‘Los Increíbles 2’: como si no hubiera pasado el tiempo


Han pasado 14 años, pero en realidad no ha pasado el tiempo. En ningún sentido. Este es uno de los motivos por los que se habla de la ‘magia del cine’. El director Brad Bird, el genio detrás de algunas de las joyas de la animación de los últimos años gracias a Pixar, ha logrado algo muy difícil: un viaje al pasado para las generaciones que hace más de una década disfrutaron, se emocionaron y crecieron con Los Increíbles. Pero lo ha hecho alejado de nostalgias o de autorreferentes, contando una nueva historia que continúa las aventuras de esta familia con la esencia, el sabor y la maestría que ya tuvo la primera parte.

De este modo, Los Increíbles 2 se convierte en todo lo que una secuela debe ser. Visualmente arrolladora, la cinta posee más acción, más espectacularidad y más superhéroes. Pero al mismo tiempo, y esto es lo que hace que estemos ante una nueva joya de la animación, es que la cinta ofrece mucho más que una mera continuación de las aventuras. Si la primera cinta exploraba los secretos en una familia y cómo la unión de sus miembros era la forma de enfrentarse a los problemas, esta segunda parte ahonda en las inseguridades del padre de familia, en la aceptación de los roles dentro del grupo familiar y en las relaciones entre padres e hijos.

Y lo hace con una historia que, aunque en cierto modo previsible, no deja de fascinar a cada paso que da gracias a los equilibrios dentro de su trama con las diferentes historias que en ella se desarrollan. Si el drama y la acción los aporta la parte de la superheroína y sus aventuras, el punto irónico y cómico está representado por ese Mr. Increíble que debe aprender a ser “increíble” también en su casa, con sus hijos, lidiando con problemas comunes como los deberes, las primeras relaciones de su hija con chicos o el cuidado de un bebé que, en este caso, en lugar de descubrir el mundo descubre sus poderes. Atentos a este pequeño que desarrolla todo su potencial en algunas de las secuencias más hilarantes y perfectamente desarrolladas del metraje.

El hecho de que la trama transcurra desde el punto en el que terminó la primera parte ayuda a que Los Increíbles 2 nos lleve de viaje al pasado, pero es solo un lugar desde el que comenzar. El viaje es mucho más complejo, más enriquecedor y más divertido que todo eso. La cinta de Bird, que vuelve a demostrar su talento, puede entenderse en varios niveles, y esto la convierte casi en un clásico automático. Sí, es diversión, acción, espectacularidad y una animación impecable. Pero también es drama familiar. Y es conflicto emocional. Y es comedia. Incluso tiene algunos toques de comedia adolescente. En definitiva, un film que es más de lo que podría pensarse a simple vista. Un film imprescindible.

Nota: 9/10

Anuncios

‘Los Increíbles’, Jodie Foster y Rodrigo Cortés regresan a la cartelera


Agosto comienza de modo muy diferente a como terminó julio y, sobre todo, a la tónica de estrenos cinematográficos que se ha seguido en las últimas semanas. Así, este viernes día 3 está marcado por la llegada de varios e interesantes títulos, todos ellos de muy diversa naturaleza, lo que hará que un mayor margen de espectadores se sientan atraídos a las salas.

Comenzamos el repaso con una secuela muy esperada. Los Increíbles 2 supone el regreso de Pixar a unos superhéroes que hace 14 años hicieron las delicias de toda una generación. La trama arranca cuando la familia de superhéroes se ve obligada a lidiar con una difícil misión: que Mr. Increíble se quede en casa cuidando de los hijos mientras Elastigirl sale a luchar contra el crimen en solitario. Pero cuando un nuevo y peligroso enemigo hace acto de presencia la familia volverá a unirse para defender la ciudad, contando con la ayuda de Frozone. Acción, humor y espectáculo son los ingredientes de esta cinta que dirige Brad Bird (Ratatouille), al igual que hiciera con la primera parte, y que cuenta con las voces originales de Craig T. Nelson (Gold, la gran estafa), Holly Hunter (Batman v Superman: El amanecer de la justicia), Sarah Vowell (Síndrome postdivorcio), Huck Milner, Catherine Keener (Nuestro sitio), Bob Odenkirk (The disaster artist) y Samuel L. Jackson (El otro guardaespaldas).

El thriller tiene su principal representante en Hotel Artemis, el regreso de Jodie Foster como actriz cinco años después de Elysium. El argumento se centra en un exclusivo hospital de Los Ángeles que solo atiende a criminales, estando regentado por una mujer que mantiene unas normas muy estrictas. Pero cuando el centro es atacado y esas normas parecen perderse se desatará una espiral de violencia difícil de contener. Escrita y dirigida por Drew Pearce, quien de este modo debuta en el largometraje, esta cinta coproducida entre Estados Unidos y Reino Unido completa su reparto con los nombres de Dave Bautista (Guardianes de la galaxia Vol. 2), Jeff Goldblum (Thor: Ragnarok), Charlie Day (Pacific Rim: Insurrección), Sterling K. Brown (serie This is us), Jenny Slate (Un don excepcional), Zachary Quinto (Star Trek: Más allá) y Kenneth Choi (El lobo de Wall Street), entre otros.

Muy diferente es Blackwood, cinta con capital norteamericano y español que dirige Rodrigo Cortés (Luces rojas) adaptando una novela de Lois Duncan. La historia, a medio camino entre el drama, la fantasía y el terror, se centra en cinco adolescentes problemáticas que son enviadas a un programa experimental de enseñanza dirigido por una enigmática mujer. Pronto empiezan a mostrar talentos que no sabían que tenían, pero también experimentan síntomas mucho más peligrosos. Cuando sueño y realidad empiecen a confundirse todas comprenderán el motivo por el que están allí. Taylor Russell (Si no despierto), Uma Thurman (Una buena receta), AnnaSophia Robb (Jekyll island), Isabelle Fuhrman (serie Masters of sex), Rebecca Front (serie Poldark) y Rosie Day (Todos los caminos conducen a Roma) son las principales actrices.

Puramente europea es la franco belga Dos mujeres, drama dirigido por Martin Provost (Violette) que se centra en la relación entre una comadrona cuya pericia para traer bebés al mundo es cuestionada por las modernas tecnologías y la frívola ex mujer del padre de aquella. El reencuentro de ambas después de décadas de indiferencia mutua revelará varios secretos que cambiará por completo la vida de las dos. Catherine Deneuve (Bonne pomme), Catherine Frot (La cocinera del presidente), Olivier Gourmet (Río arriba), Quentin Dolmaire (Mal genio) y Mylène Demongeot (El viaje de Bettie) son los principales actores.

Desde Francia llega Daddy Cool, cinta que arranca cuando un hombre de 40 años y totalmente inmaduro es abandonado por la mujer de su vida, ansiosa por formar una familia. Dispuesto a recuperarla, decide montar en su casa una guardería para demostrar que es responsable. Sin embargo, la teoría dista mucho de la realidad. Esta comedia está dirigida por Maxime Govare (Toute première fois) y protagonizada por Vincent Elbaz (Hasta tiene tus ojos), Laurence Arné (Manual de un tacaño), Jean-François Cayrey (Maman a tort), Grégory Fitoussi (Mince alors!) y Juliette Pivolot (Cigarettes et chocolate chaud).

La propuesta española de la semana es Solo, drama romántico que lleva a la gran pantalla la historia real de Álvaro Vizcaíno, surfista que en 2014 logró sobrevivir durante 48 en el mar después de caer por un acantilado en Fuerteventura, romperse la cadera en tres partes y tener una herida abierta en la mano. Dirigida por Hugo Stuven (Anomalous), el protagonista de esta historia es Alain Hernández (Que baje Dios y lo vea), al que se suman Aura Garrido (La niebla y la doncella), Ben Temple (Como reinas) y Leticia Etala (Trezze).

Otro de los estrenos exclusivamente europeos es Nico, 1988, película biográfica en torno a la actriz y modelo alemana Christa Paffgën, cantante de ‘The Velvet Underground’ y musa de Andy Warhol. Concretamente, este film con capital italiano y belga relata su última gira, marcada por sus deseos de romper con su pasado. Escrita y dirigida por Susanna Nicchiarelli (Cosmonauta), la cinta está protagonizada por Trine Dyrholm (La comuna), John Gordon Sinclair (Gregory’s two girls), Anamaria Marinca (Floride), Sandor Funtek (La boda) y Thomas Trabacchi (Uno per tutti).

La cinta más internacional es Siempre juntos, cinta con capital alemán, brasileño y uruguayo que dirige Gustavo Pizzi (Riscado) y que, en clave dramática, narra la vida de una madre de familia de 40 años que vive en Río de Janeiro y que tiene que aceptar que a su hijo mayor le contratan para jugar en un equipo de balonmano alemán. Será a partir de entonces cuando deba aprender a construir su nuevo día a día y deba buscar el modo de mantener a su familia unida. El reparto está encabezado por Karine Teles (Fala comigo), Otávio Müller (O Gorila), Adriana Esteves (Real beleza), Konstantinos Sarris (serie Los días eran así) y César Troncoso (Otra historia del mundo).

‘Tomorrowland: El mundo del mañana’: el futuro comienza despacio


Britt Robertson y George Clooney protagonizan 'Tomorrowland: El mundo del mañana'.Cinco largometrajes conforman la trayectoria cinematográfica de Brad Bird (Los increíbles), amén de varios episodios de televisión y algún que otro corto. Y la mayoría de ellos son de animación, algo que se nota en este nuevo intento de Disney de explotar una atracción/espacio de atracciones de sus famosos parques. Porque si algo tiene esta aventura futurista protagonizada por George Clooney (Solaris) y Britt Robertson (Madres e hijas) es un marcado tono animado que aprovecha las posibilidades de una cámara que se mueve desafiando todos los límites de la gravedad y de la narrativa convencional.

Bajo este prisma, Tomorrowland: El mundo del mañana es un film sumamente entretenido, fascinante en su concepción visual y de diseño artístico y con un interesante mensaje que debería hacer reflexionar a grandes y pequeños. Con un reparto cómodo en unos personajes con un cierto toque autoparódico (sobre todo la pequeña Raffey Cassidy, de lo mejor del film), la cinta aprovecha grandes iconos de la historia de la ciencia para encajar una historia que bebe de numerosas fuentes y que, además, sirve para homenajear a clásicos personajes de la ciencia ficción, amén de atracciones ya clásicas de los parques antes mencionados.

Pero todo lo que tiene de entretenido lo tiene también de irregular. Es cierto que su mensaje final es notable, que su clímax es un derroche de acción e imaginación y que la apuesta por el humor y la aventura convierte a esta cinta en un vehículo de disfrute para toda la familia, pero el problema es que todo eso no ocurre hasta bien avanzada la trama. De hecho, no ocurre hasta aproximadamente la mitad del guión, lo cual es indicativo del gran problema que presenta la obra. En efecto, su primera mitad resulta tediosa, irritantemente repetitiva y con una peligrosa tendencia a resultar aburrida. Esto provoca que la evolución posterior, a pesar de estar sólidamente estructurada, no alcance el objetivo deseado, dejando al film a medio gas.

La impresión general, por tanto, es que Tomorrowland: El mundo del mañana podría haber sido más de lo que finalmente es. Independientemente de que tenga una clara vocación familiar, su irregular comienzo impide al espectador identificarse con los personajes y con la historia, y le lleva a adoptar una postura más bien conservadora ante las maravillas que presencia. Solo cuando el film entra en una dinámica aventurera, con los viajes a ese mundo del mañana y las consecuencias que tiene la acción del ser humano sobre cualquier mundo, la historia gana muchos enteros. El problema es que debe destinar sus esfuerzos a reparar el daño previo, por lo que sus posibilidades se reducen.

Nota: 6,5/10

Clooney viaja a ‘Tomorrowland’ en ‘Nuestro último verano en Escocia’


Estrenos 29mayo2015Último fin de semana de mayo, lo que implica que la cartelera se llenará, cada vez de forma más recurrente, de títulos llamados a abarrotar las salas con mucho entretenimiento que exija poco al espectador. A partir de hoy viernes, 29 de mayo, habrá que ver si eso ocurre con los estrenos que aterrizan en las salas españolas, y que por cierto están encabezados por dos películas que ya han generado buenas sensaciones.

La primera de ellas es Tomorrowland: El mundo del mañana, película que lleva a la gran pantalla uno de los entornos más famosos de los parques de atracciones de Disney. Dirigida por Brad Bird (Misión Imposible: Protocolo fantasma), su trama comienza cuando una joven curiosa que tiende a meterse en problemas descubre un extraño pin que la transporta a un mundo fantástico más allá del espacio y el tiempo. Ansiosa por saber más, en su investigación entra en contacto con un hombre, antaño un niño prodigio, que parece ser el único capaz de llevarla hasta allí y con las respuestas a todas sus preguntas. Acción, aventuras y cierto toque de humor es lo que promete esta cinta protagonizada por George Clooney (Monuments Men), Britt Robertson (El viaje más largo), Hugh Laurie (serie House), Raffey Cassidy (Blancanieves y la leyenda del cazador), Tim McGraw (Un sueño posible), Kathryn Hahn (Ahí os quedáis), Judy Greer (Grandma) y Chris Bauer (serie True Blood).

Muy distinta es It follows, cinta de terror que ha levantado una notable expectación allá por donde ha pasado. La historia gira en torno a una joven de 19 años cuya vida transcurre entre las clases, los chicos y los fines de semana en una casa próxima a un lago. Pero tras un encuentro sexual comenzará a tener la sensación de que alguien, o algo, la persigue allá donde va. A medida que la sensación sea cada vez más real tanto ella como sus amigos deberán encontrar las respuestas. David Robert Mitchell (The Myth of the American Sleepover) escribe y dirige esta propuesta protagonizada por Maika Monroe (Una vida en tres días), Keir Gilchrist (Una historia casi divertida), Daniel Zovatto (Beneath), Olivia Luccardi (The rewrite) y Lili Sepe (Spork).

Y antes de abordar los estrenos europeos, una propuesta australiana. Son of a gun es el debut en el largometraje de Julius Avery, director de cortometrajes que se pone al frente de este thriller de acción con dosis de drama cuya historia sigue a un joven encerrado en una prisión australiana por un delito menor. Allí descubrirá rápidamente que necesita protección si quiere sobrevivir, por lo que en poco tiempo logra que el criminal más famoso de Australia le cobije. Sin embargo, todo tiene un precio, y cuando el joven salga de prisión se verá envuelto en una red criminal que le llevará irremediablemente a una encrucijada que pondrá en riesgo su vida. El reparto está encabezado por Ewan McGregor (Agosto), Brenton Thwaites (Maléfica), Alicia Vikander (El quinto poder), Brendan Kerkvliet y Geoff Kelso (Southern Cross).

Desde Reino Unido nos llega Nuestro último verano en Escocia, comedia dramática escrita y dirigida a cuatro manos por Andy Hamilton y Guy Jenkins y que se convierte de este modo en su primer largometraje para cine. La trama arranca cuando un matrimonio deciden llevarse a sus tres hijos a Escocia para visitar a los padres del marido. Pero lo que parecen unas sencillas vacaciones es en realidad un motivo para ocultar una crisis matrimonial en la pareja y una enfermedad terminal del abuelo. Mantener tantos secretos con niños cerca será una tarea casi imposible. Sin duda uno de los atractivos del film reside en sus intérpretes, entre los que destacan Rosamund Pike (Perdida), David Tennant (serie Doctor Who), Billy Connolly (El cuarteto), Celia Imrie (El exótico hotel Marigold), Emilia Jones (serie Utopía) y Ben Miller (The key party).

A diferencia de lo ocurrido en semanas anteriores, España cuenta con amplia representación en estos estrenos. Matar el tiempo es el nuevo thriller escrito y dirigido por Antonio Hernando (Los Borgia) que comienza cuando un hombre decide contratar los servicios de una prostituta. Durante su charla por webcam el hombre ve cómo dos hermanos asaltan y atacan a la mujer sin que él pueda hacer nada, desencadenándose una serie de acontecimientos que le cambiarán para siempre. El reparto tiene como principales protagonistas a Yon González (Perdiendo el norte), Luisa Martín (Entrelobos), Aitor Luna (serie Gran Reserva), Ben Temple (Di Di Hollywood) y Frank Feys (Tercer grado).

Diametralmente opuesta es Losers, comedia algo gamberra que sigue el viaje que tres jóvenes perdedores hacen a un festival de verano con el objetivo de vivir una juerga de sexo, drogas y alcohol y cambiar así su suerte. Sin embargo, el camino se complicará cuando se crucen con traficantes, ladrones y pirados de todo tipo que parecen empeñados en impedirles alcanzar sus sueños. Ópera prima de Serapi Soler y Oriol Pérez, la cinta cuenta con unos actores casi desconocidos: Artur Busquets (Puzzled love), Dani Amor (Ushima next), Rafa Delacroix (Capa caída), Aida Qui y Aïda Gómez y Berto Romero (Tres bodas de más).

El drama también tiene representante español con El camino más largo para volver a casa, ópera prima de Sergi Pérez, quien colabora además en el guión. Producida en 2014, la trama arranca cuando un hombre que lleva días sin salir de casa por un duro golpe que le asestó la vida se da cuenta de que su perro está gravemente enfermo. Sin más compañía que el animal, decide tomar la difícil decisión de salir de su hogar para llevar al único compañero que le queda a un veterinario para intentar salvarle. Mike Esparbé (La maniobra de Heimlich), Pol López (Lo mejor que le puede pasar a un cruasán), Maria Ribera (Lazos rotos) y Borja Espinosa (¡Excusas!) dan vida a los principales protagonistas.

Bulgaria y Grecia producen La lección, drama del 2014 escrito y dirigido por Kristina Grozeva, quien debuta de este modo en el largometraje, y Petar Valchanov (Avariyno katzane) cuya historia comienza cuando una profesora de un pequeño pueblo de Bulgaria descubre que uno de sus alumnos roba en clase. Dispuesta a dar una lección de lo que está bien y lo que está mal, la mujer se verá obligada a replantearse su propio barrero moral cuando se endeude con unos prestamistas, lo que además la pondrá en una comprometida situación. El film está protagonizado por Ivanka Bratoeva (Ivan Kondarev), Ivan Barnev (Zad kadar), Margita Gosheva (Three days in Sarajevo) e Ivan Savov (La vida prometida).

Aunque sin duda el film más internacional y de título más extraño es Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia, producción de 2014 que cuenta con capital sueco, noruego, alemán y francés y que conecta diversas historias en un intento de desgranar el carácter del ser humano. Dos comerciantes de artículos de broma que no tienen mucho éxito, una profesora de flamenco que acosa sexualmente a sus alumnos o un bar que recibe a los soldados del ejército de Carlos XII de Suecia son algunos de los protagonistas de estas historias que reflejan un mundo a la deriva mientras sus protagonistas intentan, por todos los medios, aparentar normalidad. Roy Andersson escribe y dirige este film que completa la trilogía iniciada por Canciones del segundo piso (2000) y La comedia de la vida (2007), y que cuenta con un reparto en el que destacan Holger Andersson, Nils Westblom, Viktor Gyllenberg y Lotti Törnros (Flimmer).

Terminamos con la francesa Mis escenas de lucha, drama de 2013 que escribe y dirige Jacques Doillon (Ponette) y cuya acción arranca cuando una joven decide acudir al funeral de su padre, con el que nunca tuvo excesiva relación. Dispuesta a romper con todos los vínculos que la unen a él, se queda a pasar unos días en la casa familiar que ahora se vende. La estancia le servirá también para cerrar una relación inacabada con el atractivo vecino, quien le pide que escenifiquen la escena que debería haber marcado el inicio del romance. Pero la situación no sale como ella esperaba. Sara Forestier (Los nombres del amor), Louise Szpindel (Dans les cordes), James Thierrée (Desacuerdo perfecto), Mahault Mollaret (La vive au ranch) y Bill Leyshon encabezan el plantel de actores.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: