‘Bron/Broen’ ahonda en sus personajes en la segunda temporada


Sofia Helin y Kim Bodnia repiten en la segunda temporada de 'Bron'.Temporada nueva, trama nueva. A diferencia de lo que suele ocurrir en Estados Unidos, que salvo casos muy excepcionales las tramas no episódicas suelen estar conectadas por tramas inconclusas o consecuencias de lo ya acontecido, en Europa se suele intentar abordar diferentes aspectos en cada temporada. Ya le ocurrió a Forbrydelsen, y ahora le toca el turno a Bron/Broen, cuya segunda etapa tiene poco que ver con la primera temporada. Y la palabra clave es “poco”, pues es lo que diferencia, y de qué modo, ambas temporadas. Estos nuevos 10 episodios pueden parecer, desde el punto de vista del thriller policíaco, menos intensos que los 10 primeros, pero es algo que suple magníficamente con una mayor profundidad dramática de los personajes y, esta vez sí, algunas tramas secundarias que mejoran el rendimiento de los personajes.

Sin ir más lejos, la introducción de secundarios como Vickie Bak Laursen (Camping) o Henrik Lundström (Studentfesten) genera una nueva dinámica en la investigación policial, pero también en las vidas personales de los protagonistas, de nuevo interpretados por Sofia Helin (Nina Frisk) y Kim Bodnia (Rosewater). Su presencia marca un notable punto de inflexión en el conjunto de la serie aunque a primera vista pueda parecer lo contrario. Mientras uno se convierte, casi por accidente, en el contrapunto irónico de la historia, ella es el detonante más dramático, incluyendo el trágico final. Pero más allá de sus propias dimensiones, bien desarrolladas, lo interesante es comprobar cómo logran despejar las dudas sobre la definición de los roles protagonistas, que corrían el riesgo de caer en una reiteración de propuestas bastante peligrosa.

Dicho de otro modo, es gracias a estos secundarios (y a otros como Daniel Adolfsson, visto en Isolerad) los personajes de Helin y Bodnia evolucionan o, al menos, son capaces de mostrar un rostro diferente. Por ejemplo, la frialdad de Saga queda en entredicho al demostrar no solo que tiene sentimientos, sino que su pasado la atormenta de muy diversas maneras. Este contrapunto dramático de un personaje que parece casi un autómata regido por la razón nutre a la serie de un modo brillante, pues ofrece al espectador un nuevo punto de vista de las decisiones y las actuaciones de la policía, aunque sin eliminar en ningún momento su carácter original. Un equilibrio que genera, por otro lado, un cierto tono irónico a muchas situaciones.

Aunque personalmente el mejor tratamiento se lo lleva Martin, el personaje de Bodnia, posiblemente porque retoma las heridas abiertas de la primera temporada. Y es que si en algo acierta la segunda parte de Bron/Broen es en desarrollar hasta sus últimas consecuencias la trágica muerte del hijo a manos de un despiadado asesino en el final de la anterior entrega. A través de visiones y de la propia pericia del actor el espectador se sumerge en un dolor y un odio cuyo fin parece ser la venganza moral y emocional. El proceso que se da a lo largo de los episodios resulta revelador, sobre todo porque su conclusión es radicalmente distinta, demostrando que la venganza no sirve de nada ante una pérdida de semejantes características. El final, que no desvelaremos, es tan coherente y brillante como simbólico, guardando además un notable parecido con el de la primera temporada.

Una trama sin acabar

Empezar el análisis de una serie como Bron/Broen por sus personajes ya debe dar cuenta del cariz de esta segunda temporada. No sé si será por el impacto que supuso la primera etapa, pero lo cierto es que la trama de estos 10 capítulos ha sido menos fascinante. Esto no quiere decir que no sea igualmente perturbadora en algunos momentos, pero su desarrollo ha carecido del juego intelectual que se establecía en el primer caso entre policías y asesinos. Por otro lado, la ausencia de una relación directa entre asesino y policía convierte a este caso con influencia medioambiental en algo ya visto, en una historia que podría enmarcarse en cualquier otra serie de similares características.

Con todo, y a sabiendas de esto, los guionistas plantean numerosos puntos de giro que dotan de interés al desarrollo dramático. Para empezar, y en un guiño a Psicosis (1960), los villanos mueren al comienzo de la investigación, lo que no solo descompone las teorías iniciales, sino que desvela una estructura narrativa mucho mayor y más compleja. Este inesperado giro llega acompañado, además, de nuevos personajes secundarios que, aunque su relevancia en la trama se limita a ser catalizadores de la resolución final, tienen la presencia suficiente como para generar una historia propia. Historia que, por cierto, tiene poco o nada que ver con la trama principal y, lo que es realmente perjudicial, su resolución resulta un poco forzada por las circunstancias.

Pero lo más interesante es el hecho de que no llegue la investigación policial no llegue a una solución clara, dejando la puerta abierta a una nueva temporada que empezará a emitirse en unos meses y, lo más atractivo, a una mayor complejidad dramática que combine el intrincado desarrollo de la primera temporada con la profundidad de personajes que ha adquirido esta segunda etapa. Todo ello con el aliciente de la conclusión que tiene la relación entre los dos protagonistas, que plantea desde el primer momento un dilema moral en el rol de Helin que solo puede explicarse con el desarrollo que el personaje ha tenido en estos episodios.

En cierto modo se podría decir que Bron/Broen ha sacrificado parte de la trama por lograr una mayor profundidad en sus personajes, algo por otro lado necesario. Sin embargo, no debe desmerecerse el desarrollo que adquiere la investigación policial, sobre todo en su tercio final, cuando los acontecimientos se precipitan hacia la conclusión abierta de la que hace gala la temporada. Puede parecer que la ficción se mueve hacia un concepto más tradicional, más habitual en la televisión. Sin embargo, no hay que olvidar que son los personajes los que nutren cualquier historia, y en esto la serie ha demostrado que no es como las demás.

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: