‘Jumanji: siguiente nivel’: una aventura muy jugable


Ya antes de que se estrenara Jumanji: Bienvenidos a la jungla (2017) la pregunta que surgía era si es necesaria una continuación/remake del clásico de 1995. El resultado, con sus pros y sus contras, no fue del todo malo. Pero… ¿una secuela? Pues lo cierto es que, con esos pros y esos contras que sigue manteniendo, funciona mucho mejor esta nueva aventura, y lo hace precisamente porque conoce sus ventajas y las explota al máximo.

Los aficionados a los videojuegos sabrán que cualquier saga trata de mejorar diferentes aspectos en cada entrega, incorporando nuevos personajes, habilidades, escenarios, etc. Y eso es precisamente lo que hace Jumanji: siguiente nivel. La trama ahonda mucho más en la aventura en su más amplio sentido, no solo con las secuencias de acción sino con el desarrollo de la historia dentro de ese universo. En este sentido, pueden identificarse mucho mejor los momentos propios de todo videojuego, incluyendo esas aventuras de plataformas en forma de puentes colgantes con mandriles de por medio. Pero a todo esto se suma algo más de profundidad dramática. Las motivaciones de los protagonistas, aunque siguen siendo bastante simples, se rodean de un contexto más interesante. Y la incorporación de los personajes de Danny DeVito (Batman vuelve) y Danny Glover (Arma letal) es sencillamente perfecta.

De hecho, son ellos los que logran en buena medida suplir las carencias de un guión que, por lo demás, se desarrolla de forma excesivamente lineal. Tanto es así que no es difícil prever, por ejemplo, los momentos en que cada personaje va perdiendo sus vidas. Pero esa falta de ambición del guión se convierte en una ventaja gracias a un ritmo trepidante que apenas da tregua al espectador y, sobre todo, a los cuatro actores protagonistas, capaces de imitar gestos, expresiones y miradas de sus compañeros de reparto para poder ver siempre en ellos a un avatar interpretado por otro rol, lo que da una versatilidad única al conjunto. En cierto modo, el título de la película resume a la perfección el contenido de la misma. Un siguiente nivel que se disfruta y se juega más y mejor, con una historia igualmente sencilla pero a todas luces más efectiva.

Y todo apunta a que no será la última aventura. Jumanji: siguiente nivel desde luego mejora respecto al original. No es que sea una gran película, pero sabe lo que propone y lo que puede ofrecer, y es sincera tanto en sus intenciones como en sus posibilidades. Jake Kasdan, director de la primera parte, demuestra su habilidad y artesanía con unas secuencias de acción más que solventes, algunas con claras referencias a clásicos como Parque Jurásico (1993), aunque deja ver las costuras en los momentos más narrativos. La verdad es que todo funciona en este videojuego mejorado, y a tenor del final de la aventura, no hay dos sin tres.

Nota: 6,5/10

‘Dumbo’: de vuelta a la niñez


Dejando a un lado las críticas que se le pueden hacer a Disney por el modo en que endulza todo tipo de historias y personajes, lo cierto es que la casa de Mickey Mouse ha nutrido la imaginación de varias generaciones con la magia que desprenden sus historias. Su apuesta por los remakes en imagen real está logrando un doble efecto: que muchos niños se acerquen a las historias clásicas de la productora de un modo más moderno, y que los millones de adultos que crecieron viendo estas fantasías vuelvan a ser niños. Y la última de estas versiones cumple con lo establecido.

Porque desde luego, Dumbo es todo lo que puede esperarse de ella. Divertida, mágica, enternecedora, y ante todo una lección de cómo hacer el bien y tomar las decisiones correctas siempre se impondrá al mal. En este sentido, uno de los retos superados con nota es el de trasladar la acción de la cinta de animación a una con personajes de carne y hueso. El guión opta con acierto por hacer que la trama se apoye en los personajes humanos no solo para que asuman el tono dramático de la historia, sino para que se conviertan en vehículo de los sentimientos del pequeño paquidermo protagonista. En este proceso, por ejemplo, destacan sobremanera momentos tan inolvidables como la vista de Dumbo a su madre encarcelada y, sobre todo, esa alucinación de elefantes rosas que Tim Burton (Eduardo Manostijeras) tan bien ha sabido plasmar en pantalla.

El problema puede estar, precisamente, en el director y en un protagonista encarnado por Colin Farrell (Noche de miedo) que está definido con brocha un poco gorda. Dado que Burton se pone tras las cámaras posiblemente podría esperarse algo más de transgresión narrativa, algo más de oscuridad en una historia muy “pulcra” a todos los niveles. Lo cierto es que aquello que convirtió al director en el maestro de la fantasía queda ya muy lejos, y solo en algunos detalles pueden verse todavía destellos de aquel realizador. Al fin y al cabo, es un producto Disney, y como tal debe entenderse. Más allá de eso, la historia se desarrolla sin distracciones, rellenando los momentos de depresiones narrativas con tramas secundarias que dotan de algo más de complejidad al conjunto, convirtiendo el film en una producción que puede leerse en muchos niveles.

Dumbo es, por tanto, magia en estado puro. Los adultos que recuerden con cariño la historia de este pequeño elefante capaz de volar gracias a una pluma encontrarán en esta nueva versión las claves para volver a ser niños, y aunque la historia pueda resultar previsible, a estas alturas no creo que nadie entre en una sala de cine buscando algo diferente, ni siquiera estando el nombre de Tim Burton tras las cámaras. Es, en definitiva, un paso más en el camino de remakes que prepara la productora, y que tiene como próximas citas AladdinEl Rey León. Puede que no sea de las mejores, y desde luego no está a la altura del clásico de 1941, pero sin duda hemos vuelto a nuestra niñez.

Nota: 6,5/10

‘Dumbo’ vuelve a alzar el vuelo en una ‘Nación salvaje’


Termina marzo, y lo hace con la tónica general de estas últimas semanas, es decir, fantasía, comedia y muchos títulos europeos. Con la salvedad de que este viernes día 29 lo que llega a las pantallas españolas como principal estreno no es una secuela, sino un remake en imagen real de un clásico de la animación que ha hecho soñar a generaciones.

Se trata de Dumbo, nueva versión del cuento homónimo de Helen Aberson que ilustró Harold Pearl, y que ahora el director Tim Burton (Big eyes) lleva a la gran pantalla con un reparto de carne y hueso y un pequeño elefante recreado por ordenador. De nuevo con Disney como estudio detrás de la película, la trama, para aquellos que no la conozcan, arranca cuando una antigua estrella es contratada junto a sus hijos para cuidar de una cría de elefante recién nacida cuyas enormes orejas son el hazmerreír de un espectáculo que pasa por sus horas más bajas. Sin embargo, cuando descubren que el pequeño elefante puede volar el circo vuelve a ser un éxito, atrayendo la atención de un promotor que quiere al animal como uno de sus espectáculos en un enorme parque de atracciones que oculta más de lo que parece. El reparto está encabezado por estrellas como Eva Green (Basada en hechos reales), Colin Farrell (Viudas), Michael Keaton (Spider-Man: Homecoming), Danny DeVito (Hotel Noir), Alan Arkin (El chico del millón de dólares) y Joseph Gatt (Finding Eden).

También norteamericana es Nación salvaje, film escrito y dirigido por Sam Levinson (Another happy day) que, combinando acción, thriller y comedia, gira en torno a una joven y su último año de instituto. Mensajes, selfies y chats ocupan su día a día, al igual que el del resto de sus compañeros y amigos. Pero cuando un hacker comienza a publicar detalles de sus vidas privadas y desata el caos, la pregunta que realmente importa es: ¿sobrevivirán a la siguiente noche? Entre los principales actores encontramos a Bella Thorne (No dejes de mirar), Maude Apatow (Other people), Bill Skarsgård (serie Castle Rock), Joel McHale (Adultos a la fuerza), Colman Domingo (serie Fear the walking dead) y Odessa Young (Sweet Virginia).

Entre los estrenos europeos destaca la francesa Las invisibles, comedia dramática que adapta el libro de Claire Lajeunie cuyo argumento tiene como punto de partida el cierre de un centro social para mujeres sin techo a raíz de una decisión municipal. Con un plazo de tres meses para reintegrar en la sociedad a estas mujeres, las trabajadoras sociales inician una campaña en la que todo vale con tal de salvarlas. Louis-Julien Petit (Carole Matthieu) es el encargado de dirigir esta cinta protagonizada por Audrey Lamy (Coexister), Corinne Masiero (Simon), Noémie Lvovsky (Monsieur Chocolat), Déborah Lukumuena (Divinas), Marianne Garcia (Cowboy Camembert) y Fatsah Bouyahmed (La vaca).

Procedentes de España llegan cuatro estrenos. El principal es ¿Qué te juegas?, comedia que supone el debut en el largometraje de Inés de León tras una larga trayectoria en el mundo del cortometraje. La historia se centra en un hermano y una hermana, ambos empresarios de éxito, atractivos y millonarios, pero que no se soportan. Ella, seria y agresiva, dirige el negocio familiar que él, más despreocupado, quiere revolucionar con sus ideas. Todo cambia cuando en una fiesta conocen a una monologuista que pondrá sus vidas patas arriba. Amaia Salamanca (Nuestros amantes), Javier Rey (Sin fin), Leticia Dolera (La novia), Santiago Segura (Sólo se vive una vez), Hugo Silva (Despido procedente) e Itziar Castro (Matar a Dios) encabezan el reparto.

El thriller es el género al que pertenece Boi, ópera prima de Jorge M. Fontana que, además de dirigir, escribe esta trama que gira en torno a un joven que se estrena como conductor privado. Mientras espera la decisión de su novia sobre un asunto que puede cambiarles la vida, deberá atender a sus primeros clientes, una pareja de empresarios asiáticos que han llegado a la ciudad a cerrar un importante negocio en menos de 48 horas. Entre los principales actores encontramos a Macarena Gómez (Secuestro), Bernat Quintana (Vorvik), Adrian Pang (Unlucky Plaza), Rachel Lascar (Caza al asesino) y Jean Claude Ricquebourg (Embrión).

El tercer estreno español es ¡Ay, mi madre!, comedia que tiene como punto de partida el fallecimiento de una mujer. Su hija, con la que se había distanciado, regresa al pueblo para hacerse cargo del entierro, descubriendo no solo los últimos deseos de su madre, sino la cuantiosa herencia que le ha dejado con la única condición de casarse antes de un mes. A partir de ese momento comenzarán a salir pretendientes y personajes que harán todo lo posible por lograr parte de esa herencia, lo que obligará a la joven a enfrentarse a su pasado y tratar de comprender su futuro. Frank Ariza debuta en el largometraje como director con este film en el que también hace las veces de guionista, y cuyo reparto está encabezado por Estefanía de los Santos (De chica en chica), Secun de la Rosa (El bar), Paz Vega (Actos de venganza), Mariola Fuentes (Kiki, el amor se hace), Marta Torné (7 años) y Terele Pávez (La puerta abierta).

Por último, Lady Off es el título del drama dirigido por David R.L. (La noche del ratón) que gira en torno a una joven actriz desilusionada que compagina un trabajo de dependienta a media jornada con pequeños papeles en obras menores y en teatros off madrileños. La ilusión regresa cuando le dan la oportunidad de interpretar a Lady Ana en una versión de Ricardo III de Shakespeare. Sin embargo, pronto chocará con la férrea visión del director, que entiende su personaje como un juguete al que Ricardo debe humillar y vejar sobre el escenario. Marta Fuenar, Mateu Bosch (Hablar), Yeyo Bayeyo y Jaione Azcona son los principales intérpretes.

Entre el resto de estrenos europeos encontramos Conociendo a Astrid, coproducción suecodanesa de corte biográfico que, en clave dramática, narra la vida de la escritora Astrid Lindgren, autora de numerosos libros infantiles y creadora del personaje Pipi Calzaslargas. La cinta narra sus primeros años, su trabajo como voluntaria en una redacción y una relación amorosa que dará un giro cuando ella tiene una revelación que le lleva a cuidar de sí misma y de su hijo por sus propios medios. Dirigida por Pernille Fischer Christensen (Alguien a quien amar), la cinta está protagonizada por Alba August (IRL), Trine Dyrholm (La comuna), Björn Gustafsson (Espías), Henrik Rafaelsen (Thelma), Maria Bonnevie (Uskyld) y Magnus Krepper (The Paradise suite).

También llega este viernes La caída del imperio americano, producción canadiense de 2018 que escribe y dirige Denys Arcand (El reino de la belleza) y cuyo argumento gira en torno a un intelectual con un doctorado en filosofía que se ve obligado a trabajar como repartidor para poder vivir decentemente. Un día se ve envuelto en un atraco que acaba mal, con dos muertos y bolsas por el suelo repletas de millones, planteándosele el dilema de irse con las manos vacías o llevarse todo el dinero. El reparto está encabezado por Alexandre Landry (Pays), Maripier Morin, Rémy Girard (Hot dog), Maxim Roy (Succulent & Savory), Pierre Curzi (Chorus) y Vincent Leclerc (El renacido).

Con algo de retraso se estrena la cinta china Ballad from Tibet, drama familiar dirigido por Zhang Wei (Shadow) que se centra en un grupo de niños tibetanos ciegos que emprenden un viaje para ver el mundo y llegar a la ciudad de Shenzhen, donde quieren lograr su objetivo de cantar a través de la televisión. Tan solo uno de ellos ve parcialmente por un ojo, y en su trayecto contarán con la ayuda de una familia nómada, un grupo de moteros y un productor de televisión. Esta historia basada en hechos reales tiene como protagonistas a Lobsang Turpten, Yeshi Choedon, Karma Sangmo y Pama Gumi, entre otros.

Terminamos con el documental En busca del Óscar, film que cuenta con capital español, estadounidense, argentino y dominicano y que aborda la figura de Óscar Peyrou, presidente de la Asociación Española de la Prensa Cinematográfica y delegado de FIRESCI en Madrid que es famoso por su peculiar método para escribir sus críticas: no hace falta ver la película en sí, basta con analizar su cartel. La cinta está dirigida por Octavio Guerra, que debuta en el largometraje.

Las brujas de De la Iglesia vs. las pistolas de Washington y Wahlberg


Estrenos 27septiembre2013Último fin de semana de septiembre. De un septiembre algo decadente, diría yo. Más allá de la calidad de los films estrenados, el interés generado en las salas ha ido decayendo semana tras semana hasta el punto de recuperar datos que no se veían desde antes del verano. Por tanto, la ocasión para romper la dinámica se presenta propicia hoy viernes, 27 de septiembre, más si tenemos en cuenta el tirón de los principales estrenos y, por qué no, de los secundarios, aunque solo sea entre un sector minoritario de los espectadores que también tienen una importancia destacada.

Uno de esos estrenos relevantes es 2 guns, cinta de acción y humor protagonizada por Denzel Washington (El invitado) y Mark Wahlberg (Dolor y dinero) que recupera la idea de las buddy movies, películas que funcionan principalmente por la química de los actores y de sus respectivos personajes. En esta ocasión la historia nos presenta a dos agentes infiltrados en una organización mafiosa que trafica con drogas, cada uno de un cuerpo especial diferente. Cuando un golpe dado por ambos sale mal y descubren sus verdaderas identidades deberán unir fuerzas para descubrir quién les ha tendido la trampa y salvar sus vidas. Dirigida por Baltasar Kormákur (Contraband), la cinta cuenta además con Paula Patton (Reflejos), Bill Paxton (serie Hatfields & McCoys), James Marsden (Un amigo para Frank), Edward James Olmos (serie Dexter) y Fred Ward (Blindado).

No podía faltar entre estas novedades esperadas la española Las brujas de Zugarramurdi, comedia negra con dosis de terror y exceso de la mano de Álex de la Iglesia (Balada triste de trompeta). Como su propio título indica, las brujas son parte fundamental de una trama que comienza cuando dos hombres desesperados por su situación conyugal deciden robar un “compro oro”. Evidentemente, todo lo que puede salir mal termina saliendo mal, y la huida a Francia que tenían prevista deben realizarla en el taxi de otro hombre igualmente destrozado emocionalmente. Durante su frenética huida recalarán en la profundidad de los bosques de Navarra, cayendo en las garras de un grupo de mujeres sedientas de sangre humana. Mario Casas (Grupo 7) y Hugo Silva (Los amantes pasajeros) dan vida a los dos protagonistas masculinos, mientras que Carmen Maura (La comunidad), Carolina Bang (La chispa de la vida) y Terele Pávez (800 balas) son los principales rostros de las brujas. Además, Javier Botet (Mamá), Secun de la Rosa (Lobos de Arga), Macarena Gómez (Del lado del verano), Carlos Areces (Promoción fantasma) y María Barranco (La vida empieza hoy) completan el reparto principal.

También llega este fin de semana Kon-Tiki, una de las nominadas al Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa de la última edición. La historia cuenta el viaje real de un antropólogo noruego que en 1947 decidió emprender una de las aventuras más arriesgadas de los últimos años: un viaje de 8.000 kilómetros a través del Pacífico a bordo de la balsa Kon-Tiki. Dirigido a cuatro manos por Joachim Rønning y Espen Sandberg (ambos directores de Bandidas), este biopic está protagonizado por Pål Sverre Hagen (De Gales hus), Anders Baasmo Christiansen (Vegas), Gustaf Skarsgård (serie Vikingos), Odd Magnus Williamson (Reprise) y Tobias Santelmann (Flukt).

Brian Koppelman y David Levien (directores de Ajuste de cuentas) ponen en imágenes el guión del primero en Un hombre solitario, película del 2009 que sin duda aprovecha el tirón que tiene la recuperación de Michael Douglas y su reciente éxito con Behind the Candelabra. El argumento gira en torno a un neoyorquino cincuentón y ex magnate de la automoción que perdió toda su fortuna por tomar malas decisiones. Ahora, sin embargo, está a punto de iniciar un nuevo negocio y redirigir su vida, pero la amenaza su incapacidad para tomar el camino correcto va a suponer un importante escollo en su futuro. Pero no es Douglas la única estrella que aparece en este drama: Susan Sarandon (En el valle de Elah), Jesse Eisenberg (Adventureland), Mary-Louise Parker (Las crónicas de Spiderwick), Danny DeVito (La chica de mis sueños), Imogen Poots (28 semanas después), Jenna Fischer (The brothers Solomon) y Richard Schiff (serie El ala oeste de la Casa Blanca) son algunos de los coprotagonistas.

El cine europeo y español se completa con los tres últimos estrenos de la semana. Por un lado tenemos La espuma de los días, drama romántico dirigido por uno de los directores más interesantes del último cine europeo, Michael Gondry (¡Olvídate de mí!), quien también participa en el guión de esta historia acerca de un matrimonio que ve cómo su idílica vida se va haciendo añicos cuando la esposa empieza a enfermar por un nenúfar que nace de su pecho. La necesidad de dinero para curarla llevará al marido a buscar trabajos cada vez más rocambolescos mientras sus amigos comienzan a desaparecer y su apartamento a desintegrarse. La cinta está protagonizada por Audrey Tautou (Largo domingo de noviazgo), Romain Duris (Las muñecas rusas), Gad Elmaleh (Un gran equipo), Omar Sy (Intocable), Aïssa Maïga (Mineurs 27) y Charlotte Lebon (Astérix & Obélix: Al servicio de su majestad).

Además de lo nuevo de De la Iglesia, el cine español está representado por Viaje a Surtsey, comedia con tintes de drama que sigue la vida de dos amigos de toda la vida cuya mayor afición siempre ha sido “escaparse” a la montaña. Sus vidas les separaron con el tiempo, pero mientras uno ha prosperado el otro ha encadenado fracaso tras fracaso. Tras varios años deciden recuperar su tradición, esta vez junto a sus hijos. Ópera prima de Miguel Ángel Pérez y Javier Asenjo (quien también escribe el guión), la cinta está protagonizada por Raúl Fernández (El mal ajeno), Lucas Fuica (Di que sí), Elisa Drabben (serie Aquí no hay quien viva), Rosa Mariscal (serie Hospital Central), Pepe Anton Muñoz (Don Jaume, el conquistador) y Lucas Utray (La montaña rusa).

Por último, un documental español. El símbolo y el cuate es un recorrido por la historia de la música de los cantautores Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat y su profunda y estrecha relación con América Latina con motivo de la gira que durante 9 meses les llevó a recorrer 13 países en 2012. La película, dirigida por Francesc Relea, es un homenaje a esa relación tanto entre los dos artistas como con la cultura sudamericana, en la que para muchos uno es un símbolo que se alza más allá de la música y el otro es su colega, su cómplice, el cuate.

‘Alguien voló sobre el nido del cuco’, la cordura vista a través de la locura


Si hay un actor que representa la locura es Jack Nicholson. La mayoría de sus papeles, tengan o no un componente psicótico, terminan por completarse y engrandecerse gracias al histrionismo que les imprime el actor de Mejor… imposible (1997). Claro que muchos de los papeles clásicos y memorables que ha abordado a lo largo de su exitosa y dilatada carrera son mentalmente inestables. Uno de ellos, sin embargo, combina ambos mundos, el de la locura y el de la cordura, de forma tan magistral que logró numerosos premios en 1975, entre ellos el Oscar a la Mejor Película, al Mejor Actor y a la Mejor Actriz, Mejor Director y Mejor Guión Adaptado de la novela de Ken Kesey. Dado que este fin de semana la locura y la psicología llegan de la mano de La sombra de los otros, aprovechamos para analizar Alguien voló sobre el nido del cuco.

Cervantes, en un momento del Quijote, plantea la eterna pregunta de quién está más loco, si aquel que actúa, habla y piensa de forma poco convencional o los que, riéndose de él, siguen la corriente a sus locuras. En cierto sentido, la película dirigida por Milos Forman (Amadeus), aborda esa idea con una fuerza dramática inusitada, brindando la oportunidad de conocer qué ocurre cuando un hombre cuerdo se ve sometido a la férrea disciplina de un manicomio en el que trata de sembrar el caos y el desorden. Claro que, en este caso, la pregunta que cabe realizarse es ¿quién está más loco? ¿el que entra forzado en un centro especializado o el que lo hace voluntariamente?

La respuesta, que se revela con el trágico y demoledor final, se entreteje a lo largo de sus algo más de dos horas a través de las conversaciones con los internos, los encontronazos con los representantes de la ley dentro de esos muros, y los diversos intentos del protagonista por romper no solo con la rutina, sino por trasladar algo del mundo cuerdo al interior del edificio.

Y si bien es cierto que todos los personajes del film poseen algún tipo de locura o de obsesión psicótica, la rebelión del personaje de Nicholson contra el orden establecido roza también la psicopatía. Su carácter insurrecto, unido a ese histrionismo del propio actor que mencionábamos al comienzo, le convierten en una persona que, en términos coloquiales, “está loca”, no tanto por una visión de la realidad que no se ajusta a la del resto de individuos como por sus constantes intentos de convertir a los internos en compañeros de juerga.

Unos locos de lujo

Pero este mensaje, a ratos enternecedor, a ratos cómicos, e irremediablemente trágico en su final, no alcanzaría la profundidad narrativa y emotiva que logra si no fuera por diversos elementos puestos la servicio de una historia única. Por supuesto, la puesta en escena de Forman, sobria y clásica, ayuda a la sensación de orden y control que reina en el psiquiátrico, y a la que Nicholson trata de hacer frente sin lograrlo. Igualmente, la fotografía, con predominantes tonos ocres y pálidos, imprimen la idea visual de un lugar ajeno al paso del tiempo, un mundo donde cada día es igual que el anterior, y donde la alegría aportada por los colores vivos, la música o el aire libre ha muerto de inanición.

A todo esto se suma, empero, la labor de todos los actores sin excepción, un reparto de auténtico lujo que investigó y adquirió las vivencias necesarias para afrontar con solvencia y credibilidad unos personajes cuyas sutilezas físicas y mentales debían estar perfectamente delineadas. Por aquello de que sus rostros son más conocidos, destacan un Danny DeVito (L. A. Confidential) casi irreconocible en su locura y un Christopher Lloyd en la que es su segunda película, y de la que sin duda tomo algún que otro elemento para su científico algo alocado en Regreso al futuro.

Son solo algunos de los nombres que conforman un crisol de personalidades a cada cual más extravagante, capaces de pasar al segundo de un estado de serenidad a la manifestación más radical de sus patologías. Con todo, no solo los internos ofrecen una labor excepcional. Louise Fletcher (Crueles intenciones) compone una enfermera terrorífica en su rectitud, una recreación del mal más puro que puede haber en una sociedad: la opinión única. Gracias a su labor, el espectador aprecia el resto de personajes como miembros indefensos de este pequeño microcosmos que existe en Alguien voló sobre el nido del cuco, y logra convencer al espectador de que, aunque pueden existir bondad y preocupación en sus decisiones, las oculta tras actos algo crueles o inapropiados.

En el fondo, el film no deja de ser una representación tan original como demoledora de lo que sería una sociedad que vive bajo el control de una dictadura. Todos sus miembros acatan las normas de un ente único que elimina la pluralidad de opiniones. Cuando una voz se alza en su contra… bueno, simplemente se hace todo lo posible para silenciarla. Un mundo donde la locura se ha extendido de tal forma que el único hombre cuerdo es considerado como el verdadero loco.

La ‘Ira de titanes’ se enfrenta a los zombis españoles de ‘[REC]3 Génesis’


En el circuito de salas comerciales las épocas del año se distinguen gracias fundamentalmente a dos fenómenos: en invierno llegan a las pantallas estrenos que compiten por los premios inventados y por inventar, y que consecuentemente son considerados “de alto nivel”; en verano, por el contrario, las películas que son puro entretenimiento, destinadas a un consumo masivo para recaudar cuanto más mejor colapsan los multicines. Según esto, se podría decir que el fin de semana que comienza hoy, el del 30 de marzo, es el primero de la época estival si echamos un vistazo a los estrenos.

Y es que las nuevas propuestas vienen lideradas por dos llamativos títulos. El primero es Ira de titanes, secuela del remake de Furia de titanes con los mismos protagonistas y proyectada en el mismo formato que esta, el 3D, aunque a primera vista parece que se ha corregido el principal defecto de su predecesora, que fue convertida a las tres dimensiones y denostada por ello. Acción, aventura e impactantes efectos visuales promete esta historia en la que Perseo (Sam Worthington, que todavía tiene en cartel Al borde del abismo) debe volver a ayudar a los dioses ante la rebelión de los titanes, que adquieren poder a medida que la fe de los hombres en sus dioses se debilita. Liam Neeson (Love Actually), Ralph Fiennes (El jardinero fiel), Danny Huston (La conspiración) y Bill Nighy (El exótico Hotel Marigold) ponen cara a dioses y guerreros de la mitología griega, todos ellos dirigidos por Jonathan Liebesman (Invasión a la Tierra). Muy recomendable para palomiteros poco escrupulosos con la fidelidad a las historias de la antigüedad.

El otro gran estreno es la esperada [REC]3 Génesis, última entrega de la saga zombi española que llega acompañada de inmejorables críticas. Dirigida esta vez en solitario por Paco Plaza, y planteada como una precuela de los acontecimientos narrados en las dos partes anteriores, la acción se traslada a una boda donde Clara y Koldo verán cómo el día más feliz de sus vidas se torna en pesadilla. Leticia Dolera (De tu ventana a la mía) y Diego Martín (Amigos) son los protagonistas de esta cinta que promete terror, sangre y humor negro a raudales.

Lorax: En busca de la trúfula perdida es la nueva propuesta de los creadores de Gru, mi villano favorito. Proyectada también en 3D, la historia adapta un relato del Dr. Seuss en el que un joven debe salir fuera de las fronteras de la ciudad en busca de un objeto para ganarse el afecto de una chica. Para lograrlo, deberá descubrir la historia del Lorax, un criatura malhumorada pero de buen corazón a la que pone voz Danny DeVito (La guerra de los Rose). Dejando a un lado su poco cuidada animación (sobre todo si se compara con Pixar), el principal atractivo reside en los intérpretes: Zac Efron (high School Musical) y Taylor Swift (Historias de San Valentín) acompañan a DeVito.

Por su parte, Katherine Heigl vuelve a la pantalla grande con una comedia que mezcla romance y acción, un poco al estilo de Killers. En el caso de La cazarrecompensas, la protagonista de 27 vestidos da vida a una empleada de unos grandes almacenes que, tras perder su trabajo, se mete a cazarrecompensas. Una producción hecha a medida de la actriz que hará las delicias de sus seguidores y de los fans de este tipo de films. Dirigida por Julie Anne Robinson, especializada en comedias románticas como La última canción, en la película aparecen también Jason O’Mara (Terra Nova), John Leguizamo (Moulin Rouge) o Debbie Reynolds (Cantando bajo la lluvia).

En cuanto a las producciones europeas, hasta cinco títulos se cuelan en las carteleras españolas. Tres veces 20 años supone la segunda película de ficción para Julie Gavras (La faute à Fidel!), en la que William Hurt (Syriana) e Isabella Rossellini (La muerte os sienta tan bien) interpretan a un matrimonio en el que cada uno afronta la tercera edad de forma muy distinta. También es el turno de una nueva adaptación de Cumbres Borrascosas, esta vez dirigida por Andrea Arnold (Fish Tank) e interpretada por Kaya Scodelario (Moon), James Howson (en su debut en el cine), Nichola Burley (StreetDance 3D) y Steve Evets (Buscando a Eric) entre otros.

El documental queda representado por una producción alemana sobre un personaje español. Bulli: Cooking in progress supone una mirada a la cocina de Ferran Adriá y su concepto de creatividad e innovación. Dirige Gereon Wetzel, especialista en documentales. Junto a ella, y proveniente de China, Historias de Shanghai explica la historia de esta ciudad en constante evolución que se vio marcada por la revolución comunista. Dirige Jia Zhang-ke.

Por su parte, el drama El último cowboy llega con más de dos años de retraso a España. Producida por Finlandia y Alemania, esta producción dirigida por Zaida Bergroth narra la historia de dos hermanos que crecen marcados por la tragedia que desencadena uno de ellos cuando, siendo un niño, encuentra una carta que desencadena peleas entre sus padres. Delante de las cámaras encontramos a Lauri Tilkanen, Tommi Korpela (Rare Exports) y Martti Suosalo (El baile a ciegas).

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: