Richard Gere lo consigue todo, incluso ‘La promesa’ de Christian Bale


El verano cinematográfico se toma un descanso en lo que a blockbusters se refiere para presentar, en este primer fin de semana de junio, numerosos títulos nuevos que, además de variedad, ofrecen al espectador historias alejadas de histrionismos o la espectacularidad que suele acompañar a los grandes estrenos de estas fechas. De hecho, solo hay que echarle un vistazo a la principal novedad de este viernes, día 2, para percatarse de que este es un fin de semana diferente.

Y es que los títulos de esta semana están encabezados por Norman, el hombre que lo conseguía todo, thriller dramático con capital estadounidense e israelí protagonizado por Richard Gere (El nuevo exótico hotel Marigold) y cuya trama se centra en un empresario de nivel bajo y amigo de un joven político que pasa por su peor momento. Tres años después, cuando el político se convierte en líder mundial, la vida del hombre de negocios cambia por completo. Escrita y dirigida por Joseph Cedar (Beaufort), la cinta completa su reparto con Lior Ashkenazi (La dune), Michael Sheen (serie Masters of sex), Charlotte Gainsbourg (Samba), Dan Stevens (serie Legión), Steve Buscemi (Con la magia en los zapatos) y Hank Azaria (Los pitufos 2).

Estados Unidos también colabora, en este caso junto a España, en La promesa, drama histórico dirigido por Terry George (Atraco en Belfast) que, ambientado en la caída del Imperio Otomano en los años 20 del pasado siglo, se centra en el triángulo amoroso formado por un estudiante de medicina, una bella mujer y un periodista norteamericano, que deberán afrontar sus sentimientos en un mundo que se desmorona a su alrededor. Entre los actores del film destacan Christian Bale (La gran apuesta), Oscar Isaac (X-Men: Apocalipsis), Charlotte Le Bon (Un viaje de diez metros), Jean Reno (Escuadrón de élite), Shohreh Aghdashloo (Los últimos caballeros), Tom Hollander (Misión: Imposible – Nación secreta), Alicia Borrachero (Vidas pequeñas) y Daniel Giménez Cacho (El Jeremías).

En lo que a cine europeo se refiere, el principal estreno es Marie Curie, biopic en clave de drama romántico que dirige Marie Noelle (Ludwig II) y cuya historia se centra en el momento en que la famosa científica gana el Premio Nobel de Física mientras mantiene una relación sentimental con un hombre casado. La alegría y la importancia del premio se verán empañados por las acusaciones de adulterio. Karolina Gruszka (Trick), Charles Berling (Elle), André Wilms (Pause), Daniel Olbrychski (Salt), Arieh Worthalter (Asalto en París) y Samuel Finzi (Fritz Lang) encabezan el reparto.

Antes de pasar a las novedades españolas, un thriller de 2015. La cara oculta de la Luna, producida entre Alemania y Luxemburgo, adapta la novela de Martin Suter acerca de un abogado que presencia el suicidio de un hombre de negocios al que arruinó tiempo atrás. Incapaz de seguir con su vida, el hombre deja todo para iniciar un viaje junto a una chica hippie por un bosque, y con el que el abogado perderá el control de su vida. Dirigida por Stephan Rick (Unter Nachbarn), la película está protagonizada por Moritz Bleibtreu (La dama de oro), Jürgen Prochnow (El código Da Vinci), Nora von Waldstätten (Los cinco y la isla del tesoro), André Hennicke (Solness) y Nino Porzio (serie Alerta cobra).

La comedia romántica es protagonista en Como la espuma, nuevo film escrito y dirigido por Roberto Pérez Toledo (Al final todos mueren) que arranca cuando 15 personas se reúnen en una antigua mansión, en la que tendrá lugar una orgía improvisada. Fruto de este encuentro surgirán romances, desencuentros, desamores y relaciones que cambiarán para siempre la vida de los protagonistas. Esta cinta con capital español está protagonizada por Sara Sálamo (Tres 60), Daniel Muriel (Azuloscurocasinegro), María Cotiello (Las 13 rosas), Miguel Diosdado (serie Bandolera), Pepe Ocio (Ignacio de Loyola), Carlo D’Ursi (La punta del iceberg) y Nacho San José (People you may know).

Este viernes la cartelera suma igualmente a Mil cosas que haría por ti, producción española que gira en torno a un joven que pierde un carísimo reloj, regalo de su novia por su cumpleaños. Esto provoca que ella decida romper la relación, por lo que el chico inicia una búsqueda para recuperarlo y poder volver con ella. Pero lo que parecía algo sencillo se complica cada vez más a cada paso. Esta comedia está dirigida por Dídac Cervera (Los inocentes), y en su reparto cuenta con Peter Vives (Eva), Carmina Barrios (Carmina y amén.), Iris Lezcano (serie Sin tetas no hay paraíso), Jordi Vilches (La banda Picasso), Boris Ruiz (Los ojos de Julia) y Cristina Brondo (Pecados).

También española es Bittersweet days, debut en el largometraje de Marga Melià, quien escribe y dirige esta comedia dramática con tintes románticos cuya historia comienza cuando el novio de una joven tiene que trasladarse temporalmente a Londres por trabajo, lo que le obliga a ella a buscar un compañero de piso. El elegido es un extrovertido fotógrafo holandés. La convivencia hará que los dos se replanteen el modo en que afrontan la vida. Entre los principales actores encontramos a Patricia Caballero, Joan Miquel Artigues (serie El secreto de Puente Viejo), Brian Teuwen y Esther González.

El cuarto film de producción nacional es Cine Basura: La película, comedia de ciencia ficción que supone el debut en el largometraje de Paco Fox y Miguel Ángel Viruete, y que gira en torno a dos videobloggers especializados en películas malas que abren una puerta entre el mundo de este cine basura y nuestra realidad, con el “fatídico” resultado de que la cutrez invade nuestro mundo. El propio Paco Fox protagoniza el film junto a Miguel Ángel Aijón (Una de zombies), Natalia Bilbao (Poveda), Maite Medina, Alejandra Saba (Ella & Él) y Carlos Zapata.

Francia y Egipto participan en Clash, thriller dramático que transcurre en El Cairo dos días después de la destitución de Mohamed Mursi. En ese momento, un furgón policial ocupado por decenas de personas detenidas por sus ideas políticas y sus creencias religiosas expondrán los distintos puntos de vista de los diferentes bandos con el objetivo de salir indemnes del futuro que les aguarda. Mohamed Diab (El Cairo 678) es el encargado de dirigir esta cinta en cuyo reparto hallamos nombres como los de Nelly Karim (The blue elephant), Waleed Abdel Ghany, Mahmoud Fares y Ahmed Abdelhamid Hefny.

La animación tiene como única representante la cinta Nur y el templo del dragón, adaptación de la novela de Toti Martínez de Lezea acerca de un joven que se traslada a vivir a China con su familia. Poco a poco hace nuevos amigos, uno de los cuales le invita a su cumpleaños en un parque de atracciones. Durante la fiesta el homenajeado desaparece, y el joven iniciará, junto a un grupo, la búsqueda de su amigo, para lo que deberán superar un laberinto y las pruebas que les permitan atravesar las nueve puertas del dragón. El film está dirigido por Juan Bautista Berasategui (El embrujo del sur).

Para finalizar, un documental. O mejor dicho, una combinación de drama y documental. Correspondencias es el título del film portugués escrito y dirigido por Rita Azevedo Gomes (Frágil como o mundo) que se centra en el intercambio de cartas entre Sophia Mello Breyner Andresen y Jorge de Sena, dos de los escritores más importantes del siglo XX en aquel país. Esta correspondencia es puesta en escena para potenciar la complicidad que se crea entre ambos, y en la que la historia, la política y la libertad se mezclan. Rita Durão (Quaresma), Anna Leppänen (serie I love it), Pierre Léon (La France) y Eva Truffaut (La piel dura) son los encargados de dar vida a estas cartas.

 

Anuncios

Pitt, Bale, Gosling y Carrell son ‘La gran apuesta’ de la semana


Estrenos 22enero2016Como suele ser habitual, enero está siendo un mes muy interesante desde el punto de vista cinematográfico. Es época de estrenos llamados a convertirse en lo mejor del año, y prácticamente todas las semanas llega a la cartelera algún título con al menos una nominación. Hoy viernes, 22 de enero, no es menos.

Desde luego, lo más interesante es La gran apuesta, drama basado en la historia real de cuatro hombres que descubren que el sistema financiero está a punto de colapsar. Ante la negativa a aceptarlo por parte de entidades financieras, gobiernos y medios de comunicación, deciden realizar una apuesta en forma de arriesgadas inversiones. Sin embargo, su estrategia les pondrá en contacto con el lado oscuro de la banca moderna. Basado en el libro de Michael Lewis, la cinta está dirigida por Adam McKay (Los otros dos) y protagonizada por Brad Pitt (Corazones de acero), Christian Bale (Exodus: Dioses y reyes), Ryan Gosling (Gangster Squad), Steve Carrell (Foxcatcher), Melissa Leo (serie Wayward Pines) y Marisa Tomei (Y de repente tú), entre otros.

Muy diferente es La quinta ola, film de ciencia ficción que combina acción y aventura en una trama que narra cómo la Tierra ha sufrido cuatro ataques en forma de oleadas que han diezmado la población mundial. En este mundo apocalíptico una joven trata de salvar a su hermano de la anunciada quinta ola, que terminará con la especie humana. Solo un joven parece ser la única esperanza de lograr un sitio seguro donde sobrevivir. J Blakeson (La desaparición de Alice Creed) dirige esta propuesta basada en la novela de Rick Yancey, mientras que Chloë Grace Moretz (The equalizer), Liev Schreiber (serie Ray Donovan), Maria Bello (Prisioneros), Maika Monroe (It follows), Ron Livingston (Vacaciones), Maggie Siff (serie Hijos de la Anarquía), Nick Robinson (Jurassic World), Alex Rose (serie The cut) y Tony Revolori (El gran hotel Budapest) encabezan el reparto.

El público infantil tiene como principal propuesta Alvin y las ardillas: Fiesta sobre ruedas, cuarta entrega de las aventuras de estos personajes que, en esta ocasión, les sitúa ante un dilema inesperado. Una serie de malentendidos llevan a los protagonistas a pensar que Dave pretende pedir matrimonio a su nueva novia, algo que el resto tratará de evitar dado que no solo le perderían, sino que ganarían un terrible hermanastro. Aventura y humor se dan cita en este film dirigido por Walt Becker (Dos canguros muy maduros) y que cuenta con un reparto integrado por Jason Lee (Columbus circle) y las voces de Justin Long (Tusk), Matthew Gray Gubler (Beautiful girl), Jesse McCartney (88), Kaley Cuoco (serie The Big Bang theory), Christina Applegate (Los amos de la noticia) y Anna Faris (Les doy un año).

Otra adaptación literaria que llega esta semana es The end of the tour, obra que recoge la relación entre el periodista de la revista Rolling Stone, David Lipsky (autor del libro), y el escritor David Foster Wallace durante la promoción de su novela ‘La broma infinita’. El encargado de poner en imágenes este drama es James Ponsoldt (Aquí y ahora), quien también se encarga de dirigir a Jesse Eisenberg (Ahora me ves…), Joan Cusack (Las ventajas de ser un marginado), Anna Chlumsky (serie Hannibal), Jason Segel (Si fuera fácil), Ron Livingston, que estrena por partida doble, y Mamie Gummer (Ricki).

También estadounidense es el drama musical con dosis de fantasía Jem y los hologramas, cinta dirigida por Jon M. Chu (G.I. Joe: La venganza) que sigue el viaje de cuatro hermanas desde su éxito en el mundo del vídeo underground hasta la fama mundial, que les llevará a conocer diferentes estilos de vida y de música, y que les permitirá crear su propio destino. Aubrey Peeples (serie Nashville), Stefanie Scott (Insidious: Capítulo 3), Hayley Kiyoko (Hello, my name is Frank), Ryan Guzman (April rain) y Juliette Lewis (Agosto) interpretan a los principales personajes.

Pasamos ahora a los estrenos europeos, y entre ellos destaca La juventud, cinta que cuenta con capital francés, italiano, suizo e inglés y cuya trama gira en torno a dos viejos amigos que se acercan a los 80 años y que deciden aprovechar el tiempo que saben que se les acaba en un bello hotel al pie de los Alpes. Uno, director de cine, quiere terminar su última gran obra; el otro, director de orquesta, no desea volver a una carrera con la que terminó hace tiempo. Escrita y dirigida por Paolo Sorrentino (La gran belleza), la película está protagonizada por Michael Caine (Interestellar), Harvey Keitel (El congreso), Rachel Weisz (El legado de Bourne), Paul Dano (Looper) y Jane Fonda (Ahí os quedáis).

Francia e Italia también están detrás de Mia madre, drama con tintes familiares dirigido e interpretado por Nanni Moretti (Habemos Papam) que se centra en una directora de cine en plena crisis sentimental y existencial que debe hacer frente a la muerte de su madre, para lo que contará con el apoyo de su hermano y de un excéntrico actor. En el reparto también encontramos a Margherita Buy (Viajo sola), John Turturro (Aprendiz de gigoló), Stefano Abbati (Matrimoni e altri disastri), Beatrice Mancini y Giulia Lazzarini (Capitan Basilico).

Terminamos el repaso con Midiendo el mundo, producción alemana de 2012 que se basa en la novela de Daniel Kehlmann y que dirige Detlev Buck (Hopnick). La trama, ambientada en 1799, narra la relación entre matemático Carl Friedrich Gauss y el geógrafo Alexander von Humboldt para tratar de descifrar y medir el mundo. El resultado fue una lucha contra la moralidad de la época para poder predecir, por ejemplo, el cambio climático del planeta. Entre los intérpretes encontramos a Karl Markovics (Sin identidad), Jérémy Kapone (Livide), Florian David Fitz (Der brand) y Albrecht Schuch (Westwind).

‘Exodus: Dioses y reyes’: las lagunas de Egipto


Joel Edgerton y Christian Bale dan vida a Ramsés y a Moisés en 'Exodus: Dioses y reyes', de Ridley Scott.Ridley Scott, director de joyas como Blade Runner (1982) es víctima de su propio legado. Sus primeros films han alcanzado tal grado de grandeza que prácticamente todo lo que hace actualmente es mirado bajo ese mismo prisma. Lo que los espectadores parecen olvidar es que aquellos films que tanto impactaron no lo hicieron por unos sólidos guiones (que también), sino por una puesta en escena y un diseño de producción apabullantes. Y esto, sobre todo esto, es lo que su última película deja en el recuerdo.

En efecto, si algo destaca de Exodus: Dioses y reyes es el cuidado diseño de producción, sobre todo en lo referente al mundo egipcio. El vestuario y la recreación de los templos y carros trasladan al espectador a un Egipto faraónico que, aunque con sus errores históricos, algunos provocados por auténtica desidia, fascina y dota al conjunto de una magia única. La apuesta por la tonalidad grisácea, una seña de identidad de las grandes superproducciones de Scott, crea además un nexo de unión con la imagen que se tiene hoy en día de ese mundo antiguo que, todo hay que decirlo, era más colorido de lo que se presenta en el film.

Y si el diseño de producción es hermoso, su condición de blockbuster hace que la cinta tenga algunos momentos simplemente espectaculares. Momentos todos ellos que, por cierto, se apartan en cierto modo de la intervención divina para dotarlos de un cierto realismo teológico. En realidad, todo el guión contiene una interesante carga política y social, revolución incluida, que trata de restar relevancia a la presencia de un Dios vengativo y, hasta cierto punto, infantil. Sin embargo, la mayor debilidad reside, precisamente, en el texto de base. El desarrollo dramático se antoja intermitente, plagado de secundarios que aparecen y desaparecen como por arte de magia y con unos protagonistas estereotipados en exceso, sobre todo el faraón interpretado por Joel Edgerton (Warrior), quien hace lo que puede con un rol maniqueo, odioso y débil.

Al final, la sensación que deja Exodus: Dioses y reyes es la de un film con una puesta en escena espectacular que trata de abarcar demasiado y que no se define mucho. Su evidente vocación política (el Moisés de Christian Bale –El maquinista– es un hombre que organiza una revolución) y su poco afán por defender la obra de Dios hacen que el film resulte interesante desde un punto de vista meramente interpretativo. Ahora bien, la cinta peca en exceso de irregularidad, tanto en su ritmo como en su definición de los personajes, demasiado estereotipados incluso para el tipo de relato que es. Entretiene, desde luego, pero da la sensación de que podría haber sido algo mucho mejor en su contenido, que no en su forma. En definitiva, Scott dota de vida un guión con muchas lagunas.

Nota: 5,5/10

El ‘Exodus’ de R. Scott Vs. la ‘Magia a la luz de la Luna’ de W. Allen


Estrenos 5diciembre2014Tradicionalmente el mes de diciembre ha sido época de estrenos enfocados a los más pequeños y joyas del séptimo arte que buscan tener presencia en los principales festivales y galas de premios. Pero de un tiempo a esta parte es también época de grandes superproducciones con una vocación algo diferente a la del mero blockbuster. Este 2014 no va a ser menos, y hoy, 5 de diciembre, llega a las pantallas españolas el primero de esos films. Una historia ya conocida con nuevos protagonistas que está llamada a ser un taquillazo casi asegurado. Aunque la mejor noticia se encuentra en los títulos que la acompañan, muchos de ellos con nombres propios de peso dentro del celuloide.

Pero antes de centrarnos en ellos hay que hablar de Exodus: Dioses y reyes, nuevo film de Ridley Scott (Alien, el octavo pasajero) que recupera para la gran pantalla la historia de Moisés. Siguiendo la estela de clásicos como Los 10 mandamientos (1956), la trama narra la relación entre el faraón Ramsés y Moisés, su hermano adoptado, desde que estos son pequeños hasta que sus destinos les convierten en enemigos. Misma historia, por tanto, aunque con la visión grandilocuente de Scott y un diseño de producción simplemente espectacular que puede apreciarse incluso desde sus primeros tráilers. Acción, drama y efectos al servicio de un argumento que puede verse en 3D y que está protagonizado por un plantel de actores deslumbrante en el que destacan Christian Bale (La gran estafa americana), Joel Edgerton (El gran Gatsby), John Turturro (Aprendiz de gigoló), Aaron Paul (serie Breaking Bad), Ben Mendelssohn (Cruce de caminos), Sigourney Weaver (Luces rojas), Ben Kingsley (El médico) y la española María Valverde (Tengo ganas de ti).

En el lado opuesto del espectro cinematográfico se encuentra Magia a la luz de la Luna, nueva comedia escrita y dirigida por Woody Allen (Blue Jasmine) cuya acción transcurre en la Costa Azul durante los años 20 del pasado siglo. Este idílico marco sirve al director para exponer el enredo en el que se ve envuelto un mago al tratar de desenmascarar a una joven médium. Colin Firth (Un plan perfecto), Emma Stone (The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro), Marcia Gay Harden (serie The Newsroom), Jacki Weaver (Stoker) y Eileen Atkins (Cold Mountain) son los principales protagonistas de esta trama.

La tercera de las películas que provienen de Estados Unidos es Ouija, título que deja poco a la imaginación. En efecto, esta cinta de terror gira en torno a un tablero de este conocido juego. Todo comienza cuando una pareja decide investigar la misteriosa muerte de una de sus amigas al encontrar en su habitación una Ouija. Las preguntas les llevarán a descubrir que el espíritu que está con ellos no tiene intención de terminar el juego. Ópera prima de Stiles White, la obra está protagonizada por Olivia Cooke (serie Bates Motel), Daren Kagasoff (serie Vida secreta de un adolescente), Douglas Smith (Percy Jackson y el mar de los monstruos), Ana Coto (DisCONNECTED) y Bianca Santos (serie Familia de acogida).

Y con algo de retraso llega La última aventura de Robin Hood, drama independiente del 2013 que se estrena en Video on Demand y cuyo argumento narra los últimos años de vida de Errol Flynn, protagonista de clásicos como Robin de los Bosques (1938), Murieron con las botas puestas (1941) o El capitán Blood (1935). Unos años en los que su alcoholismo y su decadencia le llevaron a iniciar un romance con una joven actriz cuya madre, ansiosa por conseguir fama, no dudó en aprovechar. Sin embargo, cuando los acontecimientos se precipitaron y la relación se hizo pública, la vida de los implicados dio un determinante vuelco. Richard Glatzer y Wash Westmoreland (Quinceañera) escriben y dirigen esta trama protagonizada por Kevin Kline (Sin compromiso), Dakota Fanning (Push), Susan Sarandon (Pacto de silencio), Sean Flynn (Alex in Wonder), Bryant Batt (12 años de esclavitud) y Patrick St. Esprit (Chain letter).

Más antigua todavía es Electrick children, cinta producida en 2012 cuyo argumento sigue a una joven que vive en una comunidad mormona fundamentalista de Utah. Su vida cambia cuando, durante su decimoquinto cumpleaños, descubre un cassette de rock prohibido por su comunidad. El sonido que descubre le abre la mente y los ojos a un mundo que desconocía. Tres meses después anuncia que está embarazada, aunque asegura que ha sido una inmaculada concepción. Escapando de sus padres y de un matrimonio concertado, viaja a Las Vegas para intentar encontrar al cantante de su cinta y averiguar el misterio. Este drama supone el debut en la dirección y escritura de largometrajes de Rebecca Thomas, y está protagonizado por Julia Garner (Martha Marcy May Marlene), Rory Culkin (Scream 4), Liam Aiken (El demonio bajo la piel), Bill Sage (Precious) y Billy Zane (Titanic).

Dejamos Estados Unidos, aunque no Norteamérica. Desde Canadá Xavier Dorval (Los amores imaginarios) escribe y dirige Mommy, drama que narra la difícil relación entre una joven viuda y su hijo de 18 años, que sufre déficit de atención e hiperactividad. Todo cambia cuando una joven se muda a la vivienda de al lado, marcando sus vidas y obligándoles a entender la vida de otra forma. Anne Dorval (Miraculum), Suzanne Clément (Yo maté a mi madre), Antoine-Olivier Pilon (Laurence anyways) y Patrick Huard (Starbuck) son los actores principales.

Si nos fijamos en los estrenos europeos, destaca la española Natasha, ópera prima de Sandeep Raisinghani que combina humor y drama familiar. La cinta sigue a una joven fotógrafa cuya vida una vez deja su cámara está marcada por la triste relación con su madre y el voraz apetito por los hombres de su jefa, lo que le llevará a enfrentarse a un dilema sobre las relaciones que definirá su vida personal y laboral. El reparto está encabezado por un reparto prácticamente desconocido en el que destacan Anna Piqué Busqué, Pasión Guerrero (El Proyecto Rothstein), Francesc Such Gomar, Ricard Balada Cuadrado y Konstantina Tikova.

Por su parte, Mil noches, una boda (Party girl) es un drama francés cuya trama gira en torno a una mujer de 60 años a la que le sigue gustando salir por las noches y conocer hombres. Para ganarse la vida les invita a un cabaret próximo a la frontera entre Francia y Alemania. Sus sueños se verán realizados cuando un antiguo cliente le pide en matrimonio, presentándose así su oportunidad de cambiar de vida. La cinta está escrita y dirigida a tres bandas por Maria Amachoukeli-Barsacq, Claire Burger y Samuel Theis (La princesa de Montpensier), siendo la ópera prima de todos ellos. En el reparto destacan Angélique Litzenburger, Joseph Bour, Mario Theis y el propio Samuel Theis.

Finalmente, aunque no por eso menos importante, se estrena La isla de Giovanni, cinta de animación japonesa dirigida por Mizuho Nishikubo (Atagooru wa neko no mori) basada en hechos reales que narra la relación de dos niños de países e idiomas diferentes que tratan de superar tanto las barreras del lenguaje como las de la propia Historia. Todo ello porque las islas en las que viven se adjuntaron tras una serie de terribles conflictos. En su versión original cuenta con las voces de Natalie Hoover, Masachika Ichimura (Terumae romae), Polina Ilyushenko e Hiroshi Inuzuka (Chameleon).

Tráiler de ‘Exodus: Dioses y reyes’, épica bíblica a cargo de R. Scott


Fotograma del tráiler de 'Exodus', dirigida por Ridley Scott.Tras hacerse públicas varias fotografías del film, ayer pudimos finalmente descubrir el tráiler de lo nuevo de Rdiley Scott después de El consejero. Bajo el título de Exodus: Dioses y reyes, la trama escrita por Steven Zaillian, guionista de, entre otras, La lista de Schindler (1993), aborda diversas historias del libro del Éxodo, centrándose principalmente en la relación entre Moisés y Ramsés en Egipto. Supone, por tanto, una actualización de Los 10 mandamientos (1956), aunque es de esperar que aporte al menos algo distinto a la trama, más fresco y dinámico. Y a tenor de lo visto en estos primeros minutos, que como siempre encontraréis al final del texto, cumple con esa idea de dotar de mayor dinamismo a la historia, así como un tono más sombrío y más épico, si es que esto último es posible.

Lo que no se le puede negar a este avance es su capacidad para mostrar el diseño de producción, todo un despliegue de grandiosidad que refleja con bastante coherencia el estilo egipcio en todos los detalles, desde los majestuosos edificios de piedra (el colorido de estatuas, muros y figuras es notable) hasta la indumentaria o las herramientas, como se desprende de esas secuencias bélicas en las que los carros son tirados por dos caballos (es esta una de las imágenes más conocidas de Ramsés II) o los soldados y reyes visten los tocados que pueden encontrarse representados en los muros de los templos. Del mismo modo, el tráiler hace hincapié en la relación fraternal entre Moisés y el futuro faraón, llevándolas hasta límites nunca antes presentados, es decir, una lucha entre ambos.

Una grandiosidad, por cierto, que impregna todos los detalles del film, desde sus planos, con un uso interesante de los planos generales para mostrar la grandeza de Egipto, hasta sus efectos visuales, como ese plano del caballo ante el muro de agua. Por otro lado, Scott sigue fiel a su estilo personal a tenor de la apuesta por una fotografía sombría, que huye de brillanteces cromáticas y se acerca más a ese tono sombrío al que antes hacía referencia, en la línea de lo que ya hizo en Gladiator (2000) o en El reino de los cielos (2005). Por supuesto, todavía falta mucho para valorar positiva o negativamente el film, pero a priori se antoja una propuesta cuanto menos interesante que, independientemente de su influencia bíblica, parece querer contar una historia más terrenal, próxima a las relaciones entre hermanos y al debate de la esclavitud en Egipto, algo que por cierto ya se ha demostrado no ser cierto, al menos en la forma en que esta historia pretende mostrarlo.

La película, que llegará a los cines en diciembre de este 2014, cuenta con un reparto espectacular en el que destacan Christian Bale (La gran estafa americana) como Moisés; Joel Edgerton (El gran Gatsby) como Ramsés; John Turturro (Aprendiz de gigoló) como Seti; Sigourney Weaver (serie Political animals) como Tuya, la madre de Ramsés; Aaron Paul (serie Breaking Bad) como Josué; Ben Kingsley (El médico) como Nun; la española María Valverde (Tengo ganas de ti) como Séfora; e Indira Varma (Mindscape) como Miriam. A continuación el tráiler.

‘La gran estafa americana’: cómo ocultar defectos con los actores


El reparto de 'La gran estafa americana', de David O. Russell, lo mejor del film.Hace algunos años, cuando comenzaba la moda de la animación por captura de movimientos, surgió el debate acerca de la idoneidad de los actores dentro de una película. O mejor dicho, de su utilidad. Hubo quien aseguró que a medida que avanzase la tecnología el papel del intérprete quedaría muy mermado. En cierto modo, la nueva película de David O. Russell (Tres reyes) viene a ser una respuesta para aquellos que se pregunten para qué sirve un actor. De hecho, es tal la labor de todo el reparto que eclipsa el resto de elementos hasta hacerlos casi desaparecer. Tanto los buenos como los malos.

Porque sí, La gran estafa americana tiene muchos puntos débiles, tal vez demasiados. Aunque hay que reconocer que todos ellos tienen que ver con el guión y el desarrollo dramático de la historia. En general, la sensación que transmite el film es la de estar ante un proyecto grande en su sencillez, con una puesta en escena extremadamente detallista y fiel a la época que narra, y con una planificación relativamente sencilla pero indudablemente solvente. Eso por no hablar de una banda sonora simplemente excepcional y una fotografía que combina con acierto una amplia paleta de colores para transmitir los ideales de una época y de un grupo de gente muy concretos. Sin embargo, todos estos elementos formales solo sirven para ocultar una realidad muy diferente, más o menos como le ocurre a los timadores protagonistas. La trama carece de conflictos verdaderamente importantes. El arco argumental, lejos de tener nudos relevantes, se queda en una sucesión lógica de acontecimientos que derivan en una resolución previsible incluso para aquellos que no conozcan la historia real que está detrás de todo este tinglado.

La consecuencia más directa de todo esto es que el interés, o mejor dicho la atención, decaen progresivamente hasta convertir la película en un divertimento sin una personalidad clara que se mantiene a flote gracias a sus actores. Única y exclusivamente gracias a ellos. El cuarteto protagonista, todos ellos nominados a los Oscar, es indescriptiblemente bueno. Christian Bale (El maquinista) vuelve a modificar su cuerpo y su postura corporal para meterse en la piel de un personaje tan sencillo en apariencia como complejo en su moral, llegando a hacerse irreconocible. Bradley Cooper (El equipo A) vuelve a demostrar su crecimiento como actor, y tanto Amy Adams (La duda) como Jennifer Lawrence (El lado bueno de las cosas) convierten sus respectivos personajes en dos pilares sobre los que sustentar buena parte de las motivaciones de la cinta. De no ser por ellos la película posiblemente carecería de buena parte de su atractivo, por no decir todo, convirtiéndose en un relato anodino sobre una operación del FBI que no tuvo excesivos problemas en llevarse a cabo.

No hay que ver La gran estafa americana con demasiadas expectativas. Es un film interesante, bueno en muchos aspectos, sobre todo por los actores y la calidad que desprenden todos y cada uno de ellos. Unos actores que, además, están acompañados por un marco formal excepcional en el que todo, desde el vestuario hasta el decorado, desde la música hasta la fotografía, es una herramienta para ensalzar la historia. El problema es que la historia cojea. Ni posee la fuerza suficiente ni contiene los elementos dramáticos necesarios para generar emociones encontradas en el espectador. De algún modo, el conjunto se convierte en aquello que narra y que representan sus personajes: un rostro que esconde una verdad muy distinta a la que podría esperarse. Por suerte, ahí están los actores.

Nota: 7/10

Una estafa de Oscar intenta evitar el espionaje de Jack Ryan


Estrenos 31enero2014El mes de enero termina de la mejor manera posible. Al menos en lo que a estrenos se refiere. Como suele ocurrir por estas fechas, los viernes han estado plagados de novedades con nominaciones y premios de los principales festivales y galas alrededor del mundo. Hoy, 31 de enero, no solo uno, sino dos films comparten esa característica. Y no son los únicos. Cine de acción e intriga con nombres propios de peso y el regreso de uno de los mejores directores del panorama cinematográfico actual completan la oferta principal.

Es complicado elegir el estreno más importante, así que comenzaremos por los nominados. Con 10 candidaturas a los Oscar La gran estafa americana se perfila como una de las grandes favoritas para los Oscar. Dirigida por David O. Russell (El lado bueno de las cosas), la historia está basada en el famoso caso de corrupción que golpeó a la sociedad norteamericana en los años 70 y que tuvo como implicados a mafiosos, políticos y otras personalidades importantes de la época. El film, aclamado allí donde ha sido proyectado, está narrado en clave de thriller con dosis dramáticas. Aunque sin duda el verdadero atractivo es un impresionante reparto encabezado por Christian Bale (El caballero oscuro), Bradley Cooper (R3sacón), Amy Adams (El hombre de acero) y Jennifer Lawrence (Los Juegos del Hambre: En llamas), todos ellos con posibilidades de llevarse una estatuilla. Además, Jeremy Renner (El legado de Bourne), Jack Huston y Shea Whigham (ambos vistos en la serie Boardwalk Empire), y Michael Peña (Sin tregua) completan el plantel de actores.

La otra en discordia es Al encuentro de Mr. Banks, biopic sobre Walt Disney y su lucha por adquirir los derechos del libro en el que se basó Mary Poppins (1964). La película, producida en Reino Unidos y narrada en clave cómica, está dirigida por John Lee Hancock (Un sueño posible) y cuenta con Tom Hanks (Capitán Phillips) y Emma Thompson (Hermosas criaturas) en los papeles principales. También podremos ver a Colin Farrell (Siete psicópatas), Ruth Wilson (El llanero solitario), Paul Giamatti (12 años de esclavitud), Bradley Whitford (La cabaña en el bosque), B.J. Novak (Malditos bastardos) y Jason Schwartzman (Moonrise kingdom), entre otros.

El tercer estreno que luchará por convertirse en el más taquillero en España es Jack Ryan: Operación Sombra, nueva entrega de las aventuras del personaje creado por el escritor Tom Clancy que ya interpretaran, entre otros, Harrison Ford en Juego de Patriotas (1992) o Alec Baldwin en La caza del Octubre Rojo (1990). En esta ocasión sus aventuras transcurren en lo que podría considerarse una precuela de las anteriores. La trama se centra en un joven Ryan que es reclutado por la CIA como analista para descubrir actos terroristas. Sin embargo, todo cambiará cuando su trabajo le sitúe en el centro de todas las miradas de aquellos a quienes espía, convirtiéndose por necesidad en un activo de campo. Dirigida por Kenneth Branagh (Thor), quien se reserva uno de los roles principales, la película está protagonizada por Chris Pine (Star Trek: En la oscuridad), Keira Knightley (Anna Karenina), Kevin Costner (serie Hatfields & McCoys), Lenn Kudrjawizki (Los falsificadores), Colm Feore (serie Revolution) y Alec Utgoff (The tourist).

Por su parte, Roman Polanski (Un dios salvaje) regresa a la dirección con La Venus de las pieles, drama francés basado en la obra de David Ives que, a su vez, adapta la novela de Leopold von Sacher-Masoch. Escrita a cuatro manos por Davis y Polanski, la película narra la prueba que realiza un director de teatro a una actriz después de frustrarse por no lograr encontrar un candidato lo suficientemente bueno para encabezar un reparto. El problema surge cuando comprende que la mujer, que tiene todo lo que él odia en una persona, demuestra ser una actriz extraordinaria capaz de asumir el papel, aprenderse las frases y comprender los matices de un complejo personaje. Intimista como pocos, el relato cuenta únicamente con Emmanuelle Seigner (En la casa) y Mathieu Amalric (Munich) como protagonistas.

También procedente de Francia llega 20 años no importan, comedia romántica de enredo en la que una redactora jefe de una revista entregada a su trabajo ve una oportunidad de ascenso cuando un joven de 20 años se cruza en su camino. Desde ese momento la imagen que proyecta en sus compañeros y en sus jefes cambiará, iniciando un romance improbable para impulsar su carrera. David Moreau (The Eye) es el encargado de poner en imágenes la historia, mientras que frente a las cámaras encontramos a Virginie Efira (La oportunidad de mi vida), Pierre Niney (Tímidos anónimos), Gilles Cohen (Un profeta), Amélie Glenn (Kabuli kid), Charles Berling (El nombre) y Michaël Abiteboul (Lo que sé de Lola).

El género de animación queda representado en esta ocasión por la cinta alemana El caballero Don Latón, comedia basada en la novela de Jörg Hilbert y Felix Janosa que sigue las aventuras de un engreído caballero que debe redimirse para recuperar el corazón de su amada tras ser acusado falsamente de un robo. La peculiaridad radica en que todo transcurre en un reino mágico donde todo el mundo está hecho de chatarra y vive como si fuera de carne y hueso. Dirigida a tres bandas por Thomas Bodenstein, Hubert Weiland (ambos directores de Der Mondbär) y Nina Wels, la cinta cuenta con las voces originales de Ulrich Frank (Big Mäc), Tom Gerhardt (Dinosaurier), Christoph Maria Herbst (300 Worte Deutsch) y Rick Kavanian (Otto’s Eleven).

Finalizamos los estrenos de la semana con dos documentales. El primero, Ignasi M., es una producción española dirigida por Ventura Pons (Amor idiota) que gira en torno a Ignasi M., reputado museólogo que, con la crisis, ha visto como su negocio ser hundía a pesar de sus intentos por mantenerlo a flote, incluída una hipoteca de su casa que está a punto de perder. Todo en un entorno familiar y personal muy complejo en el que se dan cita una ex mujer en silla de ruedas que acaba de descubrir su lesbianismo o su propia homosexualidad seropositiva.

El segundo es Into the mind, nuevo proyecto de Eric Crosland y Dave Mossop, creadores del documental All.I.Can. (2011). La historia sigue a un esquiador que trata de ascender y esquiar la última montaña. A través de un viaje que llevará al espectador por los grandes picos del mundo, la cinta difumina la línea que separa los sueños de la realidad y ofrece una reflexión filosófica sobre los límites del cuerpo y la mente humanos, y sobre el equilibrio entre los desafíos y las recompensas.

Raimi nos devuelve a Oz y Almodóvar toma un vuelo inolvidable


Estrenos 8marzo2013.Comparado con otras ocasiones puede que los estrenos de hoy, viernes 8 de marzo, se antojen algo escasos. Seis películas de nueva hornada que llegan a la cartelera española. Sin embargo, solo con atender un poco al carácter de los títulos y a los nombres propios que participan en ellos podemos deducir que el fin de semana se presenta muy interesante. Fantasía, comedia, acción, musical, drama. … prácticamente todos los géneros están representados, algunos de ellos de formas tan espectaculares como Oz, un mundo de fantasía o tan deliberadamente provocativas como Los amantes pasajeros.

Pero comencemos por el regreso al mundo de Oz. A modo de precuela del clásico El mago de Oz de 1939, el nuevo film de Sam Raimi (Spider-man) narra los orígenes del famoso mago, que son nada más y nada menos que los de un mago de poca monta que es transportado desde Kansas hasta ese fantástico mundo en el que deberá decidir quienes están de su parte y quienes en su contra mientras interviene en la disputa de tres brujas que le obligarán a demostrar que es el mago que todo el mundo estaba esperando. Fantasía, acción y comedia se mezclan en este relato sobre los orígenes de uno de los personajes más importantes del cine, y lo hacen en 3D para todos aquellos que lo deseen. James Franco (127 horas) es el principal protagonista, aunque está acompañado por tres actrices como son Rachel Weisz (La fuente de la vida), Mila Kunis (Cisne negro) y Michelle Williams (Mi semana con Marilyn), amén de otros actores secundarios como Zach Braff (El último beso) o los ya habituales en el cine de Raimi, Bruce Campbell (Posesión infernal) y Ted Raimi (En algún lugar de la memoria), hermano del director.

Otro regreso protagoniza el gran estreno español de la semana. Hablamos de Pedro Almodóvar (La piel que habito) y Los amantes pasajeros, comedia pura y dura que, hasta cierto punto, trata de alejarse de las temáticas más clásicas y tópicas del director manchego. Eso sí, mantiene ese gusto por un reparto coral que, en esta ocasión, sitúa en un avión a Ciudad de México. La trama comienza cuando un problema genera en todos los pasajeros, y en la propia tripulación, la sensación de que van a morir allí, lo que les llevará a exponer sus intimidades y a generar todo tipo de situaciones. Como decimos, muchos nombres del cine español, entre los que cabría destacar: Javier Cámara (Que se mueran los feos), Carlos Areces (Balada triste de trompeta), Raúl Arévalo (Promoción fantasma), Hugo Silva (El cuerpo), Antonio de la Torre (Grupo 7), Penélope Cruz (Nine), Antonio Banderas (Indomable), Paz Vega (Triage), Lola Dueñas (Las chicas de la sexta planta), Cecilia Roth (El nido vacío) y Miguel Ángel Silvestre (Lo mejor de Eva).

Otra comedia, aunque en esta ocasión de marcado contenido musical, es Dando la nota, producción que se nutre en parte de la estela que está generando la serie Glee para contar la llegada a la universidad de una joven cuya gran pasión es la música, aunque solo escucharla. Obligada a formar parte de algún grupo, termina recalando en uno de chicas de todas las clases y condiciones que lo único que tienen en común es su canto a capela. Juntas empezarán a plantearse nuevos retos para subir peldaños en el mundo y los concursos universitarios de los grupos a capela. Dirigida por Jason Moore, que debuta así en el largometraje, la cinta está protagonizada por rostros conocidos para el público juvenil como Anna Kendrick (saga Crepúsculo), Skylar Astin (Destino: Woodstock), Ben Platt, Brittany Snow (Una noche para morir), Anna Camp (Criadas y señoras), Rebel Wilson (Qué esperar cuando estás esperando), Alexis Knapp (Percy Jackson y el ladrón del rayo), Ester Dean y Elizabeth Banks (Los juegos del hambre).

Estrenada con algo de retraso llega Las flores de la guerra, producción del 2011 dirigida por Zhang Yimou (Hero) y protagonizada por Christina Bale (El caballero oscuro), que abandona el mundo del cómic para enfundarse una sotana e interpretar a un joven que acude a Nanjing en 1937, es decir, en plena guerra entre China y Japón. Aunque su intención inicial es preparar el entierro de un sacerdote, su misión pronto se verá ampliada cuando deba dar cobijo a un grupo de menores alojadas en la iglesia y a un grupo de prostitutas que buscan refugiarse de la guerra. Un drama en todos sus sentidos que cuenta con la participación de un amplio y desconocido reparto asiático, en el que destacan Ni Ni, Zhang Xinyi, Huang Tianyuan, Han Xiting y Zhang Doudou.

La acción la pone Parker, nuevo producto pensado para el lucimiento de su estrella, Jason Statham (Los mercenarios 2), quien en esta ocasión da vida a un ladrón que es traicionado por su equipo durante su último golpe. Decidido a vengarse, se asocia con una mujer infiltrada en la organización con el único objetivo de recuperar todo el botín. Taylor Hackford (Pactar con el diablo) es el encargado de intentar aportar algo de alma a esta cinta de acción mil y una veces vista. La novedad llega en el resto del reparto, plagado de estrellas de la pequeña y la gran pantalla. Así, encontramos a Jennifer Lopez (El plan B), Michael Chiklis (serie The Shield), Nick Nolte (Límite: 48 horas), Wendell Pierce (Cómo acabar con tu jefe) y Clifton Collins Jr. (Star Trek), entre otros.

Como puede verse, la mayor parte de los estrenos nos llegan este fin de semana de Estados Unidos. Para aquellos que disfruten con el cine europeo, y más allá de lo nuevo de Almodóvar, llega también este viernes En la niebla, coproducción entre Alemania, Holanda, Bielorrusia, Rusia y Letonia que se llevó el premio de la crítica en el último Festival de Cannes. Su argumento gira en torno a un hombre que es acusado injustamente de colaboracionismo en la frontera occidental de la URSS ocupada por los alemanes en 1942. Su desesperación ante el futuro que le aguarda le hará tomar una decisión tan arriesgada como moralmente compleja. Dirige Sergei Loznitsa (Schastye moe), y protagonizan Vladimir Svirskiy (4 Tage im Mai), Vladislav Abashin (Novaya Zemlya), Sergei Kolesov, Nikita Peremotovs y Yuliya Peresild (The abduction).

‘Equilibrium’, la ausencia emocional como solución del conflicto social


Puede que muchos de los consumidores de cine en España no hayan oído hablar de una película llamada Equilibrium, que este año cumple sus primeros 10 años. No es para menos, pues no llegó a estrenarse aquí, aunque atractivos no le faltaban: actores muy conocidos y de moda, una historia futurista sólida y convincente y un diseño de producción y conceptual que se acercaba, en cierto modo, a Matrix (1999). Un título muy recomendable que, aunque no sea un clásico del género, sí se ha ganado el estatus de película de culto en círculos muy concretos.

De hecho, el argumento toma diversos elementos de muchas obras literarias que abordan hipotéticos futuros donde la sociedad vive completamente alienada. En el film, dirigido por Kurt Wimmer, autor del guión de la reciente Total Recall (Desafío total), la sociedad ha logrado erradicar la fuente de todos sus males, los sentimientos, y lo hace a través de una droga que inhibe emociones como el odio o la rabia, pero también el amor o la sensibilidad por la belleza. En este sentido, el Padre de todos, una especie de líder gubernamental, ha prohibido toda expresión artística. Para vigilar el orden existe un cuerpo de élite integrado por clérigos, hombres adiestrados en artes marciales con armas de fuego y en el cuerpo a cuerpo.

Sin duda, lo más llamativo del relato son, precisamente, estos clérigos y las secuencias que protagonizan, comenzando por el protagonista, un Christian Bale (El caballero oscuro: La leyenda renace) que se mete en la piel de un hombre insensible que, por una serie de decisiones, termina convirtiéndose en el principal baluarte de una resistencia clandestina. En efecto, las secuencias de acción son, visualmente, lo más impactante, tanto aquellas protagonizadas por unos disparos casi imposibles como las que involucran combates cuerpo a cuerpo con espadas.

Un mundo feliz

Sin embargo, la cinta de Wimmer deja en la memoria un poso mucho mayor que el de un mero entretenimiento. Equilibrium se revela como una propuesta crítica y concienciada con la libertad de expresión y la emocional, mostrando una sociedad donde cualquier atisbo de emoción, sea por el motivo que sea, es tratado casi como un acto de terrorismo; todo con la excusa de mantener un mundo feliz y equilibrado donde las guerras quedan erradicadas.

Así, la película es una defensa de todo aquello que define al ser humano, y que no es otra que el libre albedrío para decidir y elegir los gustos personales o el punto de vista que se quiere defender, es decir, la capacidad de que exista más de una opinión y más de una forma de afrontar los problemas, algo que cada día parece estar más en boca de la sociedad.

Gracias a esto, el relato contiene algunos momentos realmente bellos en su concepción y, sobre todo, en el trabajo actoral más allá de las peleas o de los decorados, muchos de ellos digitales (lo que no quiere decir que algunos no sean sorprendentes). Ver la frustración de Bale al empezar a sentir de nuevo para luego pasar al llanto de felicidad por volver a sentir es magnífico, aunque no es lo único. A pesar de su corto papel, Sean Bean (Soldiers of fortune) consolida a un personaje casi imprescindible en la trama, un desencadenante de todos los acontecimientos que se suceden hasta el clímax.

No hay que engañarse. Equilibrium es una película menor en las filmografías de todos sus responsables. Como ópera prima de Kurt Wimmer, contiene la mayor parte de los aciertos y errores que suelen tener estas obras, pero sería injusto no reconocer que posee muchos más de los primeros que de los segundos. Existen muchas películas de este tipo que abordan un conflicto similar. Unas se centran más en la intriga o en la investigación policíaca; la protagonizada por Christian Bale lo hace en la acción a través de un nuevo concepto de combate. Y eso suele marcar una diferencia que ensalza al film por encima de los demás.

‘El caballero oscuro: La leyenda renace’: en busca de la redención


Cuando el Superman (1978) de Richard Donner llegó a los cines se anunciaba: “creerá que un hombre puede volar”. Y aunque era así, lo más interesante de aquel film fue el personaje de Clark Kent o, lo que es lo mismo, el carácter emocional de un superhombre. Algo similar ha hecho Christopher Nolan con su trilogía sobre Batman. Salvo la segunda entrega, que es la mejor a todas luces, la serie ha pivotado en torno al hombre bajo la máscara, y no tanto a las hazañas del hombre murciélago. Esta tercera parte profundiza mucho más en ese concepto, y lo hace de una forma tan sobria que puede confundirse con desidia.

Porque sí, El caballero oscuro: La leyenda renace comienza de forma poco prometedora. Salvo la secuencia inicial en el avión, el resto del primer acto (y buena parte del segundo) posee un ritmo algo lento para lo que cabría esperar. Pero no hay que llevarse a engaño. Cualquier espectador más interesado en la historia que en las peleas encontrará las motivaciones y los conflictos emocionales del protagonista muy suculentos. En cualquier caso, ese ritmo se rompe, y de qué forma, con la primera pelea entre protagonista y villano. Una secuencia rodada sin la habitual elegancia del director de forma deliberada. Solo con el audio en directo, Nolan ofrece un conflicto duro, seco y sin miramientos en el que el espectador sufre con cada golpe, y que sin embargo no oculta el viaje emocional de Bruce Wayne.

A partir de aquí da comienzo un auténtico infierno disfrazado de revolución social de los pobres contra los ricos; un caos generado por el miedo a morir (motivación presente a lo largo de todo el film) y hacia un hombre, Bane, cuya violencia desmesurada intimidaría al más pintado de los terroristas. Precisamente en este personaje se encuentra uno de los atractivos de la historia. Existían muchos interrogantes acerca de la calidad del villano tras el Joker de El caballero oscuro (2008). Y aunque no alcanza el nivel de aquel, el trabajo de Tom Hardy (Warrior) merece una nota muy alta. Con el handicap de la máscara, el actor logra transmitir los pocos sentimientos que se le escapan a su personaje a través de sus miradas. Son reveladores, sobre todo, los instantes finales, cuando pasa de la rabia producida por el dolor a la ternura y el amor más incondicional.

En realidad, Hardy es, junto a un Christian Bale convincente en sus achaques, la punta de un reparto sólido y muy preparado. Anne Hathaway (El diablo viste de Prada) se revela como una Catwoman mucho más sofisticada que sus predecesoras. Aunque no logra eliminar el recuerdo de Michelle Pfeiffer, su personaje se revela mucho más humano, con motivaciones más, por decirlo de algún modo, comprensibles. Y, por supuesto, los secundarios ya conocidos, con especial mención a un Gary Oldman (Bosque de sombras) acosado por la culpabilidad y un Joseph Gordon-Levitt que depara uno de los guiños finales. Marion Cotillard, empero, deja un sabor de boca algo amargo con un personaje bien construido a lo largo del film pero mal resuelto.

Desde luego, este Batman puede que no sea tan redondo como el de hace cuatro años… pero tampoco lo pretende. Mientras que aquella optaba por la elegancia para mostrar el caos, en este 2012 Christopher Nolan prefiere la imperfección visual para narrar la violencia. Eso no quiere decir que sea mejor o peor. Aunque depende en buena medida de los acontecimientos de sus dos predecesoras, El caballero oscuro: La leyenda renace es una película con entidad propia, un estudio de la decadencia personal de un hombre marcado por la muerte, la tragedia y el dolor; un capítulo que cierra la compleja evolución de un personaje lleno de ira que busca desesperadamente una solución. En este sentido, se revela como una gran película.

Nota: 8/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: