La saga ‘Mad Max’ se renueva para enfurecer la cartelera española


Estrenos 15mayo2015Tan solo dos semanas después de que se estrenara Los Vengadores: La era de Ultrón llega a las carteleras otro gran estreno llamado a llenar las salas. Y como aquella, es una continuación, o más bien un remake, o más bien un reinicio, o más bien… Bueno, poco importa. Pero no solo de blockbusters vive la taquilla, o al menos no debería, así que junto a ella llegan hoy, viernes 15 de mayo, varios estrenos de todos los géneros y nacionalidades.

Pero comenzamos por Mad Max: Furia en la carretera, nueva aproximación al mundo creado por George Miller quien, por cierto, vuelve a ponerse tras las cámaras en esta historia que sitúa a su protagonista en un viaje solitario por un mundo desolado. Su vida cambiará cuando se encuentre en plena carretera con un grupo que huye de un violento Señor de la Guerra al que le han robado algo irreemplazable. Juntos deberán sobrevivir a una persecución en la que la ira, la rabia y la violencia les acompañarán en cada recodo del camino. El autor de la saga contará en esta ocasión con actores como Tom Hardy (La entrega) recuperando el papel que interpretara Mel Gibson (Arma letal); Charlize Theron (Mil maneras de morder el polvo), Rosie Huntington-Whiteley (Transformers: El lado oscuro de la luna), Nicholas Hoult (X-Men: Días del futuro pasado), Zoë Kravitz (X-Men: Primera generación), Hugh Keays-Byrne (Resistance) y Nathan Jones (Troya).

Estados Unidos también está presente, junto a España, en La deuda (Oliver’s deal), thriller que supone el debut en el largometraje de Barney Elliott. Con el trasfondo de una importante transacción financiera, la cinta narra la vida de tres personajes de distintas clases sociales que deberán comprometerse para conseguir lo que quieren en la vida. Codicia, ajustes de cuentas y anhelos de una vida mejor se mezclan en este film protagonizado por Stephen Dorff (Immortals), David Strathairn (Godzilla), Carlos Bardem (Alacrán enamorado), Brooke Langton (Los calientabanquillos) y Alberto Ammann (Tesis sobre un homicidio).

Sin abandonar el continente americano, toca hablar de Cautivos, producción canadiense dirigida por Atom Egoyan (Chloe) que centra su atención en la desesperada búsqueda de una niña desaparecida por parte de sus padres. Todo mientras los propios secuestradores de la pequeña observan a las reacciones de los progenitores y cómo afrontan el secuestro. Este thriller tiene como protagonistas a Ryan Reynolds (El invitado), Scott Speedman (Todos los días de mi vida), Rosario Dawson (Trance), Mireille Enos (serie The Killing), Kevin Durand (Noé) y Bruce Greenwood (Condenados).

La única representante puramente española en el ámbito de la ficción es Sicarivs, ópera prima escrita y dirigida por Javier Muñoz que, en clave de thriller, arranca cuando un sicario, que recibe la orden de matar a una mujer, se niega a cumplir con el pacto. A partir de ese momento inicia una carrera contrarreloj para eliminar a quienes le contrataron, consciente de que en su negocio nadie vive habiendo incumplido un contrato. Víctor Clavijo (serie Gran Hotel), Israel Elejalde (El gran salto adelante), Chete Lera (Los muertos van deprisa), Fernando Gil (serie Los quién), Pedro Casablanc (Un ramo de cactus) y Sebastián Haro (La luz con el tiempo dentro) son los principales protagonistas.

François Ozon (En la casa) escribe y dirige Una nueva amiga, drama francés basado en la novela de Ruth Rendell que aborda la relación que una mujer establece con el marido de su mejor amiga después de que ésta fallezca inesperadamente. Comprometida con cuidar tanto del hombre como del bebé, su vida cambiará de repente cuando un acontecimiento inesperado golpee su rutina, lo que le hará plantearse si realmente está preparada para la vida que está iniciando. El reparto está encabezado por Romain Duris (Los seductores), Anaïs Demoustier (Crónicas diplomáticas), Raphaël Personnaz (Marius), Jean-Claude Bolle-Reddat (Turf) y Aurore Clément (Rondo).

También francesa, aunque esta vez en clave de comedia dramática, es La profesora de historia, cinta dirigida por Marie-Castille Mention-Schaar (Bowling) que, como su propio título indica, tiene como protagonista a una profesora que debe enfrentarse a una difícil clase mientras lidia con su propia obsesión de haber fracasado en la vida. Todo cambia cuando decide apuntar a su aula a un concurso sobre lo que significa ser adolescente en un campo de concentración nazi. A partir de este momento, y a medida que se acerca la fecha límite, la mujer redescubrirá su amor por la enseñanza al tiempo que los alumnos se implican y se abren más a sus compañeros. Entre los actores más destacados están Ariane Ascaride (Fanny), Ahmed Dramé (Les petits princes), Noémie Merlant (Des lendemains qui chantent), Stéphane Bak (Les gamins) y Geneviève Mnich (Séraphine).

Dos son los documentales que llegan esta semana. No todo es vigilia es una producción hispano colombiana que aborda diversos aspectos de la vejez, desde el miedo a la muerte a la soledad por la pérdida del ser querido, todo ello a través de la relación de una pareja que, en el ocaso de sus vidas, ven cómo la posibilidad de tener que dejar su hogar e ir a una residencia de ancianos es cada vez mayor. Dirigida por Hermes Paralluelo (Yatasto), tiene como protagonistas a Antonio Paralluelo y Felisa Lou.

Finalmente, el largometraje De Echevarria a Etxeberria, dirigido por Ander Iriarte (Los inocentes) es un estudio antropológico sobre la relación entre la izquierda abertzale y la violencia en la localidad de Oiartzun. A través de diversos testimonios tanto de habitantes de la localidad como de gente natural de allí, el film analiza el concepto de la violencia desde sus múltiples facetas, incluyendo la de ETA, la policial, la política o la psicológica.

Tráiler de ‘Mad Max: Fury Road’: mi mundo es fuego y sangre


Tom Hardy coge el relevo de Mel Gibson en 'Mad Max: Fury Road'.George Miller saltó a la fama en 1979 con Mad Max, película protagonizada por un entonces desconocido Mel Gibson (Arma letal) que ha adquirido con los años la categoría de clásico indiscutible en su género. Dos secuelas protagonizadas por el actor fueron el resultado más directo de su éxito, y en un intento de revitalizar la saga y de introducirla a las nuevas generaciones el creador de ese mundo apocalíptico y desértico vuelve a las andadas con Mad Max: Fury Road. Y lo hace con energías renovadas a tenor de lo que puede verse en el primer tráiler de la cinta, que fue presentado ayer en la Comic-Con de San Diego y que, como siempre, encontraréis al final del texto.

Su argumento combina varias líneas argumentales que ofrecen una nueva visión de ese mundo en el que la violencia, el fuego y la velocidad son parte fundamental de la vida. En esta ocasión el protagonista, que trata de encontrar la paz tras el asesinato de su mujer e hijo, se verá envuelto en la carrera contrarreloj de una mujer que cree que su única vía de supervivencia es regresar al lugar en el que creció. Ambos deberán enfrentarse a los peligros de una sociedad acostumbrada a coger lo que necesita cuando lo necesita sin contemplaciones. Una idea, por cierto, que se mantiene inmutable respecto a sus predecesoras, y que se puede intuir en estas primera imágenes en movimiento que, todo sea dicho, mantienen alto el nivel de violencia y brutalidad de la saga, adaptándolo consecuentemente a los tiempos que corren.

Pero dejando esto a un lado, lo que deja entrever este primer avance es un estilo visual y narrativo muy similar al ya utilizado, aderezado para la ocasión con una capacidad digital que engrandece buena parte del relato. Imágenes como la pared de arena hacia la que corren los vehículos o la espectacularidad de algunos combates hacen pensar en una actualización del mito de la carretera más que en una reinterpretación del personaje y su mundo. Dicha actualización, como queda patente en el tráiler, pasa por dotar de grandiosidad a las secuencias de acción y por ofrecer una visión más salvaje de ese mundo, algo a lo que contribuyen detalles como las máscaras utilizadas o el tatuaje que sufre el protagonista en su espalda cuando es capturado.

La película, que llegará en mayo de 2015, tiene como principal protagonista a Tom Hardy (El caballero oscuro: La leyenda renace), al que acompañan nombres tan importantes como Charlize Theron (Mil maneras de morder el polvo), a quien por cierto cuesta reconocer; Rosie Huntington-Whiteley (Transformers: El lado oscuro de la luna), Zoë Kravitz (Divergente) y Nicholas Hoult (X-Men: Días del futuro pasado). Por ahora, y hasta que llegue la fecha señalada, los seguidores de la saga deberán conformarse con este primer tráiler y con los próximos avances que están por llegar.

‘Mil maneras de morder el polvo’: y mil más de saturar con excesos


Seth MacFarlane escribe, dirige y protagoniza 'Mil maneras de morder el polvo'.Cada vez tengo más claro que no hay género más subjetivo que la comedia, sobre todo si esta viene firmada por un reputado cómico. Los estilos personales, las bromas sobre los mismos temas y hasta similares gags suelen repetirse en cada actuación. No hay más que ver a Adam Sandler (El aguador). Por eso la nueva película de Seth MacFarlane, cuya fama le llegó con la serie de animación Padre de familia, es tan… Padre de familia. Los recursos habituales del guionista/director/protagonista se suceden uno tras otro sin dar pie a un humor distinto, lo que a la larga acaba resultado monótono.

Aunque tal vez la sensación de que Mil maneras de morder el polvo podría haber sido algo más disparatado provenga en realidad de su excesiva duración. Casi tan excesiva como algunos de los escatológicos gags que, una vez más, recurren a una elongación temporal para, de este modo, confirmar la teoría de que la repetición es divertida. Aquellos que disfruten con sus producciones televisivas sin duda apreciarán estos momentos; los que no soporten ni 15 minutos frente al televisor difícilmente aguantarán las dos horas de metraje (de hecho, lo más probable es que ni se acerquen a las salas). Todo esto, por desgracia, termina devorando una historia que, en líneas generales, está bien llevada, con personajes cuanto menos curiosos y algunas críticas hacia el modo de vida americano de lo más ácidas, y con muchas y divertidas referencias al cine de todas las épocas.

Es más, son estos momentos los mejores de toda la película. Que en medio de la trama se introduzca una referencia a Regreso al futuro III (1990) o que la conclusión del film cuente con la presencia de Jamie Foxx en el papel de Django son solo algunos ejemplos de la originalidad y frescura con la que cuenta su argumento más allá de bromas pasadas de rosca o de reiteraciones innecesarias. Asimismo, es muy destacable la labor de todos los actores, sobre todo de Giovanni Ribisi (serie Friends) y Sarah Silverman (Los Muppets), que conforman la pareja más divertida y surrealista del cine. Es el reparto el que soporta prácticamente todo el peso de la acción, sobre todo cuando ésta se ralentiza debido a ese humor tan particular de MacFarlane.

Es de agradecer, por tanto, el homenaje al western que hace su director y protagonista, así como algunos momentos realmente logrados, tanto cómicos como de acción o dramáticos (siempre dentro de unos parámetros, claro está). El problema de Mil maneras de morder el polvo está en su propia naturaleza, o mejor dicho en la de su autor. La insistencia en repetir guiños y bromas, así como en alargar algunas conversaciones hasta el absurdo, perjudica notablemente el ritmo de la historia, a la que de todas formas le sobran varios minutos independientemente de que guste más o menos el tipo de humor planteado en el film. Da la sensación de que la trama avanza con demasiada lentitud, enrocándose en sus propios fallos y virtudes en demasiadas ocasiones. Algunos momentos merecen la pena, es cierto, pero podría haber sido mucho mejor.

Nota: 5,5/10

El Oeste más gamberro se bate en duelo por dominar la cartelera


Estrenos 4julio2014Poco a poco el verano cinematográfico va tomando forma. Si el pasado mes de junio fue un poco flojo en lo que a grandes estrenos se refiere (lo que se ha acusado, y mucho, en la taquilla), este julio se prevé algo más interesante, con propuestas variadas que tienen posibilidades de convertirse en reyes de la cartelera. Hoy, 4 de julio, Día de la Independencia norteamericana, llegan una serie de novedades que sin duda poseen los alicientes necesarios para convertirse en las más taquilleras. Humor gamberro, drama romántico adolescente, thriller, … Prácticamente todos los géneros se dan cita en estos 8 films en los que participan, además, desde actores consagrados a actrices porno que buscan consolidar su papel en la industria más tradicional.

Si comenzamos por los títulos más importantes es indispensable hablar de Mil maneras de morder el polvo, nueva divertida y gamberra propuesta de Seth MacFarlane (Ted) quien no solo dirige y escribe, sino también protagoniza esta disparatada historia ambientada en el Lejano Oeste, un peligroso lugar donde, como reza el título original, hay un millón de maneras distintas de morir. La trama comienza cuando un cobarde ovejero es abandonado por su novia después de renunciar a un duelo. Será en sus horas más bajas cuando conocerá a una hermosa y misteriosa mujer que le devolverá la ilusión, pero que también le traerá la desgracia, pues su marido es ni más ni menos que un violento y famoso forajido, al que tendrá que derrotar si quiere salvar la vida y a la chica. Junto a MacFarlane encontramos un puñado de actores tan conocidos como Charlize Theron (Blancanieves y la leyenda del cazador), Liam Neeson (Non-Stop), Amanda Seyfried (Los miserables), Giovanni Ribisi (Contraband), Neil Patrick Harris (serie Cómo conocí a vuestra madre) y Sarah Silverman (Escuela de pringaos).

Una alternativa muy distinta, también procedente de Estados Unidos, es Bajo la misma estrella, drama adolescente de corte romántico basado en la novela de John Green que narra la relación amorosa que entablan dos jóvenes con cáncer. Ambos lucharán por convertir el tiempo que les queda en algo inolvidable, y para ello llegarán a viajar a Ámsterdam para conocer al escritor favorito de uno de ellos. Dirigida por Josh Boone (Un invierno en la playa), la cinta cuenta en su reparto con Shailene Woodley y Ansel Elgort, ambos protagonistas en Divergente (2014), como pareja principal, a los que se suman Nat Wolff (Paz, amor y malentendidos), Laura Dern (Parque Jurásico), Sam Trammell (serie True Blood) y Willem Dafoe (El gran hotel Budapest), entre otros.

Los adolescentes también son protagonistas en The kings of summer, comedia dramática norteamericana del 2013 que aborda el sueño de un grupo de jóvenes de independizarse. Hartos de convivir con sus padres se fugan sin rumbo fijo hacia la naturaleza con el único plan de construir una casa y vivir dueños de su propio destino. Sin embargo, ese mismo destino les deparará un sinfín de sorpresas. Jordan Vogt-Roberts, director habitual de series de televisión, debuta de este modo en el largometraje, contando para ello con Nick Robinson (serie Melissa & Joey), Gabriel Basso (Super 8), Moises Arias (El juego perfecto), Nick Offerman (Somos los Miller), Megan Mullally (Tocando fondo) y Alison Brie (Eternamente comprometidos) como principales intérpretes.

Dejamos Estados Unidos para centrarnos en Un largo viaje, una coproducción angloaustraliana de 2013 que adapta el best seller homónimo y autobiográfico de Eric Lomax. La trama comienza cuando Lomax, oficial británico fascinado desde su infancia por los trenes, es capturado durante la II Guerra Mundial y enviado a un campo de trabajo para construir la línea férrea entre Birmania y Tailandia. Durante su cautiverio deberá soportar condiciones inhumanas y un amplio abanico de torturas. Años después, y una vez finalizada la guerra, la vida tranquila de Lomax se verá alterada cuando descubra que un joven oficial encargado de su tortura sigue vivo. Dirigida por Jonathan Teplitzky (Burning man), uno de los elementos más destacados de este drama es su reparto, encabezado por Colin Firth (Un plan perfecto), Nicole Kidman (Stoker), Jeremy Irvine (Grandes esperanzas) y Stellan Skarsgård (El médico), a los que se suman Jeffrey Daunton (Servicios muy personales), Michael MacKenzie (Night people), Hiroyuki Sanada (Lobezno inmortal) y Tanroh Ishida (Sennen no yuraku).

La gran representante española es Open Windows, nueva película de Nacho Vigalondo (Los cronocrímenes) que, enmarcada en el thriller, experimenta con diferentes cámaras y formatos audiovisuales para contar una historia que arranca cuando un joven es rechazado por una importante y deseada actriz después de que el primero ganara un concurso cuyo premio era una cita con la estrella. Cuando todo parece perdido un hombre le propondrá seguir todos los pasos de la mujer, incoándose un macabro juego de acoso, terror y misterio en el que ambos personajes serán solo piezas prescindibles. El director cántabro cuenta para la ocasión con Elijah Wood (Grand piano) y la ex actriz porno Sasha Grey (The girlfriend experience) como principales protagonistas del reparto, que se completa con Neil Maskell (serie Utopía), Ivan González (El borde del tiempo), Adam Quintero (Propios y extranos) y, como es habitual, el propio Vigalondo.

Otro nombre propio de este fin de semana es el de Jean-Pierre Jeunet (Amelie), quien regresa tras cuatro años de ausencia con El extraordinario viaje de T.S. Spivet, una aventura familiar con toques dramáticos que, como es habitual en el cine del francés, está plagada de personajes y situaciones de lo más surrealistas. La trama de esta producción francocanadiense del 2013 narra el viaje realizado por un pequeño genio de 12 años que vive en un rancho en Montana. Su pasión por la cartografía y los inventos le llevará a ganar un premio otorgado por una importante institución científica, por lo que el joven se armará con su maleta dispuesto a recorrer Estados Unidos de una punta a otra. El reparto está encabezado por Helena Bonham Carter (El llanero solitario), Kyle Catlett (serie The following), Judy Davis (A Roma con amor), Robert Maillet (Pacific Rim), Callum Keith Rennie (serie La tapadera) y Dominique Pinon (Micmacs).

España también está presente en la producción de El secreto del cofre de Midas, cinta de aventuras de 2013 que también cuenta con financiación del Reino Unido y que se ambienta en la época victoriana. En concreto, la trama sigue a un joven londinense cuyos padres desaparecen misteriosamente. Responsable de un hermano menor, su vida cambiará cuando unos desconocidos secuestren al pequeño, lo que le llevará a iniciar un viaje a una remota isla acompañado de un aventurero que persigue intereses similares. Jonathan Newman (Hogar de acogida) es el encargado de dirigir a un puñado de actores conocidos, entre los que destacan Michael Sheen (serie Masters of sex), Lena Headey (serie Juego de Tronos), Sam Neill (Plan de escape), Ioan Gruffudd (Los 4 fantásticos), Aneurin Barnard (The facility) y Keeley Hawes (El robo del siglo).

Finalizamos el repaso a los estrenos con Omar, drama palestino con tintes de thriller del 2013 escrito y dirigido por Hany Abu-Assad (The courier). Su argumento, marcado por la situación política y social de la zona, se centra en los riesgos a los que se enfrenta un joven que todos los días trepa el muro para ver a la chica de la que está enamorada. Sin embargo, cuando un día sea capturado su forma de entender el mundo y las relaciones con sus amigos y vecinos cambiará. Los debutantes Adam Bakri, Leem Lubany, Samer Bisharat e Iyad Hoorani conforman el reparto principal.

Ridley Scott busca el origen de la Humanidad y Seyfried a su hermana


Para los fans de la ciencia ficción y el terror espacial es uno de los estrenos más esperados. Tal vez por eso la mayor parte de los productores y distribuidores han optado por no presentar ninguna película este 3 de agosto, en el que la nueva película de Ridley Scott (Gladiator) copa el interés de los espectadores adultos. Aún así, hasta cuatro películas acompañan al film, la mayoría de ellas europeas; aunque sin duda, el evento lleva por nombre Prometheus.

Y es que el autor de Alien vuelve a la saga que le dio el éxito y el reconocimiento que le ha llevado a firmar algunos de los títulos más importantes de los últimos años. En efecto, el estreno de este viernes aborda una historia que transcurre en el universo de dichas películas, aunque varios siglos antes, cuando un grupo de exploradores espaciales descubren una señal que podría llevarles a encontrar el origen de la humanidad en los confines del Universo. Sin embargo, lo que allí encuentran da lugar a una batalla por salvar sus vidas y las de toda la raza humana. Con componentes muy similares al film original (chica protagonista, robot muy humano, intereses empresariales ocultos, …), Scott tiene todas las herramientas para crear un disfrute único, una intriga espacial con buenas dosis de terror escrita por Jon Spaihts (La hora más oscura) y Damon Lindelof (serie Perdidos). Noomi Rapace, la protagonista de la saga Millennium, se echa a sus espaldas el rol principal, aunque no es el único rostro conocido. Michael Fassbender (X-Men: Primera generación), Charlize Theron (Las normas de la casa de la sidra), Idris Elba (Thor), Guy Pearce (Memento) y Logan Marshall-Green (serie Dark blue) son los co-protagonistas.

Amanda Seyfried (Mamma mia!) protagoniza el único título que podría competir con la magnitud de la cinta de ciencia ficción, y lo hace con un thriller de lo más clásico que lleva por nombre Sin rastro. Dirigida por Heitor Dhalia (Nina), la trama gira en torno a una joven que, al llegar a casa una noche, descubre que su hermana ha sido secuestrada, posiblemente por el mismo hombre que la retuvo a ella un año antes. Tras comprobar la pasividad de la policía, la protagonista iniciará una búsqueda particular para salvar a su hermana y descubrir los secretos del secuestrador. Daniel Sunjata (El diablo viste de Prada), Jennifer Carpenter (serie Dexter) y Wes Bentley (American Beauty) son algunos de los nombres que también aparecen en pantalla.

El resto de títulos, de temáticas muy variadas, proceden de Europa y Asia. De entre ellos destaca La felicidad nunca viene sola, una comedia francesa acerca de las comprometidas situaciones que se generan cuando dos personas con estilos de vida opuestos se conocen, se enamoran y deciden afrontar una nueva vida juntos. Dirige James Huth (Hellphone) y protagonizan Sophie Marceau (Espías en la sombra), Gad Elmaleh (Midnight in Paris), Maurice Barthélémy (Casablanca driver) y François Berléand (Transporter).

Pollo con ciruelas es el título del drama co producido por Francia, Alemania y Bélgica que dirigen y escriben a cuatro manos Vincent Paronnaud y Marjane Satrapi, los responsables de la adaptación del cómic Persépolis (2007). La historia se centra en un violinista que decide esperar a la muerte en la cama cuando su instrumento se rompe. A lo largo de recuerdos y ensoñaciones se presentan ante el espectador numerosos momentos de su juventud y la fuente del genio e inspiración que guió toda su carrera. Mathieu Amalric (Munich) protagoniza el film acompañado de Edouard Baer (Mon pote), Maria de Medeiros (Mi vida sin mí) e Isabella Rossellini (Terciopelo azul) entre otros.

Por último, un auténtico delirio asiático cuyo título ya deja entrever las intenciones del mismo: Woochi, cazador de demonios. Producida en 2009, y escrita y dirigida por Dong-hun Choi (Tazza), la historia sigue a un joven mago que, cinco siglos atrás, intentó derrotar a los demonios en su lucha contra los dioses. Traicionado y confinado en un pergamino, los dioses deberán recurrir de nuevo a él para hacer frente a los demonios… en la época actual. Acción, artes marciales, comedia y fantástico se mezclan en este film protagonizado por Dong-won Kang (Hyeongsa), Yun-seok Kim (Ya-soo) y Su-jeong Lim (Dos hermanas).

La taquilla española se rinde a la madrastra de Blancanieves


No ha sido ninguna sorpresa que sea la cinta más taquillera, pero aún así es remarcable que Blancanieves y la leyenda del cazador haya logrado en apenas tres días (del 1 al 3 de junio) casi tres millones de euros, imponiéndose al resto de títulos más o menos taquilleros que todavía colean entre los diez primeros. Además, es prácticamente el único que se cuela en este top 10, y desde luego suya es la exclusiva de estar entre lo más alto.

En total, 2,99 millones de euros repartidos en 576 pantallas, lo que hace un promedio de 5.200 euros, una cifra realmente notable si se tiene en cuenta que la producción se aleja de tecnologías tridimensionales, si bien cuenta con el reclamo de Kristen Stewart (aunque lo bueno de verdad se encuentra en el otro bando de la película). Habrá que ver su evolución en las próximas semanas, aunque dado que no se preven títulos importantes en un corto plazo es posible que se mantenga en lo más alto. La única que tiene papeletas para hacerle sombra es Proyect X, la macrofiesta que llegará a los cines el fin de semana que viene.

Por lo demás, en la taquilla aparecen viejos conocidos de los espectadores, cuyos descensos generalizados no superan en general el 50%. La segunda posición es para Men in Black III, que en su segunda semana cae un 47% hasta los 1,17 millones de euros, lo que hace un total acumulado de 4 millones. Junto a la cinta de Charlize Theron, es la única que ha superado el millón de euros en el fin de semana.

Las Sombras tenebrosas de Tim Burton se mantienen tras un mes en cartel entre las tres más taquilleras. Aunque apenas logra los 0,32 millones de euros (un 39% menos), su total acumulado supera ya los 5 millones de euros, mientras que el número de espectadores que la han visto podría llegar al millón. Un dato que demuestra el atractivo del extravagante director entre la sociedad española, por lo que podría mantenerse algunas semanas más entre las más vistas.

En cuarto lugar tenemos a Zac Efron y su drama romántico Cuando te encuentre, que se queda en unos 280.000 euros, lo que supone un descenso del 44% respecto al fin de semana anterior. Tras dos semanas en cartel, apenas sí roza el millón de euros de recaudación, lo que unido a los estrenos que están por llegar puede dejarla en una cifra sensiblemente superior a los seis ceros.

Tras seis semanas, Los Vengadores empiezan a mostrar la fatiga y el cansancio propio de este tipo de films, sobre todo si se tiene en cuenta la proximidad de otros superhéroes. En total, en los tres días logró 0,25 millones de euros que completan un total de 15,09 millones, lo que la convierte en uno de los éxitos del año; más aún si se atiende a sus 2,16 millones de espectadores.

En cuanto a las posiciones sexta y séptima de este ranking, dos cintas muy dispares que han tenido unos resultados similares. American Pie: el reencuentroProfesor Lazhar logran 0,13 millones de euros, lo que deja a la primera al borde de los cinco millones en total y a la segunda con 0,79 millones. Claro que si se compara con el fin de semana anterior, la comedia desciende un 44%, mientras que el drama solo empeora un 29%, lo que deja claro que los gustos de los espectadores están siendo más adultos en un largo plazo.

De hecho, prueba de que estos gustos se imponen en general a los de los adolescentes (que solo acuden en masa en el momento del estreno) son los films que cierran este top 10. En octavo lugar encontramos Miel de naranjas, el drama español estrenado el pasado viernes que se hace con 0,11 millones de euros, una cifra realmente pobre pero que, por otro lado, ha sido superior a la del resto de estrenos.

La sombra de la traición sufre la mayor caída de las más taquilleras, y con un 56% menos que hace una semana logra unos 100.000 euros, lo que hace un total de 1,17 millones. Cerrando este top 10, la veterana e incombustible Intocable, que tras 13 semanas en cartel desciende un 27% (el menor de todos) y alcanza 0,1 millones de euros, una pequeña aportación a la increíble cifra de 15,57 millones de euros dejados por 2,38 millones de espectadores.

‘Blancanieves y la leyenda del cazador’: la maldad de una belleza eterna


Las comparaciones son odiosas, es cierto, pero con dos estrenos tan relativamente recientes como son Mirror, MirrorBlancanieves y la leyenda del cazador, y que abordan el famoso cuento de los hermanos Grimm desde dos perspectivas tan distintas, un ejercicio comparativo es casi necesario. Por supuesto, para gustos los colores, pero vistas ambas la protagonizada por Charlize Theron (Las normas de la casa de la sidra) realiza un ejercicio mucho más serio, más oscuro y más tenebroso a la historia de la joven amenazada de muerte por su maléfica madrastra y, al tiempo, regidora del reino.

En efecto, la cinta dirigida por Rupert Sanders emana, ya desde su comienzo con la clásica frase “Érase una vez…”, un tono clasicista y, al mismo tiempo, tenebroso, marcado por la muerte en todas sus formas. Y si bien la magnífica fotografía de Greig Fraser aporta al conjunto la necesaria e imprescindible atmósfera lúgubre, gris y deprimente del reinado de la malvada bruja, es precisamente la labor de Theron en dicho papel la que realmente le aporta al relato la mayor parte de su entereza. Es ella la que se lleva todos los honores al convertir a un personaje ya de por si malvado en un ser sin emociones, casi sin sentimientos (excepto hacia un hermano al que, por otro lado, ninguna la mayor parte del tiempo) y obsesionada con la vida y la juventud eternas.

La labor de la protagonista de Young adult supera, y con creces, a las del resto del reparto protagonista, aunque no así a los secundarios. Y es una lástima, pues con unos actores protagonistas más sólidos el film podría haber alcanzado cotas mucho más altas. Y no es que Chris Hemsworth (Los Vengadores) no resulte convincente en su papel de cazador (¿qué clase de cazador va con tres hachas a enfrentarse a las bestias de los bosques?); más bien, es la protagonista, Kristen Stewart (Luna nueva), quien desentona en el reparto. Con un rostro casi inexpresivo, su papel se limita a correr de un lado para otro, sin apenas diálogos hasta el final del metraje y con una cara que transmite de todo menos bondad o dulzura. Sin duda, la joven actriz todavía tiene mucho camino por delante para alcanzar el estatus de auténtica profesional, si bien el de estrella adolescente ya lo tiene. Por no hablar de la belleza entre las dos protagonistas femeninas. Tal vez sea por eso por lo que su labor como Blancanieves se limita a la mínima expresión interpretativa.

Con todo, y aunque Stewart supone una importante debilidad, el film se revela como un entretenimiento en toda regla, realizando una aproximación relativamente fiel y adulta del cuento, y mostrando unos escenarios que no solo logran sorprender por su belleza formal, sino que trasladan con convicción al espectador hasta los confines de ese reino en el que brujas, hadas, princesas y enanos (atención a la labor de estos actores, no tiene desperdicio) se dan cita bajo un marco que oscila entre la magia blanca y negra, y la religión más innecesaria.

Nota: 6,5/10

Charlize Theron e Imanol Uribe eclipsan unos mediocres estrenos


En lo que llevamos de año, los pocos estrenos orientados exclusivamente a entretener y llenar las salas de adolescentes están teniendo una repercusión más bien pobre. Con la excepción de casos muy concretos, el resto no están encontrando un camino fácil para generar repercusión entre los espectadores. El fin de semana del 1 de junio trae consigo un nuevo intento de las productoras por crear un éxito indiscutible, y lo hace con la nueva versión del cuento de Blancanieves. Pero no es el único estreno importante. Un thriller psicológico, comedia e interesantes producciones españolas son algunas de las propuestas de este viernes.

En cualquier caso, parece que ninguno de ellos hará sombra a Charlize Theron (Hancock) y su Blancanieves y la leyenda del cazador. Estrenada con varios meses de diferencia respecto a la otra aproximación al cuento de los hermanos Grimm protagonizada por Julia Roberts (Novia a la fuga), el film presenta una historia mucho más adulta, más oscura y, en líneas generales, más fiel al relato literario que el otro título de este 2012. Y al igual que en aquel, el mayor atractivo lo presenta la actriz que da vida a la madrastra, y no la auténtica protagonista, interpretada en esta ocasión por Kristen Stewart (saga Crepúsculo). En esta ocasión, la malvada reina y madrastra de Blancanieves encarga a un cazador que acabe con su vida en el bosque, pero cuando éste se apiada de ella comenzará una lucha por el reino que combina hierro y magia, y en la que estarán presentes tanto los siete enanitos como el príncipe. Dirige Rupert Sanders en la que es su ópera prima, y en el reparto destacan Chris Hemsworth (Thor) como el cazador, Sam Claflin (Piratas del Caribe. En mareas misteriosas) como el príncipe, Ian McShane (Scoop), Bob Hoskins (¿Quién engañó a Roger Rabbit?), Ray Winstone (La invención de Hugo), Nick Frost (Zombies party) y Toby Jones (Luces rojas).

Junto a la propuesta fantástica y de acción de la semana llega un título del 2010 que también tiene nombres conocidos en su cartel. La sombra de los otros aborda en tono de intriga y thriller psicológico la labor de una psiquiatra forense especializada en desenmascarar falsos casos de personalidad múltiple que deberá enfrentarse al caso más extraño de su carrera al tratar a un hombre que cuyas múltiples personalidades aseguran que son víctimas de asesinato. Dirigida por la pareja responsable de Underworld: El despertar, Måns Mårlind y Björn Stein, la cinta está protagonizada por Julianne Moore (Los chicos están bien) y Jonathan Rhys Meyers (Match Point). Sin duda, la buena repercusión de la labor de sus directores en la franquicia vampírica ha hecho posible que este film de suspense con tintes clásicos vea finalmente la luz.

El que fuera uno de los mejores guionistas del cine hollywoodiense de los 80 del siglo pasado, Lawrence Kasdan (autor del libreto de En busca del arca perdida), retoma labores de dirección con la comedia ¡Por fin solos!, protagonizada por Diane Keaton (Morning Glory) y Kevin Kline (Sin compromiso). Ambos dan vida a un matrimonio que, tras muchos años juntos, deciden adoptar a un perro que encuentran en una autopista. El drama se desata cuando el marido pierde al animal en un bosque, iniciándose una búsqueda en la que participarán personajes de lo más diverso. Una comedia con toques dramáticos destinada a un público muy concreto y a los seguidores de este tipo de films, en los que Keaton parece haber encontrado su hueco en la industria. Completan el reparto rostros tan conocidos como Richard Jenkins (Los diarios del ron).

En cuanto a las propuestas españolas, esta semana llegan dos producciones de muy distinta índole. Por un lado, la muy interesante Miel de naranjas, lo último de Imanol Uribe (Días contados), quien narra en imágenes la historia de una pareja de novios en plenos años 50, es decir, en la posguerra. Él, que cumple el servicio militar en un juzgado, decide actuar al comprobar, día tras día, las injusticias que se cometen por parte del régimen. Protagonizan este drama Blanca Suárez (The Pelayos) e Iban Garate (Arriya), siendo secundados por nombres tan conocidos del cine español como Ángela Molina (Carne trémula), Bárbara Lennie (La piel que habito), Karra Elejalde (Airbag) y Eduard Fernández (El método).

Por otro, y en un tono mucho más cómico, En fuera de juego. Dirigida por David Marqués (Cualquiera), la película cuenta la vida de un representante de futoblistas de tercera y un médico traumatizado por el fútbol que verán unidos sus destinos por la aparición de un joven “crack”, iniciándose entonces toda una serie de tretas y artimañas por lograr sus objetivos. El film cuenta con grandes nombres de la comedia en España como son Fernando Tejero y Diego Peretti, quienes ya coincidieron en Al final del camino, a los que acompañan Hugo Silva (Lo contrario al amor), Carolina Pelleritti (Un tipo corriente) y José Sancho (Hable con ella), amén de una serie de personajes relacionados con el fútbol como los jugadores Iker Casillas y Martín Palermo, o los periodistas deportivos José Ramón de la Morena y Alfredo Relaño.

Los estrenos se completan con la producción francoalemana ¿Y si vivimos todos juntos?, una película coral que cuenta en clave cómica la difícil situación de un grupo de ancianos que, ante la perspectiva de ir a vivir a una residencia de ancianos, decide compartir casa. La propuesta llega de la mano de Stéphane Robelin (Real movie), escritora y realizadora, y cuenta con un reparto donde destacan nombres como el de Guy Bedos (La jungle), Daniel Brühl (Malditos bastardos), Geraldine Chaplin (El monje) y Jane Fonda (La madre del novio).

Disney suaviza la historia de los hermanos Grimm en ‘Blancanieves y los siete enanitos’


Puede que a muchos les parezca una obra banal o excesivamente infantil, pero el legado de Walt Disney es uno de los más importantes de la historia del cine. Más allá del emporio formado por parques de atracciones, merchandising de personajes y canales de televisión propios, la empresa Disney es responsable de revolucionar la forma de animar tradicional y, en general, encontrarse a la vanguardia de la innovación cinematográfica. Y si uno de sus grandes legados fue la técnica de superposición de capas en la animación, el uso del color y la animación digital han sido referente para los profesionales del sector, y sus versiones de los cuentos populares han nutrido las fantasías de los más pequeños en todo el mundo. Con motivo del estreno de Blancanieves y la leyenda del cazador, hoy abordamos esta versión más edulcorada y apta para los niños del cuento de los hermanos Grimm.

Es evidente que Blancanieves y los siete enanitos, la versión de 1937 que hizo la productora, elimina deliberadamente los elementos más escabrosos del texto, el cual se basaba a su vez en una serie de leyendas que los padres contaban a sus hijos, por lo que posee una fuerte carga educativa sobre los peligros de la sociedad, las dobles intenciones de las personas y las amenazas que rodean a cualquier niño. Y aunque la versión de dibujos pierde buena parte de los elementos más difíciles de digerir por un niño, el acierto cabe hallarlo en la conservación de esa moraleja, diluida irremediablemente en la dulzura y la belleza que desprende el film.

Siguen existiendo los enanitos, el príncipe y la madrastra malvada. Sigue existiendo una manzana, un ataúd de cristal y un espejo mágico. Pero poco más. Las relaciones de los personajes y el desarrollo narrativo de ambas obras difiere en muchos momentos, siendo más fiel al texto la versión de Charlize Theron (Young adult) que la de Disney. Empero, la cinta animada contiene numerosos elementos a tener en cuenta y, sobre todo, a respetar por la importancia que han tenido a lo largo de la historia.

Comenzando por el hecho de que la versión de dibujos ha pasado casi como la verdadera, lo cierto es que la factura técnica del film marcó un antes y un después en la cinematografía, siendo una de las primeras en utilizar el color, provocando el ostracismo del blanco y negro en la animación. Por otro lado, a nivel narrativo el carácter de esta Blancanieves y los siete enanitos puede resumirse en una de las máximas de Disney: jamás debe verse morir a un personaje en pantalla. Y aunque esta norma ha sido quebrada recientemente con Tiana y el sapo (2009), dicha frase lleva implícitos una serie de límites que se han respetado siempre: colorido, animales con elementos humanos, bondad, música, belleza, etc. Todos ellos convierten a la cinta de Disney en única, modificando el carácter del texto inicial pero creando todo un mundo nuevo, tal vez más infantil pero igualmente didáctico.

Con magia y sin violencia

Claro que, como decimos, el objetivo de la cinta de animación no es ser fiel al texto, sino hacerlo más adecuado para los niños del siglo XX, menos amenazados y, en cierto sentido, más inocentes que los del siglo anterior. Así, la versión de 1937 elimina dos de los tres intentos de la madrastra para acabar con Blancanieves, dejando posiblemente el más llamativo y visualmente atractivo de todos ellos: la manzana envenenada. Además, ofrece una imagen mucho más bondadosa de los enanitos, personajes algo más egoístas en su versión literaria.

En este sentido, muchos estudios a lo largo de los años dejan entrever que la relación entre Blancanieves y los enanitos no es exactamente idílica. Más bien, ella queda supeditada a las órdenes de los siete hombres, para los que realiza las tareas del hogar, adquiriendo el papel correspondiente por entonces a la esposa, que en este caso tiene poco más de 10 años.

Pero sin duda lo que más varía es la resolución del cuento. Disney, en su afán por generar fantasía, sustituye el trágico y macabro final de los hermanos Grimm por uno más fantasioso, acorde a la línea seguida en todo el metraje de la película y con el príncipe como héroe y Blancanieves como damisela en apuros. Nada más lejos de la realidad. Si bien el príncipe posee un papel fundamental en la historia (respetado en la mayoría de las versiones), Blancanieves no es presentada como un personaje indefenso. Los ataques sufridos dejan entrever un cambio final en su carácter, convirtiéndose en cómplice del aciago final de la malvada reina.

Desde luego, la obra de los hermanos Grimm presenta a unos personajes mucho más humanizados, sacados de ese mundo que consideramos los cuentos de hadas, y con motivaciones más conocidas para cualquier persona. En este sentido, la obra de Disney adquiere una mayor relevancia al crear todo un mundo de hadas nuevo e inexplorado hasta entonces, y que se completará con las posteriores incursiones en las leyendas populares de la factoría de sueños.

Las versiones simultáneas de Hollywood se centran en Blancanieves


Cada pocos años, la maquinaria de Hollywood sufre lo que podríamos llamar un colapso cuya consecuencia es harto extraña: dos películas que tratan una misma temática surgen a la vez. Algunas veces con un año de diferencia (por aquello de no estrenar al tiempo), pero otras veces, como en este 2012, coinciden casi en los meses. En esta ocasión hablamos del cuento de Blancanieves, que será objeto de dos versiones muy diferentes.

De hecho, éste suele ser uno de los elementos más característicos de este fenómeno. Si una versión es más adulta, más sombría y seria, la otra se convierte automáticamente en “ligera”, con un enfoque más comercial y que abarque una mayor número de espectadores. Pero en el caso de estas adaptaciones hay otro elemento harto interesante: dos grandes actrices lucharán por convertirse en la mejor, o peor, no lo tengo claro, bruja de cuento.

Así, la película titulada Blancanieves y la leyenda del cazador cuenta una historia algo más sombría y tenebrosa, aunque sus actores, a excepción de la siempre magnífica Charlize Theron (Young adult), resulten algo sosos. La crepuscular Kristen Stewart hace las veces de Blancanieves, mientras que el asgardiano dios del trueno Chris Hemsworth será el cazador del título. Por tanto, a Theron sólo le queda ser villana. ¡Y qué villana! Sólo con esa espectral imagen de ella saliendo de un baño de leche totalmente cubierta impresiona si se recuerda la mítica versión de Disney.

Por su parte, Blancanieves (Mirror, mirror) se podría decir que es la versión “para todos los públicos”. El papel de la bruja recae, esta vez, en Julia Roberts, aunque su maldad está dotada de un tono cómico y la puesta en escena es tan colorida como la película animada. Eso sí, lo que ambas comparten es un plantel de caras conocidas: Lily Collins (The blind side) como Blancanieves, Armie Hammer (J. Edgar) como el príncipe, Sean Bean (El señor de los anillos I) como el rey, y Nathan Lane (Una jaula de grillos) como el mayordomo de la malvada reina.

Habrá que esperar a su estreno para ver cuál de las dos tiene más éxito. Por ahora, al final dejamos los dos trailers para que comparéis, pero antes abordaremos otros casos conocidos e igualmente sorprendentes.

De meteoritos, volcanes y alienígenas

En 1997 los volcanes se pusieron de moda. Por un lado, Pierce Brosnan (serie Bond) se metía en la piel de un vulcanólogo marcado por su pasado que acude a Un pueblo llamado Dante’s Peak para estudiar la actividad de un volcán que, como no podía ser de otro modo, termina por erupcionar y poner en peligro a la gente del pueblo. Por otro lado, Volcano jugaba con la posibilidad de que Tommy Lee Jones salvara a la ciudad de Los Ángeles de un volcán que aparecía bajo sus calles.

Ni qué decir tiene que la primera fue la versión seria, una suerte de reconstrucción de lo acontecido en Pompeya en la época romana pero con la tecnología actual (que sirve de poco, pero bueno…), y que con los años se ha convertido en una pequeña película a recordar, mientras que la otra…

El fenómeno se repitió al año siguiente, cuando dos películas radicalmente opuestas pelearon por la taquilla en todo el mundo. Esta vez, el peligro venía de fuera en forma de meteorito que iba a impactar con la Tierra. Pero mientras una tenía detrás de las cámaras a Michael Bay (icono de la espectacularidad) y a Bruce Willis y Ben Affleck en pantalla, la otra contaba con un ramillete de actores conocidos pero no convertidos en auténticas estrellas, al menos no todavía.

Como se habrán imaginado, la primera fue Armaggedon, y fue la que arrasó en las pantallas, si bien no fue necesariamente la mejor. En este caso, de hecho, existe una mayor división de opiniones. La película del director de La Roca, con su espectacularidad y sus momentos imposibles, termina por ser una historia solvente, sobre todo gracias al elenco de secundarios que, digámoslo ya, le dan el verdadero color a la película.

La otra propuesta catastrofista fue Deep Impact. Película coral donde las haya, en su reparto destacan nombres como el de Robert Duvall (El padrino), Téa Leoni (Un golpe de altura), Elijah Wood (antes de ser Frodo en El señor de los anillos), Vanessa Redgrave (Anonymous), Morgan Freeman (Seven) y Leelee Sobieski (Eyes Wide Shut). Todos ellos interconectados de un modo u otro ante la llegada del meteorito en un drama posiblemente mucho más sólido que el de Bay y compañía, pero que los años han relegado un poco al olvido ante el abrumador éxito de su contrincante.

El último caso es más reciente, y posiblemente muchos ni se lo crean. En 2005 Steven Spielberg se unía a Tom Cruise para realizar una adaptación moderna de La guerra de los mundos de H. G. Wells. Por supuesto, la película fue un rotundo éxito gracias a la espectacularidad de sus secuencias pero también a un guión que, como no podía ser de otro modo, aborda temas como la familia, el conflicto entre padre e hijo o la supervivencia. Lo que ocurrió ese mismo año fue que otra película, mucho menor en presupuesto y nombres, también llevaba por título La guerra de los mundos. Su estreno fue más bien discreto, y el público apenas hizo caso de una producción que, por otro lado, no era para tirar cohetes.

A continuación, los trailers de las dos versiones de Blancanieves. ¿Cuál os atrae más?

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: