1ª T. de ‘Daredevil’, una oscuridad pocas veces vista en Marvel


Charlie Cox da vida a Matt Murdock, 'Daredevil' en la primera temporada.Habrá quien ponga el grito, pero la serie sobre Daredevil, el superhéroe ciego de Marvel, es lo más cercano que ha estado esta casa del Batman de Christopher Nolan (Origen). Y si tenemos en cuenta que su trilogía es lo mejor del género, es decir mucho. Evidentemente hay muchas distancias que salvar, pero lo que ha hecho Drew Goddard (La cabaña en el bosque) con este personaje es más que notable, alejando la trama de infantilismos y puro entretenimiento marca de la casa para ofrecer un mundo adulto, ajeno a maquillajes innecesarios y con una de las mejores atmósferas creadas para la pequeña pantalla. Y eso solo en la primera temporada.

Lo cierto es que estos 13 episodios son un gran ejemplo de cómo lograr el equilibrio entre todos los elementos de una ficción, tanto narrativos como visuales. Desde el punto de vista más superficial posible, la apuesta visual y formal resulta apabullante. El apagado color de las secuencias, ya sea de día o de noche, aporta al relato una tosquedad única, un aire malsano de violencia y decadencia que ahonda en el contexto en el que se mueve el protagonista interpretado estupendamente por Charlie Cox (serie Boardwalk Empire). Esa oscuridad constante, así como los tonos rojizos que siempre están presentes, no solo sitúan al espectador en el punto de vista del héroe, sino que oprimen las líneas argumentales hasta eliminar el poco aire que tienen.

Esto, lejos de generar angustia, lo que provoca es un constante crecimiento en la tensión dramática de Daredevil. Tensión que se libera, y de qué modo, con unas coreografías de combate simplemente indescriptibles. Ya sea con armas o con puños desnudos, el carácter violento de este personaje que no tiene remordimientos en lanzar a villanos desde azoteas, o en romper tantos huesos como sea necesario, se traslada a la crudeza de su cruzada particular, que tiene como máximo exponente ese plano secuencia en un pasillo en el que, mostrando muy poco, se narra mucho. En cierto modo, esta es también una forma de mostrar el mundo de un personaje ciego que, sin embargo, es capaz de percibir más que el resto del mundo.

Sin duda, el realismo de esta lucha es uno de los grandes atractivos y de los mayores aciertos de la serie. Tan habituales como los golpes son las suturas que después deben parar las hemorragias. Dicho de otro modo, es un personaje que sangra, que a pesar de contar con un superpoder, su cuerpo es machacado una y otra vez por golpes, cortes y fracturas. Y no se esconde. Es esta crudeza, esta necesidad de mostrar el color rojo de la sangre, lo que convierte a esta primera temporada en un producto muy alejado de Marvel, sobre todo de lo que habitualmente ha hecho en cine. Precisamente esto es lo que genera el soplo de aire fresco que aportan Matt Murdock y el resto de personajes.

De actores y trama

Claro que su apartado técnico y visual no es lo más atractivo de Daredevil. La verdadera sustancia de la serie se halla sobre el papel, en el desarrollo de sus diferentes líneas argumentales y en la definición de sus personajes. A pesar de que la trama principal está claramente definida (a algunos podría parecerles algo burdo) como el héroe contra el villano, son las líneas argumentales secundarias las que aportan riqueza al conjunto, sobre todo porque, aunque corren de forma paralela, terminan por incidir en el desarrollo de la principal. El secreto del héroe a sus amigos, la violencia que guarda el villano interpretado por Vincent D’Onofrio (Jurassic World) o la investigación periodística son algunos ejemplos.

A esto hay que sumar, sin duda, el dibujo de los personajes. A través de los flashbacks que se viven en muchos momentos de la temporada el espectador es capaz de apreciar la trayectoria de cada uno, tanto héroes como villanos, pero el verdadero interés radica en sus relaciones presentes. El modo en que, por ejemplo, afrontan el secreto de Murdock es tan significativo como impactante en la trama, que se ve obligada a evolucionar de un modo sensiblemente diferente. Aunque tal vez el mejor elogio que se puede hacer a los personajes es, precisamente, que pueden morir. Sus reacciones, sus puntos de vista y sus decisiones se basan en todo momento en el miedo a lo que pueda ocurrir, en la imposibilidad de luchar contra algo más grande (principal argumento transversal de la serie, por cierto), lo que aporta un halo de realismo y veracidad que, evidentemente, es evitado en puntuales momentos para poder desarrollar algunos aspectos de la historia.

Es destacable también la labor de los actores, sobre todo de los principales. A las magníficas actuaciones de Cox y D’Onofrio se suma un reparto que, en mayor o menor medida, engrandecen unos perfiles que sobre el papel podrían parecer poco definidos. Sin ir más lejos, el grupo de villanos manejados por ese archienemigo del mundo marvelita que es Wilson Fisk, alias ‘Kingpin’, alternan una pose meramente decorativa con un auténtico perfil determinante, lo que sugiere una irregularidad en el guión, aunque solo sea en el tratamiento. Lo mismo ocurre, aunque en menor medida, con el bando de los héroes, donde algunos personajes parecen entrar y salir de escena por necesidades de la acción, y no porque su historia no tenga más recorrido. Este, que podría ser un lastre importante de la primera temporada, queda minimizado gracias precisamente a la labor de los actores, amén del ritmo que imprime el desarrollo de la trama principal.

El mejor resumen que se puede hacer de la primera temporada de Daredevil es que logra un equilibrio perfecto entre todos sus elementos. La trama se desarrolla de forma fluida a lo largo de los episodios hasta lograr un clímax espléndido. Los actores, en este sentido, ofrecen un trabajo ejemplar, conscientes de su lugar en la trama y adaptándose a ciertos baches que puede tener la historia. Y la apuesta formal, con siluetas, sombras y luchas tan realistas como espectaculares, es el envoltorio ideal para una historia sobre un hombre que lucha para hacer de su ciudad un lugar mejor. Y lucha tanto en los tribunales como en las calles. La oscuridad que desprende en cada plano convierte a este superhéroe en una creación más adulta de lo que cabría esperar, y hace que la producción sea uno de los productos más recomendables de la nueva hornada televisiva.

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: