‘Una semana en Córcega’: de jabalíes y hombres


Vincent Cassel sufre el acoso de Lola Le Lann en 'Una semana en Córcega'.Que una joven seduzca a un experimentado y atractivo hombre maduro no es algo nuevo en el cine. A lo largo de la historia ha habido tratamientos para todos los gustos, desde el drama hasta el erotismo, pasando por la comedia de enredo o, incluso, el terror. Por eso lo que presenta Jean-François Richet (De l’amour) en su nueva película no es precisamente novedoso o sorprendente, pero son algunos detalles los que convierten a esta comedia en algo más que un mero recorrido por terrenos ya andados.

No quiere esto decir que no sea previsible. De hecho, no creo que haya nadie que espere algo más de lo que puede verse en su desarrollo. Las situaciones que viven los personajes, el modo en que se enfrentan a las consecuencias de sus acciones y las repercusiones que tienen sobre el resto son archiconocidas. Y aunque los actores logran una complicidad notable (sobre todo el dúo formado por Vincent Cassel y François Cluzet), sus personajes tampoco les permiten explotar mucho más de lo que se ve en pantalla.

A pesar de ello, la cinta ofrece varias lecturas que aportan un punto de vista diferente a la trama. El paralelismo entre el escurridizo jabalí empeñado en destrozar la vida del personaje de Cluzet y la traición del rol de Cassel resulta muy revelador, en tanto en cuanto el destino de ambos, animal y amigo, parecen correr de forma paralela. Incluso la secuencia del perro tiene algo de simbólico con ese pobre dj que protagoniza una de las situaciones más cómicas de la trama. Pero hay más. La forma en la que la relación entre jovencita y maduro afecta a los personajes genera un desarrollo dramático que se mueve en dos niveles bien diferenciados, manteniendo un delicado equilibrio entre humor y drama que termina por ocultar ligeramente algunas carencias narrativas que tiene el film, y que afectan sobre todo al trasfondo de los dos cuarentones de vacaciones en Córcega.

Con esto, Una semana en Córcega se convierte en un producto simpático, capaz de entretener y divertir gracias a la ironía y un cierto toque de humor negro en sus, por otro lado, previsibles secuencias. No pretende sorprender, por lo que no lo consigue. Sin embargo, sí logra una cierta profundidad dramática, situando la narrativa en varios niveles que se complementan y que ayudan a conformar un mosaico más amplio de la mera comedia de situación. No es mucho, es cierto, pero al menos ofrece algo más a quien quiera buscarlo.

Nota: 6/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: