‘Mula’: arrollado por el avance de la tecnología


La nueva película de Clint Eastwood (Sully) como actor y director tiene muchas capas de interpretación, como suele ocurrir con buena parte de los films de este maestro del séptimo arte. Una película con un interesante mensaje, complejo y fraguado a fuego lento durante las casi dos horas de metraje que, sin embargo, se pierde en muchos momentos por unas tramas secundarias un tanto irregulares.

La premisa base de Mula es sencillamente perfecta. Un hombre arrollado por el avance tecnológico que ha perdido a su familia por su obsesión por un trabajo que ahora le traiciona. A partir de esta idea Eastwood compone un relato adusto, trágico en algunos momentos y cómico en muchos otros, pero siempre en los márgenes de un drama cuyo final, si no se conoce de antemano, se intuye al comienzo del segundo acto. El director y actor crea un personaje que no es de esta generación, mucho menos de este mundo tecnológicamente avanzado y políticamente correcto. Habrá quien ponga etiquetas políticas al rol de Eastwood, más si tenemos en cuenta la ideología del director, pero nada más lejos de la realidad. Es, sencilla y llanamente, un hombre anclado en una época de éxito que ha sido incapaz de adaptarse a un mundo cambiante, pero que termina por recibirlo con los brazos abiertos.

La mejor prueba de ello es cómo comienza a transportar la droga: por una necesidad económica y, al menos al principio, “engañado” por todo un cártel al que, sin embargo, termina ganándose. En líneas generales, la trama principal es lo suficientemente sólida como para aguantar por sí misma el peso de todo el film, si bien es cierto que en no pocos momentos el relato se vuelve un poco tedioso y repetitivo (como de hecho debió de ser en muchas ocasiones el caso real en el que se basa). El problema, y no es menor, son los secundarios, o mejor dicho las tramas secundarias. Porque mientras que todo el reparto está en plena forma ofreciendo un paisaje muy atractivo, las historias que protagonizan son demasiado endebles, sobre todo las relativas a la investigación de la DEA. Su falta de interés termina por restar a la historia principal, y con ello aburrir en algunos momentos al espectador.

Pero a pesar de todo, Mula es una película diferente, anclada en otro tiempo tanto dramática como visualmente. La mano firme de Eastwood compone un relato que ya no suele verse en el cine. En este sentido, el mensaje del avance imparable de la tecnología trasciende la propia trama para dar el salto a nuestro entorno en un ejercicio metalingüístico que se ve poco últimamente. Es cierto que las tramas secundarias son algo irregulares, y que hay tramos del film sin demasiado ritmo. Pero es una obra a descubrir en el mundo de los efectos especiales y la espectacularidad visual. El intimismo con el que narra, la sensibilidad y la ironía, son elementos todos ellos que hacen diferente esta historia. Al menos un poco diferente.

Nota: 7/10

Anuncios

‘Mamma Mia! Una y otra vez’: ¿cómo puedo resistirme a ti?


Lo principal a la hora de hacer una historia es tener algo que contar. Puede parecer algo simple, pero las salas de cine están repletas de películas sin historia, limitadas únicamente a una sucesión de escenas de acción, chistes de dudosa gracia o canciones sin un nexo en común. Y si eso ocurre en films originales, qué no pasará en las secuelas, precuelas, remakes y demás producciones. Por eso el regreso de la música de ABBA es algo tan gratamente disfrutable, porque en todo momento está donde debe estar.

Y eso es, ni más ni menos, que en el entretenimiento inocente y musical que ya tuvo la original. Las canciones del famoso grupo vuelven a fundirse con una historia fresca, dinámica, cargada de humor y drama. Porque, a diferencia de la primera parte, Mamma Mia! Una y otra vez tiene un notable lado dramático, fundamentalmente por la presencia siempre constante del personaje de Meryl Streep (Ricki), que aporta un tono algo más lacrimógeno al conjunto y provoca una continua nostalgia que no logran ni muchos actores o actrices, ni muchas películas. Y para ejemplo, el final en la iglesia, tan bello como enternecedor y emocionante. Es el clímax, en realidad, de un camino creciente sembrado de emotivas referencias que funciona como un reloj para arrancar las lágrimas y, posteriormente, dibujar la sonrisa en los labios del espectador. Un cúmulo de emociones que demuestran que esta cinta tiene entidad por sí sola.

Pero esta segunda parte es, ante todo, espectáculo. Conteniendo algunos números musicales que nada tienen que envidiar a la original (el restaurante y la llegada de los barcos a la isla son los dos mejores ejemplos), la cinta dirigida con acierto por Ol Parker (Ahora y siempre) no pretende ser nunca más de lo que puede esperarse de ella. Sin grandes giros argumentales, con algunos momentos muy previsibles y, todo hay que decirlo, posibles fallos de guión relativos a la continuidad con la primera parte, el relato funciona gracias a la frescura de sus protagonistas (Lily James –Cenicienta– está espléndida), a una narrativa sin altibajos y a la facilidad para combinar el pasado y el presente del relato. Todo ello aderezado con un final cuya guinda del pastel lleva el nombre de Cher (Pegado a ti).

Habrá quien diga que Mamma Mia! Una y otra vez es más de lo mismo. Y sí, es más música, más ABBA, más paisajes idílicos y más entretenimiento. Pero también tiene algo nuevo que permite mantener la frescura, algo diferente que la convierte en una producción propia, capaz de funcionar de forma independiente y con el dinamismo que tuvo la cinta original. Una más que digna secuela que hace las delicias de los fans de la película y es capaz de arrancar la sonrisa y el ritmo a cualquier espectador. ¿Cómo resistirse a eso?

Nota: 7/10

‘Geostorm’: los fallos de una tormenta planetaria


El productor Dean Devlin sabe de catástrofes cinematográficas. Tanto en sentido figurado como en el contenido de sus films. De ahí que su primera incursión en la silla del director en una película para la gran pantalla potencie los aspectos positivos y reduzca al máximo los negativos para ofrecer un entretenimiento puro y duro que, todo sea dicho, no puede (y tampoco quiere) evitar sus limitaciones.

Y ahí está la clave de Geostorm, en sus propias limitaciones. Acercarse a un film de estas características, incluyendo el título, ya debería de ser aviso suficiente como para saber lo que se espera de ella, algo con lo que director y actores saben jugar, ofreciendo un producto capaz de reírse de sí mismo, con frases lapidarias en momentos de máxima tensión y un ritmo que no decae en ningún momento, desarrollando la trama en un metraje ajustado, algo de agradecer en tiempos en los que la máxima parece ser apabullar al espectador con innecesarios minutos de efectos digitales. Así, la historia deambula por terrenos conocidos y previsibles, pero suple esta carencia de efectividad dramática con unos personajes que funcionan bien como arquetipos y con una espectacularidad en algunas secuencias sencillamente fascinante.

Pero el problema es ese, que todo ese envoltorio se utiliza para tratar de disimular las carencias. ‘Tratar’ es la palabra clave en este caso, pues lo cierto es que el film es lo que es. Dramáticamente hablando, su previsibilidad lleva a conocer el villano de turno varios minutos antes de que se desvele su identidad. Y aunque la trama está bien tratada desde el punto de vista de la coherencia, tiene demasiadas concesiones dramáticas que permiten hacer avanzar la acción. Eso, en este tipo de films, se convierte en importantes agujeros en el desarrollo de la historia. Quizá lo más interesante de todo sea la moraleja del conjunto, con el cambio climático como principal aliciente y con la unión de pueblos como mensaje final, si bien es cierto que se diluye entre tanta tormenta de rayos, entre tanta granizada y entre tantas olas gigantes.

El mejor resumen de Geostorm es que es lo que es desde el principio. No engaña, pero tampoco apasiona. No tiene ínfulas de algo más grande, pero tampoco logra desprenderse de sus numerosos fallos. Una tormenta imperfectamente perfecta que se apoya, y de un modo nada disimulado, en su reparto (todos ellos pasándoselo en grande) y en sus efectos especiales. La mano de Devlin, a falta de ofrecer un punto de vista propio, logra disimular las imperfecciones. Pero como si de los fallos que afectan a los satélites del film se tratara, por mucho que el director trate de corregir, al final las catástrofes se producen.

Nota: 6/10

‘Passengers’: entre el amor y el egoísmo


Jennifer Lawrence y Chris Pratt, supervivientes en 'Passengers'.He de confesar que las odiseas espaciales, habitualmente, tienden a ser fotocopias unas de otras. El caos que se apodera de la trama tiende a terminar en sacrificio o en una acción desesperada que finalice el viaje interestelar. Y tanto las decisiones como las motivaciones suelen estar definidas por la dificultad a superar, ya sea una criatura, una máquina o el propio espacio. Por eso puede llegar a sorprender que historias como la protagonizada por Jennifer Lawrence (El lado bueno de las cosas) y Chris Pratt (Eternamente comprometidos), a pesar de tener todos esos elementos en común, centra su atención en algo pocas veces visto en pantalla, ya sea en medio del espacio o en una isla desierta.

Y eso es, nada más y nada menos, que la elección entre el egoísmo o el amor, entre el beneficio personal y el respeto al prójimo. Es aquí donde Passengers alcanza toda su plenitud, y es donde la trama realmente adquiere un significado real, en tanto en cuanto plantea los dilemas morales y sociales en un entorno aislado y ante una situación extrema. Esto, unido al desarrollo de los problemas que presenta la nave, y que van evolucionando poco a poco sin que los protagonistas lleguen a comprender el alcance, dota al conjunto de un mayor dramatismo que en su tercio final puede pecar de cierto exceso, algo que por otro lado puede ser comprensible por exigencias dramáticas.

Lo cierto es que la cinta dirigida por Morten Tyldum (Headhunters) es una grata sorpresa porque se aleja de los cánones en este tipo de historias. Aunque puede pecar de cierta falta de desarrollo en los retos a los que se enfrentan los protagonistas, el hecho de que la trama se centre en ellos, en su relación y en su soledad en una suerte de Arca de Noé ante un final inevitable convierte a esta historia en una reflexión sobre conceptos que todos, en algún que otro momento, nos hemos planteado. Y lo hace, además, con ciertas dosis de humor en sus inicios, logrando que el desarrollo dramático sea, si cabe, más destacado.

En realidad Passengers no es una gran película, y de hecho no pretende serlo. Es un entretenimiento, sí, pero ofrece al espectador algo más que aparatosos efectos especiales. Y lo que ofrece es algo tan poco habitual en este tipo de historias que cuando se encuentra resulta reconfortante. Es algo similar a lo que ocurre con Marte (2015), aunque en esta ocasión con dilemas morales de por medio, lo que confirma una vez más (¿cuándo se darán cuenta los responsables de Hollywood?) que vale más una buena historia, unos buenos personajes y unos buenos actores que cualquier espectacular y costoso efecto especial.

Nota: 7/10

Del espacio al Oeste en el último viernes de 2016


Estrenos 30diciembre2016Último fin de semana del año, y como corresponde en estas fechas, Feliz 2017 y esperamos que el año llegue cargado de alegrías y, por supuesto, mucho cine. Como no podía ser de otro modo, este viernes 30 de diciembre llega cargado de novedades para todos los gustos, desde la ciencia ficción hasta el thriller, pasando por la comedia o el drama. Pero lo más relevante es que llegan dos títulos interesantes por motivos bien diferentes.

Uno de ellos es Passengers, aventura de ciencia ficción con toques dramáticos y románticos que arranca cuando dos personas que viajan en una nave despiertan accidentalmente de sus cámaras de sueño. El problema es que lo hacen 90 años antes de lo previsto, por lo que deberán encontrar el modo de volver a dormir y no envejecer antes que el resto de los ocupantes de la nave, encargados de comenzar una nueva vida en otro planeta. Sin embargo, lo que descubrirán en la nave es algo mucho más peligroso que pondrá en riesgo el futuro de la Humanidad. Morten Tyldum (The imitation game) dirige esta propuesta protagonizada por dos de los actores más de moda, Jennifer Lawrence (X-Men: Apocalipsis) y Chris Pratt (Jurassic World), a los que se suman nombres como los de Michael Sheen (serie Masters of sex), Laurence Fishburne (serie Hannibal) y Andy García (Cazafantasmas).

El otro es Comanchería, thriller con buenas dosis de western que narra cómo un padre divorciado y su hermano, recién salido de la cárcel, comienzan a realizar diversos atracos a bancos para poder salvar el rancho familiar, lo que despertará el interés de un sheriff por detenerles en el que será su último caso antes de retirarse. Acción y drama son los componentes básicos de esta cinta dirigida por David Mackenzie (Convicto) y protagonizada por Jeff Bridges (El séptimo hijo), Chris Pine (La hora decisiva), Ben Foster (El único superviviente), Dale Dickey (Regresión), Kevin Rankin (Alma salvaje) y Katy Mixon (Furia ciega).

Destaca también el drama biográfico Pelé, el nacimiento de una leyenda, film que sigue el crecimiento del legendario jugador desde las favelas de Brasil hasta lograr llevar a su selección a conseguir su primera Copa del Mundo en 1958 y cargar con las ilusiones de todo un país. Los hermanos Jeff y Michael Zimbalist debutan en el largometraje de ficción con esta historia en cuyo reparto encontramos a Leonardo Lima Carvalho, Kevin de Paula, Rodrigo Santoro (Ben-Hur), Vincent D’Onofrio (serie Daredevil) y Diego Boneta (Eden), entre otros.

La música en este último viernes de estrenos la pone La última canción, comedia romántica producida en 2015 entre Estados Unidos y Canadá cuyo punto de partida es la muerte de un conocido cantante de folk. Es entonces cuando su esposa, para intentar superarlo, comienza a escribir una biografía, algo que también quiere hacer un escritor de Nueva York. Entre ambos surgirá una historia que les permitirá disfrutar de nuevo de la vida. Sean Mewshaw debuta en el largometraje dirigiendo a Rebecca Hall (Transcendence), Jason Sudeikis (Nunca entre amigos), Joe Manganiello (serie True Blood), Diana Agron (Malavita) y Blythe Danner (Dime con cuántos).

A medio camino entre Europa y Estados Unidos se encuentra Mine, thriller bélico con capital español, italiano y norteamericano que gira en torno a un soldado que, tras una misión fallida, se encuentra perdido en mitad del desierto, por lo que deberá hacer frente no solo a las condiciones adversas del entorno, sino que pondrá a prueba su propia fuerza psicológica. El film, debut en el largometraje de Fabio Gualione y Fabio Resinaro (ambos autores también del guión), está protagonizado por Armie Hammer (Animales nocturnos), Annabelle Wallis (Agente contrainteligente), Tom Cullen (100 streets), Juliet Aubrey (Infiltrado), Geoff Bell (Sufragistas) y Clint Dyer (Sin identidad).

En lo que a estrenos europeos se refiere, dos son las propuestas. Frantz es el título del drama histórico dirigido por François Ozon (En la casa), cuya historia transcurre poco tiempo después del final de la I Guerra Mundial. En concreto, se centra en una joven de un pequeño pueblo alemán que todos los días lleva flores a la tumba de su novio, muerto durante un combate. Su rutina cambiará cuando conozca a un joven francés que también visita la tumba de su amado, lo que encenderá pasiones encontradas. Esta producción franco alemana está protagonizada por Pierre Niney (Altamira), Paula Beer (El valle oscuro), Cyrielle Clair (Triple agente), Johann von Bülow (13 minutos para matar a Hitler) y Ernst Stötzner (Alone in Berlin).

Puramente francesa es Vuelta a casa de mi madre, comedia dramática que, como se desprende de su título, sigue a una mujer que se ve obligada a regresar a la que una vez fue su casa, con su cariñosa pero asfixiante madre y sus hermanos, que parecen empeñados en hacerle la vida imposible. Con estos ingredientes, solo es cuestión de tiempo que el polvorín explote. Eric Lavaine (Barbacoa de amigos) es el encargado de poner en imágenes esta historia que cuenta entre sus actores con Alexandra Lamy (Bis), Josiane Balasko (Maman), Mathilde Seigner (Max) y Philippe Lefebvre (SMS).

‘Chappie’ defiende el mundo del ‘Puro vicio’ de Paul T. Anderson


Estrenos 13marzo2015Marzo va camino de convertirse en uno de los meses más nutridos de estrenos. Y lo que es más importante, muchos de ellos con interés adicional al puro entretenimiento. La resaca de los Oscar poco a poco se ha ido diluyendo, pero en su lugar están apareciendo novedades con nombres propios muy atractivos. Hoy, viernes 13, dichos nombres copan todos los géneros, desde la ciencia ficción hasta el drama, pasando por el romance o la acción.

Y entre todos ellos destaca Chappie, lo nuevo de Neill Blomkamp (Elysium) antes de ponerse manos a la obra con la nueva entrega de la saga Alien. De nuevo con una apuesta por la ciencia ficción con denuncia social, la trama se ambienta en un mundo en el que se ha creado un cuerpo de policía integrado por robots. Uno de ellos, sin embargo, será modificado de forma clandestina para albergar la primera inteligencia artificial capaz de pensar y sentir por si misma. Pero como cualquier cosa que nace, este robot único es en realidad un niño que necesita aprender de su entorno, pero que también puede verse influido por aquellos que quieren utilizarlo en su propio beneficio o destruirlo. Junto a sus creadores deberá luchar por aquello que considera justo. Acción, fantasía y buenas dosis de drama es lo que promete esta cinta protagonizada por Sharlto Copley (Maléfica), Hugh Jackman (X-Men: Días del futuro pasado), Dev Patel (serie The Newsroom) y Sigourney Weaver (Exodus: Dioses y reyes).

Otro director que vuelve es Paul Thomas Anderson (The master) con Puro vicio, comedia dramática en clave de thriller ambientada entre los años sesenta y setenta que sigue la investigación que debe realizar un detective de Los Ángeles para resolver un caso en el que se ve envuelta su ex novia, cuyo esposo ha sido secuestrado. Basada en la novela de Thomas Pynchon, la película cuenta con un espectacular reparto encabezado por Joaquin Phoenix (Her), Josh Brolin (Una vida en tres días), Owen Wilson (El gran hotel Budapest), Katherine Waterston (The letter), Reese Witherspoon (Mud) y Benicio del Toro (Guardianes de la galaxia).

El toque aventurero lo pone Desterrado, cinta de acción ambientada en la Edad Media que se centra en dos caballeros templarios que, tras quedar destrozados por la crueldad de Las Cruzadas, separan sus caminos. Uno de ellos se convierte en líder de unos bandidos en la Ruta de la Seda; el otro es un mercenario del Lejano Oriente adicto al opio. Sin embargo, cuando los herederos del Imperio Chino reclamen sus servicios volverán a unir fuerzas para defender al legítimo emperador de su propio hermano, rencoroso por no haber sido elegido para el trono y que lidera la Guardia Negra con el objetivo de asesinar a todo aquel que se interponga en su camino. Debut en la dirección de Nick Powell, sus principales actores son Nicolas Cage (Tokarev), Hayden Christensen (Ladrones), Yifei Liu (Hong men yan chuan qi) y Andy On (Hon zin).

Aunque inicialmente prevista para noviembre del 2014, hoy se estrena La conspiración de noviembre, thriller de espionaje que adapta a la gran pantalla el libro de Bill Granger “There are no spies”. La trama sigue a un retirado agente de la CIA cuyo carácter y gran entrenamiento le convierten en un hombre muy peligroso. El tipo de hombre necesario para proteger a una testigo de un antiguo caso de conspiración. Sin embargo, pronto descubre que este trabajo le convierte en objetivo de un antiguo amigo de la agencia, lo que le induce a pensar en que hay un infiltrado en la CIA. Roger Donaldson (Species) es el encargado de poner en imágenes la historia, mientras que Pierce Brosnan (Mejor otro día) da vida al protagonista. Además, Olga Kurylenko (Oblivion), Luke Bracey (G.I. Joe: La venganza), Bill Smitrovich (Los diarios del ron) y Amila Terzimehic (Top je bio vreo) completan el reparto principal.

Del 2013 es la norteamericana Enamorarse, comedia romántica protagonizada por Andy García (Cristiada) y Vera Farmiga (serie Bates motel) que gira en torno al encuentro que se produce entre dos padres mientras acompañan a sus respectivos hijos a visitar el campus universitario de Middleton. Sus diferentes formas de ver el mundo (él es un estirado cirujano y ella una mujer liberal y algo frívola) serán puestas a prueba, comprobando que el mundo no es como ellos creían. Ópera prima de Adam Rodgers, que también participa en el guión, el reparto se completa con Taissa Farmiga (Mindscape), Tom Skerritt (Alien) y Peter Riegert (Un lugar para soñar).

Y cerramos los estrenos de Estados Unidos con Doble o nada, comedia dramática producida en 2012 y ambientada en el mundo de las apuestas. La trama arranca cuando una bailarina de strip-tease decide acudir a Las Vegas para convertirse en camarera de cocktails. Sin embargo, por el camino conoce a un profesional de las apuestas de deporte que rápidamente descubre un curioso don en la joven. Convertida en su amuleto de la suerte, se iniciará entre ambos una relación que va más allá de lo estrictamente profesional… todo hasta que la controladora mujer del hombre entre en escena. El film, nuevo proyecto de Stephen Frears (La reina) como director, está basado en las memorias de Beth Raymer, y cuenta con un plantel de actores en el que destacan Bruce Willis (Red), Rebecca Hall (La maldición de Rookford), Joshua Jackson (serie Fringe), Catherine Zeta-Jones (La leyenda del Zorro), Vince Vaughn (Todo incluido), Frank Grillo (Infierno blanco) y Laura Prepon (serie Orange is the new black).

La única novedad española es Negociador, nueva cinta escrita y dirigida por Borja Cobeaga (Pagafantas) que aborda, en clave de comedia dramática, la negociación del Gobierno de España con ETA. La historia se centra en un negociador encargado de sacar adelante el proceso de paz, algo que rápidamente se ve tergiversado por malentendidos, casualidades y errores. Al final, para poder llegar a una solución, la relación personal entre las partes será determinante. Ramón Barea (Blancanieves), Josean Bengoetxea (Lo mejor de Eva), Carlos Areces (Los amantes pasajeros), Melina Matthews (Retornados), Jons Pappila (Cabeza de perro) y Raúl Arévalo (La isla mínima) encabezan el reparto.

Desde Francia nos llega 2 otoños, 3 inviernos, comedia producida en 2013 que gira en torno a la vida de un treintañero que pretende cambiar su estilo de vida. Deja de fumar, empieza a correr y pretende encontrar un buen trabajo. Pero sus planes se ven alterados cuando entra en su rutina una chica con la que, a través de las estaciones que dan nombre al film, mantendrá encuentros, desencuentros, historias de amor y accidentes. Escrita y dirigida por Sébastien Betbeder (Nuage), la película está protagonizada por Vincent Macaigne (Un verano ardiente), Maud Wyler (La brindille), Bastien Bouillon (La guerra de los botones) y Audrey Bastien (J’aime regarder les filles).

De origen israelí es Mis hijos, nueva cinta de Eran Riklis (Los limoneros) que narra en clave dramática el racismo que existe entre judíos y palestinos. El protagonista es un joven palestino que ha sido admitido en una prestigiosa escuela judía gracias a sus resultados académicos, que además le permiten disfrutar de una beca. Es el primer árabe que accede al centro, por lo que la presión que debe soportar es muy alta. Sus intentos de encajar se ven boicoteados por el acoso de sus compañeros, pero todo cambiará cuando se descubra que mantiene una relación con una joven judía. Su expulsión del centro por este motivo le llevará a tomar una decisión que cambiará su vida para siempre. El reparto está encabezado por Tawfeek Barhom (Farewell Baghdad), Yaël Abecassis (Shiva), Ali Suliman (El único superviviente) y Michael Moshonov (Mabul).

Terminamos el repaso con un documental para cinéfilos. Electric Boogaloo: La loca historia de Cannon Films es el nuevo largometraje escrito y dirigido por Mark Hartley (Patrick) que, como su propio título indica, narra la historia de cómo dos primos apasionados por el cine se decidieron a montar una productora que en los años 80 removió los cimientos del sistema de producción y distribución de la industria. Producida entre Estados Unidos, Reino Unido, Australia e Israel, el film cuenta tanto con secuencias de sus principales películas como con la presencia de actores y directores que pasaron por sus oficinas.

‘Matar al mensajero’: los mismos héroes y villanos sobre el papel


Jeremy Renner da vida a Gary Webb en 'Matar al mensajero', dirigida por Michael Cuesta.Hay algo muy curioso en los thrillers ambientados en la corrupción política y el mundo del periodismo: todos ellos son, en esencia, iguales sobre el papel, pero todos ellos dejan un buen sabor de boca una vez que los títulos de crédito hacen acto de presencia. Es cierto que algunos son mejores que otros; que algunos directamente son soporíferos; y que muchos otros son directamente inverosímiles. Pero la base de verdad que suele acompañar este tipo de historias hacen que sus guiones posean una fortaleza única que lleva a los espectadores a estremecerse, indignarse y compadecerse con lo ocurrido en la trama. Lo nuevo de Michael Cuesta (Roadie) no es distinto, para bien y para mal.

Desde luego, si alguien acude a ver Matar al mensajero con la esperanza de encontrar una isla en un océano, mejor será que desista. Nada en la película interpretada por Jeremy Renner (En tierra de hombres), quien por cierto vuelve a un terreno dramático que maneja muy bien, supone una novedad. En este sentido, el desarrollo dramático puede preverse con varios minutos de antelación, pues las situaciones y los lugares son comunes a los que han presentado muchas otras películas (mejores películas) antes que esta. La puesta en escena de Cuesta, además, tampoco opta por una visión más transgresora de esta lucha quijotesca contra unos gigantes que, en esta ocasión, son gigantes de verdad. De hecho, es en el apartado visual donde más flojea el film.

Entonces, ¿no hay nada en ella digno de mención? No hay nada… y todo. Tal vez sea por la época de corrupción que vivimos; tal vez influya el hecho de que determinados aspectos del Gobierno de un país siguen siendo ajenos al gran público; o simplemente que este tipo de thrillers apasionan. Sea como fuere, la película entretiene gracias precisamente a no salirse del guión establecido, a presentar una lucha imposible de un hombre contra el sistema. Una lucha que, todo sea dicho, le otorga una victoria pírrica. Pero el resultado es lo de menos. Lo más interesante reside en el viaje personal y destructivo que vive el protagonista y el modo en que aquellos que le rodean reaccionan al desarrollo de los acontecimientos. Eso y la reivindicación de una profesión, el periodismo, que necesita más hombres como Gary Webb.

La conclusión de Matar al mensajero, por tanto, es que es una aportación más a este tipo de historias. No tiene nada de original, pero aun así entretiene. No tiene pretensiones de ningún tipo, y a pesar de ello logra generar una cierta incomodidad en el espectador al mostrar la espiral en la que se introduce sin red de seguridad. Posiblemente en otras circunstancias esta historia no habría pasado de un mero telefilm, pero gracias al espectacular reparto y a algunas secuencias bastante impactantes (la primera amenaza al protagonista, el final ideal que contrasta con el real, …) la película alcanza un nivel medio. Una prueba más de que a veces es mejor no experimentar y dejar las cosas como están.

Nota: 6/10

El origen de Drácula amenaza la defensa de ‘El juez’


Estrenos 24octubre2014Durante todo el mes de octubre las novedades se han repartido de forma más o menos equitativa cada fecha de estreno. Sin embargo, hoy viernes, 24 de octubre, hasta 12 títulos llegan a la cartelera con la intención de tomar el relevo en la taquilla. En el que será el último fin de semana de octubre (a excepción del viernes que viene), propuestas de todo tipo se disputan a los espectadores españoles, desde dramas judiciales a cintas de terror, pasando por profundos dramas europeos y comedias cuya única intención es lograr dos horas de evasión absoluta. Una amplia gama donde elegir a lo largo de estos tres días.

Pero como siempre, comencemos con los estrenos más relevantes, aunque solo sea en distribución. Y el primero de ellos es El juez, drama ambientado en el mundo jurídico que supone el regreso de Robert Downey Jr. (Iron Man) a un cine algo más serio y profundo. Dirigida por David Dobkin (El cambiazo), la trama se centra en un exitoso abogado que debe volver a su pueblo natal para defender a su padre, del que se distanció hace décadas, de un cargo de asesinato. Para colmo, el acusado es el juez del pueblo. Este reencuentro no solo le llevará a descubrir la verdad de los hechos, sino a acercar posturas con una familia a la que creía perdida. El reparto se completa con nombres tan relevantes como los de Robert Duvall (El padrino), Vera Farmiga (serie Bates Motel), Billy Bob Thornton (Armageddon), Leighton Meester (La hija de mi mejor amigo), Vincent D’Onofrio (La chaqueta metálica) y Jeremy Strong (La noche más oscura).

El otro gran estreno de la semana es Drácula: La leyenda jamás contada, reinterpretación de los orígenes del vampiro creado por Bram Stoker que utiliza algunos elementos del personaje original para crear una historia que mezcla fantasía, terror y acción espectacular. Así, la historia arranca cuando Vlad III decide hacer frente al avance de los otomanos, con quienes había logrado un pacto, después de que estos le exijan el pago de mil niños para incorporar a sus filas, entre ellos el del propio Vlad. Consciente de que será derrotado, decide buscar ayuda en una criatura solitaria que vive en las montañas y que le dará el poder suficiente para vencer a sus enemigos, aunque el precio a pagar será muy alto. Gary Shore debuta en la dirección de largometrajes, mientras que frente a la cámara encontramos a Luke Evans (El enigma del cuervo), Sarah Gordon (Un método peligroso), Dominic Cooper (Mi semana con Marilyn), Art Parkinson (serie Juego de tronos), Charles Dance (Underworld: El despertar) y Diarmaid Murtagh (Monuments Men), entre otros.

Otra de las novedades norteamericanas es Vamos de polis, comedia gamberra dirigida por Luke Greenfield (La vecina de al lado) y cuyo argumento es simple y directo: dos amigos que atraviesan una mala situación personal y laboral deciden disfrazarse de policías para ir a una fiesta. Sin embargo, durante esa primera noche descubrirán que la gente les confunde por agentes de la ley reales, lo que les abre muchas puertas y les permite conocer a muchas mujeres. Ante esa perspectiva, deciden ir un paso más allá y hacerse pasar por auténticos policías todo lo que puedan, metiéndose de paso en muchos problemas. Jake Johnson (Malditos vecinos), Damon Wayans Jr. (Los otros dos), Rob Riggle (Hermanos por pelotas), Nina Dobrev (Las ventajas de ser un marginado), James D’Arcy (serie Los que matan) y Andy García (Una oscura verdad) son algunos de los actores que la interpretan.

Con mucho menos ruido mediático llega The prince, thriller de acción dirigido por Brian A. Miller (House of the Rising Sun) que gira en torno a los errores del pasado y su repercusión en el presente. En concreto, el argumento se centra en un mafioso retirado que debe viajar a Nueva Orleans para encontrar a su hija, supuestamente desaparecida. En el camino se encontrará con viejos amigos y enemigos que desenterrarán viejos problemas que creía haber dejado atrás. La cinta cuenta con un interesante reparto encabezado por Bruce Willis (Looper), John Cusack (Grand Piano), Jason Patrick (Los perdedores), el rapero 50 Cent (Caza al asesino), Gia Mantegna (Emergo) y Rain (Ninja Assassin).

Disney presenta una historia para toda la familia que recuerda a viejos títulos de la casa inspirados en hechos reales del mundo del deporte. El chico del millón de dólares narra la historia de un agente deportivo que organizó un reality show en la India para encontrar algún jugador de cricket que fuera capaz de convertirse en lanzador de béisbol profesional en Estados Unidos. Dirigida por Craig Gillespie (Noche de miedo), la cinta está protagonizada por Jon Hamm (serie Mad Men), al que acompañan Alan Arkin (Argo), Bill Paxton (Al filo del mañana), Lake Bell (Sin compromiso), Bar Paly (Dolor y dinero) y Aasif Mandvi (Los becarios).

Por último, y con algo de retraso, nos llega Coherence, thriller de ciencia ficción producido en 2013 y escrito y dirigido por James Ward Byrkit, quien debuta de este modo en el largometraje. La historia se basa en un caso ocurrido en Finlandia en 1923, cuando los habitantes de un pueblo empezaron a mostrar extraños comportamientos tras ver el paso de un cometa. En la actualidad, un grupo de amigos recuerdan dicho suceso mientras cenan y se preparan para ver el paso de otro cometa, lo que dará lugar a unos acontecimientos similares. La película cuenta en su reparto con Emily Foxler (Los fantasmas de mis ex novias), Maury Sterlin (El equipo A), Nicholas Brendon (Buffy, Cazavampiros), Lorene Scafaria (A Million Miles) y Elizabeth Gracen (serie Los inmortales).

Pasamos ahora a los títulos europeos, y entre ellos destaca el nuevo drama protagonizado por Marion Cotillard (El sueño de Ellis), Dos días, una noche. La trama comienza cuando una mujer, en compañía de su marido, debe visitar a sus compañeros de trabajo y convencerles de que renuncien a su paga extra para que ella pueda conservar su empleo. Jean-Pierre y Luc Dardenne (El niño de la bicicleta) escriben y dirigen esta película francesa en la que también encontramos a Fabrizio Rongione (Lionel), Pili Groyne, Simon Caudry y Catherine Salée (La vida de Adèle).

De Francia también llega Tip top, aunque en esta ocasión con capital luxemburgués y belga, comedia con tintes de thriller producida en 2013 que viene a ser una especie de versión femenina de las buddy cops, es decir, aquellos films en los que la pareja protagonista son dos hombres policías. Su trama, como puede suponerse, sigue la investigación que llevan a cabo dos inspectoras de Asuntos Internos tras encontrarse el cadáver de un informador argelino en un pequeño pueblo. El carácter de las dos mujeres chocará toda vez que una opta por la acción y la otra por la vigilancia. Basada en la novela de Bill James, la película está dirigida por Serge Bozon (Mods) y protagonizada por Isabelle Huppert (En otro país), François Damiens (La delicadeza), Sandrine Kiberlain (Las chicas de la sexta planta) y Karole Roche (Polisse).

Drama y terror es lo que propone la danesa Cuando despierta la bestia, ópera prima de Jonas Alexander Arby que aborda la investigación de una joven sobre su oscuro pasado cuando su cuerpo empieza a experimentar extraños cambios. La película, que será estrenada directamente en plataformas digitales, tiene un reparto encabezado por Jakob Oftebro (Tarok), Sonja Richter (Lo que nadie sabe), Lars Mikkelsen (serie Forbrydelsen), Sonia Suhl y Mads Rilsom (Skyskraber).

También desde Dinamarca llega Alguien a quien amar, intenso drama que gira en torno a un cantautor de fama mundial afincado en Los Ángeles que decide regresar a su país natal para grabar su nuevo disco. Allí se reencontrará con su hija, de la que se distanció hace años, y conocerá a su nieto, del que tendrá que hacerse cargo. Condenados a entenderse, abuelo y nieto encontrarán en la música un nexo de unión que les abrirá las puertas a una relación destinada a cambiar sus vidas para siempre. Dirigida por Pernille Fischer Christensen (Dansen), quien también participa en el guión, la película está protagonizada por Mikael Persbrandt (El hipnotista), Trine Dyrholm (Un asunto real), Birgitte Hjorth Sørensen (Julie), Sofus Rønno y Eve Best (El discurso del rey).

En cuanto al documental, dos son los títulos nuevos que llegan hoy. Por un lado la española Paco de Lucía: La búsqueda, dirigida por Francisco Sánchez Varela y que, como se desprende del título, realiza un recorrido por la vida y obra del famoso guitarrista desde que cogió el instrumento por primera vez a los siete años hasta su fallecimiento en febrero de este mismo año.

Por otro, y como colofón a la larga lista de estrenos, la francesa A cielo abierto, escrita y dirigida por Mariana Otero (Historia de un secreto) y cuyo desarrollo se centra en la vida de niños con graves problemas mentales que viven en un centro situado en la frontera francobelga.

‘Posesión infernal’ busca tener ‘Efectos secundarios’ en la audiencia


Estrenos 5abril2013Resulta llamativo comprobar cómo el pasado fin de semana, con las fiestas de Semana Santa como protagonistas, alumbró unos estrenos relativamente flojos. Prueba de ello ha sido que ninguno ha sido el más taquillero. Pero más llamativo resulta, tal vez, comprobar que hoy, 5 de abril, llegan a la cartelera española unos títulos mucho más interesantes desde diversos frentes y para todo tipo de espectadores. Desde uno de los remakes más esperados, a dramas de corte fantástico e intrigas de todo tipo. La mayoría cuentan con el aval de los actores que las protagonizan, pero sin duda una de ellas es la que tiene la mayoría de las opciones de convertirse en un blockbuster.

Y esa es la nueva versión de Posesión infernal, dirigida en esta ocasión por Fede Alvarez, quien debuta de esta forma en el largometraje tras varios cortos de temática terrorífica. Con guión de Diablo Cody (Young Adult) y del propio Alvarez, la historia sigue los mismos pasos del original de Sam Raimi (Spider-man), aunque con pequeñas modificaciones en algunos de los detalles. Por ejemplo, el grupo de amigos que se dirige a pasar unos días en una cabaña en mitad de un bosque no encuentra el Necronomicón, sino otro libro de similares características que despertará, en todo caso, un mal demoníaco dormido entre los árboles. Lo que sí parece lograr este remake es ser digno sucesor del original de 1981, pues sus secuencias sangrientas y terroríficas han causado bastante impresión en aquellos que han podido verla. Jane Levy (Fun size), Shiloh Fernandez (Skateland), Lou Taylor Pucci (Beginners), Jessica Lucas (Monstruoso) y Elizabeth Blackmore (Burning man) son los desafortunados protagonistas que sufrirán la posesión.

Aunque casi todas las emociones fuertes están acumuladas en este film, no es menos importante la presencia de Efectos secundarios, intenso thriller dramático con la medicina y los fármacos experimentales como telón de fondo. La historia gira en torno a una pareja modélica cuya vida se desmorona cuando ella intenta suicidarse. Buscando una solución, se ponen en manos de un psiquiatra que les aconseja un medicamento experimental que, aunque al principio funciona correctamente, pronto empieza a mostrar unos efectos secundarios que ponen en riesgo tanto a la pareja como a todos los implicados. La película es la nueva propuesta de Steven Soderbergh (Contagio), y cuenta con Rooney Mara (Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres), Channing Tatum (G.I. Joe: La venganza), Jude Law (Anna Karenina) y Catherine Zeta-Jones (El último gran mago) como principales intérpretes.

Otro de los estrenos es lo nuevo de Kirsten Dunst (Melancolía) y Jim Sturgess (Across the Universe) como protagonistas. Se trata de Un amor entre dos mundos, drama romántico con buenas dosis de ciencia ficción que, como su propio título indica, narra la relación entre dos jóvenes que no pueden estar juntos. En esta ocasión no se trata de familias rivales, aunque sí tiene algo que ver con sus orígenes, pues se da la salvedad de que cada uno de ellos pertenece a un mundo diferente. Él vive en el mundo de abajo y ella en el mundo de arriba, ambos conectados por una especie de túnel y equilibrados gracias a una frágil paz que amenaza con romperse cuando él decide romper todas las reglas para estar con ella. Interesante y original propuesta escrita y dirigida por el argentino Juan Solanas (Nordeste) que cuenta con actores como Timothy Spall (El discurso del rey), Neil Napier (Immortals) y Jayne Heitmeyer (Dos polis en apuros).

La presencia española de este fin de semana se limita a Tesis sobre un homicidio, co producida con Argentina, país que pone tanto al director como a los protagonistas. Un thriller que sigue el viaje a los rincones más oscuros de la obsesión de un especialista en derecho que sospecha de que uno de sus alumnos es el autor de un brutal crimen cometido frente a la Facultad de Derecho. Intriga y sabor a cine negro son los ingredientes de lo nuevo de Hernán Goldfrid (Música en espera), que en esta ocasión dirige a Ricardo Darín (Elefante blanco), Alberto Ammann (Invasor), Calu Rivero (serie El elegido), Arturo Puig (Lugares comunes), Fabián Arenillas (Negro Buenos Aires) y Mara Bestelli (Te besaré mañana), entre otros.

No es esta la única propuesta que nos llega de hispanoamérica. For greater glory: The True Story of Cristiada es una producción mexicana de 2012 que dramatiza el histórico levantamiento de rebeldes cristianos contra el Gobierno mexicano por las restricciones que la Constitución de 1917 de aquel país imponía a la iglesia. Un conflicto que duró unos 3 años (1926-1929) y que ha pasado a la Historia como Guerra Cristera o Cristiada. Dean Wright, que hasta ahora se había labrado una fructífera carrera en el campo de los efectos visuales, debuta en la dirección con este film protagonizado por importantes nombres como Andy García (Ocean’s Thirteen), Eva Longoria (Matrimonio compulsivo), Bruce Greenwood (Super 8), Peter O’Toole (Troya), Bruce McGill (Caza a la espía), Oscar Isaac (Ágora), Rubén Blades (Spin) y Catalina Sandino Moreno (El amor en tiempos del cólera).

Finalizamos el repaso a los estrenos con cine europeo. Barbara es una producción alemana dirigida por Christian Petzold (Yella) en 2012 que narra la vida de una médico en 1980 que es enviada a un pueblo de Alemania del Este tras pedir su traslado definitivo al otro lado del muro. A pesar del castigo, ella y su amante siguen con sus planes, pero la vida en el campo poco a poco empezará a hacer mella en sus convicciones, sobre todo cuando empieza a sospechar que el médico para el que trabaja es en realidad un espía que la vigila y espera la llegada de su próximo movimiento. Drama con toques de intriga que protagonizan Nina Hoss (Somos la noche), Ronald Zehrfeld (Der rote kakadu), Rainer Bock (War horse), Christina Hecke (Si no nosotros, ¿quién?) y Claudia Geisler (Lichter).

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: