2ª T. de ‘Agentes de S.H.I.E.L.D.’, más superpoderes a la trama


El mundo alienígena adquiere protagonismo en la segunda temporada de 'Agentes de S.H.I.E.L.D.'.Cada vez resulta más evidente que para determinados géneros y determinadas tramas televisivas el formato episódico es infructuoso. La serie Agentes de S.H.I.E.L.D. lo experimentó en sus propias carnes durante la primera temporada, salvando los muebles como sus protagonistas, es decir, en el último momento. Pero una vez superado el bache, lo que nos encontramos en esta segunda etapa es un producto consciente de su dimensión, de sus posibilidades y de sus fortalezas. Y de nuevo como el grupo de protagonistas, ha sabido aprovecharlas en beneficio propio para evolucionar de forma espléndida.

Desde luego, lo más interesante de estos nuevos 22 episodios creados por Maurissa Tancharoen, Jed Whedon y Joss Whedon (serie Dollhouse) es la facilidad con la que entrelazan los diferentes arcos dramáticos de los personajes para conformar una historia fluida que salta de una trama a otra sin altibajos, sin excesivos sobresaltos y, lo más importante, de forma orgánica. Si bien es cierto que la perspectiva general es la de abordar el pasado del personaje interpretado por Chloe Bennet (serie Nashville), en la práctica esto ha permitido desarrollar el trasfondo del resto de roles a través de sus respectivas historias.

Esto no quita para que no existan momentos de cierta zozobra narrativa, como esa primera parte de esta temporada en la que Agentes de S.H.I.E.L.D. parece regodearse en exceso en la búsqueda de una localización a través de la obsesión de una escritura alienígena. Pero incluso ese aspecto, que gira sobre sí mismo en demasiadas ocasiones, debe ser visto dentro de una imagen mucho mayor que ayuda a comprender otros aspectos que posteriormente se desarrollarán en los capítulos. De hecho, es gracias a eso que el espectador puede llegar a comprender buena parte del mundo que se presenta en la segunda mitad de la temporada, que al igual que ocurrió en la primera entrega, es sensiblemente mejor.

La incorporación de nuevos personajes, además, ha generado un extraño equilibrio. Por un lado, no han logrado quitar el protagonismo al equipo principal, ya sean héroes o villanos, como es el caso del personaje de Brett Dalton (Beside Still Waters); por otro, han aportado el dinamismo y el contexto necesario para enriquecer la trama y crear una serie de historias paralelas que ayudan a la trama principal a desarrollarse libremente, sin la presión de tener que presentar conflictos constantemente y sin la necesidad de giros argumentales artificiosos. Dicho de otro modo, estas historias han ayudado a cubrir los huecos que invariablemente deja toda trama principal en su desarrollo, ofreciendo al espectador una imagen global del mundo Marvel que aborda la serie.

Más allá de los superhéroes

Una imagen global, por cierto, que se completa con algo que la casa responsable de superhéroes como Spider-Man o Iron Man ha sabido hacer mejor que nadie. Así, a lo largo de esta segunda temporada de Agentes de S.H.I.E.L.D. no solo se dejan ver algunos actores que encarnan a personajes relevantes en las películas que cada año llenan salas de cine en todo el mundo. También tienen especial relevancia los propios acontecimientos de dichas películas, que influyen en mayor o menor medida en el desarrollo de la propia serie.

Todo ello crea un gran fresco que los fieles seguidores de estas películas encontrarán sumamente interesante. Que el personaje de Ruth Negga (Guerra Mundial Z) sea capaz de ver lo que ocurrirá en Los Vengadores: La era de Ultrón, o que los acontecimientos de Capitán América: El soldado de invierno (2014) determinen algunas historias secundarias de esta temporada son solo algunos ejemplos de cómo cuida los detalles la Casa de las Ideas y de la importancia que le da a la retroalimentación entre todos sus productos.

Aunque desde luego uno de los aspectos mejor abordados de esta segunda temporada es cómo ha evolucionado hacia los superhumanos, o mejor dicho los Inhumanos. Una de las máximas de la serie siempre ha sido la de presentar a un equipo sin superpoderes que es capaz de funcionar y resolver conflictos sin superhéroes, pero en esta tanda de episodios la trama ha evolucionado para presentar un mundo en el que hombres y superhombres, humanos y “mejorados”, conviven de diversos modos. Por supuesto, y como ocurre siempre en cualquier cómic, la transición ha sido dolorosa e incluso mortal para muchos personajes, pero el resultado no podría ser mejor, y sobre todo, dejar la trama en un mejor punto de arranque para la tercera temporada.

En definitiva, Agentes de S.H.I.E.L.D. no solo logra mantener el nivel en esta segunda temporada, sino que ha sabido evolucionar hasta encontrar un equilibrio entre el mundo de los superpoderes y el “mundo real” en el que en teoría se enmarcan los principales personajes. Como si de un cómic se tratara, y ese es uno de sus mayores logros, ha sabido encauzar todas las tramas para resolverlas en un doble episodio final que no solo deja la trama preparada para la siguiente etapa, sino que cierra un ciclo enriquecido por la naturalidad con la que se han sucedido y se han nutrido entre ellas las tramas. Un entretenimiento puro que no deja lugar para el aburrimiento. Poco más se le puede pedir.

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: