Y la fuerza despertó…


Estrenos 18diciembre2015Ya está aquí. El estreno más importante de este 2015, y posiblemente el más esperado de los últimos años, aterriza en los cines de toda España (y de todo el mundo) para, literalmente, arrasar con todos los récords habidos y por haber. O al menos esa es la intención. Pero contrariamente a lo que pudiera parecer, este viernes, 18 de diciembre, también llegan otras novedades que, en otro contexto y con otro rival enfrente, sin duda habrían tenido mayor trascendencia.

A diferencia de otros fines de semana, Star Wars: El despertar de la Fuerza es claramente el estreno más importante del fin de semana. Séptima entrega de la saga que da inicio, a su vez, a una nueva trilogía y a un numeroso grupo de spin off, algunos basados en personajes míticos de la serie iniciada hace casi 40 años por George Lucas (American Graffiti). De la mano de J.J. Abrams (Star Trek: En la oscuridad), este nuevo film transcurre 30 años después de los acontecimientos de El retorno del Jedi (1983), centrándose en dos jóvenes personajes cuyos destinos se cruzarán para luchar contra una nueva amenaza llamada Primera Orden, cuya intención es retomar la herencia del Imperio destruido en aquel film. Nuevos enemigos, nuevos jedi y viejos personajes se dan cita en una aventura galáctica que trata de revitalizar una saga cuya última trilogía ha dejado con un sabor de boca agridulce. Y para ello nada mejor que unir en un único reparto a viejos conocidos como Harrison Ford (El secreto de Adaline), Carrie Fisher (Maps to the stars), Mark Hamill (Kingsman: Servicio secreto), Anthony Daniels (Yo compré una moto vampiro) y Kenny Baker (U.F.O.), con nuevas estrellas como Daisy Ridley (Scrawl), John Boyega (Imperial dreams), Adam Driver (serie Girls), Domhall Gleeson (Invencible), Gwendoline Christie (serie Juego de tronos), Oscar Isaac (serie Show me a hero), Simon Pegg (Misión: Imposible – Nación secreta), Andy Serkis (El amanecer del Planeta de los Simios), Lupita Nyong’o (12 años de esclavitud) y Max von Sydow (Shutter Island).

Entre el resto de títulos que deberán sufrir el dominio galáctico destaca Sufragistas, drama de corte biográfico e histórico que narra la lucha de las mujeres en la Inglaterra previa a la I Guerra Mundial para lograr la igualdad con los hombres. Una igualdad en el trabajo y en sus vidas que se radicalizó ante la ineficacia de las protestas pacíficas que muchas integrantes de la clase trabajadora llevaron a cabo. Sarah Gavron (Brick Lane) es la encargada de poner en imágenes esta defensa de los derechos de la mujer, contando para ello con un reparto más que notable: Meryl Streep (Agosto), Carey Mulligan (Lejos del mundanal ruido), Helena Bonham Carter (Cenicienta), Ann-Marie Duff (Circuito cerrado), Brendan Gleeson (Al filo del mañana), Ben Whishaw (Skyfall) y Romola Garai (Los últimos días en Marte).

También es interesante Invisibles, lo nuevo de Richard Gere (El fraude). Producida en 2014 y dirigida por Oren Moverman (Rampart), la historia gira en torno a un hombre que, cada vez más desesperado, ha perdido todo lo que una vez definió su vida. Sin un lugar a donde ir, vaga por las calles de Nueva York como un sin techo más, tratando de sobrevivir y de encontrar cobijo cada noche. La única luz de esperanza se presenta en forma de un hombre con el que entabla amistad y que le permite creer que puede retomar la relación con su hija, de la que se distanció hace tiempo. Jena Malone (The wait), Kyra Sedgwick (serie The closer), Steve Buscemi (serie Boardwalk Empire) y Ben Vereen (Tapioca) completan el reparto.

Desde Reino Unido llega 45 años, drama romántico que adapta un relato corto de David Constantine en el que una pareja se prepara para celebrar sus 45 años de matrimonio. Pero lo que se prevé como una fiesta para conmemorar el amor se ve truncada cuando el hombre recibe la noticia de que el cuerpo de su primer amor ha sido encontrado en un glaciar entero e intacto. Andrew Haigh (Weekend) dirige esta propuesta protagonizada por Charlotte Rampling (Joven y bonita), Tom Courtenay (El cuarteto), Geraldine James (serie Utopía), Dolly Wells (Franklyn) y Richard Cunningham (El abuelo que saltó por la ventana y se largó).

También procede de las islas británicas Hiena: el infierno del crimen, thriller dramático producido en 2014 escrito y dirigido por Gerard Johnson (Tony) cuya trama gira en torno a un policía cuyo instinto y facilidad para equilibrar corrupción y eficacia siempre le han mantenido a salvo. Sin embargo, cuando los bajos fondos de Londres empiezan a ser controlados por una banda de peligrosos albaneses el hombre deberá afrontar que su estilo de vida necesita adaptarse a los nuevos tiempos. El reparto está encabezado por Stephen Graham (El topo), Neil Maskell (Open Windows), Elisa Lasowski (Somers town) y Peter Ferdinando (Convicto).

En cuanto al documental, Carlos Saura (Tango) escribe y dirige Zonda: folclore argentino, que como su título indica se adentra en la música del país sudamericano para explicar el pasado, el presente y el futuro de este pueblo y su cultura. Luis Salinas, Jaime Torres y Horacio Lavandera son algunos de los artistas que se dejan ver en la obra.

Anuncios

‘Lejos del mundanal ruido’: la belleza de aprender a conocerse


Carey Mulligan y Matthias Schoenaerts, en un momento de 'Lejos del mundanal ruido'.Si algo define el cine de Thomas Vinterberg (Submarino) es la naturalidad y sencillez con la que narra unas historias notablemente profundas que incitan a la reflexión social del espectador. Su último trabajo, una nueva adaptación de una novela de Thomas Hardy, mantiene esa pasión por tramas aparentemente tópicas y predecibles que esconden, no obstante, un análisis del ser humano a través de sus personajes y la forma con la que afrontan el mundo. Y lo hace, además, con una fórmula formal algo tosca pero indudablemente bella, más o menos como el mundo rural en el que se enmarca el film.

Porque si hay algo que puede resultar difícil de comprender es el desarrollo temporal de Lejos del mundanal ruido. La historia, aunque al principio pueda parecer lo contrario, se desarrolla a lo largo de varios meses en los que apenas cambian los personajes o el entorno físico. Si bien al comienzo puede generar algo de confusión, el recurso narrativo se revela necesario en su tercio final, cuando los acontecimientos se precipitan, sobre todo en lo relativo a los tres pretendientes de una Carey Mulligan (An education) espléndida. El resto de los componentes dramáticos del guión logran encontrar un equilibrio atractivo entre la previsibilidad y la incertidumbre, permitiendo al espectador disfrutar con la evolución de unos personajes cuyo final se conoce de antemano.

En este sentido, por tanto, lo más interesante de la cinta no es su desenlace, sino el viaje que realizan los personajes, sobre todo la protagonista. A pesar de estar rodeada por un elenco masculino a la altura, el verdadero peso de la trama recae sobre los hombros de Mulligan, no solo por ser el objeto de deseo de tres caballeros de distinta clase social y cataduras morales, sino porque es ella la única que evoluciona con claridad, pasando de una joven independiente y dispuesta a demostrar que sola puede conseguir lo que desee a una mujer capaz de aprender de sus errores y afrontar sus verdaderos sentimientos, incluso cuando eso suponga una contradicción interna. Y tal vez este sea, junto al previsible desarrollo de la historia, uno de los puntos débiles más importantes. El hecho de que los protagonistas masculinos no avancen al mismo ritmo (lo que no quiere decir que no evolucionen) hace que la cinta quede desnivelada en este campo.

Al final, Lejos del mundanal ruido se podría definir como un film hermoso en su forma y en su contenido. Una historia complaciente que no pide al espectador más que la reflexión sobre los deseos del ser humano y cómo cambian con los años hasta definirnos como individuos. Puede que no tenga grandes giros dramáticos, impactantes revelaciones o un final inesperado. De hecho, tampoco parece que lo persiga. Más bien, lo que trata es de contar una historia sencilla, íntima y mundana. Y en manos de Vinterberg está muy bien contada, lo cual ya es de por sí un motivo para disfrutarla.

Nota: 6,5/10

El parque de dinosaurios reabre sus puertas 22 años después


Estrenos 12junio2015Hace 65 millones de años los dinosaurios dominaban la Tierra. Y hace 22 años dominaron la taquilla. Hoy viernes, 12 de junio, vuelven a la actualidad cinematográfica con el estreno de su nueva entrega que promete acción, diversión y algún que otro susto, todo en un intento de repetir el éxito de aquella primera Parque Jurásico (1993). Pero no llega solo. Varias son las novedades que aterrizan hoy en la cartelera, con orígenes muy diversos y centradas sobre todo en la comedia y el drama.

Pero comencemos por Jurassic World, cuarta entrega de la saga que en esta ocasión dirige Colin Trevorrow (Seguridad no garantizada) y cuyo argumento transcurre varios años después de los incidentes del primer film. Ahora el parque está a pleno rendimiento, cada año reciben millones de visitantes y se ha conseguido no solo controlar a las especies, sino crear otras nuevas con las que entretener y sorprender a los visitantes. El último reto es diseñar genéticamente a un dinosaurio totalmente nuevo que sea la gran atracción del parque durante los próximos años. Pero la criatura creada pronto escapa al control de los cuidadores, por lo que el parque y sus visitantes volverán a estar en peligro. El reparto está encabezado por Chris Pratt (Guardianes de la galaxia), Bryce Dallas Howard (Criadas y señoras), Ty Simpkins (Insidious), Irrfan Khan (La vida de Pi), Nick Robinson (The kings of summer), Vincent D’Onofrio (Una noche para sobrevivir), Jake Johnson (Vamos de polis) y Omar Sy (X-Men: Días del futuro pasado).

El otro estreno relevante que procede de Estados Unidos es Dale duro, nuevo vehículo cómico para Will Ferrell (La Lego película) que en esta ocasión dirige el guionista Etan Cohen (Men in Black III) en la que es su primera película tras las cámaras. La trama arranca cuando un millonario es condenado a entrar en prisión por fraude. Decidido a sobrevivir en un entorno tan difícil, pedirá ayuda a un experto para que le prepare a fondo para su nueva vida. Junto a Ferrell encontramos a Kevin Hart (El gurú de las bodas), Alison Brie (serie Mad men), Craig T. Nelson (The company men), T.I. (serie Boss) y Edwina Findley Dickerson (serie Treme).

También desde Norteamérica, aunque en colaboración de Reino Unido, nos llega Lejos del mundanal ruido, nueva adaptación de la novela escrita por Thomas Hardy cuya historia, ambientada en la Inglaterra victoriana, comienza cuando una joven orgullosa, independiente y muy bella hereda la granja de su tío. Casi al mismo tiempo tres pretendientes muy diferentes entre ellos se disputarán su mano. Thomas Vinterberg (La caza) dirige este drama con toques románticos protagonizado por Carey Mulligan (El gran Gatsby), Matthias Schoenaerts (Suite francesa), Michael Sheen (serie Masters of sex), Tom Sturrridge (En la carretera), Juno Temple (Maléfica), Bradley Hall (Spider) y Jessica Barden (Mindscape).

Entramos ahora en los estrenos europeos, y entre quizá el más internacional sea Viaje a Sils Maria, coproducida entre Francia, Suiza, Alemania, Bélgica y Estados Unidos. Escrita y dirigida por Olivier Assayas (Las horas del verano), la trama gira en torno a una veterana actriz cuya vida parece encaminarla hacia el retiro laboral. Mientras repasa sus éxitos y su época de mayor esplendor una joven y prometedora actriz pretende comenzar su carrera precisamente con el papel que lanzó a la fama a la estrella en decadencia, algo que provocará la envidia en la mujer. El reparto tiene como principales atractivos a Juliette Binoche (Godzilla), Kristen Stewart (Blancanieves y la leyenda del cazador), Chloë Grace Moretz (Carrie), Lars Eidinger (Hell), Johnny Flynn (Song one) y Angela Winkler (Ferien).

España está representada por Hablar, comedia dramática dirigida por Joaquín Oristrell (Dieta mediterránea) que, en plano único y en continuidad, aborda 75 minutos de la vida de varios personajes en el madrileño barrio de Lavapiés. Una hora y cuarto en el que los protagonistas, en plena crisis económica, política y existencial, hablan, discuten, gritan, ríen, lloran, susurran, roban y, en definitiva, proponen al espectador una visión muy particular de la realidad. Sergio Peris-Mencheta (El Capitán Trueno y el Santo Grial), Estefanía de los Santos (Carmina y amén), María Botto (Tres bodas de más), Raúl Arévalo (La isla mínima), Marta Etura (Los últimos días), Juan Diego Botto (Ismael), Miguel Ángel Muñoz (Al final todos mueren), Goya Toledo (Maktub) y Secun de la Rosa (Lobos de Arga) son algunos de los protagonistas de esta cinta coral.

Concebida originalmente como una serie de televisión en 2014, El pequeño Quinquin es una comedia que combina misterio y crimen escrita y dirigida por Bruno Dumont (Camille Claudel 1915). Su trama se centra en el personaje que da nombre a la producción, líder de una banda de delincuentes que aterroriza a un pequeño pueblo con sus horribles crímenes. La cinta, cuya duración total es de más de tres horas, tiene un desconocido reparto encabezado por Alane Delhaye, Lucy Caron, Bernard Pruvost, Philippe Jore y Philippe Peuvion.

Del 2013 es la suiza Cherry Pie, ópera prima de Lorenz Merz que narra el viaje que hace una joven en un intento de huir de sí misma. A lo largo de su recorrido por carreteras, gasolineras y estaciones de servicio la cámara sigue a la protagonista en un proceso interior en el que casi no hay diálogos. A pesar de que varios actores hacen acto de presencia a lo largo del argumento, la principal protagonista es Lolita Chammah (Memory Lane).

Y del mismo año es Los Andersson: Road Movie, comedia sueca que vuelve a tener como protagonista a esta familia cuyas aventuras en esta ocasión les llevarán al sur de Francia en busca del autor de un cuadro que adquirieron hace años y que, según las últimas tasaciones, tiene un valor de 900.000 coronas. El problema es que no está firmado, por lo que encontrar al artista es el único impedimento para que puedan ser ricos. Dirigida por Hannes Holm (Los Andersson en Grecia), la cinta cuenta con William Ringström, Morgan Alling (Arn: El caballero templario), Anja Lundkvist (Offside) y Julius Jimenez Hugoson como actores principales.

Por último, Los insólitos peces gato es una coproducción entre Francia y México realizada en 2013 escrita y dirigida por Claudia Sainte-Luce, quien debuta así en el largometraje. La historia comienza cuando una joven solitaria que trabaja como cajera es ingresada en el hospital por apendicitis. Durante su estancia conocerá a una madre de cuatro hijos ingresada por su frágil estado de salud. La fortaleza de la mujer y el equilibrio que establece con los miembros de su familia crea en la joven una admiración que la llevará a implicarse y a establecer estrechos vínculos con ellos, sobre todo cuando la salud de la madre empeore. Drama y comedia se mezclan en esta cinta protagonizada por Lisa Owen (Divina confusión), Ximena Ayala (Diente por diente), Sonia Franco (Generación Spielberg), Wendy Guillén y Andrea Baeza (El eco del miedo).

‘A propósito de Llewyn Davis’: la Odisea nunca envejece


Oscar Isaac protagoniza 'A propósito de Llewyn Davis', de los hermanos Coen.Nadie puede dudar que, tras más de 20 títulos a sus espaldas, los hermanos Coen (Crueldad intolerable) han definido un estilo único y personal de hacer cine que les convierte, por derecho propio, en uno de los grandes referentes del séptimo arte. Dicho estilo no se basa únicamente en su lenguaje visual, sino en su forma de entender las historias, siempre con el drama de fondo pero con un cierto humor negro que se deja entrever incluso en la forma de desarrollar las historias. Su nuevo título es, en pocas palabras, una de esas pequeñas obras personales y, tal vez, no tan aclamadas y aplaudidas como sus grandes películas, pero sin duda es un producto que puede y debe ser disfrutado.

A propósito de Llewyn Davis posee, en líneas generales, todo lo que se le puede pedir a una película de este tipo. Con una clara influencia de la Odisea de Homero o, mejor dicho, de la obra de James Joyce inspirada igualmente en el clásico, los Coen presentan una visión clásica, algo deprimente pero indudablemente bella de una época y de un estilo musical que, al igual que el protagonista, no parecía ir a ninguna parte. Gracias a una espléndida fotografía que combina la frialdad y la dureza de la luz invernal con algunos rayos cálidos de falsa esperanza, los responsables de Barton Fink (1991) componen un relato en el que todo lo que puede salir mal sale mal; en el que no hay lugar para esa esperanza que todo espectador ansía encontrar al final del metraje.

Posiblemente no posea la fuerza dramática de otras películas. Es más, ni siquiera tiene el humor ácido y exagerado que sí existe en otras de sus obras. Pero eso no impide que estos hermanos directores y guionistas logren arrancar alguna sonrisa, gracias principalmente a lo absurdo de muchas de sus situaciones (el viaje en coche es sencillamente inmejorable) o a esa especie de homenaje a Buster Keaton (El maquinista de la General) que es el personaje principal, interpretado a la perfección por Oscar Isaac (Ágora) y que probablemente le reporte una nominación a los Oscar. La cantidad de varapalos que recibe, tanto físicos como emocionales, sin que modifique demasiado su semblante derrotista y deprimido (un reflejo más de la música que representa) señala a este protagonista como propiedad única de los Coen.

La película es, en el fondo, un relato sobre la supervivencia de un género y de unos músicos que, en los años 60, no parecían tener un objetivo claro. En cierto modo, el final de A propósito de Llewyn Davis refleja ese aspecto. Pero al igual que la odisea que vive el protagonista es una historia que nunca pasa de moda, este tipo de música nunca envejece. El argumento del film es un claro homenaje, de eso no cabe duda, pero a través de los ojos de estos directores se convierte en una trama entrañable, un poco trágica pero indudablemente bella. Una de esas películas, como decía al principio, personal y que debe disfrutarse con todos los sentidos.

Nota: 8/10

La música de los Coen y Mark Wahlberg inauguran el cine del 2014


Estrenos 1enero2014¡FELIZ AÑO 2014! Dado que este es un rincón de cine, solo espero que todos vuestros proyectos se hagan realidad y, al menos, podáis disfrutar de un buen año de cine. Como ya comentamos la semana pasada, hoy miércoles, 1 de enero, la cartelera española recibe los primeros estrenos del nuevo año. Pocos, es cierto, pero desde luego interesantes y para todos los gustos. Esperemos que, en su inmensa mayoría, las novedades de estos 12 meses que están por llegar tengan por lo menos eso en común. Drama, terror, comedia, cine bélico, musical. Todo repartido en un cinco películas que comparten una peculiaridad, o mejor dicho dos: proceden de Estados Unidos y de Francia (con una pequeña participación Española).

Y dado que hay que empezar por algún sitio, nada mejor que hacerlo con la nueva película escrita y dirigida por los hermanos Coen (Fargo), que tiene como protagonista la música. A propósito de Llewyn Davis narra el periplo de un joven músico durante una semana del invierno de 1961 en Nueva York. Sin apenas recursos y con muchos obstáculos que superar, algunos de ellos autoimpuestos, el joven sobrevive de la ayuda prestada por amigos y desconocidos mientras deambula de local en local esperando realizar una audición para algún magnate de la música. Drama, música se funden para hacer disfrutar a los seguidores de la obra de estos hermanos que, según las primeras impresiones, vuelven a repetir éxito. Oscar Isaac (Drive) es el protagonista, al que acompañan Carey Mulligan (El gran Gatsby), Justin Timberlake (Runner Runner), Jeanine Serralles (Across the Universe), F. Murray Abraham (serie Homeland), Garrett Hedlund (TRON: Legacy) y John Goodman (Argo).

Como ya anunciamos en el titular, Mark Wahlberg (Dolor y dinero) es el otro nombre importante de estos estrenos adelantados. Él y muchos de los protagonistas de El único superviviente, biopic de corte bélico que narra la historia de Marcus Luttrell, Navy SEAL que, en 2005, tenía como misión acabar con la vida de un líder terrorista en Afganistán. Sin embargo, su unidad murió en una emboscada, siendo él el único en salir con vida gracias a la ayuda de una tribu de la región. Dirigida por Peter Berg (Battleship), la cinta combina drama, acción y hechos reales, y cuenta en su reparto con actores como Taylor Kitsch (Salvajes), Emile Hirsch (La hora más oscura), Ben Foster (Contraband), Eric Bana (Las hermanas Bolena) y Alexander Ludwig (Los juegos del hambre).

El último de los títulos procedentes de Estados Unidos es Paranormal activity: Los señalados, última entrega de la saga de terror que en realidad está planteada como un spin-off de dicha serie cinematográfica. La trama comienza cuando uno de los personajes, Jesse, es señalado por misteriosas fuerzas que le llevan a introducirse en un mundo dominado por todo tipo de espíritus, mientras que sus amigos y familiares tratan por todos los medios de salvarle. Escrita y dirigida por Christopher Landon (Burning Palms), guionista de la serie desde la segunda entrega, la película mantiene el formato y la estructura de sus predecesoras, pensada principalmente para los amantes de este tipo de cine de terror. Molly Ephraim (Paranormal Activity 2), Crystal Santos (Bare knuckles), Richard Cabral (El mensajero), Andrew Jacobs, Jorge Diaz (Love, Concord) y Eddie J. Fernandez (Indomable) son sus principales protagonistas.

Pasemos ahora a las propuestas europeas y, más concretamente, francesas. En solitario es una de ellas. Con participación española, es la ópera prima de Christophe Offenstein, y sigue las andanzas de un hombre que, por un golpe del destino, consigue participar en la Vendée Globe, una vuelta al mundo a vela en solitario y sin escalas. Todo parece ir bien hasta que descubre un polizón a bordo que podría acabar con la carrera y su sueño de ganar la competición, por lo que decide esconder al joven. Será entonces cuando empiece una aventura aún mayor. François Cluzet (Intocable) es el absoluto protagonista, aunque eso no impide que se den cita actores como Samy Seghir (Big city), Guillaume Canet (La guerra de los botones), Virginie Efira (La oportunidad de mi vida), José Coronado (Los últimos días) y Arly Jover (El imperio de los lobos).

Por último, una comedia. En la flor de la vida, producida en 2012, narra la tensa relación entre padre e hijo cuando este último, veterano productor y presentador de televisión, pierde su empleo y se ve obligado a acoger en su casa al primero. A pesar de las numerosas asistentes que pone a su padre, ninguna dura demasiado por el difícil carácter de este. Hasta que entra en sus vidas una mujer que les mostrará un camino para acercar posturas y poder disfrutar de los momentos que los dos pasan juntos. El film supone el debut en el largometraje de ficción de Nick Quinn, y cuenta con Pierre Arditi (Bambou), Jean-Pierre Marielle (Un gran equipo), Julie Ferrier (Los seductores), Audrey Fleurot (La delicadeza) y Artus de Penguern (La gente honrada) delante de las cámaras.

‘El gran Gatsby’: la luz verde al final del túnel


Leonardo DiCaprio, Carey Mulligan, Tobey Maguire y Joel Edgerton en 'El gran Gatsby', de Baz Luhrman.Puede que muchos se rasguen las vestiduras con esta nueva versión de la obra de F. Scott Fitzgerald realizada por Baz Luhrman (Australia). Se hablará de su innegable despliegue visual. Se hablará también de la moderna música elegida para acompañar una historia de los dorados años 20 en Nueva York. Incluso se dirá que no es fiel al espíritu de la novela. Bueno, tal vez lo que cabría preguntarse es: ¿realmente es Baz Luhrman un director al uso? ¿Acaso su Romeo y Julieta de William Shakespeare (1996) se mantenía fiel al texto teatral? Es con esa idea en mente con la que hay que acudir a ver este El gran Gatsby.

Y precisamente con esa idea es con la que se puede separar el grano de la paja en esta historia de pasados ocultos, de excesos sociales y, en el fondo, de amor maldito. No cabe duda de que la forma, la carcasa que envuelve la trama es apabullante. El ambiente de derroche, lujo y fiestas que define el mundo del misterioso Gatsby (un maravilloso Leonardo DiCaprio que definitivamente ha alcanzado ese punto en el que da igual lo que haga, siempre estará soberbio) queda definido desde el primer momento a través de los ojos del narrador/protagonista. Curiosamente, la elección musical de Luhrman, lejos de resultar incompatible, termina por aportar el necesario punto de modernidad a una sociedad en auge y a las impresiones que recibe un joven de provincias que llega a la gran ciudad. Una apuesta arriesgada pero acertada.

Ahora bien, el director peca de nuevo en su talón de Aquiles más importante: el manejo de los tiempos. La historia centra tantos esfuerzos en introducir al espectador en el brillante espectáculo visual que tarda demasiado en ponerse seria y desarrollarse como es debido. De hecho, las pinceladas que va dando durante su primera mitad son tan evidentes que uno termina por sospechar que algo extraño ocurre con excesiva antelación, de ahí que cuando todo empieza a tomar forma la película se vuelve algo previsible. Eso no evita, sin embargo, que el desarrollo dramático en sí no tenga las suficientes dosis de tragedia, romance y tristeza, lo que termina dando a este luminoso túnel un punto de esperanza, un poco en similitud a esa característica esperanza de Gatsby al mirar cada noche la parpadeante luz verde.

Decir que El gran Gatsby, versión Luhrman, es una buena película tal vez sea excesivo. Es un entretenimiento muy bien realizado y con un reparto excepcional en el que ninguno de los actores desentona, con especial mención a Tobey Maguire (Pleasantville) y Joel Edgerton (El rey Arturo). Sin embargo, no trasciende más allá. Su duración de dos horas y media juega en su contra en gran medida por la falta de equilibrio narrativo entre la opulencia visual del conjunto y el intimismo dramático de la relación de amor imposible. Curiosamente, ambos elementos son vasos comunicantes, pues cuando uno se hace fuerte el otro se debilita. En el fondo, todos los elementos están ahí, pero se echa en falta un buen nexo de unión entre ellos.

Nota: 6,5/10

El lujo de ‘El gran Gatsby’ de Luhrman eclipsa el resto de estrenos


Estrenos 17mayo2013Han sido varias semanas de espera, de anuncios en cine, televisión y marquesinas de autobús, pero por fin llega a nuestras pantallas la nueva adaptación de la novela de F. Scott Fitzgerald El gran Gatsby, y lo hace tras haber inaugurado la última edición del Festival de Cannes, que se celebra estos días. Un estreno esperado que tratará de aportar no solo calidad cinematográfica a la cartelera, sino levantar un poco los ánimos de una taquilla en sus horas más bajas. No es el único estreno de este viernes 17 de mayo, es cierto, pero desde luego es el más interesante y, al menos en líneas generales, es el único que llama poderosamente la atención.

La historia ya es conocida: un aspirante a escritor se traslada al Nueva York de los años 20 del siglo pasado para triunfar. Sin embargo, lo que descubrirá allí será un mundo totalmente distinto, el de la alta sociedad, en el que el despilfarro y el exceso están a la orden del día. En esta espiral conocerá a un joven y misterioso multimillonario, Gatsby. El mayor atractivo de la historia, empero, reside en el director. Incluso por encima de su impresionante reparto. Baz Luhrman (Moulin Rouge), con su particular estilo visual, aporta a la trama la opulencia y el carácter dramático que necesita, potenciados ambos por la proyección en 3D. Colorido, lujo e intriga es lo que rodea, por tanto, al reparto del film, integrado por Leonardo DiCaprio (Django desencadenado), Tobey Maguire (Spider-Man 3), Carey Mulligan (Shame), Joel Edgerton (Warrior), Isla Fisher (Despedida de soltera) y Jason Clarke (La noche más oscura).

Y como anunciábamos al principio, no es el único estreno. El otro film de Estados Unidos es Marea letal, nuevo thriller de acción para Halle Berry (Cosas que perdimos en el fuego) en el que la actriz encarna a una estudiosa de los tiburones blancos que, ante la necesidad de obtener dinero, acepta la oferta de un sexagenario multimillonario y de su hijo para que les guíe por este peligroso entorno, a pesar de que las condiciones climáticas no son las más favorables. Producto relativamente sencillo que dirige John Stockwell, realizador especializado en este tipo de producciones, como lo demuestran Inmersión letal (2005) y En el filo de las olas (2002). Junto a Berry podemos encontrar a Olivier Martinez (Infiel), Ralph Brown (Radio encubierta) y Mark Elderkin (Adiós Bafana).

La otra noticia relevante, sobre todo para los amantes del cine de terror más visceral, es el regreso al largometraje del cantante reconvertido a director Rob Zombie (La casa de los 1.000 cadáveres). Su nueva historia, The Lords of Salem, comienza cuando una joven DJ de una radio recibe un misterioso disco de vinilo que, al ser reproducido, emite unos extraños sonidos. Los fenómenos que se suceden a partir de entonces indican que los antiguos señores de Salem han iniciado su regreso al Salem actual. Como viene siendo habitual en sus films, la protagonista es su mujer, Sheri Moon Zombie (Los renegados del diablo), a la que se unen en el reparto actores conocidos del universo Zombie como son Sid Haig (Halloween. El origen) o Jeff Daniel Phillips (Halloween II). Otros nombres como Bruce Davison (X-Men), Judy Geeson (Rebelión en las aulas), Meg Foster (Masters del Universo) o Patricia Quinn (El sentido de la vida) completan el reparto.

La propuesta española lleva por título La última isla. Dirigida por Dácil Pérez de Guzmán, que debuta de este modo en el largometraje de ficción, esta obra de fantasía narra la estancia de verano de una niña de 10 años en una isla donde la televisión, los móviles y las nuevas tecnologías están completamente ausentes. En este entorno al principio aburrido la joven descubrirá el poder de la imaginación, entablando amistad con los otros dos únicos niños de la isla y hallando secretos mágicos en los rincones más remotos de esa esquina del mundo. El reparto está encabezado por Xavier Boada (serie La Riera), Antonio Dechent (Juan de los Muertos), Lucía Paredes (4000 euros), Pablo Paredes (La banda en la isla de la magia) y Maite Sandoval (7 vírgenes).

Por último, y coincidiendo con el segundo aniversario del nacimiento del movimiento Indignados, nos llega precisamente Indignados, documental de producción francesa dirigido por Tony Gatlif (Vengo) que ahonda en los problemas políticos y sociales que se están derivando de la crisis financiera en la que Europa está sumida desde hace años. Todo desde diversas miradas, entre ellas la del movimiento 15M y la de una joven africana ilegal.

Leonardo DiCaprio confirma el nuevo rumbo de su carrera con ‘El gran Gatsby’


Puede que lo más difícil para un actor sea demostrar que, detrás de una cara bonita capaz de enloquecer a las adolescentes, se encuentra un artista, una persona capaz de empatizar con los problemas de un personaje y convertirse en él durante un par de horas, haciendo olvidar su propia condición de megaestrella. Es un proceso complejo, arduo y que se dilata en el tiempo años y años. Brad Pitt puede dar fe de ello. Pero un actor que de un tiempo a esta parte sorprende a propios y extraños es Leonardo DiCaprio, ese joven que tocó el techo con Titanic y, desde entonces, está labrándose una carrera realmente admirable, con títulos a cada cual más sorprendente y alejados, precisamente, de su rol en la película de James Cameron. El último en engrosar la lista es El gran Gatsby, nueva versión de la novela de F. Scott Fitzgerald sobre un joven que empieza a frecuentar la vida de lujo y diversión de su vecino, Gatsby, un rico y poderoso personaje cuyos orígenes y pasado nunca han sido claros. Al final, como siempre, incluimos el trailer que hace poco se hizo público, pero antes repasamos la reciente trayectoria del protagonista de La playa (2000).

Sin duda, Titanic supuso su techo en lo que a fama se refiere. Fue, por así decirlo, el título por el que cualquier adolescente se enamorará de él. Sin embargo, no será por la que más se le recuerde. De hecho, le llevó varios años quitarse el sambenito de cara bonita. Cinco años, nada menos. Títulos como El hombre de la máscara de hierro (1998), Celebrity (1998) e incluso la propia La playa potenciaban su aspecto físico por encima de sus cualidades como intérprete, si bien esta última ya dejaba entrever algo más.

Así, tuvo que ser Martin Scorsese el que le redescubriera como actor. Sí, redescubriera, pues antes de la película de James Cameron el actor de Rápida y mortal (1995) ya había demostrado en alguna que otra ocasión su valía como intérprete, afrontando personajes complejos emocionalmente, con vidas atormentadas y pasados oscuros que apenas dejaban entrever su atractivo. Cintas como Vida de este chico (1993), ¿A quién ama Gilbert Grape? (1993) o Diario de un rebelde (1995) evidencian un talento innato para los personajes marginales, que se encuentran en unos registros interpretativos poco habituales en el cine.

Pero como decimos, Scorsese fue el artífice de su renacer como actor. De hecho, su relación laboral ha sido tan fructífera que a ambos les ha reportado un prestigio aún mayor si cabe, incluyendo un Oscar al director por Infiltrados (2006). Y todo comenzó con Gangs of New York en 2002. La cinta sobre la mafia y la corrupción en 1863, si bien no tuvo una acogida tan cálida como se esperaba, ya revela a un actor sin miedo a los retos que se le presenten, capaz de meterse en la piel de un personaje vengativo, brutal y astuto cuyo único objetivo es matar al asesino de su padre, sea cual sea el precio.

Entre ricos y policías

Y si este título supuso un nuevo rumbo en su carrera, los films en los que ha participado desde entonces no han hecho sino consolidar la idea de que es un gran actor por encima de otros factores. Casualidad o no, todos ellos comparten en mayor o menor medida dos tipologías de personaje similares: por un lado, los policías, el mundo del crimen y la intriga; por otro, las biografías de personajes importantes, ricos o, simplemente, el drama de la clase media. Igualmente, todos han sido verdaderos éxitos de taquilla por narrar unas historias cargadas de emotividad, tensión y drama que no han hecho sino acentuar la labor de DiCaprio.

De entre todas estas películas, merece la pena destacar dos de ellas por lo que tienen de “extremo”, interpretativamente hablando. En primer lugar, la propia Infiltrados, en la que tanto su personaje como el interpretado por Matt Damon (El caso Bourne) llevan una doble vida entre la policía y la mafia. En el caso del protagonista de J. Edgar (película en la que, por cierto, compone una brillante biografía), lleva hasta límites insospechados el carácter tenso y psicótico del policía infiltrado, que teme por su vida casi a cada instante.

En segundo lugar, y también de Scorsese, se encuentra Shutter Island (2010), una auténtica joya del thriller en la que, más allá de un guión perfectamente estructurado, se descubre a un DiCaprio sencillamente hipnótico, fusionado con su personaje y la locura de la situación en la que se encuentra. Un personaje que, desde el primer momento, se presenta abatido, con un pasado oscuro y trágico, y que se ve inmerso en una espiral de conspiraciones, traiciones y pesadillas que derivan en un final inesperado, sorprendente y brillante. Y en todo momento, DiCaprio aborda el viaje dramático de su personaje con firmeza, solvente en los momentos más dramáticos y psicóticos, y maravilloso en esa frase final que golpea al espectador como si de una losa se tratara.

Ahora, con El gran Gatsby, el actor de Origen (2010) vuelve a meterse en la piel de un hombre con un pasado oscuro, marcado por la venganza y la tragedia, cuya riqueza le permite, como si de un Bruce Wayne se tratara, llevar una doble vida de riqueza y búsqueda personal. Todo con un diseño de producción que recuerda, y mucho, al de Moulin Rouge (2001); no en vano, Baz Luhrmann es el director de amos títulos. El reparto, además, está plagado de nombres que aseguran, al menos a priori, el interés por ver qué se ha hecho con esta nueva versión. Carey Mulligan (An education), Isla Fisher (Confesiones de una compradora compulsiva), Tobey Maguire (Spider-man) y Joel Edgerton (El rey Arturo) son algunos de ellos.

Mientras llega su estreno, previsto para diciembre de este año, podemos disfrutar de su primer trailer a continuación.

‘Shame’: vicios inconfesables


La bajada a los infiernos de la adicción a las drogas ha sido tratada de mil y una formas en una pantalla. La dependencia que llega a generar termina por destruir el cuerpo y la mente de las personas. El sexo, llegados a un extremo, provoca efectos similares. Así lo representaShame, la fascinante propuesta de Steve McQueen (no confundir con el mítico actor) e interpretada magistralmente por Michael Fassbender, en el que es el mejor y más complejo papel de su carrera hasta ahora.

Para no confundir ni caer en el engaño, hay que decir que la película no es apta para todos los estómagos. Con una cadencia, estilo y música que inciden sobremanera en las miradas, los silencios y las emociones reprimidas, el film será recordado por los espectadores a consecuencia de sus fuertes y explícitas escenas de cama, algunas de las cuales rozan el género pronográfico.

Posiblemente sea éste su punto débil, y no por una debilidad en sí, sino por una falta de incomprensión de los asistentes a las salas. La película incide en este aspecto para poder mostrar la decadencia de un personaje cuya vida está sistemáticamente marcada por el sexo y que queda alterada por la inesperada presencia de su hermana.

Es precisamente la hermana la que provoca el giro a una historia que, a priori, se presenta como poco consistente. El personaje interpretado solventemente por Carey Mulligan (Drive) pone patas arriba el ordenado y astutamente ocultado día a día del protagonista, cuya dependencia al sexo termina por mostrarse hacia los personajes más cercanos.

Comienza entonces el verdadero periplo del personaje de Fassbender. Un viaje a los más bajos instintos que termina con una noche en la que las perversiones toman forma de hombres y mujeres por igual. Una búsqueda de la autodestrucción provocada, precisamente, por esa vergüenza de la que toma su nombre la película, por esa culpa que le corroe por ser incapaz de controlar sus deseos y que le lleva a alejar a sus seres queridos hasta empujarles a situaciones extremas.

Todo con el marco de una ciudad, Nueva York, fría y distante como pocas veces se había visto, donde todos los personajes son incapaces de sentir afecto por el prójimo a pesar de mantener relaciones de amistad en el trabajo o de pasión entre las sábanas.

La película, en fin, se revela como un relato perturbador que genera sorpresa ante sus explícitas escenas y, al mismo tiempo, fascinación por un personaje tan complejo y con tantas caras ocultas que provocará reacciones a favor y en contra. A pesar de todo, su visionado es más que recomendable.

Nota: 7,5/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: