El ejercicio cinematográfico de ‘Birdman’ triunfa en los Oscar 2015


Alejandro González Iñárritu fue el gran triunfador de la 87ª edición de los Oscar.Sé que decir esto una vez se conocen los ganadores de la 87ª edición de los Premios Oscar puede parecer oportunista, pero yo también soy de la opinión de que durante el 2014 ha habido mejores películas que Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia), gran triunfadora de la noche al llevarse cuatro de las estatuillas más importantes, entre ellas Mejor Película, Mejor Director y Mejor Guión original. Sin ir más lejos, El gran hotel Budapest es una de las obras más originales, divertidas y completas del pasado curso cinematográfico. Ahora bien, ¿esto quiere decir que la cinta de Alejandro González Iñárritu no se merecía estos premios? No, ni mucho menos.

A lo largo de todos estos años en los que la mayor parte del mundo cinematográfico está pendiente de la frase “Y el Oscar es para…” no han sido pocas las ocasiones en las que una película ha sido reconocida, precisamente, por su carácter de película. Es decir, por el resultado final en base a la complejidad técnica. No creo que haya nadie que considere que El señor de los anillos: El retorno del rey fue la mejor película de 2003. Pero el esfuerzo técnico y artístico de semejante proyecto (de las tres películas, no de la última) merecía un reconocimiento de este tipo. Más o menos, y salvando las muchas distancias que separan a estos films, a Birdman le ocurre lo mismo. Rodar una historia en un único plano secuencia, con los movimientos de cámara, actores, iluminación y equipo que eso requiere, es una de las tareas más complejas que puede haber en el cine.

Claro que a eso se añade una historia con muchas lecturas, casi tantas como los espectadores que la han visto. Las referencias al pasado profesional de Michael Keaton (Batman) son incuestionables; la originalidad de su punto de vista, combinando fantasía y realidad hasta su desenlace en una propuesta formal sin cortes de montaje (al menos no evidentes), es difícil de lograr, y desde luego ninguno de los films candidatos la posee. De ahí también el premio a la Mejor Fotografía, sin duda uno de los trabajos más complejos de todas las cintas que se presentaban. No tanto por los contrastes o los juegos de color, sino por la necesidad de establecer una iluminación acorde a los escenarios sin oportunidad de modificarla entre plano y plano.

En definitiva, lo que ha ocurrido con la cinta del director de Babel (2006) es un justo reconocimiento a una película compleja en su forma y en su contenido, con unas referencias culturales y sociales que traspasan nuestra actualidad y con una originalidad fuera de toda duda. Para muchos no será el mejor film del 2014. Para muchos incluso sea un producto sin ritmo, tedioso y carente de atractivo. Pero como ejercicio audiovisual es el mejor. Al fin y al cabo, los que realizan las votaciones son profesionales que atienden más al logro en cada una de sus áreas que al resultado final (o al menos así debería ser).

Sin sorpresas

La gala no ha tenido, como en años anteriores, momentos memorables o discursos remarcables. Solo Patricia Arquette como Mejor Actriz Secundaria por Boyhood logró que su mensaje perdurara en los medios al día siguiente. Esa carencia estuvo motivada, en parte, por la previsibilidad de sus premios, sobre todo en las categorías principales. Los cuatro premiso a los intérpretes parecían conocerse de antemano durante semanas, lo que no quita mérito ni reconocimiento a la labor de Eddie Redmayne (La teoría del todo), J.K. Simmons (Whiplash), Julianne Moore (Siempre Alice) y la citada Arquette.

Quizá las mayores sorpresas las haya dado Whiplash, cuyos premios a Montaje y Mezcla de sonido suponen un reconocimiento a la tensión dramática que el director es capaz de lograr simplemente con exponer los ensayos de un aspirante a batería de un grupo de jazz. Los tres premios logrados la colocan como una de las grandes triunfadoras de la noche, tan solo por detrás del “empate técnico” que han tenido BirdmanEl gran hotel Budapest, ambas con cuatro estatuillas. El resto de películas han registrado un único premio, lo que viene a confirmar que estos tres films han sido lo mejor de 2014… al menos lo mejor que estaba nominado.

Porque, y a riesgo de ser reiterativo con algo que ya comenté cuando se hicieron públicas las nominaciones, ha habido algunas películas olvidadas en las categorías con más renombre, siendo la más perjudicada Perdida de David Fincher (El club de la lucha). Su única nominación a Mejor Actriz para Rosamund Pike (Mejor otro día) no solo es un agravio comparativo con otras películas de menor calidad que han tenido más nominaciones, sino que además viene a ser una especie de premio de consolación. Nominar en una categoría en la que no había ninguna posibilidad reconoce la labor de la actriz, es cierto, pero desmerece el conjunto de uno de los mejores thrillers dramáticos de la temporada.

Más allá de vencedores, vencidos y olvidados, los premios Oscar celebrados en este 2015 han resultado ser bastante previsibles. Poca o ninguna sorpresa han deparado las grandes categorías, que este año sí parecen haber seguido el camino marcado por los Globos de Oro hace algunas semanasBirdman ha sido la gran triunfadora, más por los premios que se ha llevado que por la cantidad de los mismos. En realidad, si uno repasa los premiados podrá comprobar que, en líneas generales, refleja el balance que ya presentaron los candidatos. Desde luego, esta edición de los premios de la Academia de Hollywood no pasará por la expectación generada.

A continuación os dejo la lista de Ganadores de la 87ª edición de los Oscar.

Mejor película: Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia).

Mejor director: Alejandro González Iñárritu, por Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia).

Mejor actor principal: Eddie Redmayne, por La teoría del todo.

Mejor actriz principal: Julianne Moore, por Siempre Alice.

Mejor actriz de reparto: Patricia Arquette, por Boyhood (Momentos de una vida).

Mejor actor de reparto: J.K. Simmons, por Whiplash.

Mejor película de animación: Big Hero 6.

Mejor película de habla no inglesa: Ida, de Pawel Pawlikowski (Polonia).

Mejor guión adaptado: Graham Moore, por The imitation game.

Mejor guión original: Alejandro. G. Iñárritu, N. Giacobone, A. Dinelaris Jr. & A. Bo, por Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia).

Mejor documental: Citizenfour, de Laura Poitras.

Mejores efectos visuales: Paul Franklin, Andrew Lockley, Ian Hunter & Scott Fisher, por Interstellar.

Mejor fotografía: Emmanuel Lubezki, por Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia).

Mejor montaje: Tom Cross, por Whiplash.

Mejor diseño de producción: Adam Stockhausen & Anna Pinnoc, por El gran hotel Budapest.

Mejor vestuario: Milena Canonero, por El gran hotel Budapest.

Mejor maquillaje: Frances Hannon y Mark Coulier, por El gran hotel Budapest.

Mejor banda sonora: Alexandre Desplat, por El gran hotel Budapest.

Mejor canción original: John Stephens y Lonnie Lynn, por ‘Glory’, de la película Selma.

Mejor mezcla de sonido: Craig Mann, Ben Wilkins & Thomas Curley, por Whiplash.

Mejor montaje de sonido: Alan Robert Murray & Bub Asman, por El francotirador.

Mejor cortometraje: The phone call, de Mat Kirkby.

Mejor corto animado: Feast, de Patrick Osborne.

Mejor corto documental: Crisis Hotline: Veteran Press 1, de Ellen Goosenberg Kent.

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: