‘Liga de la Justicia’ se presenta ante los espectadores españoles


Llegó el día. Este viernes, 17 de noviembre, llega a los cines de toda España uno de los estrenos más esperados por los fans en la que es, junto a la nueva entrega de Star Wars, una de las citas más importantes de la cartelera en este tramo final del año. Pero para aquellos que busquen algo más que el blockbuster de la semana, diversos son los títulos nuevos que aterrizan en las salas, desde el drama humano hasta el thriller, pasando por la comedia con tintes sociales.

Pero comencemos por Liga de la Justicia, adaptación de las aventuras de los superhéroes de DC Cómics que reúne a los principales personajes para enfrentarse a un mal mayor de lo que han visto hasta ahora. La trama comienza tiempo después del final de Batman v Superman: El amanecer de la justicia (2016), cuando Batman decide reclutar a un grupo de metahumanos impulsado por el sacrificio de Superman y su renovada fe en la Humanidad. Acción, espectáculo y ciertas dosis de humor se dan cita en este film dirigido por Zack Snyder (El hombre de acero) y protagonizado por, entre otros, Ben Affleck (Vivir de noche), Henry Cavill (Operación U.N.C.L.E.), Gal Galot (Wonder Woman), Jason Momoa (Una bala en la cabeza), Ezra Miller (Las ventajas de ser un marginado), Ray Fisher, Amber Heard (La chica danesa), Amy Adams (La llegada), Jesse Eisenberg (Ahora me ves 2), Connie Nielsen (Las confesiones), Diane Lane (París puede esperar), Jeremy Irons (Assassin’s Creed) y J.K. Simmons (El muñeco de nieve).

Entre los estrenos europeos destaca la británica Una razón para vivir, drama basado en la historia real de Robin y Diana Cavendish, una pareja de aventureros cuyas vidas cambian para siempre cuando él queda paralizado por la polio, situación que juntos afrontan para tratar de mantener una vida corriente. El actor Andy Serkis (Gollum en la saga de El Señor de los Anillos) debuta tras las cámaras dirigiendo a Andrew Garfield (Silencio), Claire Foy (serie The Crown), Tom Hollander (La promesa), Camilla Rutherford (Absolutamente fabulosas) y Ed Speleers (Alicia a través del espejo) como principales actores.

Francia y Bélgica colaboran en Con los brazos abiertos, comedia de marcado carácter social cuyo argumento arranca cuando un humorista casado con una millonaria acepta el reto de acoger en su casa a los más necesitados, como de hecho anima a hacer a todo el mundo siempre que puede. Dicho y hecho, al día siguiente se presenta en su casa un curioso grupo que pondrá a prueba su capacidad de predicar con el ejemplo. Philippe de Chauveron (Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?) es el encargado de poner en imágenes esta historia protagonizada por Christian Clavier (Una bolsa de canicas), Ary Abittan (Fatal), Elsa Zylberstein (Primavera en Normandía), Cyril Lecomte (Mea culpa) y Nanou Garcia (Zouzou).

La producción española tiene a El autor como su principal representante. Adaptación de una novela de Javier Cercas, y dirigida por Manuel Martín Cuenca (Caníbal), esta comedia dramática gira en torno a un hombre cuyo sueño es ser escritor. Con una vida gris y sin talento, todo lo que crea es anodino y carente de interés, al contrario que su mujer, que sin pretenderlo crea un best-seller. Dispuesto a hacer su sueño realidad, indaga en los secretos de la novela junto a un profesor de escritura, comprendiendo que toda ficción surge de la realidad. Comienza entonces a manipular a sus vecinos para crear la historia perfecta, pero toda decisión tiene sus consecuencias. El reparto está encabezado por Javier Gutiérrez (1898. Los últimos de Filipinas), Antonio de la Torre (Que Dios nos perdone), María León (Cuerpo de élite), Adriana Paz (Hilda), Tenoch Huerta (La carga) y Adelfa Calvo (La isla mínima).

España también produce El vientre de Europa, drama escrito, dirigido y protagonizado por Juan Pinzás (Días de boda) que combina fantasía y misterio para narrar el viaje introspectivo de un cineasta desde el vientre de su madre al vientre de Europa, uniendo pasado, presente y futuro a través de dos ciudades como Berlín y Madrid. Junto a Pinzás encontramos en el reparto a Elke Krüger, Katherine Sorel y María Villar (La princesa de Francia).

Entre el resto de estrenos europeos también encontramos Jupiter’s Moon, drama de ciencia ficción con capital húngaro y alemán cuyo argumento se centra en los intentos de un joven sirio por cruzar la frontera hacia Europa junto a su padre. Cuando están a punto de conseguirlo son interceptados por la policía húngara, que dispara al joven. En lugar de morir, este se eleva por el aire. El milagro se repite en ante los ojos de un corrupto médico de un campo de refugiados, que tratará de explotar el talento del recién llegado. Dirigida por Kornél Mundruczó (Lányok), la cinta está protagonizada por Mónika Balsai (Un hada llamada Liza), Merab Ninidze (Rehenes), György Cserhalmi (Mephisto) y Zsombor Jéger (Kincsem).

También aterriza en la cartelera lo nuevo de Baltasar Kormákur (Everest), titulado Medidas extremas. A medio camino entre el drama y el thriller, la trama comienza cuando un cirujano felizmente casado y con dos hijas ve cómo su mundo empieza a desmoronarse cuando su hija mayor comienza una relación con un traficante de drogas. La mala influencia de este tanto en la joven como en la familia llevarán al médico a límites que nunca imaginó. Kormákur da vida al protagonista en un reparto en el que también destacan Hera Hilmar (We are the freaks), Ingvar Eggert Sigurðsson (De caballos y hombres) y Gísli Örn Garðarsson (Brim).

Desde Colombia llega Los Nadie, debut en el largometraje de Juan Sebastián Mesa que gira en torno a cinco jóvenes que se conocen y malviven en las calles de una ciudad hostil mientras sueñan con un viaje que les permita escapar de ese entorno. Los debutantes Esteban Alcaraz, Camila Castrillón, Angélica Puerta, Alejandro Pérez Ceferino y Luis Felipe Álzate son los protagonistas de este drama.

Japón produce, en colaboración con Francia, el drama romántico Hacia la luz, nuevo trabajo escrito y dirigido por Naomi Kawase (Una pastelería en Tokio) que narra la relación entre una mujer que hace audiodescripciones de películas y un fotógrafo que está a punto de perder la vista. A pesar de sus diferencias, ambos encontrarán una conexión a través del cine. Masatoshi Nagase (Five to Nine) y Ayame Misaki (Ataque a los titanes) dan vida a la pareja protagonista, que está acompañada por Tatsuya Fuji (Watashi no otoko), Mantarô Koichi (Rinne) y Noémie Nakai (Death Note. El nuevo mundo).

La animación tiene como único representante a La Isla de los Monstruos, producción mexicana cuya trama comienza cuando un joven inicia un viaje a Isla Calaca cuando descubre que puede transformarse en un monstruo. Allí conocerá todo tipo de seres extraños con los que vivirá una aventura que cambiará su vida. Leopoldo Aguilar (El secreto del medallón de jade) dirige esta propuesta a la que ponen voz Fiona Hardingham (El último baile), Roger Jackson (la voz al teléfono en Scream), Jenifer Beth Kaplan, Eric Larsen y Katie Leigh (Jake and the giants).

Dos propuestas españolas copan la oferta documental de la semana. Por un lado, Los demás días es una obra escrita y dirigida por Carlos Agulló (Plot for peace) que sigue el trabajo del doctor Pablo Iglesias, médico de cuidados paliativos con el que la cinta aborda la cuestión de vivir bien hasta el último momento, de cuidar la vida más que ofrecer a los pacientes una muerte digna.

Por otro, Arte al agua narra la vida a bordo de un barco de arrastre en Terranova, recogiendo para ello testimonios de los pescadores. Olivier van der Zee (Encierro) escribe y dirige el film.

Anuncios

‘Silencio’: una lenta tortura, y no solo para los sacerdotes apóstatas


Adam Driver y Andrew Garfield protagonizan 'Silencio'.Defender el trabajo de un director como Martin Scorsese (Infiltrados) es harto sencillo. Tanto que uno puede caer en la tentación de atacar su obra simple y llanamente por ofrecer algo diferente al resto. Lo difícil es saber apreciar los aspectos positivos y negativos de una película suya y saber cuáles pesan más. Su última propuesta tiene mucho de ambos, pero la sensación final es que tienen más relevancia los elementos negativos que los positivos, y eso es algo raro, muy raro, en este maestro del séptimo arte.

Lo más interesante de Silencio es, sin duda, el tema que aborda. La tortura y la violencia física y psicológica a la que se enfrentaron los sacerdotes jesuitas que trataron de implantar de forma sólida el cristianismo en Japón en el siglo XVII es algo que no solo planea sobre toda la trama, sino que adquiere una dureza inusitada durante varios momentos del metraje, evidenciando de paso una imaginación poco convencional de los dirigentes del país asiático en este ámbito. Bajo este prisma, la obra de Scorsese es un relato sin ningún tipo de paños calientes, capaz de poner ante la mirada del espectador situaciones de auténtico horror acompañadas de una fotografía tan bella como aterradora.

A todo ello se suma, además, la reflexión sobre la implantación de esta religión occidental en Japón, y cómo su población afronta esta nueva creencia desde un punto de vista cuanto menos particular, desvirtuando muchos de sus preceptos para adaptarlos a su propia forma de ser, de vivir o de pensar. Una idea que no solo se explica con el personaje de Liam Neeson (En tercera persona), sacerdote apóstata que explica el modo en que es entendida la religión en aquel país. A lo largo del metraje hay varios momentos que ponen de manifiesto la visión de la sociedad sobre el cristianismo, los más evidentes los protagonizados por el personaje de Yôsuke Kubozuka (Tokyo Tribe).

Los problemas de Silencio, y no son menores, son su ritmo y su duración. Scorsese adopta, tal vez demasiado, el estilo narrativo del cine asiático clásico para regodearse en la espléndida fotografía y en los incomparables paisajes, generando una narrativa contemplativa, más interesada en algunos momentos en la forma que en el fondo. Por otro lado, el guión adolece de una longitud excesivamente larga para lo que se quiere narrar, ahondando demasiado en el primer contacto de los protagonistas con Japón y reincidiendo en las dudas existenciales del personaje de Andrew Garfield (Nunca me abandones) durante su cautiverio, alargando la tortura (al personaje y al espectador) sin demasiado sentido. El resultado es una película bella, poderosa y con un mensaje sumamente interesante que se pierde en un ritmo lento y en un metraje al que le sobran muchos minutos.

Nota: 6,5/10

Scorsese pide ‘Silencio’ a los primeros estrenos de 2017


Estrenos 6enero2016Este año 2017 comienza, al menos en lo que a estrenos se refiere, al menos interesante. Liderados por una película que, al menos a priori, parece llamada a protagonizar la lucha por algunos de los premios que se entregarán en los próximos meses, los estrenos se reparten hasta en tres días, aprovechando de este modo los últimos coletazos de las vacaciones navideñas. Cine para toda la familia, comedias alocadas, dramas humanos y thrillers son las principales propuestas que se estrenan, sobre todo, el 6 de enero.

Entre ellas destaca Silencio, lo nuevo de Martin Scorsese (El lobo de Wall Street) que adapta la novela de Shûsaku Endô. Su trama se desarrolla en la segunda mitad del siglo XVII, cuando dos jóvenes jesuitas viajan a Japón para encontrar a un misionero que, tras ser capturado y torturado, ha renunciado a su fe. Su viaje será de todo menos apacible, y vivirán en primera persona los peligros de ser un cristiano en la sociedad japonesa de la época, poniendo a prueba sus propias creencias. Un interesante drama producido entre Estados Unidos, México y Taiwán y protagonizado por Andrew Garfield (Hasta el último hombre), Adam Driver (Star Wars: El despertar de la fuerza), Liam Neeson (Un monstruo viene a verme), Tadanobu Asano (Viaje hacia la orilla) y Ciarán Hinds (La región inmóvil).

Unos días antes, el 4 de enero, llega a las salas españolas De-mentes criminales, comedia gamberra norteamericana producida en 2015 cuyo argumento arranca cuando el conductor de un furgón blindado que no tiene más aspiraciones que conquistar a su amor platónico, se ve envuelto en el robo del dinero que transporta. El grupo de ladrones con los que perpetra el crimen, sin embargo, empieza a dejar un rastro que las autoridades siguen fácilmente hasta él, lo que le obligará a huir en una persecución en la que también se verá involucrado un sicario. Todo mientras planea como vengarse de sus antiguos compañeros. Jared Hess (Super Nacho) dirige esta cinta en cuyo reparto encontramos a Kristen Wiig (Cazafantasmas), Mary Elizabeth Ellis (Los hombres libres de Jones), Owen Wilson (Zoolander 2), Zach Galifianakis (R3sacón), Jason Sudeikis (Nunca entre amigos), Ken Marino (Pesadillas) y Kate McKinnon (Fiesta de empresa).

Ese mismo día también llega a la cartelera Monster Trucks, cinta de aventuras y acción que sigue las peripecias de un joven que ansía escapar de una vida monótona y rutinaria en su pueblo natal. Para ello, y combinando piezas y chatarra de varios coches, construye un ‘monster truck’. Todo cambiará cuando un accidente despierte a una extraña criatura que se unirá a su coche y en la que encontrará un inesperado amigo. Dirigida por Chris Wedge (Robots), la película está interpretada por Lucas Till (X-Men: Apocalipsis), Jane Levy (No respires), Amy Ryan (El puente de los espías), Rob Lowe (Sex tape), Thomas Lennon (Knight of cups), Barry Pepper (Matar al mensajero), Danny Glover (Pushing Dead) y Frank Whaley (Cold moon).

Pasamos ahora a los estrenos españoles, y entre ellos destaca el thriller Contratiempo, nuevo film escrito y dirigido por Oriol Paulo (El cuerpo), que arranca cuando un joven empresario despierta en una habitación de hotel junto al cadáver de su amante. Aunque todo apunta a su culpabilidad, él se declara inocente, por lo que decide contratar a la mejor preparadora de testigos del país para encontrar una duda razonable. Sin embargo, la aparición de un testigo de cargo amenaza con destrozar su plan. Mario Casas (Toro), Bárbara Lennie (El apóstata), José Coronado (El hombre de las mil caras), Ana Wagener (Vulcania), Paco Tous (La puerta abierta) y Francesc Orella (Lasa y Zabala) encabezan el reparto de este film que llega el viernes 6 de enero.

España también está presente en Mimosas, en la que también hay capital francés, marroquí y qatarí. Este intenso drama estrenado el 5 de enero sigue el viaje de una caravana que lleva el cadáver de un jeque a través del Atlas marroquí. Un viaje en el que ninguno de los implicados tiene asegurado llegar a su destino. Dirigida por Oliver Laxe (Todos vós sodes capitáns), la película cuenta con un debutante reparto encabezado por Ahmed El Othemani, Ikram Anzouli, Said Aagli, Shakib Ben Omar y Ahmed Hammoud.

Francia y Canadá colaboran en Sólo el fin del mundo, adaptación de la obra de Jean-Luc Lagarce en la que un escritor regresa a su pueblo natal para anunciar a su familia que pronto morirá. La noticia, lejos de generar una comunión entre todos los miembros del clan, reabre viejas heridas y provoca un cóctel de enfrentamientos cruzados. Xavier Dolan (Tom en la granja) dirige este drama en cuyo reparto encontramos a Nathalie Baye (La volante), Vincent Cassel (Una semana en Córcega), Marion Cotillard (Assassin’s Creed), Léa Seydoux (Spectre) y Gaspard Ulliel (El arte de amar).

También es una coproducción Desierto, aunque en esta ocasión entre Francia y México. Dirigida por Jonás Cuarón (Año uña), guionista de Gravity (2013), este thriller dramático arranca cuando un joven mexicano decide cruzar de forma ilegal la frontera para entrar en Estados Unidos. Lo que comienza siendo un viaje más o menos cómodo pronto da un giro al estropearse el vehículo en el que le lleva su guía. Junto al resto de indocumentados se verá obligado a cruzar las tierras baldías, una ruta rara vez utilizada en la que deberán enfrentarse no solo al clima, sino a un vigilante cuya afición es disparar a matar a inmigrantes ilegales. El reparto está encabezado por Gael García Bernal (serie Mozart in the jungle), Jeffrey Dean Morgan (serie The walking dead), Diego Cataño (Salvajes), Alondra Hidalgo y Marco Pérez (Aerosol).

Por último, aunque no por eso menos importante, el 5 de enero se ha estrenado Train to Busan, cinta de Corea del Sur que combina acción, drama y terror en una historia cuyo argumento se centra en un padre y su hijo que tratan de huir de una epidemia que ha puesto en alerta a Corea. Su huida pasa por coger el tren de alta velocidad que une Seúl con Busan. Pero antes de partir un zombi logra subir al tren, lo que deja encerrados a los pasajeros en una lucha por su vida. Escrita y dirigida por Yeon Sang-ho (The fake), la cinta cuenta en su reparto con Jung Yu-mi (La chica satélite y el chico vaca), Kim Soo-an (Gyeongju), Sohee, Ma Dong-seok (Norigae) y Gong Yoo (Ese daieoli).

‘Hasta el último hombre’: uno más, solo uno más


Andrew Garfield no dispara un solo tiro en 'Hasta el último hombre'.Aunque solo fuera por conocer la historia de Desmond Doss, objetor de conciencia que logró la máxima distinción del ejército norteamericano por sacar con vida a 75 hombres del campo de batalla sin disparar una sola bala, la nueva película de Mel Gibson (Braveheart) como director ya merece la pena. Pero es que el film en sí mismo es una obra imprescindible del moderno cine bélico, un relato sobre el valor, sobre la fidelidad a las creencias y sobre la amistad que se forja en el frente. Y todo ello con sus imperfecciones, que las tiene.

Lo bueno, como suele ocurrir en estos casos, es que dichos puntos débiles son casi irrelevantes en Hasta el último hombre. El principal talón de Aquiles de la cinta es su comienzo, excesivamente lento y, aunque necesario, reiterativo en la lucha de un joven soldado que no quiere coger un fusil pero sí luchar en el frente junto al resto de hombres. Lo que sufre durante su entrenamiento, incluyendo un juicio militar, se desarrolla de modo algo pausado, repitiendo fórmulas y argumentos que solo logran dejar más claro lo que ya se sabe a los pocos minutos de comenzar el film, alargando por consiguiente la presentación del protagonista (bien interpretado por Andrew Garfield tras  colgar el traje de Spider-man).

Ahora bien, una vez superado esta primera parte y los buenos y malos momentos que deja, Gibson entra en harina con una de las secuencias bélicas más impactantes, sobrecogedoras, brutales, sanguinarias y contundentes que se recuerdan. De hecho, no es extraño que vuelva a la memoria el comienzo de Salvar al soldado Ryan (1998), modelo que sin duda utiliza el director para abordar la violencia y crudeza de un combate sin cuartel. Y lo que hasta ese momento podía parecer parsimonia se convierte en una celeridad extenuante, en un sinfín de disparos, gritos, dolor y angustia. Y con ellos, la labor de un joven que es capaz de demostrar su valía y su enorme corazón al meterse de lleno en un conflicto sin más armas que sus ganas de salvar a sus compañeros. Lo que ocurre después es sencillamente uno de los mejores relatos bélicos de los últimos años.

Desde luego, Hasta el último hombre tal vez no sea una película perfecta. Su guión, aunque interesante, está algo desequilibrado. Y habrá quienes piensen que parte del reparto no está bien elegido. Pero nada de eso importa. Personalmente creo que los actores, en mayor o menor medida, hacen una labor más que notable. Y desde luego la dirección de Gibson es magistral, sobre todo por el impacto que provoca en el espectador ese primer combate que nos sitúa al mismo nivel que un joven sin experiencia sin un arma en sus manos con la que poder defenderse. Pero aparte de todo eso, está el mensaje que se desprende en cada fotograma, en cada frase de diálogo. Esa combinación de fondo y forma es la que convierte a este film es una gran obra, y la que deja al espectador susurrando: “Uno más, solo uno más”.

Nota: 8/10

‘Hasta el último hombre’ se enfrenta a ‘El editor de libros’


Estrenos 7 y 9 de diciembre de 2016La extraña semana en España entre el lunes 5 de diciembre y el domingo 11 ha provocado que la cartelera reciba los estrenos de forma adelantada este miércoles, día 7. Esto va a permitir a muchos espectadores acercarse a las salas para comprobar, como se empieza a rumorear, que los principales títulos que llegan tienen serias opciones de competir por los Oscar en las principales categorías. Dos películas muy diferentes entre sí pero que tienen todos los elementos habituales en las producciones dramáticas que suelen presentarse en estos premios. Junto a ellos, varias novedades que se reparten entre este miércoles y el viernes 9.

Comenzamos el repaso con Hasta el último hombre, drama bélico producido entre Estados Unidos y Australia basado en un personaje real y que supone el regreso tras las cámaras de Mel Gibson (La pasión de Cristo) después de 10 años. La trama, ambientada en la II Guerra Mundial, narra la historia de Desmond T. Doss, médico militar que combatió en la batalla de Okinawa sin disparar un solo tiro, y que con sus acciones se convirtió en el primer objetor de conciencia en recibir la Medalla de Honor en la historia de Estados Unidos. El reparto está encabezado por Andrew Garfield (The Amazing Spider-man 2: El poder de Electro), Vince Vaughn (serie True detective), Sam Worthington (Everest), Teresa Palmer (Triple 9), Rachel Griffiths (Al encuentro de Mr. Banks) y Hugo Weaving (La modista).

También destaca la británica El editor de libros, adaptación del libro de A. Scott Berg en torno a la figura de Max Perkins, editor de autores como Hemingway o Fitzgerald. El argumento se centra en la relación de amistad entre él y un joven Thomas Wolfe, un diamante en bruto que ayudó a convertir en un genio. Dirigida por Michael Grandage, que debuta de este modo en la dirección, la cinta está protagonizada por Colin Firth (Kingsman: Servicio secreto), Jude Law (Espías), Nicole Kidman (El secreto de una obsesión), Guy Pearce (Iron Man 3), Laura Linney (Sully) y Dominic West (Pride).

Muy diferente a estas películas es la comedia Fiesta de empresa, producción hollywoodiense dirigida a cuatro manos por Josh Gordon y Will Speck (directores de Un pequeño cambio) que, como se desprende de su título, gira en torno a una fiesta de empresa organizada por unos directivos para conseguir atraer a un cliente. El problema llega cuando el evento se les va de las manos y termina convirtiéndose en un desmadre fuera de control. Humor gamberro a raudales es lo que ofrece este film, además de nombres como los de Jennifer Aniston (Cómo acabar sin tu jefe 2), Jason Bateman (Un espía y medio), Olivia Munn (X-Men: Apocalipsis), T.J. Miller (serie Silicon Valley), Jamie Chung (serie Érase una vez), Kate McKinnon (Cazafantasmas) y Abbey Lee (Dioses de Egipto).

Este miércoles también se estrena Paterson, lo nuevo de Jim Jarmusch (Flores rotas) como director en la ficción cinematográfica. A medio camino entre el drama y la comedia, la historia de esta coproducción entre Estados Unidos, Francia y Alemania gira en torno a un conductor de autobús llamado Paterson que vive y trabaja en la ciudad de Paterson (Nueva Jersey). Su vida, monótona y rutinaria, se reparte entre su trabajo, su pasión por la poesía y su novia, una mujer con una vida y sueños muy diferentes. Juntos son capaces de encontrar la poesía y la belleza en los detalles más pequeños. Adam Driver (Star Wars: El despertar de la fuerza) y Golshifteh Farahani (Altamira) dan vida a la pareja protagonista.

Este miércoles también llegan otras dos novedades. Por un lado, la española María (y los demás) supone el debut en el largometraje de Nely Reguera. Este drama arranca cuando una mujer que ha cargado siempre con el peso de su familia, cuidando de su padre y sus hermanos, recibe la noticia de que su progenitor va a contraer matrimonio con su enfermera. Este hecho abre la puerta a la posibilidad de que viva su propia vida, aunque deberá afrontar si realmente quiere y es capaz de hacerlo. Los principales actores son Bárbara Lennie (Magical girl), José Ángel Egido (Quién mató a Bambi?), Rocío León (Anabel), Pablo Derqui (Neruda), Vito Sanz (Los exiliados románticos) y Julián Villagrán (Ciudad delirio).

Por otro, Migas de pan es un drama producido entre España y Uruguay dirigido por Manane Rodríguez (Un ajuste de cuentas) cuya historia gira en torno al regreso de una mujer a su país natal, del que tuvo que huir tras enfrentarse a la persecución, el presidio y la pérdida de custodia de su hijo. En su vuelta tendrá que decidir entre lo que le pide su corazón y lo que le dicta su conciencia. En el reparto encontramos a Cecilia Roth (Los amantes pasajeros), Ernesto Chao (La playa de los ahogados), Ulises Di Roma (El faro del sur), Quique Fernández (Próxima) y Justina Bustos (Una noche de amor).

Viernes, 9 de diciembre

Junto a estos estrenos adelantados al miércoles también llegan a la cartelera varios títulos este viernes, 9 de diciembre. Uno de ellos es Las apariencias engañan, comedia norteamericana cuyo argumento se centra en una pareja cuya vida da un giro radical al verse implicados en una trama de espionaje y descubrir que sus vecinos, aparentemente perfectos, son en realidad dos agentes secretos que trabajan para el Gobierno. Greg Mottola (Paul) dirige esta propuesta protagonizada por Jon Hamm (serie Mad Men), Isla Fisher (Animales nocturnos), Zach Galifianakis (R3sacón), Gal Gadot (Batman v. Superman: El amanecer de la Justicia), Ming Zhao (Héctor y el secreto de la felicidad), Maribeth Monroe (El Plan B) y Kevin Dunn (Decisión final).

Con algo de retraso llega En defensa propia, western dramático estrenado en 2014 que dirige Daniel Barber (Harry Brown) y que ambienta su acción en los últimos días de la Guerra de Secesión. En concreto, la trama se centra en tres mujeres que, abandonadas a su suerte, deberán hacer todo lo posible para defender su hogar y a ellas mismas del ataque de dos soldados que se han escapado del Ejército de la Unión. Sam Worthington, que hace doblete, Brit Marling (The East), Hailee Steinfeld (3 días para matar), Muna Otaru (Leones por corderos), Kyle Soller (El quinto poder) y Ned Dennehy (Downhill) son los principales actores.

Por otro lado, la española 249. La noche en que una becaria encontró a Emiliano Revilla relata en clave dramática cómo una joven licenciada en periodismo se convirtió en la primera persona en encontrar a Emiliano Revilla, empresario secuestrado durante 249 días por ETA. Aunque sabe que tiene la noticia del año, también es consciente de que no puede dar la exclusiva hasta pasadas unas horas. Debut en el largometraje de Luis María Ferrández, la cinta está protagonizada por Macarena Gómez (Musarañas), Alberto Jiménez (El gran salto adelante), Beatriz Medina (Los héroes del mal), Mauricio Bautista (Marisa en los bosques), Tema Blasco (Lección debida) y Javier Antón (Messer).

Finalmente, el documental brasileño Cinema Novo es un ensayo cinematográfico acerca de uno de los movimientos audiovisuales más influyentes en Sudamérica durante los años 50 y 60, todo visto a través de las obras y las reflexiones de sus autores más destacados. La cinta está escrita y dirigida por Eryk Rocha (Transeunte).

‘The Amazing Spider-Man: El poder de Electro’: la impotencia del héroe


Peter Parker se enfrentará a poderosos enemigos en 'The Amazing Spider-Man: El poder de Electro'.No sé si es casualidad o que la experiencia es un grado, pero si algo comparten las dos trilogías sobre el superhéroe arácnido es que, al menos por ahora y a falta de que llegue la tercera de la nueva saga, las segundas partes superan lo visto en las primeras. En el caso concreto que nos atañe el director Marc Webb ((500) días juntos) evidencia los motivos por los que fue elegido, y que tienen más que ver con el aspecto dramático de la historia que con sus efectos y su dinamismo. La cinta gana peso emocional, recupera conceptos clásicos del personaje al mismo tiempo que reinventa otros y propone nuevas vías inexploradas hasta ahora. Lo cual no quiere decir, claro está, que sea una cinta perfecta.

En líneas generales, The Amazing Spider-Man: El poder de Electro combina sabiamente la dual naturaleza del protagonista, un Andrew Garfield (Nunca me abandones) que vuelve a demostrar la complicidad que tiene con el personaje. El drama, ya sea en forma de respuestas del pasado o promesas del futuro, encuentra los huecos necesarios entre las espectaculares secuencias de acción (en las que, todo sea dicho, se abusa de la cámara lenta) para conformar una historia que no solo retoma las incógnitas dejadas por la primera parte, sino que abre otras nuevas. Incluso se permite el lujo de anticipar la llegada del grupo de villanos más importante del mundo del cabeza de red.

Dicho drama, por cierto, es lo que define por encima de cualquier otro aspecto la nueva aventura del trepamuros. A medida que pasan los minutos (puede que demasiados minutos) una sospecha de tragedia inevitable se cierne sobre el desarrollo dramático, generando cierta incomodidad en el espectador que, tanto si conoce las historias en papel como si no, no se resuelve hasta el final. El film vuelve a abordar de forma magistral (la imagen de la telaraña con forma de mano es sencillamente insuperable) la impotencia de un joven superhéroe al que la vida le demuestra una y otra vez que no es invencible, y que sus poderes no son nada ante el destino que le aguarda.

Hay que decir, empero, que si bien la cinta gana en dramatismo, sigue pecando de los errores que ya se vieron en su predecesora. Por fortuna, el traje ha vuelto a senderos más clasicistas, pero la distinción entre Peter Parker/Spider-Man sigue siendo casi inexistente, utilizando la personalidad algo cómica y burlona característica del superhéroe en ambos aspectos de su vida. Igualmente, la presencia de hasta tres villanos (en la práctica son dos, pero bueno) no hace sino impedir un mejor desarrollo de los personajes, restando fuerza a unos enemigos, por otro lado, muy logrados.

Desde luego, The Amazing Spider-Man: El poder de Electro tiene todavía muchas aristas que pulir, pero eso no impide que sea un espectáculo de lo más entretenido y recomendable. Los más puritanos posiblemente no terminen de comulgar con el origen de algunos villanos, caso del Duende, pero eso no debería ser un obstáculo para encontrar en esta segunda parte una gran obra sobre el personaje, capaz de captar el dinamismo de los movimientos del héroe y su lado más trágico en un único y bien armado conjunto. Solo cabe esperar que la tercera entrega siga esta senda y que se olvide, en todo caso, de la terrible manía de introducir más de un villano en la función, algo que normalmente siempre ha tenido terribles consecuencias.

Nota: 7,5/10

Spider-Man pretende salvar el mundo en Semana Santa


Estrenos 16abril2014Lo que ha ocurrido con los estrenos en España de esta Semana Santa es, cuanto menos, curioso. Y no lo digo porque se hayan adelantado a hoy miércoles, 16 de abril, por otro lado algo habitual cuando los viernes son festivos. No, lo curioso es que los estrenos se han dividido en dos fechas, hoy y mañana jueves, para ocupar las salas de forma progresiva. Más aún, el estreno que a priori tiene todas las papeletas para convertirse en uno de los films más taquilleros del año es el único que se estrena el día 17 de abril, perdiendo la oportunidad no solo de competir desde el primer momento con el resto de novedades, sino desaprovechando las sesiones del miércoles de cara a su recaudación. En cualquier caso, de lo que no cabe duda es de que el regreso del hombre araña es el estreno de la semana.

Así que comenzaremos por ella aunque se estrene mañana jueves. The Amazing Spider-Man: El poder de Electro es el título de esta nueva aventura arácnido que retoma la historia del famoso superhéroe de Marvel allí donde la dejó The Amazing Spider-Man hace un par de años. Peter Parker disfruta siendo un superhéroe, pero el pasado de sus padres sigue persiguiéndole. Su búsqueda de respuestas le llevará a descubrir los peligrosos experimentos en los que se vio envuelto su padre, debiendo luchar al mismo tiempo con tres peligrosos villanos de los que Electro, un hombre que es electricidad en estado puro, representa la mayor amenaza. Acción, humor y 3D es lo que promete esta cinta que, con toda probabilidad, hará las delicias de los fans del superhéroe. Marc Webb vuelve a ponerse tras las cámaras, mientras que los principales actores de la primera entrega repiten en sus respectivos personajes: Andrew Garfield (Leones por corderos) como Spider-Man; Emma Stone (Rumores y mentiras) como Gwen Stacy; Sally Field (Lincoln) como la tía May; Campbell Scott (serie Daños y perjuicios) como Richard Parker; Embeth Davidtz (La lista de Schindler) como Mary Parker; y Denis Leary (Sand) como el capitán Stacy. A ellos se suman los tres villanos interpretados por Jamie Foxx (Django desencadenado); Paul Giamatti (12 años de esclavitud) y Dane DeHaan (Chronicle).

Pasamos ahora a lo que llega hoy miércoles. Y uno de los títulos más destacados es El Tour de los Muppets, nueva aventura de los famosos muñecos televisivos que, en esta ocasión, se ven envueltos en una conspiración internacional cuando realizan una gira por todo el mundo. Dicha conspiración está encabezada, ni más ni menos, que por el Delincuente Número Uno, cuya mano derecha es Número Dos. Dirigida por James Bobin (Los Muppets), la cinta cuenta con Ricky Gervais (Increíble pero falso), Ty Burrell (serie Modern family) y Tina Fey (Noche loca), además de personajes tan conocidos como la rana Gustavo, la cerdita Peggy, Gonzo, el oso Fozzie y muchos más.

El último de los estrenos norteamericanos es La partícula de Dios, thriller de acción del 2011 protagonizado por Antonio Banderas (La piel que habito) que sigue la búsqueda que realiza un investigador privado al que un ruso le encarga encontrar a su mujer. Para poder cumplir con su objetivo deberá enfrentarse a los numerosos hombres que también están interesados en encontrar a la mujer. Para colmo, el contrato llega en un momento en que el hombre se plantea muchos aspectos de su profesión, sobre todo las motivaciones que le llevan a inmiscuirse en la vida privada de la gente. Dirigida por Tony Krantz (Otis), en el reparto encoframos numerosos rostros conocidos como los de Thomas Kretschmann (Valkiria), William Fichtner (El llanero solitario), Sienna Guillory (Corazón de tinta), Delroy Lindo (Domino), James Van Der Beek (serie Apartamento 23), Sam Elliott (Up in the air), Autumn Reeser (La vecina de al lado), Snoop Dogg (Día de entrenamiento), Bill Duke (Yellow) y Rebecca Mader (Los hombres que miraban fijamente a las cabras).

En lo referente a la producción europea, uno de los títulos destacados es Tren de noche a Lisboa, que cuenta con capital alemán, suizo y portugués. La trama arranca cuando un profesor suizo de latín, griego y hebreo salva a una joven portuguesa del suicidio. Al poco tiempo empieza a leer una novela escrita por un doctor y poeta que luchó contra el dictador Salazar. La pasión que despierta el libro en el hombre le llevará a obsesionarse hasta el punto de abandonar su trabajo y viajar a Lisboa para enfrentarse al pasado de una forma que jamás hubiera imaginado. Basada en la novela de Pascal Mercier, la película está dirigida por Bille August (Adiós Bafana) y protagonizada por Jeremy Irons (Hermosas criaturas), Mélanie Laurent (Malditos bastardos), Jack Huston (serie Boardwalk Empire), Martina Gedeck (The door), Tom Courtenay (El cuarteto), Bruno Ganz (El consejero), Lena Olin (Chocolat), Christopher Lee (Sombras tenebrosas) y Charlotte Rampling (Melancolía).

También llega El pasado, producción francoitaliana que, en clave dramática, aborda el difícil proceso de divorcio entre un hombre que viaja de Teherán a París y su mujer francesa. Un proceso que se verá afectado por la conflictiva relación entre la mujer y su hija, y que tendrá inesperadas consecuencias cuando el hombre, en un intento de acercar posturas entre madre e hija, desvele un secreto del pasado. Asghar Farhadi (A propósito de Elly) escribe y dirige la cinta, mientras que frente a la cámara encontramos a Bérénice Bejo (The Artist), Tahar Rahim (Oro negro), Ali Mosaffa (Pele akher), Pauline Burlet (Dead man talking) y Elyes Aguis.

Finalmente, desde Suiza se presenta Hasta ver la luz, film de acción dirigido escrito y dirigido por Basil da Cunha que supone su debut en el largometraje. La historia sigue la solitaria vida de un joven que vive con su iguana y deambula por los barrios criollos de Lisboa durante la noche, todo con la intención de reunir el dinero necesario para saldar una deuda con un jefe de la banda local. Su vida dará un vuelco cuando se vea envuelto en un atraco que sale mal y sea perseguido por la policía hasta el amanecer. El reparto está integrado por actores debutantes, entre los que cabe destacar a Joao Veiga, Pedro Ferreira, Paulo Ribeiro, Nelson da Cruz Duarte Rodrigues y Ana Clara Baptista de Melo Soares Barros.

Avance de ‘The amazing Spider-Man 2’: tres por el precio de uno


En 'The Amazing Spider-Man 2' el trepamuros deberá enfrentarse a Electro, Rino y el Duende Verde.Desde hace varios días se anunciaba que las primeras imágenes en movimiento de The amazing Spider-Man 2 estaban a punto de ver la luz. Pues bien, el pasado jueves los seguidores de las aventuras del arácnido superhéroe de Marvel pueden disfrutar de dicho tráiler en el que lo más interesante, además de comprobar que se ha retomado el diseño más clásico del traje, es la presencia de tres villanos (Electro, Rino y Duende). Pero de eso hablaremos más adelante. Ahora, una breve sinopsis, si es que eso es posible.

Digo esto porque poco ha trascendido de su argumento. Lo que sí se conoce es que el guión, escrito por Alex Kurtzman y Roberto Orci (creadores de la serie Fringe) retoma el final de su predecesora, situando al protagonista en la encrucijada de su labor como superhéroe y su vida como Peter Parker, con todo lo que eso conlleva (promesas, familia, instituto, …). En este contexto el joven trepamuros continuará con su investigación de Oscorp, empresa para la que trabajaba su padre antes de morir y en la que descubrirá no solo importantes secretos, amén de enfrentarse a enemigos que parecen compartir un origen común.

Visualmente espectacular, como todas las películas sobre el personaje que se han hecho recientemente, la película sí parece aprovechar mucho mejor las ventajas que otorga la naturaleza de este superhéroe, algo parecido a lo que ocurrió con la primera y segunda película dirigidas por Sam Raimi (Posesión infernal). Prueba de ello es ese primer plano siguiendo la caída libre de Spider-man, quien por cierto sigue vistiendo un traje que no parece encajarle tanto como debería. Detalles aparte, lo que hay que destacar, al menos en el plano visual, es el personaje de Electro, interpretado por Jamie Foxx (Django desencadenado).

Siendo sincero, las primeras imágenes del actor caracterizado no parecían prometer mucho, y en cierto modo los momentos más estáticos del tráiler confirman esta idea. Sin embargo, las imágenes finales de este avance, con ese combate entre héroe y villano, trasladan magistralmente la dinámica de este tipo de confrontaciones, aprovechando al máximo las posibilidades que ofrece la electricidad y las características de uno de los personajes más atractivos del mundo del cómic. A todo esto habría que añadir el hecho de que tres villanos, con sus correspondientes desarrollos dramáticos y sus luchas individuales con el superhéroe, tengan cabida en una sola película. Evidentemente, habrá que esperar a ver el resultado, pero la experiencia previa de Spider-man 3 no fue particularmente buena (con la que parece compartir, además, un mayor uso de los efectos digitales).

The amazing Spider-Man 2, subtitulada en España como El poder de Electro, cuenta con todo el equipo del original, es decir, con Marc Webb [(500) días juntos] como director, Andrew Garfield (Nunca me abandones) como Spider-man, Emma Stone (Rumores y mentiras) como Gwen Stacy, Sally Field (Lincoln) como la tía May, además de apariciones de Martin Sheen (Infiltrados) y Denis Leary (Doble contratiempo). Aunque lo realmente interesante reside en las nuevas incorporaciones: Paul Giamatti (Templario), Dane DeHaan (Chronicle) y Chris Cooper (Pacto de silencio), además del ya mencionado Foxx. A continuación podéis ver el tráiler íntegro.

‘La red social’, innovar en historias de personajes contemporáneos


Andrew Garfield, Joseph Mazzello y Jesse Eisenberg, protagonistas de 'La Red Social'.Las biografías de personajes influyentes en la sociedad, ya sean históricos o contemporáneos, siempre ha sido un tema muy apreciado por cineastas y actores. Quizá la mejor prueba de ello sea que aquellos intérpretes que adoptan las características de dichos iconos suelen estar nominados a la mayoría de premios, consiguiendo muchos de ellos. Ashton Kutcher (Algo pasa en Las Vegas) será el último en sumarse a esta tendencia con su papel en jOBS, que aborda la vida del fallecido creador de Apple y que en pocos días llegará a medio mundo. Casualidad o no, hace tres años el mundo de la informática e Internet ya fue tratado en otra recreación de la vida de uno de los gurús de este mundo: Mark Zuckerberg, creador de Facebook. La red social, dirigida por David Fincher (El curioso caso de Benjamin Button), es uno de esos experimentos audiovisuales en los que una historia aparentemente poco cinematográfica se convierte en una pieza de estudio desde varios puntos de vista.

Y digo lo de “aparentemente poco cinematográfica” porque poco hay en su trama que pueda destacarse como algo fuera de lo común. El argumento no tiende en ningún momento a generar sorpresa o intriga. Ni siquiera provoca cierto malestar, salvo que se considere al protagonista como el verdadero villano del film (algo que, por cierto, se consigue en muchas ocasiones). El verdadero atractivo de la película, por tanto, reside en el retrato que se hace de los personajes y en la labor del propio Fincher, que vuelve a demostrar su talento en un film que, repasando su filmografía, encaja poco con sus otros proyectos.

Esto no es algo casual. Si los personajes tienen el peso que tienen en la trama es gracias a la labor del que es uno de los mejores guionistas en la actualidad: Aaron Sorkin (serie The Newsroom). Su habilidad innata para crear diálogos frescos y dinámicos en los que el contenido de lo que se dice es fundamental para comprender el desarrollo dramático, así como su capacidad para crear situaciones y secuencias corrientes cargadas de significado convierten esta historia sencilla en un estudio sobre la ambición, sobre la amistad (o la falta de ella) y sobre el poder de controlar nuestro entorno. Lo más destacable en este sentido posiblemente sea su retrato del protagonista, un hombre cuya alarmante falta de empatía y su egocentrismo sobrepasan el resto de aspectos de su personalidad.

Hace poco tuve la oportunidad de hacerme con una copia del libreto de la película en su versión original. Y tras leerlo solo se pueden destacar dos aspectos. Uno es precisamente esa agilidad a la hora de componer diálogos, entre otras cosas porque son textos cortos, incisivos y muy calculados. El otro es que cualquier estudiante de guión debería analizarlo en profundidad. Tal vez no en el sentido de la estructura dramática del film, sino en la forma de escribir, de estructurar la acción en cada una de las secuencias. Y todo ello sin la necesidad de contar una historia original o creativa. Simplemente adaptando el libro escrito por Ben Mezrich sobre una historia que, por su actualidad, buena parte de la sociedad ya conoce. Ahí radica el éxito de la obra.

El tándem perfecto

Claro que todo este aspecto narrativo es conveniente analizarlo una vez visto el film y leído el texto original. El otro gran pilar de la película, el visual, es mucho más directo y atractivo. Como ya hemos señalado, la historia en sí misma tiene pocos alicientes. Un drama de estas características con algún que otro detalle de intriga ofrece pocas posibilidades a la innovación, no digamos ya a la revolución. Empero, David Fincher logra crear algunos de los momentos más interesantes en lo que podríamos llamar una lección de dirección cinematográfica en toda regla.

La red social es un claro ejemplo de la máxima que obliga a no planificar por encima de las posibilidades de la historia. Y una trama como esta exige una planificación más bien neutral, con poco margen para filigranas con la cámara. Eso no impide que haya algunos momentos brillantes que, todo hay que decirlo, tienen buena parte de su mérito en el montaje, la fotografía o la música. En este aspecto hay dos momentos que pueden ser reveladores. Uno de ellos es la secuencia inicial, aquella que nos define al protagonista y que pone la semilla para el posterior desarrollo de la serie. Es una simple conversación de dos personajes sentados en una mesa. ¿Hay algo más simple y más manido? Puede que no, pero Fincher lo convierte en un frenético intercambio de ideas en el que los planos de uno y otro se suceden casi sin respiro hasta el punto de inflexión de la secuencia, aquel en el que la cámara se para para mostrar un contexto más amplio de la situación. En esta ocasión, la visión del director no hace sino acrecentar el tono del guión, convirtiendo el diálogo en una auténtica batalla verbal.

El otro es la regata. De nuevo, un momento sencillo y con poco margen a la innovación. Y si bien en este caso la planificación no es excesivamente novedosa (aunque tiene algún que otro detalle), resulta interesante comprobar cómo la fotografía y la música pueden jugar un papel igual o más determinante en uno de los papeles fundamentales de todo relato: transmitir emociones. La secuencia va de menos a más en todos sus elementos. Mientras que el inicio es pausado el final es tenso y un tanto dramático. El montaje, al contrario que la secuencia antes analizada, pasa de ser lento y con planos más o menos largos y amplios, a ser dinámico, con planos cortos y centrados en los elementos más significativos de la trama en ese momento. Del mismo modo, la música crece en intensidad hasta llegar al clímax en la resolución de la carrera. Es, como decimos, una forma de dramatizar un momento que a priori no significa nada dentro del cuadro general de la trama para convertirlo en una pieza que aporta una mayor profundidad a los personajes que la protagonizan.

Resumiendo, La red social es uno de esos films que, con los años, deberían ser analizados en profundidad. Tal vez no pase a la historia; tal vez ni siquiera sea el mejor trabajo de cada uno de sus responsables. Pero desde luego es un claro ejemplo de lo que es un buen guión, en su estructura general y en su narrativa particular, y de lo que se puede hacer visualmente hablando si lo que se trata es de narrar con cierta originalidad situaciones cotidianas repetidas hasta la saciedad a lo largo de los años. No por casualidad, Aaron Sorkin y David Fincher, dos de los talentos más interesantes del panorama actual, son los responsables.

‘The amazing Spider-Man’: tejiendo la telaraña del destino


Hollywood tiene la insana costumbre de hacer remakes de títulos clásicos que han marcado, año tras año, a numerosas generaciones. Pero el más difícil todavía llega con esta nueva versión del hombre araña, un reinicio de una franquicia que vio la luz por primera vez hace 10 años, un periodo de tiempo demasiado corto para borrar las sensaciones que dejó la versión de Sam Raimi (Un plan sencillo). Un defecto de previsión por parte de los productores que nada contracorriente en una película muy completa, mucho más adulta y oscura que sus predecesoras, y más centrada en el desarrollo de los personajes que en la acción en sí.

Por mucho que se destaque el pasado de Marc Webb en el mundo del videoclip, el director de (500) días juntos es un hombre de personajes, de historia y de drama, y eso es lo que emana la superproducción sobre el personaje de Marvel. El protagonista, figura trágica donde las haya, adquiere en esta ocasión un cariz mucho más fatalista, marcado por un pasado en el que el abandono y la soledad se convierten en el día a día; el antagonista, por su parte, encuentra en su sensación de fracaso y de impotencia el caldo de cultivo necesario para convertirse en el monstruo que está perfectamente sustraído de los cómics originales y cuyo diseño es sencillamente espectacular.

Para aquellos que anden buscando algo similar a la espectacularidad de la trilogía de Raimi, Webb reserva algunas secuencias absolutamente icónicas y que hacen referencia directamente a las páginas de los tebeos, como son la lucha en las cloacas o en el instituto al que acude Peter Parker. Sin embargo, el conjunto no transmite las emociones que sí tuvo el film de 2002, y eso es en parte por la baza jugada de la historia por encima de los efectos. Historia, por cierto, que elimina algunos tópicos de la trama original en papel y que modifica muchos otros hasta hacerlos casi imperceptibles (como es el lema de que “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”), aunque la sensación final es la misma.

Más allá de efectos digitales (que los hay, y muy buenos), lo más destacable de la película son los actores. Andrew Garfield (La red social) se revela como un Peter Parker ideal, apocado y poca cosa en todos los sentidos (el traje parece quedarle algo grande en determinadas secuencias), que encuentra en su alter ego, Spider-Man, una salida a su marginación y a los errores cometidos por la soberbia y la rabia; Emma Stone aborda el personaje de Gwen Stacy de forma mucho más ambiciosa e inteligente que Bryce Dallas Howard en Spider-Man 3, y Rhys Ifans (Anonymous) se transforma en un Curt Connors brillante, capaz de comenzar el relato como un científico de principios para concluir como un hombre destruido por su propia arrogancia.

Con todo, este nuevo Spider-Man pierde algo de su esencia, y eso solo puede achacarse a un guión que convierte al joven superhéroe celoso de su identidad en un personaje que no duda en mostrarse en público. El motivo de llevar una máscara no es, por tanto, salvaguardar a sus seres queridos, sino ofrecer una imagen supuestamente aterradora a los criminales, aunque un hombre con licra roja y azul no instale el miedo en muchos corazones. Claro que este film concluye como si del primero de una serie se tratara, por lo que puede entenderse que todos los desajustes son parte de un proceso de crecimiento hacia un destino que parece estar escrito desde el abandono de sus padres.

Nota: 7/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: