‘Baywatch: Los vigilantes de la playa’: un episodio de una serie cutre de los 90


Hay películas que nacen única y exclusivamente para satisfacer eso que se conoce como ‘placer culpable’. Y si son adaptaciones de otros productos previos, suelen tener más efecto en aquellas generaciones que han crecido con sus historias. Pasa siempre, para bien y para mal. Y la nueva comedia de Seth Gordon (Cómo acabar con tu jefe) no es, ni mucho menos, una excepción. Es más, es el mejor ejemplo. Posiblemente lo mejor de la cinta sea que es consciente de esto, que no huye de ello y que incluso lo abraza, parodiando la serie de televisión original y riéndose de sí misma como pocas cintas son capaces de hacer.

Y es ahí donde Baywatch: Los vigilantes de la playa logra sus mejores momentos, que no son cumbres en el séptimo arte pero que, por lo menos, logran arrancar varias carcajadas. Narrativamente hablando, la película es, como uno de los personajes menciona en un momento dado, un episodio de una serie cutre de los 90. En efecto, el argumento, si es que existe, es totalmente plano, sin giros dramáticos y con un desarrollo deliberadamente lineal. Sus personajes, arquetípicos hasta resultar cansinos, funcionan gracias a la química de sus dos protagonistas y, porqué no, a la gracia y calidad de algunos secundarios. Y es que resulta curioso comprobar cómo este reparto, sin estar entre lo mejor de la interpretación, sabe dotar a sus respectivos roles de una entidad que no tienen sobre el papel, elevando ligeramente el nivel de la cinta.

Pero seamos serios, estamos ante una producción diseñada para vender entradas, palomitas y todo tipo de merchandising que se pueda imaginar. No tiene otro objetivo, y prueba de ello es que se olvida casi tan rápido como se consume. Bueno, puede que más rápido. Con un diseño visual vistoso, valga la redundancia, la cinta logra no aburrir demasiado gracias a un buen equilibrio entre la acción y el humor (lo del argumento, repito, lo dejamos en ‘Se busca’). De hecho, cuando más puntos pierde es cuando trata de ponerse algo dramática y da a sus personajes una situación adversa a la que enfrentarse, evidenciando no solo las carencias de sus actores, sino de su propia trama, incapaz de soportar un mínimo peso de algo que no sean los músculos, los bañadores y las cámaras lentas explotando los atributos de sus protagonistas femeninas.

Así que sí, Baywatch: Los vigilantes de la playa es un capítulo más de aquella mítica serie que tanto definió la cultura de alguna que otra generación. Y como tal episodio largo, es más simple que los salvavidas que utilizan los protagonistas. Lineal, sin contrapesos dramáticos, con personajes a cada cual más simple y con arena, mar y sol, la cinta es capaz de sobrevivir casi dos horas. Lo mejor: su intrascendencia, el humor utilizado y las tomas falsas finales. Lo peor: que no ofrece nada. Se podría haber evitado, es cierto, pero la nostalgia es la nostalgia. Aunque una cosa hay que reconocer a esta cinta: conoce sus limitaciones, las respeta y las explota. Al menos no insulta la inteligencia del espectador.

Nota: 5,5/10

Anuncios

‘París puede esperar’ hasta que lleguen ‘Los vigilantes de la playa’


Acción, romance, intriga y, sobre todo, mucha comedia, es lo que protagoniza los estrenos de este viernes, 16 de junio. Un viernes marcado por la llegada de una de las películas del verano, adaptación a la pantalla grande una serie de televisión que marcó a toda una generación. Por supuesto, no es la única novedad. De hecho, y a diferencia de fines de semana anteriores, llegan numerosas novedades que abren todo un abanico de posibilidades cinematográficas.

Pero hay que comenzar por Baywatch: Los vigilantes de la playa, versión cinematográfica de la producción televisiva de los años 90 que, en esta ocasión, mezcla comedia, acción y drama para narrar cómo el socorriste Mitch Buchannon y un novato al que debe acoger a pesar de sus desencuentros se enfrentan a toda una trama criminal que amenaza el futuro de la Bahía que protegen, para lo que contarán con todo un equipo de socorristas. Seth Gordon (Cómo acabar con tu jefe) es el responsable de poner en imágenes esta historia cuyo reparto está encabezado por Dwayne Johnson (Un espía y medio), Zac Efron (Malditos vecinos 2), Alexandra Daddario (San Andrés), Priyanka Chopra (Gunday), Jon Bass (Loving), Kelly Rohrbach (Wilt) e Ilfenesh Hadera (serie Billions), a los que se suman la presencia de actores de la serie original como David Hasselhoff (Giro inesperado) y Pamela Anderson (Blonde and blonder).

Estados Unidos y Japón colaboran en París puede esperar, comedia romántica con dosis dramáticas escrita y dirigida por Eleanor Coppola en la que es su primera película de ficción en pantalla grande. Su trama arranca cuando la mujer de un exitoso productor de Hollywood inicia un viaje en coche junto al socio de su marido para ir a París. Sin embargo, lo que debería ser un recorrido de siete horas se convierte en un viaje de exploración de Francia y de autodescubrimiento para la mujer. Diane Lane (Batman v Superman: El amanecer de la Justicia) es la principal protagonista de esta historia, en la que también podemos ver a Alec Baldwin (La verdad duele), Arnaud Viard (Plus haut), Cédric Monnet (Par accident) y Élodie Navarre (El arte de amar).

Desde norteamérica, esta vez en colaboración con España, llega también Animal de compañía, thriller de terror cuyo punto de partida es el secuestro de una joven por parte de un trabajador de un refugio de animales, enamorado de ella pero rechazado. Poco a poco el encierro irá desvelando la verdad sobre la chica, con lo que su secuestrador descubre que tienen más cosas en común de las que inicialmente creía. Este segundo largometraje del director español Carles Torrens (Emergo) está protagonizado por Dominic Monaghan (Soldados de fortuna), Ksenia Solo (Desaparecida), Jennette McCurdy (Minor details), Da’Vone McDonald (Vaya resaca), Nathan Parsons (serie True blood) y Janet Song (Palo alto).

Antes de entrar de lleno en las novedades europeas, esta semana también llega Cosecha amarga, drama romántico de corte histórico con capital canadiense cuya trama se ambienta en la Ucrania de los años 30, bajo el gobierno de Stalin. En este contexto surge el amor de una joven pareja, que luchará contra las políticas genocidas que se están implantando en el país. Dirigida por George Mendeluk (Fight or flight), la cinta está protagonizada por Barry Pepper (Matar al mensajero), Max Irons (La dama de oro), Tom Austen (La leyenda de la tumba del dragón), Samantha Barks (Los miserables), Terence Stamp (Big Eyes) y Aneurin Barnard (El secreto del cofre de Midas).

Desde Irlanda y Reino Unido llega I am not a serial killer, thriller dramático con dosis de terror que adapta la novela de Dan Wells y cuya trama se centra en un joven de una pequeña localidad del medio Oeste norteamericano cuya mayor obsesión son los asesinatos en serie. Cuando una ola de sangrientos crímenes asola su pueblo, su meta será dar caza al asesino, aunque durante el proceso deberá luchar contra sus propios demonios. Billy O’Brien (Scintilla) es el encargado de dirigir el film, cuyo reparto está encabezado por Max Records (El canguro), Christopher Lloyd (Mil maneras de morder el polvo), Laura Fraser (Flutter), Karl Geary (The Burrowers) y Matt Roy (Wilson).

Entre los estrenos españoles destaca Señor, dame paciencia, comedia que arranca cuando fallece la mujer de un banquero muy conservador, muy del Real Madrid y muy gruñón. La última voluntad de la esposa es que su familia pase un fin de semana junta para que esparzan sus cenizas en el Guadalquivir. Un viaje que pondrá a prueba la tolerancia del hombre, ya que sus hijos, con los que hace tiempo que no se habla, llegan con unas parejas que no soporta. Una de sus hijas con un catalán del Barça que quiere que su nieto se eduque en un colegio bilingüe catalán-inglés; otra aparece con un joven anti-sistema; y su hijo, que salió del armario hace poco, llega con su novio vasco de origen senegalés. Escrita y dirigida por Álvaro Díaz Lorenzo (La despedida), en su amplio reparto encontramos nombres como los de Jordi Sánchez (Cuerpo de élite), David Guapo (Barcelona, nit d’hivern), Megan Montaner (Dioses y perros), Andrés Velencoso (Fin), Salva Reina (Villaviciosa de al lado), Paco Tous (El guardián invisible), Silvia Alonso (La corona partida), Rossy de Palma (Julieta) y Eduardo Casanova (serie Aída).

También española es la cinta Júlia ist, ópera prima de Elena Martín que, en clave dramática, narra el viaje de una joven universitaria que decide ir a Berlín de Erasmus, abandonando así su hogar por primera vez en su vida. Sin embargo, la experiencia no es como había imaginado. Una ciudad fría y gris la recibe de forma gélida, por lo que deberá confrontar la realidad con sus expectativas. La propia Martín protagoniza esta historia, estando acompañada ante las cámaras por Oriol Puig (Blog), Laura Weissmahr y Carla Linares (Les amigues de l’Àgata).

España participa también en el film Ignacio de Loyola, producción filipina dirigida a cuatro manos por Paolo Dy y Cathy Azanza, quienes debutan de este modo en el largometraje. Como su título indica, la obra aborda la vida del histórico personaje desde su participación en la Batalla de Pamplona hasta la fundación de la Compañía de Jesús, abordando de este modo su conversión gracias a la lectura de los textos sagrados. Andreas Muñoz (Nodo), Javier Godino (Al final del túnel), Julio Perillán (Viral), Gonzalo Trujillo (serie Acacias 38), Isabel García Lorca (Cheeeese) y Lucas Fuica (La ley) encabezan el reparto.

El drama también es el género al que pertenece Cartas de la guerra, film portugués que adapta la novela de António Lobo Antunes en la que, a través de las misivas que un joven alférez médico envía a su esposa, se narra la Guerra Colonial portuguesa en Angola y la difícil situación que vivieron los soldados. Ivo Ferreira (Em Volta) se pone tras las cámaras de este drama que protagonizan Miguel Nunes (Cisne), Margarida Vila-Nova (Corrupção), Ricardo Pereira (Cosmos), João Pedro Vaz (Entre os dedos) y João Pedro Mamede.

Otro de los estrenos europeos es La vida de Anna, ópera prima de Nino Basilia, quien escribe y dirige este drama producido en Georgia que gira en torno a una madre soltera que tiene varios trabajos para poder mantener a su hijo autista. Dispuesta a darle una vida mejor, decide emigrar desde el país europeo a Estados Unidos, para lo que deberá intentar hacerse con un visado ilegal. Ekaterine Demetradze es el principal nombre del reparto.

Desde otros lugares del mundo proceden las siguientes novedades. La mujer del animal es un drama colombiano que arranca cuando una jovencita se escapa del convento de monjas en el que reside para irse a vivir con su hermana a un barrio marginal de Medellín. Allí conoce a su primo, que la secuestra y la obliga a casarse con él. Meses después tiene una hija, lo que unido al hecho de que su primo tiene a otra mujer retenida, da fuerzas a la joven para vencer su miedo y librarse del maltratador. Escrita y dirigida por Víctor Gaviria (Sumas y restas), la cinta está protagonizada por Natalia Polo, Tito Alexander Gomez y Jesús Vásquez.

Para finalizar, un film japonés con origen español. Mientras ellas duermen es el título del nuevo film de Wayne Wang (Sucedió en Manhattan), obra que adapta la novela homónima del escritor y periodista Javier Marias y que gira en torno a un escritor que, durante unas vacaciones con su esposa, empieza a seguir a una joven que se hospeda en su mismo hotel y que se hospeda con un hombre mayor. La obsesión que le provoca esta pareja le llevará a presenciar situaciones comprometidas que no debería conocer. El reparto está encabezado por Takeshi Kitano (Outrage 2), Shioli Kutsuna (Beck), Hidetoshi Nishijima (Hâmerun) y Sayuri Oyamada (Tokyo no uso).

‘American Horror Story: Hotel’ recupera el espíritu de la serie


Evan Peters y Wes Bentley protagonizan 'American Horror Story: Hotel'.Tras varios altibajos en la serie, American Horror Story ha logrado, en su quinta historia, algo que muy pocas producciones consigue: devolver al formato las ideas iniciales en lo que a suspense, ambientación, personajes y trama se refiere. Sin el impacto ni la novedad que supuso aquella primera temporada, Hotel es sin duda una de las mejores temporadas de esta ficción creada por Brad Falchuk y Ryan Murphy (serie Glee).

Y si bien es cierto que Coven ya supuso una recuperación de ese espíritu, estos 12 capítulos representan lo que podría denominarse como una continuación directa de la historia de la casa encantada. No por los personajes, sino por el concepto general de la trama. Un hotel plagado de fantasmas, vampiros y asesinos es lo que da pie a una historia que, sin embargo, se centra más en el concepto del amor. Tal vez eso sea lo que le ha faltado a la serie en otras etapas; tal vez no. Lo cierto es que el delicado equilibrio entre ese sentimiento y la violencia característica de la producción crean un espectáculo incomparable.

Un padre atormentado por la pérdida de un hijo, una madre condenada a vivir en un hotel lleno de fantasmas para estar junto a un hijo que la odia y una vampiresa que una vez experimentó el amor verdadero son solo algunos de los ejemplos. Desde un punto de vista conceptual, American Horror Story: Hotel se revela más bien como una historia de búsqueda, de añoranza por lo perdido y por un pasado que, aunque dentro de esos muros parece no cambiar, en realidad se dejó atrás hace mucho tiempo.

Por supuesto, a todo esto se suma el incomparable espacio elegido, un edificio decadente, ajeno al tiempo o a las modas y en el que cada sala, cada rincón, es una trampa mortal para los visitantes. Desde su dueño, un espléndido Evan Peters (X-Men: Días del futuro pasado), al que es más necesario que nunca ver en versión original, hasta el ya famoso papel de la cantante Lady Gaga, Globo de Oro incluido, todos los habitantes de ese edificio parecen condenados, lo quieran o no, a matar a los visitantes, litros y litros de sangre mediante, claro está.

Lady Gaga logró un Globo de Oro por su rol en 'American Horror Story: Hotel'

Regreso a la narrativa de personajes

Y a pesar del espectáculo visual que supone esta quinta temporada, American Horror Story: Coven es sobre todo una historia de personajes. Al igual que ya ocurrió en algunas temporadas anteriores, que no en todas, el origen de los protagonistas, sus obsesiones, sus fobias y sus motivaciones, quedan patentes en sendos episodios a través de una narrativa de sus respectivos pasados para terminar confluyendo, de un modo u otro, en finales comunes. En esta ocasión, además, con la dificultad añadida de tener dos grandes protagonistas (la ya mencionada Gaga y el policía al que da vida Wes Bentley –American beauty-) como principales pilares, lo que obliga a dividir en dos el tiempo de la historia. ¿Cómo se logra mantener unido el desarrollo dramático sin que parezca, como ocurrió en Asylum, que cada cosa ocurre por su cuenta? La respuesta es Evan Peters.

Su personaje, tan sádico como enigmático, se termina por convertir en una suerte de nexo de unión de todas las historias, tal vez porque es el corazón de ese hotel, o tal vez porque, simplemente, es un personaje muy humano dentro de su violencia. Su caso, posiblemente, sea el mejor ejemplo del entramado dramático que logra crearse entre todos los personajes, ya sean secundarios, principales e, incluso, episódicos. De ahí que sea tan importante el pasado de los mismos, y de ahí que cobren especial relevancia aquellos momentos en los que se abordan las claves de su llegada a ese hotel maldito.

Pero si el contenido dramático es importante, la forma que se le da a todas esas historias es simplemente hipnótica. Elegante, fascinante, visceral, sangrienta, atemporal. Cualquier calificativo puede servir para definir un entorno único, una apuesta escénica en la que la sangre emana a borbotones para dar paso a una nueva vida en la que, no por casualidad, los implicados deben encontrar un motivo para enderezar sus fantasmagóricas vidas, que habitualmente, por no decir siempre, tiene que ver con el asesinato. La presencia, además, de personajes aparecidos en temporadas anteriores otorga al conjunto un halo de continuidad interesante que, en cierto modo, cierra un círculo iniciado con la primera y maravillosa temporada.

Así las cosas, American Horror Story: Hotel es, posiblemente, la etapa de esta serie que más se aproxima a lo vivido en aquella casa encantada hace ya varios años. Por su ambientación, el trauma de sus personajes e incluso la definición de muchos de ellos, esta historia es digna heredera de aquella. Pero es mucho más. Falchuk y Murphy parecen haber aprendido de algunos errores cometidos en el pasado y han sido capaces de crear muchos historias independientes bajo un mismo techo que, aparentemente, no tienen nada en común, pero cuyo desarrollo termina irremediablemente unido a las habitaciones de este macabro hotel. O a su dueño, que para el caso viene a ser lo mismo. Sin duda, una de las mejores temporadas de la serie.

‘San Andrés’: sabíamos que esto iba a pasar


Dwayne Johnson y Carla Gugino protagonizan 'San Andrés', de Brad Peyton.Algunos la tacharán de predecible. Otros de meros efectos digitales que ni siquiera necesitan director. Y estoy convencido de que otros tantos cargarán sus tintas contra Dwayne Johnson (Fast & Furious 7), cuyos lagrimales posiblemente estén atrofiados por tanto músculo. Pero lo cierto es que la nueva película de Brad Peyton (Viaje al centro de la Tierra 2: La isla misteriosa) es un entretenimiento puro y duro, sin más pretensiones que dejar al espectador clavado a su silla a base de impactantes secuencias de acción, una trama lineal pero bien elaborada y un final de esos que llevarán a muchos a plantearse su ingreso en algún cuerpo de seguridad. Y hasta la fecha no creo que eso sea algo negativo si uno es consciente de lo que está a punto de ver.

Y desde luego San Andrés no promete nada que no pueda cumplir. Es cierto que la cinta no ofrece grandes momentos dramáticos, y desde luego los actores podrían haber dado algo más de sí (o no, quién sabe), pero eso importa relativamente poco en una película que lo único que ofrece es una cuidada destrucción de toda la costa este de Estados Unidos. Espectacular en todo su metraje, brillante en sus dos grandes setpieces en Los Ángeles y San Francisco, la película es lo que se puede deducir de su título. Ni más ni menos. Y desde luego que los efectos digitales cobran una importancia vital, pero la mano de Peyton se puede apreciar en cada fotograma. Es gracias a él, por ejemplo, que la angustia se apodera del plano secuencia en Los Ángeles, posiblemente la mejor secuencia de toda la película.

Claro que la mayor parte del mérito de que estemos ante un divertimiento palomitero de primer nivel es su guión. Sí, no cabe duda de que el trasfondo dramático es casi inexistente, y desde luego no hay ni un solo giro dramático relevante. Pero el desarrollo de la trama, con secuencias de acción perfectamente distribuidas en los momentos adecuados, refleja un cuidado trabajo narrativo que engancha al espectador, le zarandea entre edificios derrumbándose y corrimientos de tierra, y le deja al final del camino como un superviviente más. Y eso es, a todas luces, el mejor atractivo de una cinta de catástrofes como esta. No son las muertes, todas ellas previsibles. No son las pruebas que los protagonistas deben superar para sobrevivir. No, es simple y llanamente el viaje propuesto.

Es evidente que no estamos ante un profundo drama familiar enmarcado en una tragedia social, pero es que San Andrés tampoco pretende serlo. Su vocación de blockbuster queda patente desde la primera secuencia, con un rescate casi imposible apto solo para héroes como Johnson. A partir de ese momento, y salvo concesiones necesarias para el desarrollo mínimo de sus personajes, la película es una auténtica montaña rusa de caos, destrucción y espectacularidad que no da respiro para reflexionar. Y como toda cinta de estas características, no puede faltar el detalle patriota final. Una distracción sana, sin pretensiones y con sabor veraniego. Como reza uno de los carteles promocionales, “sabíamos que esto iba a pasar”. Y no hay nada de malo en disfrutarlo.

Nota: 7/10

Dwayne Johnson planta cara a los dinosaurios con ‘San Andrés’


Estrenos 26junio2015El mes de junio llega a su fin. Un mes que ha estado marcado, sin lugar a dudas, por el masivo éxito de Jurassic World, que va camino de convertirse en la cinta más taquillera de todos los tiempos. Pero en lo concerniente a España, hoy viernes, 26 de junio, llega una cinta que tratará de tomar el relevo en lo que a blockbusters se refiere. No llega sola, aunque sin duda es el estreno más importante de la semana, sobre todo si atendemos a la distribución. Acción, aventura, comedia y drama son los ingredientes que conforman la oferta de estrenos de este fin de semana.

Comenzamos el repaso por San Andrés, cinta de aventuras en la que, una vez más, la destrucción del planeta, o al menos de una parte de él, acapara toda la atención. En esta ocasión, como su propio título indica, es la falla de San Andrés la que desencadena el desastre, que comienza con la destrucción de Los Ángeles. Tras este suceso un piloto de helicópteros de rescate y su ex mujer deciden ir a San Francisco para rescatar a su hija, pero ni siquiera lo ocurrido en Los Ángeles les podría haber preparado para lo que se encontrarán en la ciudad del Golden Gate. Dirigida por Brad Peyton (Viaje al centro de la Tierra 2: La isla misteriosa), la película tiene como protagonista absoluto a Dwayne Johnson (Fast & Furious 7), al que acompañan Alexandra Daddario (Carta blanca), Paul Giamatti (The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro), Ioan Gruffudd (El rey Arturo), Carla Gugino (serie Political animals), Colton Haynes (serie Arrow) y la cantante Kylie Minogue (Blue).

Muy diferente es el tema y el tratamiento de Espías, nuevo vehículo para Melissa McCarthy (St. Vincent) que, todo sea dicho, cuenta en esta ocasión con un reparto de altura. La historia, una parodia de las cintas de agentes secretos, gira en torno a una modesta analista de la CIA que ha sido olvidada por la agencia a pesar de ser la heroína de una de las misiones más peligrosas que se hayan realizado jamás. Con una vida monótona y tediosa, su oportunidad de volver a la acción llega cuando uno de sus compañeros es captura. Sin nadie más a quien recurrir, se ofrece voluntaria para infiltrarse en una peligrosa banda que trafica con armas. Paul Feig (La boda de mi mejor amiga) dirige esta comedia en la que encontramos a Jude Law (El gran hotel Budapest), Jason Statham (Los mercenarios 3), Rose Byrne (Malditos vecinos), Miranda Hart (serie Miranda), Bobby Cannavale (Blue Jasmine), Allison Janney (Juegos de palabras) y Morena Baccarin (serie Gotham).

Los estrenos europeos están protagonizados en exclusiva por Francia. La comedia No molestar, producida en 2014, supone el nuevo vehículo de lucimiento de Christian Clavier (Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?). Basada en la obra de Florian Zeller y con la dirección de Patrice Leconte (Mi mejor amigo), la historia comienza cuando un fanático del jazz encuentra un exclusivo álbum en un mercadillo. Dispuesto a escucharlo sin más dilación, cuando llega a casa su único objetivo es lograr una hora de tranquilidad. Sin embargo, el mundo parece estar en su contra, y uno tras otro se irán sucediendo conflictos y situaciones que le impedirán disfrutar de su pequeño placer, convirtiendo su mañana soñada en una auténtica pesadilla. El reparto se completa con Carole Bouquet (Obras en casa), Rossy de Palma (Tres bodas de más), Stéphane De Groodt (Barbacoa de amigos) y Valérie Bonneton (Pequeñas mentiras sin importancia), entre otros.

En el otro extremo se encuentra el drama Con todas nuestras fuerzas, una historia de superación dirigida en 2013 por Nils Tavernier (Aurore) que gira en torno a la difícil relación entre un padre y su hijo, que sufre parálisis cerebral desde pequeño y no puede andar ni hablar. Alejados con el paso de los años, padre e hijo volverán a acercarse cuando el adolescente le proponga al hombre competir juntos en un triatlón, reto casi imposible pero que les llevará a compartir el proceso de preparación. Jacques Gamblin (Los nombres del amor), Alexandra Lamy (Su ausencia me enfurece), Fabien Héraud, Sophie de Furst (L’oncle Charlie) y Pablo Pauly (Fonzy) encabezan el reparto.

Francia también colabora, junto a Israel, en la producción de La profesora de parvulario, drama escrito y dirigido por Nadav Lapid (Policía en Israel) cuyo argumento se centra en una profesora de un jardín de infancia que descubre en uno de sus niños de cinco años un verdadero talento para la poesía. Decidida a potenciar su arte, la mujer tratará de sacar al niño del entorno familiar en el que vive, con un padre que desprecia la profundidad cultural y una niñera cuyo único interés por la poesía radica en el beneficio económico que pueda conseguir. La cinta está protagonizada por Sarit Larry (Zman Avir), Avi Shnaidman, Lior Raz (Mabul) y Ester Rada (Os ni holeh).

Terminamos el repaso de esta semana con Una segunda madre, film brasileño escrito y dirigido por Anna Muylaert (Chamada a cobrar) cuya figura central es una mujer que vive y trabaja en la casa de una acomodada familia. A lo largo de los años no solo ha cuidado de la casa, sino que ha criado al hijo del matrimonio, ahora adolescente. El equilibrio de poder parece estable hasta que la hija de la mujer aparece, desestabilizando a los personajes y poniendo en peligro el futuro de la protagonista. El reparto está encabezado por Regina Casé (Made in China), Michel Joelsas (A Suprema Felicidade), Camila Márdila (O outro lado do Paraíso), Karine Teles (Riscado) y Lourenço Mutarelli (Natimorto).

Emmerich vuelve para enfrentarse a ‘La gran familia española’


Estrenos 13septiembre2013Este segundo fin de semana de septiembre se presenta, en lo que a estrenos se refiere, algo desequilibrado. Por un lado, hoy viernes, 13 de septiembre, nos llegan cintas de acción, de fantasía, comedias y dramas que aportan variedad a la hora de elegir qué ver. Pero por otro, el carácter de estas nuevas propuestas no es precisamente el de los blockbusters veraniegos, por lo que no sería demasiado extraño que la taquilla se resienta una vez pasado el fin de semana. En cualquier caso, no deja de ser interesante recuperar el cine de acción más clásico y, sobre todo, poder analizar con la perspectiva de los Oscar las pre candidatas españolas.

Comenzamos como siempre con los estrenos norteamericanos. El más interesante, entre otras cosas porque supone el regreso de Roland Emmerich al género que mejor maneja tras su visión de Shakespeare en Anonymous (2011), es Asalto al poder, cinta de acción y destrucción de los principales iconos norteamericanos en la que un policía del Capitolio se ve envuelto en pleno ataque paramilitar a la Casa Blanca, siendo el único capaz de salvar al Presidente de los Estados Unidos y al país. Escrita por James Vanderbilt, guionista de The Amazing Spider-man, la cinta cuenta con Channing Tatum (Efectos secundarios) y Jamie Foxx (Django desencadenado) como principales protagonistas, a los que acompañan Maggie Gyllenhaal (El caballero oscuro), Richard Jenkins (Los diarios del ron), James Woods (Ejecución inminente), Jason Clarke (La noche más oscura), Joey King (Expediente Warren: The Conjuring), Lance Reddick (serie Fringe) y Rachelle Lefevre (The caller).

Percy Jackson y el mar de los monstruos es el otro título que aporta Hollywood. Continuación de la película de 2010, la historia retoma la vida de este joven que, tras descubrir que es un semidiós griego, debe ahora recuperar el Vellocino de oro para salvar de la venganza de Cronos no solo su campamento, sino al mundo entero, tarea para la que contará con la ayuda de sus amigos. Basado en el segundo tomo de la saga literaria escrita por Rick Riordan, esta aventura fantástica plagaa de acción y humor está dirigida por Thor Freudenthal (El diario de Greg) y cuenta con el mismo reparto principal, compuesto por Logan Lerman (Un invierno en la playa), Alexandra Daddario (Carta blanca), Brandon T. Jackson (Rompedientes), Jake Abel (La huésped) y Sean Bean (Soldados de fortuna). A ellos se suman para la ocasión Douglas Smith (State’s evidence), Leven Rambin (Los juegos del hambre), Stanely Tucci (Un plan perfecto), Nathan Fillion (serie Castle) y Robert Knepper (serie Prison break).

La mayor parte del resto de estrenos es española. De todos ellos sobresale La gran familia española, nueva comedia escrita y dirigida por Daniel Sánchez Arévalo (Primos) que recientemente ha sido pre seleccionada por la Academia de Cine española como candidata a los Oscar. Su historia transcurre durante la final del Mundial que ganó España. Ese día un joven decide casarse con la que ha sido su amor de toda la vida. Sin embargo, nada sale como tenía planeado, incluyendo sus propias dudas sobre su amor. La película cuenta con muchos nombres conocidos del cine español como Quim Gutiérrez (Los últimos días), Antonio de la Torre (Los amantes pasajeros), Verónica Echegui (Yo soy la Juani), Miquel Fernández (Fin), Patrick Criado (serie Águila Roja), Roberto Álamo (La piel que habito), Arantxa Martí y Sandra Martín.

Una de las propuestas españolas que más puede atraer al público joven es Afterparty, una de terror que cuenta cómo el protagonista de una exitosa serie de televisión amanece encerrado en una cabaña junto a tres chicas que conoció la noche anterior en una fiesta. Lo único con lo que cuentan es un móvil que solo permite recibir vídeos de un asesino ataviado con la indumentaria del villano de su serie que está matando uno a uno al resto de jóvenes encerrados en ese mismo lugar. Debut en la dirección de Miguel Larraya, quien participa en el guión, la película está protagonizada por actores vistos en series de televisión: Luis Fernández (serie Los protegidos), Úrsula Corberó (serie Gran Reserva), David Seijo (serie El barco), Alicia Sanz (serie Bandolera), Ana Caldas (serie Bicho malo) y Juan Blanco (serie Amar es para siempre).

Otra cinta española que llega es Arraianos, drama producido en 2012 que combina realidad y ficción en una trama que sigue las vidas de los habitantes de un pueblo perdido en los bosques entre Galicia y Portugal, convertidos para la ocasión en actores que interpretan sus propias vidas. Dirigida por Eloy Enciso (Pic-nic), la película es una libre adaptación de la obra ‘O bosque’, de Jenaro Marinhas del Valle.

Saliendo de nuestras fronteras, aunque sin dejar Europa, tenemos el film El comandante y la cigüeña, comedia italiana de 2012 en la que confluyen diversas historias enmarcadas en el actual clima de crisis que viven Italia y el resto del mundo. Un fontanero cuya vida se centra en su familia y el trabajo y una artista que espera la oportunidad de su vida son los principales protagonistas de esta divertida trama acerca de las segundas oportunidades y la posibilidad de volver a empezar. Silvio Soldini (Pan y tulipanes) es su director, mientras que Valerio Mastandrea (La prima cosa bella), Alba Rohrwacher (Yo soy el amor), Luca Zingaretti (El cónsul Perlasca) y Claudia Gerini (La desconocida) son sus principales intérpretes.

En cuanto al género documental, dos son las novedades. El espíritu del ’45, escrito y dirigido por Ken Loach (El viento que agita la cebada) es un comprometido largometraje que, a través de declaraciones de los protagonistas de la época, narra el ambiente y los ideales que sucedieron inmediatamente a la II Guerra Mundial en Inglaterra, y que se basaban en una propiedad común en la que producción y servicios beneficiarían a todos, creando así una sociedad en la que unos pocos no se enriquecerían del trabajo de muchos. Una lucha colectiva que el director ha querido recordar en una época donde estos ideales son más necesarios que nunca.

Por su parte, Bajarí es una producción española que gira en torno al flamenco y a la cultura gitana en la Barcelona actual (el título es el nombre de la ciudad en caló). A través de las historias de unos jóvenes que buscan seguir los pasos de sus predecesores, la película narra la preparación y el desarrollo de estos jóvenes talentos y de un espectáculo en el que estarán acompañados por algunos de los más grandes artistas. El film es la ópera prima de Eva Vila.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: