‘Maléfica’ regresa para acabar con los zombies de ‘Zombieland’


Fin de semana de secuelas. Y de lo más variadas. Los dos principales títulos que llegan este viernes 18 de octubre a las salas españolas son secuelas de dos exitosas cintas, recuperando a sus actores originales e incorporando nuevas caras conocidas. Pero por supuesto, no son las únicas novedades. Un buen puñado de estrenos para todo tipo de públicos se presenta en la cartelera.

Aunque como digo, uno de los principales títulos es Zombieland: Mata y remata, secuela de la cinta de 2009 que lograba una efectiva mezcla de humor, acción y sangre por los cuatro lados de la pantalla. La trama se sitúa tiempo después de los acontecimientos de la película original. Los cuatro miembros de esa especie de familia disfuncional deberán enfrentarse a nuevos tipos de zombis que han sabido evolucionar, además de encontrarse con nuevos supervivientes humanos. Y deberán hacerlo intentando sobrevivir a los problemas que provoca su propia convivencia. Ruben Fleischer (Gangster Squad. Brigada de élite) vuelve a ponerse tras las cámaras, mientras que Woody Harrelson (Han Solo: Una historia de Star Wars), Jesse Eisenberg (Ahora me ves 2), Emma Stone (La favorita) y Abigail Breslin (Final girl) vuelven a interpretar el cuarteto protagonista, estando acompañados por Zoey Deutch (The disaster artist), Rosario Dawson (The ever after), Bill Murray (Dos tontos todavía más tontos), quien también repite respecto a Bienvenidos a Zombieland, Dan Aykroyd (Tammy) y Luke Wilson (Hollow body), entre otros.

También regresa a las pantallas Maléfica: Maestra del mal, segunda parte de la reinterpretación del cuento de La Bella Durmiente que vuelve a centrarse en el personaje de la villana. La trama narra la compleja relación de la protagonista con la que pronto será coronada Reina, y cómo deberán hacer frente a nuevos adversarios para proteger las tierras y las criaturas mágicas que residen en ellas. Dirigida por Joachim Rønning (Piratas del Caribe: La venganza de Salazar), la película vuelve a contar con Angelina Jolie (The tourist) como protagonista, completando el reparto Elle Fanning (La seducción), Michelle Pfeiffer (Ant-Man y la Avispa), Chiwetel Ejiofor (Doctor Strange), Ed Skrein (Deadpool), Sam Riley (Sometimes always never), Imelda Staunton (Pride) y Juno Temple (Wonder Wheel).

Dejando a un lado las producciones hollywoodienses nos encontramos con The King, drama histórico de corte biográfico con capital británico, húngaro y australiano. Esta producción de Netflix que tendrá un estreno limitado en salas narra los primeros años de Enrique V como rey de Inglaterra. La trama sigue al joven y caprichoso príncipe que abandonó sus responsabilidades reales para vivir entre la plebe, y cómo la muerte de su padre le obliga a retomar una vida de la que quería huir. Tras su coronación deberá aprender a lidiar con las intrigas palaciegas, afrontar una guerra y tratar de mantener los lazos que le unen a su antigua vida. David Michôd (Máquina de guerra) dirige esta propuesta protagonizada por Timothée Chalamet (Call me by your name), Sean Harris (Misión: Imposible. Fallout), Ben Mendelsohn (Robin Hood. Forajido, héroe, leyenda), Robert Pattinson (Z, la ciudad perdida), Lily-Rose Depp (Un hombre fiel), Tara Fitzgerald (Una) y Joel Edgerton (Gorrión rojo), quien escribe el guión junto al propio director.

Esta semana también es el regreso del director Costa-Gavras (El capital), Adults in the room (Comportarse como adultos), basado en el libro escrito por el economista Yanis Varoufakis. El argumento aborda la batalla política entre el propio Varoufakis como ministro de Finanzas griego y la Unión Europea durante la renegociación de la relación de Grecia y el resto de países. La cinta analiza todo lo que ocurre a puerta cerrada, aquello que no trascendió a la opinión pública. Con capital francés y griego, este drama biográfico está protagonizado por Christos Loulis (Do it yourself), Alexandros Bourdoumis (serie To soi sou), Ulrich Tukur (En la sombra), Josiane Pinson (Room service), Daan Schuurmans (Soof 2), Christos Stergioglou (Son of Sofia) y Aurélien Recoing (Malgré la nuit).

Puramente francesa es Retrato de una mujer en llamas, drama romántico de corte histórico ambientado en la Francia de 1770. La trama tiene como protagonista a una pintora que recibe un encargo: realizar un retrato de bodas de una joven que acaba de dejar el convento y tiene serias dudas respecto a su inminente matrimonio. La artista quiere retratarla sin su conocimiento, por lo que inicia una investigación diaria con la que se volverán más y más próximas. Dirigida por Céline Sciamma (La banda de las chicas), la cinta cuenta en su reparto con Noémie Merlant (Un seductor a la francesa), Adèle Haenel (120 pulsaciones por minuto), Luana Bajrami (La última lección), Valeria Golino (La casa de verano) y Christel Baras (Un hombre fiel).

España y Bélgica colaboran en El asesino de los caprichos, thriller policíaco dirigido por Gerardo Herrero (Las siete muertes) que arranca cuando se producen varios crímenes en un barrio de clase alta. Todas las víctimas tienen en común coleccionar grabados de Goya. Dos inspectoras de policía iniciarán una investigación para descubrir a un asesino que, además, reproduce con sus víctimas las escenas de los Caprichos de Goya. Maribel Verdú (Superlópez), Aura Garrido (La niebla y la doncella), Roberto Álamo (Tiempo después), Daniel Grao (Animales sin collar), Antonio Velázquez (Mi gran noche), Ginés García Millán (Regreso al horizonte) y Ruth Gabriel (Hielo) son los principales actores.

Pasamos al único estreno de animación, Harvie y el museo mágico, producción de la República Checa de 2017 que sigue las aventuras de un niño de 10 años muy inteligente y tal vez demasiado entusiasta cuyo único objetivo es superar el último e imposible nivel de su videojuego favorito, en un intento de ser respetado por sus compañeros de colegio y recibir el orgullo de su padre. Pero al acabar el juego comenzará el verdadero viaje cuando se adentre en el reino de los títeres y, por accidente, active el Disco Mágico, que devolverá la vida a los muñecos y a su monstruoso amo. El joven deberá usar todos sus conocimientos para poder superar este desafío. Dirigida a cuatro manos por Martin Kotík (Max Marvel Show) e Inna Evlannikova (Space dogs: aventura en el espacio), la película cuenta con las voces originales de Martin Klásek, Martin Dejdar (Kamenák 4), Ota Jirák (Saxana), Jirí Lábus (Tri bratri) y Zbysek Pantucek (serie Helena).

La última de las novedades es el documental Primeras soledades, producción francesa de 2018 que aborda las historias personales, familiares, las pasiones y, por supuesto, la soledades de un grupo de adolescentes de un instituto de los suburbios de París. Un reflejo de una etapa de la vida en la que los jóvenes se plantean cómo afrontar su futuro, cómo huir de unas familias que están completamente rotas, cómo comenzar una vida que les puede traer tantas cosas buenas como malas. La cinta está dirigida por Claire Simon (Le concours).

‘Capitana Marvel’: Brilla en la oscuridad, tal vez demasiado


Marvel quería su Mujer Maravilla. Después de más de una década con superhéroes masculinos (salvo contadas excepciones, y desde luego nunca en solitario), la Casa de las Ideas necesitaba de un personaje femenino que liderara una revolución en este universo cinematográfico. Más o menos como hizo DC con Wonder Woman allá por 2017. El resultado, aunque brilla en la oscuridad, no termina de ser lo que cabría esperar de ella. Y eso es porque la oscuridad nunca se apodera de la historia.

El planteamiento, de hecho, no es malo. Una protagonista que no recuerda su pasado, unos poderes que no controla, unos amigos y enemigos de los que sospecha, … Las bases dramáticas de Capitana Marvel son sólidas. Sin embargo, la apuesta es dotar al conjunto de luz y color, y no solo visualmente, sino narrativamente hablando. La apuesta por el humor, en algunos momentos un tanto infantil, restan gravedad a lo expuesto en pantalla. Además, el hecho de que personajes como los Skrull hagan gala de un sentido del humor como el que muestran no termina de encajar demasiado. A esto se suma que durante buena parte del segundo acto los personajes parecen dar vueltas sobre una misma idea sin terminar de resolver el enigma, como si hubiera que estirar la duración del film y no se supiera el modo correcto de hacerlo. Esto genera un doble efecto: por un lado, impedir una profundización dramática en los personajes (algunos de los cuales, por cierto, se puede intuir desde el principio de qué lado están), y por otro romper el ritmo narrativo que imprimen las secuencias de acción, cayendo en un tedio innecesario.

Pero que nadie se lleve a error. Estamos ante un entretenimiento puro y duro, con algunas secuencias de acción espléndidas y con un trasfondo emocional y dramático que, aunque no está tratado del todo bien, sí surte el efecto suficiente como para sentar las bases del personaje. Unos efectos visuales impecables, marca de la Casa de las Ideas, completan un festival de luz y color en el que los actores disfrutan para mostrar una complicidad entre ellos y entre los personajes que tampoco suele verse demasiado, y que también suele definir a las cintas de Marvel. Eso por no hablar de complementos secundarios como el famoso gato Goose, que termina por jugar un papel bastante importante en la estructura temporal de todas las películas que hasta ahora conforman este Universo Cinematográfico Marvel.

Al final, Capitana Marvel se acerca más a Guardianes de la galaxia que a Capitán América, pero funciona. De un modo sencillo, por momentos simple, pero funciona. Brie Larson (La habitación) es por derecho propio esta superheroína de poderes cósmicos, y aunque tal vez la película no imprima a su personaje el dramatismo que cabría esperar a tenor de su pasado, ella convierte a Carol Danvers en el referente femenino de este UCM. Podría ser mejor, más dramática, más oscura, incluso más trágica. Pero como presentación de personaje tiene la fuerza suficiente. Y a tenor de la primera escena postcréditos, todo apunta a que la versión más dramática está por venir.

PD.: el homenaje inicial a Stan Lee y su legado dentro y fuera de los cómics es imprescindible.

Nota: 6,5/10

Solo ‘Capitana Marvel’ puede salvar la ‘Mula’ de Eastwood


Cita señalada la de este viernes 8 de marzo. Este Día Internacional de la Mujer se celebra en el cine con un esperado estreno que, más allá de su contenido de fantasía, se ha promocionado como referente del feminismo o, al menos, como un icono de la lucha de la mujer. Pero no es el único estreno, ni mucho menos el único relevante. Este fin de semana es también el del regreso de un clásico del séptimo arte.

Pero comenzamos el repaso con Capitana Marvel, adaptación del personaje de Marvel Cómics en una aventura en solitario como paso previo a su integración en el Universo Cinematográfico Marvel. Dirigida a cuatro manos por Anna Boden y Ryan Fleck, directores de La última apuesta (2015), la trama aborda la historia de Carol Danvers, que se convertirá en una de las heroínas más poderosas de la Tierra cuando el planeta se vea en medio de una guerra galáctica entre dos razas alienígenas. Acción, ciertas dosis de humor y mucha espectacularidad es lo que promete esta superproducción hollywoodiense protagonizada por Brie Larson (Kong: La Isla Calavera), Samuel L. Jackson (Glass), Ben Mendelsohn (Robin Hood. Forajido, héroe, leyenda), Djimon Hounsou (Rey Arturo: La leyenda de Excalibur), Lee Pace (Revolt), Lashana Lynch (Brotherhood), Gemma Chan (London fields), Clark Gregg (serie Agentes de S.H.I.E.L.D.), Jude Law (El editor de libros) y Annette Bening (La excepción a la regla).

Muy diferente es Mula, nuevo film dirigido y protagonizado por Clint Eastwood (15:17 Tren a París) que, con capital estadounidense, se basa en un artículo del New York Times Magazine. El argumento de este thriller dramático se centra en un hombre de 80 años arruinado y que está a punto de perder su negocio por una ejecución hipotecaria. Desesperado, acepta un sencillo trabajo de conductor, sin saber que, en realidad, está haciendo de correo de drogas para un cártel mexicano. Lo hace tan bien que no solo continúa al volante, sino que la carga aumenta exponencialmente y se le asigna un controlador. Pero esto hace que entre en el radar de un agente de la DEA. Sus problemas de dinero desaparecen, pero sus errores del pasado regresan con más fuerza que nunca. Junto a Eastwood encontramos en el reparto a Bradley Cooper (Ha nacido una estrella), Laurence Fishburne (La última bandera), Michael Peña (Marte), Dianne West (Hermanísimas), Andy García (Geostorm), Alison Eastwood (The door) y Taissa Farmiga (El valle de la venganza), entre otros.

Pasamos ahora a los estrenos europeos, entre los que destaca 70 binladens, thriller español que tiene como protagonista a una mujer que, por diversas circunstancias, se encuentra en una situación límite en la que necesita 35.000 euros en 24 horas. Desesperada, acude al banco para solicitar un préstamo, pero antes de poder cerrar la operación dos atracadores irrumpen en la sucursal. La mujer hará todo lo que sea necesario para salir de allí con vida y con el dinero. Koldo Serra (Gernika) se pone tras las cámaras, mientras que entre los principales actores encontramos a Emma Suárez (Las furias), Hugo Silva (Despido procedente), Nathalie Poza (Julieta), Bárbara Goenaga (Operación Concha), Daniel Pérez Prada (Cómo sobrevivir a una despedida) y Susana Abaitua (Compulsión).

Terror y zombies es lo que propone La noche devora el mundo, adaptación francesa de la novela de Pit Agarmen que dirige Dominique Rocher en el que es su debut en el largometraje. La cinta arranca cuando un joven, en plena fiesta en un apartamento parisino, decide irse a dormir en una de las habitaciones. A la mañana siguiente descubre que todos los invitados se han convertido en muertos vivientes, y que la ciudad ha sido asolada. Anders Danielsen Lie (La odisea de Alice), Golshifteh Farahani (Shelter), Denis Lavant (Eva no duerme), Sigrid Bouaziz (Personal shopper) y David Kammenos (Los lioneses) encabezan el reparto.

También procede de Francia la comedia dramática Háblame de ti, que lleva a la pantalla grande el libro de Christian Streiff cuyo protagonista, un hombre de negocios respetado pero sin tiempo para el ocio o la familia, sufre un derrame cerebral que le afecta al habla y la memoria. En su rehabilitación recibe el apoyo de una joven logopeda con la que establecerá una estrecha relación que le permitirá conocerse a si mismo y construir una nueva vida. Hervé Mimran (Nous York) dirige esta cinta protagonizada por Fabrice Luchini (El juez), Leïla Bekhti (O los tres o ninguno), Rebecca Marder (Demandez la permission aux enfants), Igor Gotesman (Five) y Clémence Massart-Weit (Prisonnières).

Francia colabora con Islandia y Ucrania en La mujer de la montaña, thriller dramático con dosis de acción de 2018 centrado en una profesora de canto que declara la guerra a la industria local del aluminio que está contaminando su país. Y para ello no duda en arriesgar de cualquier forma si eso ayuda a proteger el medio ambiente de Islandia. Todo cambia con la llegada de una carta que le permite adoptar a una niña. Dirigido por Benedikt Erlingsson (De caballos y hombres), el film cuenta en su reparto con Halldóra Geirharðsdóttir (Kurteist fólk), Jóhann Sigurðarson (Rokland), Juan Camillo Roman Estrada (De caballos y hombres) y Jörundur Ragnarsson (Grimmd).

El último de los estrenos puramente europeos en imagen real es Cold November, drama realizado con capital procedente de Kosovo, Albania y la República de Macedonia que dirige Ismet Sijarina (Ama doren) cuya trama está ambientada en los años 90, cuando el Gobierno de Yugoslavia canceló la autonomía de Kosovo, disolvió su Parlamento y cerró la televisión nacional. La sociedad protestó pacíficamente en la calle, y en este contexto un archivista debe decidir entre dos opciones, ambas injustas. Finalmente, involuntariamente y de mala gana, elige una tragándose su vergüenza y lidiando con la mala reputación solo con el objetivo de poder dar bienestar a su familia. Entre los principales actores encontramos a Kushtrim Hoxha (Human zoo), Adriana Matoshi (The marriage), Emir Hadzihafizbegovic (Zaba), Fatmir Spahiu (Kukumi) y May-Linda Kosumovic (A dream).

La cinta más internacional es sin duda Las herederas, drama escrito y dirigido por Marcelo Martinessi y que supone su debut en el largometraje. Con capital paraguayo, brasileño, uruguayo, alemán, noruego y francés, la cinta se centra en la vida de dos sexagenarias que viven juntas desde hace más de 30 años. Hijas de familias de buena posición social, sus herencias les habían permitido vivir cómodamente sin trabajar, pero ahora que el dinero se ha acabado, no pueden hacer frente a su situación. Una de ellas termina en la cárcel por no poder pagar las deudas, y la otra empieza un servicio de taxi que le ayuda a mantenerse. A través de este servicio conoce a una joven glamurosa y 20 años más joven, que cambiará su forma de ver el mundo y de relacionarse consigo misma y con los demás. El reparto está encabezado por Ana Brun, Margarita Irun (Felipe Canasto), Ana Ivanova (Crisis), Nilda Gonzalez, María Martins y Alicia Guerra (serie La Chuchi).

En cuanto a la animación, la única propuesta es Corgi: Las mascotas de la reina, aventura con capital belga que gira en torno a un perro que es la mascota favorita de la reina de Inglaterra. Su vida en el Palacio de Buckingham es de auténtico lujo, aunque su arrogancia genera bastante irritación. Cuando provoca un incidente diplomático uno de sus compañeros lo aprovecha para traicionarle y es expulsado, teniendo que vivir como un perro callejero. Solo el amor le permitirá encontrar las herramientas necesarias para redimirse. Dirigida por Ben Stassen (El hijo de Bigfoot), entre las voces originales destacan las de Tom Courtenay (45 años), Jon Culshaw (Los años dorados de Hollywood), Jamal Fahim, Kulvinder Ghir (Level Up) y Sarah Hadland (Magicians).

Terminamos con el documental Muerte en León. Caso cerrado, film que revisa el asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, en 2014, así como el juicio posterior a las tres mujeres cómplices del crimen, una de ellas una policía local. La cinta, dirigida por Justin Webster (Seré asesinado) ofrece un final más concluyente a la investigación y a la serie que hace dos años causó un gran impacto al terminar con una revelación que planteaba más preguntas que respuestas.

‘Robin Hood. Forajido, héroe, leyenda’: modernizando la Edad Media


Existe una tendencia relativamente reciente de querer actualizar los mitos y las leyendas de personajes clásicos de la cultura popular, entiendo que para hacerlos más atractivos. El problema de estas historias intregradas en la cultura popular es que las reinterpretaciones deben hacerse con pies de plomo, pues si no se puede terminar haciendo algo como esta nueva versión del famoso ladrón que robaba a los ricos para dárselo a los pobres, es decir, una especie de Edad Media modernizada donde las Cruzadas son un combate bélico actual y donde Robin Hood se convierte casi más en El Zorro en algunos momentos.

Lo cierto es que la cinta de Otto Bathurst es un entretenimiento puro y duro, pero hecho sin demasiada cabeza. El uso y abuso de la cámara lenta y los cambios de ritmo en la grabación tratan de imprimir al conjunto una épica de la que carece de forma natural, pero se queda a medio camino. Bueno, en realidad este Robin Hood se queda a medio camino de casi todo lo que propone. Porque esta aventura de acción incluye humor y acción, pero también reivindicación política y, como mencionaba antes, incluso reinterpretación medieval de los combates bélicos actuales. Posiblemente esto sea lo más impactante de todo; su comienzo se asemeja a una incursión en alguna remota región árabe, con unos cruzados pertrechados con una suerte de chaleco antibalas y cambiando los fusiles por arcos. Todo en esta secuencia inicial sienta las bases de lo que luego será un irregular relato.

Con todo, el esfuerzo por reinterpretar el trasfondo de los personajes resulta encomiable. De hecho, puede ser lo más interesante del film, lo cual tampoco quiere decir mucho si tenemos en cuenta que tanto el desarrollo de la trama como las secuencias del relato no terminan de estar acordes a los protagonistas. Y eso es, entre otros motivos, porque el guión no llega nunca a encontrar su verdadera definición. Da la sensación de que en ningún momento narra nada propio, tomando ideas de diferentes películas. El hecho de que haya unas minas en las que los pobres son explotados, que se produzca una revuelta popular, que el joven Hood entrene sus habilidades a las órdenes de un maestro, … En definitiva, estamos ante una historia construida sobre piezas de otras, lo que hace que tenga pies de barro en cuanto se rasca un poco su superficie.

Habrá quienes accedan a este Robin Hood. Forajido, héroe, leyenda con la única pretensión de entretenerse, y lo conseguirán. Pero incluso aunque solo se busque eso, la cinta presenta numerosas incongruencias en su intento de ser más espectacular, más dinámica y más atractiva de lo que en realidad es. Los recursos narrativos del director Otto Bathurst se antojan limitados, excesivamente similares a los de otros directores con una mayor capacidad visual, y la trama nunca logra tener un espíritu propio. Es más, a pesar de la modernización de este mito y de la Edad Media que muestra, este Robin de Loxley no tiene demasiado de Robin de Loxley. Tal vez sea porque se presenta como los orígenes del personaje. En cualquier caso, la puerta está abierta a una segunda parte que, por el bien de este héroe, esperemos que sea diferente.

Nota: 5/10

‘Ready Player One’: el Oasis de la cultura pop


Aviso a navegantes. Lo nuevo de Steven Spielberg (Minority report) es una experiencia visual y nostálgica inigualable, pero también esconde una notable crítica social. Y esta dualidad es lo que convierte a esta aventura de ciencia ficción en una obra espléndida. Puede que no guste a aquellos que hayan sido ajenos a la cultura de los años 80 y 90, pero aunque solo se conozcan algunos de los personajes que han poblado la imaginación de generaciones durante estas décadas la película se disfrutará de un modo que cada vez resulta más difícil experimentar.

Por supuesto, Ready Player One es ante todo un entretenimiento en su máxima expresión. El guión, perfectamente estructurado aunque algo carente de importantes giros dramáticos, presenta en apenas unos pocos segundos el contexto social en el que se desarrolla la trama, pasando rápidamente a introducirse en lo más relevante de la acción y aprovechando las impecables secuencias de acción para hacer avanzar un argumento que a muchos les recordará a algún videojuego que les dejó huella en su infancia. Con una música inolvidable y unos efectos visuales que ya quisieran muchas películas, Spielberg se da un festín referencial de una cultura que necesita ser reivindicada como una parte fundamental de todo lo que actualmente vivimos. A esto se suma un reparto notable y una estructura dramática bien construida, con pilares sólidos sobre los que asentar posteriormente el importante mensaje (una suerte de huevo de Pascua) que esconde el film.

Siempre he pensado que la ciencia ficción es el mejor género para mostrar y contar los problemas de la sociedad, y por eso este film basado en la novela de Ernest Cline es capaz de sobrepasar el mero entretenimiento. La verdad es que no podría esperarse menos de Spielberg. Sus efectos especiales, la agilidad del lenguaje visual del director o las constantes referencias no impiden apreciar que la cinta, en realidad, habla de un mundo incapaz de vivir en el mundo real, obsesionado con escapar de una rutina que le asquea y que busca una salida en una realidad virtual en la que nadie es quien dice ser y todos se ocultan detrás de una identidad falsa. Un videojuego a escala global que permite interactuar con personas de todo el planeta, hacer amigos y enamorarse sin ni siquiera conocerse físicamente. La idea de que lo único que se vive realmente es la vida real resume a la perfección no solo la moraleja de esta historia, sino el camino que está tomando una sociedad cuya visión está dirigida hacia una pantalla de móvil y no hacia quienes están junto a nosotros.

Aunque a Ready Player One puede faltarle algo de fuerza en algunos momentos clave, lo cierto es que su carácter juvenil y aventurero, amén del espectáculo visual que supone ver y escuchar tantos referentes de la cultura pop en ese Oasis, convierten a esta aventura en algo diferente, fresco, dinámico y, ante todo, digno de disfrutar. Una película que invita a reflexionar sobre el camino que toma la sociedad mientras nuestros sentidos se deleitan con la música, los personajes y las criaturas que han nutrido la imaginación de la sociedad y de muchas generaciones durante décadas. A muchos su estructura de videojuego les puede resultar extraña, pero lo cierto es que no deja de ser la misma que la de cualquier otro relato con el que nos hemos maravillado cuando éramos más jóvenes. Y conseguir que volvamos a nuestra juventud siempre es algo admirable.

Nota: 8/10

Spielberg da rienda suelta a la fantasía en ‘Ready Player One’


La Semana Santa en España obliga a adelantar los estrenos a este jueves, 29 de marzo. Y aunque algún título llegará dos días después, en realidad todo parece tener poca relevancia al que, casi con toda seguridad, será uno de los estrenos más importantes del año, y desde luego una de las películas más taquilleras.

Hablamos de Ready Player One, nueva fantasía de Steven Spielberg (Los archivos del Pentágono) que recoge todas las referencias posibles del cine, los videojuegos y la cultura popular de las últimas décadas. Con un título que resultará familiar para los amantes de los videojuegos de los años 80, la trama sigue a un joven que vive en un futuro donde la esperanza se ha reducido a todo un universo de realidad virtual llamado Oasis, que permite a todo el que entra cumplir sus fantasías. Antes de morir, el creador de este entorno virtual deja un tesoro que permitirá, a quien lo encuentre, controlar la compañía y, en definitiva, la vía de escape para un planeta desolado. El joven iniciará así una carrera para encontrar el tesoro que terminará convirtiéndose en toda una revolución. En el extenso reparto destacan Tye Sheridan (X-Men: Apocalipsis), Olivia Cooke (serie Bates Motel), Ben Mendelsohn (Rogue One: Una historia de Star Wars), Mark Rylance (Dunkerque), Simon Pegg (Star Trek: Más allá) y T.J. Miller (serie Silicon Valley).

Junto a este estreno también llega desde Estados Unidos El justiciero, nueva adaptación de la novela de Brian Garfield, que ya fue llevada al cine en 1974. A medio camino entre el drama y la acción, el argumento arranca cuando un famoso cirujano de Nueva York, felizmente casado y con una hija, es atacado en su casa por tres ladrones. Tras la muerte de su esposa y la violación de su hija la sed de venganza se apodera de él y decide tomarse la justicia por su mano. Eli Roth (El infierno verde) dirige este film protagonizado por Bruce Willis (El último disparo), Vincent D’Onofrio (serie Daredevil), Elisabeth Shue (Persiguiendo Mavericks), Dean Norris (El libro secreto de Henry), Kimberly Elise (Dope) y Beau Knapp (Dirty lies).

Dejamos Hollywood para mirar hacia Europa, concretamente a Francia. Cosas de la edad es el nuevo film escrito (al menos en parte), dirigido y protagonizado por Guillaume Canet (El secreto del hielo), una comedia dramática que aborda, precisamente, la vida del actor y director. En concreto, todo comienza cuando una joven actriz le dice a Canet que ya no es uno de los actores más deseados. Se inicia así un proceso que amenaza con destruir todo lo que había construido hasta ese momento. En el reparto encontramos también a Marion Cotillard (Assassin’s Creed), Gilles Lellouche (Están por todas partes), Philippe Lefebvre (SMS), Ben Foster (Inferno) y Kev Adams (Fiston), entre otros.

También francesa, y también dirigida por un actor, es Barbara, un antibiopic musical de la mítica artista planteado como el proyecto de rodaje del biopic en sí, combinando los preparativos con imágenes de archivo. Mathieu Amalric (Grandes familias) es el encargado de ponerse tras las cámaras y delante de ellas, y a su nombre se suman en el reparto los de Jeanne Balibar (Delight), Aurore Clément (Cegados por el sol), Grégoire Colin (Los canallas), Fanny Imber y Vincent Peirani.

Francia y Bélgica colaboran en Una razón brillante, drama que arranca cuando una joven estudiante de derecho tiene un enfrentamiento en su primer día de clase con un brillante pero cínico y provocador profesor. Obligado a redimirse por su comportamiento, el hombre preparará a la joven para un concurso de oratoria a nivel nacional, lo que obligará a ambos a superar sus diferencias. Dirigida por Yvan Attal (Están por todas partes), la cinta está protagonizada por Daniel Auteuil (Entre amigos), Camélia Jordana (O los tres o ninguno), Yasmin Houicha (Divinas) y Jean-Philippe Puymartin (Les gamins).

La representante española es El club de los buenos infieles, comedia dirigida por Lluís Segura que supone su debut en el largometraje. La historia arranca cuando cuatro amigos de la infancia, todos casados, se reencuentran en una cena de antiguos alumnos. Las copas dan pie a confesar un secreto que todos comparten: que aunque quieren a sus mujeres, ya no las desean, por lo que deciden crear un club de infieles para poder salir sin sus mujeres. Entre los principales actores destacan Fele Martínez (Nuestros amantes), Jordi Vilches (Murieron por encima de sus posibilidades), Hovik Keuchkerian (Toro), Adrián Lastra (De chica en chica) y Albert Ribalta (La maniobra de Heimlich).

Entre el resto de estrenos destaca El Cairo Confidencial, cinta con capital sueco, danés, alemán y francés que tiene la primavera árabe como telón de fondo. En este contexto un detective corrupto es llamado al hotel Nile Hilton de El Cairo para resolver el asesinato de una hermosa mujer, lo que le llevará a introducirse de lleno en la realidad del país y, sobre todo, en el mundo de las élites blindadas por la justicia. Escrito y dirigido por Tarik Saleh (Tommy), este thriller dramático está protagonizado por Fares Fares (El niño 44), Tareq Abdalla (Warda), Yasser Ali Maher (El-Maslaha), Nael Ali (Genenet al asmak), Hania Amar (Mohamed Dubois) y Slimane Dazi (Chouf).

Por último, y con algo de retraso, se estrena el viernes día 30 Veloz como el viento, drama deportivo italiano de 2016 dirigido por Matteo Rovere (Gli sfiorati) que sigue la vida de una joven cuya familia tiene una larga tradición en el mundo del motor. La muerte de su padre hará que su hermano, de 40 años y que ahora es un ángel caído del automovilismo, luche contra sus propios demonios para enseñar todo lo que sabe a su joven hermana, descubriendo ambos el verdadero sentido de la familia. Stefano Accorsi (La nostra terra), Matilda De Angelis (serie Tutto può succedere), Roberta Mattei (Non essere cattivo), Paolo Graziosi (La passione) y Tatiana Luter (One more day) encabezan el reparto.

‘Tres anuncios en las afueras’ avisan de ‘El instante más oscuro’


Poco a poco van llegando a la cartelera los títulos llamados a protagonizar las galas de premios y los festivales de las próximas semanas. Con la resaca de los Globos de Oro todavía presente, este viernes 12 de enero aterrizan en los cines de toda España algunos de los films más interesantes para aquellos que busquen algo más que acción, espectacularidad y adrenalina. Claro que estos ingredientes también están presentes en las novedades de hoy.

El primer título de la semana es Tres anuncios en las afueras, thriller dramático con capital estadounidense y británico que escribe y dirige Martin McDonagh (Siete psicópatas) y que arranca cuando una mujer descubre que el asesino de su hija todavía anda suelto. Es entonces cuando se enfrentará a las autoridades locales para iniciar personalmente la búsqueda y tomarse la justicia por su mano. El reparto de este film, uno de los ganadores en los citados Globos de Oro, está encabezado por Frances McDormand (Moonrise kingdom), Woody Harrelson (La guerra del Planeta de los Simios), Sam Rockwell (Blue Iguana), Peter Dinklage (serie Juego de tronos), John Hawkes (Everest), Abbie Cornish (RoboCop), Caleb Landry Jones (Déjame salir), Kerry Condon (Un lugar donde quedarse) y Zeljko Ivanek (Argo).

Puramente británica es El instante más oscuro, cinta biográfica que narra la llegada de Winston Churchill al puesto de Primer Ministro británico en 1940, durante la II Guerra Mundial, siendo su primera decisión luchar contra Hitler o aceptar un acuerdo de paz. Dirigido por Joe Wright (Pan: Viaje a Nunca Jamás), este drama histórico está protagonizado por Gary Oldman (Un espacio entre nosotros), Ben Mendelsohn (Rogue One: Una historia de Star Wars), Kristin Scott Thomas (Suite francesa), Lily James (Baby Driver), Stephen Dillane (La medida de la venganza) y David Strathairn (La deuda).

Estados Unidos y Reino Unido, junto a China, colaboran en El extranjero, nueva película de Martin Campbell (Casino Royale) que adapta una novela de Stephen Leather cuya trama se centra en un humilde propietario de un restaurante en Londres que ve cómo su hija adolescente, su mayor amor en el mundo, es asesinada en un atentado terrorista. Comienza así un viaje de venganza en el que pedirá la ayuda del viceministro irlandés, quien a su vez carga con un pasado problemático. Jackie Chan (Hora punta), Pierce Brosnan (serie The son), Katie Leung (Harry Potter y las Reliquias de la Muerte – Parte 2), Charlie Murphy (serie Happy Valley) y Michael McElhatton (Rey Arturo: La leyenda de Excalibur) encabezan el reparto.

Antes de entrar de lleno en el cine europeo, una producción puramente estadounidense. Most Beautiful Island es el título del debut como directora y guionista de la actriz Ana Asensio (The Afterlight), quien también protagoniza este thriller dramático acerca de una inmigrante sin papeles en Estados Unidos cuya precaria situación le lleva a aceptar un trabajo de una noche, aparentemente sencillo y bien pagado. Pero a medida que pase la noche descubrirá que la oferta esconde el lado más cruel del sueño americano. El reparto se completa con Natasha Romanova (Julia), David Little (Occupant), Nicholas Tucci (Faults), Larry Fessenden (El día de la novia) y Caprice Benedetti (Split).

Sin duda una de las propuestas más originales de los últimos meses es Loving Vincent, primera película realizada con pinturas animadas en la que cada fotograma es un cuadro pintado al óleo al que se ha dotado de movimiento. Todo ello para componer una cinta de animación que recorre la vida y obra de Vincent Van Gogh, y que ha requerido de cinco años de trabajo. Dirigida por Dorota Kobiela (The flying machine) y Hugh Welchman, la película cuenta con las voces de Douglas Booth (Noé), Saoirse Ronan (Brooklyn), Aidan Turner (La carta secreta), Eleanor Tomlinson (Jack el cazagigantes) y Chris O’Dowd (Cuban Fury).

Puramente española es la comedia Thi Mai, rumbo a Vietnam, cinta dirigida por Patricia Ferreira (El alquimista impaciente) que arranca cuando una mujer recibe la noticia de que su hija ha muerto en un accidente. Pasados unos días acude a su casa para arreglar los papeles de su hija y descubre una carta en la que le conceden la adopción de una niña vietnamita, por lo que decide emprender el viaje de su vida a Vietnam, acompañada de dos amigas, para recoger a la pequeña. El reparto está encabezado por Carmen Machi (El bar), Adriana Ozores (Cerca de tu casa), Aitana Sánchez-Gijón (El club de los incomprendidos), Dani Rovira (100 metros) y Pedro Casablanc (Despido procedente).

Del mismo país procede Call TV, comedia que combina el terror y el thriller en una trama que gira en torno a una joven actriz que se pone al frente de un programa nocturno de llamadas en una televisión local. Lo que iba a ser una noche tranquila se convierte en una pesadilla cuando un psicópata al otro lado del teléfono amenaza con matarla si no sigue sus instrucciones. La única salvación de la joven parecen ser una mujer aficionada a la investigación policial y su vecino, que acaba de matar sin querer a una muchacha con el cuchillo con el que cortaba un trozo de melón. Norberto Ramos del Val (Amor tóxico) dirige esta historia protagonizada por María Hervás (Cómo sobrevivir a una despedida), Ismael Martínez (De chica en chica), Álvaro Lafora (Smoking Club 129 normas), Ana del Arco (Fuera de foco), Aroa Gimeno (Amanecer de un sueño) y Javier Albalá (Mujeres en el parque).

Por último, también pertenece a la animación The Jungle Bunch: la panda de la selva, aventura para toda la familia con capital francés que se centra en un pingüino que, en lugar de vivir con los suyos, fue criado por una tigresa. En lugar de ser un ave marina, el animal se ha convertido en un maestro del kung-fu, y siguiendo la estela de su madre adoptiva ha decidido defender la selva y mantener el orden junto a sus amigos. Su mayor reto llegará cuando un diabólico koala y su banda de babuinos pretendan destruir su hogar. Dirigida por David Alaux, director a su vez de las incursiones televisivas de estos personajes, la cinta cuenta con las voces de Paul Borne (Coup de sang), Philippe Bozo, Pascal Casanova (Rodin) y Emmanuel Curtil (On the horizon), entre otros.

‘Rogue One: Una historia de Star Wars’: pues eso, una historieta


Los rebeldes tendrán que robar los planos de la Estrella de la Muerte en 'Rogue One: Una historia de Star Wars'El recorrido de Star Wars a lo largo de los años ha sido sumamente irregular. Habrá quien defienda hasta sus últimas consecuencias esta saga, pero lo cierto es que la calidad dramática y narrativa de las siete películas hechas hasta ahora no siempre ha estado a la altura. El nuevo intento de expandir el universo galáctico creado por George Lucas con films que complementen la línea argumental principal (y que recauden más dinero, que eso nunca está mal) es producto de esa irregularidad.

Posiblemente el gran problema de Rogue One: Una historia de Star Wars sea precisamente ese, que es una historia. Y más o menos previsible, sobre todo para los fans. Y dado que es algo conocido pero relativamente nuevo, todo en ella genera esa sensación. Desde el clásico comienzo de la saga hasta la música, pasando por personajes y decorados, el desarrollo de la trama contiene referencias constantes a aquel primer film clásico, incluyendo la recuperación de dos actores en formato digital. El problema es, precisamente, dicho desarrollo. La cinta, aunque no pierde el tiempo con desvíos narrativos innecesarios, sí tiende al tedio en muchos momentos debido a unos diálogos que, por desgracia, dan vueltas sobre los mismos conceptos.

Y desde luego, Gareth Edwards (Monsters) no es George Lucas o J.J. Abrams, y eso se nota. Si bien es cierto que la batalla final, a medio camino entre el espacio y la playa, es uno de los mejores momentos (junto a los cinco minutos en los Darth Vader demuestra su poder), el director no es capaz de mantener el pulso narrativo con la solidez que cabría esperar. Asimismo, es incapaz de librarse de la sensación de estar ante una trama autoconclusiva, con personajes cuyo futuro está limitado a los títulos de crédito finales. Es algo que los fans, casi con toda probabilidad, esperan, pero eso no significa que el resto de espectadores no puedan sorprenderse con algún que otro giro argumental.

Lo que desprende Rogue One: Una historia de Star Wars es, precisamente, la sensación de un producto que podría haber sido mejor de lo que es. Parece más bien un homenaje necesario para recuperar el recuerdo de los acontecimientos ocurridos en aquel film de 1977 (y de algunas de la segunda trilogía) que una película independiente con vida propia. Todo en ella está pensado para encajar con lo narrado en esa primera película, ya sean personajes como ideas (la esperanza se repite varias veces a lo largo del metraje), y eso, si no se desarrolla con algo de amor propio, tiende a convertirse en un lastre para cualquier película.

Nota: 6,5/10

La velocidad y la fantasía de las secuelas dominan la cartelera


Estrenos 1abril2015Abril comienza con la Semana Santa en España, y la cartelera lo hace con un puñado de estrenos dirigidos fundamentalmente al público juvenil y a los amantes de la acción, la adrenalina y la espectacularidad. Un pequeño aperitivo para lo que está a punto de llegar en la época veraniega que, como es habitual, se adelantará unos meses respecto al verano real. Pero volviendo a las novedades de hoy, 1 de abril, lo que nos encontramos son dos principalmente dos secuelas llamadas a llenar las salas. Y para no pelearse por la audiencia, uno llega más tarde que otro.

Concretamente, Fast & Furious 7 será el estreno más tardío al llegar el 2 de abril. Nueva entrega de la famosa saga automovilística en la que sus protagonistas, un año después de lo ocurrido en la anterior película, intentan adaptarse a la vida tranquila y pacífica en sociedad. Exonerados de sus delitos, su mundo se vendrá abajo cuando un frío asesino británico, entrenado para realizar operaciones secretas, decida darles caza para cumplir una vieja venganza. Acción, adrenalina, intriga y mucha velocidad es lo que ofrece este film, con el aliciente de ser la última película de Paul Walker (Ladrones). Dirigida por James Wan (Insidious), en el reparto repiten también Vin Diesel (Riddick), Michelle Rodriguez (Machete kills), Dwayne Johnson (Hércules), Tyrese Gibson (Transformers), el rapero Ludacris (Sin compromiso), Elsa Pataky (Di Di Hollywood), Jordana Brewster (American Heist) y Lucas Black (Tierra prometida), a los que se suman Kurt Russell (La cosa) y Jason Statham (Los mercenarios 3).

Muy diferente, aunque buscando un público igualmente juvenil, es La serie Divergente: Insurgente, continuación de la película del año pasado basada en la serie literaria de Veronica Roth. La historia sitúa a la protagonista justo en el punto en el que terminó el anterior film, es decir, huyendo de la ciudad. Unida a un grupo de rebeldes, deberá iniciar una carrera contrarreloj para descubrir qué es a lo que sus padres renunciaron para protegerla. Un descubrimiento que no solo le ofrecerá respuestas, sino que le permitirá comprender el futuro de la ciudad y el modo de salvar a sus seres queridos. Dirigida por Robert Schwentke (Red), la cinta vuelve a estar protagonizada por los mismos actores, a los que se añaden rostros nuevos. Así, Shailene Woolley (Bajo la misma estrella), Theo James (Underworld: El despertar), Ansel Elgort (Carrie), Kate Winslet (Una vida en tres días), Jai Courtney (Jack Reacher), Miles Teller (Whiplash), Naomi Watts (St. Vincent), Maggie Q. (El sicario de Dios), Octavia Spencer (Tocando fondo), Zoë Kravitz (Good kill), Ray Stevenson (Thor: El mundo oscuro) y Mekhi Phifer (Atraco por duplicado) son los principales nombres.

Pasamos ahora a los estrenos europeos, y entre ellos destaca La historia de Marie Heurtin, drama francés de 2014 que aborda la historia real de una niña sorda y ciega de 14 años que, a finales del siglo XIX, es ingresada por su padre en el Instituto de Larnay, donde las monjas cuidan de mujeres sordas, desoyendo así las recomendaciones de un doctor que pretende internarla en un manicomio. Será en el convento donde una joven hermana se vuelque con la pequeña para ayudarla a salir del mundo de oscuridad en el que vive, todo ante la escéptica mirada de la hermana superiora. Jean-Pierre Améris (Tímidos anónimos), que colabora en el guión, se encarga de poner en imágenes una trama protagonizada por Isabelle Carré (Cheba Louisa), Ariana Rivoire, Brigitte Catillon (No se lo digas a nadie), Laure Duthilleul (Les fragments d’Antonin) y Noémie Churlet (Le bateau de mariage).

Desde Reino Unido nos llega Convicto, drama carcelario de 2013 dirigido por David Mackenzie (Young Adam) que arranca cuando un conflicto y violento joven de 19 años es trasladado de un centro correccional a una cárcel para adultos. Su comportamiento se verá acentuado cuando descubra que en el mismo recinto está encerrado su padre, al que no ve desde que era pequeño. Su violencia le genera numerosos enemigos entre funcionarios y presos, algo que derivará en una constante lucha contra los poderes y la corrupción que dominan el día a día de la cárcel. Solo con la ayuda de un psicoterapeuta y el inesperado apoyo de su padre el joven podrá enfrentarse a sus propios demonios, e iniciará una relación paterno-filial que nunca hubiera imaginado. El reparto está encabezado por Ben Mendelsohn (Exodus: Dioses y reyes), Rupert Friend (serie Homeland), Jack O’Connell (Invencible) y Sam Spruell (serie The last ship).

Terminamos el repaso de esta semana con Gett: El divorcio de Viviane Amsalem, cinta israelí escrita y dirigida por Shlomi Elkabetz y Ronit Elkabetz (Shiva), esta última además protagonista del film. La historia gira en torno a una mujer separada desde hace años pero no divorciada legalmente. Para ello debe obtener el consentimiento del marido, algo a lo que el hombre no está dispuesto. Se inicia así un proceso en el que los intentos de ella por salir de la marginación se mezclan con el dolor, la tragedia y lo absurdo, y en el que todo será puesto en duda. El reparto se completa con Simon Abkarian (Les invincibles), Gabi Amrani (Avanim) y Dalia Beger (Jaffa).

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: