‘Déjame salir’: el negro está de moda


No sé si la frase que da nombre a esta crítica, escuchada en uno de los diálogos de la película en cuestión, es acertada o no, pero de lo que no cabe duda es de lo que representa, tanto dentro como fuera del film. Y en este sentido, el debut en la dirección de Jordan Peele puede considerarse un éxito, ahondando en los conflictos raciales y en la sensibilidad de los espectadores. Otra cosa, sin embargo, es el producto cinematográfico en sí.

Porque, en efecto, en lo que a contenido social, moral, sociológico e incluso cinematográfico Déjame salir es una cinta cuanto menos interesante, que aprovecha con acierto la tensión dramática que generan los incongruentes detalles que percibe el protagonista y, por ende, el espectador. El trasfondo racial que se percibe casi en cada plano queda acentuado por una dirección un tanto simple de Peele, que se aleja de efectismos (más allá de los estrictamente necesarios) para optar por una sobriedad que contrasta, y mucho, con una banda sonora demasiado amiga de las estridencias. Si a esto sumamos un reparto notable, sobre todo los secundarios, nos encontramos con una historia que camina por la delgada frontera entre el thriller más oscuro y el terror más adolescente, dejando para el recuerdo algunos hallazgos visuales.

El problema es que la carga y el análisis social que el film hace del racismo termina perdiéndose por un tratamiento previsible, plagado de tópicos y secuencias reutilizadas. Antes o después, el espectador es capaz de anticiparse a los acontecimientos, a los giros de guión e, incluso, a la naturaleza de los personajes. Y una vez ocurre, el desarrollo de la trama se vuelve monótono, aderezado por algunas ideas racistas que dan cuenta de la crueldad de la sociedad, pero monótono al fin y al cabo. Dado que una película debe ser entendida como un todo en el que cada parte funciona de forma coordinada con el resto, la irregularidad de su desarrollo termina lastrando las buenas ideas que traspasan la pantalla para quedarse grabadas en el subconsciente.

Una vez se encienden las luces, Déjame salir muestra todas sus caras, las mejores y las peores, y se define como un film irregular, con un interesante contenido que invita a la reflexión pero un tratamiento poco arriesgado, más interesado en recorrer los caminos que cientos de films ya han marcado antes en lugar de llevar la trama por territorios más ignotos. Puede que esa sea la clave para que el espectador se centre en el mensaje y la visión sobre el racismo que emana de la historia, pero también es la clave para entender que la cinta, como producto, podría haber sido mejor.

Nota: 6,5/10

El terror de ‘Déjame salir’ se enfrenta a la política de ‘El caso Sloane’


Si algo está caracterizando al mes de mayo son las numerosas propuestas que, al menos hasta ahora, tienen como punto en común el thriller y el terror. Este viernes, 19 de mayo, no es menos, y las principales novedades de la cartelera prometen intriga y emociones fuertes a los espectadores. Por supuesto, no es la única oferta, y aunque este es un fin de semana de pocos títulos nuevos, la variedad está servida.

Comenzamos el repaso con Déjame salir, ópera prima de Jordan Peele, quien también es autor de un guión que arranca cuando un joven afroamericano viaja con su novia blanca a la finca de los padres de ella para conocerlos y pasar el fin de semana. Aunque todo el mundo es extraordinariamente amable al comienzo, poco a poco se irán sucediendo extraños acontecimientos que pondrán en alerta al joven, iniciándose una pesadilla de la que intentará salir con vida. Intriga y terror se mezclan en esta historia protagonizada por Daniel Kaluuya (Sicario), Bradley Whitford (La cabaña en el bosque), Catherine Keener (serie Show me a hero), Allison Williams (serie Girls), Betty Gabriel (Election: La noche de las bestias) y Caleb Landry Jones (Decadencia).

El thriller y la política se unen en El caso Sloane, producción con capital francés y norteamericano dirigida por John Madden (El exótico Hotel Marigold) cuyo argumento se centra en una mujer conocida por su astucia y sus éxitos en las altas esferas del mundo político y empresarial. Acostumbrada a ganar sea como sea, cuando deba enfrentarse a un rival capaz de acabar con su carrera deberá decidir si el precio de la victoria realmente merece la pena. Jessica Chastain (Marte), Mark Strong (Agente contrainteligente), Gugu Mbatha-Raw (Los hombres libres de Jones), Alison Pill (serie The Newsroom), Jake Lacy (Carol), Michael Stuhlbarg (La llegada), John Lithgow (El contable) y Sam Waterston (Anesthesia) encabezan el reparto.

Entre los estrenos europeos destaca Personal shopper, coproducción franco alemana escrita y dirigida por Olivier Assayas (Después de mayo) que arranca cuando una joven estadounidense que reside en París consigue un trabajo como encargada de todo el vestuario de una celebrity, lo que le da tiempo para tratar de contactar de algún modo con el espíritu de su hermano gemelo, muerto en esa misma ciudad. Su vida se complica cuando empieza a recibir mensajes de texto de un desconocido. Drama y misterio se dan cita en esta historia protagonizada por Kristen Stewart (American ultra), Lars Eidinger (Elixir), Anders Danielsen Lie (La odisea de Alice) y Benjamin Biolay (Vicky).

Desde Alemania también llega Goodbye Berlín, comedia dramática familiar basada en la novela de Wolfgang Herrndorf cuya trama se centra en un joven de 14 años que se queda solo en casa. Durante ese tiempo un compañero de clase aparece con un coche robado, iniciando juntos un viaje por carretera que les cambiará la vida. Fatih Akin (El padre) dirige esta propuesta en cuyo reparto destacan nombres como los de Anand Batbileg, Tristan Göbel (Zurich), Aniya Wendel, Julius Felsberg (Hotel Lux) y Uwe Bohm (Freistatt).

La última de las novedades de ficción es Boris sin Béatrice, drama escrito y dirigido por Denis Côté (Curling) que se centra en un hombre que decide tener una relación extra matrimonial para satisfacer sus necesidades emocionales mientras su mujer se encuentra gravemente enferma. James Hyndman (Black eyed dog), Simone-Élise Girard (Die), Denis Lavant (Eva no duerme), Dounia Sichov (Marussia) y Laetitia Isambert-Denis (Sans elle).

Terminamos el repaso con el documental Dancer, obra que se centra en el bailarín ucraniano Sergei Polunin, que con 19 años se convirtió en el primer bailarín más joven del Royal Ballet de Londres. La cinta está dirigida por Steven Cantor (Nadie muere en Lily Dale).

‘Show me a hero’, la espiral autodestructiva de la adicción al poder


Oscar Isaac protagoniza la miniserie 'Show me a hero'.Es muy difícil ver entre las series actuales un producto como Show me a hero, miniserie basada en el libro de Lisa Belkin que han escrito David Simon y William F. Zorzi, cerebros detrás de The aire, y que ha dirigido Paul Haggis (Crash). Esa dificultad no radica en su temática, ni siquiera en su estructura, sino en el enfoque que sus responsables aportan a un tema tan actual como antiguo: la tolerancia, la lucha de clases y, sobre todo, la adicción. Porque sí, a lo largo de sus seis episodios la trama trata sobre muchas, muchísimas cosas (uno de sus mayores atractivos), pero lo que subyace en el fondo es una historia de adicción. Curiosamente, las drogas son lo de menos.

Aquellos que no conozcan la historia de Nick Wasicsko (interpretado maravillosamente por Oscar Isaac –Las dos caras de enero-) posiblemente se sorprendan de que los problemas de integración que pueden verse hoy en día en muchas ciudades y barrios del mundo ya se daban en los años 80. La lucha de algunos concejales y alcaldes por lograr una mejor calidad de vida para todos sus ciudadanos se encontró no solo con la oposición de políticos, sino con el rechazo social, hasta el punto de pagar las decisiones sociales y morales con toda una carrera política. Sin desvelar el final de este personaje, protagonista de un particular infierno, sí es importante dejar claro que el título de la serie es un claro homenaje a lo que logró y, como ya he dicho, al precio que tuvo que pagar para ello.

Pero volviendo a la idea de la adicción, auténtico meollo de Show me a hero, cabe destacar la labor realizada por Simon y Zorzi en calidad de guionistas. Su forma de impregnar el desarrollo dramático de esa pátina autodestructiva que supone cualquier adicción hace que la trama se mueva en todo momento por senderos previsibles aunque no por ello menos interesantes. En realidad, lo que se consigue con la sutileza aportada por ambos guionistas es una sensación de estar ante un inevitable precipicio que, sin embargo, solo empieza a atisbarse a partir del cuarto episodio, cuando la espiral en la que entra el protagonista se torna evidente. Casualidad o no (me inclino a pensar que no), los acontecimientos a los que se enfrentan muchos de los personajes secundarios terminan por disimular la verdadera adicción que explica la serie, y que en algún que otro momento se llega a explicar.

Una adicción al poder, a ser reconocido, a tener esa posición social y política que genere toda una serie de corrientes de comunicación y de actuación que permitan, en una palabra, sentir utilidad y notoriedad. Da igual si la adicción se trae de casa o si se adquiere una vez se prueban las mieles del éxito. Lo interesante, y en esto la serie acierta de lleno, es asistir al proceso de descubrimiento, comprender que lejos del drama social que narra, esta miniserie adquiere un mayor significado al desarrollar una complejidad sin igual en su protagonista. La inocencia con la que inicia el camino, ya sea real o ficticia, desaparece en los compases finales de la producción, revelando un rol ambicioso, capaz de lo que sea por catar de nuevo las mieles del poder. Esa desesperación, esa pérdida de control de nuestra propia conciencia y moral, es lo que termina definiendo esa adicción.

Reparto de campanillas

Y eso, más allá de aspectos formales y narrativos, es el gran acierto de Show me a hero, que escapa del drama social al uso para exponer un arco dramático apasionante, fascinante y, por último, compasivo. No cabe duda de que el triángulo formado por Haggis, Simon y Zorzi, e Isaac es el alma de esta serie. La apuesta narrativa de Haggis, director habituado y aficionado a las historias corales con tramas interconectadas, es tan sobria como sugerente. De la estructura creada por Simon y Zorzi poco más se puede decir, salvo que adentra al espectador en un drama para terminar mostrándole otro relativamente diferente. E Isaac… bueno, simplemente se convierte en su personaje.

Pero en la serie brillan con luz propia muchos otros elementos. Comenzando por un reparto de campanillas en estado de gracia (en el que destacan nombres como Alfred Molina, James Belushi o Catherine Keener), y terminando por un diseño de producción, vestuario y maquillaje imprescindible (las imágenes finales de la época así lo confirman), este biopic trata en todo momento de acercarse a la realidad de una época convulsa en sus ideales y dramática en su día a día. Posiblemente esto sea, al mismo tiempo, una ventaja y un inconveniente, pues en este caso la realidad tiene muchos momentos de tedio, de estática, lo que juega en contra de un desarrollo fluido.

Un análisis posterior, sin embargo, permite apreciar que incluso en los momentos en los que parece que la historia se estanca lo que existen en realidad es un desarrollo de, precisamente, dichas adicciones. Por supuesto, existen las consecuencias directas de las drogas y del poder, pero hay muchas adicciones más, entre ellas al amor (lo que lleva a una joven a perder su casa). Evidentemente, esto queda algo diluido en el desarrollo, que también se ve lastrado por la necesidad de narrar muchas historias personales, tal vez demasiadas, en un periodo de tiempo muy largo. Esto exige del espectador algo más que sentarse delante de una pantalla, y en cierto modo eso también enlaza con la idea inicial de que esta serie no es algo habitual en las parrillas.

El resumen de este análisis podría ser que Show me a hero es una miniserie notable, con un interés que va más allá de lo dramático. Un biopic que permite al espectador ahondar en la figura de un político que terminó siendo adicto al poder (que lo fuera antes es algo que queda a discreción de cada uno). Pero también es una producción difícil que no tolera un primer acercamiento ligero. Exige mucho, pero también aporta mucho. Socialmente hablando ofrece interesantes conclusiones sobre la sociedad en la que vivimos, incluso cuando la historia se retrotrae más de 20 años. Psicológicamente hablando creo que no hace falta decir más. Una serie recomendable para paladares exigentes.

‘Begin Again’, cine hecho música en una banda sonora


Gregg Alexander es el compositor de la banda sonora de 'Begin again', dirigida por John Carney.Uno de los objetivos por los que inicié este blog hace algo más de dos años consistía en poder analizar films y series de televisión desde diversos puntos de vista, desde el narrativo hasta el interpretativo, pasando por el visual y el sonoro. Y eso es lo que hoy propongo con la película Begin Again, comedia dramática musical estrenada hace unas semanas cuya crítica podéis encontrar en este rincón de internet. La obra de John Carney (Once) es uno de esos relatos audiovisuales que, a priori, basan su fortaleza en su música, pero que una vez vistos se erigen como algo mucho mayor convirtiéndose en historias que encandilan gracias a su honesto sentido del drama, que le impide caer en el tópico o la sensiblería. Película aparte, lo que evidentemente destaca sobremanera es su banda sonora, compuesta para la ocasión por Gregg Alexander, líder de la extinta banda New Radicals.

Muchos tal vez se pregunten por qué incluir un comentario sobre una banda sonora compuesta por canciones pertenecientes al pop. El motivo no es otro que la propia definición de banda sonora de una película musical. Estamos acostumbrados a que un musical, salvando contadas excepciones, sea una obra en la que sus personajes empiezan a cantar en mitad de la acción, utilizando la música para narrar emociones y situaciones. Para ello suelen componerse piezas que, a través de la rima (que en ocasiones brilla por su ausencia), desarrollan esos aspectos de los personajes y sus circunstancias. El caso de la película de Carney, empero, es muy diferente. La música es un personaje más que, como si de un secundario principal se tratara, influye en la vida de los protagonistas, pero en ningún caso les roba interés. Es en este equilibrio donde la labor de Alexander hace acto de presencia y adquiere especial relevancia.

En efecto, la labor del compositor del tema You get what you give puede parecer sencilla, pero va más allá de aportar una amplia cartera de canciones a Begin Again. Si uno analiza detenidamente las 16 pistas que componen el álbum aprecia al instante una unidad similar a la que puede encontrarse en cualquier película musical. Los temas pop, con sus diferencias y sus similitudes, suponen un conjunto único que, a diferencia de otras bandas sonoras en las que la música sigue el camino que marca la película, se antoja algo caótico. En este sentido, el oyente puede encontrarse un poco perdido si lo que espera es encontrar los temas de la película en el mismo orden en el que aparecen. Pero esto no impide que no sean identificables. Es más, su valor como música independiente es tal que ensalza lo que se ve en pantalla hasta el punto de poder identificar sin problemas los momentos a los que hace referencia.

Este último aspecto es tal vez el más significativo del disco. Funciona igual de bien tanto si se conoce la referencia fílmica como si no. Evidentemente, haber visto a Keira Knightley (London Boulevard) y a Adam Levine (serie American Horror Story: Asylum) interpretar las canciones da algo más de sentido a ciertas repeticiones que se dan en el CD, pero en cualquier caso no son imprescindibles para que canciones como Lost StarsTell me if you wanna go home funcionen como éxitos propios del mundo de la música. Se puede decir que Gregg Alexander logra combinar los diferentes estilos de bandas sonoras en un único compacto. No es una música que solo pueda entenderse dentro de una película; no es una música ya existente que sirva de base para un musical; no son canciones existentes que se añaden como acompañamiento para luego vender más discos. Es, simple y llanamente, una de esas obras que ganan enteros con el paso del tiempo porque es capaz de combinar todos esos aspectos, haciéndose asequible a un público más amplio.

De actores y cantantes

Una de las mayores evidencias de ese equilibrio entre cine y música que tan bien funciona en Begin Again es la presencia en pantalla de Knightley y Levine. Actriz y cantante ejemplifican la dualidad del film entre imagen y sonido, dos mundos que muchas veces quedan supeditados uno al otro pero que en manos de Carney se hallan en igualdad de condiciones. Curiosamente, no se trata de que uno sea cantante y la otra sea actriz, sino de la capacidad de ambos para aunar en sus respectivas figuras lo mejor de ambos mundos. La protagonista de Anna Karenina (2012) se revela como una voz melódica, suave y capaz de, al menos, interpretar canciones pop con una cierta carga dramática bastante mejor que muchas estrellas juveniles de hoy. Por su parte, el líder de la banda Maroon 5 confirma que no es capaz de aportar, aunque sea en papeles secundarios, una cierta entereza a sus personajes, no siendo simplemente una cara bonita que quede bien en el cartel promocional.

Como no podía ser de otro modo, son ellos los que copan la práctica totalidad de las 16 canciones de la banda sonora, permitiendo comparar voces y estilos a todo aquel que quiera escuchar. Más rítmico y melódico él, más pausada y suave ella, sus interpretaciones del tema principal del disco, Lost stars (que encontraréis al final del texto), dan una idea de las interesantes diferencias entre ambos. Diferencias que, por cierto, están en el corazón de la película, que revela de este modo las diferentes formas de entender la música. Y es aquí donde volvemos a encontrar la relevancia de la obra de Alexander. Que sea capaz de transmitir a través de diversas canciones el sentido general del film es brillante. Y que además se permita la libertad de crear temas musicales que funcionen independientemente de la película, y con distintas versiones dirigidas a públicos diversos, es lo que convierte a esta banda sonora en algo diferente.

Begin again se convierte, por tanto, en una banda sonora diferente, especial en muchos sentidos. Desde luego, si la película gusta es gracias a una música atractiva que crece en relevancia a medida que pasan las semanas y se rememoran las escenas a través de la música. Empero, lo que más sorprende al escuchar las canciones por separado es la facilidad con la que transmiten no solo la historia del film, sino su propia identidad, su propia historia. Es aquí donde la labor de Gregg Alexander se vuelve imprescindible, pues aunque parezca sencillo alcanzar ese equilibrio es una de las tareas más complicadas que puede haber en la realización de una película. Como decía antes, ni la música se somete a la historia ni la historia queda eclipsada por la música. Gracias a la colaboración de Carney y Alexander, de Knightley y Levine, ambos aspectos de la producción van de la mano y se complementan para narrar algo más de lo que se puede ver o escuchar.

‘Begin Again’: las perlas de vivir la música


Keira Knightley y Mark Ruffalo graban un disco callejero en 'Begin Again', de John Carney.Cuando un tema apasiona a un director se nota. Sus películas dejan en el espectador una huella emocional que supera todas las barreras e irregularidades técnicas que puedan tener. Sobre todo si el espectador comparte dicha pasión y se entrega por entero a la historia. John Carney (Once) respira música, y eso es algo incuestionable al ver su nuevo film. Su amor por la música y por una industria que tiende a enrocarse en sí misma con artistas de efímero éxito y dudoso calado moral son temas presentes en cada plano, en cada nota y en cada movimiento de los actores. Y salvo que a uno no le guste la música, es imposible no dejarse llevar por la aventura de grabar un disco en las calles de Nueva York, que adquiere así categoría de personaje imprescindible.

Es este amor por el arte de la composición musical el que permite al director y guionista de Begin Again sortear los numerosos obstáculos que presenta la cinta, sobre todo en lo que a desarrollo dramático se refiere. Con un guión cuya estructura es un tanto irregular, la trama no presenta conflictos excesivamente graves ni giros argumentales notables. Esto no significa que la historia carezca de dinamismo, al contrario, pero sí termina por jugar en contra del resto de elementos del film, todos ellos espléndidos. Se puede decir que la música es el elemento que articula todos y cada uno de los componentes de este grupo capaz de tocar una melodía agradable y atractiva sin necesidad de leer la partitura. O lo que es lo mismo, mientras que el desarrollo sobre el papel es un tanto débil, el planteamiento en imágenes rebosa alegría, inteligencia y complicidad.

Una complicidad que no solo es con el espectador, sino entre director y actores. Cuando los integrantes de un rodaje disfrutan con lo que hacen, disfrutan de verdad, sus emociones se transmiten a la cámara, y esta los proyecta sobre los espectadores. Carney logra transmitir a un reparto entregado su amor por este arte, y todos, desde Keira Knightley (Orgullo y prejuicio) hasta Hailee Steinfeld (Valor de ley) responden de forma magnífica. Es cierto que sus roles tal vez sean tópicos, e incluso que las situaciones que viven no tengan demasiada originalidad, pero gracias a la pasión que transmiten (y a un final bastante fuera de lo común) la película termina por convertirse en un viaje que desgrana las decisiones a las que se enfrentan los nuevos talentos y el camino por el que les llevan sus actos.

Al final, Begin Again puede ser entendida como una película más sobre música, que no musical. Y es cierto que tanto su guión como su definición de personajes no son sus mejores bazas, pero son lo suficientemente sólidas como para generar una base sobre la que construir una perla que dé sentido a los momentos de la vida más rutinarios, como se menciona en un momento del metraje. Su banda sonora es imprescindible, sus actores son más que correctos y su final es uno de esos finales en los que todo termina como tiene que terminar, lo que además suprime la etiqueta “romántica”. En definitiva, una feel-good movie que los amantes de la música no deberían perderse.

Nota: 6,5/10

Los dragones de Dreamworks vuelven a volar en la cartelera


Estrenos 1agosto2014El primer fin de semana de agosto se presenta cuanto menos curioso en lo que a estrenos se refiere. Varios títulos llegan hoy, viernes 1, a las salas españolas, y todos ellos proceden de Estados Unidos y de Europa. Y a tenor del cariz que tienen las producciones, solo uno parece erigirse como firme candidato a arrasar en la taquilla veraniega de este 2014. Uno, por cierto, que convierte en protagonistas de las salas de cine a los más pequeños de la casa. Todo esto no impide, por supuesto, que el resto de espectadores no puedan escoger entre una amplia variedad de temas, desde la comedia romántica hasta el thriller de acción más clásico.

Así que iniciamos el repaso con Cómo entrenar a tu dragón 2, secuela de la exitosa y notable cinta de animación del 2010 producida por Dreamworks que retoma la relación entre un joven vikingo enclenque y algo cobarde, y un dragón con el que, en teoría, debería estar enemistado. La trama, que transcurre cinco años después de la primera entrega, sitúa a los dos protagonistas en medio de una guerra por la paz cuando descubren por accidente una isla de hielo secreta en la que viven dragones salvajes y un misterioso Jinete de Dragones. Dean DeBlois repite tras las cámaras, mientras que Jay Baruchel (Juerga hasta el fin), Cate Blanchett (Blue Jasmine), Gerard Butler (300), Craig Ferguson (Trust Me), Jonah Hill (El lobo de Wall Street), Christopher Mintz-Plasse (Kick Ass 2. Con un par), America Ferrera (Sin tregua), Kristen Wiig (La vida secreta de Walter Mitty), Djimon Hounsou (Amistad) y Kit Harington (serie Juego de Tronos) son algunos de los actores que prestan sus voces en la versión original.

La comedia romántica tiene como principal propuesta Begin Again, cinta ambientada en el mundo de la música escrita y dirigida por John Carney (Once). La película arranca con la relación de una pareja que comparte su pasión por la música. Cuando él sea tentado por un importante contrato discográfico el romance entre ambos se romperá, por lo que ella se verá obligada a empezar de nuevo. En uno de estos comienzos conocerá a un productor musical en horas bajas que busca algo con lo que reflotar su reputación. El reparto principal está compuesto por nombres tan importantes como Keira Knightley (Anna Karenina), Mark Ruffalo (Ahora me ves…), Hailee Steinfeld (Valor de ley), el cantante de Maroon 5, Adam Levine (serie American Horror Story: Asylum), Catherine Keener (Sobran las palabras) y el rapero Mos Def (16 calles).

El último de los estrenos norteamericanos es El protector (Homefront), producto hecho a la medida de su estrella, Jason Statham (Los mercenarios 2). Basado en la novela de Chuck Logan, y con un guión escrito por Sylvester Stallone (La gran revancha), este thriller de acción  sigue la apacible vida de un ex agente de la DEA que se retira a un pequeño pueblo con su familia. Todo cambia cuando un traficante de drogas llega a la localidad y amenaza a su familia y a todos los que ahora considera sus amigos, por lo que el hombre se verá obligado a volver a la acción. Adrenalina y violencia es lo que asegura este film dirigido por Gary Fleder (El jurado) a todos sus seguidores, que podrán encontrar en pantalla, además, a actores como James Franco (El origen del planeta de los simios), Winona Ryder (Cisne negro), Kate Bosworth (Perros de paja), Frank Grillo (Infierno blanco) y Rachelle Lefevre (Asalto al poder).

Empezamos el recorrido por las películas europeas con la francesa Reencontrar el amor, drama romántico escrito y dirigido por Lisa Azuelos (LOL), quien también interpreta a uno de los personajes. La trama sigue a un feliz hombre de familia que disfruta de una vida plena hasta que un día se encuentra por casualidad con una mujer que despertará en él sentimientos inesperados. Y aunque al principio ninguno de los dos busca una relación (ella tiene la norma de evitar los hombres casados), un posterior reencuentro les llevará a vivir situaciones que mezclarán sueños y realidad. Sophie Marceau (Cambio de papeles) y François Cluzet (En solitario) son la pareja protagonista, a los que se suman actores como Alexandre Astier (Astérix en los Juegos Olímpicos) y Arthur Benzaquen (R.T.T.).

Dos son las producciones nacionales que debutan hoy en la cartelera. Una de ellas, El oro del tiempo, es el nuevo drama escrito y dirigido por Xavier Bermúdez (León y Olvido) cuyo argumento se centra en la vida de un hombre cuyo amor por su esposa fallecida le ha llevado a preservar su cuerpo durante 40 años en la casa que ambos compartían. Sin embargo, mientras que los años no pasan para ella, sí hacen estragos en él, por lo que se ve obligado a contratar a una joven para que cuide de su frágil salud. Sin apenas más escenarios que la vivienda, el reparto está integrado por Ernesto Chao (Los muertos van deprisa), Nerea Barros (Rafael), Manolo Cortés (Un cuento para Olivia) y Marta Larralde (Dos miradas).

La otra es El árbol magnético, intenso drama que arranca cuando un joven regresa a su pueblo natal para asistir a una despedida simbólica de la casa que fue su horgar, ahora en venta. A través del “árbol magnético”, una curiosidad local de extrañas propiedades, y con la ayuda de una chica que fue criada como su prima y que siempre se sintió atraída por él, el joven irá recordando poco a poco quién era y el pasado que le ha convertido en la persona que es hoy. Ópera prima de Isabel de Ayguavives, la película cuenta con un reparto en el que destacan actores como Andrés Gertrúdix (El idioma imposible), Manuela Martelli (Olvidados), Agustín Silva (Magic Magic), Juan Pablo Larenas (La nana), Gonzalo Robles (serie Los 80), Daniel Alcaíno (Paseo de oficina) y Catalina Saavedra (La jubilada).

Terminamos con la producción italiana del 2013 Viajo sola, tercera película dirigida por Maria Sole Tognazzi (Passato prossimo) que, en clave dramática, narra la búsqueda del equilibrio que realiza una mujer cuya vida profesional transcurre entre hoteles y destinos lujosos, y sin embargo su vida personal es sencilla, rutinaria y solitaria. Margherita Buy (No basta una vida), Stefano Accorsi (Silencio de amor), Fabrizia Sacchi (Melissa P.), Gianmarco Tognazzi (Maledimiele), Lesley Manville (Another year) y Alessia Barela (Zora la vampira) son algunos de sus actores.

La animación y la comedia acaparan los estrenos de final de año


Estrenos 20diciembre2013Último fin de semana de estrenos de este irregular 2013. No es la última tanda de estrenos, es cierto, pero este 20 de diciembre sí es el último viernes del año que acogerá nuevas películas en la cartelera. Y parece que, tras la llegada de El hobbit: La desolación de Smaug, ninguna productora se atreve a presentar propuestas de peso que sean capaces de rivalizar con este blockbuster, al menos no de forma directa. Tal vez sea por eso que el fin de semana tiene como protagonista el cine de animación destinado a los más pequeños, ya sea en forma de secuela o de entrañable fábula. Los mayores tendrán donde elegir, por supuesto, aunque la mayoría se enmarca en el género cómico.

Por tanto, dos películas destacan por encima de las demás. La primera, por empezar por alguna, es Lluvia de albóndigas 2, continuación del éxito de 2009 que retoma la historia del inventor capaz de convertir el agua en comida para dar un paso más allá y descubrirnos que la máquina ahora crea híbridos entre animales y comida. Junto a sus colaboradores y amigos se embarcará en una peligrosa aventura que le llevará a una isla habitada por estas criaturas, y cuyo fin no es otro que salvar a la Humanidad de las consecuencias de su invento. Humor, acción y mucho originalidad a la hora de combinar animales y alimentos se dan cita en esta cinta presentada en 3D y dirigida por Cody Cameron (Colegas en el bosque 3) y Kris Pearn, que debuta en la dirección. Entre el reparto de voces destacan actores como Bill Hader (Men in black 3), Anna Faris (El dictador), James Caan (El profesor), Andy Samberg (Desmadre de padre), Benjamin Bratt (El mensajero) y Neil Patrick Harris (serie Cómo conocí a vuestra madre).

Junto a ella destaca Futbolín, cinta hispanoargentina dirigida por Juan José Campanella (El secreto de sus ojos) que ha recibido todo tipo de elogios allá por donde ha pasado. El film, que puede verse en 3D, gira en torno a un joven cuyas dos únicas pasiones son una chica y jugar al futbolín. Su vida da un vuelco cuando tenga que enfrentarse contra un rival de verdad en un campo de fútbol real para salvar a su pueblo. Pero no estará solo: los jugadores del futbolín con los que juega le guiarán en las claves para llevarse la victoria. Rupert Grint (saga ‘Harry Potter’), Anthony Head (serie Buffy, cazavampiros), Peter Serafinowicz (Todo incluido), Rob Brydon (The trip), Alistair McGowan (Mi vida en ruinas) y el propio Campanella ponen las voces de los principales personajes.

Dejamos la animación para introducirnos en la comedia. Nicole Holofcener (Amigos con dinero) escribe y dirige Sobran las palabras, una de las últimas películas que protagonizó James Gandolfini (serie Los Soprano) antes de fallecer el pasado 19 de junio. La trama sigue el romance que inicia una divorciada masajista que vive atemorizada por la inminente ausencia que la partida de su hija a la universidad va a crear en su casa. Precisamente el inicio de un romance con un hombre que vive una situación similar le permitirá sobrellevarlo, pero la amistad con una de sus clientas y sus constantes ataques a su ex marido le harán replantearse su situación. Julia Louis-Dreyfus (serie Veep) es la principal intérprete femenina, a la que acompañan, además de Gandolfini, Catherine Keener (Capitán Phillips), Toni Collette (Hitchcock), Ben Falcone (Cuerpos especiales) y Phillip Brock (Doce fuera de casa).

Más gamberra y menos romántica es Paranormal movie, nueva parodia del cine de terror que mantiene vivas las premisas de Scary Movie (2000) y todas las películas que dicho fenómeno ha generado. Ópera prima de Michael Tiddes y con guión escrito por, entre otros, Marlon Wayans (G.I. Joe), la cinta toma como referente las recientes películas de casas encantadas para narrar la historia de una joven pareja que, tras mudarse a una nueva casa, descubre que no están solos, sino que un demonio habita en la casa. Cuando la mujer es poseída, el marido toma cartas en el asunto para impedir que su matrimonio fracase y, sobre todo, para poder seguir disfrutando del sexo. Sacerdotes, cazadores de fantasmas y psíquicos se darán cita en la casa para intentar expulsar esa presencia. El reparto, encabezado por el propio Wayans, cuenta con Marlene Forte (Cut off), Essence Atkins (Nikita Blues), David Koechner (Piraña 3DD), Cedric the Entertainer (Cadillac Records) y Dave Sheridan (Pequeño pero matón).

También dirigida a un público adolescente es lo nuevo de Joss Whedon (Los Vengadores), que se toma un descanso entre producciones Marvel para presentar Mucho ruido y pocas nueces, versión moderna de la obra de William Shakespeare que, como es lógico, vuelve a contar la historia de los dos jóvenes que no creen en el amor y que serán protagonistas de una trama urdida por sus amigos para que se enamoren. Humor y romance es lo que promete la cinta, amén del dinamismo que el director suele aportar a sus historias. En cuanto a los protagonistas, Amy Acker (serie Person of interest), Alexis Denisof (El primer caballero), Nathan Fillion (serie Castle), Clark Gregg (Thor), Reed Diamond (Moneyball: Rompiendo las reglas) y Fran Kranz (La cabaña en el bosque) integran el reparto principal.

La propuesta española de la semana es Gente en sitios, nuevo film escrito y dirigido por Juan Cavestany (Guerreros) que, con un estilo de rodaje amateur, aborda diferentes historias y conforma un calidoscopio social en el que se dan cita la comedia, el drama, el terror y el surrealismo para ofrecer al espectador una visión de la condición humana ante los conflictos que se plantean a lo largo de la vida. Una película coral donde las haya que cuenta con un reparto verdaderamente extenso en el que destacan Ernesto Alterio (¿Quién mató a bambi?), Carlos Areces (Los amantes pasajeros), Raúl Arévalo (Promoción fantasma), Luis Bermejo (De tu ventana a la mía), Javier Botet (Las brujas de Zugarramurdi), Antonio de la Torre (La gran familia española), Santiago Segura (Pacific Rim), Tristán Ulloa (Un buen hombre), Adriana Ugarte (Combustión) y Maribel Verdú (Blancanieves).

Seguimos en Europa, al menos en parte. Producida entre Argelia y Francia, Mi tierra es una comedia con ciertos tintes dramáticos que narra el viaje que realiza un joven a Argelia para salvar la casa de su padre. Su llegada a este país que nunca había pisado se convertirá en una sucesión de situaciones y personajes sorprendentes que le cambiarán para el resto de su vida. El film supone el debut en la dirección de Mohamed Hamidi, quien también participa en el guión, y cuenta con Tewfik Jallab (Qui de nous deux), Jamel Debbouze (Astérix y Obélix: Misión Cleopatra), Fatsah Bouyahmed (Le marquis), Abdelkader Secteur (Hors la loi) y Malik Bentalha.

Del 2011 es la producción china Una vida sencilla, drama acerca de la relación entre un productor de cine y la mujer que ha servido a su familia durante 60 años. Cuando llega la hora de que la mujer se jubile será el hombre quien decida devolver todos los años de servicio volcándose en ella y haciendo todo lo posible para que disfrute de la vida. Ann Hui (Yu guanyin) se pone tras las cámaras, mientras que Andy Lau (La casa de las dagas voladoras), Deannie Yip (Fa nei qing), Hailu Qin (Return Ticket), Fuli Wang (Ri Chu) y Paul Chun (China strike force) son los principales actores.

Y para cerrar el círculo, otra de animación, en este caso de Francia y titulada Ernest y Celestine. Dirigida a tres bandas por Stéphane Aubier, Vincent Patar (ambos directores de Panique au village) y Benjamin Renner, que debuta en el largometraje, la historia se centra en la relación entre un oso algo cascarrabias pero de gran corazón y una ratito huérfana que ha huido de su mundo. Cuando el primero acoge a la segunda se inicia una amistad que no solo les ayudará a conocerse y respetarse, sino que desafiará todo lo establecido hasta entonces. Con un estilo de animación muy tradicional, la película cuenta con las voces en su versión original de Lambert Wilson (De dioses y hombres), Pauline Brunner, Anne-Marie Loop (Mon ante) y Patrice Melennec (Todo por amor), entre otros.

La actualidad social y política se cuela en los estrenos


Estrenos 18octubre2013Nueva semana de estrenos en España, y nuevo aterrizaje de propuestas dramáticas dirigidas a un público adulto. En esta ocasión, sin embargo, las dos principales novedades tienen una característica en común: ambas relatan acontecimientos de actualidad. Ya sean la piratería somalí o documentos clasificados expuestos a la opinión pública, la Historia más reciente de Estados Unidos marca la pauta de este viernes, 18 de octubre. Por supuesto, no son los únicos. Animación para los más pequeños, comedias románticas y varias propuestas españolas completan la oferta cinematográfica.

Pero comencemos por las películas con mayor repercusión. Capitán Phillips, basada en el libro escrito por el propio capitán, es la narración en imágenes del secuestro por parte de piratas somalíes de un carguero norteamericano en 2009, el primer abordaje sufrido en 200 años. La película narra cómo el mencionado capitán hizo frente a la situación y logró salvar a su tripulación ofreciéndose como rehén. Drama, acción y reconstrucción histórica se entremezclan en esta historia que parecía predestinada a convertirse en película desde que hace cuatro años saltó a las portadas de todos los periódicos. Dirigida por Paul Greengrass, que ya tiene experiencia en este tipo de films (fue el encargado de dirigir United 93), tiene como indiscutible estrella a Tom Hanks (Forrest Gump), al que rodean rostros conocidos como los de Catherine Keener (La hija de mi mejor amigo), Chris Mulkey (The purge: La noche de las bestias), Max Martini (Pacific Rim) y Corey Johnson (La cuarta fase), y rostros nuevos como los de Barkhad Abdi, Barkhad Abdirahman, Faysal Ahmed y Mahat M. Ali.

El otro gran estreno es El quinto poder, película que, también en clave de drama/thriller/reconstrucción histórica cuenta el proceso de creación de WikiLeaks y su crecimiento en relevancia informativa y social hasta la famosa filtración de documentación clasificada de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, acontecimiento que todavía hoy tiene repercusión en buena parte de la actualidad política y social. Bill Condon, recién terminada su participación en las dos últimas entregas de la saga Crepúsculo, es el encargado de dirigirla, mientras que Benedict Cumberbatch (serie Sherlock) y Daniel Brühl (Rush) son los principales protagonistas. El reparto se completa con Laura Linney (Crónica de un engaño), Anthony Mackie (Dolor y dinero), Stanley Tucci (Los juegos del hambre), Peter Capaldi (Guerra Mundial Z) y David Thewlis (War Horse).

Antes de terminar con los estrenos estadounidenses hay que pararse en Turbo, cinta de animación producida por Dreamworks que podrá ser vista en 3D y que, siguiendo la estela de otros títulos del género, nos presenta a un caracol que quiere ser algo más, ser más rápido. Por caprichos del destino, lo que debería haber sido un accidente mortal le dota de unos poderes muy peculiares: es superveloz y sus ojos se iluminan como faros. Ahora, con la ayuda de unos caracoles urbanos amantes de las carreras, tratará de conseguir su sueño: ganar las 500 horas de Indianápolis. Humor y acción forman la base de esta película dirigida por David Soren, quien debuta así en el largometraje, y que cuenta en su versión original con las voces de Ryan Reynolds (R.I.P.D. Departamento de policía mortal), Paul Giamatti (Los idus de marzo), Samuel L. Jackson (Los Vengadores), Michael Peña (Gangster Squad), Luis Guzmán (Arthur), Maya Rudolph (Niños grandes 2), Richard Jenkins (Asalto al poder), Michelle Rodriguez (Fast & Furious 6) y Snoop Dogg.

La comedia romántica tiene su máximo exponente este fin de semana en Una cuestión de tiempo, producción inglesa de los responsables de cintas como Cuatro bodas y un funeral (1994), Notting Hill (1999) o Love Actually (2003). La trama gira en torno a un joven que, a sus 21 años, descubre que puede viajar en el tiempo. De hecho, todos los hombres de su familia pueden. Con semejante don, el joven se propone encontrar novia, y lo consigue. Sin embargo, pronto descubrirá que ni siquiera ese poder puede librarle de las decepciones, y que su uso siempre tiene consecuencias. Richard Curtis (Radio encubierta) se pone tras las cámaras, mientras que Domhnall Gleeson (Anna Karenina), Rachel McAdams (Sherlock Holmes), Bill Nighy (Desafío total), Tom Hollander (Hanna), Lydia Wilson (Nunca me abandones) y Lindsay Duncan (Bajo el sol de la Toscana) son los actores principales.

Otra comedia, aunque esta algo más gamberra, es Autobiografía de un mentiroso, en la que 14 estudios de animación recrean las memorias de Graham Chapman, miembro de los Monty Python, fallecido en 1989. Diferentes estilos de animación dan forma a un relato en el que ficción y realidad se entremezclan. Dirigida por Bill Jones, Jeff Simpson y Ben Timlett, los tres debutantes en el largometraje, la producción inglesa cuenta con las voces de los miembros del grupo cómico, es decir, John Cleese (La pantera rosa 2), Terry Jones (Le créateur), Michael Palin (Arthur Christmas: Operación regalo), Terry Gilliam (El imaginario del Doctor Parnassus) y el propio Chapman, además de otros nombres conocidos como los de Stephen Fry (V de Vendetta) y Cameron Diaz (Un plan perfecto).

Y pasamos a la única propuesta española de ficción, Todas las mujeres, producción que combina la comedia con el drama para contar cómo un veterinario debe hacer frente a los problemas que ha creado a lo largo de los años con todas las mujeres que han significado algo en su vida, grupo en el que se encuentran su madre, su amante, su psicóloga, su compañera, su ex novia y su cuñada. Mariano Barroso (Lo mejor de Eva), que participa en el guión, es el director de la cinta, que cuenta como principal protagonista con Eduard Fernández (Una pistola en cada mano), que cuenta para la ocasión con Michelle Jenner (No tengas miedo), Lucía Quintana (serie Maitena: Estados alterados), María Morales (Gordos) y Nathalie Poza (Días de cine).

Finalmente, como suele ser habitual, destacamos algunos documentales que llegarán a las principales ciudades de España. Uno de ellos es La primavera, de capital español y director francés producido en 2012 y que narra la vida en la Sierra Cavallera de una mujer y su familia que tratan de sobrevivir en un entorno silencioso, solitario y repetitivo que hace la vida muy dura para los campesinos. El director es Christophe Farnarier (El somni), mientras que algunos miembros de la familia protagonista son Carme Fajula, Martí Villa, Jordi Villa y Luis Villa.

Guerras sucias, producido en 2013 por Estados Unidos, es un reflejo de las investigaciones realizadas por el reportero de guerra Jeremy Scahill sobre la política bélica de la primera potencia mundial en el exterior. Pero lo que empieza como una investigación de un hecho aislado se convierte rápidamente en una investigación global que le lleva a conocer algunos de los secretos más sucios y oscuros del país y las guerras encubiertas que lleva a cabo en varios puntos del planeta. La película está dirigida por Rick Rowley (The Fourth World War).

Por último, y de vuelta a España, tenemos A ritmo de Jess, un retrato de la personalidad del fallecido Jesús “Jess” Franco (Gritos en la noche) durante el rodaje de la que sería su última película. Ópera prima de Naxo Fiol, el documental muestra cómo un rodaje aparentemente sencillo y reducido, con muy pocos miembros en el equipo técnico y un reducido plantel de actores, puede terminar siendo un caos cuando el ritmo de rodaje de Franco apenas es aguantado por el resto de los participantes en la producción.

‘El Llanero Solitario’ se adelanta al fin del mundo y a los dinosaurios


Estrenos 23agosto2013Penúltimo fin de semana de agosto, y como viene ocurriendo en las últimas semanas, los estrenos de la cartelera española llegan en dos tandas, unos el miércoles 21 y otros hoy viernes, 23 de agosto. En esta ocasión, empero, no existe ningún motivo festivo por el que se haya adelantado el gran estreno de la semana, salvo acaso la necesidad de ampliar el plazo para poder hacer una mayor taquilla. Pero eso lo sabremos dentro de unos días. Lo importante ahora es repasar las películas que nos llegan, y lo primero que podríamos decir es que, sin ser muchas, sí tratan de satisfacer a públicos muy diversos.

Toca hablar primero de la película adelantada, El Llanero Solitario, nueva mega producción de aventuras, diversión y acción que nos presentan los creadores de Piratas del Caribe. La maldición de la Perla Negra (2003), en esta ocasión ambientada en el Lejano Oeste y basada en el famoso personaje de la televisión y la radio estadounidenses. La trama narra los acontecimientos que convirtieron a este ranger de Texas en el misterioso justiciero enmascarado, acompañado siempre por el indio Toro. Lo dicho, mucha acción, comedia y entretenimiento en esta cinta que dirige Gore Verbinski, el director de la trilogía pirata, y protagonizan Johnny Depp (Sombras tenebrosas) y Armie Hammer (J. Edgar), a los que acompañan secundarios como William Fichtner (Elysium), Tom Wilkinson (El exótico Hotel Marigold), Helena Bonham Carter (Grandes esperanzas), James Badge Dale (Iron Man 3), Ruth wilson (Anna Karenina) y Barry Pepper (La trama).

Centrándonos en los films que llegan el viernes, uno de los destacados es Juerga hasta el fin, un extraño experimento promovido por la nueva generación de cómicos de Estados Unidos en el que este grupo de amigos de Hollywood se ven envueltos en lo que parece ser el fin del mundo mientras se divierten en una fiesta. Lo curioso de la propuesta es que todos los actores, incluyendo los que realizan breves apariciones, se interpretan a sí mismos. Escrita y dirigida por Evan Goldberg (guionista de Supersalidos) y Seth Rogen (Superfumados), ambos debutantes en la dirección, esta disparatada comedia está protagonizada por el propio Rogen, James Franco (127 horas), Jonah Hill (Los amos del barrio), Jay Baruchel (Million Dollar Baby), Danny McBride (Caballeros, princesas y otras bestias), Craig Robinson (Jacuzzi al pasado), Michael Cera (Juno), Emma Watson (saga ‘Harry Potter’), Christopher Mintz-Plasse (Kick-Ass), Rihanna (Battleship), Paul Rudd (Mal ejemplo) y Channing Tatum (Infiltrados en clase), entre muchos otros rostros conocidos.

Otra novedad interesante, al menos para los nostálgicos, es el reestreno de Parque Jurásico, esta vez explotando las ventajas y desventajas del 3D. Los dinosaurios de Steven Spielberg (Salvar al soldado Ryan) vuelven a la pantalla grande en esta historia basada en el libro de Michael Crichton acerca de un parque temático en el que las atracciones son dinosaurios devueltos a la vida gracias a la genética. Sin embargo, los primeros invitados, entre los que se encuentran un paleontólogo y un matemático, sufrirán las consecuencias de querer unir 65 millones de años en una pequeña isla. Hay que recordar que esta ganadora de tres Oscars® en 1993 tenía como protagonistas a Sam Neill (Todos los días de mi vida), Laura Dern (The master), Jeff Goldblum (La mosca), Richard Attenborough (Elizabeth), Joseph Mazzello (serie The Pacific), Ariana Richards (Temblores), Samuel L. Jackson (Pulp Fiction), Bob Peck (La guerra del opio) y Martin Ferrero (Dioses y monstruos).

Cerramos capítulo norteamericano con el drama El último concierto, producción que se suma a la reciente tendencia de unir música y madurez. En esta ocasión, el argumento sigue a un cuarteto de cuerda de Nueva York que tras 25 años de música y amistad ve tambalear ambos pilares al conocer que uno de su miembros sufre una enfermedad que le impedirá tocar en un futuro cercano. Los celos, egos y reproches acumulados saldrán a la luz con esta revelación, pero también les permitirá ofrecer un último concierto con el que intentar salvar aquello que les une. Ópera prima de Yaron Zilberman, quien también participa en el guión, la película está protagonizada por Philip Seymour Hoffman (Moneyball: Rompiendo las reglas), Christopher Walken (Siete psicópatas), Catherine Keener (Donde viven los monstruos), Mark Ivanir (La sombra del cazador), Imogen Potts (Noche de miedo), Wallace Shawn (La princesa prometida) y Madhur Jaffrey (Secretos compartidos).

Y si la semana pasada hablábamos del estreno de la primera película de la trilogía ‘Paraíso’ realizada por Ulrich Seidl (Paraíso: Amor), esta vez le toca el turno a Paraíso: Fe, segunda de la saga. En esta ocasión, como refleja el título, el director austríaco aborda el significado de llevar una cruz y de las creencias religiosas a través de una especialista en rayos X que en sus vacaciones se dedica a ir puerta por puerta predicando con una virgen María de 40 centímetros. Su vida dará un vuelco cuando su marido, musulmán egipcio en silla de ruedas y desaparecido desde hace años, regresa a casa, iniciándose un calvario de gritos, rezos y emociones reprimidas. Este drama, co producido entre Austria, Alemania y Francia, cuenta con Maria Hofstätter (Días perros), Nabil Saleh, Natalya Baranova (Otrazheniye v zerkale) y Rene Rupnik.

Por último, nos llega Perder la razón, película producida a cuatro bandas entre Luxemburgo, Bélgica, Francia y Suiza que sigue la vida de un joven marroquí adoptado por un generoso médico belga. Educado como si fuera su hijo, la paciencia y generosidad del médico se verán puestos a prueba cuando, con los años, el joven decida formar una familia que por diversos motivos se verá dependiente del altruista salvador. Dirigida por Joachim Lafosse (Propiedad privada), la cinta cuenta en su reparto con Niels Arestrup (La llave de Sarah), Tahar Rahim (La legión del águila), Émilie Dequenne (La meute) y Stéphane Bissot (El niño).

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: