‘Viudas’: ¿víctima o verdugo?


Cinco años. Ese es el tiempo que ha pasado desde que Steve McQueen (Hunger) se puso tras las cámaras de un largometraje. Eso no quiere decir que haya estado parado, pero sí indica el tiempo que se ha tomado para madurar su siguiente film, un thriller clásico en su desarrollo pero atípico en su concepción, con numerosos giros argumentales finales que construyen un relato crudo, frío y poco dado a concesiones.

Porque, en efecto, Viudas tiene todos los ingredientes que una buena cinta de suspense puede tener. Un golpe que sale mal, una venganza, una amenaza de muerte y un segundo golpe para resarcir una deuda, todo ello mezclando la política con los bajos fondos. En este sentido, puede que el guión sea poco ambicioso en sus primeros instantes, limitándose a plasmar con elegancia los conceptos vistos en infinidad de títulos similares. Y puede que esta sea la mayor de sus debilidades, toda vez que hay momentos en los que es ciertamente previsible. Sin embargo, esto queda equilibrado con la concepción del relato, que pone el foco en algo que hasta ahora siempre formaba parte de las tramas secundarias.

El hecho de que sean las mujeres de los ladrones las que se pongan manos a la obra, ninguna de ellas metida en el mundo delictivo de sus maridos, aporta no solo originalidad, sino un interés muy concreto y un dramatismo con el que el director juega en todo momento. Con este punto de partida McQueen compone una historia de redención cuyo final, en contra de lo que pueda parecer, es de todo menos previsible. Si bien es cierto que el primer gran punto de giro se produce más bien pronto en el desarrollo, eso lejos de ser un problema se convierte en una oportunidad de introducir nuevos giros que, aunque no resultan tan impactantes, aportan un mayor grado de complejidad al sentido final de los acontecimientos.

Un final que eleva, y mucho, la por otro lado notable labor realizada durante todo el metraje de Viudas. Metraje largo y a veces previsible pero que en manos de McQueen se convierte en un viaje dramático de primer orden, con algunos hallazgos visuales sencillamente apabullantes, como el comienzo en la furgoneta o una conversación durante un trayecto en coche. El director aprovecha los recursos que le ofrece la narración para crear un relato único, duro y calculado en el que los actores ofrecen una labor espléndida y en la que los héroes y los villanos se confunden para dejar claro que las víctimas, en este caso las mujeres, toman las riendas de sus historias.

Nota: 7/10

Anuncios

‘El Grinch’ más animado llega para robar la Navidad a las ‘Viudas’


Último viernes de noviembre y primer fin de semana de diciembre. Y eso significa que la Navidad está cerca, con todo lo que implica. En lo que a estrenos se refiere, películas de marcado corte familiar y navideño. Pero este viernes día 30 también se presentan otros estrenos de corte muy diferente y sumamente atractivos para el gran público.

Aunque no cabe duda de que la novedad más importante es El Grinch, nueva versión animada del famoso relato del Dr. Seuss en el que un solitario cascarrabias decide robar la Navidad de su pueblo al descubrir que sus vecinos pretenden hacer la mayor celebración que se recuerda. Para poder llevar a cabo su plan, el Grinch se disfraza de Santa Claus, aunque sus planes chocarán de frente con la ilusión desbordante de una niña pequeña que solo quiere conocer a Papá Noel para darle las gracias por ayudar a su madre. Yarrow Cheney (Mascotas) y Scott Mosier se ponen tras las cámaras de esta comedia de aventuras creada por Illumination y con capital estadounidense, chino, japonés y francés. Las principales voces en la versión original pertenecen a Benedict Cumberbatch (Vengadores: Infinity War), Cameron Seely (El gran showman), Rashida Jones (Cuban fury), Pharrell Williams (Popstar) y Angela Lansbury (Los pingüinos del Sr. Poper).

Muy diferente es el thriller Viudas, nueva película de Steve McQueen tras 12 años de esclavitud (2013). La trama gira en torno a cuatro mujeres sin nada en común, salvo el hecho de que todas ellas han heredado una deuda por las actividades criminales de sus maridos fallecidos. A medida que la presión aumente las cuatro viudas deciden tomar las riendas de su destino y unirse para conseguir lo que por derecho les pertenece y recuperar así sus vidas. El extenso y conocido reparto de esta coproducción entre Reino Unido y Estados Unidos basada en la obra homónima de Lynda La Plante está encabezado por Viola Davis (Fences), Michelle Rodríguez (Dulce venganza), Elizabeth Debicki (Breath), Cynthia Erivo (Malos tiempos en El Royale), Colin Farrell (La seducción), Liam Neeson (Silencio), Jon Bernthal (El contable), Manuel García-Rulfo (Asesinato en el Orient Express), Robert Duvall (El juez) y Carrie Coon (Los archivos del Pentágono), entre otros.

Puramente norteamericana es Cadáver, cinta de terror que arranca cuando un exorcismo sale mal y se cobra la vida de una joven. Meses después otro cuerpo desfigurado llega a la morgue en la que trabaja una chica que, a solas en los pasillos del sótano, empezará a experimentar espeluznantes visiones que la llevarán a sospechar de que el cadáver portaba una fuerza demoníaca. Diederik Van Rooijen (Daglicht) se pone tras las cámaras de esta historia protagonizada por Stana Katic (serie Castle), Shay Mitchell (Feliz día de la madre), Grey Damon (Percy Jackson y el mar de los monstruos), Kirby Johnson (5150). Louis Herthum (serie Westworld) y Nick Thune (Deseo peligroso).

Fuera de los estrenos estadounidenses destaca El hombre que inventó la Navidad, film con capital canadiense e irlandés que adapta la obra de Les Standiford acerca del viaje que llevó a la creación del personaje de Ebenezer Scrooge y otros protagonistas del cuento atemporal ‘A Christmas Carol’ de Charles Dickens. Dirigida por Bharat Nalluri (Un gran día para ellas), la obra cuenta en su reparto con Dan Stevens (serie Legión), Christopher Plummer (Remember), Jonathan Pryce (Lo que de verdad importa), Miriam Margolyes (Un desmadre de viaje) y Bill Paterson (The healer).

Desde Francia llega Los fantasmas de Ismael, drama romántico con tintes de thriller que dirige Arnaud Desplechin (Tres recuerdos de mi juventud) y cuyo argumento se centra en un director de cine cuya vida da un giro el día que regresa un antiguo amor, justo cuando está a punto de comenzar su nueva película. Mathieu Amalric (Grandes familias), Marion Cotillard (Assassin’s Creed), Charlotte Gainsbourg (Independence Day: Contraataque), Louis Garrel (Los dos amigos) y Alba Rohrwacher (Testigo) son los principales actores.

En cuanto a la producción española, varias son las propuestas. Durante la tormenta es el título de un thriller dramático dirigido por Oriol Paulo (Contratiempo) cuyo punto de partida es cuanto menos original. Durante una interferencia entre dos tiempos una joven madre felizmente casada salva la vida de un niño que vivió en su casa 25 años antes. Este cambio en el pasado tendrá consecuencias terribles en el presente, pues la mujer se levanta al día siguiente en una realidad en la que su hija nunca nació. El reparto está encabezado por Adriana Ugarte (Julieta), Chino Darín (La reina de España), Javier Gutiérrez (El autor), Álvaro Morte (serie La casa de papel), Miquel Fernández (La llave de la felicidad) y Nora Navas (El ciudadano ilustre).

También llega a la cartelera Entre dos aguas, drama que recupera la historia contada en La leyenda del tiempo (2006). Así, los protagonistas son dos hermanos gitanos, uno encarcelado por narcotráfico y otro enrolado en la Marina. Cuando el primero sale de prisión regresa a su hogar, donde se encuentra con el segundo, recién llegado de una misión. El reencuentro reaviva el recuerdo de la muerte violenta de su padre mientras el primero trata de recuperar a su familia. Pero los intentos de recuperar sus vidas y vivir de forma legal no siempre funcionan. Isaki Lacuesta (Murieron por encima de sus posibilidades) vuelve a ponerse tras las cámaras de esta historia con tintes de documental protagonizada por Israel Gómez Romero, Francisco José Gómez Romero y Óscar Rodríguez.

España también colabora, junto a República Dominicana, en Miriam miente, drama dirigido a cuatro manos por Natalia Cabral y Oriol Estrada, autores del documental El sitio de los sitios (2016). La trama arranca cuando una joven de 14 años inicia una relación por internet con un joven. A punto de cumplir 15 años, y con una fiesta familiar en marcha, la adolescente conoce finalmente al chico. A partir de ese momento tendrá que buscar el modo de decirle a su familia que su novio es negro. El reparto está encabezado por Frank Perozo (Las siete muertes), Vicente Santos (Del color de la noche), Ana Maria Arias (Cuentas por cobrar), Cecile van Welie (Ovni), Margaux Da Silva (Dinero fácil) y Pachy Méndez (Algún lugar).

El último de los estrenos con capital europeo es Genezis, producción húngara que aborda tres historias diferentes basadas en hechos reales acerca de la familia. Una de ellas está protagonizada por un niño que vive una persecución étnica; otra por un adolescente que busca su lugar en el mundo; y la última por una abogada que no ha superado la muerte de su hija. Escrita y dirigida por Árpád Bogdán (Boldog új élet), la cinta está protagonizada por Milán Csordás, Anna Marie Cseh (La juventud), Eniko Anna Illesi, Lídia Danis (Matones sobre ruedas), Zsolt Kovács (Tréfa) y Levente Molnár (El hijo de Saúl).

Procedente de Argentina llega El amor menos pensado, comedia romántica dirigida por Juan Vera en la que es su ópera prima. La trama arranca cuando una pareja que lleva 25 años casada decide separarse de mutuo acuerdo cuando su hijo abandona el hogar para irse a la universidad. La nueva vida de solteros les resulta fascinante al principio, pero pronto comienzan a plantearse preguntas sobre el amor, la fidelidad o el deseo. Ricardo Darín (Todos lo saben), Mercedes Morán (Maracaibo), Claudia Fontán (La reconstrucción) y Andrea Pietra (Tuya) encabezan el reparto.

También de Sudamérica procede La francesita, drama histórico chileno realizado en 2017 por Gonzalo Justiniano (Lokas), quien también escribe el guión. La historia está ambientada en 1983, durante la dictadura de Pinochet. En este contexto, una mujer que vive con su madre y su hija en un barrio marginal de Santiago, en Chile, recibe la visita de un ingenuo joven misionero norteamericano. A través de su cámara descubrirá cómo la población lucha por sobrevivir en una situación anormal pero normalizada a la fuerza. Entre los principales actores encontramos a Nathalia Aragonese (Prueba de actitud), Elías Collado, Daniel Contesse y Luis Dubó (Alma).

En lo que a documental se refiere, Hotel Explotación: Las Kellys aborda la situación que viven más de 200.000 mujeres en España que trabajan como camareras de habitación, pero que son uno de los activos más invisibles del sector de la hostelería. En 2016 decidieron organizarse para reclamar sus derechos. La cinta está dirigida por Georgina Cisquella (Cada dona, un vot).

El último de los estrenos es Quinqui Stars, film a medio camino entre el documental y la ficción que aborda el fenómeno de las transformaciones de los años 70 y 80 en la periferia de Madrid, donde muchos jóvenes se vieron abocados a la delincuencia para sobrevivir a esos procesos de cambio económico, político y social. Un fenómeno que ha sido abordado en numerosas películas y que ahora Juan Vicente Córdoba (A golpes) recoge en esta obra que cuenta con testimonios de personalidades de la cultura.

‘Malos tiempos en El Royale’: Una última noche en la frontera


Drew Goddard, autor de guiones de algunas de las series más importantes de unos años para acá y director de La cabaña en el bosque (2012), posiblemente solo necesite una historia contundente y dramática para hacerse un nombre. Pero lo que está fuera de toda duda es de que estamos ante uno de los jóvenes autores con más talento de las nuevas generaciones de directores y guionistas. Su última película es un ejemplo en todos los sentidos, aunque todavía evidencia una necesidad de afinar algunos aspectos.

Porque si algo tiene Malos tiempos en El Royale es originalidad. Originalidad en su guión, en el tratamiento del mismo y en su puesta en escena. Con evidentes influencias al cine de Tarantino, el director compone una obra que, como si de una cebolla se tratara, se desprende capa a capa de su planteamiento inicial para desvelar los secretos de unos personajes a cada cual más complejo. Es cierto que en este proceso se deja algunas cosas de cierta relevancia por el camino, pero eso no impide que la cinta se comprenda y se disfrute. El hecho de que la historia se construya sobre los secretos del pasado de cada personaje y los propios secretos del hotel permite al film crecer dramáticamente hasta alcanzar un clímax un tanto atípico en el que la frontera entre héroes y villanos se diluye para ofrecer una pequeña muestra de la sociedad en la que cada uno lucha contra sus propios demonios y persigue sus propios intereses.

Visualmente hablando, estamos ante un film tan clásico como original, que a través de esa frontera entre California y Nevada construye toda una imaginería pocas veces vista. Los contrastes entre los diferentes escenarios, desde ese aparcamiento en el que la lluvia no para de caer hasta el pasillo en el que se espía a los huéspedes, pasando por la recepción o las propias habitaciones, ayudan a crear un ambiente malsano en toda la ficción, que de nuevo recuerda a Tarantino por su uso cromático de los diferentes ambientes y el contraste no solo entre ellos, sino con los propios personajes, todos ellos sumamente atractivos y todos ellos interpretados notablemente por los actores.

Entre sus puntos más débiles quedan algunas motivaciones poco explicadas y cierta falta de ambición en algunas secuencias, no solo en la narración utilizada sino en el propio guión. Pero en todo caso, Malos tiempos en El Royale es una obra notable, entretenida, con personajes apasionantes y una puesta en escena impecable. Habrá quienes la tachen de copia a obras como Pulp Fiction (1994) o Four Rooms (1995), pero nada más lejos de la realidad. Puede que la estética evoque en determinados momentos a la obra y el estilo de Tarantino, pero Goddard tiene personalidad propia, y su segunda película como director nos sitúa ante un autor a tener en cuenta.

Nota:7,5/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: