‘Mamá y papá’: amor mortal de padres a hijos


A Brian Taylor (Crank: Alto voltaje) se le pueden achacar muchas cosas, pero falta de originalidad no es precisamente una de ellas. Si a eso le sumamos un lenguaje visual algo histriónico, con tendencia al movimiento excesivo (en algunos casos sin sentido) y a un actor como Nicolas Cage (Como perros salvajes) dando rienda suelta al desenfreno más absoluto, nos encontramos con esta extraña y alocada cinta en la que el instinto maternal y paternal se torna en unas ansias irrefrenables de matar a la progenie.

En efecto, todo eso es Mamá y papá. Una cinta que dedica el tiempo justo a la presentación de personajes y de la situación de partida para entrar de lleno en una locura a medio camino entre el drama y el humor negro, muy negro. Con referencias a todo tipo de películas, desde el clásico Los pájaros (1963) hasta la versión de Zack Snyder de Amanecer de los muertos (2004), Taylor construye un relato que, más allá de su fuerza visual y un montaje cuanto menos curioso, pone sobre la mesa algunas reflexiones interesantes sobre la sociedad, la relación paterno filial y los sacrificios que hace cada uno de los miembros de una familia por el bien de todos.

Quizá el mayor problema del film sea ese, que simplemente deja sobre la mesa interesantes elementos en los que podría haber ahondado algo más. Eso, y que Taylor se entrega en exceso en algunos momentos a ese estilo visual tan particular, introduciendo planos innecesarios que, aunque acentúan la sensación de caos y psicosis, perfectamente se podrían haber ahorrado. En el lado opuesto de la balanza, dos hechos fundamentales: por un lado, el director opta por no recurrir al gore al que invita la premisa de la cinta, lo que no solo remarca ese cierto humor negro que desprende el relato, sino que dota al conjunto de una elegancia inesperada. Por otro, la introducción de un tercer factor en la trama: los abuelos. Su presencia en el tercio final del film es un punto de giro tan evidente y a la vez eficaz que permite desatar completamente el surrealismo de la historia, gracias entre otras cosas a un Lance Henriksen (Un gran día) en estado de gracia.

Desde luego, Mamá y papá no es tanto como parece en un primer momento. Ni es tan violenta, ni tan sangrienta, ni desde luego tan alocada como podría pensarse. Pero precisamente en ese control de una historia que podría salirse de madre con facilidad es donde está lo mejor de la cinta dirigida con acierto por Taylor. Visualmente impactante en algunos momentos, aunque el argumento se limita solo a plantear los hechos, la locura que aportan Cage, Henriksen y Selma Blair (Hellboy), esta última la más siniestra de los tres, y el humor que desprenden algunas situaciones hacen de esta cinta una delicia de lo más surrealista a disfrutar y descubrir.

Nota: 7/10

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: