‘Ad Astra’: en los confines de la galaxia


De un tiempo a esta parte, y con permiso de la saga ‘Star Wars’, el cine espacial ha retomado 2001: Una odisea en el espacio (1968) como su referente principal para adentrarse en la naturaleza del ser humano, en sus miedos y sus desafíos ante un futuro desconocido. La última película de James Gray (El sueño de Ellis) no solo confirma esta tendencia, sino también el interés y atractivo de estas historias.

El espacio, por sus propias características, ofrece posibilidades narrativas casi infinitas. Pero todas ellas suelen tener relación con la soledad, con el vacío y con esa fortaleza física y mental de los viajeros de las estrellas para afrontar desafíos en un lugar en el que nadie puede oír tus gritos. Ad Astra, en este sentido, ahonda en estos sentimientos para obligar al espectador a reflexionar sobre una sociedad que parece cada vez más aislada, más obsesionada con el avance científico y tecnológico, olvidándose por el camino de que lo realmente importante está al otro lado de la ventana. Es por eso que, desde un punto de vista dramático, la cinta se convierte en un interesante relato acerca de cómo la soledad puede hacernos perder el norte social para introducirnos en una espiral autodestructiva y dañina para aquellos que nos rodean, pero sobre todo establece que poner fin a esa situación solo está en nuestra mano.

La referencia inicial a la película de Stanley Kubrick no es casual. Gray aprovecha el lenguaje visual de este clásico del maestro para abordar el desarrollo de su propia película desde un punto de vista más introspectivo, con un uso de la imagen y el sonido cada vez más frecuente en este tipo de films. Con una belleza evidente, el director plantea el contraste entre los primeros planos de un Brad Pitt (Frente al mar) sobrio y en un constante diálogo con su ‘yo’ interior, con los grandes planos generales de un negro e imponente espacio. Esta dualidad genera precisamente la disrupción narrativa del intimismo enmarcado en la grandiosidad, de lo pequeño dentro de un marco gigantesco. En definitiva, de la importancia de lo que tenemos cerca frente a lo inalcanzable de aquello más lejano. El mayor problema de esta historia será, para muchos, su ritmo algo lento y el hecho de que la película no ofrezca más contenido que el viaje de ida y vuelta del protagonista, sin apenas historias secundarias que enriquezcan la trama.

Y puede que esto, al menos la segunda parte, sea el principal inconveniente de Ad Astra. No es algo menor, es cierto, pero lo relevante del film de Gray es esa dualidad que plantea. Más allá de una cinta de ciencia ficción, es una reflexión sobre la importancia de las cosas cercanas (que no pequeñas) frente a objetivos más lejanos y, a priori, inalcanzables. Dicho de otro modo, plantea al espectador la necesidad de cuidar lo más próximo y el riesgo de perderse buscando logros fuera de nuestro alcance, en un intento de determinar esto como el verdadero sentido de la existencia. Bajo este prisma, la obra contiene una profundidad dramática enorme, acompañada por un estilo visual potente a la par que conocido. Lo malo, sin duda, es esa falta de contenido secundario y la sensación de estar ante un homenaje demasiado evidente al clásico de Kubrick.

Nota: 6,75/10

Anuncios

Brad Pitt viaja a los confines de la galaxia con ‘Ad Astra’


Superamos el ecuador de septiembre, y lo hacemos con una de las propuestas más variadas e interesantes en lo que a estrenos se refiere. Ciencia ficción, musical, drama, terror, aventura, … Prácticamente todos los géneros se dan cita este viernes día 20, en el que un actor, además, contará con dos películas en la cartelera española.

Se trata de Brad Pitt, que ya contaba con Érase una vez… en Hollywood y que ahora estrena Ad Astra, cinta con capital brasileño, chino y estadounidense que une ciencia ficción, drama y thriller para narrar cómo un astronauta debe viajar a los límites exteriores del sistema solar para encontrar a su padre perdido hace décadas y desentrañar así un misterio que amenaza la supervivencia de la Tierra y que desafía la naturaleza de la existencia humana. Dirigida por James Gray (Z, la ciudad perdida), en el reparto también encontramos a Tommy Lee Jones (Desvelando la verdad), Liv Tyler (serie The Leftovers), Ruth Negga (serie Preacher), Donald Sutherland (El viaje de sus vidas), LisaGay Hamilton (El vicio del poder), John Ortiz (Bumblebee) y John Finn (Un don excepcional), entre otros.

Muy diferente es Blinded by the light (Cegado por la luz), coproducción musical entre Estados Unidos y Reino Unido que, siguiendo la estela de recientes películas, aprovecha la música de un artista para narrar una historia propia. Esta vez, la de Bruce Springsteen. La trama, basada en las memorias del periodista Sarfraz Manzoor, cuenta la historia de un adolescente británico de ascendencia paquistaní que en 1987, en medio de la agitación racial y económica de esos años, comienza a escribir poesía para escapar de su realidad. Cuando un compañero de clase le da a conocer la música de ‘The Boss’ no solo descubre un paralelismo con el artista, sino una salida a sus sueños y a su propia voz. Gurinder Chadha (El último virrey de la India) es la encargada de poner en imágenes esta historia en la que también participa como guionista. Entre los principales actores destacan Viveik Kalra (serie Next of Kin), Kulvinder Ghir (Level Up), Meera Ganatra (serie PREmature), Aaron Phagura, Dean-Charles Chapman (serie Juego de Tronos), Nikita Mehta y Nell Williams (London town).

Pasamos a los estrenos puramente europeos, entre los que destaca Downton Abbey, continuación de la famosa serie de televisión que, en esta ocasión, sitúa a la familia Crawley y su carismática servidumbre ante un momento crucial: la visita del rey y la reina de Inglaterra, que desatará una situación de intriga y romance que pondrá en peligro el futuro de todos ellos. Dirigida por Michael Engler (The Chaperone), que ya estuvo al frente de varios episodios de la serie, la película cuenta con el reparto original, entre ellos Maggie Smith (El nuevo exótico Hotel Marigold), Hugh Bonneville (Paddington 2), Laura Carmichael (Un reino unido), Michelle Dockery (El sentido de un final), Elizabeth McGovern (La buena esposa), Imelda Staunton (Maléfica), Geraldine James (Daphne), David Haig (Amor con preaviso), Tuppence Middleton (The imitation game) y Matthew Goode (La sociedad literaria y el pastel de piel de patata).

La propuesta de puro terror de la semana es Ghostland, producción de 2018 con capital francés y canadiense que escribe y dirige Pascal Laugier (Martyrs), y cuyo argumento tiene como protagonistas a una mujer y a sus dos hijas adolescentes, herederas todas ellas de una casa. La primera noche en su nuevo hogar sufren un brutal ataque por parte de unos intrusos, lo que les obligará a luchar por sus vidas. 16 años después, una de las hijas es una novelista de éxito, mientras que la otra es víctima de desequilibrios mentales y vive con su madre en la casa. Una reunión de las tres en ese lugar desatará una espiral de terror. Crystal Reed (serie Gotham), Mylène Farmer (Giorgino), Anastasia Phillips (Don’t talk to Irene), Emilia Jones (Residue), Taylor Hickson (Deadpool), Kevin Power (Los jinetes del Apocalipsis) y Rob Archer (El abuelo espía) son los principales actores.

Con algo de retraso llega la japonesa One cut of the dead, cinta de 2017 dirigida por Shin’ichirô Ueda (Okome to oppai), quien también participa en el guión. A medio camino entre la comedia y el cine de zombis, el argumento narra cómo la grabación de una película de serie B de muertos vivientes es interrumpida por un auténtico apocalipsis zombi. El reparto, prácticamente debutante, está encabezado por Takayuki Hamatsu, Yuzuki Akiyama, Harumi Shuhama (Waga haha no ki), Kazuaki Nagaya (Fukushima day) e Hiroshi Ichihara.

La animación cuenta con dos estrenos esta semana. Por un lado, Manou es la historia de una pequeña golondrina que, tras un incidente, termina criándose con una pareja de gaviotas. Crece pensando que es una de ellas, aunque nunca es aceptada como tal. Por ello, decide conocer a los pájaros de su misma especie y quedarse con ellos. Sin embargo, un peligro mucho mayor obligará a ambas especies a trabajar juntas. El debutante Christian Haas y la directora Andrea Block (Im windrausch) se ponen tras las cámaras de esta producción alemana que cuenta con las voces de Kate Winslet (Wonder wheel), Willem Dafoe (Asesinato en el Orient Express), Rob Paulsen (Unintended), Josh Keaton y Julie Nathanson (Searching…).

Por otro, Misión Katmandú, film canadiense de 2017 cuya trama tiene como protagonistas a una detective novata y a un investigador de ciencia. Juntos emprenderán una loca aventura para probar la existencia del Monstruo de las Nieves, enfrentándose a todo tipo de peligros acompañados de un guía y un pájaro parlanchín. Dirigida a cuatro manos por Pierre Greco (Le coq de St-Victor) y Nancy Florence Savard (La leyenda de Sarila), la cinta cuenta con las voces originales de Sylvie Moreau (J’espère que tu vas bien 2), Guillaume Lemay-Thivierge (Nitro rush), Rachid Badouri (Terapia padre-hijo) y Alexandrine Warren.

‘Érase una vez… en Hollywood’: aquellos maravillosos 60


Tarantino es de los pocos directores que crean opiniones muy enfrentadas. A algunos les encanta y otros le odian. No hay término medio. Por eso su novena película va a ser, casi con toda probabilidad, objeto de un duro debate. Y es que, como ya ocurriera en Los odiosos ocho (2015), el director ha perdido algo de ritmo en sus films. O más bien, lo ha dejado de lado momentáneamente. Pero todo tiene un motivo.

Y en el caso de Érase una vez… en Hollywood ese motivo no es otro que transportar al espectador a una época diferente. Una época en la que los grandes directores y los grandes actores eran los protagonistas de una historias en las que los efectos especiales eran accesorios. Y ese viaje atrás en el tiempo no es solo con una historia tan sólida como original y fascinante, sino que también afecta al lenguaje audiovisual que utiliza Tarantino, aprovechando largos planos, movimientos de personajes en la profundidad de campo y captando las emociones de los personajes hasta niveles poco vistos en el cine actual. Y, por supuesto, la música, de nuevo impecable. Todo ello conforma un relato mágico, puede que a veces lento pero indudablemente divertido. Un viaje al corazón de Hollywood a través de los ojos de unos personajes en la órbita de los grandes nombres del séptimo arte.

Pero a pesar de ese cambio en el lenguaje y de una cierta falta de ritmo, el estilo Tarantino sigue estando ahí, y más fresco que nunca. Sus constantes saltos temporales vuelven a ser una seña de identidad, en esta ocasión como si se tratara de un Quijote que relata anécdotas pasadas en lugar de historias (algunas tan largas que pueden generar algo de confusión cuando se retoma la historia principal). Sus actores sencillamente están perfectos (el reparto es un desfile de grandes estrellas), en particular el dúo formado por Leonardo DiCaprio (Origen) y Brad Pitt (Máquina de guerra), dos personajes en un momento de transición en sus vidas que se aferran a un pasado glorioso mientras tratan de comprender y aceptar su nuevo lugar en el mundo del celuloide. Y por si alguien dudaba de la agilidad y brutalidad del director, esa secuencia final tan salvaje como irónica y divertida que viene a imponer justicia en un trágico suceso histórico, al más puro estilo Malditos bastardos (2009).

Así que sí, Érase una vez… en Hollywood es una película de Tarantino. Con todas las letras. Y es una gran película de Tarantino. Puede que guste más a los más cinéfilos, pero desde luego que la película debería de estudiarse como un gran ejemplo de mimetismo audiovisual. Actores y director asumen lenguaje, posición corporal y narrativa audiovisual para, literalmente, transportarse a ese final de los años 60 en el que el cine y la televisión todavía no estaban a la misma altura, en el que el movimiento hippie seguía estando en las calles y en el que Charles Manson todavía andaba en libertad. Un homenaje a otra época, a nuestros padres y abuelos, a todos aquellos actores, directores, guionistas y productores que nos han dejado obras maestras de la Historia del Cine. En definitiva, una obra con constantes referencias al pasado que debería ser un referente para el cine del futuro, al menos para ese cine que no necesita de efectos digitales para causar sensación.

Nota: 8,5/10

Tarantino presenta su cuento ‘Érase una vez en… Hollywood’


El tercer fin de semana de agosto apunta a ser uno de los más interesantes del panorama cinematográfico a pesar de los pocos estrenos que llegan adelantados al jueves día 15 por el festivo del Día de la Asunción. De hecho, tan solo cuatro títulos llegan a la cartelera española, y al menos uno de ellos presenta el suficiente atractivo en todos los aspectos como para asegurar el llenado de salas.

Se trata de Érase una vez en… Hollywood, noveno film de Quentin Tarantino (Los odiosos ocho) que, haciendo gala de nuevo de su fusión entre humor y drama, aborda el Hollywood de los años 60. En concreto, la trama tiene como protagonistas a una estrella de la televisión y su doble durante muchos años, que en 1969 tratan de abrirse camino en la industria del cine, que ya casi no reconocen. Y como también suele ser habitual, el reparto de esta coproducción entre Estados Unidos, Reino Unido y China está integrado por un importante número de actores conocidos, encabezados por Leonardo DiCaprio (El renacido), Brad Pitt (Aliados), Margot Robbie (María, reina de Escocia), Bruce Dern (Warning shot), Al Pacino (Corrupción y poder), Timothy Olyphant (Behold my heart), Kurt Russell (Guardianes de la galaxia vol. 2), Dakota Fanning (Ocean’s 8), Damian Lewis (serie Billions), Emile Hirsch (La autopsia de Jane Doe) y Luke Perry (serie Riverdale), este último en el que es su último trabajo antes de fallecer.

Puramente británica es A 47 metros 2: el terror emerge, secuela del film de 2017 que, en clave de aventura dramática con dosis de terror, arranca cuando una adolescente se muda de mala gana a México con su padre y su nueva familia. Él es investigador en una antigua ciudad maya sumergida bajo el agua, por lo que la joven se ve obligada a pasar el tiempo con su hermanastra. Aburridas, las dos adolescentes terminan adentrándose en una cueva junto a dos amigas. Allí descubren un lugar de enterramiento maya sumergido, pero también una trampa mortal en la que enormes tiburones blancos podrían terminar con sus vidas. Dirigido por Johannes Roberts, responsable de la cinta original, el film está protagonizado por Sophie Nélisse (La historia del amor), Corinne Foxx, Brianne Tju (serie Life after first failure), Sistine Rose Stallone, John Corbett (Mi gran boda griega 2) y Brec Bassinger (Killer under the bed), entre otros.

Francia e Italia colaboran en La casa de verano, comedia dramática dirigida, protagonizada y coescrita por Valeria Bruni Tedeschi (Un castillo en Italia) que, ambientada en la Costa Azul, gira en torno a una mujer que pasa las vacaciones de verano con su hija en una casa apartada del mundo. Rodeada de familia, amigos y empleados, utilizará ese tiempo para recuperarse de su reciente ruptura sentimental mientras prepara el guion de su próxima película. El reparto principal se completa con Pierre Arditi (En la flor de la vida), Valeria Golino (El nombre del bambino), Noémie Lvovsky (Monsieur Chocolat) y Yolande Moreau (Crash test aglaé).

Terminamos el repaso semanal con la española La virgen de agosto, cinta dirigida por Jonás Trueba (La reconquista) y planteada a modo de película-diario. La protagonista es una mujer a punto de cumplir 33 años que cada año, como si de un acto de fe se tratara, se queda en Madrid durante el mes de agosto. Los días y las noches se convierten en tiempo de oportunidades, descubriendo nuevas personas a las que ayudar sin saber que, en realidad, se ayuda a sí misma. Itsaso Arana (Acantilado) protagoniza este film que también escribe, y frente a las cámaras está acompañada por Vito Sanz (Miamor perdido), Isabelle Stoffel (Los exiliados románticos), Luis Alberto Heras y Joe Manjón (Framed).

La nueva entrega de ‘Piratas del Caribe’ busca venganza


El mes de mayo termina por todo lo alto, al menos en lo que a estrenos blockbuster se refiere. Prueba de ello es que el regreso de una de las sagas cinematográficas más famosas y rentables de los últimos años se produce casi en solitario, pues aunque este viernes, 26 de mayo, son varios los estrenos que aterrizan en la cartelera española, todos ellos huyen de lo que representa la principal novedad de la semana, ofreciendo a los espectadores una variedad que, en cualquier caso, no parece que pueda hacer frente al vendaval de aventuras piratas que llega.

Porque, en efecto, este fin de semana se estrena Piratas del Caribe: La venganza de Salazar, quinta entrega de la famosa saga iniciada allá por 2003 que narra una nueva aventura del capitán Jack Sparrow y que acoge el regreso de grandes e imprescindibles personajes de estas películas. Su trama vuelve a enfrentar a Sparrow ante un letal enemigo, en esta ocasión un viejo enemigo que lidera una tripulación de piratas fantasmas y cuyo único objetivo, después de escapar del Triángulo del Diablo, es acabar con la vida de todos los piratas. Para poder salvar su vida deberá recurrir a viejos amigos y hacerse con el mítico Tridente de Poseidón, que le daría control sobre los mares. Acción, aventura y humor vuelven a ser las claves de este film dirigido a cuatro manos por Joachim Rønning y Espen Sandberg (Kon-Tiki) en cuyo reparto encontramos a Johnny Depp (Mortdecai), Kaya Scodelario (El corredor del laberinto), Orlando Bloom (El hobbit: La batalla de los cinco ejércitos), Golshifteh Farahani (Altamira), Javier Bardem (Caza al asesino), Geoffrey Rush (Dioses de Egipto), Brenton Thwaites (Maléfica), Kevin McNally (Legend), David Wenham (Lion), Stephen Graham (serie Boardwalk Empire), Keira Knightley (Everest) y Paul McCartney.

Otro estreno estadounidense es Wilson, adaptación a la pantalla grande de la novela gráfica de Daniel Clowes, autor a su vez del guión de este film que gira en torno a un solitario, neurótico, divertido y honesto misántropo de mediana edad que, tras muchos años, se reconcilia con la que fuera su esposa y recibe la noticia de que tiene una hija adolescente, con la que intentará conectar después de tantos años. Claro está, a su modo. Craig Johnson (The skeleton twins) dirige esta comedia que tiene como protagonista a Woody Harrelson (Ahora me ves 2) y en cuyo reparto encontramos también a Sandy Oian-Thomas, Shaun Brown (Welcome to Harlem), James Robert Miller, Brett Gelman (Joshy), Mary Lynn Rajskub (All stars) y Judy Greer (Ant-Man).

Antes de abandonar Estados Unidos, una novedad que solo llega a la plataforma Netflix. Se trata de Máquina de guerra, comedia dramática ambientada en Afganistán tras los atentados del 11-S. Adaptación del libro escrito por Michael Hastings, la trama se centra en el caso real de un exitoso general que recibe la orden de mandar a sus tropas a Oriente Medio, lo que pondrá en juego su reputación. Dirigida por David Michôd (Animal Kingdom), entre sus actores encontramos a Brad Pitt (Aliados), Tilda Swinton (Doctor Strange), Topher Grace (La verdad), Will Poulter (El renacido), Anthony Michael Hall (Vivir de noche) y Ben Kingsley (El desafío).

En lo que a cine europeo se refiere destaca la irlandesa Entre los dos, comedia dramática de 2015 escrita y dirigida por Mark Noonan, quien debuta de este modo en el largometraje. El argumento arranca cuando un hombre sale de la cárcel en libertad provisional para poder hacerse cargo de su sobrina, cuya madre ha fallecido y podría terminar en una casa de acogida. Dispuesto a convertirse en figura paterna, los intentos del hombre por ser un modelo a seguir le llevarán a incumplir varias normas de la libertad, lo que puede terminar por destruir las vidas de ambos. Aidan Gillen (serie Juego de tronos), Lauren Kinsella (Albert Nobbs), George Pistereanu (Loverboy) y Erika Sainte (Conexión Marsella) son los principales actores.

Italia y Francia producen Las confesiones, thriller dramático que arranca cuando los economistas más importantes del mundo se reúnen en un hotel de lujo de la costa alemana con motivo del G8. En este contexto, el director del FMI invita a un monje italiano con el que pretende confesarse. A la mañana siguiente aparece muerto, por lo que las sospechas recaen sobre el religioso, quien se niega a romper el secreto de confesión. Dirigida por Roberto Andò (Viva la libertad), la película está protagonizada por Toni Servillo (La gran belleza), Connie Nielsen (serie The following), Pierfrancesco Favino (Rush), Marie-Josée Croze (Todo saldrá bien), Moritz Bleibtreu (La dama de oro), Daniel Auteuil (Fanny) y Lambert Wilson (Barbacoa de amigos).

Puramente dramática es la alemana Paula, biopic de la artista Paula Becker que a principios del siglo XX desafió todas las convenciones establecidas para explorar su propio estilo. Su matrimonio con el también pintor Otto Modersohn la llevó a dedicar varios años a la vida doméstica, apartándose del arte y su profesión, hasta que decidió iniciar una nueva aventura en París donde desarrolló todo su arte. Christian Schwochow (Al otro lado del muro) pone en imágenes esta historia que cuenta con un reparto encabezado por Carla Juri (Jump), Joel Basman (Amnesia), Albrecht Schuch (Westwind), Roxane Duran (Respire) y Stanley Weber (La espada de la venganza).

Entre el resto de estrenos encontramos la argentina Me casé con un boludo, cinta dirigida por Juan Taratuto (Papeles en el viento) que, en clave de comedia romántica, gira en torno a un famoso actor y a una actriz secundaria que se conocen durante el rodaje de una película, se enamoran y se casan. Sin embargo, al volver de la luna de miel ella se da cuenta de que se había enamorado del personaje, no del hombre. Decidido a reconquistarla, el actor pedirá ayuda al guionista para seguir manteniendo lo que le había enamorado de él. Entre los actores destacan Adrián Suar (Dos más dos), Valeria Bertuccelli (Vino para robar), Gerardo Romano (Betibú), Analía Couceyro (La mala verdad) y María Alche (Mi primera boda).

Desde Japón, y con algo de retraso, llega Nagasaki: Recuerdos de mi hijo, drama de 2015 dirigido por Yôji Yamada (La casa del tejado rojo), quien también colabora en el guión. El argumento se centra en una mujer que trabaja como partera y que se ha hecho fuerte tras la muerte de su hijo durante el ataque con la bomba atómica. En el aniversario de su muerte el joven se le aparece, lo que le hará recordar el pasado, la importancia de la familia y lo que la guerra le quitó. Sayuri Yoshinaga (Yume no onna), Kazunari Ninomiya (Cartas desde Iwo Jima), Haru Kuroki (Gin no saji) y Tadanobu Asano (Lupin y el corazón púrpura de Cleopatra) encabezan el reparto.

Terminamos el repaso con dos documentales. Por un lado, la francesa Las películas de mi vida, por Bertrand Tavernier, dirigida por el propio director galo autor de films como Hoy empieza todo (1999) o Alrededor de la medianoche (1986). El film es un repaso a la historia del cine del país europeo a través del análisis de los principales films desde la década de los 30 hasta los años 70.

Por otro, Pizarro aborda una figura icónica en Colombia a través de la búsqueda que hace su hija, exiliada en Barcelona, entre las preguntas sin respuesta y los secretos de la muerte de Carlos Pizarro. El film, con capital colombiano, es la ópera prima de Simón Hernandez.

Pitt y Cotillard son los ‘Aliados’ de ‘La reina de España’


Estrenos 25noviembre2016Fin de semana de numerosos e interesantes estrenos, sobre todo para un amplio y variado grupo de espectadores. Desde el thriller a la comedia, pasando por el drama, no solo las historias de las novedades que llegan este viernes, 25 de noviembre, son atractivas. También los nombres que las respaldan son el reclamo perfecto para que muchos nos acerquemos hasta las salas de cine.

Desde luego, la más atractiva es Aliados, nuevo film dirigido por Robert Zemeckis (El desafío) que une en pantalla a dos actores de la talla de Brad Pitt (La gran apuesta) y Marion Cotillard (Macbeth). Más allá de rumores morbosos de la prensa del corazón, lo interesante de este thriller dramático con dosis de romance radica en su historia, que gira en torno a un oficial de inteligencia norteamericano en la II Guerra Mundial y la relación que inicia con una integrante de la resistencia francesa, que será puesta en duda cuando surjan las sospechas de que ella es una espía nazi. En el reparto también encontramos a Lizzy Caplan (serie Masters of sex), Matthew Goode (The imitation game) y Jared Harris (Certain women).

Diferente es la temática de Marea negra, aunque posee un atractivo similar y un reparto con un buen puñado de estrellas y nombres conocidos. Basada en una historia real, la trama combina acción, drama e intriga para narrar el accidente de la plataforma petrolífera Deepwater Horizon, que en abril de 2010 provocó una de las peores catástrofes medioambientales y la muerte de 11 hombres. Las acciones de varios de los trabajadores permitieron, sin embargo, salvar muchas vidas. Peter Berg (El único superviviente) se pone tras las cámaras para contar esta historia en la que también participa como actor, y cuyo reparto está encabezado por Mark Wahlberg (Ted 2), Kurt Russell (Los odiosos ocho), John Malkovich (Cut bank), Kate Hudson (Una decisión peligrosa), Dylan O’Brien (El corredor del laberinto) y Gina Rodríguez (serie Jane the virgin).

También procede de norteamérica En el bosque, adaptación de 2015 de la novela de Jean Hegland que, con una combinación de thriller, ciencia ficción y drama, narra cómo en un futuro la Humanidad se enfrenta a su final al producirse un apagón masivo. En este contexto dos hermanas que viven con su padre en una casa a 40 kilómetros del pueblo más cercano deben lidiar contra el hambre, los saqueadores y su propia soledad. Dirigida por Patricia Rozema (Mansfield Park), la cinta está protagonizada por Ellen Page (X-Men: Días del futuro pasado), Evan Rachel Wood (Los idus de marzo), Max Minghella (Los becarios), Callum Keith Rennie (Cincuenta sombras de Grey) y Michael Eklund (Vendetta).

Estados Unidos participa, junto a Francia y Dinamarca, en la producción de The neon demon, thriller de terror creado y dirigido por Nicolas Winding Refn (Drive) cuya trama arranca cuando una bella joven de aspecto inocente desembarca en Los Ángeles para convertirse en modelo. Su meteórico ascenso despertará los recelos de muchas competidoras dispuestas a todo para robarle la belleza. Entre los principales actores destacan Elle Fanning (Maléfica), Jena Malone (Puro vicio), Keanu Reeves (La leyenda del samurai: 47 ronin), Christina Hendricks (serie Mad Men), Bella Heathcote (Sombras tenebrosas) y Abbey Lee (Dioses de Egipto).

Entre los estrenos españoles destaca La reina de España, cinta que llega a la cartelera acompañada de polémica y que continúa las aventuras de los personajes de La niña de tus ojos (1998), esta vez con el rodaje de una película sobre Isabel la Católica que protagonizará una gran estrella de Hollywood de origen español y que desatará todo tipo de situaciones que pondrán a prueba la buena marcha de esta superproducción. Dirigida por Fernando Trueba (El artista y la modelo), que se puso tras las cámaras del primer film, esta comedia cuenta en su reparto con Penélope Cruz (Agente contrainteligente), Antonio Resines (Ni pies ni cabeza), Jorge Sanz (El pregón), Santiago Segura (Mi gran noche), Loles León (La final), Rosa María Sardà (Ocho apellidos catalanes), Neus Asensi (Sólo química), Jesús Bonilla (serie Chiringuito de Pepe), Javier Cámara (Truman), Ana Belén (Antigua vida mía), Chino Darín (Pasaje de vida), Mandy Patinkin (serie Homeland), Cary Elwes (Camino hacia el éxito) y Clive Revill (Crimen y castigo).

También español es el drama romántico Amarás sobre todas las cosas, film dirigido por Chema de la Peña (23-F: la película) que narra la historia de amor a lo largo de cinco años de dos personajes que se separan y se reencuentran, se apasionan y decepcionan mutuamente, y cuya intermitente relación marca el devenir de sus vidas. Israel Elejalde (El gran salto adelante), Lidia Navarro (Salir pitando) y Antonio Velasco (Poveda) son los principales actores.

El tercer título procedente de España es Sicixia, drama que sigue el viaje por Galicia de un ingeniero de sonido que pretende captar la esencia de esta tierra. Su objetivo cambiará cuando conozca a una joven que trabaja en una cosecha de algas en la Costa da Morte. Ignacio Villar (Pradolongo) se pone tras las cámaras de esta historia protagonizada por Monti Castiñeiras (Dictado), Tamara Canosa (Lobos sucios), Marta Lado (Vilamor), Daniel Trillo, Arantxa Villar y Artur Trillo (serie Matalobos).

Puramente española es igualmente La pols, ópera prima escrita y dirigida por Llàtzer Garcia que arranca cuando dos hermanos que viven en las afueras de una ciudad afrontan la muerte de su padre. Un acontecimiento que, sin embargo, él parece olvidar súbitamente, huyendo del tanatorio y provocando una serie de preguntas en su hermana que se irán desvelando en el día y medio que transcurre entre la muerte y el entierro. En el reparto encontramos a Marta Aran, Laura López y Guillem Motos (Insensibles).

España, Portugal y Francia presentan La muerte de Luis XIV, drama biográfico que, como su propio título indica, narra la agonía del monarca en agosto de 1715, cuando una gangrena avanzó por su pierna sin que sus médicos fueran capaces de hacer nada. Desesperados, recurrirán a un charlatán que asegura tener una cura milagrosa. Tras las cámaras encontramos al español Albert Serra (Three Little Pigs), mientras que en el reparto destacan los nombres de Jean-Pierre Léaud (Visage), Patrick d’Assumçao (Tres recuerdos de mi juventud), Vicenç Altaió (Murieron por encima de sus posibilidades), Marc Susini (Ricky), Bernard Belin (Je règle mon pas sur le pas de mon père) e Irène Silvagni.

La cartelera recibe también el drama austríaco La primavera de Christine, segunda película de ficción de Mirjam Unger (Ternitz, Tennessee) que adapta la novela de Christine Nöstlinger ambientada en Viena durante 1945. La protagonista de la historia es una niña que debe huir de su casa ante los bombardeos de la aviación alemana durante la II Guerra Mundial. Sin haber conocido otra cosa que la guerra, la pequeña y toda su familia logra refugiarse en una casa a las afueras de la ciudad, donde encontrarán cierta calma hasta que llegan los rusos. Los actores principales son Zita Gaier, Ursula Strauss (DxM), Krista Stadler (Der Atem des Himmles) y Paula Brunner.

Desde Rumanía llega Los exámenes, drama escrito y dirigido por Cristian Mungiu (Más allá de las colinas) cuya trama gira en torno a un médico de 50 años cuyo pasado en Rumanía está prácticamente olvidado, y cuya única motivación es el futuro de su hija de 18 años, que tras los exámenes finales entrará en una prestigiosa escuela en Inglaterra. Sin embargo, la noche previa a la importante cita la joven es atacada en plena calle, lo que llevará al hombre a volcarse para evitar que nada perturbe el resultado de la prueba. Vlad Ivanov (Snowpiercer), Maria-Victoria Dragus (La cinta blanca), Ioachim Ciobanu (Pioneers’ Palace) y Adrian Titieni (Carmen) encabezan el reparto.

Fuera de Europa nos encontramos con Bar Bahar entre dos mundos, drama israelí que supone la ópera prima de Maysaloun Hamoud, y cuya historia gira en torno a tres jóvenes palestinas que deciden romper con su pasado y vivir libres en Tel Aviv. Sin embargo, pronto comprenden que su condición de mujeres palestinas no les permite escoger el amor libremente, lo que las llevará a tomar una decisión y elegir el mundo del que proceden o en el que ahora viven. El reparto, prácticamente anónimo, está encabezado por Sana Jammelieh, Shaden Kanboura, Mouna Hawa (Zaytoun) y Riyad Sliman (Al-hob wa al-sariqa wa mashakel ukhra).

En el género documental destaca Gimme Danger, lo nuevo de Jim Jarmusch (Flores rotas) que aborda el contexto social, político y cultural que dio origen al grupo musical The Stooges, del que luego saldría Iggy Pop y que se considera uno de los grupos de rock más importantes de la historia, entre otros motivos porque sentó las bases de lo que luego se conocería como rock alternativo.

Fin de semana de sagas con un hueco para el drama entre Pitt y Jolie


Estrenos 11marzo2016La cartelera española deja definitivamente atrás los estrenos de Oscar para empezar a abrir boca a los fans de las aventuras juveniles y al cine más palomitero. O lo que es lo mismo, se cambian las emociones más introspectivas por la espectacularidad. Este viernes, 11 de marzo, es buena prueba de ello, con dos grandes títulos que sin duda llenarán las salas de cine. Pero como toda buena transición, también queda hueco para las historias más dramáticas.

Aunque si hay que arrancar el repaso por algún sitio, ese es La serie Divergente: Leal – 1ª parte, continuación de la conocida saga de ciencia ficción juvenil escrita por Veronica Roth que, como reza su título, tendrá una continuación como manda la moda de dividir en dos el último episodio. La trama continúa tras los acontecimientos vividos en La serie Divergente: Insurgente, llevando a los protagonistas más allá de los muros de Chicago y descubriendo una verdad que les obligará a decidir en quién confiar y que cambiará lo que saben del mundo en el que viven. Robert Schwentke (RED) dirige la propuesta, como ya hizo con la anterior, mientras que Shailene Woolley (Bajo la misma estrella), Theo James (Supercutres), Naomi Watts (St. Vincent), Ansel Elgort (Carrie), Miles Teller (Whiplash), Jeff Daniels (serie The Newsroom), Jonny Weston (Sugar) y Maggie Q (El sicario de Dios) encabezan el reparto.

Y si esta aventura atraerá a los adolescentes a las salas, Kung Fu Panda 3 hará lo propio con los más pequeños de la casa. Esta tercera entrega de las aventuras animadas de Dreamworks narran el enfrentamiento del protagonista y sus amigos a una amenaza sobrenatural como no han conocido hasta ahora, a la que se suma un desafío mucho más terrenal y que pondrá patas arriba la familia a la que creía conocer. Dirigida a cuatro manos por Alessandro Carloni, que debuta en el largometraje, y Jennifer Yuh, quien ya trabajó en la segunda parte, la película, que podrá verse en 3D, cuenta con las voces en la versión original de Jack Black (serie The brink), Angelina Jolie (Maléfica), J.K. Simmons (Terminator: Génesis), Bryan Cranston (Godzilla), Dustin Hoffman (El coro), Jackie Chan (El super canguro), Seth Rogen (Steve Jobs), Lucy Liu (serie Elementary) y Kate Hudson (Una decisión peligrosa), entre otros.

Precisamente Angelina Jolie es la guionista y directora del drama romántico Frente al mar, que protagoniza junto a su marido, Brad Pitt (La gran apuesta), con todo el morbo extra cinematográfico que eso puede tener. La trama se centra en un matrimonio en horas bajas durante los años 70. Para solucionarlo, deciden trasladarse a un pequeño pueblo de Francia. El contacto con los lugareños y, sobre todo, con un joven matrimonio, les permitirá arreglar poco a poco su maltrecha unión. El reparto se completa con Mélanie Laurent (Ahora me ves…), Melvil Poupaud (La odisea de Alice), Niels Arestrup (Diplomacia) y Richard Bohringer (El almirante).

El drama también está presente en La hora decisiva, film con dosis de acción que narra el incidente ocurrido en la costa de Nueva Inglaterra en 1952, cuando un temporal de viento y frío partió por la mitad dos petroleros con decenas de hombres dentro. La trama narra el intento de rescate de la Guardia Costera y su lucha contra las inclemencias climatológicas. Basada en el libro de Casey Sherman y Michael J. Tugias, la película está dirigida por Craig Gillespie (Noche de miedo) y protagonizada por Chris Pine (Into the woods), Casey Affleck (Interstellar), Ben Foster (El único superviviente), Holliday Grainger (Cenicienta), Eric Bana (Líbranos del mal) y John Ortiz (La entrega).

A medio camino entre el drama, la aventura y el horror se encuentra Bone Tomahawk, western ambientado en 1850 y que arranca cuando un hombre llega a un pequeño pueblo de Estados Unidos. Su facilidad para meterse en líos le lleva a la cárcel rápidamente, pero a la mañana siguiente él y la mujer que le cuida desaparecen. La única pista del sheriff es una flecha perteneciente a una tribu de indios antropófagos. De este modo, cuatro hombres iniciarán un viaje que cambiará su percepción del mundo. Ópera prima de S. Craig Zahler, la película tiene un interesante reparto encabezado por Kurt Russell (Poseidón), Patrick Wilson (serie Fargo), Matthew Fox (serie Perdidos), Richard Jenkins (Asalto al poder), Lili Simmons (serie Banshee) y David Arquette (The key).

Pasamos ahora a los estrenos europeos, y sin duda el más internacional es Mustang, drama con capital francés, alemán, turco y qatarí que dirige Deniz Gamze Ergüven, en el que es su debut en el largometraje. La trama gira en torno a cinco jóvenes turcas que están comenzando a descubrir su sexualidad y que deben afrontar el carácter tradicional de sus familias, que dan mucho valor a la virtud de las mujeres. El equilibrio entre pasado y futuro condicionará sus decisiones. El film está protagonizado por Doga Zeynep Doguslu, Günes Sensoy, Elit Iscan (Hayat Var), Ilayda Akdogan, Ayberk Pekcan (Sueño de invierno) y Erol Afsin (serie Homeland).

Francia y España colaboran en No crezcas o morirás, cinta de terror dirigida por Thierry Poiraud (Goal of the Dead) que vuelve a llevar al cine el mundo de los zombies. La trama arranca cuando un grupo de adolescentes que vive en un orfanato en una isla perdida en medio del Atlántico descubren que su cuidador ha desaparecido. Inician entonces un viaje a la ciudad para disfrutar de su recién adquirida libertad, pero lo que descubren es que los adultos se han convertido en zombies a causa de un extraño virus. El reparto está encabezado por Darren Evans (El quinto poder), McKell David (Legacy), Madeleine Kelly y Fergus Riordan (Ghost Rider: Espíritu de venganza).

Y desde Italia llega El nombre del bambino, remake de la comedia francesa de 2012 titulada El nombre cuya trama se centra en la comida de varios amigos que se verá truncada cuando uno de ellos, que siempre ha votado al centro derecha, haga una broma con el nombre de su futuro hijo, asegurando que se llamará Benito, como Mussolini. Las confrontaciones que esta situación desencadena revelarán rencillas ocultas del pasado. Dirigida por Francesca Archibugi (Questione di cuore), la película está protagonizada por Micaela Ramazzotti (Bellas mariposas), Valeria Golino (El capital humano), Alessandro Gassman (Caos calmo), Luigi Lo Cascio (Marina) y Rocco Papaleo (La buca).

La animación tiene a un representante más modesto en El gran viaje de Sasha al Polo Norte, aventura producida entre Francia y Dinamarca ambientada en 1882. En esa época, una joven aristócrata rusa fascinada por el carácter aventurero de su abuelo decide emprender un viaje al Polo Norte para recuperar el barco rompehielos en el que viajaba, y que no ha regresado de su última expedición. Ópera prima de Rémi Chayé, la cinta cuenta con las voces originales de Christa Théret (Renoir), Féodor Atkine (Conexión Marsella) y Antony Hickling (Arthur y la guerra de los mundos).

Con algo de retraso llega Tribunal, drama del 2014 procedente de India que supone el debut en el largometraje de Chaitanya Tamhane. La trama arranca cuando un activista y cantante es juzgado ante un tribunal por un hecho tan surrealista como que una de sus canciones ha inducido al suicidio a un trabajador de aguas residuales. El proceso pondrá de manifiesto no solo el modo en que el suceso ha afectado a las personas más cercanas al hombre, sino un sistema judicial y legal obsoleto. El reparto está encabezado por Usha Bane, Vivek Gomber (The letters), Vira Sathidar y Geetanjali Kulkarni (Ragini MMS 2).

Terminamos el repaso de esta semana con 13. Miguel Poveda, documental dirigido por Paco Ortiz (Deportados, 1969). Tomando como punto de partida el concierto celebrado en Madrid en 2013 por sus 25 años en la música flamenca, la cinta recorre los momentos previos a su actuación para adentrarse en la figura del artista, en su trayectoria y en sus más íntimos deseos, miedos y anhelos.

Pitt, Bale, Gosling y Carrell son ‘La gran apuesta’ de la semana


Estrenos 22enero2016Como suele ser habitual, enero está siendo un mes muy interesante desde el punto de vista cinematográfico. Es época de estrenos llamados a convertirse en lo mejor del año, y prácticamente todas las semanas llega a la cartelera algún título con al menos una nominación. Hoy viernes, 22 de enero, no es menos.

Desde luego, lo más interesante es La gran apuesta, drama basado en la historia real de cuatro hombres que descubren que el sistema financiero está a punto de colapsar. Ante la negativa a aceptarlo por parte de entidades financieras, gobiernos y medios de comunicación, deciden realizar una apuesta en forma de arriesgadas inversiones. Sin embargo, su estrategia les pondrá en contacto con el lado oscuro de la banca moderna. Basado en el libro de Michael Lewis, la cinta está dirigida por Adam McKay (Los otros dos) y protagonizada por Brad Pitt (Corazones de acero), Christian Bale (Exodus: Dioses y reyes), Ryan Gosling (Gangster Squad), Steve Carrell (Foxcatcher), Melissa Leo (serie Wayward Pines) y Marisa Tomei (Y de repente tú), entre otros.

Muy diferente es La quinta ola, film de ciencia ficción que combina acción y aventura en una trama que narra cómo la Tierra ha sufrido cuatro ataques en forma de oleadas que han diezmado la población mundial. En este mundo apocalíptico una joven trata de salvar a su hermano de la anunciada quinta ola, que terminará con la especie humana. Solo un joven parece ser la única esperanza de lograr un sitio seguro donde sobrevivir. J Blakeson (La desaparición de Alice Creed) dirige esta propuesta basada en la novela de Rick Yancey, mientras que Chloë Grace Moretz (The equalizer), Liev Schreiber (serie Ray Donovan), Maria Bello (Prisioneros), Maika Monroe (It follows), Ron Livingston (Vacaciones), Maggie Siff (serie Hijos de la Anarquía), Nick Robinson (Jurassic World), Alex Rose (serie The cut) y Tony Revolori (El gran hotel Budapest) encabezan el reparto.

El público infantil tiene como principal propuesta Alvin y las ardillas: Fiesta sobre ruedas, cuarta entrega de las aventuras de estos personajes que, en esta ocasión, les sitúa ante un dilema inesperado. Una serie de malentendidos llevan a los protagonistas a pensar que Dave pretende pedir matrimonio a su nueva novia, algo que el resto tratará de evitar dado que no solo le perderían, sino que ganarían un terrible hermanastro. Aventura y humor se dan cita en este film dirigido por Walt Becker (Dos canguros muy maduros) y que cuenta con un reparto integrado por Jason Lee (Columbus circle) y las voces de Justin Long (Tusk), Matthew Gray Gubler (Beautiful girl), Jesse McCartney (88), Kaley Cuoco (serie The Big Bang theory), Christina Applegate (Los amos de la noticia) y Anna Faris (Les doy un año).

Otra adaptación literaria que llega esta semana es The end of the tour, obra que recoge la relación entre el periodista de la revista Rolling Stone, David Lipsky (autor del libro), y el escritor David Foster Wallace durante la promoción de su novela ‘La broma infinita’. El encargado de poner en imágenes este drama es James Ponsoldt (Aquí y ahora), quien también se encarga de dirigir a Jesse Eisenberg (Ahora me ves…), Joan Cusack (Las ventajas de ser un marginado), Anna Chlumsky (serie Hannibal), Jason Segel (Si fuera fácil), Ron Livingston, que estrena por partida doble, y Mamie Gummer (Ricki).

También estadounidense es el drama musical con dosis de fantasía Jem y los hologramas, cinta dirigida por Jon M. Chu (G.I. Joe: La venganza) que sigue el viaje de cuatro hermanas desde su éxito en el mundo del vídeo underground hasta la fama mundial, que les llevará a conocer diferentes estilos de vida y de música, y que les permitirá crear su propio destino. Aubrey Peeples (serie Nashville), Stefanie Scott (Insidious: Capítulo 3), Hayley Kiyoko (Hello, my name is Frank), Ryan Guzman (April rain) y Juliette Lewis (Agosto) interpretan a los principales personajes.

Pasamos ahora a los estrenos europeos, y entre ellos destaca La juventud, cinta que cuenta con capital francés, italiano, suizo e inglés y cuya trama gira en torno a dos viejos amigos que se acercan a los 80 años y que deciden aprovechar el tiempo que saben que se les acaba en un bello hotel al pie de los Alpes. Uno, director de cine, quiere terminar su última gran obra; el otro, director de orquesta, no desea volver a una carrera con la que terminó hace tiempo. Escrita y dirigida por Paolo Sorrentino (La gran belleza), la película está protagonizada por Michael Caine (Interestellar), Harvey Keitel (El congreso), Rachel Weisz (El legado de Bourne), Paul Dano (Looper) y Jane Fonda (Ahí os quedáis).

Francia e Italia también están detrás de Mia madre, drama con tintes familiares dirigido e interpretado por Nanni Moretti (Habemos Papam) que se centra en una directora de cine en plena crisis sentimental y existencial que debe hacer frente a la muerte de su madre, para lo que contará con el apoyo de su hermano y de un excéntrico actor. En el reparto también encontramos a Margherita Buy (Viajo sola), John Turturro (Aprendiz de gigoló), Stefano Abbati (Matrimoni e altri disastri), Beatrice Mancini y Giulia Lazzarini (Capitan Basilico).

Terminamos el repaso con Midiendo el mundo, producción alemana de 2012 que se basa en la novela de Daniel Kehlmann y que dirige Detlev Buck (Hopnick). La trama, ambientada en 1799, narra la relación entre matemático Carl Friedrich Gauss y el geógrafo Alexander von Humboldt para tratar de descifrar y medir el mundo. El resultado fue una lucha contra la moralidad de la época para poder predecir, por ejemplo, el cambio climático del planeta. Entre los intérpretes encontramos a Karl Markovics (Sin identidad), Jérémy Kapone (Livide), Florian David Fitz (Der brand) y Albrecht Schuch (Westwind).

‘Birdman’, o la favorita para los Oscar, llega a la cartelera española


Estrenos 9enero2015Tan solo se han consumido dos fines de semana de enero en este 2015, pero la calidad de los títulos, sobre todo de los que están en cabeza en la carrera por las nominaciones, es indiscutible. Si la semana pasada era The imitation game, hoy viernes, 9 de enero, llega a las pantallas españolas la que muchos críticos aseguran será la gran triunfadora. Junto a ella cuatro títulos americanos y europeos que son serias alternativas para acudir a las salas de cine, incluyendo un estreno adelantado al pasado martes, Día de Reyes en España.

Pero comencemos por Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia), principal estreno de la semana nominado a 7 Globos de Oro y que parte con ventaja en la entrega de los Oscar. Dirigida por Alejandro González Iñárritu (21 gramos), la historia gira en torno a un actor venido a menos cuyo mayor éxito profesional se lo debe a un superhéroe que interpretó en su juventud. Sus intentos por estrenar una obra de teatro se ven entorpecidos por su propio ego, que trata de recuperar las viejas glorias conseguidas por su famoso personaje. Un drama con ciertos toques de fantasía y humor negro que ha cosechado magníficas críticas allá donde se ha estrenado, y que cuenta en su reparto con Michael Keaton (Batman), Emma Stone (The amazing Spider-Man 2: El poder de Electro), Zach Galifianakis (Resacón en Las Vegas), Edward Norton (El gran hotel Budapest), Naomi Watts (St. Vincent) y Andrea Riseborough (Oblivion).

Muy distinto es el drama bélico Corazones de acero, título en español para Fury, lo nuevo de David Ayer (Sabotage) como director y guionista. Protagonizada por Brad Pitt (Guerra Mundial Z), la cinta se enmarca en los últimos combates de la II Guerra Mundial, cuando un tanque aliado con cinco soldados en su interior debe hacer frente a una misión casi suicida: mantener la posición en un punto estratégico contra un amplio número de soldados alemanes. El reparto se completa con un puñado de actores conocidos, entre los que destacan Shia LaBeouf (Transformers), Logan Lerman (Noé), Scott Eastwood (Golpe de efecto), Xavier Samuel (Anonymous), Michael Peña (Sin tregua), Jon Bernthal (El lobo de Wall Street), Jason Isaacs (Dawn) y Jim Parrack (serie True Blood).

El único estreno europeo, que nos llega desde Gran Bretaña y Francia, es Paddington, estrenada el pasado 6 de enero y basada en el personaje creado por Michael Bond, por cierto autor del argumento del film, que narra el viaje que realiza un pequeño oso peruano a Londres, donde espera empezar a vivir la vida que siempre soñó. Sin embargo, nada es lo que esperaba en la gran ciudad hasta que conoce a una familia que le acoge y que deberá defenderle de los intereses de una taxidermista que pretende disecarle para el museo en el que trabaja. Paul King (Benny and the bull) se encarga de dirigir esta cinta familiar que cuenta con Ben Whishaw (Skyfall) como la voz del oso protagonista y con Nicole Kidman (Grace de Mónaco) como la villana. Junto a ellos encontramos un puñado de actores conocidos, entre ellos Hugh Bonneville (serie Downton Abbey), Sally Hawkins (Blue Jasmine), Julie Walters (Mamma Mia!), Michael Gambon (El cuarteto), Jim Broadbent (La dama de hierro) e Imelda Staunton (Maléfica).

En cuanto al resto de estrenos, uno de ellos es Luna en Brasil, adaptación de la novela Flores raras de Carmen L. Oliveira realizada en 2013 que narra la relación de amor entre la poetisa norteamericana Elizabeth Bishop, ganadora del Pulitzer, y la arquitecta brasileña Lota de Macedo, quien diseñó el Flamengo Park. Ambientada en los años 50, la cinta sigue los primeros y tensos encuentros que desembocaron en una historia romántica que modificó el mundo que las rodeaba de forma irreversible. Dirigida por Bruno Barreto (Amor en el aire), la película está protagonizada por Gloria Pires (Si yo fuera tú), Miranda Otto (In her skin), Tracy Middendorf (Boy wonder), Treat Williams (Un pedacito de cielo) y Lola Kirke (Another happy day).

Por último, con algo de retraso llega desde Canadá Quédate conmigo, drama estrenado en su país en 2013 escrito y dirigido por Michael McGowan (One week) que gira en torno a la relación de una pareja casada durante más de 60 años. A pesar de haber superado todo tipo de adversidades, la mujer ha caído enferma, e incluso subir las escaleras de su casa supone un riesgo. Decidido a no perderla, su marido empieza a construir una casa en la que ella se sienta cómoda, pero las leyes urbanísticas han cambiado, y podría terminar en la cárcel si no ceja en su empeño. En el reparto encontramos a James Cromwell (The artist), Geneviève Bujold (Las mansiones de Jericó), Campbell Scott (The amazing Spider-Man) y Julie Stewart (Snow cake).

La poesía narrativa de ‘El curioso caso de Benjamin Button’


Brad Pitt y Cate Blanchett protagonizan 'El curioso caso de Benjamin Button', de David Fincher.El estreno de Perdida ha reafirmado el talento narrativo de David Fincher, si es que tal consolidación era necesaria. Ya desde su primera película, Alien 3 (1992), el realizador demostró una capacidad innata no solo para narrar en imágenes (algo que se presupone a todo el que se pone tras las cámaras), sino para crear un mundo particular a través de la fotografía, el color y la narrativa. Decía el propio director en una entrevista que a la hora de rodar hay que escoger los planos que cuenten la escena de la mejor manera posible. Siguiendo esta idea, se podría decir que El curioso caso de Benjamin Button (2008) es la máxima expresión. Es difícil decidir cuál es la mejor película de un director que cuenta sus trabajos por éxitos, pero sin duda este relato basado en la obra corta de F. Scott Fitzgerald es uno de los más completos en todos los sentidos.

Su trama, para aquellos que todavía no hayan podido verla, sigue la vida de un hombre que nace como un anciano y, a medida que va creciendo, su cuerpo rejuvenece hasta convertirse en un bebé. Hijo de un empresario que tiene una fábrica de botones, su nacimiento coincide con la puesta en marcha de un gran reloj que va marcha atrás construido por un relojero que intentaba, de este modo, recuperar el tiempo pasado. Abandonado en un asilo de ancianos, el protagonista conoce a una niña con la que congenia a nivel psicológico, pero no físico. No será hasta años después, cuando ambos vuelven a encontrarse, que iniciarán una relación intermitente que les unirá a través de los años y en la que ella irá envejeciendo y él rejuveneciendo. Una fábula, en definitiva, acerca del carácter inexorable del tiempo, de la necesidad del ser humano de evolucionar y madurar, y del carácter cíclico de la vida.

Y precisamente este tono de cuento que posee El curioso caso de Benjamin Button es lo que la convierte en un film tan atípico dentro de la trayectoria de Fincher, más acostumbrado al thriller. La decidida apuesta del director por una planificación sin grandes alardes que rompan con el carácter general de la trama potencian esa sensación de cuento de hadas, de hecho mágico en un mundo marcado por la tragedia y el horror como es la Europa posterior a la I Guerra Mundial, momento en el que arranca la historia de Benjamin Button. El característico uso de la iluminación y el color del director de The game (1997) aporta el contexto emocional necesario para abordar este drama, partiendo en un primer momento de tonos verdosos y anaranjados para luego evolucionar hacia colores más neutrales en la madurez/juventud del protagonista.

Hay que señalar, en este sentido, que prácticamente todas las secuencias tienen un componente simbólico muy marcado, desde ese comienzo en el que se funden alegría y miedo a lo desconocido en el nacimiento de Button, hasta el final, en el que el reloj cuyas agujas se mueven en sentido contrario es anegado por el agua del Katrina. En mayor o menor medida, cada uno de los grandes momentos del film pueden (y deben) ser vistos como una metáfora de algo más que una vida poco convencional. La primera vez que el personaje de Brad Pitt (Guerra Mundial Z) camina, su periplo en el barco o su regreso, ya como un niño, junto a la mujer a la que amó, son fragmentos, de hecho, de la propia evolución de la sociedad. Y con esta idea es con la que David Fincher parece sentirse más cómodo, elaborando una narrativa que busca en todo momento el preciosismo formal, la belleza por encima de todo.

Del tiempo y su uso

Los seguidores del director sabrán que una de sus armas narrativas es el manejo del ‘tempo’ audiovisual, algo que beneficia notablemente a los thrillers que ha dirigido. El curioso caso de Benjamin Button es, a este respecto, una obra a analizar. Ya he comentado la facilidad de Fincher para narrar no solo con los planos, sino también con la fotografía, algo que aporta a sus obras parte de este tono sobrio e inquietante que tan buenos resultados logra. Pero en este drama con tintes fantásticos hay que añadir el elemento sonoro a la ecuación, y más concretamente el narrador que cuenta la historia. Su uso, poco recomendable por cuestiones de comprensión y saturación de cara al espectador, adquiere aquí un papel fundamental en muchos sentidos, aportando una mayor carga emocional.

El mejor ejemplo es, sin duda, el accidente que sufre el personaje de Cate Blanchett (Blue Jasmine), el verdadero y único amor del protagonista. Me imagino que aquellos que han visto el film saben de qué hablo. Fincher aprovecha este mínimo resquicio de suspense para engrandecer una secuencia que, a priori, posee poco más que una fuerte carga dramática. La forma en que juega con las emociones del espectador, dirigiendo su atención en un sentido para, sin necesidad de brusquedades pero de forma contundente, cambiar el significado de la secuencia en un giro de 180 grados, es simplemente brillante. Y todo ello, como digo, con una suavidad narrativa que puede no ajustarse al contenido de la secuencia, pero que termina convirtiéndose no solo en la mejor forma de narrar los acontecimientos, sino en la más elegante y bella. Sin necesidad de mostrar el accidente, Fincher genera un gran carga emocional a través del plano secuencia y del narrador omnisciente, aprovechando la creciente sensación de que algo va a ocurrir en su propio beneficio.

Aunque las palabras que hay que destacar son “elegante” y “bella”. En efecto, la trayectoria del director de El club de la lucha (1999) confirma una evolución hacia un formalismo visual elegante, pulcro y sincero independientemente de la historia que narre. Si, como ocurre con este film, dicha historia es un espléndido drama cuyo desarrollo está plagado de significado, esa visión se transforma en una suerte de poesía visual capaz de expresar mucho con muy poco. En cierto modo, y salvando las distancias de género y estructura, es lo que le ocurre a Perdida. Ambos films son capaces de exprimir al máximo unas historias que perfectamente podrían haber caído en los tópicos o en el exceso. En manos de Fincher, empero, se convierten en obras sobrias y sólidas que buscan en todo momento la inteligencia del espectador, tanto la mental como la emocional.

El curioso caso de Benjamin Button es una de esas películas que, posiblemente, terminen engrosando las listas de clásicos, si no a nivel general al menos sí en su género. De lo que no cabe duda es de que Fincher alcanzó un grado de perfección extremadamente alto, hasta el punto de que ha sido su oportunidad más clara para llevarse un más que merecido Oscar. Su capacidad para narrar en imágenes, su uso de la fotografía y unos efectos digitales simplemente perfectos son las grandes cartas de presentación de este drama, pero con su director siempre hay algo más. La elegancia de su puesta en escena y su fantástica intuición para saber lo que necesita una escena le permiten jugar con los tiempos de la película y con las emociones que esta desprende. Y si a eso sumamos un guión brillante, lo que surge es una obra atemporal.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: