PSOE llegó al Gobierno de España de la mano de José Luis Rodríguez Zapatero.

‘Cenicienta’ se estrena en el baile de la cartelera española


Estrenos 27marzo2015Último fin de semana de marzo marcado, al menos en el plano cinematográfico, por varias novedades interesantes por diferentes motivos. Los amantes de la fantasía más amable están de enhorabuena. Los amantes de la comedia romántica también. Y desde luego aquellos que prefieran un cierto toque de suspense en las tramas tienen donde elegir. Todo ello apoyado por una lista de nombres propios que empequeñece las que hemos podido disfrutar durante las últimas semanas. Pero si hay que elegir, hoy viernes, 27 de marzo, comenzamos por la fantasía.

Y es que la versión en carne y hueso de Cenicienta ha sido uno de los grandes estrenos en Estados Unidos, y desde luego tiene todos los ingredientes para convertirse en un éxito en España. Dirigida por Kenneth Branagh (Thor), la historia sigue a pies juntillas la versión animada de Disney (no en vano produce esta reinterpretación). La vida de la joven protagonista da un vuelco cuando su padre, un comerciante que ha perdido trágicamente a su mujer, se vuelve a casar. La situación empeora cuando es el propio progenitor el que fallece, dejando a la joven a merced de una madrastra celosa y rencorosa que trata a la protagonista como una sirvienta. Todo cambiará cuando una mendiga, que resulta ser un hada madrina, le de la oportunidad de acudir al baile organizado por el príncipe del reino. Humor, magia y aventura se entremezclan en esta película protagonizada por Lily James (serie Downton Abbey), Cate Blanchett (Monuments Men), Richard Madden (serie Juego de Tronos), Holliday Grainger (Grandes esperanzas), Sophie McShera (también protagonista en la serie Downton Abbey), Helena Bonham Carter (El Llanero Solitario), Derek Jacobi (Mi semana con Marilyn), Stellan Skarsgård (El médico), Hayley Atwell (Capitán América: El primer vengador) y Ben Chaplin (El retrato de Dorian Gray).

Muy distinta es Focus, nueva película protagonizada por Will Smith (After Earth) que, en clave de comedia romántica y tintes de intriga narra la relación entre un maestro de la estafa y una joven y atractiva aprendiz a lo largo de los años. Lo que comienza como una relación profesional pronto deriva en un interés romántico que ella quiere consolidar, lo que le lleva a él a abandonarla. Años después, y cuando el veterano estafador está a punto de dar su último golpe, ella vuelve a su vida convertida en una mujer fatal que echará por tierra todo lo que había construido. Dirigida a cuatro manos por Glenn Ficarra y John Recua (Crazy, Stupid, Love), en el reparto podemos encontrar también a Margot Robbie (El lobo de Wall Street), Adrian Martinez (La gran estafa americana), Gerald McRaney (serie House of cards), Rodrigo Santoro (300) y BD Wong (Tránsito).

Otro de los estrenos importantes es El nuevo exótico hotel Marigold, secuela de la comedia romántica de 2011 que vuelve a dirigir John Madden (La deuda) y que, como toda buena secuela, promete más de todo aquello que convirtió al original en un éxito. Producida entre Estados Unidos y Reino Unido, el argumento transcurre algún tiempo después de la conclusión de la primera entrega, cuando los sueños expansionistas del joven propietario del hotel se materializa en un viejo inmueble que pretende convertir en hotel. Pero eso le exigirá más tiempo y atención en un momento de su vida en el que debe preparar una fastuosa boda india. La llegada de nuevos clientes e inesperadas oportunidades pueden terminar por salvar el delicado equilibrio en el que se mueve. Repiten Dev Patel (Chappie), Maggie Smith (El cuarteto), Judi Dench (Skyfall), Bill Nighy (Pride), Celia Imrie (Conocerás al hombre de tus sueños), Diana Hardcastle (Good people) y Ronald Pickup (Dark Floors), a los que se suman Richard Gere (El fraude) y David Strathairn (Godzilla).

Entrando de lleno en los estrenos europeos, hay que hablar de Calabria, film franco italiano que adapta la novela de Gioacchino Criaco. La trama se centra en las tensas relaciones de unos hermanos cuyo negocio familiar es el tráfico de drogas. Uno de ellos, el mayor, trata de mantenerse lo más alejado posible de ese mundo, pero cuando su hijo, que poco a poco se ha ido acercando a sus carismáticos tíos, pierde el control una noche toda la familia deberá defender no solo el honor del joven, sino el de todo el clan. Francesco Munzi (Saimir) es el encargado de poner en imágenes la obra literaria, mientras que Marco Leonardi (El mexicano), Peppino Mazzotta (Cado dalle nubi), Fabrizio Ferracane (L’ultima foglia), Barbora Bobulova (Circuito cerrado) y Carlos Bardem (Alacrán enamorado) integran el reparto principal.

Y aprovechando que la Semana Santa está a la vuelta de la esquina, España presenta La espina de Dios, drama que, como se desprende del título, aborda la vida de Jesús de Nazaret en sus primeros años como predicador y líder del grupo de 12 hombres. La trama se introduce en dentro de las tensiones, las alegrías y los problemas que acompañaron al Hijo de Dios y a sus apóstoles bajo un prisma que busca, ante todo, aportar un cariz histórico a lo que ya se conoce. Dirigida por Óscar Parra de Carrizosa (No quiero ser recuerdo), que también colabora en el guión, la cinta cuenta en su reparto con Pablo Pinedo (Abrázame), Antonio Meléndez Peso (Clasificados), Sergio Raboso (Bajo un manto de estrellas), María Garralón (La venta del paraíso), Fedra Lorente (La marcha verde) y Alexandro Valeiras (serie Lalola).

El último título de ficción de este fin de semana es Policía en Israel, drama producido en 2011 y escrito y dirigido por Nadav Lapid (Haganenet). La historia gira alrededor de un miembro de la unidad Anti-Terrorista Israelí cuyo amor por sus compañeros solo es superado por su vanidad. A punto de ser padre, su percepción del mundo cambiará cuando se vea envuelto en un conflicto que ya no tiene a los árabes como enemigos, sino a los propios judíos. El reparto está encabezado por Menashe Noy (Big Bad Wolves), Michael Moshonov (Bena), Yaara Pelzig (Not in Tel Aviv) y Yiftach Klein (El pequeño tallarín).

Finalmente, el género documental tiene la mejor representación posible. Citizenfour, cinta ganadora del Oscar en la última edición, narra el proceso de investigación que llevó a cabo la directora, Laura Poitras (Flag wars), a raíz de una serie de misteriosos correos de un anónimo que aseguraba tener información y pruebas sobre los programas de investigación ilegales que llevaba a cabo la NSA norteamericana. Cuando unos meses después el confidente decide revelar su identidad, éste no es otro que Edward Snowden.

‘Chappie’: cómo educar a un robot sin morir en el intento


Dev Patel es el creador de 'Chappie'.No cabe duda de que Neill Blomkamp (Elysium) ha creado, con apenas tres películas, un universo propio. Un universo definido por la diferencia de clases, la rebelión de los que menos tienen y la evolución humana mediante la tecnología, sea esta terrestre o alienígena. El problema es que es un universo tan definido, tan claro, que sus films empiezan a ser demasiado parecidos entre ellos. Su última incursión en este mundo mantiene sus pautas, pero añade otras que lejos de dotar al conjunto de un aspecto diferente, genera unos problemas narrativos y dramáticos que merman el desarrollo de la historia.

Y es que Chappie comienza siendo una especie de reflexión sobre la vida, sea esta artificial o biológica, para terminar con una especie de testimonio sobre el siguiente paso en la humanidad, pasando entre medias por un homenaje a RoboCop (versión 1987) que aporta los momentos de mayor acción del conjunto. Todo ello provoca que las bases asentadas para la primera línea argumental se vean trastocadas para adaptarlas a la segunda, reinterpretándose para esa conclusión final que vuelve a dejar en el espectador una sensación agridulce, como ya ocurriera con Distrito 9 (2009). El film termina por desequilibrarse, apostando por las emociones en su primer tercio y por la acción más exagerada en su recta final.

El mayor problema de la cinta es, sin duda, el guión. En todos los sentidos. Desde el desarrollo dramático, que no termina de completarse y que, por tanto, impide una honda identificación con los personajes, hasta los propios roles, un tanto tópicos y autoparódicos que no logran aportar la seriedad necesaria, al menos los secundarios más importantes. Es cierto que Blomkamp vuelve a demostrar su buen hacer en las secuencias de acción y en el diseño de ese mundo en el que la evolución está a la vuelta de la esquina. El director es capaz de crear algunos momentos realmente entretenidos, sobre todo en el transcurso del aprendizaje de ese robot con conciencia de niño. Pero eso no impide que la película se desinfle poco a poco hasta pasar por un mero entretenimiento.

Da la sensación de que Chappie podría haber sido algo más, de que la necesidad de dotar a la historia de grandes efectos de acción ha censurado la originalidad que podría haber derrochado. Esta es la diferencia entre aquel primer film de Blomkamp y este tercer proyecto: el presupuesto con el que han contado ambas. Eso, y que el trasfondo social se va diluyendo entre secuencias de acción, robots y teorías científicas sobre el trasvase de conciencias. Al final, por tanto, lo que podría haber sido una interesante reflexión acerca de la soberbia de jugar a ser Dios, de cómo funciona la evolución y del papel fundamental de los grupos sociales en el comportamiento del individuo se queda en un puro y llano entretenimiento. Es más de lo que podrían decir muchos, pero menos de lo que debería haber dicho este film.

Nota: 6/10

‘Chappie’ defiende el mundo del ‘Puro vicio’ de Paul T. Anderson


Estrenos 13marzo2015Marzo va camino de convertirse en uno de los meses más nutridos de estrenos. Y lo que es más importante, muchos de ellos con interés adicional al puro entretenimiento. La resaca de los Oscar poco a poco se ha ido diluyendo, pero en su lugar están apareciendo novedades con nombres propios muy atractivos. Hoy, viernes 13, dichos nombres copan todos los géneros, desde la ciencia ficción hasta el drama, pasando por el romance o la acción.

Y entre todos ellos destaca Chappie, lo nuevo de Neill Blomkamp (Elysium) antes de ponerse manos a la obra con la nueva entrega de la saga Alien. De nuevo con una apuesta por la ciencia ficción con denuncia social, la trama se ambienta en un mundo en el que se ha creado un cuerpo de policía integrado por robots. Uno de ellos, sin embargo, será modificado de forma clandestina para albergar la primera inteligencia artificial capaz de pensar y sentir por si misma. Pero como cualquier cosa que nace, este robot único es en realidad un niño que necesita aprender de su entorno, pero que también puede verse influido por aquellos que quieren utilizarlo en su propio beneficio o destruirlo. Junto a sus creadores deberá luchar por aquello que considera justo. Acción, fantasía y buenas dosis de drama es lo que promete esta cinta protagonizada por Sharlto Copley (Maléfica), Hugh Jackman (X-Men: Días del futuro pasado), Dev Patel (serie The Newsroom) y Sigourney Weaver (Exodus: Dioses y reyes).

Otro director que vuelve es Paul Thomas Anderson (The master) con Puro vicio, comedia dramática en clave de thriller ambientada entre los años sesenta y setenta que sigue la investigación que debe realizar un detective de Los Ángeles para resolver un caso en el que se ve envuelta su ex novia, cuyo esposo ha sido secuestrado. Basada en la novela de Thomas Pynchon, la película cuenta con un espectacular reparto encabezado por Joaquin Phoenix (Her), Josh Brolin (Una vida en tres días), Owen Wilson (El gran hotel Budapest), Katherine Waterston (The letter), Reese Witherspoon (Mud) y Benicio del Toro (Guardianes de la galaxia).

El toque aventurero lo pone Desterrado, cinta de acción ambientada en la Edad Media que se centra en dos caballeros templarios que, tras quedar destrozados por la crueldad de Las Cruzadas, separan sus caminos. Uno de ellos se convierte en líder de unos bandidos en la Ruta de la Seda; el otro es un mercenario del Lejano Oriente adicto al opio. Sin embargo, cuando los herederos del Imperio Chino reclamen sus servicios volverán a unir fuerzas para defender al legítimo emperador de su propio hermano, rencoroso por no haber sido elegido para el trono y que lidera la Guardia Negra con el objetivo de asesinar a todo aquel que se interponga en su camino. Debut en la dirección de Nick Powell, sus principales actores son Nicolas Cage (Tokarev), Hayden Christensen (Ladrones), Yifei Liu (Hong men yan chuan qi) y Andy On (Hon zin).

Aunque inicialmente prevista para noviembre del 2014, hoy se estrena La conspiración de noviembre, thriller de espionaje que adapta a la gran pantalla el libro de Bill Granger “There are no spies”. La trama sigue a un retirado agente de la CIA cuyo carácter y gran entrenamiento le convierten en un hombre muy peligroso. El tipo de hombre necesario para proteger a una testigo de un antiguo caso de conspiración. Sin embargo, pronto descubre que este trabajo le convierte en objetivo de un antiguo amigo de la agencia, lo que le induce a pensar en que hay un infiltrado en la CIA. Roger Donaldson (Species) es el encargado de poner en imágenes la historia, mientras que Pierce Brosnan (Mejor otro día) da vida al protagonista. Además, Olga Kurylenko (Oblivion), Luke Bracey (G.I. Joe: La venganza), Bill Smitrovich (Los diarios del ron) y Amila Terzimehic (Top je bio vreo) completan el reparto principal.

Del 2013 es la norteamericana Enamorarse, comedia romántica protagonizada por Andy García (Cristiada) y Vera Farmiga (serie Bates motel) que gira en torno al encuentro que se produce entre dos padres mientras acompañan a sus respectivos hijos a visitar el campus universitario de Middleton. Sus diferentes formas de ver el mundo (él es un estirado cirujano y ella una mujer liberal y algo frívola) serán puestas a prueba, comprobando que el mundo no es como ellos creían. Ópera prima de Adam Rodgers, que también participa en el guión, el reparto se completa con Taissa Farmiga (Mindscape), Tom Skerritt (Alien) y Peter Riegert (Un lugar para soñar).

Y cerramos los estrenos de Estados Unidos con Doble o nada, comedia dramática producida en 2012 y ambientada en el mundo de las apuestas. La trama arranca cuando una bailarina de strip-tease decide acudir a Las Vegas para convertirse en camarera de cocktails. Sin embargo, por el camino conoce a un profesional de las apuestas de deporte que rápidamente descubre un curioso don en la joven. Convertida en su amuleto de la suerte, se iniciará entre ambos una relación que va más allá de lo estrictamente profesional… todo hasta que la controladora mujer del hombre entre en escena. El film, nuevo proyecto de Stephen Frears (La reina) como director, está basado en las memorias de Beth Raymer, y cuenta con un plantel de actores en el que destacan Bruce Willis (Red), Rebecca Hall (La maldición de Rookford), Joshua Jackson (serie Fringe), Catherine Zeta-Jones (La leyenda del Zorro), Vince Vaughn (Todo incluido), Frank Grillo (Infierno blanco) y Laura Prepon (serie Orange is the new black).

La única novedad española es Negociador, nueva cinta escrita y dirigida por Borja Cobeaga (Pagafantas) que aborda, en clave de comedia dramática, la negociación del Gobierno de España con ETA. La historia se centra en un negociador encargado de sacar adelante el proceso de paz, algo que rápidamente se ve tergiversado por malentendidos, casualidades y errores. Al final, para poder llegar a una solución, la relación personal entre las partes será determinante. Ramón Barea (Blancanieves), Josean Bengoetxea (Lo mejor de Eva), Carlos Areces (Los amantes pasajeros), Melina Matthews (Retornados), Jons Pappila (Cabeza de perro) y Raúl Arévalo (La isla mínima) encabezan el reparto.

Desde Francia nos llega 2 otoños, 3 inviernos, comedia producida en 2013 que gira en torno a la vida de un treintañero que pretende cambiar su estilo de vida. Deja de fumar, empieza a correr y pretende encontrar un buen trabajo. Pero sus planes se ven alterados cuando entra en su rutina una chica con la que, a través de las estaciones que dan nombre al film, mantendrá encuentros, desencuentros, historias de amor y accidentes. Escrita y dirigida por Sébastien Betbeder (Nuage), la película está protagonizada por Vincent Macaigne (Un verano ardiente), Maud Wyler (La brindille), Bastien Bouillon (La guerra de los botones) y Audrey Bastien (J’aime regarder les filles).

De origen israelí es Mis hijos, nueva cinta de Eran Riklis (Los limoneros) que narra en clave dramática el racismo que existe entre judíos y palestinos. El protagonista es un joven palestino que ha sido admitido en una prestigiosa escuela judía gracias a sus resultados académicos, que además le permiten disfrutar de una beca. Es el primer árabe que accede al centro, por lo que la presión que debe soportar es muy alta. Sus intentos de encajar se ven boicoteados por el acoso de sus compañeros, pero todo cambiará cuando se descubra que mantiene una relación con una joven judía. Su expulsión del centro por este motivo le llevará a tomar una decisión que cambiará su vida para siempre. El reparto está encabezado por Tawfeek Barhom (Farewell Baghdad), Yaël Abecassis (Shiva), Ali Suliman (El único superviviente) y Michael Moshonov (Mabul).

Terminamos el repaso con un documental para cinéfilos. Electric Boogaloo: La loca historia de Cannon Films es el nuevo largometraje escrito y dirigido por Mark Hartley (Patrick) que, como su propio título indica, narra la historia de cómo dos primos apasionados por el cine se decidieron a montar una productora que en los años 80 removió los cimientos del sistema de producción y distribución de la industria. Producida entre Estados Unidos, Reino Unido, Australia e Israel, el film cuenta tanto con secuencias de sus principales películas como con la presencia de actores y directores que pasaron por sus oficinas.

‘The Newsroom’ termina con una temporada magnífica muy a su pesar


La redacción de ACN será registrada por el FBI en la tercera temporada de 'The Newsroom'.Lo habitual a la hora de afrontar una serie de televisión es crear una Biblia que recoja la evolución de las tramas y los personajes. Esto es fundamental sobre todo si se trata de producciones cuyas historias se desarrollan por temporadas, y no de forma episódica. ¿Pero qué ocurre cuando toda esa planificación, toda esa preparación, se termina antes de lo que el guionista tenía pensado? Bueno, la respuesta puede encontrarse en un sinfín de producciones. Y suele ser una respuesta más bien negativa. Sin embargo, el caso de The Newsroom ha sido ligeramente diferente. Es cierto que su tercera temporada, la última por obligación, evidencia lo peor que puede tener una serie, pero Aaron Sorkin (La red social), su creador, es capaz de sobreponerse para crear una pequeña trama que sirva de broche al mundo periodístico que refleja.

Y es ahí donde reside la genialidad de este guionista, más allá de sus brillantes e inteligentes diálogos o su habilidad para crear drama con un par de cruces de miradas. En efecto, los seis episodios que conforman esta conclusión son, a todas luces, un ejercicio de funambulismo. Todos y cada uno de ellos representan un delicado equilibrio entre la necesidad de acelerar la historia por parte de los productores y la necesidad de narrar la historia por parte de los guionistas. A raíz de esto, el espectador asiste a un desarrollo excesivamente abrupto que contrasta no solo con lo visto en temporadas anteriores, sino con el estilo general de la serie y del propio Sorkin, uno de los mejores guionistas en lo que a manejo de tempo narrativo se refiere. Los saltos temporales, la ausencia de motivaciones claras o la indefinición en algunos planteamientos convierten a esta temporada en la peor de las tres, no cabe duda.

Ahora bien, ¿es una mala temporada? Digamos que muchas series estarían interesadas en tener una temporada tan mala como esta. The Newsroom, con su particular estilo y su visión “poco realista” del mundo del periodismo, es capaz de crear seis episodios intensos, llenos de drama y momentos irónicos que incluso se permiten el lujo de tener algunos de esos inolvidables discursos éticos a los que su creador nos tiene acostumbrados. Centrado en esta ocasión en los conflictos que surgen entre la libertad de prensa, el derecho a preservar la identidad de las fuentes y los secretos de Estado, la trama es capaz de desarrollar, incluso con el poco espacio que le dan, una serie de pinceladas notables sobre la labor periodística y sobre cómo esta se sustenta en pilares tan sólidos y poco habituales como la integridad.

De hecho, y como señala el propio Sorkin, uno de los momentos más trágicos de la temporada llega precisamente cuando se abandonan dichos pilares, lo que termina por definir el carácter general de la serie, posiblemente en respuesta a aquellos que la consideran una mala serie por no ajustarse a la realidad. Independientemente de lo absurdo de dicha afirmación, lo cierto es que esta última temporada aprovecha las armas en su contra para crear un arco narrativo interesante, inevitablemente marcado por las necesidades de los directivos de la cadena pero coherente, sólido y magnífico en el resto de aspectos. Por cierto, que quien quiera ver una cierta crítica a dichos directivos en los acontecimientos que se narran en las tramas secundarias, que lo vea, porque seguramente no andará desencaminado.

La vida sigue

Jeff Daniels, Emily Mortimer y Jane Fonda en un momento de la tercera temporada de 'The Newsroom'.Así que sí, la tercera y última temporada de The Newsroom es un broche que encaja en la historia como un guante, una especie de envoltorio a lo narrado en las dos anteriores temporadas (sobre todo con el formato que tiene el episodio final) que desde luego no era el previsto, pero que en cualquier caso sale airoso de la prueba. Nada se deja al azar, nada queda abierto a posibles interpretaciones o a suposiciones por parte del espectador. Y aunque esto provoca que el desenlace de algunas tramas secundarias no posea la originalidad o la sorpresa que cabría esperar, no impide tampoco que el resultado final emocione como lo han hecho las entregas previas.

Eso se debe, además de la sólida estructura narrativa y de un reparto que vuelve a estar a un nivel muy alto, a la forma en que finaliza la serie. En muchas ocasiones nos encontramos conque una serie, sea buena, mala o regular, narra la historia de un personaje o de un grupo de personajes. O mejor dicho, un capítulo importante en la vida de dichos personajes. Una vez finalizado ese acontecimiento, mantener la producción carece del sentido inicial. Sin embargo, Aaron Sorkin logra que esta última temporada sea, en realidad, una despedida entre amigos, un “hasta luego” representado en ese último plano de Jeff Daniels (Buenas noches, y buena suerte) comenzando un nuevo informativo. La vida sigue más allá de la serie, del mismo modo que existía antes de que las cámaras se colaran en la redacción de ACN.

Este carácter transitorio podrá emocionar a unos, enervar a otros y dejar indiferente al resto. Para gustos los colores. Lo que está claro es que gracias a ello la serie no se convierte en un producto cerrado, acotado por los planos, los episodios y las temporadas. En realidad, se revela como una reflexión sobre el periodismo que va más allá de la propia redacción protagonista, que parece seguir su lucha por mantener vivas las bases del periodismo tanto si hay cámaras delante como si no. Esta interpretación metalingüística de la narrativa y del mensaje de la serie dotan al conjunto de una imagen mucho más elaborada, interesante y atractiva de lo que pueda parecer en un primer momento. Y eso es algo que solo son capaces de lograr maestros como Sorkin, le pese a quien le pese.

The Newsroom se despide de la mejor forma posible, es decir, haciendo lo mismo que logran sus personajes en la ficción. A pesar de los escollos, a pesar de las directrices de mandamases que se guían por ratios de público y no por lo que se narra, la serie ha sido fiel a su estilo con las herramientas de que disponía. La tercera y última temporada adolece de muchas cosas que sí tuvieron las dos temporadas previas, pero el talento de Aaron Sorkin y su equipo de guionistas permite que la trama alcance un desarrollo firme y contundente. Desde luego, los seis episodios deben ser vistos como lo que son: un arco argumental que permite cerrar todas las tramas abiertas. Una especie de canto de cisne antes de abandonar las pantallas que, no obstante, implanta en la imaginación del espectador un futuro brillante para ese equipo de periodistas de ACN.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: