‘Valerian y la ciudad de los mil planetas’: aventuras galácticas


Si hay un director que merece ser considerado como uno de los pilares de la ciencia ficción moderna es Luc Besson. Su estilo podrá gustar más o menos, sus historias podrán ser más o menos interesantes, pero muchos de sus films ya se han hecho un hueco en la cultura popular, y han traspasado la barrera del entretenimiento para convertirse en iconos. Uno de los más claros ejemplos es El quinto elemento (1997), y con el tiempo puede que Valerian y la ciudad de los mil planetas siga esta estela, pues no solo cuenta con los elementos necesarios para ello, sino que es una de las cintas más completas del director en lo que a ciencia ficción se refiere.

Besson aprovecha al máximo las posibilidades narrativas y visuales de los cómics creados por Pierre Christin y Jean-Claude Mézières no solo para narrar una épica cinta de aventuras en la que el ritmo rara vez se detiene, sino para introducir al espectador en todo un universo en constante creación. Para ello, el director francés monta, a través de planos idénticos pero con diferentes protagonistas, una secuencia inicial sencillamente brillante, capaz de explicar en pocos minutos y sin necesidad de diálogos el origen y la relevancia de esa ‘ciudad de los mil planetas’ a la que hace referencia el título. A partir de esta puerta de entrada, todo un mundo de color, diversidad de especies y secuencias de acción, algunas de ellas rodadas con la característica habilidad del creador de El profesional (León) (1994) que, como todo buen relato de ciencia ficción, alberga un interesante reflejo de la sociedad actual y un mensaje a tener en cuenta sobre el comportamiento humano.

Posiblemente el mayor problema de este entretenidísimo film sea precisamente su duración, excesivamente larga y con momentos que podrían haberse resuelto de forma mucho más breve, por no decir que se podrían haber eliminado directamente. Esto afecta, además, a la dinámica de los protagonistas. Si bien es cierto que la labor de Dane DeHaan (Condenados) y Cara Delevingne (Ciudades de papel) es impecable, demostrando una química insuperable entre ambos, la duración lleva a los personajes a caer en una constante repetición de todo aquello que define su dinámica romántica, perdiendo algo de fuerza ese juego que se establece entre ambos. Asimismo, dicha duración obliga a alargar el misterio de la trama principal de forma algo innecesaria, sobre todo teniendo en cuenta que a partir de un determinado punto es fácil intuir quién es el villano en la trama, por lo que alargar posteriormente el misterio resulta inútil.

Y a pesar de estos problemas, Valerian y la ciudad de los mil planetas es, sin duda, una de las propuestas más frescas, interesantes y entretenidas de la ciencia ficción actual. Con un guión bien estructurado que es capaz de introducir de forma progresiva la trama principal y que combina con inteligencia comedia, acción e intriga, Besson compone una épica fantasía gracias a una narrativa que potencia los aspectos más positivos de la cinta y trata de contrarrestar las evidentes deficiencias de la misma, sobre todo las referidas a su duración. Una narrativa que deja momentos inolvidables como la secuencia en un mercado de otra dimensión, la persecución a través de los diferentes mundos de la ciudad o un curioso baile de la cantante Rihanna. Hay películas que simplemente distraen y otras que son capaces de alimentar la imaginación, y esta pertenece a la segunda categoría.

Nota: 7/10

Anuncios

Valerian y ‘La seducción’ de ‘La Torre Oscura’


Fin de semana de pocos aunque muy notables estrenos. Aventuras juveniles, cintas de acción y dramas con dosis de suspense son los principales géneros que se dan cita este viernes, 18 de agosto, en la cartelera española. Y todos ellos, en mayor o menor medida, con nombres de actores y directores capaces de añadir un plus de interés a las ya de por sí atractivas historias nuevas que pueden verse en las pantallas de todo el país.

Para empezar, una adaptación. La Torre Oscura lleva al cine la saga literaria escrita por Stephen King en la que el bien y el mal se enfrentan en un mundo post-apocalíptico personificados en un pistolero que trata de detener al Hombre de Negro, cuyo único objetivo es destruir una torre y poder así sembrar el caos. Su confrontación llegará a la Tierra, poniendo en peligro las vidas de inocentes. Nikolaj Arcel (Un asunto real) dirige esta propuesta de acción, fantasía y drama protagonizada por Idris Elba (serie Luther), Matthew McConaughey (Gold), Abbey Lee (Dioses de Egipto), Jackie Earle Haley (serie Predicador), Nicholas Hamilton (Captain Fantastic), Fran Kranz (Rebirth), Michael Barbieri (Spider-Man: Homecoming) y Claudia Kim (serie Marco Polo).

Este es también el fin de semana de Luz Besson (Lucy), quien escribe y dirige Valerian y la ciudad de los mil planetas, adaptación del cómic creado por Pierre Christin y Jean-Claude Mézières. La trama arranca cuando dos agentes especiales del gobierno son enviados a una ciudad intergaláctica en constante crecimiento en una misión para localizar y detener una misteriosa fuerza que amenaza el equilibrio de una ciudad en la que conviven miles de especies de todos los rincones del universo. Dane DeHaan (La cura del bienestar), Cara Delevingne (Escuadrón Suicida), Clive Owen (serie The Knick), Rihanna (Battleship), Ethan Hawke (Los siete magníficos), Herbie Hancock (Alrededor de la medianoche), Rutger Hauer (El secuestro de Alfred Heineken) y Sam Spruell (Legend) encabezan el reparto de este film francés de ciencia ficción que promete espectacularidad y aventura a raudales.

El drama con toques de thriller tiene a su máximo exponente en La seducción, nuevo film escrito y dirigido por Sofia Coppola (The bling ring) que adapta un guión que, a su vez, adapta la novela de Thomas Cullinan en la que un soldado yanki durante la Guerra Civil norteamericana es rescatado por una joven sureña tras resultar malherido. Cuando despierta se encuentra en una casa que sirve de escuela de señoritas del Sur, donde el recelo inicial de las jóvenes se convierte poco a poco en afecto hacia el hombre, lo que despertará los celos entre las chicas. El reparto está encabezado por Colin Farrell (Premonición), Nicole Kidman (Lion), Kirsten Dunst (Figuras ocultas), Elle Fanning (Vivir de noche), Angourie Rice (Dos buenos tipos) y Oona Laurence (Malas madres).

Volviendo a Europa, y volviendo a Francia, nos encontramos con Cézanne y yo, drama biográfico escrito y dirigido por Danièle Thompson (Cena de amigos) en el que se explora la amistad de juventud entre el pintor post impresionista y el escritor Émile Zola, así como su forma de integrarse en la sociedad, sus miedos y su pasión por el arte y las mujeres. Guillaume Gallienne (Guillaume y los chicos, ¡a la mesa!) y Guillaume Canet (El asedio de Jadotville) dan vida a la pareja protagonista en un reparto en el que también destacan Déborah François (Maestro), Alice Pol (Supercondríaco) y Sabine Azéma (Una cosa por otra).

‘Escuadrón Suicida’, unos buenos malos… ¿o eran malos buenos?


Will Smith y Margot Robbie lideran el 'Escuadrón Suicida' de David Ayer.A tenor de las críticas recibidas, debo de ser de los pocos que defienden Escuadrón Suicida. Y la verdad es que no me arrepiento. Argumentos a su favor tiene, como también los tiene en su contra. Vamos, lo que le viene a pasar al 80% de las películas, y lo que prácticamente ocurre en todas las cintas de superhéroes. El problema, o al menos uno de los más importantes, de la cinta de David Ayer (Corazones de acero), no radica en la propia historia, sino en algo que va más allá de la película, y que tiene un nombre: DC Cómics. La reciente obsesión por juntar en pantalla a un grupos de personajes conocidos por los amantes de los cómics está llevando a esta compañía a hacer películas irregulares, de difícil narrativa, pero con mucha espectacularidad.

La verdad es que esta película con un plantel de actores más que notable merece un análisis más profundo que el de la mera crítica, de ahí este extenso texto. A David Ayer se le puede acusar de muchas cosas, pero desde luego no de lo principal en cualquier película de superhéroes/supervillanos: entretenimiento. Porque esta reunión de malos no tan malos (hay buenos que son peores) es eso, puro y sencillo entretenimiento. El que quiera buscar algo más puede que lo encuentre, pero saldrá mayormente decepcionado. Y la verdad es que la película no busca nada más. Secuencias brillantemente ejecutadas, un humor algo irregular pero efectivo, sobre todo cuando recae sobre Margot Robbie (La leyenda de Tarzán) y su ya imprescindible Harley Quinn, y algunos diálogos que permiten hacer avanzar la acción son las señas de identidad. Vamos, lo mismo que ocurre en Los Vengadores y cintas similares.

Quizá la mejor defensa para este argumento es que Escuadrón Suicida dura dos horas y apenas se nota, logrando superar los baches propios de la narrativa de forma más o menos solvente. Pero volvamos sobre el reparto, o mejor dicho sobre esa pareja formada por Robbie y Jared Leto (El señor de la guerra), un Joker menos alocado y más psicópata que sin duda eleva el tono del film cada vez que aparece… y se hace poco. Ambos personajes, sin duda los mejor definidos e interpretados, son el mejor ejemplo de cómo los secundarios (o protagonistas con menor peso en la trama) pueden terminar por arrebatar el protagonismo de una historia. Y este sí es un punto débil de la película, que abordaré a continuación.

Pero junto a ellos hay todo un grupo de actores solventes, disfrutando de sus respectivos papeles y demostrando que la película puede funcionar en todos sus aspectos. El desarrollo dramático conseguido por Ayer, aunque claramente diferenciado en dos partes, es lo suficientemente sólido como para componer un mosaico de aventura, acción y humor en el que cada personaje, al menos los principales, está definido no solo por sus motivaciones, sino por su pasado y por su personalidad. Otra cosa es lo que ocurre con el resto de secundarios y lo que cabría esperar de la cinta. En cualquier caso, no se puede negar que esta cinta es una pieza más en la construcción de ese mundo cinematográfico de DC, y personalmente creo que es una pieza interesante y atractiva.

Al humo de las velas

Pero seamos sinceros. Escuadrón Suicida no es una película perfecta. De hecho, posiblemente no sea de las mejores de superhéroes. Y varios son sus problemas, que en principio no afectan al disfrute de estas aventuras, pero que sí pueden resultar determinantes para un tipo de público, sobre todo el más especializado. Para empezar, y como comentaba al inicio, DC Cómics llega tarde. Más bien, llega al humo de las velas a esta especie de fiesta en que se han convertido las películas de superhéroes. Con un tono más oscuro que su eterno rival, Marvel Cómics, la compañía ha querido resumir en un par de películas los años de trabajo en la pantalla grande que lleva su competidora. Y eso pasa factura, en algunos casos más grande que en otros.

En la película que nos ocupa, esto se traduce en una necesidad de presentar a demasiados personajes en una sola historia. Si algo han demostrado este tipo de films es que presentar a más de un personaje en la trama (además del héroe, claro está) tiende a ser un problema narrativo más que evidente. Ha pasado con todos, desde Spider-Man a Batman. Y si eso es así, ¿qué puede ocurrir cuando son 10 los roles a desarrollar? Aunque la opción elegida por Ayer no es la peor de todas, desde luego deja muchas lagunas. Para empezar, divide claramente la historia en dos, impidiendo un desarrollo más o menos profundo de la trama principal y su respectiva amenaza. Además, el director y guionista se ve obligado a desarrollar únicamente a los principales, dejando al resto a su suerte y a tratar de resumir su historia en una sola frase, con suerte en una mínima secuencia. Esta idea, aunque efectiva, termina por desdibujar a este grupo de villanos, convirtiendo a muchos de ellos en arquetipos lineales con poca o ninguna diferencia entre ellos, salvo sus habilidades y su aspecto, claro está.

Y precisamente los villanos es otro punto débil de la cinta. Puede parecer irónico que una cinta que se basa en un grupo de malos tenga como debilidad precisamente eso, pero así es. El problema es la necesaria humanización de los personajes. Todos ellos, sobre todo los principales, deben tener un aspecto con el que se puedan identificar los espectadores. Y esto termina siendo un problema, amén de escoger a actor como Will Smith (La verdad duele), héroe por antonomasia del cine de aventuras moderno, para un asesino a sueldo que parece más una figura paternal para el resto de supervillanos. La película utiliza dos herramientas para esa humanización, a cada cual más peligrosa. Por un lado, convertir a los presuntamente buenos, y en general a todos los que les rodean, en más malos que los propios villanos. Y por otro, demostrar que todos los malos lo que buscan, en realidad, es una vida tranquila, sencilla y en paz.

Eso es algo que no funciona, al menos no como vehículo para demostrar que son villanos sin escrúpulos que pueden lograr la redención con sus buenas acciones por un bien mayor. Y no funciona porque, además de que parecen héroes en lugar de antihéroes, los buenos parecen demasiado inocentes. Algo que representa a la perfección el personaje de Joel Kinnaman (serie House of cards), quien comienza la cinta aparentando un desprecio hacia su escuadrón de villanos y termina por ser amigo de asesinos, psicópatas y monstruos. Y ni siquiera la muerte inicial de un miembro del grupo puede eliminar la sensación de que estos antihéroes son héroes; para eso ya se cuidan mucho de que el único que muere es aquel que no tiene casi ni presentación. El resultado final es que Escuadrón Suicida funciona como película de superhéroes, no de supervillanos obligados a hacer el bien. Funciona por su entretenimiento, aunque falla en algunos aspectos que para muchos pueden ser fundamentales. Ahora bien, se disfruta mucho, tanto de la acción como del humor, de su banda sonora y de la locura que imprimen al conjunto Leto y Robbie. Al final, como todo, la película funciona porque se encuentra en un punto intermedio. Y puede que ese sea el problema.

Depp se hace mafioso para aguar la gran noche de Álex de la Iglesia


Estrenos 23octubre2015Si el fin de semana pasado estuvo marcado por pocos pero interesantes estrenos, este viernes que nos ocupa llega cargado de novedades, de títulos tan variados como atractivos, con repartos espectaculares y con tramas cuanto menos curiosas. Y la oferta es para toda la familia, pues junto al thriller y el drama se estrena la secuela de una de las cintas de animación más originales de los últimos años. Pero comencemos el repaso de este 23 de octubre.

Y para ello nada mejor que Johnny Depp (Mortdecai), quien regresa con un cambio físico asombroso en Black Mass, adaptación del libro de Dick Lehr y Gerard O’Neill que relata el caso real de Whitey Bulger, el más violento criminal del sur de Boston que se convirtió en confidente del FBI a cambio de llegar a dominar todos los negocios ilícitos y de cometer crímenes impunemente. Hermano de un senador, la relación entre la Oficina y el criminal alcanzó cotas insospechadas de corrupción. Acción, drama y mucha violencia es lo que propone esta cinta dirigida por Scott Cooper (Corazón rebelde) que cuenta con un reparto increíble en el que destacan Joel Edgerton (Exodus: Dioses y reyes), Benedict Cumberbatch (The imitation game), Kevin Bacon (serie The following), Jesse Plemons (The master), Peter Sarsgaard (Ladygrey), Dakota Johnson (Cincuenta sombras de Grey), Corey Stoll (Ant-Man), Juno Temple (Lejos del mundanal ruido), Julianne Nicholson (Agosto), Adam Scott (The overnight) y David Harbour (serie The newsroom).

Mucho más divertida, al menos para los más pequeños de la casa, es Hotel Transilvania 2, continuación de las aventuras de Drácula y sus amigos que, en esta ocasión, se centra en los intentos de los monstruos de enseñar a un pequeño que es mitad humano, mitad vampiro, todo lo que un buen monstruo debe conocer. Una tarea que se complicará con la llegada del padre de Drácula. El humor vuelve a ser la nota predominante de esta película dirigida por Genndy Tartakovsky, director de la primera parte, y que cuenta con las voces, en la versión original, de Adam Sandler (Pixels), Andy Samberg (Cosas que hacer antes de los 18), Selena Gomez (Getaway), Kevin James (Superpoli en Las Vegas), Steve Buscemi (serie Boardwalk Empire) y David Spade (Niños grandes 2).

Y ya que hablamos de secuelas, esta semana también se estrena la nueva entrega de Paranormal Activity, subtitulada Dimensión fantasma y cuyo fin no es otro que perpetuar el formato y la fórmula que tan buenos éxitos ha dado en el pasado, independientemente de la historia en sí. En este sentido, la trama sigue a una familia que se muda a una nueva casa en la que descubren una cámara de vídeo y una serie de cintas grabadas en el lugar. La sorpresa llega cuando descubren que a través de la lente pueden percibir toda la actividad paranormal que hay en la casa, que parece especialmente interesada en la hija pequeña del matrimonio. Gregory Plotkin debuta en la dirección con esta cinta de terror protagonizada por Chris J. Murray, Brit Shaw (serie Nashville), Iby George, Dan Gill (El gurú de las bodas) y Olivia Taylor Dudley (Atrapados en Chernobyl).

Muy diferente es la comedia romántica El marido de mi hermana, producción estadounidense de 2014 cuyo reparto está plagado de nombres propios. Dirigida por Tom Vaughan (Medidas extraordinarias), la cinta narra la difícil relación que mantiene un profesor de Cambridge con una de sus estudiantes, quien le revela que va a ser padre. A esta delicada situación se suma la atracción que siente por una exuberante novelista que, además, es la hermana de la madre de su futuro hijo. Pierce Brosnan (La conspiración de noviembre), Jessica Alba (Ahora los padres son ellos), Salma Hayek (Peso pesado), Ben McKenzie (serie Gotham) y Malcolm McDowell (serie Mozart in the jungle) encabezan el reparto.

Antes de pasar a las novedades nacionales hay que mencionar El rostro de un ángel, nueva película de Michael Winterbottom (El demonio bajo la piel) rodada en 2014. Producido en Reino Unido, este drama basado en la novela de Barbie Latza Nadeau aborda la historia real de Amanda Knox y la investigación que desarrollaron una periodista y un director de documentales para obtener una noticia relacionada con un crimen. Kate Beckinsale (Desafío Total), Daniel Brühl (Rush), Cara Delevigne (Anna Karenina), Peter Sullivan (serie Los Borgia) y Corrado Invernizzi (Zabana!) son los principales protagonistas.

Sin duda el estreno español más importante es Mi gran noche, lo nuevo de Álex de la Iglesia (Las brujas de Zugarramurdi) que, en calve cómica, narra los entresijos de la grabación de un especial de Año Nuevo en pleno agosto. Un veterano artista, un nuevo ídolo latino de masas, unos presentadores que se odian a muerte y unos figurantes condenados a repetir la celebración una y otra vez son algunos de los protagonistas de esta espiral de caos y risas que cuenta con un reparto plagado de nombres del panorama cinematográfico español, entre ellos Raphael (Digan lo que digan), Mario Casas (Ismael), Pepón Nieto (Impávido), Blanca Suárez (Perdiendo el norte), Santiago Segura (Torrente 5. Operación Eurovegas), Carlos Areces (Anacleto: Agente secreto), Terele Pávez (Café solo o con ellas), Carolina Bang (Dos a la carta), Carmen Machi (Kamikaze) y Hugo Silva (Musarañas).

Por otro lado, Un día perfecto para volar supone el regreso de Marc Recha como director y guionista tras Ponts de Sarajevo (2014). La trama comienza cuando un niño que trata de hacer volar una cometa recurre a la ayuda de su padre para poder sacarla de la maleza en la que se ha enredado. A partir de esta premisa, la imaginación del adulto y del pequeño echará a volar en una sucesión de cuentos. El reparto, encabezado por el propio Recha, se completa con Sergi López (Un día perfecto) y Roc Recha.

A medio camino entre el drama y la comedia se sitúa El complejo de dinero, cinta que arranca cuando un joven regresa a la finca familiar para presentar a su novia y anunciar sus planes de boda. Pero la familia, que se mueve por el dinero, tiene un punto de vista muy particular sobre este enlace. Dirigida por Juan Rodrigáñez, que debuta en el largometraje, la película está protagonizada por Jorge Dutor, Rafael Lamata (La espalda de Dios), Gianfranco Poddighe (Los seductores) y Lola Rubio.

Desde Alemania llega Victoria, thriller dramático que se centra en una española residente en Berlín. Desarrollada a lo largo de una única noche, la trama sigue los problemas de la protagonista, cuya vida cambiará cuando conozca a cuatro jóvenes para los que la diversión está comenzando. Dirigida por Sebastian Schipper (Absolute Giganten), la cinta está protagonizada por Laia Costa (serie Pulseras rojas), Frederick Lau (La ola) y Franz Rogowski (Frontalwatte).

También cuenta con capital europeo Alubias rojas, producción francesa de 2013 escrita y dirigida por Narimane Mari en la que es su primera incursión en el largometraje. El argumento arranca cuando un grupo de jóvenes de Argelia que hasta ese momento habían vivido despreocupados deciden que tienen que empezar una guerra. A través de su mirada la cinta analiza las motivaciones, los odios y los significados de los conflictos armados en la región. El anónimo reparto está encabezado por Adlane Aïssani, Amir Nourine, Bilal Azil y Chems-Edine Boudjema.

Las novedades de ficción se completan con Villa Touma, drama familiar con dosis de romance producido en Palestina en 2014 y cuya trama se centra en tres hermanas aristocráticas y solteras que se aferran a su mansión para no aceptar el éxodo al que se ha visto obligada su clase social con motivo de la ocupación. Encerradas entre las paredes de la vivienda, sus vidas cambiarán cuando reciban la visita de su sobrina huérfana. Suha Arraf, que da el salto al largometraje de ficción, escribe y dirige la cinta, mientras que Nisrren Faour (The savior), Ula Tabari (Inheritance), Cherien Dabis (May in the summer), Maria Zreik y Nicholas Jacob (Out in the dark) son los principales actores.

Por último, un documental español. Next aborda el viaje y la dura realidad a la que se enfrentan muchos niños y niñas de Estados Unidos que realizan diariamente agotadores viajes a Hollywood para participar en audiciones que les abran las puertas al mundo del espectáculo. Un camino en el que son acompañados, y muchas veces empujados, por sus padres, que buscan el trozo de ese pastel que es el sueño americano. La película está escrita y dirigida por Elia Urquiza (Entre el dictador y yo).

‘Pan: Viaje a Nunca Jamás’: los adultos olvidaron ser niños


Hugh Jackman se enfrenta a la leyenda de 'Pan'.A medida que nos hacemos mayores se nos obliga a elegir entre mantener el niño que llevamos dentro, con todo lo que eso conlleva, u olvidarnos para siempre de la fantasía, la emoción y los recuerdos que nos hicieron felices cuando todavía sabíamos lo que era la inocencia. Por eso películas como lo nuevo de Joe Wright (Expiación) tienen tantas posibilidades. El problema es que muchas veces están concebidas por adultos que han olvidado que los niños, aun siendo niños, no son tontos.

Y ese es precisamente el insalvable escollo de Pan: Viaje a Nunca Jamás. La cinta posee la aventura, el dinamismo y hasta cierta ironía en sus personajes. Las secuencias de acción están rodadas con elegancia y mano firme, lo que sin duda denota que tras las cámaras no hay ningún primerizo. Visualmente hablando, el film posee hallazgos interesantes, desde esas sirenas con colas traslúcidas hasta el modo en que se representa la muerte, en lo que es un festival de color sumamente original.

Pero la película falla en los primordial: el guión. Más allá de que la historia parece incompleta al no terminar en el punto de la historia que todos conocemos a través de J. M. Barrie, los personajes son sumamente planos y arquetípicos. Sus pasados no se desarrollan lo suficiente como para entender sus motivaciones, y desde luego las relaciones creadas entre ellos tienen más que ver con la necesidad narrativa y dramática que con una coherente evolución. A todo ello es necesario sumar unos diálogos más bien pobres, que tratan a los más pequeños de la casa como si fueran incapaces de apreciar una información algo más elaborada.

Todo ello hace que Pan: Viaje a Nunca Jamás no llegue a despegar en ningún momento, manteniendo un perfil más bien bajo. En la forma, es cierto, es un espectáculo sin igual, fascinante por momentos y hermoso en todo su recorrido. En el fondo, es una obra vacía, una serie de propuestas que no encuentran un recorrido lógico, y que deja demasiadas tramas abiertas para una hipotética continuación. La verdad es que sorprende ver a actores como los que tiene el film en roles tan arquetípicos, sin trasfondo dramático y llamados a ser meras herramientas al servicio de un guión sin garra. Una lástima.

Nota: 5/10

Regresa ‘Misión: Imposible’ para salvar las ‘Ciudades de papel’


Estrenos 7agosto2015Comenzamos un mes repleto de títulos atractivos para los amantes de los blockbusters, la acción y el humor. Y lo hacemos con dos títulos que están llamados, cada uno en su estilo, a llenar las salas. Por supuesto, llegan acompañados de propuestas que tal vez no alcancen todos los rincones de la geografía española, pero que sin duda ofrecen una mayor variedad para aquellos que prefieran historias más intimistas. Aunque hoy viernes, 7 de agosto, todo pasa por Ethan Hunt y su equipo de espías.

En efecto, Misión: Imposible – Nación Secreta, quinta entrega de la saga iniciada en 1996 que en esta ocasión dirige Christopher McQuarrie (Jack Reacher) y que cuenta con el grueso del reparto protagonista de Misión: Imposible – Protocolo fantasma (2011). La trama arranca cuando el equipo protagonista descubra la existencia de una organización secreta internacional conocida como el Sindicato cuyo objetivo es destruir la FMI. El reto se plantea cuando comprendan que los agentes de esta organización no solo están altamente cualificados, sino que rivalizan en capacidades y aptitudes con los miembros del grupo de Hunt. Tom Cruise (Al filo del mañana), Simon Pegg (Bienvenidos al fin del mundo), Jeremy Renner (Matar al mensajero), Ving Rhames (Percentage), Alec Baldwin (Blue Jasmine), Rebecca Ferguson (Hércules), Sean Harris (Serena) y Tom Hollander (Una cuestión de tiempo) encabezan el reparto.

Los adolescentes tienen su principal reclamo en Ciudades de papel, drama romántico basado en la novela de John Green que narra la relación de un joven y su enigmática vecina, de la que está secretamente enamorado. Una noche ella le pide que le acompañe en una aventura por la ciudad, desapareciendo a la mañana siguiente. Será entonces cuando el chico inicie un viaje junto a sus amigos para encontrar el paradero de la chica de sus sueños, quien ha dejado pistas ocultas para poder localizarla. Dirigida por Jake Schreier (Un amigo para Frank), la película está protagonizada por Cara Delevingne (Anna Karenina), Nat Wolff (Bajo la misma estrella), Halston Sage (Malditos vecinos), Cara Buono (serie Person of interest), Austin Abrams (Gangster Squad), Caitlin Carver (serie Familia de acogida) y Justice Smith (Trigger finger).

Otro de los títulos interesantes, sobre todo por los nombres que lo apoyan, es Bernie, comedia negra producida en 2011 y basada en un artículo escrito por Skip Hollandsworth que aborda la relación de un empresario de pompas fúnebres muy querido en su comunidad con una adinerada viuda. Sin embargo, con el paso del tiempo ella empieza a ser extremadamente controladora, lo que obligará al hombre a buscar una forma de alejarse de ella. Richard Linklater (Boyhood) dirige la propuesta, mientras que Jack Black (Año uno), Shirley MacLaine (En sus zapatos), Matthew McConaughey (serie True detective), Brady Coleman (Pineapple) y Richard Robichaux (Foreign exchange) encabezan el reparto.

Antes de entrar en los estrenos europeos hablamos de la cinta más internacional de la semana. Mi casa en París, que cuenta con capital norteamericano, francés e inglés, es una producción de 2014 que adapta la obra de Israel Horowitz (3 weeks after paradise), quien por cierto también se encarga de escribir este guión y dirigir la película. A medio camino entre la comedia romántica y el drama, la trama arranca cuando un neoyorquino sin mujer, hijos ni dinero recibe la noticia de que ha heredado de su padre, con el que no se hablaba, una enorme casa en París. Dispuesto a venderla, viaja a la ciudad para ver el estado de la propiedad, pero todo cambia cuando descubre que allí vive una anciana con su hija. Para colmo, la ley francesa impide que el hombre tenga acceso a la propiedad hasta que la mujer mayor fallezca. El reparto principal está integrado por Kevin Kline (La última aventura de Robin Hood), Maggie Smith (El exótico hotel Marigold), Kristin Scott Thomas (En la casa), Dominique Pinon (Amelie) y Stéphane Freiss (Un regalo para ella).

Otra de las novedades es el drama biográfico El bailarín del desierto, film inglés de 2014 basado en la vida de Afshin Ghaffarian, un iraní apasionado del baile y la música que, en el turbulento clima político del país en 2009, decide juntarse con otros jóvenes que comparten su afición para crear un grupo clandestino que les ayude a cumplir sus sueños de bailar ante un público. El proceso no solo le permitirá centrarse en su afición, sino que le abrirá las puertas al amor. Dirigida por Richard Raymond, quien de este modo debuta en el largometraje, la película está protagonizada por Freida Pinto (El origen del planeta de los simios), Tom Cullen (Los últimos días en Marte), Nazanin Boniadi (serie Homeland) y Reece Ritchie (Hércules), entre otros.

Desde Francia llega la comedia romántica Les combattants, ópera prima de Thomas Cailley que gira en torno a un joven cuyo verano se prevé tranquilo, repartiendo el tiempo entre sus amigos y la empresa familiar. Pero todo cambia cuando entra en su rutina una joven que pone patas arriba su mundo con una forma de entender la vida muy diferente. Aunque ella no le pide nada, él deberá decidir si seguir con sus planes o dejarlo todo para estar junto a ella. Adèle Haenel (Casa de tolerancia), Kévin Azaïs (La marche), Antoine Laurent (Notre tour viendra) y Brigitte Roüan (Voy a ser mamá) son los actores principales.

También francesa es El apóstol, película escrita y dirigida por Cheyenne Carron (Extase) que adapta la historia real de un joven musulmán que debe luchar contra su destino de convertirse en Imán. Una lucha que se desencadena por el secreto que oculta a su familia y amigos: se ha convertido al Cristianismo. Cuando se revele su conversión el mundo que conocía se volverá hostil, pero descubrirá otros jóvenes que viven su misma situación, generando una corriente de lucha a través del perdón y la redención. Narrado en clave dramático, el film está protagonizado por Brahim Tekfa, Salah Sassi (Héroes del cielo), Fayçal Safi (De guerre lasse) y Norah Krief (Faire avec).

Por último, Al otro lado del muro es un drama de 2013 dirigido por Christian Schwochow (Novemberkind) que adapta la novela de Julia Franck en la que una mujer de la Alemania Oriental de los años 70 pretende cruzar el Muro de Berlín para huir de una vida de penurias, terror y dolor. Acompañada de su hijo y con la promesa de un matrimonio con un alemán occidental, la mujer pronto comprenderá que la vida en la parte occidental no es tan luminosa como creía, iniciando una etapa de tránsito en la que el espionaje, el sufrimiento y el control rivalizan con la realidad que pretendía dejar atrás. La película está protagonizada por Jördis Triebel (La mujer papa), Tristan Göbel (Goethe!), Alexander Scheer (Cuando Santa cayó del cielo) y Jacky Ido (MS1: Máxima seguridad).

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: