1ª T de ‘Gotham’, o cómo desarrollar unos personajes ya conocidos


Ben McKenzie y David Mazouz protagonizan la primera temporada de 'Gotham'.Nunca he sido partidario de las producciones que abordan el pasado de superhéroes icónicos. Su tendencia a adaptar las aventuras de los cómics a las necesidades de unos personajes jóvenes suele generar tramas sin demasiado peso, con personajes que no solo no responden a lo que se espera de ellos, sino que caen en una serie de contradicciones insalvables. Por eso tenía cierto recelo a lo que pudiera encontrar en la primera temporada de Gotham, cuya acción transcurre en la infancia de Bruce Wayne/Batman. Pero la mejor conclusión que se puede sacar tras 22 episodios es que es una producción espléndida en todos los sentidos.

Algo que, por cierto, confirma que DC está apostando por las historias y los personajes más que la espectacularidad, territorio que por ahora posee Marvel. Bajo esta consigna, Bruno Heller, creador de la serie Roma, conforma un escenario brillante en el que los personajes más conocidos de los cómics de Batman se desarrollan en base a lo que serán en el futuro. Dicho de otro modo, los roles no son una versión infantil o adolescente de sus versiones en papel, sino que realmente abordan sus respectivas tramas desde un punto de vista complementario al conocimiento popular que se tiene de ellos. El episodio piloto, en este sentido, es sumamente revelador. A pesar de que no tiene el impacto o la fuerza de otros pilotos, sí sienta las bases de lo que posteriormente se desarrollará, permitiendo además una mayor libertad para explorar la ciudad que da nombre al título tanto dramática como estéticamente hablando.

Desde luego, quien espere una serie de superhéroes al estilo de ArrowThe Flash debería abandonar antes de que sea tarde. Gotham es algo diferente en ese aspecto, aunque igualmente atractivo y, para los seguidores del Caballero Oscuro, plagado de guiños a los personajes. Desde la obsesión de un joven Bruce Wayne (magnífico David Mazouz, visto en Touch) por encontrar al asesino de sus padres, hasta un Pingüino simplemente brillante gracias a la labor de Robin Lord Taylor (En el frío de la noche), por sus episodios se van dando cita algunos de los más conocidos personajes del superhéroe. Mención especial merecen el nacimiento de villanos como Enigma (Cory Michael Smith, visto en Camp X-Ray) o Catwoman, a la que encarna una Camren Bicondova (Battlefield America), quien por cierto tiene un notable parecido con Michelle Pfeiffer, que dio vida al personaje en Batman vuelve (1992).

Si bien es cierto que la necesidad obliga a relacionar a muchos de estos personajes, el éxito narrativo de la serie se basa precisamente en que todos ellos son secundarios de una trama principal que tiene como protagonista a Ben McKenzie (Junebug), que da vida al detective James Gordon. La apuesta decidida por obviar el carácter fantasioso de los superhéroes y centrar la acción en un thriller de acción policíaco (con sus guiños a los cómics, claro está) convierten la producción en un producto diferente, más interesado en crear líneas argumentales que puedan tener repercusión antes que encasillarse en las necesidades de los héroes y villanos de turno.

Personajes únicos

Y aunque las tramas tienen interés, lo que mejor define a Gotham son sus personajes, más concretamente sus secundarios. Es cierto que la presencia de numerosas tramas crea una red que se nutre de forma autosuficiente para crear una sólida estructura cuyo desenlace en el episodio final es tan caótico como espléndido. Y es cierto que la búsqueda personal del joven Bruce Wayne aporta un interés añadido a las corruptelas de una ciudad dominada por el crimen. Pero son roles como el Pingüino, el compañero de Gordon (genial Donal Logue, de la serie Vikingos) o las luchas entre mafiosos lo que realmente termina por dominar el panorama general de la serie.

Desde luego, la definición sobre el papel es espléndida, quizá porque ninguno de los roles son arquetípicos, algo que podría esperarse de una serie basada en personajes de cómic. Todos estos secundarios, ya sean héroes o villanos, tienen una notable variedad de capas que les hacen más complejos de lo que cabría esperar. Evidentemente, los héroes siempre serán héroes y los villanos siempre serán villanos, pero la necesidad de colaborar entre ellos difumina en muchas ocasiones la línea que les separa y nutre los conflictos que se plantean en cada capítulo. Salvo la pareja formada por los personajes de McKenzie y Mazouz, cuya rectitud es, en cierto modo, el contraste a toda una ciudad corrupta, el resto de roles parecen tener algo que esconder, lo cual no hace sino aportar un notable grado de sorpresa al desarrollo.

Aunque mención aparte merece el rol de Jada Pinkett Smith (Bajo la piel). Es el único personaje creado expresamente para la serie, y quizá por eso, por la libertad que ofrece la inexistencia previa, su importancia es mucho mayor. Sibilina, inteligente, manipuladora, violenta, superviviente. Todos estos calificativos, y todos los que se quieran añadir, se pueden aplicar a una mujer que marca en todo momento el desarrollo de las principales tramas. En buena medida, sin ella no podría entenderse la serie, pues más allá de su entidad propia es el mejor enemigo que podría encontrar un Pingüino tan manipulador e inteligente como el que se define en la serie. Y desde luego sin ella no se producirían algunas de las mejores conversaciones de toda esta primera temporada.

Pero esto son solo algunos de los mayores aciertos de Gotham. La verdad es que esta primera temporada requeriría de varios análisis que permitieran apreciar la calidad en el diseño de producción, la evolución narrativa de muchos de sus personajes y, cómo no, el proceso de transformación en Batman que se produce en el joven Bruce Wayne, y que en la serie queda definido por los acontecimientos del episodio piloto y del episodio 22. Pero en cualquier caso todo eso se puede resumir en que Bruno Heller, creador de esta espléndida serie, ha apostado por los personajes y el desarrollo dramático en lugar de la acción. La influencia de los cómics, más allá de ofrecer las pautas para la definición de algunos personajes, es prácticamente nula, lo que deja libertad total para ahondar en una época desconocida. Una época de la que esta primera temporada deja con ganas de más.

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: