‘En el corazón del mar’: por allí resopla


Chris Hemsworth se enfrenta a la ballena blanca en 'En el corazón del mar'.Pocos directores se habrían atrevido con un proyecto que trata de contar la verdadera historia detrás de ‘Moby Dick’. Y muy pocos habrían apostado por un drama humano más que por una cinta de aventuras que simplemente recrease la lucha entre el hombre y la gran ballena blanca como sueño inalcanzable. Pero Ron Howard (Apolo 13) no solo sale airoso de la prueba, sino que deja en el espectador una serie de reflexiones que van más allá de la propia calidad de la película, y que recuperan buena parte del contenido de la novela de Herman Melville escrita en 1951.

Y es que más allá de la espectacularidad, de los efectos o de la puesta en escena, En el corazón del mar contiene una interesante reflexión sobre el ser humano, sobre su forma de afrontar los miedos y las situaciones más adversas que uno pueda imaginarse. En este sentido, la presencia del enorme cetáceo se convierte en un detonante del cambio, en un agente que transforma todo y a todos, hasta el punto de convertir a marineros en hombres de tierra firme, y a engreídos capitanes en víctimas de su propio ego. Así, el desarrollo dramático del film ofrece una sucesión de reacciones a una lucha que parece perdida casi desde el principio, pero que adquiere visos de venganza desde el momento en que la ballena comienza a perseguir a los incautos balleneros.

En todo este contexto, Howard logra que el reparto en su conjunto ofrezca una notable interpretación, desde un Chris Hemsworth (Escapada perfecta) que vuelve a demostrar que es capaz de algo más que enseñar músculo, hasta un joven Tom Holland (Lo imposible) que vuelve a meterse en la sufrida piel del que sería el protagonista de la novela de Melville. Todos ellos componen un paisaje marinero único, en el que los egos y los recelos dan paso al compañerismo y el apoyo mutuo. El principal problema del film, sin embargo, radica en la narrativa escogida por el director, excesivamente plana en algunos momentos y con tendencia a estancarse a la deriva, al igual que le ocurre a sus protagonistas.

Claro que eso es más un problema de guión que de dirección. Y es un problema habitual en films que contienen este tipo de historias. Pero En el corazón del mar es algo más. La sensación positiva que perdura una vez se encienden las luces convierten a la película en un producto más que correcto, con una historia que envuelve al espectador y le hace partícipe del sufrimiento físico y moral que viven los protagonistas, y que vuelve a poner el acento en cómo el ser humano es capaz de cambiar su forma de ver las cosas ante un suceso traumático. La ballena blanca, ese objetivo inalcanzable que puede acabar con nosotros, se convierte aquí en un agente del cambio. Para bien o para mal.

Nota: 6,5/10

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: