Un personaje, dos historias en la primera temporada de ‘The Son’


La serie que ahora nos ocupa, The Son, es posiblemente el caso más evidente en los últimos años de una producción dual, de una historia diferenciada en dos partes claras que, para colmo, generan un interés diferente y provocan, en definitiva, casi dos historias independientes unidas por un nexo en forma de protagonista. La primera temporada de esta adaptación de la novela de Philipp Meyer, realizada a cuatro manos por Brian McGreevy y Lee Shipman (serie Hemlock Grove), se convierte así en una producción compleja, en algunos momentos irregular pero con un potencial prometedor gracias, fundamentalmente, a ese atractivo personaje que es Eli McCullough.

Para aquellos que no hayan visto estos primeros 10 episodios, la trama se mueve a caballo entre la madurez y la adolescencia de un personaje marcado por la muerte de su familia a manos de los indios, que le secuestran primero como esclavo y que le aceptan luego como uno de los suyos. Décadas después, a comienzos del siglo XX, este joven convertido en un exitoso hombre de negocios busca agrandar su fortuna y la de su familia con el petróleo al sur de Texas, todo ello con una escalada de enfrentamientos con México como telón de fondo. Con este argumento como base, la trama se construye con constantes saltos de una época a otra que pretenden, al menos en teoría, buscar un paralelismo y una explicación a las decisiones y acciones del protagonista. Y curiosamente, la parte más interesante suele ser la de su adolescencia, que en principio está tratada como un mero apoyo dramático y narrativo.

Posiblemente se deba al hecho de que esa historia de la adolescencia de este personaje cuenta con muchos más aspectos dramáticos y conflictivos que la parte en la que es adulto, donde es interpretado por Pierce Brosnan (Mejor otro día). En efecto, el calvario que sufre el joven en esta primera temporada de The Son, primero como esclavo al que maltratan y luego como un miembro más de la tribu que no es aceptado por todos, le convierte casi sin querer en el foco de toda la atención del espectador. Y si a esto sumamos el proceso de integración que vive y las consecuencias dramáticas que eso conlleva, entre ellas enfrentarse a los que, en principio, son de su raza, lo que obtenemos es un relato complejo, cargado de matices emocionales y con múltiples lecturas que se enriquecen con los actos de la otra trama que sostiene a la serie.

Curiosamente debería de ser al revés. La trama en la que el protagonista es adulto, en principio, aprovecha los acontecimientos de su etapa adolescente para que el espectador entienda mejor sus motivaciones, sus miedos y sus reacciones. Y hasta cierto punto, así es. Con todo, el proceso inverso adquiere un mayor interés, es decir, la historia termina por generar una mayor interés en lo que ocurre en el pasado, que es complementado con los actos del presente. En este proceso de cambio que se da a lo largo de la primera temporada también influyen, y mucho, los secundarios que se dan cita en cada rama del argumento. Son mucho más atractivos, más profundos desde un punto de vista dramático, los miembros de la tribu, destacando los personajes de Zahn McClarnon (serie Fargo) y Elizabeth Frances (Ghost forest), que los roles que acompañan a Brosnan.

La locura del petróleo

Todo esto no quiere decir que la historia protagonizada por Pierce Brosnan no sea capaz de ofrecer nada en esta primera temporada de The Son. Al contrario, podría entenderse como un reflejo de las tensiones sociales, políticas y culturales que convivían en una época convulsa marcada por la locura del petróleo y la riqueza. Es más, el modo en que los guionistas funden los diferentes aspectos en esta parte de la trama resulta notable, toda vez que logran una progresión orgánica de la trama que explota al máximo las posibilidades dramáticas que establecen todos los secundarios que aparecen. De la lucha por el poder al juego político y judicial para robar tierras; de la guerra por intereses personales a los amores prohibidos y el racismo. La trama, en este sentido, crece a medida que las verdaderas intenciones de muchos personajes van saliendo a la luz, y eso es algo a destacar.

El problema de esta parte de los 10 capítulos es que los secundarios no quedan bien definidos, o al menos no al mismo nivel que la intensidad de la trama. Por ejemplo, los hijos del protagonista parecen dibujados con línea gruesa, tendiendo a convertirlos en arquetipos cuyas decisiones y reacciones a los acontecimientos se antojan previsibles. Algo parecido ocurre con la familia amiga/enemiga encabezada por Carlos Bardem (Assassin’s Creed). Su presencia en la trama es irregular, adquiriendo relevancia en algunos momentos y quedando casi relegada a un mero elemento ornamental de fondo en otras. El hecho de que ande entre dos tierras dramáticamente hablando tampoco termina de ayudar a mostrar claramente la postura de cada uno de los personajes que integran este clan familiar, aunque es justo reconocer que logra el objetivo final de mostrar al personaje de Brosnan como un ambicioso hombre para quien los amigos significan más bien poco.

Y he aquí el meollo de esta serie. Hasta ahora he hablado de estas dos historias como algo independiente, y hasta cierto punto lo son ante la diferente definición del protagonista en sus años de adolescente y en sus años de adulto. Pero la magia de esta ficción radica en el camino que ha convertido a uno en otro, en aquellas vivencias y decisiones que le han llevado hasta donde está, tanto física como psicológicamente. Y es un viaje sumamente interesante. En esta primera temporada ya pueden intuirse algunos matices, algunas ideas que traspasan ambos arcos argumentales. La mayor evidencia es la secuencia en la que Brosnan ve a su ‘yo’ adolescente, un momento en el que, más allá de las connotaciones románticas que pueda tener, se aprecian ciertos reproches velados de su pasado ante las decisiones que ha tomado en su vida. Hay algo más que deberá ser explorado en sucesivas temporadas, y no hay nada más intrigante que conocer la historia de un personaje con tantos claroscuros.

En cierto modo, se puede decir que esta primera temporada de The Son es una presentación de algo mucho mayor. Una presentación algo inconexa en algunos momentos, con dos grandes líneas argumentales que discurren de forma paralela con diversas conexiones entre ellas. Esto puede llevar al espectador a elegir centrar su atención en una antes que en otra (personalmente, en la de juventud), pero es algo que debe intentar evitarse. Porque la serie ofrece bajo esta capa algo más, algo complejo y llamado a captar la atención si es que se aborda con sensatez. Por lo pronto, esta ficción promete un intenso drama que relata una época de la Historia compleja y marcada por la ambición y la guerra. La principal asignatura pendiente es un mejor tratamiento de los secundarios, sobre todo en la época de adulto. Pero eso es algo para lo que todavía hay tiempo.

Anuncios

‘Assassin’s Creed’: mucho asesino, poco credo


Michael Fassbender protagoniza la adaptación de 'Assassin's Creed'.Las adaptaciones de videojuegos al cine tienen una evidente dificultad añadida respecto de otros elementos culturales como el cómic, las novelas o una serie. La jugabilidad inherente a su condición y la extensión de las historias obligan, por un lado, a situar al espectador en una posición diferente a la del jugador (para empezar, no se implica), y por otro a condensar en un par de horas historias que tienen un desarrollo más extenso. Y en cierto modo eso es lo que le ocurre a la nueva película de Justin Kurzel (Snowtown), o al menos la mayoría de sus problemas derivan de ahí.

Visualmente espectacular, Assassin’s Creed sabe coger la esencia del exitoso videojuego en el que se basa para narrar una historia relativamente propia, con constantes referencias a la saga pero con un desarrollo que se aleja significativamente de la misma. Posiblemente lo más complejo haya sido adaptar el concepto del Animus y la herencia genética a la gran pantalla, y desde luego aquí la cinta logra un éxito rotundo. El modo en que Kurzel logra establecer la conexión entre presente y pasado es magistral, a lo que se suman secuencias de acción brillantes, medidas al milímetro y que son herederas directas del dinamismo y la estética de los juegos creados por Ubisoft.

El problema de la película, y no es menor, es que falla a la hora de adaptar el otro gran componente de la saga. El aspecto filosófico de la misma, con esa lucha entre control y libre albedrío representada por Templarios y Asesinos respectivamente, queda reducido a una suerte de moraleja infantil que hace un flaco favor al desarrollo dramático de la historia y de sus personajes, que cuya evolución, por cierto, es un tanto irregular. En este marco se producen, asimismo, varias incongruencias narrativas, la más curiosa la que tiene que ver con la relación entre estas dos organizaciones: los Templarios tratan de acabar con los Asesinos entrenando a los descendientes directos de estos, quienes por cierto ni siquiera sabían lo que eran. Y para colmo, les tienen a todos encerrados en una sala. Evidentemente, el final es tan previsible que desluce el resto de la trama.

Así pues, Assassin’s Creed se queda a medio camino entre el entretenimiento y una narrativa coherente. Visual y narrativamente compleja, la labor del director y los actores logra que el espectador sea capaz de seguir el desarrollo sin demasiado esfuerzo, logrando algunos momentos sumamente espectaculares. Sin embargo, la cinta cojea a la hora de explicar la relación entre héroes y villanos, entre la luz y la oscuridad, posiblemente por el uso indebido de una filosofía explicada con excesiva simpleza. En cierto modo, es el estigma de este tipo de films. Lograr el equilibrio entre fondo y forma siempre es complicado, y en las primeras entregas de una presumible saga parece algo imposible.

Nota: 6,5/10

La saga ‘Mad Max’ se renueva para enfurecer la cartelera española


Estrenos 15mayo2015Tan solo dos semanas después de que se estrenara Los Vengadores: La era de Ultrón llega a las carteleras otro gran estreno llamado a llenar las salas. Y como aquella, es una continuación, o más bien un remake, o más bien un reinicio, o más bien… Bueno, poco importa. Pero no solo de blockbusters vive la taquilla, o al menos no debería, así que junto a ella llegan hoy, viernes 15 de mayo, varios estrenos de todos los géneros y nacionalidades.

Pero comenzamos por Mad Max: Furia en la carretera, nueva aproximación al mundo creado por George Miller quien, por cierto, vuelve a ponerse tras las cámaras en esta historia que sitúa a su protagonista en un viaje solitario por un mundo desolado. Su vida cambiará cuando se encuentre en plena carretera con un grupo que huye de un violento Señor de la Guerra al que le han robado algo irreemplazable. Juntos deberán sobrevivir a una persecución en la que la ira, la rabia y la violencia les acompañarán en cada recodo del camino. El autor de la saga contará en esta ocasión con actores como Tom Hardy (La entrega) recuperando el papel que interpretara Mel Gibson (Arma letal); Charlize Theron (Mil maneras de morder el polvo), Rosie Huntington-Whiteley (Transformers: El lado oscuro de la luna), Nicholas Hoult (X-Men: Días del futuro pasado), Zoë Kravitz (X-Men: Primera generación), Hugh Keays-Byrne (Resistance) y Nathan Jones (Troya).

Estados Unidos también está presente, junto a España, en La deuda (Oliver’s deal), thriller que supone el debut en el largometraje de Barney Elliott. Con el trasfondo de una importante transacción financiera, la cinta narra la vida de tres personajes de distintas clases sociales que deberán comprometerse para conseguir lo que quieren en la vida. Codicia, ajustes de cuentas y anhelos de una vida mejor se mezclan en este film protagonizado por Stephen Dorff (Immortals), David Strathairn (Godzilla), Carlos Bardem (Alacrán enamorado), Brooke Langton (Los calientabanquillos) y Alberto Ammann (Tesis sobre un homicidio).

Sin abandonar el continente americano, toca hablar de Cautivos, producción canadiense dirigida por Atom Egoyan (Chloe) que centra su atención en la desesperada búsqueda de una niña desaparecida por parte de sus padres. Todo mientras los propios secuestradores de la pequeña observan a las reacciones de los progenitores y cómo afrontan el secuestro. Este thriller tiene como protagonistas a Ryan Reynolds (El invitado), Scott Speedman (Todos los días de mi vida), Rosario Dawson (Trance), Mireille Enos (serie The Killing), Kevin Durand (Noé) y Bruce Greenwood (Condenados).

La única representante puramente española en el ámbito de la ficción es Sicarivs, ópera prima escrita y dirigida por Javier Muñoz que, en clave de thriller, arranca cuando un sicario, que recibe la orden de matar a una mujer, se niega a cumplir con el pacto. A partir de ese momento inicia una carrera contrarreloj para eliminar a quienes le contrataron, consciente de que en su negocio nadie vive habiendo incumplido un contrato. Víctor Clavijo (serie Gran Hotel), Israel Elejalde (El gran salto adelante), Chete Lera (Los muertos van deprisa), Fernando Gil (serie Los quién), Pedro Casablanc (Un ramo de cactus) y Sebastián Haro (La luz con el tiempo dentro) son los principales protagonistas.

François Ozon (En la casa) escribe y dirige Una nueva amiga, drama francés basado en la novela de Ruth Rendell que aborda la relación que una mujer establece con el marido de su mejor amiga después de que ésta fallezca inesperadamente. Comprometida con cuidar tanto del hombre como del bebé, su vida cambiará de repente cuando un acontecimiento inesperado golpee su rutina, lo que le hará plantearse si realmente está preparada para la vida que está iniciando. El reparto está encabezado por Romain Duris (Los seductores), Anaïs Demoustier (Crónicas diplomáticas), Raphaël Personnaz (Marius), Jean-Claude Bolle-Reddat (Turf) y Aurore Clément (Rondo).

También francesa, aunque esta vez en clave de comedia dramática, es La profesora de historia, cinta dirigida por Marie-Castille Mention-Schaar (Bowling) que, como su propio título indica, tiene como protagonista a una profesora que debe enfrentarse a una difícil clase mientras lidia con su propia obsesión de haber fracasado en la vida. Todo cambia cuando decide apuntar a su aula a un concurso sobre lo que significa ser adolescente en un campo de concentración nazi. A partir de este momento, y a medida que se acerca la fecha límite, la mujer redescubrirá su amor por la enseñanza al tiempo que los alumnos se implican y se abren más a sus compañeros. Entre los actores más destacados están Ariane Ascaride (Fanny), Ahmed Dramé (Les petits princes), Noémie Merlant (Des lendemains qui chantent), Stéphane Bak (Les gamins) y Geneviève Mnich (Séraphine).

Dos son los documentales que llegan esta semana. No todo es vigilia es una producción hispano colombiana que aborda diversos aspectos de la vejez, desde el miedo a la muerte a la soledad por la pérdida del ser querido, todo ello a través de la relación de una pareja que, en el ocaso de sus vidas, ven cómo la posibilidad de tener que dejar su hogar e ir a una residencia de ancianos es cada vez mayor. Dirigida por Hermes Paralluelo (Yatasto), tiene como protagonistas a Antonio Paralluelo y Felisa Lou.

Finalmente, el largometraje De Echevarria a Etxeberria, dirigido por Ander Iriarte (Los inocentes) es un estudio antropológico sobre la relación entre la izquierda abertzale y la violencia en la localidad de Oiartzun. A través de diversos testimonios tanto de habitantes de la localidad como de gente natural de allí, el film analiza el concepto de la violencia desde sus múltiples facetas, incluyendo la de ETA, la policial, la política o la psicológica.

El thriller y la comedia acaparan los grandes estrenos de la semana


Estrenos 14noviembre2014Noviembre está siendo un mes de muchos estrenos. Hoy, viernes 14, mantiene la tendencia de acumular varias novedades de diverso interés que tienen una cosa en común: evitar a toda costa competir directamente con el asegurado taquillazo de la semana que viene, la primera parte de la última parte de la saga ‘Los Juegos del Hambre’. Es por eso que muchos de los títulos, a pesar de tener nombres de peso y tramas interesantes, poseen un carácter minoritario. Eso sí, y dado que en la variedad está el gusto, comedia, thriller, ciencia ficción, drama y biopics aglutinan el grueso de estos estrenos que repasamos a continuación.

Comenzamos por Matar al mensajero, thriller basado en el libro del periodista Gary Webb que recoge sus vivencias durante los años ochenta, época en la que desveló la relación existente entre la CIA y los rebeldes de Nicaragua. Una lista de nombres y de actividades que inició una campaña de desprestigio contra él, puso su vida en peligro en más de una ocasión y, finalmente, le llevó al suicidio. Intriga política y periodística que llega de la mano de Michael Cuesta (El fin de la inocencia), quien dirige a un interesante reparto encabezado por Jeremy Renner (La gran estafa americana), Mary Elizabeth Winstead (La jungla: Un buen día para morir), Paz Vega (Grace de Mónaco), Michael Sheen (serie Masters of sex), Robert Patrick (Más allá del amor), Ray Liotta (Uno de los nuestros), Tim Blake Nelson (Lincoln), Barry Pepper (serie Los Kennedy), Rosemarie DeWitt (Los amos del barrio), Oliver Platt (#Chef), Andy García (Vamos de polis) y Michael Kenneth Williams (serie Boardwalk Empire).

Muy distinto es el otro gran estreno de la semana, Dos tontos todavía más tontos. Secuela de la película protagonizada por Jim Carrey (Kick-Ass 2. Con un par) y Jeff Daniels (serie The Newsroom) hace ahora 20 años, la historia retoma a los personajes para narrar el viaje que harán estos dos amigos para encontrar al hijo de uno de ellos, cuya existencia desconocían, y enfrentarse a la responsabilidad que eso supone. Al igual que la primera parte, esta comedia gamberra está dirigida por los hermanos Bobby y Peter Farrelly (Algo pasa con Mary), y en el reparto podemos encontrar junto a Carrey y a Daniels los nombres de Kathleen Turner (Una pareja de tres), Laurie Holden (serie The Walking Dead), Rob Riggle (Los becarios), Rachel Melvin (Boo), Steve Tom (Life of Lemon) y Bill Murray (El gran hotel Budapest).

Otro de los estrenos norteamericanos es La conspiración de noviembre, thriller de espionaje que adapta a la gran pantalla el libro de Bill Granger “There are no spies”. La trama sigue a un retirado agente de la CIA cuyo carácter y gran entrenamiento le convierten en un hombre muy peligroso. El tipo de hombre necesario para proteger a una testigo de un antiguo caso de conspiración. Sin embargo, pronto descubre que este trabajo le convierte en objetivo de un antiguo amigo de la agencia, lo que le induce a pensar en que hay un infiltrado en la CIA. Roger Donaldson (Species) es el encargado de poner en imágenes la historia, mientras que Pierce Brosnan (Mejor otro día) da vida al protagonista. Además, Olga Kurylenko (Oblivion), Luke Bracey (G.I. Joe: La venganza), Bill Smitrovich (Los diarios del ron) y Amila Terzimehic (Top je bio vreo) completan el reparto principal.

Aunque la propuesta más original es Orígenes, drama escrito y dirigido por Mike Cahill (Otra Tierra) que, en clave de ciencia ficción, narra la investigación de un biólogo molecular sobre la evolución del ojo humano. Tras un breve encuentro con una exótica joven su trabajo invadirá su vida por completo hasta que realiza un descubrimiento que cambia por completo sus creencias científicas y espirituales. Comenzará entonces un viaje por medio mundo en busca de fenómenos que validen su reciente teoría. El reparto está encabezado por Michael Pitt (serie Boardwalk Empire), Brit Marling (Pacto de silencio), Astrid Bergès-Frisbey (El sexo de los ángeles) y Steven Yeun (serie The walking dead).

También dramática, aunque esta vez con dosis de comedia, es el género al que pertenece The skeleton twins, film dirigido por Craig Johnson (True adolescents) cuyo argumento arranca cuando dos gemelos se reencuentran tras años de voluntaria separación. La reunión les llevará a analizar sus respectivas vidas y los motivos por los que les ha ido tan mal, comprendiendo que su incapacidad para aceptar el pasado y afrontar el futuro es la clave para dar un giro a su existencia. Bill Hader (Cosas que hacer antes de los 18) y Kristen Wiig (La vida secreta de Walter Mitty) forman la pareja protagonista, a la que acompañan un puñado de cómicos conocidos como Luke Wilson (Un funeral de muerte), Ty Burrell (serie Modern family), Joanna Gleason (Plan en Las Vegas) y Kathleen Rose Perkins (serie Episodes).

Pasamos ahora a los estrenos europeos, y entre ellos destaca Escobar: Paraíso perdido, thriller que gira en torno a la figura del narcotraficante Pablo Escobar. Producido entre España, Francia y Bélgica, La trama comienza cuando un joven surfero se enamora perdidamente de una joven colombiana en un costero pueblo que parece el paraíso en la Tierra. Su vida dará un vuelco cuando la chica decida presentarle a su tío, que no es otro que el famoso narcotraficante, iniciándose así una peligrosa relación entre ambos hombres. Ópera prima del actor Andrea Di Stefano (La vida de Pi), su reparto está encabezado por Josh Hutcherson (Los Juegos del Hambre), Benicio Del Toro (Snatch. Cerdos y diamantes), Brandy Corbet (Martha Marcy May Marlene), Claudia Traisac (serie Cuéntame cómo pasó) y Carlos Bardem (Alacrán enamorado).

La novedad española más interesante es La ignorancia de la sangre, thriller basado en la novela de Robert Wilson cuya trama sigue la investigación que debe realizar el jefe de Homicidios de Sevilla cuando un niño es secuestrado por la mafia rusa, a la que lleva siguiendo desde hace tiempo. Mientras la organización criminal le exige un precio muy alto por su liberación, otro caso irrumpe en su vida: un compañero infiltrado en una célula terrorista islámica le pide ayuda cuando comprende que los terroristas tienen intención de reclutar para la causa a su propio hijo. Dirigido por Manuel Gómez Pereira (El juego del ahorcado), el film está protagonizado por Juan Diego Botto (Silencio en la nieve), Paz Vega (Lucía y el sexo), Alberto San Juan (Una pistola en cada mano), Cuca Escribano (Retorno a Hansala) y Ken Appledorn (Anochece en la India).

Tras su paso por el Festival de Sitges, Asmodexia llega a varios cines españoles en un estreno muy limitado. Enmarcada en el terror, y más concretamente en las posesiones demoníacas, esta cinta española dirigida por Marc Carreté, con la que debuta en el largometraje, sigue el viaje que realizan un pasto y su nieta a Barcelona. Por el camino se enfrentarán a los poseídos cuerpos de varios individuos de voluntades débiles, entre ellos niños, y comprenderán que el pasado que pretenden olvidar puede ser lo único que ayude a la Humanidad. El reparto está encabezado por Lluís Marco (La voz dormida), Clàudia Pons (Elisa K), Marta Belmonte (Campamento Flipy), Irene Montalà (Insensibles) y Albert Baró (Los niños salvajes).

Francia y Alemania están detrás de la producción de Diplomacia, drama histórico que se centra en los acontecimientos que rodearon a la entrada de los aliados en Paris durante la II Guerra Mundial en agosto de 1944. La decisión de Hitler en ese momento fue destruir la capital francesa, pero las órdenes dadas al gobernador militar alemán nunca llegaron a cumplirse. Esta adaptación de la obra de teatro de Cyril Gely ahonda en las decisiones, relaciones políticas y comunicaciones de esas horas. Volker Schlöndorff (El silencio tras el disparo) se encarga de poner en imágenes el guión y de dirigir a André Dussollier (Micmacs), Niels Arestrup (Perder la razón), Burghart Klaussner (Nono, el niño detective), Robert Stadlober (Adams ende) y Charlie Nelson (El hombre del tren), entre otros.

También desde Alemania nos llega Vivir sin parar, drama del 2013 cuyo argumento gira en torno a un anciano que en su juventud fue un conocido corredor de maratón. A pesar de sus éxitos, entre los que está una medalla de oro en unos Juegos Olímpicos, su vida transcurre en una residencia de ancianos junto a su mujer de forma rutinaria. Frustrado y desesperado, decide calzarse sus viejas zapatillas y empezar a correr con el objetivo de repetir viejas glorias. Poco a poco logra el apoyo de la mayoría de sus amigos y vecinos, pero la muerte de su esposa le sumirá en una profunda depresión de la que deberá salir si quiere cumplir la promesa que le hizo a su esposa. Kilian Riedhof, tras una larga trayectoria en televisión, debuta en el largometraje cinematográfico con esta historia protagonizada por Dieter Hallervorden (The child), Tatja Seibt (Formentera), Heike Makatsch (La ladrona de libros) y Frederick Lau (Coming in).

El cine para toda la familia tiene su mayor representante en la danesa Antboy, el pequeño gran superhéroe, producción del 2013 basada en los libros de Kenneth Bøgh Andersen protagonizados por un niño solitario enamorado en secreto de una compañera de su escuela y acosado por los acusones de su clase que un día es mordido por una hormiga de extraño aspecto. A la mañana siguiente descubre que posee los poderes proporcionales de una hormiga. Sus nuevos poderes le llevarán a vivir grandes aventuras y a decidir cuál será su lugar en el mundo. Ópera prima de Ask Hasselbalch, la cinta cuenta en su reparto con los debutantes Oscar Dietz, Samuel Ting Graf y Amalie Kruse Jensen, a los que se une Nicolas Bro (War horse).

El único estreno animado del fin de semana es Niko 2: Hermano pequeño, problema grande, aventura del 2012 producida entre Finlandia, Alemania, Dinamarca e Irlanda que supone la continuación de las aventuras de este pequeño reno iniciadas en 2008. Dirigida por Kari Juusonen, autor de la primera entrega, y por Jørgen Lerdam (Pettson & Findus – Glömligheter), la trama comienza cuando la madre del pequeño protagonista inicia una relación con un nuevo novio, lo que creará tensiones en su familia. Para colmo, es acusado del secuestro de su nuevo hermanastro. Ante esto, el valiente reno solo podrá iniciar la búsqueda para demostrar su inocencia. Las voces principales, en su versión original, corresponden a Erik Carlson, Mikko Kivinen (Myrsky), Vuokko Hovatta (Suden arvoitus) y Aarre Karén (Thomas).

Cierra los estrenos el documental catalán La dama del ajedrez, debut en la dirección y el guión del productor Agustín Mezquiza (Lola, la película). La película busca los orígenes del actual ajedrez, en el que la reina tiene un papel fundamental. Dicha pieza, introducida por un erudito judío, se inspira en el creciente poder de las reinas consortes de occidente, algo que el propio erudito dejó plasmado en un libro incunable de 1495 cuyo paradero se desconoce… hasta ahora.

‘El consejero’ de Scott, ante un reino de hielo y el fin del mundo


POSTER_fin_B1_hun.aiHay que reconocer que, en mayor o menor medida, el otoño cinematográfico de 2013 está deparando numerosas propuestas interesantes para todos los gustos. Más allá del entretenimiento o de los nombres que avalen las producciones, estas cuentan con los suficientes argumentos por sí solas como para ser atractivas. Este último viernes de noviembre, día 29, no difiere en este sentido, y títulos para todos los gustos llegan precedidos por una cierta expectación. Pero con una diferencia. Algunos de ellos tienen la clara intención de convertirse en los éxitos de estas Navidades.

Posiblemente el estreno más importante sea El consejero, la nueva película de Ridley Scott (Alien, el octavo pasajero) y el primer guión para cine escrito por Cormac McCarthy, autor de novelas ya llevadas a la gran pantalla como No es país para viejos (2007) o La carretera (2009). La historia, a grandes rasgos, narra el peligroso camino que inicia un respetado abogado cuando decide cambiar los juzgados y las leyes por el mundo de los narcotraficantes. Y si los nombres tras la cámara son interesantes, los actores que integran el reparto de este thriller dramático no lo son menos: Michael Fassbender (Prometheus), Brad Pitt (Guerra Mundial Z), Javier Bardem (Skyfall), Penélope Cruz (A Roma con amor) y Cameron Díaz (Un plan perfecto) son los principales, a los que acompañan Bruno Ganz (El hundimiento) y Rosie Perez (Los blancos no la saben meter).

Aunque sin duda la que tiene todas las papeletas para convertirse en la película del invierno es Frozen, el reino de hielo, nuevo clásico de Disney en animación por ordenador y presentada en 3D. Basada en un relato de Hans Christian Andersen, la historia narra cómo una profecía condena a un idílico reino a vivir en un invierno sin fin. Para romper el maleficio, una joven princesa deberá unirse a un rudo hombre de las montañas, superar las bajas temperaturas y las criaturas místicas y enfrentarse a la Reina del Hielo para que rompa el hechizo. Humor y acción en una película para todas las edades que, según las primeras impresiones, es lo mejor que ha hecho la compañía desde hace bastante tiempo. Dirigida por Chris Buck (Tarzán) y Jennifer Lee (guionista de ¡Rompe Ralph!), la cinta cuenta con las voces en su versión original de Kristen Bell (Un invierno en la playa), Idina Menzel (serie Glee), Jonathan Grouff (serie Boss), Ciarán Hinds (Pozos de ambición), Josh Gad (Jobs) y Alan Tudyk (Lío embarazoso).

El género cómico está representado por partida doble este fin de semana. Por un lado tenemos ¡Menudo fenómeno!, la adaptación norteamericana del éxito canadiense Starbuck (2011), en la que un hombre que en su juventud se dedicó a donar esperma descubre que, tras varios años, tiene 533 hijos, muchos de los cuales le están buscando y desean conocerle. Con Vince Vaughn (Los becarios) como protagonista en solitario, y con Ken Scott como director (fue el encargado de poner en imágenes el original), la película cuenta además con Cobie Smulder (Los Vengadores), Chris Pratt (La noche más oscura), Simon Delaney (Un lugar donde quedarse), Bobby Moynihan (En la boda de mi hermana), Dave Patten (Acceptance) y Britt Robertson (serie La Cúpula).

Por otro, y proveniente de Inglaterra, llega Bienvenidos al fin del mundo, película que cierra la trilogía, o mejor dicho el tríptico, iniciado con Zombies Party (2004) y continuado con Arma fatal (2007). En esta ocasión la trama objeto de parodia es apocalíptica, y se centra en un grupo de amigos que, tras décadas sin verse, se reúnen para realizar por última vez el maratón alcohólico, un recorrido por los pubs de su ciudad natal que termina en The World’s End (literalmente, el fin del mundo). Durante su recorrido, sin embargo, una serie de extraños acontecimientos desembocarán en el auténtico fin del mundo, convirtiendo su viaje en una lucha por sobrevivir. Al igual que en las anteriores, el trío protagonista del proyecto es Edgar Wright (Scott Pilgrim contra el mundo) como director y Simon Pegg (Star Trek: En la oscuridad) y Nick Frost (Paul) como guionistas y protagonistas. Junto a ellos, frente a las cámaras encontramos a Martin Freeman (El Hobbit: Un viaje inesperado), Rosamund Pike (Jack Reacher), Eddie Marsan (Jack el caza gigantes), Paddy Considine (Blitz) y Pierce Brosnan (Goldeneye).

Centrándonos en los estrenos españoles, toca hablar de dos propuestas muy distintas. Una de ellas, Viral, es un thriller psicológico que tiene como protagonista a un joven que resulta elegido para participar en un concurso tan extraño como único: pasar una semana encerrado en el edificio FNAC de Madrid, en Callao. Claro que el reto no es solo eso. Deberá conseguir 100.000 fans para la nueva red de la tienda. Motivado por la posibilidad de conquistar a la chica de la que está enamorado, cajera de la tienda, acepta el reto a pesar de tener miedo a los espacios cerrados. Sin embargo, a medida que el tiempo pasa irá notando cada vez más que no está solo, que algo, o alguien, está encerrado allí con él. Las dudas sobre su propia cordura se irán adueñando de él. Ópera prima de Lucas Figueroa, la película cuenta con una serie de actores conocidos como Juan Blanco (serie Amar es para siempre), Aura Garrido (El cuerpo), Miguel Ángel Muñoz (No controles), Pablo Rivero (serie Cuéntame cómo pasó), Pedro Casablanc (Siete minutos) y Dafne Fernández (La caja 507).

Diamantes negros es el título de la otra producción española, aunque en esta ocasión compartiendo gastos con Portugal. La historia, dirigida por Miguel Alcantud (Impulsos), narra el periplo de dos jóvenes africanos que son separados de sus familias cuando son pequeños para llegar a Europa como las próximas promesas del fútbol. Sin embargo, a medida que crecen, y las expectativas con ellos, dejan de ser considerados niños para tratarles como lo que realmente quieren que sean: una mina de dinero rápido y fácil. Los debutantes Setigui Diallo y Hamidou Samaké son los protagonistas de este drama ambientado en el mundo del deporte rey, que cuenta también con Carlo D’Ursi (El último vuelo del flamenco), Carlos Bardem (Alacrán enamorado), Guillermo Toledo (El otro lado de la cama), Ana Risueño (La herencia Valdemar), Antonio Barroso ([REC]3: Génesis) y Santiago Molero (serie Águila Roja).

Christian Duguay (El arte de la guerra) presenta hoy su nueva película, Jappeloup, de padre a hijo, un biopic que recrea la vida de Pierre Durand desde que en los años 80 dejó su carrera como abogado para dedicarse a su verdadera pasión: el salto de obstáculos. Apoyado por su padre, su apuesta por un caballo que a priori no posee ninguna cualidad para ganar y la forma de crecer y superar sus propias adversidades le convertirán en una leyenda olímpica de dicho deporte. El reparto principal está integrado por Guillaume Canet (La guerra de los botones), Marina Hands (La escafandra y la mariposa), Daniel Auteuil (Caché), Lou de Laâge (J’aime regarder les filles) y Tchéky Karyo (Fuerzas especiales).

Y seguimos en Francia. Mis días felices es el título del drama romántico dirigido por Marion Vernoux (À boire) que gira en torno a una mujer de 60 años que, con la jubilación, descubre que su vida se ha instalado en la monotonía. Asfixiada por un matrimonio aburrido, un día conoce a un instructor de un centro ocupacional que devuelve la pasión a su vida, ofreciéndole la posibilidad de una nueva juventud y planteándole el dilema de destruir y abandonar todo lo que ha construido durante su vida anterior. Protagonizada por Fanny Ardant (Un regalo para ella), la película cuenta también con Laurent Lafitte (Pequeñas mentiras sin importancia), Patrick Chesnais (600 kilos de oro puro), Jean-François Stévenin (El pacto de los lobos) y Fanny Cottençon (Conversaciones con mi jardinero).

Daniel Young debutó en la dirección de largometrajes en 2009 con Pinprick, thriller con tintes dramáticos producido por Suiza y Hungría cuyo punto de partida es, cuanto menos, curioso. Una joven adolescente esconde a un criminal en su armario. Su madre, divorciada recientemente, no lo sabe. A pesar de que la relación entre el hombre y la joven comienza con conversaciones amables, él pronto se aburre, por lo que empieza a espiar los movimientos de las dos mujeres de la casa. Tras un incidente, el hombre revela su presencia a la madre, pero lejos de sentirse amenazada, ella le invita a quedarse. Se iniciará entonces un nuevo estatus que permitirá al criminal prepararse para su movimiento definitivo. Rachel Blake (Lantana), Laura Greenwood (V de Vendetta), Ervin Nagy (Camaleón), Zoltán Rátóti (Sólo sexo y nada más) y Debbie Javor (Legado de sangre) conforman el reparto principal.

Y finalizamos con esta nuevas películas en cartelera. De tal padre, tal hijo es un film japonés dirigido por Hirokazu Koreeda (Air doll) que, en clave dramática, narra cómo el mundo perfecto de un hombre que toda su vida ha trabajado duro para conseguir la estabilidad se desmorona al saber que su hijo de seis años no es en realidad su hijo, sino el de otra familia. Todo se debe a un error del hospital, que los cambió al nacer. Al conocer a su verdadero hijo y a la familia que le ha cuidado todos estos años, las dudas sobre su papel como progenitor aflorarán. Entre los actores destacan Masaharu Fukuyama (Atolanta bugi), Machiko Ono (Nobô no shiro), Yôko Maki (Moteki), Keita Ninomiya (Ôsama to boku), Shôgen Hwang y Jun Fubuki (Pulse).

Futuros apocalípticos, dramas y mafiosos acaparan los estrenos


Estrenos 12abril2013Fin de semana de transición. A la espera de los estrenos puramente comerciales característicos del verano, y tras varias semanas en las que han llegado a las carteleras españolas producciones más enfocadas a sectores minoritarios o, si se prefiere, menos dados a las superproducciones, a lo largo de las próximas semanas llegarán a las pantallas títulos que combinarán ambos aspectos. Hoy, 12 de abril, no es una excepción. Tom Cruise vuelve a la actualidad tras Jack Reacher, y aunque es el principal estreno, otros nombres propios del panorama internacional y nacional le acompañan.

Aunque como decimos, Oblivion es el film más atractivo para el gran público de los que llegan hoy, una historia de ciencia ficción y acción que tiene lugar en una Tierra devastada tras décadas de guerras contra una raza alienígena. En ese contexto un mecánico de aviones no tripulados descubrirá que todo lo que sabe, todo lo que recuerda, puede no ser exactamente lo que ocurrió, desencadenando una serie de acontecimientos que cambiarán para siempre su forma de ver el apocalíptico mundo. Dirigida por Joseph Kosinski (Tron: Legacy), quien también participa en el guión, la película llega con buenas referencias. Por supuesto, Cruise es la principal estrella, aunque otros importantes actores le acompañan: Morgan Freeman (Invictus), Olga Kurylenko (Siete psicópatas), Andrea Riseborough (Resistance), Nikolaj Coster-Waldau (serie Juego de Tronos), Melissa Leo (El vuelo) y Zoe Bell (El ángel de la muerte).

Precisamente Olga Kurylenko es una de las protagonistas de lo nuevo de Terrence Malick, quien vuelve a estrenar film después del éxito de El árbol de la vida hace un año. Un nuevo drama, titulado To the wonder, que gira en torno a las vicisitudes de un joven escritor que, en un intento de dejar atrás hechos dolorosos de su pasado, decide irse a vivir a la isla de St. Michel junto a la mujer que ama. Sin embargo, ese amor se resquebraja con el tiempo, y la presencia de otra mujer le hace plantearse muchos de los valores que consideraba inquebrantables. Protagonizada por Ben Affleck (Argo), además de Kurylenko el film cuenta con Rachel McAdams (Más allá del tiempo), Javier Bardem (Come Reza Ama), Charles Baker (Heaven’s rain), Romina Mondello (El mensajero de la reina) y Tatiana Chiline.

¿Qué puede surgir de una película protagonizada por Al Pacino (El padrino), Christopher Walken (El cazador) y Alan Arkin (Una pareja de tres)? La respuesta es Tipos legales, comedia negra con sus dosis de thriller que sigue a tres veteranos criminales que se reúnen para una última noche de desenfreno después de que uno haya salido de la cárcel. El problema es que uno de ellos tiene un encargo muy especial: matar a uno de sus amigos. Dirigida por Fisher Stevens (Beso en Manhattan), la película cuenta además con Julianna Margulies (serie The Good Wife), Mark Margolis (Immortals) y Lucy Punch (Bad teacher), entre otros.

La propuesta española de la semana es Alacrán enamorado, intenso drama ambientado en el mundo del boxeo basado en una novela de Carlos Bardem (Celda 211), quien se reserva un papel en el film. Adaptada y dirigida por Santiago Zannou, quien debuta así en el largometraje de ficción, la historia sigue a un joven integrado en un grupo neonazi que comienza a entrenar en un gimnasio de boxeo. Poco a poco el entorno, la disciplina y el amor le inclinarán a abandonar el grupo, algo que puede costarle la vida. Álex González (X-Men: Primera generación) y Miguel Ángel Silvestre (Los amantes pasajeros) son los principales protagonistas, a los que acompañan, además de Carlos Bardem, su hermano Javier, que repite estreno con To the wonder, Juan Carlos Vellido (Carne de neón) y Judith Diakhate (La noche de los girasoles).

Volviendo a Estados Unidos, LOL es el título de la nueva comedia dramática protagonizada por Miley Cyrus (Hannah Montana), dirigida en esta ocasión por la francesa Lisa Azuelos (Cavalcade). Remake del film homónimo de 2008, la trama comienza cuando una adolescente es abandonada por su novio y su madre se ha divorciado. La situación provocará una relación más estrecha entre ambas, al mismo tiempo que abre la puerta a nuevas aventuras románticas y nuevos desafíos. Demi Moore (Margin call) es la otra gran protagonista y, junto a ellas, encontramos a Ashley Greene (saga Crepúsculo), Thomas Jane (Deep Blue Sea), Jay Hernandez (Hostel) y Gina Gershon (Love ranch).

Otro de los estrenos es October baby, drama del 2011 en el que una joven descubre que es adoptada por el rechazo de su madre biológica después de un aborto fallido. A partir de aquí iniciará un viaje en busca de sus orígenes y de su madre biológica motivada por la ira y la confusión del descubrimiento. Ópera prima de Andrew y Jo Erwin, la película está protagonizada por Rachel Hendrix, Jason Burkey (Losers take all), John Schneider (serie Smallville), Jennifer Price (Pop skull) y Colleen Trusler (Destino final 4).

Cierra los estrenos de este fin de semana la co producción de 2011 entre Alemania, Rusia y Ucrania 4 días de mayo, dirigida por Achim von Borries (England!). La historia transcurre durante los últimos días de la II Guerra Mundial en una zona costera de Alemania donde el ejército ruso ha ocupado un orfanato y un contingente alemán se encuentra en una playa cercana. Ninguno de los dos bandos tiene intención de entablar batalla, pero un joven de 13 años, ansioso por ser considerado un héroe, trata de instigar la lucha. Sin embargo, su amistad con un oficial ruso le enseñará que, llegados a este punto de la guerra, no hay bandos, sino sólo la distinción entre el bien y el mal. La película está protagonizada por Pavel Wenzel, en el que es su primer papel, Aleksey Guskov (1814), Ivan Shvedoff (Somos la noche) y Andrey Merzlikin (Strayed), entre otros.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: