‘Los Croods’ le gana la partida a los alienígenas de ‘The Host’


Sin duda, la Semana Santa en España modificará sustancialmente los datos de recaudación de la taquilla, entre otras cosas por el adelanto de los estrenos y un fin de semana más largo. Pero antes de conocer dichas cifras analizaremos el fin de semana anterior, en el que la cinta de animación Los Croods se ha erigido como el film más taquillero, desplazando a veteranos como Oz, un mundo de fantasía y superando a otros estrenos que, a priori, tenían todas las papeletas para convertirse en fenómenos cinematográficos. Por otro lado, los datos en líneas generales mejoran respecto a semanas anteriores, aunque se mantienen en la línea de lo que está siendo 2013. En concreto, 7,4 millones de euros y algo más de un millón de espectadores durante los tres días.

Como comentamos, la cinta de Dreamworks se ha hecho con el número uno gracias a sus 2,55 millones de euros. Es evidente que dicha cantidad está muy condicionada por las proyecciones en 3D, así como el hecho de que se haya estrenado en 763 pantallas. Un muy buen estreno para este tipo de cine que se equipara a algunos de los mejores títulos de animación de los últimos meses, como es el caso de Brave. Desde luego, el largo periodo vacacional de los más pequeños va a permitir a la cinta poder competir con los estrenos. Teniendo esto en cuenta, una primera estimación podría situarla en torno a los 15 millones de euros.

El otro gran estreno del fin de semana, The Host se queda en un segundo lugar muy alejado de las aventuras cavernícolas. En concreto, su recaudación asciende a unos 830.000 euros en 360 pantallas, lo que hace una media de 2.300 euros. El fenómeno de la saga Crepúsculo no parece haber influido en su estreno, y buena parte de su evolución va a depender de cómo sea la reacción durante las vacaciones. Por ahora podría llegar a los 5 millones de euros. En tercera posición encontramos al anterior líder de la taquilla que, sin duda, se ha visto muy afectado por Los Croods. Hablamos del regreso al mundo de Oz dirigido por Sam Raimi (Posesión infernal), que logra algo más de medio millón de euros, lo que hace un total de 4,55 millones de euros, teniendo como tope algo más de los 7 millones de euros siempre y cuando su comportamiento no varíe demasiado en Semana Santa.

Fuera del podio vemos que Anna Karenina se queda en algo más de 470.000 euros durante el fin de semana pasado, lo que supone un descenso del 40%, el mejor del top 10. Hasta ahora acumula 1,61 millones de euros, por lo que será complicado que llegue a superar los 5 millones al final de su vida en las salas de cine. Cifra muy similar a la de otro de los estrenos, Por la cara, comedia que también supera por poco los 0,47 millones de euros en las 290 salas en las que se estrenó (unos 1.640 euros), un estreno muy alejado del éxito que sí tuvo en Estados Unidos. Los 2 millones parece ser una cifra final bastante probable.

Los amantes pasajeros mantienen todavía algo de altura gracias a sus 456.000 euros del fin de semana, una caída del 48% que coloca al film en séptima posición. Actualmente roza los 4 millones de euros, por lo que no sería extraño que terminase superando los 5 millones. Peor caída sufrió Jack el caza gigantes, que vio reducida su recaudación un 62%, quedándose en unos 370.000 euros y dejando una cifra global en España de 1,69 millones de euros. Va a ser una de las más afectadas por los estrenos de Semana Santa, por lo que habrá que ver cómo aprovecha estos días festivos.

Otro de los estrenos interesantes, Una bala en la cabeza, registra un estreno muy bajo, situándose en octavo lugar con 0,25 millones de euros en 238 cines. Con todo, lidera el grupo de films de similares características que se han estrenado en las últimas semanas. Sin embargo, el estreno de G. I. Joe: La venganza va a suponer un reto muy importante de cara a mantenerse dentro del top 10. Podría llegar al millón de euros.

Cerramos el ranking de esta semana con Hansel y Gretel: Cazadores de brujas, y Parker, ambas con descensos superiores al 50% respecto al fin de semana anterior. La primera acumula ya cerca de cuatro millones de euros, cifra que superará casi con toda seguridad la próxima semana y que la situará en el objetivo de los 5 millones de euros. La segunda, por el contrario, se queda en algo menos de 1,5 millones, y nada hace pensar que pueda superar esa cifra de forma significativa.

Anuncios

Los trucos de magia baratos de Oz le mantienen como líder de taquilla


Este 2013, y a falta todavía de estrenos veraniegos de gran envergadura, está siendo un año más bien pobre en lo referente a la recaudación. Ni siquiera las producciones de más peso económico, y normalmente más espectaculares y atractivas al gran público, están teniendo el comportamiento previsto. Los datos del pasado fin de semana no rompen esta racha negativa, y vuelven a registrar unas cifras algo bajas, en concreto 6,9 millones de euros. Aunque lo más llamativo, como ha ocurrido en otras ocasiones, es el hecho de que ninguno de los estrenos haya logrado ser la película más taquillera.

Es más, en dicho puesto vuelve a repetir Oz, un mundo de fantasía, que con un descenso del 34% logra 1,32 millones de euros en su segunda semana, acumulando más de 3,5 millones de euros. En las próximas semanas llegarán estrenos que presentarán competencia directa, pero vista la indolencia de una taquilla que parece mostrarse indiferente a ciertas propuestas, es posible que aguante el tirón durante algunas semanas más, lo que podría situarla en torno a los 7,5 millones. Indolencia, por cierto, que parece haber afectado a uno de los estrenos de la semana, Jack, el caza gigantes, que se queda algo por debajo del millón de euros (980.000 euros) a pesar de haberse estrenado en más de 450 salas, lo que deja una media de unos 2.125 euros, cifra muy alejada de lo que se esperaba de esta superproducción. Podría llegar a un techo de unos 4 millones si el boca a oreja logra impulsarla.

En tercer lugar nos encontramos con Los amantes pasajeros, que caen un acentuado 55% hasta los 0,84 millones de euros, lo que evidencia una falta de interés que parece incrementarse a medida que nos alejamos de su fecha de estreno. De seguir así es más que probable que se quede en torno a los 5 millones de euros al final de su etapa comercial en salas. Otro de los estrenos, Anna Karenina, se halla en el puesto número cuatro con 790.000 euros, logrados en 248 salas. Dichos datos reflejan una media de más de 3.000 euros, y aunque su temática y tratamiento generarán muchas dudas en semanas venideras, si logra mantener el ritmo podría superar los 3 millones de euros.

Hansel y Gretel: Cazadores de brujas se sitúan en mitad de tabla con, curiosamente, medio millón de euros, es decir, un 42% menos que hace siete días. Poco a poco logra mantenerse a flote, sumando ya 3,5 millones de euros y teniendo muchas posibilidades de superar los 5 millones. Le sigue relativamente de cerca Parker, que presenta uno de los descensos más bajos del top 10 con un 39%, obteniendo unos resultados que, teniendo en cuenta el tipo de producto que es, podrían considerarse como correctos. Algo más de 1,15 millones de euros es lo que ya acumula, y no sería extraño que superase los 2 millones.

Otro descenso menor es el de Dando la nota. La comedia musical pierde un 31% y recauda 0,37 millones de euros, quedándose muy cerca del millón de euros en apenas 10 días y ocupando la séptima plaza de este ranking. Con algo de suerte llegará a los 2 millones. Y para cerrar estos primeros puestos de la taquilla tres veteranos. El primero es El lado bueno de las cosas, que desciende un 30%, que suma unos 300.000 euros para llegar a los 8,5 millones de euros, teniendo al alcance de la mano los 9 millones de euros y, si se mantiene a flote, rozar los 10 millones de euros. Los dos últimos puestos son para Argo, que sigue disfrutando de su segunda juventud gracias a los Oscar, y ¡Rompe Ralph!, que se resiste a desaparecer ante la falta de competencia entre el público infantil.

‘Anna Karenina’: el teatro de la alta sociedad


Jude Law y Keira Knightley en 'Anna Karenina', de Joe Wright.Siempre he considerado a Joe Wright (Orgullo y prejuicio) como un director formalmente serio, capaz de expresar todo tipo de emociones con un lenguaje poco dado a la espectacularidad y a los falsos movimientos de cámara creados digitalmente. Tal vez sea por eso que en un primer momento su particular adaptación de la obra de Tolstoi me dejó un poco descolocado. Pero superado ese primer momento de sorpresa y curiosidad, la obra se revela como una película donde cada detalle cuenta, cada mirada y cada silencio narran más que los diálogos o los bailes de salón.

Desde luego, adaptar la literatura del autor de Guerra y paz nunca es fácil. Si a eso le añadimos la decidida apuesta por el formato teatral que realiza Wright nos encontramos ante un film que generará tantos seguidores como detractores. Argumentos hay en ambas direcciones, pero posiblemente sean más los positivos que los negativos. Lo más llamativo del conjunto, y al mismo tiempo lo más transgresor, es ese estilo teatral en el que los personajes pasan de un decorado a otro simplemente con el cambio de las paredes y la aparición de los extras. Diferente, sí, pero no por eso menos narrativo. Gracias a este recurso, que por cierto enriquece el conjunto, el director incide en el hecho de que todo a lo que el espectador asiste no es más que teatro, una farsa en la que los sentimientos se dejan a un lado por la imagen que debe mostrarse en sociedad. Un teatro de la alta sociedad rusa que no deja espacio para el romance, el cual solo puede hallarse en el humilde mundo de la clase media y baja.

Sin embargo, esta fresca forma de rodar no impide que el metraje se exceda demasiado, principalmente por dos motivos. El primero es que extiende demasiado algunas tramas secundarias en ese afán de demostrar que lo verídico de la vida se halla alejado de ese mundo teatral de la clase alta. El segundo, y quizá más importante, es el regodeo que existe en el rechazo social que sufre la protagonista tras su decisión de abandonar a su marido por un joven conde, y que podría haberse resumido en algunas de las magníficas secuencias que contiene. A sus debilidades cabe sumar, por desgracia, la presencia de Aaron Taylor-Johnson (Nowhere boy). Y no es que el actor realice un mal trabajo. El problema es quién tiene enfrente.

Y es que las labores de Keira Knightley (Sólo una noche) y Jude Law (Gattaca) son excepcionales. La primera logra condensar en apenas unas pocas miradas la evolución de un personaje que pasa de ser sumiso y reacio al adulterio a desafiar el orden establecido aunque ello le cueste la cordura y la vida. El segundo fascina en su carácter estoico y su capacidad para no modificar en ningún momento su semblante a pesar de conocer las confesiones de la protagonista. Una pareja que compone una lucha interpretativa que eclipsa al resto de actores, incluyendo al tercero en discordia, un Taylor-Johnson que, aunque resolutivo en su papel, no logra mantener el nivel de sus compañeros.

Anna Karenina es una obra bella en sus formas y en su fondo. En el recuerdo quedan el magnífico vestuario y algunas de las transiciones y simbolismos más interesantes del cine moderno de los últimos años, como es el momento de la carrera de caballos o la forma de integrar a los protagonistas en una secuencia de baile. No es un film perfecto, ni mucho menos, pero sí resulta mucho más enriquecedor que otras obras de época narradas de modo neutral. Wright vuelve a demostrar, una vez más, que los dramas románticos de época son su fuerte.

Nota: 7/10

‘Anna Karenina’ se enfrenta a un caza gigantes de cuento


Estrenos 15marzo2013.Ya lo hemos comentado alguna vez en este blog. Si el invierno suele ser la época idónea para el estreno de títulos de mayor calidad, nominados a todos los premios habidos y por haber y con unos repartos de auténtico lujo, la primavera suele ser una época de transición entre dichas producciones y las destinadas a reventar las taquillas de todo el mundo. Las novedades de hoy, viernes 15 de marzo, son buena prueba de ello. Muchos títulos, en efecto, pero todos ellos (o al menos la gran mayoría) muy interesantes desde diversos puntos de vista.

Puede que el más atractivo para el público en general sea Anna Karenina, lo nuevo de Joe Wright como director y de Keira Knightley como actriz, en la que es su tercera colaboración juntos tras Orgullo y prejuicio (2005) y Expiación. Más allá de la pasión (2007). Adaptación de la novela de León Tolstói, la historia comienza cuando la protagonista, esposa de un alto cargo dentro del régimen imperial, realiza un viaje para mediar en los problemas conyugales de su hermano, quien le ha sido infiel a su esposa. Su vida dará un vuelco cuando, durante el trayecto, conozca a un joven conde con el que inicia una relación. De elevada factura técnica y artística, este intenso drama cuenta con numerosos rostros conocidos que se suman al de Knightley, como son Jude Law (Contagio), Aaron Taylor-Johnson (Salvajes), Matthew Macfadyen (Un funeral de muerte), Kelly Macdonald (serie Boardwalk Empire), Olivia Williams (El sexto sentido) y Emily Watson (War horse).

Competidora directa por los primeros puestos de la taquilla es Jack el caza gigantes, adaptación del famoso cuento de las habichuelas mágicas que sigue la estela de adaptaciones “adultas” de historias infantiles. En esta ocasión se narra la guerra que se desencadena entre humanos y gigantes después de que un granjero abra la puerta entre los dos mundos sin darse cuenta, por supuesto plantando una habichuelas mágicas. El joven deberá luchar no solo por su vida, sino por el mundo que conoce y por el amor de una princesa. Acción, aventura y comedia se mezclan bajo la tecnología 3D, todo dirigido con mano firme por Brian Singer, quien vuelve a la pantalla grande tras Valkiria, hace cinco años. Frente a la cámara encontramos a Nicholas Hoult (X-Men: Primera generación), Ewan McGregor (Trainspotting), Eleanor Tomlinson (Alicia en el país de las maravillas), Stanley Tucci (Un plan perfecto), Eddie Marsan (Redención), Ewen Bremmer (Conocerás al hombre de tus sueños), Ian McShane (Piratas del Caribe. En mareas misteriosas) y Bill Nighy (Desafío Total).

Un carácter algo menos comercial poseen los siguientes tres estrenos. El primero, El chico del periódico, es la adaptación de la novela de Peter Dexter, quien también es autor del guión a cuatro manos con el director de la cinta, Lee Daniels (Precious). La trama gira en torno a dos hermanos, uno de ellos periodista de un prestigio diario de Miami, que investigan la historia de una misteriosa mujer aficionada a escribirse con condenados en el corredor de la muerte. Dicha historia se centra en uno de dichos condenados que, según ella, está esperando su ejecución por un crimen que no cometió. Desde luego, lo más llamativo del film es su reparto, plagado de estrellas: Zac Efron (High School Musical), Matthew McConaughey (Magic Mike), Nicole Kidman (Bajo Amenaza), John Cusack (El enigma del cuervo), David Oyelowo (Criadas y señoras) y Scott Glenn (Noches de tormenta).

También con un reparto muy conocido, más entre el sector más joven que entre los espectadores adultos, nos llega Spring breakers, cinta transgresora y provocativa que cuenta la historia de cuatro chicas que, para disfrutar de unas vacaciones de primavera, deciden atracar un establecimiento y conseguir dinero. Este acto será el principio de un viaje que les llevará a encontrar protección bajo el ala de un matón. Escrita y dirigida por Harmony Korine (Mister Lonely), el reparto está integrado por James Franco (Caballeros, princesas y otras bestias), Selena Gomez (Ramona y su hermana), Ashley Benson (serie Pequeñas mentirosas), Vanessa Hudgens (Sucker Punch), Rachel Korine (Septien) y Heather Morris (serie Glee).

Josh Radnor, protagonista de la serie Cómo conocí a vuestra madre, vuelve al cine tras su ópera prima, Happythankyoumoreplease, con una comedia romántica de título Amor y letras. La historia gira en torno a un joven que, desencantado con su trabajo, vuelve a su antigua universidad para la cena de jubilación de su profesor favorito. Durante su estancia allí conocerá a una joven de 19 años con la que iniciará un romance que deberá enfrentarse a numerosos problemas. Director, guionista y protagonista, Radnor está acompañado por Elizabeth Olsen (Luces Rojas), Richard Jenkins (Déjame entrar), Allison Janney (La hija de mi mejor amigo) y Zac Efron, quien duplica estreno junto a El chico del periódico.

España queda representada en dos títulos. El primero de ellos es el drama A puerta fría, dirigida por Xavi Puebla (Noche de fiesta) y con la participación de un veterano como Nick Nolte (Gangster Squad). El argumento arranca cuando un antiguo vendedor estrella comienza a replantearse su vida al comprobar que el trabajo que tantos éxitos le deparó en el pasado le deja de lado por nuevas y atractivas generaciones de hombres capaces de vender más que él. La película cuenta con la presencia, además de Nolte, de Antonio Dechent (La voz dormida), María Valverde (La mujer del anarquista), Sergio Caballero (En fuera de juego), Héctor Colomé (Flores negras) y José Ángel Egido (Pájaros de papel), entre otros.

Otro drama, aunque esta vez producido en Argentina, es Días de pesca en Patagonia, que gira en torno a la llegada de un ex alcohólico a un pequeño pueblo argentino para desintoxicarse mediante la práctica de una afición como la pesca. El conflicto surgirá por la presencia de la hija, a quien hace años que no ve debido precisamente a que ella se refugió en dicha localidad. Escrita y dirigida por Carlos Sorin (Historias mínimas), el reparto está integrado en su mayoría por rostros noveles y desconocidos, aunque hay hueco para algún veterano, como es el caso de Alejandro Awada (Nueve reinas). Junto a él, Victoria Almeida (La última mirada), Oscar Ayala, Diego Caballero, Daniel Keller y Martín Galindez.

Si nos centramos en el género documental, sin duda uno de los más interesantes es Mundo pequeño, la otra producción española que llega a nuestras pantallas. Dirigida por Marcel Barrena, esta producción de no ficción sigue los pasos del joven Albert, cuyo único sueño es viajar por todo el mundo y poder llegar al punto más alejado de su casa. Lo novedoso estriba en la forma de hacerlo: sin dinero, sin compañía, sin equipaje y sin separarse de su silla de ruedas, con la que convive desde que era pequeño.

También en el documental, aunque esta vez combinado con la animación, nos encontramos con Pequeñas voces, producción colombiana del 2010 que se ha convertido en un claro alegato contra la violencia. Escrito y dirigido por Jairo Eduardo Carrillo (Dios los junta y ellos se separan), a través de los testimonios de cuatro niños que han vivido la violencia y la guerra de guerrillas (uno de ellos incluso llegó a combatir en la selva) el espectador vive en su piel la crudeza de una violencia que los jóvenes no entienden y que les inspira verdadero terror.

Para concluir, The art of flight 3D, producido en 2011 en Estados Unidos, supone el mayor documental realizado hasta la fecha sobre snowboard. Bajo la dirección de Curt Morgan (Red Bull Young Jaws), y con la participación de famosos especialistas de este deporte como Travis Rice, la película demuestra que los límites de la física y de la resistencia humana pueden ponerse a prueba, y que pueden permitir realizar auténticas proezas en las montañas más espectaculares del mundo.

Keira Knightley, una actriz de época


Uno de los mayores riesgos de cualquier actor es encasillarse en un tipo de papel. Tipo duro, cómico, perdedor, amiga de… Aunque no lo reconozcan, la mayor parte de las veces resulta frustrante no poder acceder a otro tipo de papeles para demostrar la versatilidad a la hora de meterse en la piel de un personaje. Keira Knightley es un extraño caso que combina a la perfección los elementos de ambos mundos, el de un tipo de papeles y la vida fuera de ellos.

Ayer se hizo pública a través de la revista Empire la imagen de la actriz londinense caracterizada como Anna Karenina en una versión del clásico de Tolstoi que dirige Joe Wright y en la que le acompañan Jude Law y Aaron Johnson. Es precisamente este tipo de papeles los que mejor sientan a la protagonista de Orgullo y prejuicio: los de época. Si bien la actriz ha sabido alternar buenos papeles en todo tipo de géneros ambientados en el presente y en el pasado, en su carrera parece existir una fascinación por los papeles clásicos o de décadas pasadas.

Pocos son, repito, los personajes que viven sus experiencias en el presente. Y, de hecho, son los menos recordados de su filmografía o, por lo menos, los menos aplaudidos. Love Actually, Quiero ser como Beckham o London Boulevard son algunas de ellas. Y si bien su papel en dichos films es relevante, en algunos casos muy relevante (Quiero ser como Beckham le abrió muchas puertas), lo cierto es que no son comparables a sus intervenciones en, por ejemplo, las anteriores películas de Wright como Orgullo y prejuicio o Expiación, dos de sus más celebrados papeles.

Pero no queda ahí la cosa. Esta joven que comenzó el camino al estrellato siendo la doble que acompañaba a Natalie Portman en esa deshonra para Star Wars que supuso el Episodio I dio la campanada con las tres primeras entregas de Piratas del Caribe que, no lo olvidemos, transcurre varios siglos antes de la llegada de internet y los móviles. Otros títulos como Seda, El Rey Arturo y, sobre todo, La Duquesa, han creado la imagen de una actriz que se decanta por mujeres de otra época, con otras costumbres y otra mentalidad… o tal vez no.

Y es que, si algo tienen en común los personajes de esta “actriz de época” es, precisamente, su lucha contra una sociedad que las encasilla en un estereotipo. Una lucha no tanto por los derechos universales de la mujer, que también, sino por una posición social que le llega impuesta en un mundo dominado totalmente por el género masculino, y donde la mujer apenas sí tiene voz y voto. Unos personajes, en fin, seguros de sí mismos en lo que a derechos sociales se refiere pero que, en el fondo, se sienten inseguros en lo que respecta a sus sentimientos personales.

Mujeres como las protagonistas de Orgullo y prejuicio (por el que estuvo nominada al Oscar), La Duquesa o Un método peligroso ofrecen, además, todo un mundo de sutilezas que Knightley sabe aprovechar hasta sus últimas consecuencias. Con apenas una mirada, un gesto disimulado ante una situación, es capaz de trasmitir mucho más que otras actrices de su generación con todo un repertorio de gestos. Casualidad o estrategia, lo cierto es que la protagonista de Nunca me abandones demuestra tener un don natural para este tipo de relatos. ¿O será que los mejores papeles le llegan de épocas pasadas? Sea como fuere, su Anna Karenina pasará a engrosar la lista de títulos de la joven actriz.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: