‘El planeta de los simios’ y ‘Cars’ completan trilogía


Fin de semana de terceras partes. Y no necesariamente peores que sus predecesoras. Bueno, en realidad es algo más que un fin de semana en algunos casos, pues el principal título no llega este viernes, 14 de julio, sino que lo hizo algunos días antes. A diferencia de semanas anteriores, junto a los dos estrenos del título de este texto, pocas novedades más.

Por supuesto, el repaso comienza con La guerra del planeta de los simios, tercera y, a priori, última parte de la revisión de esta historia que llegó el pasado miércoles 12 y que promete, al menos, una intensidad dramática y una acción similares a las entregas anteriores. Matt Reeves vuelve a ponerse tras las cámaras, como ya hiciera con El amanecer del planeta de los simios (2014), para narrar la lucha entre los simios liderados por César y un ejército de humanos dirigidos por un despiadado Coronel. Lucha que termina con inimaginables bajas en el bando de los simios, lo que llevará a su líder a luchar contra su lado más oscuro para iniciar una venganza que determinará el futuro de ambas especies. Andy Serkis (Vengadores: La era de Ultrón) vuelve a dar vida al líder de los simios. En el reparto le acompañan Woody Harrelson (Triple 9), Steve Zahn (serie Mad dogs), Judy Greer (Ant-Man), Terry Notary (Kong: La isla calavera) y Gabriel Chavarría (Un vida mejor).

La otra tercera parte que llega esta semana es Cars 3, nueva aventura animada de Disney-Pixar sobre Rayo McQueen y sus amigos que supone el debut en la dirección de Brian Fee. La historia encuentra al coche de carreras protagonista en medio de un mundo que se ha actualizado, en el que los nuevos corredores cuentan con más y mejor tecnología que dejan al que fuera el más rápido del mundo lejos del deporte que tanto ama. Para recuperar su lugar deberá contar con la ayuda de una mecánica que tiene su propio plan para ganar. La cinta cuenta, en su versión original, con las voces de Owen Wilson (De-mentes criminales), Chris Cooper (Vivir de noche), Nathan Fillion (serie Castle), Armie Hammer (Mine) y Kerry Washington (serie Scandal) entre otros.

Estados Unidos también está presente, junto a Reino Unido y Serbia, en En la vía láctea, nuevo drama escrito, dirigido y protagonizado por Emir Kusturica (La vida es un milagro) cuyo argumento, ambientado en la Guerra de los Balcanes, se centra en un hombre que parece vivir ajeno al conflicto en un poblado serbio, con la única compañía de un halcón, un burro y varios excéntricos personajes. Su forma de protegerse de los proyectiles es un ponerse bajo un paraguas. Su vida da un giro cuando conoce a mujer que busca huir de un pasado y de un mundo que la obliga a casarse con un héroe local de la guerra. Monica Bellucci (Spectre), Predrag Manojlovic (Como estrellas fugaces), Bajram Severdzan (Gato negro, gato blanco) y Sloboda Micalovic (Ranjeni orao) completan el reparto principal.

En lo que a estrenos puramente europeos se refiere, destaca Su mejor historia, comedia dramática con toques románticos producida entre Reino Unido y Suecia basada en la novela de Lissa Evans y con la II Guerra Mundial como telón de fondo. En este contexto, un grupo de personas decide rodar una película en Londres para levantar la moral de la población. Pero lo que comienza como un proyecto de apoyo terminará convirtiéndose en una particular guerra de sexos entre los hombres y mujeres que integran este variopinto grupo. Lone Scherfig (An education) es la encargada de poner en imágenes esta historia protagonizada por Gemma Arterton (100 calles), Sam Claflin (Antes de ti), Jack Huston (Ben-Hur), Bill Nighy (El nuevo exótico Hotel Marigold), Jake Lacy (Carol), Jeremy Irons (El hombre que conocía el infinito), Richard E. Grant (Jackie) y Eddie Marsan (serie Ray Donovan).

La comedia dramática también es el género de Cita a ciegas con la vida, historia biográfica sobre un estudiante casi ciego cuyo sueños es trabajar en un hotel de lujo, por lo que luchará con toda la determinación de la que es capaz. Dirigida por Marc Rothemund (Sophie Scholl), la cinta está protagonizada por Kostja Ullmann (El hombre más buscado), Jacob Matschenz (Jack), Anna Maria Mühe (La condesa), Nilam Farooq (Stiller Frühling) y Ludger Pistor (La dama de oro).

También llega este fin de semana Un minuto de gloria, drama producido por Bulgaria y Grecia y dirigido a cuatro manos por Kristina Grozeva y Petar Valchanov (La lección), cuya trama arranca cuando un trabajador de la empresa nacional de ferrocarril, que lleva meses sin cobrar, se encuentra un millón de levs búlgaros. A pesar de su delicada situación financiera, decide entregarlos a la policía. A partir de este momento se inicia una espiral en la que un ministro de transportes salpicado por la corrupción pretende usarle para desviar la atención, y una directiva del Ministerio le quita su reloj para regalarle otro, lo que llevará la hombre a tratar de recuperar su vida por todos los medios. El reparto está encabezado por Stefan Denolyubov (Avariyno katzane), Margita Gosheva (Three days in Sarajevo), Milko Lazarov, Ana Bratoeva y Nadejda Bratoeva.

La producción nacional de ficción está representada por El debut, cinta que gira en torno a un grupo de actores que se reúnen en un taller de interpretación para abordar el proceso creativo y dramático para interpretar una película que guarda otro descubrimiento. Y es que el relato de la obra que interpretan se centra en un joven torero que entra al ruedo de la mano de un veterano, junto al que descubre su homosexualidad. Gabriel Olivares (Los nombres de Alicia) pone en imágenes esta trama protagonizada por Raúl Peña (Desechos), Jorge Monje (Al final del camino), Silvia de Pé (La noche del hermano), Cecilia Solaguren (serie Bandolera), Mar del Hoyo (La maniobra de Heimlich) y Eduard Alexandre.

En lo que a documental se refiere nos encontramos con Alumbrar: Las 1001 novias, comedia española escrita, dirigida y protagonizada por Fernando Merinero (Capturar: Las 1001 novias) que narra su viaje hacia el sur para dejar atrás los aires de Madrid. Sin tener nadie que quiera ir con él, finalmente se embarca en el viaje con una ex novia a la que consigue enredar. Una vez en Málaga se reencuentra con una antigua novia que ya tiene un hijo de un año, lo que despertará en este hombre de 50 los deseos de volver a ser padre, algo que intentará por todos los medios a su regreso a Madrid.

‘Cenicienta’ se estrena en el baile de la cartelera española


Estrenos 27marzo2015Último fin de semana de marzo marcado, al menos en el plano cinematográfico, por varias novedades interesantes por diferentes motivos. Los amantes de la fantasía más amable están de enhorabuena. Los amantes de la comedia romántica también. Y desde luego aquellos que prefieran un cierto toque de suspense en las tramas tienen donde elegir. Todo ello apoyado por una lista de nombres propios que empequeñece las que hemos podido disfrutar durante las últimas semanas. Pero si hay que elegir, hoy viernes, 27 de marzo, comenzamos por la fantasía.

Y es que la versión en carne y hueso de Cenicienta ha sido uno de los grandes estrenos en Estados Unidos, y desde luego tiene todos los ingredientes para convertirse en un éxito en España. Dirigida por Kenneth Branagh (Thor), la historia sigue a pies juntillas la versión animada de Disney (no en vano produce esta reinterpretación). La vida de la joven protagonista da un vuelco cuando su padre, un comerciante que ha perdido trágicamente a su mujer, se vuelve a casar. La situación empeora cuando es el propio progenitor el que fallece, dejando a la joven a merced de una madrastra celosa y rencorosa que trata a la protagonista como una sirvienta. Todo cambiará cuando una mendiga, que resulta ser un hada madrina, le de la oportunidad de acudir al baile organizado por el príncipe del reino. Humor, magia y aventura se entremezclan en esta película protagonizada por Lily James (serie Downton Abbey), Cate Blanchett (Monuments Men), Richard Madden (serie Juego de Tronos), Holliday Grainger (Grandes esperanzas), Sophie McShera (también protagonista en la serie Downton Abbey), Helena Bonham Carter (El Llanero Solitario), Derek Jacobi (Mi semana con Marilyn), Stellan Skarsgård (El médico), Hayley Atwell (Capitán América: El primer vengador) y Ben Chaplin (El retrato de Dorian Gray).

Muy distinta es Focus, nueva película protagonizada por Will Smith (After Earth) que, en clave de comedia romántica y tintes de intriga narra la relación entre un maestro de la estafa y una joven y atractiva aprendiz a lo largo de los años. Lo que comienza como una relación profesional pronto deriva en un interés romántico que ella quiere consolidar, lo que le lleva a él a abandonarla. Años después, y cuando el veterano estafador está a punto de dar su último golpe, ella vuelve a su vida convertida en una mujer fatal que echará por tierra todo lo que había construido. Dirigida a cuatro manos por Glenn Ficarra y John Recua (Crazy, Stupid, Love), en el reparto podemos encontrar también a Margot Robbie (El lobo de Wall Street), Adrian Martinez (La gran estafa americana), Gerald McRaney (serie House of cards), Rodrigo Santoro (300) y BD Wong (Tránsito).

Otro de los estrenos importantes es El nuevo exótico hotel Marigold, secuela de la comedia romántica de 2011 que vuelve a dirigir John Madden (La deuda) y que, como toda buena secuela, promete más de todo aquello que convirtió al original en un éxito. Producida entre Estados Unidos y Reino Unido, el argumento transcurre algún tiempo después de la conclusión de la primera entrega, cuando los sueños expansionistas del joven propietario del hotel se materializa en un viejo inmueble que pretende convertir en hotel. Pero eso le exigirá más tiempo y atención en un momento de su vida en el que debe preparar una fastuosa boda india. La llegada de nuevos clientes e inesperadas oportunidades pueden terminar por salvar el delicado equilibrio en el que se mueve. Repiten Dev Patel (Chappie), Maggie Smith (El cuarteto), Judi Dench (Skyfall), Bill Nighy (Pride), Celia Imrie (Conocerás al hombre de tus sueños), Diana Hardcastle (Good people) y Ronald Pickup (Dark Floors), a los que se suman Richard Gere (El fraude) y David Strathairn (Godzilla).

Entrando de lleno en los estrenos europeos, hay que hablar de Calabria, film franco italiano que adapta la novela de Gioacchino Criaco. La trama se centra en las tensas relaciones de unos hermanos cuyo negocio familiar es el tráfico de drogas. Uno de ellos, el mayor, trata de mantenerse lo más alejado posible de ese mundo, pero cuando su hijo, que poco a poco se ha ido acercando a sus carismáticos tíos, pierde el control una noche toda la familia deberá defender no solo el honor del joven, sino el de todo el clan. Francesco Munzi (Saimir) es el encargado de poner en imágenes la obra literaria, mientras que Marco Leonardi (El mexicano), Peppino Mazzotta (Cado dalle nubi), Fabrizio Ferracane (L’ultima foglia), Barbora Bobulova (Circuito cerrado) y Carlos Bardem (Alacrán enamorado) integran el reparto principal.

Y aprovechando que la Semana Santa está a la vuelta de la esquina, España presenta La espina de Dios, drama que, como se desprende del título, aborda la vida de Jesús de Nazaret en sus primeros años como predicador y líder del grupo de 12 hombres. La trama se introduce en dentro de las tensiones, las alegrías y los problemas que acompañaron al Hijo de Dios y a sus apóstoles bajo un prisma que busca, ante todo, aportar un cariz histórico a lo que ya se conoce. Dirigida por Óscar Parra de Carrizosa (No quiero ser recuerdo), que también colabora en el guión, la cinta cuenta en su reparto con Pablo Pinedo (Abrázame), Antonio Meléndez Peso (Clasificados), Sergio Raboso (Bajo un manto de estrellas), María Garralón (La venta del paraíso), Fedra Lorente (La marcha verde) y Alexandro Valeiras (serie Lalola).

El último título de ficción de este fin de semana es Policía en Israel, drama producido en 2011 y escrito y dirigido por Nadav Lapid (Haganenet). La historia gira alrededor de un miembro de la unidad Anti-Terrorista Israelí cuyo amor por sus compañeros solo es superado por su vanidad. A punto de ser padre, su percepción del mundo cambiará cuando se vea envuelto en un conflicto que ya no tiene a los árabes como enemigos, sino a los propios judíos. El reparto está encabezado por Menashe Noy (Big Bad Wolves), Michael Moshonov (Bena), Yaara Pelzig (Not in Tel Aviv) y Yiftach Klein (El pequeño tallarín).

Finalmente, el género documental tiene la mejor representación posible. Citizenfour, cinta ganadora del Oscar en la última edición, narra el proceso de investigación que llevó a cabo la directora, Laura Poitras (Flag wars), a raíz de una serie de misteriosos correos de un anónimo que aseguraba tener información y pruebas sobre los programas de investigación ilegales que llevaba a cabo la NSA norteamericana. Cuando unos meses después el confidente decide revelar su identidad, éste no es otro que Edward Snowden.

‘Pride’: el orgullo de la comedia dramática social


'Pride' narra el apoyo de los homosexuales a la huelga de los mineros en los años 80.Del mismo modo que Hollywood parece tener una especie de plantilla sobre la que trabajar determinadas tramas, sobre todo las comedias románticas, Reino Unido parece tener un don único para desarrollar comedias dramáticas de corte social. La última de estas propuestas se ajusta a este perfil, hasta el punto de emocionar y divertir a partes iguales con una historia verídica que, aunque se desconozca, se intuye a cada paso. Quizá la reflexión más interesante es que, a pesar de los años que han pasado desde aquella unión entre mineros y homosexuales en 1984, en muchos lugares del mundo la lucha por los derechos todavía es una realidad.

Matthew Warchus (Círculo de engaños), que prácticamente debuta en la dirección, logra aportar a la historia todo lo que se espera de ella, es decir, un ritmo constante, un humor ácido y algo oscuro, y unas buenas dosis de drama que, todo hay que decirlo, logran llegar al espectador. De este modo, Pride se convierte en un relato plagado de momentos a recordar, desde el baile que se marca un Dominic West (serie The Wire) desatado, hasta la canción entonada por las mujeres de los mineros, tal vez uno de los momentos más emotivos. Todo en el guión funciona como un engranaje casi perfecto que lleva al espectador a plantearse sus propios prejuicios y le obliga a plantearse su propia postura.

Casi perfecto. Sí, en efecto la trama es capaz de encontrar su equilibrio para convertir la película en un relato notable pero conocedor de sus propias limitaciones. Sin embargo, la recta final de la trama principal se alarga en demasía de forma innecesaria, quizá porque es necesario, con tantos personajes relevantes, conformar un final correcto para la mayoría de ellos. El problema es que ante la falta de conflicto, o al menos de un conflicto que pueda tomar el relevo del principal ya resuelto, la película queda huérfana de interés, limitándose a dar el broche a las historias de los principales protagonistas. Es prácticamente el único “pero” que se le puede poner al film, pero existe al fin y al cabo.

Así, Pride es un orgulloso representante de ese cine social del Reino Unido que no busca destacar por encima del resto, pero que en su humildad y en su sobria puesta en escena encuentra su sitio. Y lo hace de forma inteligente, divertida y emotiva. Es lo que se espera de ella, ni más ni menos. Y desde luego, eso dice mucho del relato, al menos más que de otros. Sin ese final alargado en exceso, y su hubiera tenido algún planteamiento algo más contundente en algunos temas (el sida se aborda casi de puntillas), la cinta habría sido brillante. De este modo, se queda “simplemente” en notable.

Nota: 7/10

La ‘Obsesión’ de Jennifer Lopez por ‘El año más violento’


Estrenos 20marzo2015Nuevo fin de semana, y nueva ocasión para disfrutar de varias novedades con interés para públicos de lo más diversos. Desde el drama criminal de época a la comedia dramática, desde la animación hasta el thriller, la mayor parte de los géneros encuentran representación en los estrenos que esta semana se han distribuido entre ayer jueves, 19 de marzo, y hoy viernes. A todo ello se suman nombres atractivos que se convierten, en muchos casos, en el principal atractivo de los films. Pero comencemos por las novedades de ayer.

J.C. Chandor (Margin call) escribe y dirige El año más violento, drama con dosis de acción que transcurre en Nueva York a principios de la década de los años 80. La trama se centra en un inmigrante hispano que trata de sacar adelante un negocio honesto en una ciudad asolada por la corrupción y el crimen. En este contexto, su vida personal y profesional se verán envueltos en una espiral de violencia y traición que le llevará a luchar por su supervivencia. El reparto está encabezado por Jessica Chastain (Interstellar), Oscar Isaac (Las dos caras de enero), David Oyelowo y Alessandro Nivola, ambos vistos en Selma, y Catalina Sandino Moreno (serie The bridge).

El thriller tiene su máximo representante en Obsesión, nueva película de Rob Cohen (A todo gas) que sirve de vehículo a Jennifer Lopez (El plan B) para regresar al largometraje tras dos años de ausencia. El argumento se centra en la vida de una madre recién separada que se refugia en su hijo para superar su divorcio. Todo cambia cuando se muda un carismático joven a la casa de al lado, iniciándose una relación de amistad que pronto se convierte en una atracción física que llevará a ambos personajes a superar límites que no creían posibles. Junto a la actriz destacan en el reparto Ryan Guzman (April Rain), Kristin Chenoweth (serie Glee), John Corbett (serie Sexo en Nueva York) e Ian Nelson (El juez).

Y precisamente Jennifer Lopez es una de las voces originales de Home: Hogar, dulce hogar, cinta de animación producida por Dreamworks que sigue las aventuras de un alienígena inadaptado que llega a la Tierra huyendo de sus propios congéneres. Cuando una joven aventurera le encuentra se entablará una amistad que permitirá al alienígena comprender que ser diferente, equivocarse y aprender es parte de la esencia del ser humano. Dirigida por Tim Johnson (Hormigaz), entre los actores que prestan su voz a esta comedia destacan Jim Parsons (serie The Big Bang Theory), la cantante Rihanna (Battleship), Steve Martin (No es tan fácil) y Matt Jones (Cooties).

La producción más europea de la semana es, sin duda, Pasolini, nuevo film de Abel Ferrara (El funeral) que aborda la vida del conocido director italiano y la confusión que rodeó su muerte en 1975. Producida entre Italia, Francia y Bélgica, el principal protagonista de la cinta es Willem Dafoe (El gran hotel Budapest), al que acompañan Maria de Medeiros (Pulp Fiction), Riccardo Scamarcio (En tercera persona), Giada Colagrande (Before It Had A Name) y Adriana Asti (La mejor juventud).

Los estrenos del jueves se completan con el documental National Gallery, escrito y dirigido por Frederick Wiseman (Zoo) y que, como su propio título indica, se adentra en la vida del famoso museo londinense. A través de su funcionamiento, de sus visitantes y de sus trabajadores el director retrata no solo la pintura que se expone, sino que establece una relación entre pintura y cine que nutre ambos artes.

Viernes 20 de marzo

El mayor aliciente lo presenta El hombre más enfadado de Brooklyn, última película en la que podremos ver a Robin Williams (La gran boda) como protagonista. La cinta, que adapta una película franco-israelí titulada The 92 minutes of Mr. Baum (1997), narra los intentos de un antipático hombre por enmendar no solo su forma de ser, sino los errores que ha cometido con aquellos a los que ama. Todo porque recibe la noticia de que le quedan 90 minutos de vida. Humor y drama se combinan en este film dirigido por Phil Alden Robinson (Campo de sueños) y en cuyo reparto encontramos, además, a Mila Kunis (El destino de Júpiter), Melissa Leo (Prisioneros), Peter Dinklage (serie Juego de tronos) y James Earl Jones (Conan, el bárbaro).

Desde Gran Bretaña aterriza la comedia dramática Pride, cuya acción se ubica en el verano de 1984, momento en el que un grupo de mineros de Gales decide ponerse en huelga por las medidas que impone Margaret Thatcher. En un acto de solidaridad, un grupo de activistas gays de Londres decide acudir en su apoyo. Sin embargo, el sindicato minero se mostrará reticente a tal ayuda por venir de donde viene. Matthew Warchus (Círculo de engaños) es el encargado de poner en imágenes esta historia protagonizada por Bill Nighy (Una cuestión de tiempo), Andrew Scott (serie Sherlock), Imelda Staunton (La maldición de Rookford), Dominic West (serie The wire) y Paddy Considine (Submarine).

Y también de Reino Unido, aunque en colaboración con Austria, procede Mi tierra, drama romántico de corte histórico que supone el debut en el largometraje de Fritz Urschitz. La trama se centra en una joven de origen austríaco y su padre que, huyendo de los nazis, se han acomodado en un pequeño pueblo inglés. A pesar de las penurias que sufren mantienen la fe en un futuro mejor. Un futuro que parece llegar cuando ella conoce a uno de los amigos de su padre, iniciándose una relación romántica entre ambos que permitirá a la joven llegar a comprender cuál es su sitio en el mundo. Natalie Press (Island), Matthias Habich (Barriere), Johannes Krisch (La conspiración del silencio), Katy Bartrop (Godforsaken) y Karl Fischer (Folge Mir) encabezan el reparto.

Y terminamos con un estrenos español. Capa caída supone el debut en el largometraje de Santiago Alvarado, y ahonda en el género de los superhéroes desde un punto de vista diferente. Narrado como un falso documental, el film sigue la vida rutinaria de Magno, un superhéroe con poderes increíbles que hace años fue repudiado y que ahora trabaja como frutero. Juanjo Pardo (Oculto), Francesc Pagès (Los últimos días) y Rafa Delacroix (serie La Riera) son algunos de sus actores.

La mente de J. Depp trasciende la guerra de Frankenstein


Estrenos 20junio2014El mes de junio está siendo bastante flojo. Tras tres semanas de estrenos el balance general presenta films que bucean en historias ajenas a las grandes superproducciones pero que, en un sentido u otro, terminan siendo fallidas. Las novedades de este fin de semana se quedan a medio camino entre ambas. Por un lado tenemos producciones con un claro objetivo comercial, mientras que por otro llegan también historias intimistas cuya razón de ser no es otra que contar algo con cierto calado dramático. El éxito o el fracaso de todas ellas se sabrá a mediados de la semana que viene. Ahora únicamente toca hablar sobre esos estrenos que se han repartido entre hoy, viernes 20 de junio, y ayer jueves. Comencemos por estos últimos.

Uno de los títulos más atractivos es Transcendence, thriller de ciencia ficción que vuelve a especular con la idea de la inteligencia artificial, el poder de la mente dentro de la máquina y la lucha por su supervivencia del ser humano contra su propia creación. En esta ocasión la historia se centra en un investigador de la inteligencia artificial que está a punto de desarrollar una máquina capaz de combinar la inteligencia colectiva de la Humanidad con las emociones y sensibilidades que caracterizan al ser humano. Sin embargo, su proyecto se verá truncado cuando un grupo de extremistas anti-tecnológicos atenten contra su vida y le dejen en coma. En un intento por salvarle su mujer y su mejor amigo deciden trascender su mente a la máquina, creando un ser completamente nuevo cuyas ansias de conocimiento pondrá en peligro la propia existencia. Dirigida por Wally Pfister, que debuta de este modo en la dirección después de años como cámara y director de fotografía (es el colaborador habitual de Christopher Nolan), la película cuenta con un reparto espectacular encabezado por Johnny Depp (El llanero solitario), Rebecca Hall (La maldición de Rookford), Paul Bettany (Margin call), Cillian Murphy (Luces rojas), Kate Mara (serie House of cards), Morgan Freeman (El caballero oscuro), Clifton Collins Jr. (Pacific Rim) y Cole Hauser (Objetivo: La Casa Blanca).

Muy distinto es el cariz de Yo, Frankenstein, que combina acción y mitología para contar cómo la criatura del Dr. Frankenstein ha logrado sobrevivir durante 200 años, pasando inadvertido en la sociedad actual hasta que se ve envuelto en una guerra por la Humanidad que también implica a las gárgolas. Será entonces cuando deba tomar una decisión, pues será él la pieza clave para la salvación o la extinción de los hombres. Con un aire a la famosa saga de vampiros y hombres lobo, Underworld (no por casualidad está producida por el mismo equipo), la obra está dirigida por Stuart Beattie (Mañana, cuando la guerra empiece) y protagonizada por Aaron Eckhart (Los diarios del ron), Yvonne Strahovski (serie Dexter), Miranda Otto (El señor de los anillos: Las dos torres), Bill Nighy (Desafío total), Jai Courtney (Divergente) y Socratis Otto (Sin rastro).

El tercer estreno norteamericano del jueves es El cielo es real, film basado en la novela de Todd Burpo y Lynn Vincent que, a su vez, recoge un hecho real que el primero vivió. La trama arranca cuando la familia de Burpo debe afrontar la delicada cirugía de emergencia a la que se somete su hijo pequeño, quien está a punto de morir. Su extraordinaria recuperación parece casi milagrosa, pero lo más sorprendente se revela cuando el niño empieza a hablar con total naturalidad de su viaje por el otro mundo, de la gente a la que conoció y de aquellos a los que todavía puede ver. Un intenso drama dirigido por Randall Wallace (Cuando éramos soldados), quien también participa en el guión, e interpretado por Greg Kinnear (serie Los Kennedy), Kelly Reilly (El vuelo), Thomas Haden Church (Un lugar para soñar), el debutante Connor Corum, Margo Martindale (serie The americans) y Lane Styles (Duda razonable).

Si miramos a Europa una de las novedades más interesantes es Amanece en Edimburgo, comedia musical inglesa con tintes dramáticos y románticos que llega precedida del éxito que tuvo la obra de teatro en la que se basa. Con Dexter Fletcher (Wild Bill) moviendo la cámara, la historia gira en torno a dos amigos que vuelven a la ciudad del título después de haber servido en Afganistán. Ambos son capaces de retomar sus vidas donde las dejaron gracias a unas parejas que les quieren y a unos padres cuya felicidad parece no tener límite. Sin embargo, la felicidad será puesta en peligro cuando un secreto del pasado amenace con destruir todas las parejas. En el reparto destacan nombres como los de George MacKay (Resistencia), Kevin Guthrie (Trash Humpers), Jane Horrocks (Born romantic), Peter Mullan (Caballo de batalla), Antonia Thomas (serie Misfits), Jason Flemyng (Grandes esperanzas) y Freya Mavor (serie Skins).

España presenta este fin de semana varias propuestas. Una de ellas es Perdona si te llamo amor, adaptación de la novela homónima de Federico Moccia que busca continuar el éxito de los anteriores intentos por llevar al cine este tipo de historias. En esta ocasión la trama arranca cuando un joven ejecutivo que parece tenerlo todo en la vida es rechazado por su novia. El duro golpe le lleva a entrar en una espiral de la que solo logra salir cuando conoce a una adolescente 20 años más joven. Entre los dos surgirá un amor imposible que, contra todo pronóstico, llevará a la pareja a descubrir una realidad desconocida para ambos. Joaquín Llamas, veterano director de televisión, debuta en el largometraje cinematográfico con este film protagonizado por Paloma Bloyd (La fría luz del día), Daniele Liotti (La herencia Valdemar), Irene Montalà (Insensibles), Lucía Guerrero (Grupo 7), Andrea Duro (Por un puñado de besos), Adrià Collado (La mujer del anarquista), Jan Cornet (Encontrarás dragones) y Cristina Brondo (Diario de una becaria).

También se estrena Sapos y culebras, película española del 2013 que aborda en clave dramática el vuelco que da la vida de una joven a raíz de la ruina de sus progenitores. Sin embargo, un botín oculto y unas grabaciones reveladoras pueden lograr que todo vuelva a ser como antes. Escrita y dirigida por Francisco Avizanda (Hoy no se fía, mañana sí), la obra cuenta con actores como Ariadna Cabrol (Dos billetes), Juanma Díez (serie Impares), Itxaso González, Alfonso Torregrosa (La vida mancha), Mikel Losada (El cazador de dragones) y Jon Ariño (Bosque de sombras).

La jaula dorada es una de las novedades francesas que aparecen este fin de semana en la cartelera española. Dirigida por Ruben Alves (Secretos de Estado), la cinta cuenta en clave cómica cómo una pareja de inmigrantes portugueses en Francia deben afrontar la difícil decisión de abandonar su vida para volver a su país. Y es que no solo han formado una familia en París, sino que su labor, ella como portera de un lujoso edificio y él como encargado de obra, es tan apreciada que los inquilinos harán lo impensable para evitar que se vayan. Rita Blanco (Noite Escura), Joaquim de Almeida (La conjura de El Escorial), Roland Giraud (Tres solteros y un biberón), Chantal Lauby (Antilles sur Seine) y Barbara Cabrita (Just Ines) son algunos de los integrantes del reparto.

Las novedades francesas en lo que a ficción se refiere se completan con Un cuento francés, comedia producida en 2013 que reflexiona sobre los cuentos de hadas y los finales felices. Todo comienza cuando una joven soñadora que cree en los príncipes azules y en la felicidad sin problemas conoce a un joven que reúne todas las cualidades. Convencida de que por fin ha encontrado lo que busca, su vida dará un vuelco cuando conozca a otro hombre del que también se enamorará. Para colmo, ambos están marcados por unas situaciones personales complejas y que dificultarán mucho el objetivo que la joven se ha marcado. Agnès Jaoui (Háblame de la lluvia) dirige, escribe y protagoniza el film, en el que también encontramos a Jean-Pierre Bacri (Para todos los gustos), quien colabora en el guión; Arthur Dupont (La cocinera del presidente), Agathe Bonitzer (Una botella en el mar de Gaza) y Benjamin Biolay (La mente).

Desde Francia también nos llega el primero de los documentales que aquí abordamos. Se trata de Mademoiselle C, relato que trata de dar una visión inédita y privilegiada del mundo de la moda a través de la vida de un icono de este mundo como es Carine Roitfeld, ex directora de Vogue durante 10 años. Modelos, actores y otros grandes nombres del showbusiness se dan cita en este film dirigido por Fabien Constant (The Vogue Paris Fashion Night Out), entre ellos Anna Wintour, Marion Cotillard (El caballero oscuro: La leyenda renace), James Franco (Juerga hasta el fin), la modelo Linda Evangelista o la cantante Beyoncé Knowles.

Viernes 20 de junio

Tres son las novedades que llegan hoy viernes a la cartelera. Una de ellas es la norteamericana Corrupción en el poder, thriller político del 2010 con dosis de comedia que se basa en uno de los casos más importantes de corrupción en Estados Unidos que involucró a lobbies y partidos políticos. La trama se centra en un lobbista republicano que se enriqueció mediante diversas estafas, fraudes y sobornos cuya base eran los pueblos indígenas a los que representaba en el Congreso. El director George Hickenloop (Dogtown) es el encargado de poner en imágenes la historia, mientras que el reparto cuenta con, entre otros, Kevin Spacey (American Beauty), Barry Pepper (Salvar al soldado Ryan), Kelly Preston (Sentencia de muerte), John Lovitz (Los calientabanquillos), Rachelle Lefevre (serie La cúpula), Ruth Marshall (Baby blues), Graham Greene (serie Defiance) y Jason Weinberg (Puck hogs).

Muy distinto es el cariz de New world, thriller ambientado en el mundo del crimen organizado y producido por Corea del Sur en 2013. Escrita y dirigida por Park Hoon-jung (Hyultu), la trama sigue el proceso de infiltración de un policía en una importante banda criminal. Tras ocho años logra convertirse en la mano derecha del número dos de la organización, pero la muerte del líder desata una lucha de poder que no solo pone en riesgo su misión, sino su propia vida. En medio de todo esto, otro policía busca aprovechar esta situación, para lo que pretende utilizarle de cebo. Violencia, acción e intriga se entremezclan en este film protagonizado por Lee Jung-Jae (El gran golpe), Choi Min-sik (Old boy), Hwang Jeong-min (Geomeun jip), Park Seong-Woong (Hit) y Song Ji-hyo (Some).

Terminamos con otro documental, en esta ocasión la producción española ¡Zarpazos! Un viaje por el Spanish  Horror, cinta escrita y dirigida por Víctor Matellano con la que debuta en el largometraje y que, además, se basa en el libro que él mismo ha escrito. A través de recuerdos, anécdotas y entrevistas de diferentes épocas y a personajes que vivieron o han estudiado el fenómeno, el film repasa la producción que a finales de los sesenta del siglo XX fue protagonista en el cine español, generando un determinado star system y propiciando, sobre todo, una salida al mercado internacional y una cierta influencia en producciones posteriores de todo el mundo.

‘Underworld’, la definición de un estilo tradicionalmente moderno


Kate Beckinsale es la absoluta protagonista de la saga 'Underworld'.El inminente estreno de Yo, Frankenstein ha devuelto al candelero, aunque solo sea de una forma referencial, una de las películas que poco a poco han adquirido la categoría de culto entre los aficionados al fantástico. Se trata de Underworld, producción del 2003 dirigida por Len Wiseman (Total Recall) que abordaba las mitologías de vampiros y hombres lobo desde un punto de vista bastante novedoso aunque sin perder nunca el respeto por los orígenes y los elementos definitorios de cada una de las criaturas. El resultado obtenido fue lo suficientemente bueno como para dar origen a una saga con altibajos que, en líneas generales, nunca ha logrado estar a la altura del original.

No quiere decir esto que esta primera película de hace más de 10 años sea una obra maestra del género, pero sí debería incluirse entre lo mejor que ha dado el cambio de siglo en lo que a criaturas de la noche se refiere. Y como no podía ser de otro modo, su mejor baza es su argumento y el desarrollo dramático del mismo. Wiseman, auténtico motor de la saga, elaboró una trama que encontraba sus raíces en el pasado, en una lucha ancestral entre dos criaturas surgidas de la sangre de dos hermanos. El conflicto se remonta a la esclavitud que los vampiros ejercen sobre los hombres lobo y la forma en que éstos se liberan a raíz del romance vivido entre un licántropo y una vampiresa al más puro estilo Romeo y Julieta. Esto, unido a un futuro tecnológico con estética punk y a una profecía, genera un marco incomparable para dar rienda suelta a una lucha que se desarrolla, al menos en esta primera entrega, al margen de la Humanidad.

Más allá de que su diseño visual sea más o menos acertado, lo realmente interesante de Underworld reside en un aspecto tan antiguo y utilizado como el amor. Contrariamente a lo que se pueda pensar, la película protagonizada por Kate Beckinsale (Contraband) utiliza la idea del ‘love interest’ como piedra angular de venganzas, traiciones y sacrificios. Y lo hace, además, en las dos tramas principales que se desarrollan de forma paralela a lo largo del film. Nutriéndose una de otra, ambos arcos dramáticos terminan confluyendo en el clímax y en el personaje de Scott Speedman (Todos los días de mi vida), pero tienen la suficiente personalidad como para no ser dependientes. Por supuesto, esto tendría poco sentido sin unos personajes que, aunque algo arquetípicos, funcionan lo suficientemente bien como para hacer que la acción avance sin complicarla demasiado, permitiendo a las secuencias de acción desarrollarse plenamente.

Éste es el otro pilar fundamental de la obra. Ya sea por las limitaciones de presupuesto con las que contó, ya sea por la novedad que supuso su estreno, el caso es que el film presenta una acción víctima de su época (cámaras lentas, efectos digitales más que evidentes, …) con notables momentos algo más, digamos, a la antigua usanza. A diferencia de muchas de sus secuelas, en las que la historia se limita a ser un vehículo para la acción (sí, narra un aspecto del mundo creado, pero su relevancia es mínima), esta entrega original equilibra perfectamente ese cierto aire tradicional de las criaturas con las técnicas más modernas. Y no solo en lo referente a narrativa visual o efectos especiales. Ese mundo futuro en el que ambas razas libran una guerra posee un diseño interesante y sencillo que combina sabiamente conceptos tan modernos como las armas de fuego y las municiones utilizadas con conceptos largamente utilizados en la mitología popular (la plata, la luz solar, la sangre, etc.).

Una noche muy americana

Puede que lo más llamativo, que al mismo tiempo es una de las señas de identidad de la saga, sean esos vestuarios de cuero negro que definen a los personajes, sobre todo a los vampiros. Víctimas igualmente de su época (a nadie se le escapan las influencias de Matrix), posiblemente sea este elemento que más desentona en lo que respecta a la definición de los personajes, si bien no se puede negar que unido al diseño de los escenarios y a la tecnología de las armas conforma un todo orgánico que ha sabido erigirse como un estilo propio.

Aunque si algo destaca, y mucho, en Underworld es el uso deliberado de lo que se conoce como “noche americana”, o mejor dicho de la iluminación azulada para representar la noche en la que se mueven los personajes la mayor parte del tiempo. Por supuesto, no todo el film utiliza esta paleta cromática, pero su predominancia genera en el espectador la idea de estar ante una historia oscura (cuando lo cierto es que no deja de ser una aventura de acción). El hecho de que Wiseman optará por esta estética en un film de estas características aporta al conjunto un sentido único: la identificación con los personajes. Más allá de idilios románticos, más allá de traiciones o de figuras paternales ante las que nos rebelamos, la película encuentra uno de los mejores puntos de conexión con el público en esa tónica azulada que lo impregna todo.

Puede que los espectadores no lo aprecien de forma consciente, pero los elementos comunes que se revelan a lo largo de la trama generan una red de conexiones que les permiten introducirse en un mundo del que el ser humano no tiene noticias. El hecho de que la protagonista tenga los ojos de un azul tan irreal genera la idea de estar ante una historia vista a través de la mirada de un vampiro, lo que a la larga instala la sensación de formar parte de ese mundo. De este modo, el film utiliza su fotografía para explorar de forma paralela a la acción el mundo en el que todo se enmarca, ayudando a su vez a definir un marco narrativo único que se ha mantenido a lo largo de todas las películas.

Como decía al inicio, Underworld no es una obra maestra. Tal vez adquiera la categoría de clásico dentro del género con el paso de los años, pero en ningún caso debería compararse con grandes títulos protagonizados por ambas criaturas. Esto no implica que no puedan valorarse sus virtudes, principalmente su capacidad para crear un mundo nuevo y una estética única. Todo ello sin perder nunca la esencia de sus personajes (sus fortalezas y debilidades nacidas de siglos de mitología) y utilizando unas temáticas tan clásicas como eficaces. La mejor prueba de su relevancia no son tanto las secuelas a las que dio lugar como las numerosas obras que han seguido su estela. Y eso es algo que no todas las obras, sean mejores o peores, consiguen.

La actualidad social y política se cuela en los estrenos


Estrenos 18octubre2013Nueva semana de estrenos en España, y nuevo aterrizaje de propuestas dramáticas dirigidas a un público adulto. En esta ocasión, sin embargo, las dos principales novedades tienen una característica en común: ambas relatan acontecimientos de actualidad. Ya sean la piratería somalí o documentos clasificados expuestos a la opinión pública, la Historia más reciente de Estados Unidos marca la pauta de este viernes, 18 de octubre. Por supuesto, no son los únicos. Animación para los más pequeños, comedias románticas y varias propuestas españolas completan la oferta cinematográfica.

Pero comencemos por las películas con mayor repercusión. Capitán Phillips, basada en el libro escrito por el propio capitán, es la narración en imágenes del secuestro por parte de piratas somalíes de un carguero norteamericano en 2009, el primer abordaje sufrido en 200 años. La película narra cómo el mencionado capitán hizo frente a la situación y logró salvar a su tripulación ofreciéndose como rehén. Drama, acción y reconstrucción histórica se entremezclan en esta historia que parecía predestinada a convertirse en película desde que hace cuatro años saltó a las portadas de todos los periódicos. Dirigida por Paul Greengrass, que ya tiene experiencia en este tipo de films (fue el encargado de dirigir United 93), tiene como indiscutible estrella a Tom Hanks (Forrest Gump), al que rodean rostros conocidos como los de Catherine Keener (La hija de mi mejor amigo), Chris Mulkey (The purge: La noche de las bestias), Max Martini (Pacific Rim) y Corey Johnson (La cuarta fase), y rostros nuevos como los de Barkhad Abdi, Barkhad Abdirahman, Faysal Ahmed y Mahat M. Ali.

El otro gran estreno es El quinto poder, película que, también en clave de drama/thriller/reconstrucción histórica cuenta el proceso de creación de WikiLeaks y su crecimiento en relevancia informativa y social hasta la famosa filtración de documentación clasificada de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, acontecimiento que todavía hoy tiene repercusión en buena parte de la actualidad política y social. Bill Condon, recién terminada su participación en las dos últimas entregas de la saga Crepúsculo, es el encargado de dirigirla, mientras que Benedict Cumberbatch (serie Sherlock) y Daniel Brühl (Rush) son los principales protagonistas. El reparto se completa con Laura Linney (Crónica de un engaño), Anthony Mackie (Dolor y dinero), Stanley Tucci (Los juegos del hambre), Peter Capaldi (Guerra Mundial Z) y David Thewlis (War Horse).

Antes de terminar con los estrenos estadounidenses hay que pararse en Turbo, cinta de animación producida por Dreamworks que podrá ser vista en 3D y que, siguiendo la estela de otros títulos del género, nos presenta a un caracol que quiere ser algo más, ser más rápido. Por caprichos del destino, lo que debería haber sido un accidente mortal le dota de unos poderes muy peculiares: es superveloz y sus ojos se iluminan como faros. Ahora, con la ayuda de unos caracoles urbanos amantes de las carreras, tratará de conseguir su sueño: ganar las 500 horas de Indianápolis. Humor y acción forman la base de esta película dirigida por David Soren, quien debuta así en el largometraje, y que cuenta en su versión original con las voces de Ryan Reynolds (R.I.P.D. Departamento de policía mortal), Paul Giamatti (Los idus de marzo), Samuel L. Jackson (Los Vengadores), Michael Peña (Gangster Squad), Luis Guzmán (Arthur), Maya Rudolph (Niños grandes 2), Richard Jenkins (Asalto al poder), Michelle Rodriguez (Fast & Furious 6) y Snoop Dogg.

La comedia romántica tiene su máximo exponente este fin de semana en Una cuestión de tiempo, producción inglesa de los responsables de cintas como Cuatro bodas y un funeral (1994), Notting Hill (1999) o Love Actually (2003). La trama gira en torno a un joven que, a sus 21 años, descubre que puede viajar en el tiempo. De hecho, todos los hombres de su familia pueden. Con semejante don, el joven se propone encontrar novia, y lo consigue. Sin embargo, pronto descubrirá que ni siquiera ese poder puede librarle de las decepciones, y que su uso siempre tiene consecuencias. Richard Curtis (Radio encubierta) se pone tras las cámaras, mientras que Domhnall Gleeson (Anna Karenina), Rachel McAdams (Sherlock Holmes), Bill Nighy (Desafío total), Tom Hollander (Hanna), Lydia Wilson (Nunca me abandones) y Lindsay Duncan (Bajo el sol de la Toscana) son los actores principales.

Otra comedia, aunque esta algo más gamberra, es Autobiografía de un mentiroso, en la que 14 estudios de animación recrean las memorias de Graham Chapman, miembro de los Monty Python, fallecido en 1989. Diferentes estilos de animación dan forma a un relato en el que ficción y realidad se entremezclan. Dirigida por Bill Jones, Jeff Simpson y Ben Timlett, los tres debutantes en el largometraje, la producción inglesa cuenta con las voces de los miembros del grupo cómico, es decir, John Cleese (La pantera rosa 2), Terry Jones (Le créateur), Michael Palin (Arthur Christmas: Operación regalo), Terry Gilliam (El imaginario del Doctor Parnassus) y el propio Chapman, además de otros nombres conocidos como los de Stephen Fry (V de Vendetta) y Cameron Diaz (Un plan perfecto).

Y pasamos a la única propuesta española de ficción, Todas las mujeres, producción que combina la comedia con el drama para contar cómo un veterinario debe hacer frente a los problemas que ha creado a lo largo de los años con todas las mujeres que han significado algo en su vida, grupo en el que se encuentran su madre, su amante, su psicóloga, su compañera, su ex novia y su cuñada. Mariano Barroso (Lo mejor de Eva), que participa en el guión, es el director de la cinta, que cuenta como principal protagonista con Eduard Fernández (Una pistola en cada mano), que cuenta para la ocasión con Michelle Jenner (No tengas miedo), Lucía Quintana (serie Maitena: Estados alterados), María Morales (Gordos) y Nathalie Poza (Días de cine).

Finalmente, como suele ser habitual, destacamos algunos documentales que llegarán a las principales ciudades de España. Uno de ellos es La primavera, de capital español y director francés producido en 2012 y que narra la vida en la Sierra Cavallera de una mujer y su familia que tratan de sobrevivir en un entorno silencioso, solitario y repetitivo que hace la vida muy dura para los campesinos. El director es Christophe Farnarier (El somni), mientras que algunos miembros de la familia protagonista son Carme Fajula, Martí Villa, Jordi Villa y Luis Villa.

Guerras sucias, producido en 2013 por Estados Unidos, es un reflejo de las investigaciones realizadas por el reportero de guerra Jeremy Scahill sobre la política bélica de la primera potencia mundial en el exterior. Pero lo que empieza como una investigación de un hecho aislado se convierte rápidamente en una investigación global que le lleva a conocer algunos de los secretos más sucios y oscuros del país y las guerras encubiertas que lleva a cabo en varios puntos del planeta. La película está dirigida por Rick Rowley (The Fourth World War).

Por último, y de vuelta a España, tenemos A ritmo de Jess, un retrato de la personalidad del fallecido Jesús “Jess” Franco (Gritos en la noche) durante el rodaje de la que sería su última película. Ópera prima de Naxo Fiol, el documental muestra cómo un rodaje aparentemente sencillo y reducido, con muy pocos miembros en el equipo técnico y un reducido plantel de actores, puede terminar siendo un caos cuando el ritmo de rodaje de Franco apenas es aguantado por el resto de los participantes en la producción.

‘Anna Karenina’ se enfrenta a un caza gigantes de cuento


Estrenos 15marzo2013.Ya lo hemos comentado alguna vez en este blog. Si el invierno suele ser la época idónea para el estreno de títulos de mayor calidad, nominados a todos los premios habidos y por haber y con unos repartos de auténtico lujo, la primavera suele ser una época de transición entre dichas producciones y las destinadas a reventar las taquillas de todo el mundo. Las novedades de hoy, viernes 15 de marzo, son buena prueba de ello. Muchos títulos, en efecto, pero todos ellos (o al menos la gran mayoría) muy interesantes desde diversos puntos de vista.

Puede que el más atractivo para el público en general sea Anna Karenina, lo nuevo de Joe Wright como director y de Keira Knightley como actriz, en la que es su tercera colaboración juntos tras Orgullo y prejuicio (2005) y Expiación. Más allá de la pasión (2007). Adaptación de la novela de León Tolstói, la historia comienza cuando la protagonista, esposa de un alto cargo dentro del régimen imperial, realiza un viaje para mediar en los problemas conyugales de su hermano, quien le ha sido infiel a su esposa. Su vida dará un vuelco cuando, durante el trayecto, conozca a un joven conde con el que inicia una relación. De elevada factura técnica y artística, este intenso drama cuenta con numerosos rostros conocidos que se suman al de Knightley, como son Jude Law (Contagio), Aaron Taylor-Johnson (Salvajes), Matthew Macfadyen (Un funeral de muerte), Kelly Macdonald (serie Boardwalk Empire), Olivia Williams (El sexto sentido) y Emily Watson (War horse).

Competidora directa por los primeros puestos de la taquilla es Jack el caza gigantes, adaptación del famoso cuento de las habichuelas mágicas que sigue la estela de adaptaciones “adultas” de historias infantiles. En esta ocasión se narra la guerra que se desencadena entre humanos y gigantes después de que un granjero abra la puerta entre los dos mundos sin darse cuenta, por supuesto plantando una habichuelas mágicas. El joven deberá luchar no solo por su vida, sino por el mundo que conoce y por el amor de una princesa. Acción, aventura y comedia se mezclan bajo la tecnología 3D, todo dirigido con mano firme por Brian Singer, quien vuelve a la pantalla grande tras Valkiria, hace cinco años. Frente a la cámara encontramos a Nicholas Hoult (X-Men: Primera generación), Ewan McGregor (Trainspotting), Eleanor Tomlinson (Alicia en el país de las maravillas), Stanley Tucci (Un plan perfecto), Eddie Marsan (Redención), Ewen Bremmer (Conocerás al hombre de tus sueños), Ian McShane (Piratas del Caribe. En mareas misteriosas) y Bill Nighy (Desafío Total).

Un carácter algo menos comercial poseen los siguientes tres estrenos. El primero, El chico del periódico, es la adaptación de la novela de Peter Dexter, quien también es autor del guión a cuatro manos con el director de la cinta, Lee Daniels (Precious). La trama gira en torno a dos hermanos, uno de ellos periodista de un prestigio diario de Miami, que investigan la historia de una misteriosa mujer aficionada a escribirse con condenados en el corredor de la muerte. Dicha historia se centra en uno de dichos condenados que, según ella, está esperando su ejecución por un crimen que no cometió. Desde luego, lo más llamativo del film es su reparto, plagado de estrellas: Zac Efron (High School Musical), Matthew McConaughey (Magic Mike), Nicole Kidman (Bajo Amenaza), John Cusack (El enigma del cuervo), David Oyelowo (Criadas y señoras) y Scott Glenn (Noches de tormenta).

También con un reparto muy conocido, más entre el sector más joven que entre los espectadores adultos, nos llega Spring breakers, cinta transgresora y provocativa que cuenta la historia de cuatro chicas que, para disfrutar de unas vacaciones de primavera, deciden atracar un establecimiento y conseguir dinero. Este acto será el principio de un viaje que les llevará a encontrar protección bajo el ala de un matón. Escrita y dirigida por Harmony Korine (Mister Lonely), el reparto está integrado por James Franco (Caballeros, princesas y otras bestias), Selena Gomez (Ramona y su hermana), Ashley Benson (serie Pequeñas mentirosas), Vanessa Hudgens (Sucker Punch), Rachel Korine (Septien) y Heather Morris (serie Glee).

Josh Radnor, protagonista de la serie Cómo conocí a vuestra madre, vuelve al cine tras su ópera prima, Happythankyoumoreplease, con una comedia romántica de título Amor y letras. La historia gira en torno a un joven que, desencantado con su trabajo, vuelve a su antigua universidad para la cena de jubilación de su profesor favorito. Durante su estancia allí conocerá a una joven de 19 años con la que iniciará un romance que deberá enfrentarse a numerosos problemas. Director, guionista y protagonista, Radnor está acompañado por Elizabeth Olsen (Luces Rojas), Richard Jenkins (Déjame entrar), Allison Janney (La hija de mi mejor amigo) y Zac Efron, quien duplica estreno junto a El chico del periódico.

España queda representada en dos títulos. El primero de ellos es el drama A puerta fría, dirigida por Xavi Puebla (Noche de fiesta) y con la participación de un veterano como Nick Nolte (Gangster Squad). El argumento arranca cuando un antiguo vendedor estrella comienza a replantearse su vida al comprobar que el trabajo que tantos éxitos le deparó en el pasado le deja de lado por nuevas y atractivas generaciones de hombres capaces de vender más que él. La película cuenta con la presencia, además de Nolte, de Antonio Dechent (La voz dormida), María Valverde (La mujer del anarquista), Sergio Caballero (En fuera de juego), Héctor Colomé (Flores negras) y José Ángel Egido (Pájaros de papel), entre otros.

Otro drama, aunque esta vez producido en Argentina, es Días de pesca en Patagonia, que gira en torno a la llegada de un ex alcohólico a un pequeño pueblo argentino para desintoxicarse mediante la práctica de una afición como la pesca. El conflicto surgirá por la presencia de la hija, a quien hace años que no ve debido precisamente a que ella se refugió en dicha localidad. Escrita y dirigida por Carlos Sorin (Historias mínimas), el reparto está integrado en su mayoría por rostros noveles y desconocidos, aunque hay hueco para algún veterano, como es el caso de Alejandro Awada (Nueve reinas). Junto a él, Victoria Almeida (La última mirada), Oscar Ayala, Diego Caballero, Daniel Keller y Martín Galindez.

Si nos centramos en el género documental, sin duda uno de los más interesantes es Mundo pequeño, la otra producción española que llega a nuestras pantallas. Dirigida por Marcel Barrena, esta producción de no ficción sigue los pasos del joven Albert, cuyo único sueño es viajar por todo el mundo y poder llegar al punto más alejado de su casa. Lo novedoso estriba en la forma de hacerlo: sin dinero, sin compañía, sin equipaje y sin separarse de su silla de ruedas, con la que convive desde que era pequeño.

También en el documental, aunque esta vez combinado con la animación, nos encontramos con Pequeñas voces, producción colombiana del 2010 que se ha convertido en un claro alegato contra la violencia. Escrito y dirigido por Jairo Eduardo Carrillo (Dios los junta y ellos se separan), a través de los testimonios de cuatro niños que han vivido la violencia y la guerra de guerrillas (uno de ellos incluso llegó a combatir en la selva) el espectador vive en su piel la crudeza de una violencia que los jóvenes no entienden y que les inspira verdadero terror.

Para concluir, The art of flight 3D, producido en 2011 en Estados Unidos, supone el mayor documental realizado hasta la fecha sobre snowboard. Bajo la dirección de Curt Morgan (Red Bull Young Jaws), y con la participación de famosos especialistas de este deporte como Travis Rice, la película demuestra que los límites de la física y de la resistencia humana pueden ponerse a prueba, y que pueden permitir realizar auténticas proezas en las montañas más espectaculares del mundo.

‘El exótico Hotel Marigold’: la tercera edad no es el final


Muchos films, sin llegar a ser obras maestras o referentes del cine, se convierten con los años en títulos recordados con cariño. Esto, más o menos, es lo que podría ocurrirle a El exótico Hotel Marigold, producción dirigida por John Madden (La deuda) en la que destaca, por encima de todo, la magnífica labor de un reparto que, por otro lado, desprende la felicidad y buenas sensaciones con las que debieron de afrontar este proyecto sobre un grupo de jubilados que acuden a un hotel en la India para encontrar un nuevo camino en sus vidas.

Por supuesto, el trabajo de los actores no sería nada sin el dibujo que hace el guión (basado en la novela These Foolish Things de Deborah Moggach), por lo demás previsible, de los mismos. Destaca por encima de todos el de Maggie Smith (Gosford Park), antigua ama de casa retrógrada, algo xenófoba y muy conservadora que redescubre en su viaje para someterse a una operación de cadera que hasta en los lugares más pobres existen clases. Sus frases, ingeniosas y divertidas que en otro contexto resultarían insultantes, componen un mosaico evolutivo realmente encantador. Pero ella no es la única. Judi Dench (Shakespeare in Love), Tom Wilkinson (La conspiración), Bill Nighy (Radio encubierta) e incluso el joven Dev Patel (Slumdog Millionaire) aportan a sus personajes un grado de ingenuidad, positivismo y alegría tal que componen todo un mundo en sí mismo con una lección tan importante como previsible.

Mención especial merecería también el personaje de Penélope Wilton (Match Point), que contrasta con su actitud no sólo con el resto de los personajes, sino con el propio escenario, cargado de color, sonido y belleza paisajística (la fotografía en este sentido es preciosa) como suele ser habitual en las historias ambientadas en la India. El continuo rechazo a las costumbres, a la comida y a la situación que viven millones de personas termina por generar rechazo, lo cual no deja de ser un acierto por parte del guión y de la intérprete.

Lo cierto es que, más allá de la composición de los personajes y de algunos momentos que logran arrancar una leve carcajada (o sonrisa, depende de la predisposición), la película camina por derroteros previsibles, puede que en exceso para muchos. Apenas existe sorpresa alguna en las decisiones o los acontecimientos que deben afrontar los personajes, salvo tal vez por la revelación de Tom Wilkinson. No existe nada malo en ello. Muchas producciones llegan a las carteleras de todo el mundo con este problema y tienen éxito.

Lo que sí afecta de forma más negativa a la historia es la ralentización en su tramo final, alargando en exceso una resolución de los conflictos que, por otro lado, todo el mundo sabe cómo van a terminar. Con todo, el carisma de los actores es tan arrollador que termina por superar estos defectos de guión, haciendo entretenido un conjunto que, en otro contexto, con otros protagonistas y en las manos de un director menos experimentado, no habría hecho honor a la frase que define al film: “Al final, todo acaba bien. Y, si no acaba bien, es que aún no es el final”.

Nota: 6/10

Kate Beckinsale vuelve al fantástico con la continuación/reinicio de la saga Underworld


He de reconocer que si hay una saga fantástica que en los últimos años me haya dicho algo es Underworld. Como todas, tiene sus momentos buenos y malos, aunque seguro que para muchos ni siquiera tendrá los primeros. Pero mucho antes de que Crepúsculo y todas las sagas para adolescentes se pusieran de moda, el conflicto entre vampiros y licántropos ya había salpicado las salas de cine. Y todo con el rostro de Kate Beckinsale, actriz que, hasta ese momento, había destacado sobre todo por papeles dramáticos. El viernes se estrena Underworld: el despertar, cuarta entrega de la saga, esta vez en 3D, y desde Toma Dos analizamos este fenómeno que ha recaudado más de 200 millones de dólares entre las tres entregas.

Calificar a la nueva entrega de reinicio, a pesar de ser continuación de la historia narrada en las demás, responde a una sola cuestión: la tercera entrega, titulada en nuestro país La rebelión de los licántropos, narraba la historia que da pié a la trama del resto de películas: cómo se inicia la guerra entre estas dos especies a través del amor prohibido entre la vampiresa Sonja, hija del rey vampiro Viktor (personaje clave en todas las películas), y el licántropo Lucien, esclavo de éste y luego líder de su especie. En dicha película, Selene (personaje interpretado por Beckinsale y auténtico hilo conductor de la saga) no es mencionado, de ahí que su vuelta sea interpretada como una especie de reinicio.

Con una estética gótica y punk, y una fotografía fría y oscura, la saga Underworld se adueñó de todos los elementos que definen a estas dos criaturas para crear todo un mundo subterráneo y oculto, del que los humanos no tienen conocimiento, en el que se desarrolla una guerra sin cuartel y donde se utilizan armas específicamente diseñadas para herir y matar a la otra raza. En medio de todo esto, un joven que tiene en su sangre la posibilidad de crear un híbrido entre vampiros y licántropos, posiblemente el elemento más novedoso y llamativo de la película original del 2003.

Aire nuevo

Len Wiseman, autor de las dos primeras entregas interpretadas por Beckinsale y alma mater del proyecto, sorprendió a propios y extraños. A comienzos del siglo XXI el tema vampírico estaba en horas bajas, y el de los hombres lobo parecía casi enterrado. Las producciones sobre estos personajes, con la excepción de Blade, se consideraban, siendo políticamente correctos, serie B.

Prueba de que la apuesta por esa fotografía azulada, las pieles pálidas y los ojos azules y brillantes funcionaron entre el público es su recaudación, casi 68 millones de euros en todo el mundo. Pero Underworld también introdujo otro elemento que luego parece haberse utilizado en otras producciones: actores no especializados en el fantástico.

Y es que junto a Kate Beckinsale, que había participado en Mucho ruido y pocas nueces, La tabla de Flandes, Sueños rotos o Pearl Harbor, en los títulos de crédito de todas las entregas aparecen nombres como Scott Speedman (recordado por su papel en la serie de televisión Felicity), Michael Sheen (Las cuatro plumas, The queen, Frost contra Nixon) o Bill Nighy, que antes había participado en Love Actually. De hecho, puede que este último sea el más especializado en el fantástico a tenor de sus posteriores incursiones en la saga Piratas del Caribe.

Seguidores fieles

Visto el éxito, el director se embarcó en continuar la historia. Como suele suceder, la segunda parte no alcanzó las expectativas en lo referente a historia e innovación para una buena parte del público, pero los fans de la saga respondieron aumentando la recaudación hasta los 80 millones de euros aproximadamente. Sin embargo, ni Beckinsale ni Wiseman parecían interesados en una tercera entrega, de la que se desentendieron llegado el momento.

Sin la actriz que da vida a Selene en el barco, fue necesario buscar una alternativa, y ésta estuvo en la vuelta a los orígenes. A modo de precuela, La rebelión de los licántropos se centró en narrar con todo detalle la base de las películas anteriores. El experimento no resultó como se esperaba, y la recaudación, si bien se mantuvo en la línea de las anteriores, no superó los 65,5 millones de euros en todo el mundo.

La nueva entrega, que se estrena el viernes en toda España, promete, a priori, una renovación de la saga. Más allá del uso del 3D (técnica que podría jugar en su contra si no se utiliza bien), la guerra entre vampiros y licántropos evoluciona y sale de las sombras para revelarse a los humanos. Un conflicto a tres bandas en el que Selene despierta para luchar por la vida de su hija y la de su especie.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: