‘Banshee’ usa su 2ª temporada para modificar sus bases dramáticas


'Banshee' gana en intriga pero pierde algo de violencia.Uno de los retos más complicados a los que se enfrenta un guionista es abandonar ideas y personajes a los que se dedica esfuerzo y tiempo. Y es esta capacidad de evolución y adaptación uno de los elementos que caracterizan a los mejores guionistas y, sobre todo, a las mejores producciones. Dentro de ellas, incluso la forma de afrontar dicho cambio puede marcar una notable diferencia. Teniendo todo esto en cuenta, Jonathan Tropper y David Schickler, creadores de la serie Banshee con el beneplácito de Alan Ball (serie True Blood), podrían estar entre los más notables a raíz de lo ocurrido durante la segunda temporada de la producción. A primera vista puede parecer que estos nuevos 10 episodios poseen menos intensidad que sus predecesores, un auténtico festival de violencia y adrenalina, pero nada más lejos de la realidad.

De hecho, en cierto modo esta nueva temporada supone un importante punto de inflexión en la concepción general de la serie. Si la idea original arrancaba con una búsqueda, unos diamantes y una venganza, los preceptos cambian hasta el punto de dejar la acción encarrilada hacia un futuro bastante distinto. A lo largo de los capítulos el espectador asiste a la evolución de la mayor parte de los personajes, y con ellos a una evolución dramática que, aunque algo alejada de la violencia sin control que caracterizó a su predecesora, es mucho más profunda y significativa. Al mismo tiempo, la temporada sirve para que la historia mantenga, más o menos, los cauces narrativos y visuales con los que empezó, estableciendo así un ancla que mantiene la coherencia entre el pasado y el futuro del show.

Puede parecer un contrasentido pensar en una evolución para que todo siga igual, pero en esta idea reside la genialidad de Banshee. Su aspecto exterior, con sus intrigas y sus secuencias de acción, con sus traiciones y sus recelos, se mantiene inmutable. Sin embargo, las relaciones y los personajes que sostienen la trama cambian lo suficiente como para que sean consideradas diferentes en un futuro. La prueba más evidente es el propio protagonista, al que da vida Antony Starr (El refugio de mi padre) y que encarna la imagen típica de héroe de ficción. El rol comienza siendo un personaje individualista cuyo único objetivo es conseguir lo que busca para poder escapar del pueblo. A lo largo de esta nueva tanda de episodios sus facetas se multiplican hasta el punto de convertirlo en un hombre que trata de hacer lo que cree correcto, aunque para ello deba enemistarse definitivamente con el villano de la función, un estupendo Ulrich Thomsen (Silencio de hielo) que está llamado a convertirse en el alma de la serie.

Aunque no es el único. Todos los personajes, en mayor o menor medida, sufren su calvario particular, algunos para descubrirse ante la humildad de su propia naturaleza, otros para renacer como amenazas potenciales. Entre estas últimas, como parecía lógico, se encuentra el rol de Lili Simmons (Fat kid rules the world), quien parece seguir los pasos de Thomsen, su tío en la ficción. Se puede considerar, por tanto, que esta segunda temporada ha servido a la trama para evolucionar, para introducir nuevos personajes y terminar con otros que estaban acabados o en vías de extinción, caso de Ben Cross (Carros de fuego), quien más que un villano duradero se antojaba más el detonante de toda la acción. Su desaparición definitiva no solo elimina un villano que poco podía aportar, sino que deja el camino libre para explotar al máximo las figuras antagonistas que moran en el pueblo que da nombre a la serie.

Las futuras consecuencias del pasado

De algún modo, lo que muchas series llevan a cabo en su tercera o cuarta temporada, Banshee lo ha hecho en la segunda, lo cual no hace sino acentuar la valentía de la propuesta, que desde el episodio piloto se ha mostrado dura, agresiva y no apta para sensibilidades conservadoras. Pero como decía al comienzo, esta segunda temporada ha sabido mantener buena parte de su espíritu gracias a recursos que la han definido desde el principio, sobre todo visuales. Las luchas (algo más suaves pero igualmente espléndidas), los robos imposibles o la sexualidad explícita son algunos de dichos elementos. Con todo, hay que destacar que otro de los elementos que sirven de anclaje es la capacidad de la trama para narrar el pasado de los personajes y su influencia en el futuro más inmediato.

Si durante la primera temporada dicho pasado se centró casi en exclusiva en los recuerdos del protagonista y su paso por la cárcel (la lucha con el albino todavía colea incluso en esta temporada), ahora el abanico se abre para ofrecer un paisaje mucho más rico en matices e información. De este modo, y aunque muchos personajes tratan de definirse como defensores de la ley, Tropper y Schickler les humanizan hasta el punto de convertirles, en mayor o menor medida, en coetáneos del protagonista. Puede que no resuelvan todo a puñetazo limpio, pero son capaces de empatizar con este tipo de actuación, lo cual no hace sino enriquecer la trama al volverla más compleja. Pienso sobre todo en el rol interpretado por Matthew Rauch (Sin reservas), el misterioso guardaespaldas con pajarita. Más allá de que el personaje es ya de por sí espléndido, los detalles de su pasado no hacen sino acrecentar el interés, prometiendo un futuro brillante que, esperemos, sea aprovechado.

Claro que todo este pasado modifica sustancialmente el futuro. Puede que no de forma inmediata, pero desde luego sí establece unas nuevas reglas de juego. Que unos personajes tengan deudas con otros o que una joven descubra quién es su verdadero padre son solo algunos de los pilares que se han derribado en esta segunda temporada. Lo más relevante, sin embargo, espera al espectador en el último episodio. Si la conclusión de la etapa anterior fue un espectáculo pirotécnico de disparos, peleas y heridas de diverso calibre, esta temporada concluye de una forma algo menos sonora pero igualmente impactante. La muerte de personajes secundarios que podrían considerarse relevantes abre el camino a un futuro de venganza y violencia muy del gusto de la producción, pero es que el hecho de que el personaje de Thomsen prometa, directa e indirectamente, una guerra abierta en las calles del pueblo es… bueno, es el pilar fundamental sobre el que se sustenta la ficción.

Por tanto, y aunque pueda parecer que Banshee pierde algo de músculo en esta segunda temporada, lo cierto es que es una etapa de transición. Y menuda transición. Tal vez la violencia física sea menor. Puede que algunos echen en falta ver al protagonista con heridas y vendas en todos los capítulos. Pero no cabe duda de que el interés de la trama mejora ostensiblemente gracias a que los personajes evolucionan extremadamente bien. Algunos ni siquiera parece que cambien, lo cual refrenda la idea de sutileza disfrazada de bofetada. Se confirma así que estamos ante una de las series más transgresoras de la televisión, con una visión adulta y moderna del salvaje oeste y de la ciudad sin ley. Las promesas de guerra, venganza y traición para su tercera temporada son todo lo que se necesita para aguantar hasta el año que viene.

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

2 Responses to ‘Banshee’ usa su 2ª temporada para modificar sus bases dramáticas

  1. ALBERTO says:

    AMIGOS ME PODRIAN DECIR CAUNDO SALE LA 4TA TEMP DE BANSHE POR FAVOR AYUDENME

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: