‘Power Rangers’: Go Go Power Rangers


Es evidente que un remake como el que nos ocupa está enfocado casi en exclusiva a aquellos jóvenes que en los años 90 se maravillaban con un grupo de adolescentes enfundados en coloridos trajes que luchaban contra criaturas alienígenas con artes marciales y con robots que, en aquella época, parecían más unos muñecos articulados que otra cosa. Y bajo este prisma debe entenderse la cinta de Dean Israelite (Project Alamanac), cuya labor tras las cámaras se limita, casi en exclusiva, a no empañar el recuerdo de todos esos niños que, ahora adultos, acuden a las salas.

Y en este sentido, Power Rangers es todo un espectáculo a disfrutar. Con las dosis de humor justas repartidas a lo largo del metraje, el tratamiento que el film hace de esta conocida historia incorpora una serie de elementos que dotan al conjunto de un contexto dramático al menos más elaborado que la sencillez de los episodios que comenzaron a emitirse allá por 1993. Más adulta y, en cierto sentido, oscura, la cinta profundiza, aunque solo sea por las necesidades del formato cinematográfico, en la personalidad de cada uno de los héroes, en sus conflictos internos y externos y en el modo en que deben encontrar aquello que les une. Y si a esto se suman los homenajes a la serie original, ya sea con cameos de los actores o con la sintonía en momentos clave de la trama, el resultado es una obra enfocada claramente para los fans.

Ahora bien, ¿y el resto de espectadores? Bueno, ahí radica el problema. El film, a grandes rasgos, es un episodio largo que, como decimos, permite explorar algunos aspectos dramáticos menos elaborados en la serie, pero es un capítulo al fin y al cabo. Su desarrollo dramático es lineal, posiblemente demasiado, plagado de lugares comunes y con algunos personajes, sobre todo los secundarios, definidos con brocha gorda en un intento de tapar las carencias de una historia que solo sabe mirar en una dirección. De ahí que a muchos espectadores no demasiado familiarizados con el mundo de estos guerreros la cinta les pueda resultar algo tediosa, lenta incluso.

Como suele ocurrir con todas las películas, que Power Rangers guste más o menos depende en buena medida del grado de aceptación previo y del grado de afición a la serie original. Puede que su calidad dramática sea cuestionable, que su desarrollo sea previsible y que sus protagonistas no pasen de demostrar que han disfrutado enfundándose en sus llamativos trajes de colores. Pero es que no creo que la cinta pretenda nada más que ofrecer a los fans una revisión de esta historia con nuevos y mejorados efectos, adaptada a los modernos tiempos de la riqueza interracial, y en un intento de mantener el espíritu con el que debutó en la pequeña pantalla. Y eso se consigue con creces.

Nota: 6/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: