‘Padre no hay más que uno’: micromachismos familiares


Vaya por delante que hacía mucho tiempo que no me reía tanto en una sala de cine. Puede que esto ya condicione mucho esta crítica, pero lo cierto es que Santiago Segura (Sin rodeos) es uno de los pocos actores que son capaces no solo de arrancar una carcajada, sino de mantenerla casi constante durante hora y media. Dicho esto, su nueva película pone el foco sobre situaciones que muchos hemos presenciado o vivido, situando ante un espejo las relaciones de pareja, los vínculos con los hijos y, sobre todo, esos micromachismos de andar por casa que la sociedad necesita desterrar de una vez por todas.

En efecto, Padre no hay más que uno es una buena comedia. Una gran comedia, si tenemos en cuenta el listón en el que se sitúan ahora las producciones. A través de situaciones cotidianas el protagonista (el propio Segura) experimenta una evolución dramática interesante en su concepción, porque discurre de forma paralela a la de su esposa. Mientras que él comprende el esfuerzo y sacrificio de su esposa, ella confirma que el amor por sus hijos está por encima de cualquier cosa. Y como en cualquier film de estas características, la dinámica que imprimen los niños al conjunto de la serie es espléndida, sobre todo en aquellas secuencias desarrolladas en la casa y donde los pequeños entran y salen como si de una caótica coreografía se tratara.

Es cierto, con todo, que tiene sus puntos débiles. Para empezar, algunos de los secundarios parecen un poco encorsetados en sus papeles, sin imprimirles algo diferente, fresco y dinámico que les convirtiera en algo más que meros espectadores del espectáculo. Pero sin duda lo que más debilita al conjunto es su dibujo de roles protagonistas, tan arquetípicos que la historia se puede prever casi desde el principio. A esto tampoco ayuda un planteamiento por parte de Segura tan conocido que resulta ya un poco repetitivo. Curiosamente, el arte del director, lo que le hace tan bueno en lo suyo, está en lograr que estos problemas afecten lo mínimo posible a la historia y, sobre todo al humor. Dicho de otro modo, la historia se plantea con unas herramientas y unos pilares dramáticos más bien simples, pero que permiten dar rienda suelta a las situaciones más cómicas y explotar al máximo ese humor tan irónico, natural y muchas veces sutil de Segura.

Padre no hay más que uno es, por derecho propio, una comedia fresca, muy divertida, incapaz de aburrir en ningún momento y con una dinámica padre/hijas (e hijo) muy bien elaborada. Sí, su guión es muy lineal. Y sí, sus personajes son arquetípicos, sobre todo algunos secundarios poco dibujados. Pero esa sencillez de planteamiento es lo que permite al resto de elementos que construyen esta historia brillar con luz propia. Desde esa evolución del protagonista, plagada de micromachismos familiares (no tanto porque el personaje sea machista, sino por vivir ajeno a una realidad mucho más compleja de lo que creía), hasta esos niños que conforman todo un universo en sí mismos, la película logra algo muy difícil: que el espectador no pare de reír ni un momento y que la narrativa sea capaz de mantener el ritmo durante todo el metraje.

Nota: 7,5/10

Anuncios

‘Fast & Furious’ amplía su universo para seguir ‘Alcanzando tu sueño’


El mes de agosto comienza de un modo muy distinto al final de julio. Un gran blockbuster destinado a reventar la taquilla lidera un buen puñado de novedades este viernes día 2, entre las que destaca una comedia española y numerosos títulos internacionales.

Pero comenzamos el repaso con Fast & Furious – Hobbs & Shawspin off de la famosa saga de acción que centra su mirada en los dos personajes que fueron presentados en la séptima entrega, y que adelanta su estreno al día 1. La trama les sitúa como los únicos hombres capaces de detener a un anarquista mejorado ciber-genéticamente que se hace con el control de un arma biológica, por lo que deberán aparcar su mortal enemistad para evitar el fin del mundo. Acción, espectaculares efectos visuales y notas de humor son los ingredientes de esta superproducción con capital norteamericano y británico que dirige David Leitch (Deadpool 2) y protagonizan Dwayne Johnson (El rascacielos), Jason Statham (Los mercenarios 3), Idris Elba (Thor: Ragnarok), Vanessa Kirby (serie The crown), Eddie Marsan (serie Ray Donovan), Eiza González (Baby driver), Helen Mirren (El cascanueces y los cuatro reinos) y Cliff Curtis (Resucitado), entre otros.

Estados Unidos y Reino Unido también colaboran en Alcanzando tu sueño, ópera prima como director del actor Max Minghella (serie El cuento de la criada), quien también es autor del guión de este drama musical de 2018 que tiene como protagonista a una adolescente británica que sueña con convertirse en una estrella del pop. Para ello, y con la ayuda de un mentor, se inscribe en un concurso de canto que pondrá a prueba no solo su talento, también su integridad y su ambición. El reparto está encabezado por Elle Fanning (Mary Shelley), Rebecca Hall (Una relación abierta), Millie Brady (Rey Arturo: La leyenda de Excalibur), Elizabeth Berrington (Golondrinas y amazonas), Zlatko Buric (Comic Sans) y Archie Madekwe (Midsommar).

El último de los estrenos en los que participa Estados Unidos es Remember Me (Recuérdame), comedia dramática de tintes románticos que cuenta con capital español y francés. La historia arranca cuando un viudo de 70 años que vive solo y está desencantado con su única hija se entera de que la mujer que fue su primer amor tiene Alzheimer y está ingresada en una residencia. Dispuesto a acercarse a ella, finge la enfermedad para ingresar en la misma residencia. Pero ella no se acuerda de él, por lo que tendrá que luchar para conseguir cambiar la situación. Todo ello con la colaboración de su nieta y de un vecino, y sin que el resto de su familia sepan de su paradero. Dirigida por Martín Rosete (Money), la cinta está protagonizada por un elenco internacional encabezado por Bruce Dern (El escándalo Ted Kennedy), Caroline Silhol (Liebesleben), Sienna Guillory (El portal del guerrero), Brian Cox (La sonrisa etrusca), Verónica Forqué (Tenemos que hablar) y Brandon Lacurrente (serie Por 13 razones).

En lo que a estrenos puramente europeos se refiere destaca Padre no hay más que uno, comedia española dirigida y protagonizada por Santiago Segura (Las grietas de Jara), quien también participa en el guión de esta trama que gira en torno a un hombre que, sin ayudar para nada a su mujer en el cuidado de la casa y de sus cinco hijos, parece saber siempre lo que hay que hacer. Pero deberá afrontar la cruda realidad cuando su esposa decida irse de viaje y dejarle a él al cuidado de los menores. Un caos que terminará derivando en el desastre más absoluto, pero que también estrechará lazos entre padre e hijos. El reparto se completa con Toni Acosta (Sin rodeos), Silvia Abril (El año de la plaga), Leo Harlem (El mejor verano de mi vida), Anabel Alonso (9 meses), Pepa Charro (Presentimientos), Goizalde Núñez (Villaviciosa de al lado) y Fernando Gil (serie Hospital Central), entre otros.

España y Costa Rica colaboran en El despertar de las hormigas, drama que tiene como protagonista a una modista que vive con su familia en un pequeño pueblo de Costa Rica. Su marido, a pesar de contar ya con dos hijas, quiere un tercer hijo varón. Pero la mujer no quiere otro embarazo. A medida que la situación entre ambos se vuelva más tensa la protagonista deberá asumir que si el hombre persiste en su idea de tener otro pequeño, ella tendrá que motivar un cambio en la vida de la familia y el rol que cada uno juega en ella. Escrita y dirigida por Antonella Sudassasi Furnis, quien debuta en el largometraje, la cinta tiene como principales protagonistas a Daniela Valenciano, Leynar Gómez (Presos) y Adriana Álvarez (Atrás hay relámpagos).

Sin duda la cinta más internacional es El peral salvaje, drama con capital turco, francés, alemán, bosnio, búlgaro, sueco y macedonio que dirige Nuri Bilge Ceylan (Érase una vez en Anatolia) y cuyo argumento arranca cuando un hombre apasionado de la lectura y que siempre ha soñado con ser escritor logra reunir el dinero suficiente para publicar su novela al tiempo que regresa a su pueblo natal. Sin embargo, allí se verá atrapado por las dudas de su padre. Entre los principales actores encontramos a Doug Demirkol (Ölümlü Dünya), Murat Cemcir (Yeralti), Bennu Yildirimlar (Agustos böcekleri ve karincalar), Hazar Ergüçlü (Snow), Serena Keskin (Yok artik) y Tamer Levent (Suda Balik).

También cuenta con capital de varios países el thriller dramático Rojo, en concreto de Argentina, Brasil, Francia, Países Bajos, Alemania, Suiza y Bélgica. La historia, premiada con varios galardones en San Sebastián en 2018, arranca cuando un hombre extraño llega a una tranquila localidad de provincias en los años 70. Sin mediar palabra, agrede a un reconocido abogado en un restaurante. Todos los presentes apoyan al agredido y obligan a irse al agresor. Más tarde, de camino a casa, el abogado y su esposa se encuentran con este hombre, que parece dispuesto a cobrarse una venganza. Será entonces cuando el abogado entre en un camino sin retorno de muerte y secretos. Escrita y dirigida por Benjamín Naishtat (El movimiento), la cinta está protagonizada por Claudio Martínez Bel (3 minutos), Darío Grandinetti (Despido procedente), Mara Bestelli (El invierno), Alfredo Castro (Severina), Rudy Chernicoff (Noches sin lunas ni soles), Diego Cremonesi (Penumbra) y Rafael Federman (Sinfonía para Ana).

Terminamos el repaso con el documental El gran Buster, producción estadounidense escrita y dirigida por Peter Bogdanovich (Lío en Broadway) que, a través de la mirada de diversos directores y actores de Hollywood, aborda la influencia de Buster Keaton, autor de El maquinista de la General (1926), El héroe del río (1928) o El moderno Sherlock Holmes (1924), más allá de la comedia, analizando su impacto en toda la historia del cine hasta la actualidad.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: