‘La monja’: terror infernal de andar por casa


En muy poco tiempo el díptico de ‘Expediente Warren’ se ha convertido en todo un referente del cine de terror. Su uso de los ambientes, el reparto sólido y, sobre todo, unas historias con una cierta base de verdad (sobre todo la segunda entrega) las han convertido por derecho propio casi en clásicos modernos. Y todo ello ha derivado en una explotación sin miramientos del fenómenos, con derivados que poco o nada tienen que ver con ambos films, ni en temática ni en tratamiento. El último de esos films es el que dirige Colin Hardy (The Hallow), una rápida sucesión de sustos y lugares comunes.

Y es que el principal problema de La Monja es que no tiene historia. O al menos una no muy desarrollada. Lo justo para situar a dos personajes con un pasado y el enemigo a batir. El resto es una carrera contrarreloj de poco más de 90 minutos en la que los estridentes sustos se suceden casi sin descanso, y en la que queda poco margen para ahondar en algo que no sea arrancar algún que otro grito del espectador. Con esto, resulta difícil poder alcanzar algún grado de empatía con los protagonistas, salvo tal vez con el rol interpretado por Jonas Bloquet (Tonnerre), quien por cierto aporta un toque cómico a la historia que es de lo mejor del film, y que podría haber sido mucho más relevante si la trama hubiera ahondado en el terror auténtico.

Esto no quita para que la cinta logre entretener, en buena medida gracias a su ajustado metraje. Cuando Hardy opta por dar vida al escenario tétrico y decrépito en el que se desarrolla la historia, el film crece en intensidad, mostrándose como una producción que juega con los tiempos, que aprovecha las posibilidades de los pasillos, las criptas o los cementerios para construir todo un ambiente de tensión dramática. El problema es que, una vez creado, parece empeñado en destruirlo con una sucesión de momentos que terminan por dar al traste con ese punto de partida, con escenas más visuales en las que la criatura aparece en su máximo esplendor, sea en la forma que sea.

Todo esto hace que La monja sea una producción muy diferente y algo alejada del mundo de ‘Expediente Warren’, por mucha escena inicial y final que trate de unir ambos films. No es que sea una mala cinta de terror o no encuentre acomodo dentro del género, es que en ningún momento está planteada como un producto con alma propia. El guión apenas tiene desarrollo dramático, y el poco que tiene se antoja arquetípico, visto en cientos de producciones de corte similar en las que la religión es el eje central. La mano de Hardy tras las cámaras tampoco aporta algo novedoso, y su uso de los recursos terroríficos es algo tosco (con todo, tiene algún momento inspirado). Tan solo el reparto logra aportar cierta entidad a sus personajes. A decir verdad, con todos los elementos en la mano, su potencial era mayor del que finalmente se muestra en pantalla.

Nota: 6/10

‘La monja’ promete terror en medio de ‘Un océano entre nosotros’


Septiembre va a ser un mes al menos interesante para un amplio espectro del público. Producciones destacadas llegan estas semanas a la cartelera española, y comienzan por este viernes día 7 con una propuesta de terror esperada por los fans. Por supuesto, no llega sola. De hecho, su estreno coincide con el de títulos para todo tipo de público.

Pero sin duda el estreno de la semana es La monja, spin-off de Expediente Warren: El caso Enfield (2016) que promete más de un susto a todo aquel que se atreva a entrar en la sala de cine. La historia arranca con el suicidio de una monja de clausura en una abadía de Rumanía. Para investigar lo sucedido el Vaticano envía a un sacerdote con un pasado tormentoso y a una joven novicia a punto de tomar sus votos. Juntos tendrán que enfrentarse a los secretos de la Orden y a una fuerza para la que no están preparados. Dirigida por Corin Hardy (The hallow), la cinta está protagonizada por Demián Bichir (serie The bridge), Taissa Farmiga (serie American Horror Story), Jonas Bloquet (Elle), Ingrid Bisu (Periferic), Charlotte Hope (Un reino unido), Sandra Teles (Holding back) y Bonnie Aarons (The fighter).

Muy diferente es I love dogs, comedia dramática dirigida por Ken Marino (Instrucciones para ser un latin lover) que aborda las vidas de varios dueños de perros en Los Ángeles y cómo cambian a medida que la rutina de unos se cruza con la de otros, todo siempre con sus mascotas como nexo de unión. Nina Dobrev (Enganchados a la muerte), Vanessa Hudgens (Machete kills), Lauren Lapkus (The unicorn), Finn Wolfhard (serie Stranger things), Eva Longoria (Lowriders) y Thomas Lennon (serie Arma letal) son los principales actores.

Entre los títulos europeos destaca la británica Un océano entre nosotros, drama biográfico que narra la historia de Donald Crowhurst, un hombre aficionado a la vela que en 1968 decide participar en la Sunday Times Golden Globe Race para dar la vuelta al mundo en solitario y en un barco todavía inacabado, dejando a su mujer y sus dos hijos en tierra. James Marsh (La teoría del todo) se pone tras las cámaras, mientras que en pantalla veremos a Rachel Weisz (Negación), Colin Firth (Kingsman: El círculo de oro), David Thewlis (Liga de la Justicia), Jonathan Bailey (The young Messiah), Mark Gatiss (Absolutamente fabulosas) y Simon McBurney (Misión: Imposible – Nación secreta).

Varios son los films españoles que se estrenan esta semana, entre ellos Cuando los ángeles duermen, thriller dramático escrito y dirigido por Gonzalo Bendala (Asesinos inocentes) cuyo punto de partida es el viaje de regreso a casa de un honrado padre de familia. En dicho viaje se cruzará con dos adolescentes que darán un vuelco a su vida y que convertirán esa noche en la peor de sus pesadillas. El reparto está encabezado por Julián Villagrán (Abracadabra), Marian Álvarez (La niebla y la doncella), Ester Expósito (serie Estoy vivo), Marisol Membrillo (Magical girl), Adolfo Fernández (Alpha) y Christian Mulas (Toro).

El drama es el protagonista de Las distancias, otra de las producciones españolas de este viernes que arranca cuando cuatro amigos realizan un viaje sorpresa a Berlín para visitar al quinto miembro del grupo por su 35 cumpleaños. Pero cuando este no les recibe como esperan lo que se producirá será una reflexión en torno al sentido de su amistad y al modo en que han cambiado sus vidas desde que las imaginaran cuando eran jóvenes. Elena Trapé (Blog) es la encargada de poner en imágenes esta historia protagonizada por Alexandra Jiménez (Toc Toc), Miki Esparbé (Cuerpo de élite), Isak Férriz (Lobos sucios), Bruno Sevilla (Como reinas) y Maria Ribera (No quiero perderte nunca).

La tercera película con sello español es Carmen y Lola, drama romántico escrito y dirigido por Arantxa Echevarría (7 from Etheria) que aborda la relación homosexual de dos adolescentes gitanas que no parecen seguir los pasos que tradicionalmente están marcados para ellas. A pesar de sus diferencias (una sueña con ir a la universidad y otra se conforma con un trabajo que ya ha conseguido), un encuentro fortuito entre ambas despertará en ellas algo que no pensaban que pudieran sentir. Zaira Morales, Rosy Rodríguez, Moreno Borja, Rafaela León y Carolina Yuste (serie La sonata del silencio) son los prácticamente anónimos protagonistas.

También pertenece al drama, y también tiene capital español, El pomo azul, cuya trama gira en torno a una mujer que busca un piso donde poder desarrollar un futuro común con su pareja aparentemente consolidada. Su mundo cambiará por completo el día que encuentre un extraño anuncio: una pareja de ancianos regala su piso a la pareja que logre realizar una serie de pruebas a cada cual más extravagante. Montse Bodas y Raquel Gómez Troyano escriben y dirigen la que es su ópera prima, que está protagonizada por Aurora González, Ricardo Lacámara (serie Olmos y Robles), Selica Torcal (serie Con el culo al aire), Anzony Blanco y Antonio Esquivias (serie Tarancón. El quinto mandamiento).

Terminamos este repaso con Mary y la flor de la bruja, aventura familiar de animación japonesa que adapta a la gran pantalla el relato de Mary Stewart en el que una joven que vive en el campo con su tía se encuentra una noche con una escoba y una flor que le otorga increíbles poderes mágicos, pero solo por unas horas. Gracias a ellos llega a una extraña escuela de magia en la que deberá descubrir el secreto que se esconde detrás de las terribles cosas que están ocurriendo en dicha escuela. Dirigida a cuatro manos por Hiromasa Yonebayashi (El recuerdo de Marnie) y Giles New, quien se encarga de supervisar la versión inglesa, la cinta cuenta con las voces, en su versión original, de Hana Sugisaki (La espada del inmortal), Fumiyo Kohinata (Soromon no gishou), Ryûnosuke Kamiki (Taiyô), Hikari Mitsushima (Gukôroku) y Jirô Satô (Tenkû no hachi).

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: