‘Deadpool 2’: la familia es lo primero


Vaya por delante que disfruté mucho, muchísimo, de aquella inteligente e irónica gamberrada titulada Deadpool. Con ese film de 2016 Ryan Reynolds (Criminal) lograba dos cosas: adaptar fielmente al cine un personaje tan controvertido como este mercenario, y hacer olvidar sus anteriores incursiones en el cine de superhéroes. Ahora, dos años después y habiendo sentado las bases, ¿puede ofrecer algo nuevo una continuación? Bueno, nuevo realmente no, pero dos horas de diversión, violencia y un humor muy muy negro, eso es incuestionable. Y en los tiempos que corren, esto convierte a esta cinta en algo fuera de lo común.

Aunque más allá de violencia extrema, palabrotas y un sinfín de referencias culturales modernas, la realidad es que Deadpool 2 es, ante todo, una historia, el camino de un antihéroe que, como él mismo explica en el film, toca fondo para volver a levantarse y encontrarse a sí mismo. Y ese camino, con sus altibajos en una película que en algún que otro momento se hace un poco lenta, está sólidamente construido, equilibrando drama y humor a partes iguales para aprovechar los conflictos externos a los que se enfrenta el héroe como mecanismos para desenredar su propio arco dramático interno, centrado en su necesidad de encontrar un significado a su vida, una familia que se le ha arrebatado. Dicho de otro modo, todo lo que ocurre en el film está enfocado a explorar los dilemas morales a los que se enfrenta este mercenario.

Y hasta ahí la parte más, digamos, seria cinematográficamente hablando. Porque esta cinta de David Leitch (Atómica) es puro entretenimiento, pura diversión que debe ser entendida como una parodia de… bueno, de absolutamente todo. La mano firme del director en las secuencias de acción logra algunos de los momentos más impactantes del relato, pero es el guión el verdadero protagonista de esta historia. Su capacidad para reírse de todo, desde el cine de superhéroes hasta de su propio protagonista (el actor, no el personaje, que también) hacen de esta segunda parte un delirio del metalenguaje cinematográfico que permite al relato traspasar sus propias fronteras cinematográficas para incrustarse de lleno en nuestra realidad. A este festival ayudan mucho los cameos, incluyendo los nuevos X-Men, un fugaz Brad Pitt (La gran apuesta), y unos títulos de crédito iniciales simplemente insuperables, de nuevo parodiando una saga caracterizada por sus ‘intros’ (es decir, James Bond). Por cierto, atentos a los textos que aparecen.

En definitiva, Deadpool 2 es más de lo que ya ofreció la primera parte. Y lo es en todos los sentidos. Más acción, más violencia, más humor y, sobre todo, más historia. No implica que sea necesariamente mejor, pero la realidad es que sí que lo es. Como suele pasar en todos estos films, una vez se ha narrado el origen del personaje, la película se centra de lleno en sus motivaciones, en sus miedos y los retos que debe afrontar. Y lo hace sin perder una pizca de todo aquello que convierte a este mercenario bocazas en lo que es. Lo mejor que se puede decir de esta segunda parte es que deja con ganas de más, con ganas de seguir explorando la psicología de este antihéroe y de verle agujereado, troceado y golpeado mientras salva el mundo.

Nota: 8/10

Anuncios

‘Deadpool’ regresa para interrumpir el partido ‘Borg McEnroe’


De un tiempo a esta parte parece que los únicos estrenos llamados a llenar las salas de cine y atraer a un alto porcentaje del público son las películas relacionadas o protagonizadas por superhéroes, videojuegos y la cultura popular en general. Y este viernes, 18 de mayo, podría ser una nueva confirmación de esta tendencia. Lo positivo es que junto a esta propuesta llegan otras sumamente interesantes para el público más diverso.

Pero el repaso a los estrenos de esta semana debe empezar por Deadpool 2, segunda aventura del superhéroe más deslenguado e irónico de Marvel. En esta ocasión el mercenario deberá reunir a un grupo de mutantes para proteger a un joven con habilidades sobrenaturales del brutal mutante viajero en el tiempo conocido como Cable. David Leitch (Atómica) es el encargado de dirigir esta continuación protagonizada de nuevo por Ryan Reynolds (El otro guardaespaldas), al que acompañan Josh Brolin (Everest), Zazie Beetz (Geostorm), Morena Baccarin (serie Gotham), T.J. Miller (serie Silicon Valley), Brianna Hildebrand (Prism) y Bill Skarsgård (It).

Muy diferente es Borg McEnroe, coproducción de 2017 entre Suecia, Dinamarca y Finlandia dirigida por Janus Metz, quien de este modo debuta en el largometraje de ficción. Como su propio título indica, el film es un biopic sobre la histórica rivalidad entre el tenista sueco Björn Borg y el norteamericano John McEnroe, que alcanzó su culmen en la final de Wimbledon de 1980. Shia LaBeouf (American Honey), Sverrir Gudnason (El círculo), Stellan Skarsgård (Un traidor como los nuestros) y Tuva Novotny (Rosemari) son los principales intérpretes.

Desde Reino Unido llega Las estrellas de cine no mueren en Liverpool, biopic basado en las memorias de Peter Turner, protagonista de la historia de amor entre un joven actor y la estrella de Hollywood Gloria Grahame. La cinta, sin embargo, no es el relato de un romance, sino de los últimos días de la oscar izada actriz, cuando el protagonista recibe una llamada informándole de que su ex amante se ha desmayado en un hotel, hecho que cambiará la vida del hombre para siempre. Paul McGuigan (Victor Frankenstein) dirige esta historia protagonizada por Jamie Bell (Cuatro Fantásticos), Annette Bening (La excepción a la regla), Julie Walters (Brooklyn), Vanessa Redgrave (Foxcatcher), Stephen Graham (serie Boardwalk Empire), Kenneth Cranham (Hércules: El origen de la leyenda) y Frances Barber (El elegido).

También británica es Lean on Pete, aventura dramática basada en la novela de Willy Vlautin cuyo argumento sigue a un joven que con 16 años decide lanzarse a la carretera para encontrar la paz y la libertad que siempre ha anhelado a lomos de un caballo robado. Andrew Haigh (Weekend) se pone tras las cámaras de este film entre cuyos actores destacan Charlie Plummer (King Jack), Travis Fimmel (serie Vikingos), Steve Buscemi (Con la magia en los zapatos), Chloë Sevigny (Amor y amistad) y Steve Zahn (serie Mad dogs).

Antes de continuar con estrenos europeos, Estados Unidos y Sudáfrica colaboran en Sansón, nueva adaptación de la historia bíblica que, en clave dramática y con dosis de acción, narra la historia de un joven hebreo dotado con una fuerza extraordinaria que se convertirá en símbolo de la lucha contra los filisteos después de la muerte de su esposa, durante la cual mantendrá una relación con una mujer filistea que terminará traicionándole. Dirigida a cuatro manos por Bruce Macdonald (The perfect wave) y Gabriel Sabloff (Dancer and the dame), la película cuenta en su reparto con Taylor James (Christmas Eve), Caitlin Leahy (Afterburn/Aftershock), Jackson Rathbone (Tokal), Billy Zane (White island) y Rutger Hauer (Valerian y la ciudad de los mil planetas).

El drama con toques románticos está representado por El taller de escritura, film dirigido por Laurent Cantet (Regreso a Ítaca) que narra la difícil relación entre un hombre que acepta seguir un taller de escritura y la mujer que lo imparte, una novelista de éxito. Cuando él comprende que no se encuentra cómodo en ese lugar desatará una reacción violenta, ante lo que ella se sentirá tan asustada como atraída. La pareja protagonista está formada por Marina Foïs (La tormenta interior) y Matthieu Lucci, a quienes se suman Florian Beaujean, Mamadou Doumbia y Mélissa Guilbert (Corniche Kennedy).

El drama también es el género de Hannah, cuya trama arranca cuando una mujer que ha construido cuidadosamente una rutina en su vida para escapar de sí misma se ve obligada a acompañar a su marido para que entre en prisión y cumpla condena. A partir de ese momento su realidad comienza poco a poco a desmoronarse. Dirigida por Andrea Pallaoro (Medeas), esta película con capital italiano, francés y belga está protagonizada por Charlotte Rampling (Assassin’s Creed), André Wilms (Pause), Jean-Michel Balthazar (Todo tuyo), Simon Bisschop y Stéphanie Van Vive (La oportunidad de mi vida).

A la cartelera llega también la polaca Dos coronas, film dirigido por Michal Kondrat que narra los episodios menos conocidos de la vida del santo Maximiliano Kolbe, mártir conocido por su labor en Auschwitz. La historia se adentra en sus años como misionero. Adam Woronowicz (En cuerpo y alma) da vida al protagonista, estando acompañado por Antoni Pawlicki (Papusza), Pawel Delag (Vikingos), Maciej Musial (Mój biegun) y Cezary Pazura (Bangistan).

Finalmente, desde Rumanía llega el drama Pororoca, cinta escrita y dirigida por Constantin Popescu (Historias de la edad de oro) que narra la vida tranquila y normal de una pareja en la treintena con sus dos hijos. Todo va bien hasta que el padre lleva a los pequeños al parque y uno de ellos desaparece. Sus vidas cambiarán abruptamente para siempre. Bogdan Dumitrache (Sieranevada), Iulia Lumânare (Vanatoare), Constantin Dogioiu (Poarta Albã), Stefan Raus y Adela Marghidan son los principales actores.

‘Atómica’: La espía que destrozó Berlín en 1989


Que actores como Charlize Theron (Lugares oscuros), James McAvoy (Trance) o John Goodman (Día de patriotas) decidan trabajar en la primera película de un director como David Leitch debería ser suficiente para, al menos, despertar la curiosidad del más incrédulo. La combinación de estos nombres, con todo lo que eso conlleva artística y visualmente hablando, han dado lugar a un producto que, si bien es cierto que bebe de muchos films similares anteriores, ofrece un espectáculo único, un complejo puzzle de espionaje, acción y drama que deja algunos de los momentos más interesantes del panorama cinematográfico actual, al menos en lo que a apartado formal se refiere.

Puede que Atómica sea, desde el punto de vista del argumento, algo enrevesada. Basándose en la novela gráfica escrita por Antony Johnston, el film tiende, sobre todo en su tercio final, a rizar el rizo del espionaje, a situar la trama en un nivel de complejidad que no termina de encajar con el tono previo que ha tenido la narración, obligando a una especie de final triple que alarga innecesariamente la historia y que, aunque da un sentido muy distinto a todo lo visto durante las casi dos horas de metraje, también plantea otras dudas que no quedan resueltas como deberían. Eso por no hablar de que la definición de algunos secundarios se realiza de forma tan esquemática que tiende a perderse en la maraña de personajes y tramas que suelen definir este tipo de historias.

Con todo, y aunque parezca increíble, este es un mal relativamente menor. La película de Leitch es un espectáculo visual en todos sus sentidos, desde una puesta en escena que juega con inteligencia con los colores y la calidez o frialdad de la luz, hasta algunos hallazgos visuales sencillamente perfectos, como es ese largo plano secuencia que comienza en la calle, pasa por varias peleas dentro de un edificio y termina en el agua. Eso por no hablar de la intensidad de las secuencias de acción, cortesía de un director curtido en este tipo de situaciones (ha sido especialista y director de segunda unidad de este tipo de secuencias en otros films). Todo ello aporta a esta historia un sabor único, a medio camino entre la decadencia y el kitsch, que se acentúa por una banda sonora imprescindible para melómanos.

La verdad es que Atómica apenas da respiro al espectador para acomodarse en su butaca. Y entre medias, las suficientes secuencias narrativas para explicar el contexto, la trama y la doble moral de muchos de los personajes. Una cinta de espionaje que sin duda evocará varios héroes masculinos del género, y que en esta ocasión tiene a una belleza como Theron repartiendo mamporros con cualquier objeto a su alcance. Espectacularidad, adrenalina y mucha intriga, aunque esta última puede terminar por resultar algo irreal según se acepten o no los falsos finales que presenta. En cualquier caso, es un mal que puede poner una mancha en el expediente de esta espía en el Berlín de 1989, pero que no resta valor al resto de su historia.

Nota: 7/10

Una Theron ‘Atómica’ frente al último caballero de los ‘Transformers’


Agosto comienza, en muchos sentidos, del mismo modo en que ha terminado julio. Y en las salas de cine no es diferentes. Si hace siete días llegaba el reinicio de una saga, ahora lo hace una nueva entrega de otra. La diferencia podría estar en que, mientras el fin de semana pasado era el único gran estreno, este viernes día 4 hay otras novedades llamadas a llenar las salas, o por lo menos a intentarlo.

Así que comenzamos este repaso semanal con Transformers: El último caballero, quinta parte de la famosa saga basada en los muñecos de Hasbro y en la serie animada que vuelve a dirigir Michael Bay (Dolor y dinero), y cuyo argumento arranca poco tiempo después de la anterior entrega, con Optimus Prime desaparecido y con la guerra entre Autobots y Decepticons en su punto álgido. Los humanos tratan de sobrevivir en esta lucha, pero para ello deberán conocer la Historia secreta de los Transformers en la Tierra. Mark Wahlberg (Día de patriotas) vuelve a ser el protagonista de esta aventura de ciencia ficción, acción y toques de humor en cuyo reparto encontramos también a Josh Duhamel (Spaceman), Anthony Hopkins (serie Westworld), Stanley Tucci (La bella y la bestia), John Goodman (Kong: La isla Calavera), John Turturro (Mia madre), Laura Haddock (serie Da Vinci’s demons) e Isabela Moner (Los peores años de mi vida), entre muchos otros.

Acción también es lo que propone Atómica, cinta que adapta la novela gráfica escrita por Antony Johnston e ilustrada por Sam Hart. Su argumento, ambientado en el mundo del espionaje en 1989, arranca cuando una agente del MI6 se traslada a Berlín para acabar con una red de espionaje que acaba de asesinar a su compañero. El agente estaba intentado hacer llegar a Occidente una lista con los nombres de todos los agentes encubiertos que trabajan en Berlín Oriental. A medida que la agente se infiltra en este mundo descubrirá no solo que nadie es lo que parece, sino que la muerte la acecha a cada paso que da. David Leitch dirige esta propuesta protagonizada por Charlize Theron (Mad Max: Furia en la carretera), James McAvoy (Múltiple), Sofia Boutella (La Momia), John Goodman, que hace doblete esta semana, Toby Jones (serie Wayward Pines) y Eddie Marsan (serie Ray Donovan).

El estreno español de la semana es Abracadabra, nueva película escrita y dirigida por Pablo Berger (Blancanieves) que, en clave de comedia, narra la historia de un matrimonio en el que el marido parece más preocupado de su equipo de fútbol que de atender a su esposa. Todo cambia tras una boda y un aparente truco de hipnosis que convierte al hombre en un atento y servicial marido. A medida que pasa el tiempo la esposa reconoce cada vez menos al hombre con el que se casó, llegando a creer que está poseído e intentando curarle por todos los medios. Entre los principales actores destacan Antonio de la Torre (Tarde para la ira), Maribel Verdú (El faro de las orcas), Quim Gutiérrez (Anacleto: Agente secreto), José Mota (Torrente 4) y Josep Maria Pou (Secuestro).

Entre los estrenos europeos destaca Regreso a Montauk, drama romántico producido entre Alemania, Irlanda y Francia cuyo protagonista es un escritor que regresa a Nueva York para presentar su último libro. Allí le espera su esposa, pero también una mujer de la que se enamoró hace años y cuya historia es la base de su nueva novela. Aunque se muestra reticente al principio, finalmente terminará viajando con ella a Montauk, donde vivieron su romance y donde ya no queda prácticamente nada salvo un faro y una interminable playa. Dirigida por Volker Schlöndorff (Diplomacia), la cinta cuenta en su reparto con Stellan Skarsgård (Un traidor como los nuestros), Nina Hoss (serie Homeland), Niels Arestrup (War horse), Robert Seeliger (El mundo abandonado), Susanne Wolff (Los tres mosqueteros), Ray Wiederhold (For never) y Bronagh Gallagher (Amor en su punto).

Francia y Bélgica producen Reparar a los vivos, adaptación de la novela de Maylis De Kerangal cuya trama  se centra en un joven que, después de un día de surf con sus amigos, sufre un trágico accidente de coche que le deja conectado a un soporte vital en un hospital para poder sobrevivir. Mientras tanto, una mujer espera un trasplante de corazón que supondrá una nueva oportunidad de seguir viviendo. Katell Quillévéré (Suzanne) dirige este drama protagonizado por Emmanuelle Seigner (La venus de las pieles), Tahar Rahim (Los anarquistas), Anne Dorval (Miraculum), Alice Taglioni (French women), Monia Chokri (Yesterday, today, yesterday) y Bouli Lanners (Crudo).

La última de las novedades de esta semana es La decisión del rey, drama biográfico producido en Noruega sobre la decisión que tuvo que tomar el rey Haakon VII de aquel país en 1940, cuando el ejército alemán llega a Oslo, enfrentándose a la posibilidad de rendirse o morir. Dirigida por Erik Poppe (Mil veces buenas noches), entre los actores de esta cinta histórica destacan Jesper Christensen (Spectre), Anders Baasmo Christiansen (Kon-tiki), Tuva Novotny (Come Reza Ama), Katharina Schüttler (serie Hijos del Tercer Reich) y Karl Markovics (El gran hotel Budapest).

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: