‘Calle Cloverfield 10’: un nuevo tipo de cine de monstruos


John Gallagher Jr., Mary Elizabeth Winstead y John Goodman, en 'Calle Cloverfield 10'.Soy de los que piensan que Monstruoso (2008) es un clásico moderno, un thriller de catástrofes con monstruo de por medio que pone en su lugar a esas cintas creadas como si de un vídeo casero se tratara. Por eso, cuando esta especie de continuación salió casi de la nada (ya ocurrió con su predecesora), con un tráiler extraño y sugerente, el visionado era casi obligado. Y vaya por delante que es un film al que es mejor acercarse sin saber nada de él. De hecho, es casi mejor no tener, ni siquiera, la referencia del primer film. Por eso, y como muchas críticas ya han hecho, recomiendo leer lo menos posible de este comentario. Un último apunte: es de los mejores films de suspense que pueden verse ahora mismo en pantalla.

Porque sí, Calle Cloverfield 10 no es una cinta de monstruos al uso. Es más, salvo su clímax final, algo exagerado, no llega verse a ninguna criatura durante los 103 minutos. Pero eso no quiere decir que no haya monstruos en pantalla. La película, hábilmente dirigida por el debutante Dan Trachtenberg (con evidentes consejos del maestro J.J. Abrams), juega en todo momento al despiste con el espectador, que se ve obligado a elegir entre la realidad que cuenta el personaje de un impresionante John Goodman (Golpe de efecto) o lo que ven nuestros ojos. La tensión que genera esta lucha de intereses desarrolla un crescendo narrativo a través de puntos de giro tan sencillos y aparentemente simples como efectivos.

Lo que inicialmente se presenta como una historia de un psicópata secuestrando a una joven pronto se convierte en una historia de supervivencia ante una amenaza exterior real. Pero un nuevo giro devuelve las sospechas al interior de ese búnker al que el director y los actores, todos magníficos, sacan el máximo provecho. Estos constantes juegos de despiste obligan a la historia a mantener un equilibrio entre lo real y lo inventado, entre la cordura y la locura, que atrapa al espectador y le convierte en una víctima más de ese hombre aparentemente normal al que da vida Goodman. Una víctima que sufre junto a Mary Elizabeth Winstead (Aquí y ahora), que sospecha de John Gallagher Jr. (Margaret) y que, finalmente, ansía escapar de esa cárcel sea como sea.

Desde luego, lo mejor que ofrece Calle Cloverfield 10, dejando a un lado una puesta en escena sobria y brillante, y un diseño de producción tan sencillo como inquietante, es que plantea una alternativa que nunca llega a existir. Los monstruos, en realidad, están dentro y fuera del búnker. Las historias entre las que el espectador tiende a escoger irremediablemente no son excluyentes, al contrario, se complementan de forma espléndida. La secuela, por tanto, se revela más como una especie de spin off que como continuación al uso. Y salvo ese final que no parece encajar demasiado con el tono general del film, es una historia espléndida en su minimalismo e inquietante en su desarrollo.

Nota: 7,5/10

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: