‘La gran muralla’: un mercenario en la corte del emperador chino


Matt Damon salva a la Humanidad en 'La gran muralla'.Posiblemente la pregunta que más suscita la nueva película de Zhang Yimou (Las flores de la guerra) es qué hace un actor como Matt Damon (Un lugar para soñar) en un film como este. La suscita antes y después de ver esta aventura con criaturas, luchas que desafían la gravedad y efectos especiales a raudales. La respuesta a tan cacareada pregunta es múltiple, y depende del prisma con el que se mire, pero eso importa poco ahora. La cuestión es si la cinta merece la pena, y de nuevo la respuesta depende del prisma con el que se mire.

Visualmente hablando, La gran muralla es impecable, incluso extraordinaria. Yimou vuelve a demostrar su dominio de la narrativa no solo a través de los movimientos de cámara, algunos realmente espectaculares, sino a través del color. Al igual que en sus anteriores films, cada aspecto de la película, desde el vestuario hasta el diseño de producción, está pensado para transmitir algo al espectador, para narrar más allá de lo que se ve a simple vista. El director incluso llega a permitirse ciertos homenajes a sus anteriores films para, a continuación, explorar nuevas vías narrativas más acordes con la historia del film.

Ahora bien, en lo que se refiere al contenido, al peso de la propia historia, la película deja mucho que desear. Si bien los personajes están definidos con cierta solvencia, el desarrollo argumental peca de una excesiva simpleza, carente por completo de giros dramáticos lo suficientemente sólidos como para provocar algo más que un avance de la acción en la senda prevista desde los primeros compases de la trama. A esto se suman algunos lapsos temporales y espaciales que, aunque necesarios para hacer avanzar el argumento, terminan por ser algo confusos. Y eso por no hablar de algunas incongruencias, como el hecho de que en mitad de la Muralla China un personaje se ponga a torear a una de las criaturas. Y no es un doble sentido.

Todo ello impide que La gran muralla sea algo más que un mero entretenimiento. Tampoco es que pretenda ser nada más, pero a pesar de ello cabría esperar un arco dramático algo menos lineal. Al menos la labor de Yimou tras las cámaras solventa buena parte de las carencias argumentales del conjunto, trasladando al espectador a una leyenda sobre el origen de esta construcción. Puede que se olvide tan rápidamente como se consume, pero una pregunta se mantiene en el subconsciente. ¿Qué hace Matt Damon en esta película? Bueno, dar vida a un mercenario en la corte del emperador chino. Y que cada uno dé sentido a esa respuesta.

Nota: 6/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: