‘La batalla de los sexos’: entrenamiento en igualdad


Se dice que la realidad supera la ficción. Y aunque hay casos en los que es más que evidente, en ocasiones la ficción no termina por hacer justicia a la realidad, o al menos no sabe como explotar las posibilidades de esos hechos verídicos. En mayor o menor medida, es lo que le ocurre a la cinta de Jonathan Dayton y Valerie Faris, directores de Pequeña Miss Sunshine (2006).

Posiblemente lo más llamativo de La batalla de los sexos sea comprobar cómo ciertos comportamientos machistas son objeto de aceptación, ya sea como una broma, como algo inherente a determinados hombres o como algo natural a un determinado ámbito social, deportivo o laboral. Y lo más sorprendente, sin duda, es reflexionar y comprender que, aunque esta historia de igualdad de género, tenis y homosexualidad transcurre en los años 70, muchas de las secuencias podrían tener lugar en la actualidad y no desentonarían en absoluto. En este sentido, el trasfondo moral y social del film es espléndido, a lo que contribuyen, sin ningún género de dudas, unos actores magníficos, destacando Emma Stone (Aloha), Steve Carell (La gran apuseta) y Bill Pullman (American Ultra).

El problema de la cinta, como suele ocurrir con estos biopics, es el tratamiento dramático y su ritmo narrativo. El cóctel que forman el feminismo, la igualdad, la homosexualidad y el tenis provoca una irregularidad evidente a lo largo de un excesivo metraje de dos horas (que parecen bastante más), patente sobre todo en la segunda mitad de la película. En concreto, la historia pierde fuerza en aquellos momentos en los que el tenis y la batalla de sexos quedan en un segundo plano para centrar su atención en los problemas maritales de la protagonista, sobre todo cuando el guión insiste en ello olvidándose, al menos por un momento, de la batalla de sexos que da nombre al film.

Al final, La batalla de los sexos se revela más como un entrenamiento en igualdad más que como un verdadero partido entre hombres y mujeres por tener los mismos derechos. Aunque su trasfondo y su mensaje son claros y piden a gritos una reflexión en profundidad sobre nuestra sociedad, el tratamiento cinematográfico aporta más bien poco, convirtiendo el film en una obra sin demasiado corazón, con un guión irregular sustentado por un reparto sobresaliente y algunos hallazgos visuales muy interesantes.

Nota: 6,5/10

Anuncios

‘La batalla de los sexos’ Vs ‘Enganchados a la muerte’


El nuevo mes cinematográfico que comienza lo hace, como suele ser habitual por estas fechas, con una combinación de títulos de lo más variopinta. Y es que los títulos de terror y suspense se combinan este viernes, 3 de noviembre, con obras enfocadas a competir en algunos de los premios más importantes del séptimo arte durante el comienzo del próximo año.

Y en este contexto, comenzamos el repaso con La batalla de los sexos, comedia dramática producida entre Estados Unidos y Reino Unido que narra la historia real que la tenista Billie Jean King y el tenista Bobby Riggs protagonizaron en 1973, cuando organizaron un partido que fue seguido por millones de personas y que dio lugar a un debate sobre la igualdad de género y el movimiento feminista. Dirigida a cuatro manos entre Jonathan Dayton y Valerie Faris (ambos directores de Pequeña Miss Sunshine), la cinta está protagonizada por Emma Stone (La La Land), Steve Carell (La gran apuesta), Andrea Riseborough (Oblivion), Elisabeth Shue (Persiguiendo Mavericks), Sarah Silverman (serie Masters of sex), Alan Cumming (Maladies) y Bill Pullman (Independence Day: Contraataque).

Puramente estadounidense es Enganchados a la muerte, drama que combina thriller con terror y ciencia ficción que se presenta como secuela de Línea mortal (1990) para narrar, de nuevo, cómo un grupo de estudiantes de medicina deciden iniciar un proyecto científico para tener experiencias cercanas a la muerte, sin saber que sus vidas nunca volverán a ser iguales cuando regresen del otro lado. Niels Arden Oplev (La venganza del hombre muerto) es el encargado de poner en imágenes esta continuación/remake, que cuenta en su reparto con Ellen Page (En el bosque), Diego Luna (Rogue One: Una historia de Star Wars), Nina Dobrev (Vamos de polis), Kiersey Clemons (Malditos vecinos 2), James Norton (Angelica), Charlotte McKinney (Baywatch: Los vigilantes de la playa) y Kiefer Sutherland, que repite su papel del film original.

Thriller y acción se dan cita en American Assassin, adaptación de la novela de Vince Flynn que dirige Michael Cuesta (Matar al mensajero) y cuya trama arranca cuando un joven ve cómo su novia muere a manos de un terrorista islámico. A partir de ese momento inicia una venganza personal que llama la atención de la CIA, siendo reclutado para formar parte de un operativo especial y entrenado por un veterano de guerra. El joven deberá enfrentarse a una serie de asesinatos aparentemente aleatorios que pondrán en juego todo lo que ha aprendido. Dylan O’Brien (El corredor del laberinto), Michael Keaton (Spider-Man: Homecoming), Sanaa Lathan (Rumbo a lo desconocido), Taylor Kitsch (serie True detective) y Scott Adkins (Criminal) son los principales intérpretes.

También llega a la cartelera A ghost story, drama romántico de corte fantástico cuyo argumento gira en torno a un fantasma que, vestido con una sábana, regresa a la casa en la que vivió para cuidar y consolar a su mujer. Sin embargo, en su nuevo estado lo único que puede hacer es ver cómo a ella se le escapa la vida poco a poco, por lo que iniciará un viaje a través de sus recuerdos para enfrentarse a algunas de las grandes preguntas de la vida. Escrita y dirigida por David Lowery (En un lugar sin ley), la película está interpretada por Casey Affleck (Manchester frente al mar), Rooney Mara (Lion), Will Oldham (Edén) y Brea Grant (Beyond the gates), entre otros.

El último de los estrenos estadounidenses es La gran enfermedad del amor, comedia romántica con dosis de drama que dirige Michael Showalter (The baxter) y cuya trama gira en torno a una joven pareja que deberá hacer frente a las diferencias culturales a medida que avanza su relación. Kumail Nanjiani (serie Silicon valley) protagoniza esta cinta en la que también participa como guionista, destacando en el reparto los nombres de Zoe Kazan (Expertos en crisis), Holly Hunter (Señor Manglehorn), Ray Romano (Robo a la mafia) y Vella Lovell (Literally, right before Aaron).

La propuesta de terror tiene sabor europeo. Desde Reino Unido y Rumanía llega The crucifixion, film que se basa en la historia real de una periodista que investiga la acusación de asesinato a un cura por acabar con la vida de una monja durante un exorcismo, tratando de averiguar si asesinó a una persona mentalmente enferma o si realmente perdió la batalla contra una presencia demoníaca, que además podría estar experimentando ella misma. Xavier Gens (Hitman) dirige la propuesta, en cuyo reparto encontramos a Matthew Zajac (Un lugar solitario para morir), Brittany Ashworth (Exhibit A), Corneliu Ulici (Closer to the moon), Sophie Cookson (Kingsman: El círculo de oro) y Javier Botet (La momia).

España cuenta con la colaboración de Perú en el drama El sistema solar, film dirigido a cuatro manos por Bacha Caravedo y Chinón Higashionna, realizadores de Perro guardián (2014). La cinta arranca cuando una familia mal avenida se reúne por Navidad después de muchos años. La cena termina siendo una sucesión de reproches y tensiones, pero la situación da un giro cuando el patriarca realiza una gran revelación. Gisela Ponce de León (Cu4tro), Javier Valdés (Dos besos: Troika), Adriana Ugarte (Julieta), César Ritter (El candidato) y Sebastián Zamudio encabezan el reparto.

La cinta más internacional tiene esta semana un tono animado. Deep es una coproducción española, estadounidense, belga y china que se centra en un grupo de criaturas abisales que, en el año 2100, se ve obligado a salir de su hogar en la grieta más profunda del planeta para buscar un nuevo lugar donde vivir, lo que les llevará a afrontar numerosas aventuras. La cinta está dirigida por Julio Soto Gurpide, quien de este modo debuta en el largometraje de ficción.

Y el domingo día 5 también se proyecta en salas Pokémon ¡Te elijo a ti!, nueva versión animada de las aventuras de Ash Ketchum, un joven de diez años que sueña con ser entrenador Pokémon y que creará una de las relaciones más conocidas de la cultura popular cuando se haga amigo de un indisciplinado Pikachu. Kunihiko Yuyama (Pokémon: La película) es su director.

En lo que al documental se refiere, dos propuestas. Por un lado, la española Saura (S), cinta dirigida por Félix Viscarret (Bajo las estrellas) que trata de realizar un retrato íntimo del director Carlos Saura a través de conversaciones con sus siete hijos. Sin embargo, el maestro del séptimo arte parece que solo quiere hablar de sus dos grandes pasiones: la fotografía y la pintura.

Y por otro, la francesa The Frankenstein Complex, film realizado en 2015 a cuatro manos por Gilles Penso y Alexandre Poncet (autores de Ray Harryhausen: Special Effects Titan) que indaga en las motivaciones de los artistas que han dedicado su vida a que los monstruos cobren vida en el séptimo arte.

R. Scott aterroriza a los tripulantes del Covenant con un nuevo ‘Alien’


Después de un fin de semana de muchos y muy variados estrenos, toca descansar. O al menos, no llenar la cartelera con decenas de títulos nuevos. Pero el hecho de que este viernes, 12 de mayo, no se estrenen tantas películas no quiere decir, ni mucho menos, que no exista una variada oferta. Desde el terror espacial más icónico hasta un drama con la novia de Hollywood, pasando por varias novedades europeas.

Pero comencemos por el que, sin duda, es el estreno de la semana. Alien: Covenant, regreso de Ridley Scott (Marte) al universo que él mismo ayudó a convertir en todo un icono de la ciencia ficción y el terror espacial, monstruos incluidos. Secuela de Prometheus (2012), la cinta se centra en una expedición colonial formada por varias parejas cuyo objetivo es encontrar un paraíso inexplorado donde iniciar una nueva sociedad, algo que parecen encontrar en un planeta que pronto se convierte en una pesadilla, y en el que habita un sintético que parece tener una estrecha relación con la criatura que amenaza con acabar con sus vidas. En el reparto encontramos a Michael Fassbender (Assassin’s Creed), Katherine Waterston (Steve Jobs), Danny McBride (Juerga hasta el fin), Demián Bichir (Los odiosos ocho), Noomi Rapace (El niño 44), Billy Crudup (Spotlight), Carmen Ejogo (Selma), Amy Seimetz (Lovesong), Callie Hernandez (Blair Witch), Jussie Smollett (serie Empire), Guy Pierce (El editor de libros) y James Franco (¿Tenía que ser él?).

Estados Unidos y España colaboran en Money, thriller que arranca cuando la velada de la que disfrutan dos parejas con una vida acomodada dará un giro de 180 grados con la presencia de dos maletines llenos de dinero y la aparición de un extraño que sacará a la luz los aspectos más oscuros de cada uno de ellos. Debut en el largometraje de José Martín Rosete, su internacional reparto está encabezado por Kellan Lutz (Hércules: El origen de la leyenda), Jess Weixler (La mirada del amor), Lucía Guerrero (Perdona si te llamo amor) y Jesse Williams (El mayordomo).

Antes de abordar los estrenos puramente europeos, una propuesta que cuenta con capital estadounidense, sudafricano y alemán. Guardián y verdugo es el título de la adaptación de la novela escrita por Chris Marnewick y dirigida por Oliver Schmitz (Le secret de Chanda) cuya trama, basada en hechos reales, gira en torno a un abogado que defendió a un joven guardia de prisión de máxima seguridad traumatizado por todas las penas de muerte que había presenciado en los años 80. Steve Coogan (Philomena), Andrea Riseborough (Oblivion), Garion Dowds, Deon Lotz (French toast) y Robert Hobbs (Young ones) son los principales actores.

La producción nacional tiene como único representante Demonios tus ojos, thriller dramático en el que también participa Colombia y que está dirigido por Pedro Aguilera (Naufragio). La historia arranca cuando un joven director de cine descubre una noche, en una web de vídeos eróticos, que una de las protagonistas es su hermana pequeña. Sorprendido y conmocionado, viaja a Madrid para hablar con ella, pero una atracción hacia ella surgirá durante el proceso de investigación. El reparto está encabezado por Ivana Baquero (El club de los incomprendidos), Julio Perillán (Proyecto Lázaro), Lucía Guerrero (Grupo 7), Nicolás Coronado (Novatos) y Elisabet Gelabert (Las furias).

Entre los títulos europeos destaca Paraíso, film con participación alemana y rusa  que centra su atención en las vidas de tres personajes muy diferentes que se cruzan durante la II Guerra Mundial. Sus ideologías y sus formas de ver el mundo les llevarán a tomar decisiones muy diferentes ante el mundo que les ha tocado vivir. Dirigido por Andrey Konchalovskiy (Tío Vania), este drama está protagonizado por Philippe Duquesne (Tras la pared), Vera Voronkova (Kontakt), Christian Clauss, Yuliya Vysotskaya (Max) y Peter Kurth (Herbert), entre otros.

Con algo de retraso llega la italiana Le llamaban Jeeg Robot, thriller con toques de comedia y ciencia ficción realizado en 2015 cuya trama arranca cuando un joven ladrón de poca monta recibe unos increíbles poderes que utilizará para hacer una importante carrera criminal. Todo cambia cuando conoce a una joven trastornada que cree que es el héroe de una famosa serie de animación japonesa. Juntos deberán enfrentarse a un mafioso cuyo único objetivo es obtener fama y notoriedad. Dirigida por Gabriele Mainetti (Ultimo stadio), entre los actores destacan nombres como los de Claudio Santamaria (Terraferma), Luca Marinelli (La gran belleza), Stefano Ambrogi (Sotto una buona stella), Maurizio Tesei (Fantasmi), Ilenia Pastorelli y Francesco Formichetti (L’ultima ruota del carro).

También es de 2015 el drama romántico Bajo el sol, film que cuenta con capital croata, serbio y esloveno que, con el marco de las guerras balcánicas, aborda la historia de diferentes historias de amor a lo largo de tres décadas, arrancando en los años 90, donde dos amantes se ven obligados a vivir su relación en la clandestinidad por el conflicto bélico, y terminando en 2011, cuando finalmente una relación puede alcanzar su plenitud una vez cicatrizadas las heridas de la guerra. Escrita y dirigida por Dalibor Matanic (Kino lika), la película está protagonizada por Dado Cosic (El segador), Nives Ivankovic (Agonija), Goran Markovic (Mrak) y Tihana Lazovic (Suti).

En lo que a animación se refiere, dos propuestas. Por un lado, Richard, la cigüeña, película que cuenta con participación alemana, belga, luxemburguesa y noruega y que gira en torno a un gorrión adoptado por una familia de cigüeñas cuyo mayor deseo es viajar a África antes del invierno. Con la ayuda de un búho y un periquito iniciará el viaje para demostrar que es una cigüeña más. Dirigen Toby Genkel (¡Upsss! ¿Dónde está Noé…?) y Reza Memari en el que es su debut en el largometraje.

Por otro, la noruega Dos colegas al rescate, cinta de aventuras realizada en 2015 a cuatro manos por Rasmus A. Sivertsen (Pelle Politibil går i vannet) y Rune Spaans, para el que es su primer film como director. El argumento se centra en dos atolondrados amigos que viven en el interior de un túnel ferroviario y cuyas existencias cambian cuando conocen a la hija de un importante científico secuestrado por Rasputín, un villano que quiere convertir a los humanos en robots.

‘Birdman’: La inesperada virtud de la ignorancia


Michael Keaton es 'Birdman', de Alejandro González Iñárritu.Siempre he considerado a Alejandro González Iñárritu (Amores perros) como un director que traspasa al espectador con las emociones, que plasma en imágenes el dolor, la alegría o la ira sin necesidad de recurrir a evidentes planos o a herramientas habituales. Pero lo que ha logrado con su último trabajo es algo simplemente fascinante, hipnótico, impecable. Lo que puede verse en pantalla, un largo plano secuencia que narra la vida de un actor en decadencia tres días antes de estrenar una obra en Broadway, es brillante, capaz no solo de hacer reír o llorar, sino de estremecer por la terrible belleza de la psicosis, obsesión y frustración de un héroe de acción venido a menos que todavía sueña con un pasado que le encumbró al estrellato.

Gracias al constante movimiento de cámara y al reducido espacio en el que transcurre la acción, el director logra transmitir la claustrofobia de un hombre atormentado por su pasado y por un ego que constantemente le insta a recuperar un estatus al que ya no pertenece. A través de los diálogos la trama se desarrolla en un mundo donde, además, los egos mantienen una constante lucha por imponer su criterio, independientemente de las víctimas que dejen por el camino. Un mundo de actores, críticos y productores que plasma no solo la hipocresía de unos artistas que viven en su propia realidad, sino la ignorancia que les persigue al creerse mejor o peor que los demás simplemente por el hecho de haber actuado en un viejo éxito de taquilla o por tener a los críticos comiendo de su mano. Unos críticos, por cierto, que tampoco se salvan de la quema.

En este contexto, la película cuenta con un reparto espectacular. Michael Keaton parece haber nacido para el papel, toda vez que su pasado como el Batman de Tim Burton le convierte en el alter ego perfecto para su personaje. Pero no es el único. Emma Stone (Rumores y mentiras), Naomi Watts (King Kong) y Edward Norton (Las dos caras de la verdad), quien parece interpretarse a si mismo a tenor de los rumores sobre su carácter, mantienen el pulso narrativo con momentos únicos que dotan al film de un dramatismo y una tensión incomparables. Incluso un irreconocible Zach Galifianakis (Salidos de cuentas) logra hacer olvidar su vis cómica para enfundarse un rol dramático que le encaja como un guante. El film logra, así, plasmar todo un microcosmos en el que la vida se mueve de forma paralela a la vida real, con situaciones oníricas a cada paso y con una ferviente y feroz crítica al moderno fenómeno de superhéroes que invade las pantallas. El comienzo es, a este respecto, sobresaliente.

No cabe duda de que estamos ante una de las películas del año. Bridman es un film brillante, complejo, divertido y dramático a partes iguales y con unos actores que se sobreponen a sus personajes para convertirse en ellos. El planteamiento narrativo de Iñárritu, con ese casi exclusivo plano secuencia, dota al conjunto de la originalidad necesaria para que el espectador se sienta parte del mundo del teatro, de las conversaciones con un ego que tiene forma de pájaro y de las ensoñaciones de un actor que no encuentra su sitio en el mundo moderno. Es cierto, empero, que en determinados momentos puede perder algo de ritmo. En cualquier caso, es toda una reflexión sobre el mundo del cine, de la interpretación y de las superproducciones. Una gran obra que parte con ventaja en la carrera hacia los Oscars.

Nota: 9/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: