‘La habitación’: no es la mejor mamá, pero es mamá


Brie Larson y el pequeño Jacob Tremblay protagonizan 'La habitación'.Saber qué convierte a una película en una obra excepcional es algo imposible, entre otras cosas porque cada film es único, está planteado de un modo y debe ser analizado en base a su naturaleza. Pero precisamente por esto, por el modo en que aborda la historia y respecta las emociones de los personajes, lo nuevo de Lenny Abrahamson (Frank) se convierte en uno de los mejores relatos del año.

El hecho de que La habitación esté relatada desde el punto de vista del pequeño Jack, al que da vida un sorprendente e incalificable Jacob Tremblay (atentos a su carrera), genera una dinámica que coge al espectador casi por sorpresa, pues el film narra indirectamente los momentos más desagradables vividos entre esas cuatro paredes (con una elegancia exquisita, por cierto) y ahonda en las primeras experiencias de un niño que no conoce más que el mundo que se concentra en ese pequeño espacio. Así, el momento en que logra salir al exterior se convierte en todo un punto de inflexión que Tremblay y el director logran transmitir en todo su esplendor.

En cierto modo, la cinta se divide en dos partes: dentro y fuera de la mencionada habitación. Y en todo momento el guión, escrito por la propia autora de la novela en la que se basa, Emma Donoghue, trata de respetar a todos y cada uno de los personajes, consolidando ese punto de vista de un personaje que no ha vivido lo suficiente como para poder distinguir entre el bien y el mal. Esto permite a la historia adquirir una sinceridad única y un realismo apabullante que obliga, casi por necesidad, a comprender las emociones de todos y cada uno de los personajes, al menos en lo que respecta a la familia destrozada durante siete años. Y para muestra un botón: la relación entre Brie Larson (Y de repente tú) y Joan Allen (Un buen matrimonio), madre e hija en la ficción, es simplemente magistral.

Desde luego, La habitación es uno de los grandes títulos del año pasado. Y lo es porque la suma de todos sus elementos da como resultado un conjunto impecable. Narrativamente hablando la visión de Abrahamsson es sobria y coherente, y en ningún momento censura a unos personajes interpretados por un reparto sobresaliente. La banda sonora es brillante. La carga dramática va creciendo a medida que los personajes se van hundiendo cada vez más en sus problemas. Y el final es tan sencillo como revelador. Los premios dirán si Brie Larson es o no la mejor mamá, si esta cinta es o no la mejor película… pero es Película.

Nota: 9/10

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: